Sarna en Gatos: Síntomas, Tipos, Tratamiento y más

La sarna en gatos es una enfermedad que puede afectar a cualquier felino sin importar su raza, sexo o tamaño. Si bien la sarna no afecta a los gatos con la misma frecuencia que a los perros, esta es una afección molesta que afecta directamente la piel del felino, sin embargo, es muy contagiosa. Puede ser tratado de manera efectiva desde casa, no obstante, hay que conocer de esta enfermedad para prevenirla y evitarla.

¿Qué es la sarna en gatos?

Esta es una enfermedad dérmica, es decir, afecta la piel de los gatos, es de fácil contagio y puede afectarla incluso a los humanos. Si tienes sospechas de que tu gato padece de sarna, lo más recomendable es que lo lleves al veterinario más cercano de tu localidad para que el mismo pueda diagnosticar y posteriormente evaluar el agente causal de la enfermedad para así poderlo tratar adecuadamente.

Si tu gato resulta positivo en sarna y en casa tienes otros animales, es recomendable que evites que los demás tengan contacto con el afectado. De igual manera para el resto de tu familia. Cuando trates con el animal con sarna deberás usar guantes y realizar las medidas de higiene correspondientes para prevenir el contagio hacia tu persona.

Síntomas de la sarna en gatos

Como esta enfermedad afecta directamente la piel del gato, podrás observar la presencia de zonas enrojecidas, ronchas, sarpullidos e incluso pérdida de pelaje en una o varias zonas del cuerpo del felino. Cuando esta enfermedad comienza podrás notar pequeños lugares afectados en su cuerpo, en algunas ocasiones comienza en el pecho, hombros o cuello, incluso en las orejas del animal. Cuando veas estos indicios deberás ir al veterinario, ya que mientras más rápido se ataque la enfermedad, mejor y más eficaz será la cura.

Síntomas de la sarna en gatos

Aunque la enfermedad comienza en zonas localizadas y pequeñas, si no se trata a tiempo la misma se puede extender hasta alcanzar grandes partes del cuerpo del animal e incluso en ocasiones se ha sabido de gatos que su cuerpo entero se llena de sarna. Los síntomas que presenta un gato infectado de sarna son:

  • Picazón en el cuerpo.
  • Morderá o rasguñará constantemente la zona afectada.
  • Irritación e inflamación de la piel.
  • Mal humor, ansiedad y estrés en la mascota.
  • Pérdida de apetito y peso.
  • Alopecia localizada.
  • Mal olor en el cuerpo del gato.
  • Aparición de ronchas en la piel la cuales pueden incluso llenarse de pus.

Si ves algunos de estos síntomas en tu mascota, es tiempo de que tomes medidas sobre el asunto, pues te resultará más sencillo tratar la enfermedad cuando recién está iniciando a tratarla cuando se ha agravado. Además, mientras la enfermedad esté más avanzada, tu gato sufrirá más las consecuencias de la misma.

Causas de la sarna en gatos

Los causantes de la sarna son los ácaros. Los ácaros son pequeños animales considerados ectoparásitos, son tan pequeños que para verlo es necesario usar el microscopio. La sarna es altamente contagiosa, se transmite entre seres humanos y animales por medio del contacto físico.

Tipos de ácaros causantes de la sarna

Como anteriormente mencionamos, existen cuatro tipos diferentes de ácaros que son los responsables de contagiar al gato de sarna, estos cuatro animales son los transmisores de los mismos cuatro tipos de sarnas que existen:

  • Ácaro notoedres cati: este ácaro solo se encuentra en los gatos, de allí su nombre, es el transmisor de la sarna más frecuente que se ve en los felinos. La misma comienza casi siempre afectando las orejas y la cabeza del animal, sin embargo, puede extenderse al resto del cuerpo si la misma no es tratada a tiempo. El nombre de la sarna que transmite es la “sarna notoédrica”.
  • Ácaro otodectes cynotis: este microscópico animal es el responsable principal de la otitis que puede afectar tanto a felinos como a caninos y que es muy molesta para los animales. El nombre que lleva esta enfermedad es “sarna otodécticaes”.
  • Ácaro cheyletiella blakei: este ácaro posee una característica singular, su cuerpo se parece a la caspa, motivo por el cual es constantemente confundido con la misma. La sarna que estos singulares animales transmiten es llamada “sarna queiletielosis”, aunque también es conocida como caspa andante, debido a la forma del ácaro que la ocasiona.
  • Ácaro demodex cati: este es un ácaro que no afecta regularmente a los gatos sino más bien es más frecuente que cause Sarna en perros. El tipo de sarna que estos animales producen es la “sarna demodécica”, de las anteriores mencionadas, esta es la que es menos contagiosa debido a que los ácaros que la causan prefieren alojarse en el pelaje del gato y no en la piel.

Ácaros transmisores de la sarna en gatos

Tratamientos para combatir la sarna

Lo primero que debes saber es que si sospechas de que tu gato padece de sarna, deberás llevarlo al médico veterinario más cercano, pues si bien, esta no es una enfermedad grave, si es molesta y puede causar fuertes lesiones en la piel de tu mascota, además será el médico quien diagnostique y prescriba el tratamiento adecuado dependiendo del tipo de ácaro y sarna que lo afecte.

Tras ser diagnosticado lo primero que deberás hacer es aislar al gato, si tienes otros animales en casa, los mismos no deben tener contacto con el felino afectado. De igual manera, los miembros de tu familia deberán perder todo contacto con el mismo, recuerda que esta enfermedad también se contagia a los humanos.

Otra de las cosas que deberás hacer en conjunto con el tratamiento que deberás administrarle a tu gato, será el de hacer una limpieza exhaustiva a todos los objetos pertenecientes a tu mascota, su camita, platos, juguetes, mantas y demás, también deberás limpiar bien aquellas zonas de tu casa donde el animal estuvo antes de ser diagnosticado.

Tratamiento para eliminar la sarna en gatos

Durante su proceso de tratamiento deberás mantener una buena higiene en el lugar donde se encuentre resguardado tu gato, esto evitará que la sarna se propague, ayudará a su erradicación y prevendrá que tú también te contagies. Además de esto, recuerda que para tocar al gato debes hacer uso de guantes, te recomendamos que la ropa que uses para este fin sea lavada de inmediato con desinfectantes al igual que todos los objetos que se utilicen para tratarlo.

El veterinario se encargará de medicar antibióticos al felino, estos pueden ser por vía intravenosa y cutánea. Muchas veces se opta por usar ambas opciones juntas debido a que tienen un mejor efecto y ayuda a que el tratamiento sea más rápido y eficaz. La duración del tratamiento va a depender del estado del felino, de qué tan avanzada se encuentre la enfermedad y que tanto daño ha ocasionado a su piel.

Remedios caseros 

Si bien lo más recomendable es seguir al pie de la letra las indicaciones médicas que te dé el veterinario con el fin de tratar a tu gato, nunca está de más que a este le sumes un tratamiento casero y natural que seguramente ayudará a que su recuperación sea más rápida. Por este motivo acá te enseñaremos sobre algunos remedios caseros que podrás usar para tratar la sarna de tu felino:

https://www.youtube.com/watch?v=w0YkA5zKZNo

  • Aceites esenciales: si bien estos no erradican la sarna si ayudará a la disminución de la picazón e irritación de la piel del animal, así mismo disminuirá las lesiones en su piel. Algunos de los aceites que puedes usar son: de oliva, almendra y lavanda, al aplicarlo deberás masajear la zona hasta que este se absorba por completo. A estos aceites los puedes mezclar con vitamina E para un mejor resultado. Deberás aplicarlos día por medio (un día sí y otro no) por alrededor de 8 días.
  • Jabón de azufre: el azufre es un compuesto químico que puede encontrarse fácilmente en botiquerías o farmacias, además de eso son excelentes para el tratamiento de afecciones causadas por hongos o bacterias. Bañar al gato con este jabón ayudará a contener la afección y que la misma no se extienda tan rápidamente. Su uso puede hacerse dos veces al día y durante el tiempo que el gato tenga la enfermedad.
  • Ácido bórico: este es un remedio que puede usarse de manera semanal, sus compuestos químicos ayudan a que la piel se regenere de manera natural y además de ello evita que las lesiones puedan infectarse. Cuando adquieres su presentación en polvo, solo deberás diluirlo en agua y limpiar las zonas afectadas de tu gato.
  • Aceite de maíz: este aceite es de fácil obtención y además de ello es realmente efectivo en combatir la sarna, pues el mismo al ser aplicado en el gato puede ahogar al ácaro causante de la enfermedad y erradicarlo. Su uso deberá ser constante, aplicando el aceite en la zona afectada durante 15 días. Se recomienda no saltarse ninguna aplicación para un mayor efecto.
  • Vinagre blanco: de todos los remedios caseros mencionados anteriormente, este es uno de los más fáciles de conseguir debido a que es de uso común en la cocina. Este deberá ser aplicado con un algodón, gasa o gotero a la zona afectada, especialmente en sus orejas, el vinagre se encargará de matar los ácaros causantes de la enfermedad. Deberás mezclar en parte iguales agua y vinagre, pues si el vinagre se usa sin diluirse podría causar una mayor irritación.

Aceites esenciales para combatir la sarna en gatos

Prevención de la sarna en gatos

Existen diversas formas para poder prevenir que tu gato contraiga sarna, si bien esto no van a evitar que ocurra a un 100%, sí ayudará a que sea menos factible que tu felino sufra por esta enfermedad tan molesta:

  • Higiene: deberás limpiar constantemente los objetos más usados por tu gato, al igual que tu casa y lugar donde más tiempo pase el animal. Además de ello, mantener limpio a tu felino ayudará a la prevención.
  • Pipetas: existen alguna de estas que no solo combaten contra pulgas y garrapatas, sino también a los ácaros. Deberás consultarle a tu veterinario cuál es el ideal para tu mascota.
  • Tabletas: estas ayudan a desparasitar a tu gato, haciendo que incluso los ácaros sean eliminados.
  • Vacunas u otro método antiparasitarios: hoy en día existen vacunas que tienen el mismo efecto que las pastillas desparasitantes, ayudan a eliminar los parásitos y ectoparásitos del cuerpo del gato.
  • Visitas al veterinario: siempre que puedas lleva a tu felino a una revisión rutinaria para que se le realicen los exámenes adecuados y así se pueda detectar a tiempo los ácaros o la sarna como tal.

Recuerda que tratar a tiempo cualquier tipo de enfermedad puede hacer la diferencia entre el tiempo que tarde tu mascota en curarse y la gravedad de la misma. Recuerda que siempre debemos tener presente, que el Cuidado De Los Animales es de suma importancia para su bienestar y felicidad


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.