Mitad negocio, mitad arte conceptual, Supreme es una marca atípica que vende desde gorras a martillos.
Mitad negocio, mitad arte conceptual, Supreme es una marca atípica que vende desde gorras a martillos.

¿Tiene sentido que Supreme Spain cobre más de 100 euros por una sudadera box logo? ¿Por qué esta marca tiene precios tan altos? Mientras lees estas líneas, alguien en eBay tiene a la venta una sudadera de la marca Supreme Louis Vuitton por un coste de 22.000 euros.

Hay más de 600 personas siguiendo la evolución de precios del producto. Y, como éste, decenas de items, casi todos de moda: parkas, chaquetas y hasta gabardinas. Muchos con un PVP que se cuenta en miles de euros o dólares. Galletas Oreo incluidas. Por eso, tenemos que insistir: las nuevas Nike Air Force 1 Supreme que se ponen HOY a la venta NO son caras. En cierto modo.

Sudaderas Supreme Louis Vutton a la venta en eBay.
Sudaderas Supreme Louis Vuitton a la venta en eBay.

Índice

Nike Air Force 1 Supreme: ¿ganga o timo?

Según como se mire, pagar 10 dólares por un minúsculo logotipo bordado es una estafa. Si el logo es el de Supreme y está bordado a unas Nike Air Force 1 (o a lo que sea), la cosa cambia. Como sucede con TODOS los productos Supreme originales, se pondrán a la venta poquísimas unidades de las zapatillas. El mercado de la reventa podría alcanzar récords históricos de (y eso es 100% seguro) varios miles de dólares.

Comprar productos Supreme baratos es fácil. Basta con darse una vuelta por Amazon:

Postposmodernismo es esto: que pagar 96 dólares por unas zapatillas nos parezca un chollo. El modelo normal sin logotipo cuesta 90 y lleva vendiéndose desde 1972. Habida cuenta de los cientos de dólares que cobra Kanye West por sus Yeezy y, sobre todo, por los precios ridículos que alcanzan todos los productos Supreme originales en mercados de reventa (desde ladrillos a extintores o galletas Oreo), las Nike Air Force 1 de Supreme van a arrasar en eBay.

Lanzadas a un precio de ocho dólares, se han visto galletas Oreo Supreme a 17.000 dólares en eBay. ¿A qué esperas?

Supreme Nike Air Force 1
Supreme Nike Air Force 1 a la venta desde hoy, 5 de marzo de 2020

Supreme: lo más caro

La máquina de Pinball Supreme tiene un precio de 35.000 dólares en el mercado de reventa
La máquina de Pinball Supreme tiene un precio de 35.000 dólares en el mercado de reventa
A continuación te mostramos algunos precios reales de reventa que han llegado a alcanzar algunos productos Supreme:
  1. MÁQUINA DE PINBALL: 35.000 dólares. Lanzada en 2018 a un precio de 11.000 dólares, es uno de los productos más cotizados en los mercados de segunda mano de la marca.
  2. MOTO SUPREME X COLEMAN: 3.500 dólares. El stock duró tan sólo seis segundos en Estados Unidos y cuatro en Europa.
  3. BOX LOGO DE LOS SOPRANO  5.400 dólares. Sólo existen cien unidades de de esta camiseta en la que la letra erre ha sido modificada en homenaje a la mítica serie de HBO. Posiblemente, la más cotizada del mundo.
  4. CAMISETA SUPREME X DONALD TRUMP: 15.000 dólares. Sólo existen dos camisetas, pues en realidad no fue un lanzamiento al uso de Supreme, sino una especie de prueba o ejemplo.
  5. SET DE SKATE SUPREME X LOUIS VUITTON: 100.000 dólares.
  6. MALETA SUPREME X LOUIS VUITTON: 125.000 dólares.
Maleta Supreme by Louis Vuitton.
Maleta Supreme by Louis Vuitton.

Pero bueno, ¿qué es Supreme?

Algunos ni saben qué significa Supreme en las camisas. Para otros, la marca es un símbolo de estátus entre hípsters, pero también entre raperillos. Supreme hoy es el capricho definitivo del millenial sin apuros económicos. Puro lujo.

Pero también es capricho de los influencers hambrientos de likeos a borbotones. Curiosamente, mucha gente ignora que Supreme comenzó siendo una cosa muy distinta que, en teoría, aspira a seguir siendo: una golosina para los amantes del arte posmoderno. La ropa entendida no como ropa, sino como mensaje.

Supreme es la enésima explotación del espíritu de contracultura y acción anti sistema, pero sin el viento de cara, y muchos billetes imprimiénsose a espuertas.

Supreme es la última locura del capitalismo rebozado en arte y moda, y con ligeros toquecitos de hip hop. Moda urbana de lujo. O ropa lujosamente callejera. Con toquecitos de arte poppy y transgresión posmo.

El que piense que Supreme suena a abreviatura de SUPER PRECIOS va bien encaminado. Si hubiese que resumir Supreme en una frase, deberíamos usar seis palabras:

  • Skateboard
  • Nueva York
  • Arte moderno
  • Moda
  • Cool
  • Exclusividad

Es fundamental entender una regla de oro: Supreme no es una empresa al uso con una relación de oferta-demanda normal como la que pueda tener Amazon, Walmart o la Pollería Hermanos Rafael.

Supreme gasta al año en publicidad  exáctamente 0 dólares.

Su fundador, James Jebbia, ha llegado a decir que si supiese que sabe que podría vender 600 camisetas, prefiere poner a la venta 400. Y aquí se resume la razón de ser por la cual hoy estamos hablando de Supreme: son maestros en el ¿arte? de dotar a sus productos de un aura de exclusividad y, por consiguiente, deseo.

Si tienes un rato, este documental lo explica todo a las mil maravillas:

¿Por qué la marca Supreme es tan cara?

Supreme ha pasado de ser una tienda de barrio con camisetas, sudaderas hoodies, gorras y demás productos para aficionados al monopatín a una marca valorada en más de mil millones de dólares (la compra del 50% en octubre de 2017 de la firma de capital de riesgo The Carlyle Group).

Para sus fans, Supreme es mucho más que una marca de lujo o marca a secas. Para sus fans, es un estilo de vida. Un innombrable. Un algo. De nuevo, la misma palabra:

exclusividad.

Sólo así se explican, por ejemplo, los precios de la famosa colaboración entre Supreme y Louis Vuitton o The North Face. Dos abrigos casi idénticos, ambos con el mismo diseño impermeable y tecnología Gore-Text; uno cuesta 300 dólares y el otro 1.300 dólares. ¿La diferencia? Lo has adivinado, el bordado de la capucha en el que se lee «Supreme».

La primera camiseta de la marca Supreme con una imagen con copyright fue la de Taxi Driver; en esencia, una fotografía del protagonista de la película, Travis Bickle, con el icónico logotipo de Supreme. En sus inicios, la firma fue famosa durante un tiempo por, sencillamente, robar contenidos con copyright. Recibieron hasta una demanda de Louis Vuitton. Hoy, colaboran con ella.

Matices.

¿Por qué Supreme tiene precios tan altos y es tan cara?
THE NORTH FACE sin y con logo de Supreme. ¿Por qué Supreme tiene precios tan altos y es tan cara?

Una empresa nada convencional

Supreme no registró su nombre y logotipo de forma global hasta 2013. Y aun así, estamos ante un terreno espinoso que se traduce en algo muy simple: miles y miles de imitaciones han campado (y campan) a sus anchas en infinidad de países. Sobre todo asiáticos. En Tailandia, por ejemplo, es sencillo comprar una camiseta de Supreme por poco más de un euro.

En España tenemos Supreme Spain y en Suiza Supreme Italfigo, todas copias descaradas de la original que se aprovechan de los numerosos vacíos legales provocados por puro descuido.

Dicho esto, la leyenda es cierta: Supreme puso a la venta un ladrillo.

Llevar Supreme es sinónimo de ser cool. Al menos, en Instagram funciona así. La marca, cuya política de comunicación es similar a la del Área 51 o la CIA, apenas emite opiniones al respecto.

Lo único que hace Supreme es sacar unos pocos productos nuevos una vez a la semana y de forma limitadísima. Lo que hagan con ellos los revendedores (también conocidos como hypebeasts) o los influencers de TikTok está fuera de su control.

Para que se entienda de que estamos hablando: tres tablas de skate Supreme diseñadas por Jeff Koons se subastaron por 16.250 dólares en 2006.

¿Quién inventó la marca y dónde se creó?

Supreme nació en 1994 en el barrio de Soho, en Nueva York. Mientras trabajaba para la firma Stussy, James Jebbia se dio cuenta de que, además del hip hop, la cultura urbana del skateboarding empezaba a tener una fuerte presencia. Jebbia captó al instante de que todos los componente de esta nueva tribu urbana compartían cierto aura de misticismo cool. Se sintió muy atraido y decidió hacer algo al respecto.

Jebbia abrió su primera tienda en la calle Lafayette. Le costó 12.000 dólares el primer mes, y no tardó en convertirse en lugar de peregrinación entre aficionados a la tabla sobre ruedas.ió

Pero aquello NO era sólo una tienda.

Hoy en día, los establecimientos de Supreme son como museos. Boutiques de moda skateboard. La primera de todas ya tenía ese 100% anti-tienda: aquello era como un club de amigos. Ni siquiera hacía falta comprar nada. La gente solía darse una vuelta por el local, saludar a los parroquianos y poco más. La atmósfera era mítica y no tardó en correr la voz.

Que no estamos hablando de una empresa normal lo evidencia el ejercicio mismo de intentar comprar un producto de novedad. Olvídate de simplemente ir a la tienda y elegir cuando a ti te venga en gana.

¡JA!

Cómo y dónde comprar Supreme

  • Elegir tienda. Existen 11 tiendas físicas de Supreme en el mundo a las cuáles llegan prendas nuevas una vez por semana. Y no, SupremeSpain no es una tienda oficial. No existe tienda Supreme en España, México o Argentina (al menos, oficial). Hay una tienda Supreme en Nueva York, Los Ángeles, París y Londres, y seis en Tokio (sobre todo, por culpa de Nigo, un símbolo del consumismo pop/urbano).
  • Registrarse en la web. Para comprar una prenda tienes que registrarte en la página web de Supreme, donde añadirás todos tus datos, número de tarjeta de crédito incluido.
  • Ser seleccionado. Como si una visita a la fábrica de chocolate se tratara, los empleados de Supreme han de seleccionarte.
  • Recibir SMS. Cada miércoles se envían los SMS con la hora a la que acudir a la tienda.
  • Ir a la tienda. Momento de gaurdar la famosa cola de compradores de Supreme de la que puedes ver gran variedad de vídeos en Youtube.
  • Límite de compra. Sólo puedes adquirir un estilo por prenda. Es decir: si te gusta una camiseta que viene en varios modelos de colores, sólo puedes comprar un modelo.

¿Cuándo empezó la locura de precios?

Kanye West y sus famosas Nike Supreme.
Kanye West y sus famosas Nike Supreme.

Aunque la firma se funda en 1994, la locura por los productos Supreme comienza en algún momento de la década de los 2010. Es probable que el rapero responsable de Jesus is King, Kanye West, tuviera gran culpa de todo lo que vino después.

Tras ser fotografiado en los Grammy con las zapatillas Supreme Blazer SB (colaboración de Supreme con Nike, por cierto), el valor del par de zapatillas en el mercado de reventa pasó a ser de 800 cuando en la tienda sólo costaban 150 dólares.

Poco después, en 2011, Tyler the Creator (recordad, el autor del mejor disco de rap del 2019 a pesar de no ser un disco de rap, Igor), puso de su parte. El rapero lució la famosa sudadera con el logotipo de la marca en el videoclip de She (donde colabora con Frank Ocean). Aunque la sudadera costaba 150 dólares nueva en tienda (lo que de por sí ya es un precio un tanto disparatado), su valor de reventa llegó a los 3.500 dólares según informa Business Insider.

La lista de famosos que han sido vistos con ropa Supreme es larga larguísima y contiene muchos raperos de la talla de RZA o Mobb Deep.

Icono de arte contemporáneo posmoderno (¿o postposmoderno?)

El arte juega un papel fundamental en Supreme. De hecho, la razón de ser de la marca es imposible de entender si se la separa del factor artístico y, más concretamente, del sendero iniciado por artistas conceptuales como Marcel Duchamp o, por supuesto, Andy Warhol.

Otra historia es que estén lucrándose a costa de ello. Aunque esta paradoja bien podría aplicarse al arte contemporáneo en su conjunto. En la firma de James Jebbia todo es simbólico. Una camiseta Supreme no es sólo una camiseta. Es una camiseta Supreme.

Obra de la artista Barbara Kruger en la que se inspiró la firma Supreme para su logo.
Obra de la artista Barbara Kruger en la que se inspiró la firma Supreme para su logo.

Fijémonos en los trabajos de Barbara Kruger, inspiración fundamental del logotipo de Supreme. Fijémonos en su obra más importante, esa fotografía donde se lee: «Compro, luego existo» (en alusión a la famosa frase de Descartes). ¿No es evidente que estamos ante algo que va más allá de la moda? Sí.

Parte de la culpa de que todo lo que lleve el logo Supreme sea objeto de culto tiene su razón de ser en el arte contemporáneo. Basta echar un vistazo a algunos de los nombres con los que ha colaborado su fundador: Larry Clark, Jeff Koons, Richard Prince, Christopher Wool o Damien Hirst. Pero también Kate Moss.

 A Supreme le pasa lo mismito que al arte: que está abierto a interpretaciones.

Hay que tener claro una cosa: Supreme no puede controlar que Kylie Jenner decida subir un selfie luciendo una de sus camisetas. Supreme no puede regular ni poner orden en el valor actual de pose/flexeo que otorga a todo influencer (o aspirante a serlo) el lucir una de sus prendas.

El negocio de la reventa de Supreme

No es arriesgado afirmar que la práctica totalidad de las personas que cada jueves hacen cola en alguna tienda Supreme tienen en mente un solo objetivo: revender.

A este respecto, James Jebbia dijo en una de sus poquísimas intervenciones públicas (una entrevista en 2002) lo siguiente:

«No me gusta simplemente porque nos esforzamos en hacer que nuestros productos sean asequibles para la gente joven. Después de todo, Supreme es una marca de skate, y cuando veo nuestras cosas en eBay los precios son, al menos, el doble de lo que deberían ser. Prefiero que si alguien nos compra algo sea para ponérselo y no para venderlo»

Aunque sea difícil juntar las palabras «asequible» y «Supreme» en una misma frase, lo cierto es que los precios de sus productos en tienda son los normales para una firma de este tipo. Historia distinta es que pongan a la venta unidades limitadas. Algo que, evidentemente, choca frontalmente con esta supuesta (y loable) misión de lanzar moda asequible para skaters.

Culpa fundamental de que Supreme esté asociada a precios caros es culpa de los reventas.¿Esto le viene bien a Supreme en la cosntrucción de imagen de marca y prestigio?

Indudablemente.

Supreme Oreo

La Oreo Supreme existen. No es broma.
La Oreo Supreme existen. No es broma.

Hace poco, la empresa fabricante de las galletas Oreo anunció una colaboración con Supreme. A los que conozcan la marca no debería sorprenderle. Se han vendido desde patinetes eléctricos a extintores o barras de hierro.

El 20 de febrero se puso a la venta la Oreo Supreme: ocho dólares por un paquete de tres galletas. Sería absurdo comérselas.

En 2017, la Metropolitan Transportation Authority de Nueva York lanzó durante unos días tarjetas de metro con el logotipo de Supreme. Costaban cinco dólares y no se podía saber con seguridad qué estaciones de metro las dispensaban. Las reventas en eBay fueron de 50 a 1.000 dólares.

Y sí, lo del ladrillo Supreme que hemos mencionado antes es verdad. La marca puso varios a la venta a un precio de 30 dólares en septiembre de 2016 y se agotaron en cosa de pocos minutos minutos. Tanto en tiendas físicas como en su tienda online. Ahora mismo hay varios en eBay a unos 200-300 euros.

Dentro de unos días, las Nike Air Force 1 Supreme. Show must go on.