El tabernáculo en el antiguo testamento de la Biblia era el lugar donde se encontraba la presencia de Dios simbolizada por el arca de la alianza y a través de él guiaba al pueblo de Israel. Pero ese lugar era solo sombra de lo que vendría, Cristo el cordero que quita el pecado del mundo.

tabernáculo-2

Que es el tabernáculo según la Biblia

En la Biblia en el antiguo testamento se muestra el tabernáculo como una tienda que contenía la presencia de Dios, la cual permanecía en medio de su pueblo. Para guiarlo durante su travesía por el desierto, luego de que Dios los sacara de la esclavitud de Egipto.

Era por tanto un santuario móvil y donde el pueblo de Israel presentaba a través de los sacerdotes sus sacrificios, oraciones y alabanzas a Dios.

Este tabernáculo fue construido con lo voluntariamente dado por el pueblo, por amor a Dios. Siguiendo las instrucciones específicas del Señor dadas a Moisés en cuanto al diseño y a los materiales a utilizar para su construcción. En la biblia se puede leer todo esto en los capítulos del 25 al 40 del libro de éxodo.

Por medio del Tabernáculo Dios enseñaba, guiaba y dirigía a su pueblo, mostrando su presencia con una nube de día y por la noche fuego.

Éxodo 40:38 (LBLA): Porque la nube del Señor estaba de día sobre el tabernáculo, y de noche había fuego allí a la vista de toda la casa de Israel en todas sus jornadas.

En la Biblia también se muestra a Jesucristo como representación del Tabernáculo de Dios:

Juan 10:9: Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos

Hebreos 9:11: Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación,

Juan 1:29: -He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo-.

tabernáculo-3

Dios dice en su palabra: -Habitaré en medio de ellos- (Éxodo 25:8), por lo que el tabernáculo solo fue sombra de lo que habría de venir. Dios hecho hombre en la persona de Jesús:

Juan 1:14: Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.

La Biblia también refiere como el cristiano está llamado en estos tiempos a levantar el tabernáculo caído de David, como se podrá ver más adelante. Pero primero es necesarios conocer como era el tabernáculo de Dios para el pueblo de Israel.

Estructura del tabernáculo

Según instrucciones específicas dadas por Dios a Moisés fue construido el tabernáculo. El cual se estructuraba en dos partes principales: el atrio o patio exterior y la tienda del santuario. Esta última se componía del lugar santo y el lugar santísimo.

El atrio: Aquí se hacían las ofrendas, era además el único espacio a la que el pueblo podía tener acceso, para ofrecer su sacrificio a Dios. Era la única forma del pueblo estar en la presencia de Dios.

--El Lugar Santo: Lugar por donde se entraba a la Tienda del Tabernáculo. Estaba separada del atrio por cinco pilares construidos de oro. La separación la representaba un velo, por donde se entraba al recinto. En su interior se encontraba el altar de incienso, la mesa de la Proposición y el candelabro.

--Lugar Santísimo: Posterior al Lugar Santo y de un segundo velo. En su interior se encontraba el arca de la alianza. En el Lugar Santísimo era donde habitaba la presencia de Dios. Aquí, el sumo sacerdote entraba una vez al año, para hacer el sacrificio por la expiación de pecados.

Estudio bíblico del tabernáculo

El estudio bíblico del Tabernáculo da una explicación sobre su significado, así como el de sus partes. Mucha de la simbología contenida en el tabernáculo eran parte de la profecía y la promesa de Dios en el Antiguo Testamento sobre el Cristo, Jesús de Nazaret.

El tabernáculo

Representaba la presencia de Dios en medio de Israel. Puede además simbolizar lo siguiente:

  • A Jesucristo Dios con nosotros, Isaías 7:14 y Mateo 1:23
  • Presencia del Señor en medio de las alabanzas de su pueblo, Salmos 22:3
  • La iglesia de Cristo, como templo y morada de su Espíritu Santo, 1 Corintios 6:19 y Juan 14:23

La entrada

El tabernáculo tenía una sola entrada ubicada al este. La única forma de entrar a la presencia de Dios era por esta puerta. La cual simboliza a Cristo, que es la única forma de llegar al Padre. Juan 10:9, Juan 14:6, romanos 5:1-2, Efesios 2:18.

El altar de bronce

El altar de bronce donde sacrificaban a los animales para la expiación de pecados. Este altar también tiene una simbología con Jesús, el cordero inmolado, el sacrificio perfecto y sin pecados, Hebreos 9:13-14

La fuente de bronce

La fuente de bronce era el lavacro donde los sacerdotes hacían la ceremonia del lavado de manos y pies para la purificación previa de entrada al lugar santo. Esta fuente simboliza el bautismo del nuevo pacto, el nuevo nacimiento por el agua y el espíritu, Juan 3:5

La mesa de la proposición

La mesa de la proposición o la mesa de los doce panes para hacerles recordar Dios a Israel que él era su proveedor, no solo del alimento, sino también de su presencia y protección. Simboliza además al pan de vida, Jesús, Juan 6:35

El candelabro

El Candelabro era ubicado al lado izquierdo de la entrada del Lugar Santo, en la pared sur del Tabernáculo. Era un candelabro fabricado en una sola pieza de oro puro y labrado a martillo (Éxodo 25:31). Esta pieza del tabernáculo también simboliza a Cristo como la luz del mundo, Juan 8:12, su palabra, Salmo 119:105 y su gloria, Apocalipsis 21:23

El altar de incienso

El Altar de Incienso se ubicaba delante del velo divisorio entre el lugar Santo y el Lugar Santísimo, Éxodo 30:6. Era confeccionado de madera de acacia recubierta de oro puro, Éxodo 30:1-3. En este altar los sacerdotes presentaban las oraciones del pueblo y quemaban incienso perfumado continuamente. Simbolizaba la oración, la alabanza y la adoración, representa también a Jesús como el mejor intercesor entre Dios y el hombre, Juan 17:9 y Juan 14:16. De igual forma simboliza las oraciones y alabanzas de todos sus santos, Apocalipsis 8:3-4

El velo del tabernáculo

El tabernáculo poseía dos velos, uno que dividía el atrio del Lugar Santo y el segundo entre el lugar Santo y el Lugar Santísimo. Estaban hechos en tela roja y tela azul así como de lino blanco torcido con querubines, éxodo 26:31. El velo simbolizaba la separación que existía entre la naturaleza pecaminosa del hombre y la santidad de Dios. Solo el sumo sacerdote tras actos de purificación podía entrar a la presencia de Dios, solamente una vez por año.

Este fue el mismo velo que se rasgó cuando Jesús entrego el espíritu antes de su resurrección, Mateo 27:50-51. Por medio del sacrificio de Cristo se abrieron los cielos y su iglesia tiene libre acceso al trono de la gracia, pudiendo estar en su presencia en cualquier momento por medio de la alabanza o la oración.

El Arca de la Alianza

El Arca de la Alianza o del Pacto se ubicada en el Lugar Santísimo, luego del segundo velo. Construida de madera de acacia, recubierta en el interior y el exterior de oro puro. Sobre el arca un propiciatorio de oro puro con dos querubines colocados de frente, con la mirada hacia el arca y sus alas extendidas.

En su interior reposaba las tablas de piedra que Dios entrego a Moisés en el monte Sinaí con los diez mandamientos, la vara de Aarón y una urna de oro con maná, Hebreos 9:4. Esta arca representaba la presencia, el trono de Dios en la tierra, allí le hablaba Dios a Moisés, Éxodo 25:22 y Números 7:89.

Era además el lugar donde el sumo sacerdote realizaba los sacrificios para la expiación de los pecados del pueblo, el cual derramaba la sangre de los animales sobre el arca. Este acto representa simbólicamente la sangre derramada de Jesús. La sangre que limpió nuestros pecados, 1 Juan 1:7.

El Tabernáculo de David

El Tabernáculo de David representa la base de la adoración cristiana. El rey David, creó un nuevo sacrificio. Los sacrificios que se realizaban allí eran de gozo, con panderos, danzas y cantos de alabanzas. En ese sitio se estableció una nueva forma de adoración, David ordenó la presencia tanto de coros como músicos para adorar y alabar al Señor, ver 1 Crónicas 16: 4 y 1 Crónicas 23: 4-6.

Pero el tabernáculo de David solo era una pequeña tienda hecha de cortinas, ver 2 Samuel 7:2, a contrario del de Moisés que estaba constituido por tres secciones: Atrio, Lugar Santo y la destinada al arca o presencia de Dios el Lugar Santísimo. Este lugar de adoración de la presencia del Señor, Dios profetizo su restauración en Amos 9:11.

¡El tiempo ha llegado!

Hoy, estamos en ese tiempo en que los adoradores guiados por el Espíritu saben cómo el Padre está pidiendo ser adorado:

Juan 4:23-24 (TLA): Dios es espíritu, y los que lo adoran, para que lo adoren como se debe, tienen que ser guiados por el Espíritu. Se acerca el tiempo en que los que adoran a Dios el Padre lo harán como se debe, guiados por el Espíritu, porque así es como el Padre quiere ser adorado. ¡Y ese tiempo ya ha llegado!

Si meditamos sobre lo que se está viviendo hoy en el mundo, nos podemos dar cuenta que Dios quiere que nuestra casa sea su lámpara en estos tiempos en que se vive esta situación de la pandemia por el covic 19. Si bien es cierto que a veces no podemos entender lo que está sucediendo, ante esto lo mejor que podemos hacer es buscar del Señor, buscar en él las respuestas de esta situación.

En estos momentos de cuarentena todo el pueblo de Dios en todas las naciones, anhela congregarse nuevamente en sus iglesias. Pero lo importante no es lo que el pueblo de Dios anhela sino lo que Dios está haciendo, lo que Dios está hablando. Si Dios nos está llevando a mantenernos en nuestras casas es por algo.

Si el Tabernáculo de David es el fundamento de la adoración cristiana. Dios entonces quiere hoy levantar tabernáculos vivientes en cada una de nuestras casas. De manera que, como dice el verso citado ¡Y ese tiempo ya ha llegado!

Un tiempo donde los que son guiados por el Espíritu de Dios van a saber cómo adorarlo, van a saber cómo ministrar el corazón de Dios. Nos toca la tarea, ahora en donde Dios nos tiene; de velar por nuestros hogares, necesitamos levantar el tabernáculo caído de David.

Es necesario levantarlo Hoy

Si hay uno solo que se levante por su casa allí estará la presencia de Dios, (Mateo 18:20). Hermanos no sabemos por cuanto tiempo estaremos viviendo esta situación, mantenidos en nuestras casas, pero que bueno que podemos contar con la guía del Espíritu Santo para saber qué hacer en el nombre de Jesús en estos tiempos.

En la voz del profeta Amos y citado en Hechos, Dios pone a David como un ejemplo para los últimos tiempos, donde él restaurará su tabernáculo

Hechos 15:16-17: 16 Después de esto volveré, y reedificaré el tabernáculo de David que ha caído. Y reedificaré sus ruinas, y lo levantaré de nuevo, 17 para que el resto de los hombres busque al Señor, y todos los gentiles que son llamados por mi nombre.

Dios está mostrando a David, no como un ejemplo de perfección, porque de hecho ni David ni su familia eran ejemplos de personas perfectas. Pero si lo muestra como un ejemplo de un imperfecto buscando al perfecto. De la misma manera somos hoy todos nosotros, unos imperfectos buscando al perfecto, que es Jesucristo. De hecho el perfecto nos encontró y hoy para su gloria estamos con él, caminando de su mano.

Entonces Dios nos está hablando de algo tan poderoso como de un tiempo en que ¡Todos los hombres busquen al Señor! Y ciertamente está hablando que hoy somos ese tabernáculo caído, un tabernáculo viviente del Dios de los cielos.

David fue un hombre que experimento la gracia de Dios en gran manera, y que además pudo levantar un diseño de adoración que no existía en su época. David levanto un tabernáculo donde había adoración continua las 24 horas, los 365 días del año, en toda hora se daba gloria a Dios en ese lugar.

Lugar de restauración

El tabernáculo de David es un lugar de restauración, es la restauración del propósito eterno de Dios. Eso es lo que el Señor está haciendo con nuestras vidas, con cada familia, con cada hogar. La adoración no solo se manifiesta con canciones al señor, la verdadera adoración es una fragancia que emana de una vida que sustenta lo que vive en Cristo (leer 2 Corintios 2:14-17 LBLA). Esto nos lleva a la parábola de Jesús sobre la lámpara:

Mateo 5:14-16: 14 Vosotros sois la luz del mundo. Una ciudad situada sobre un monte no se puede ocultar; 15 ni se enciende una lámpara y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en la casa. 16 Así brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas acciones y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

¿Quieres saber más sobre esta y otras parábolas de Jesús? Te invitamos a entrar en este artículo: Las mejores parábolas de Jesús y su significado bíblico. Estos textos bíblicos son breves relatos con los cuales el Señor enseñaba al pueblo y a sus discípulos. De forma que pudieran comprender el mensaje de Dios y su Reino, a través de historias comparativas, simbólicas, reflexivas y creíbles.

Lo primero que tú como lámpara vas a alumbrar es a la familia, a tu hogar y una vez que toda la casa sea alumbrada, los alrededores de ella, las personas que viven alrededor van a recibir esa luz brillante que es el llamado de Dios, esa convicción de pecados en sus vidas, va a hacer que corran a los pies del Señor.

Debemos estar convencidos que este es un tiempo de manifestación, de restauración, tiempo de gloria. Porque Dios lo que está buscando es un corazón que crea y si tu corazón cree, cosas poderosas veras del Señor.

Lo que hoy Dios quiere es que su pueblo se levante y le crea. Él ha puesto en ti dones preciosos y quiere usarte, empezando por llevar la luz a tu casa. Si la única persona creyente en el hogar eres tú, a ti te toca ser esa luz.

¿Y cómo se puede ser esa luz?

Tú puedes hoy ser esa luz, si sostienes lo que dices con tu vida. Lo que salga de tu boca debe ser respaldado por una vida que lo vive, por una vida que camina en la luz de Cristo. Así los que aún no caminan en la salvación de Cristo, estarán siendo alumbrados para venir a los caminos del Señor.

Dios está entregando esta revelación tan hermosa, para que cada uno de nosotros entienda que el tabernáculo de David, tenía un propósito que el hombre reciba su presencia, la contenga y la comparta.

Esa tienda que David levanto manifestaba la presencia de Dios. Hoy esa presencia de Dios se hace visible en nuestros hogares, en nuestras casas. Pero Dios está buscando personas que contengan su presencia, está buscando vidas que sostengan su presencia, está buscando gente que le crea, ¡Bendito sea el Señor! Si esto queremos digámosle al Señor:

¡Señor yo quiero que mi vida contenga tu presencia!

¡Yo quiero que mi vida camine en tu verdad!

Para poder ser esa luz para mi casa

Poder ser esa lámpara encendida

Que alumbre mi hogar

Poder ser ese tabernáculo viviente

De tu presencia en mi familia

En el nombre de Jesús

Amén

Seamos ese tabernáculo viviente

Ser ese tabernáculo viviente es necesario hacerlo sobre todo en estos tiempos que se están viviendo. Para lo cual también sería de interés el que puedas leer sobre, El fin de los tiempos: ¿Ha llegado Apocalipsis? Un tema escatológico y sobre él hay mucho escrito en la Biblia. Si bien es cierto que este tema puede ser confuso para algunos, para otros preocupantes, no obstante para el cristiano representa buenas noticias. Porque indica como está escrito la venida del Señor Jesucristo.

Otro artículo que conviene leer en estos tiempos es sobre el Ateísmo: ¿Qué es?, significado, definición, y mucho más. Porque en un tiempo también nosotros estuvimos separados de Cristo y éramos del mundo y por tanto es tiempo de no vivir más sin Dios, ni un solo día más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here