Hoy hablaremos acerca del significado bíblico de propósito, un deseo humano ampliamente compartido por diversas generaciones a lo largo de la historia.

significado-bíblico-de-propósito-2
La búsqueda del propósito de la vida no es algo nuevo, data desde nuestros inicios.

Significado bíblico de propósito

Conocer el propósito y todo lo que este conlleva, ha sido desde siempre uno de los temas más enigmático dentro de las sociedades. Todos anhelan encontrar la respuesta a la pregunta ¿Cuál es el propósito en la vida?.

La búsqueda de respuestas a esta pregunta no es algo inherente a la actualidad, sino que ha sido desafiada anteriormente por psicólogos, científicos o filósofos, muchas veces sin obtener un resultado que satisfaga a todas las partes.

Algunos consideran que alcanzar los puestos más altos dentro de un trabajo o gasta grandes cantidades de dinero para cubrir necesidades y caprichos, son propósitos, pero ¿es realmente cierto?.

La Biblia como texto sagrado, introduce dos propósitos humanos distintos pero relacionados entre sí. El primero corresponde a un propósito compartido por todos los seres humanos, mientras que el segundo es un propósito individual.

Propósitos según los textos sagrados

El propósito general no es más que el logro del reconocimiento de Dios como padre,  cumpliendo con sus designios y disfrutando de su gracia.

Al crear el mundo, Dios ya sabía que el pecado se instauraría entre nosotros, aun así prosiguió con el proceso de creación. A pesar de no tener necesidad alguna de crear un mundo que sucumbiría a malos actos, el Señor apostó por los hombres como representación propia.

Salomón, el sabio hijo de David, consideraba que la finalidad de la existencia se reduce a la honra de Dios, reflejada en los actos, prácticas y pensamientos de la vida, obedeciendo siempre los mandamientos del Señor.

En Isaías 43:10, apreciamos como Dios cuenta a los habitantes de Israel, que son las personas elegidas para conocerlo, creer y aprender de él. También afirma que es él, el único Dios que ha de existir.

Entonces, partiendo de este versículo, el propósito de la vida es ese anhelo de conocer, creer y ser testigo del poder de Dios. En el salmo 17:15, David señala que su mayor satisfacción es llegar a acompañar al Señor, siendo semejante a él.

Por su parte, en Mateo 18: 19-20, el mismo Jesús afirma a sus discípulos que si transmiten su mensaje a las diferentes regiones que componen el mundo, obedeciendo sus mandamientos como representante de Dios en la tierra, estaría siempre con ellos.

Puedes corroborar esta información, ingresando al siguiente artículo y consultando los escritos de Mateo, primer libro del Nuevo testamento: El evangelio de Mateo.

significado-bíblico-de-propósito-3

Versículos de Juan

En los textos de Juan se evidencia como Jesús le da instrucciones a sus discípulos para que a través de la predica del hecho de que el amor debe darse de unos a otros sin distinción, estos puedan acercase a Dios en su nombre.

La idea de Jesús era estos hombres escogido por él, actuarán desde el amor y el respeto no solo obedeciendo sus instrucciones, sino que potencia la justicia, así como la confianza de los ciudadanos del mundo en él y por lo tanto de su Padre.

En otras palabras, el propósito general que se plantea en la Biblia es el que deriva de la creación del hombre, elegido para generar fruto mediante una relación sincera con Dios y con las demás personas.

Se puede afirmar rotundamente que conocer y ser testigo de Dios, al igual que de su poder divino, es el principal propósito universal de esta vida.

Como hijos de este ser sagrado, los cristianos tienen la obligación de llevar su palabra hasta otros que aún no han tenido la oportunidad de acercársele y gozar de su gracia.

El propósito individual

Además de lo universal, Dios también establece una serie de propósitos que corresponden a la individualidad, es decir, a cada persona.

Como ejemplo de esto, cada profeta fue llamado por Dios en un momento y para un fin puntual. Es así como Noé, Abraham, José o María, fueron empleados por Dios en sus tiempos y con propósitos diferentes.

Siguiendo este ejemplo, en 1 Corintio 12: 12-31, vemos como las funciones de la Iglesia se representan por medio de un cuerpo. Un cuerpo compuesto por distintas partes que a su vez tienen fines diversos.

Cada miembro de la Iglesia, cada discípulo, cada creyente, cumple con un papel único, específico y fundamental dentro de la difusión del mensaje de Dios.

Es obra de Dios que cada individuo sea único e irrepetible, contando con habilidades y dones tanto espirituales como sociales para ejecutar ese fin o plan extraordinario que él tiene para cada uno.

Otras interpretaciones

Diversas son las creencias que podemos encontrar hoy en día acerca del verdadero propósito que Dios tiene para la vida de cada uno de sus hijos.

Hay quienes consideran que como Padre y Creador, el Señor nos ha dotado con habilidades increíbles que han de ser manejadas y controladas por nosotros mismos, sin que esto suponga la designación de una profesión, pareja o ideal específico.

Por otra parte, existen quienes defienden la creencia en que Dios tiene planes individuales para ser ejecutados dependiendo del momento o período de la vida en la que se encuentre el ser humano.

Lo realmente importante en todo esto, es que la afirmación de que Dios tiene un propósito para ser desarrollado en la vida, es correcta. Bien sea general o personal, él a llamado a sus hijos con para un fin único.

¿Cómo descubrir el propósito de tu vida?

Como cristianos, existen muchas maneras en las que puede descubrirse el propósito, por ejemplo, a través el uso de tests de personalidad o el análisis de la historia  desde la perspectiva humanística y religiosa.

Sin embargo, para conocer realmente a Dios, lo primero que debes hacer es aceptar el sacrificio de su hijo Jesucristo, como método elegido para la demostración de la existencia de la salvación.

A partir de allí, comprenderás que todos somos familia y que estamos salvos para una vida con Cristo mediante la fe, la confianza y la creencia en la salvación.

La herramienta más poderosa para encontrar la respuesta a esa pregunta tan realizada sobre el propósito, probablemente sea simplemente el uso de la palabra por medio de la oración.

Esta es quizás la forma más personal para escuchar e interpretar el mensaje que Dios tiene para nosotros, pedirle a él mismo que nos revele ese propósito que queremos conocer y cumplir.

Lo que obtendremos es sin duda un hecho bíblico, es decir, todo aquello que obtengamos de Dios como respuesta a nuestras oraciones, estará plasmado a su vez en los textos sagrados.

También encontraremos señales del Señor dentro de la cotidianidad de nuestras vidas, ya sea en eventos externos o internos, él nos guiará hacia el cumplimiento de sus designios.

Puede que la búsqueda del propósito de la vida sea la investigación más importante que realizan los seres humanos durante su existencia.

Incluso, este tema no se aboca solo a un periodo de la vida, sino que es un hecho cambiante que generalmente suele ajustarse dependiendo de este período.

Conclusión

Al crear al hombre, Dios ingenio seres humanos con fines claros, glorificar su figura, relacionarse con otros desde el respeto y el amor, disfrutar de su gracia, son algunos de los propósitos que tienen nuestras vidas.

Actualmente, estos planes pueden erosionados cuando el hombre cae en el pecado a través de acciones negativas. Hoy en día las relaciones entre los habitantes del mundo son cada vez más complicadas.

El hombre tiene que lidiar con factores que afectan negativamente su desempeño en áreas como el trabajo o que dificultan la labor que este tiene que realizar sobre la naturaleza.

Es posible restaurar el propósito promoviendo el acercamiento a Dios por parte de los ciudadanos,  ese compañerismo que existe desde los inicios de la humanidad y que fortalecen una relación espiritual donde Dios es el cuerpo y sus hijos las partes.

Lo que no debes olvidar

Recordemos cada día el significado bíblico del propósito, pero también resaltemos la vida cristiana, ese vivir a través de la fe. Esta forma de vivir desde la  fe en Cristo, en su Padre y en todo lo relacionado a ellos, nos arrojan esa vida abundante de la que tanto se habla en las escrituras bíblicas.

Si bien es cierto que la vida cristiana no es un asunto fácil, es sin duda el camino no solo hacia esa vida abundante sino, también hacia esa vida eterna, hacia ese futuro en el cielo al lado del señor.

Además, esta vivencia implica la difusión del amor y las enseñanzas que Jesucristo nos compartió, considerando que valía la pena que todos sus hermanos se hicieran con esta información como reflejo de la vida que su Padre quería para todos.

En conclusión, el fin único del hombre no es otro que disfrutar y glorificar a Dios, a cambio él nos honrara con su ayuda en momentos de tentación, con su compañía para siempre, así como, con la dotación de ese poder servicial que nos impulsa hacer el bien por sobre todas las cosas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here