Santa Teresita del Niño Jesús: Biografía y Celebración

Marie-Françoise-Thérèse Martin, mejor conocida en la Iglesia Católica como Santa Teresita del Niño Jesús o de la Santa Faz, nació en Alenzón, Normandía el 2 de enero de 1873, formó parte de las hermanas Carmelitas Descalzas y fue declarada Santa por la Iglesia en el año 1925, aquí te vamos a decir todo con respecto a la vida de esta santa mujer, que para más datos fue nombrada Doctora de la Iglesia por el Papa Juan Pablo II.

santa teresita del niño Jesús

Biografía de Santa Teresita del Niño Jesús

Marie-Françoise-Thérèse Martin Guérin, nació en la ciudad de Alenzón, Normandía, específicamente en la Calle Saint Blaise, el día 2 de enero de 1873, sus padres fueron Luis Martin y Marie Celia Guérin, ambos padres fueron canonizados el 18 de octubre de 2015. De su matrimonio nacieron 9 hijos, cuatro de los cuales murieron siendo muy pequeños, y solamente le sobrevivieron las 5 niñas: Marie, Paulina, Leonia, Celina y Therese que era la menor; lo más resaltante de todas  ellas es que todas tuvieron una vida religiosa.

Teresa fue bautizada a los dos días de haber nacido, el 4 de enero, en la Iglesia de Nuestra Señora de Alenzón. A los dos meses se enfermó y le fue encomendada a la enfermera Rosa Taillé, quien previamente había atendido a dos de los hijos de los Martin, ella se mejoró y fue criada en la granja Semallé, de la campiña normanda. Regresó en el año 1874 un dos de abril, para seguir al lado de su familia.

Para su madre ella era muy inteligente, incluso más que Celina su hermana, pero carece de esa ternura dulce de las niñas, y parece ser muy obstinada, cuando decía que no a algo nunca cambiaba de opinión, pero si era traviesa y jugaba como una niña normal, es muy emotiva y llora por casi todo. Su hogar junto a sus padres era un ejemplo de virtud y santidad. El amor por sus hijas era evidente, pero por eso no aceptaban un mal comportamiento, una conducta inadecuada era corregida de inmediato.

Pero lo que más destacaba del hogar era la fe cristiana que poseían, cuando no podían ir a la iglesia juntos, hacían sus celebraciones en casa y rezaban el rosario todos en familia. Teresa iba también con ellos a la iglesia a las 5 y media de la mañana, hacían un ayuno estricto y oraban de acuerdo a lo establecido en el año litúrgico.

santa teresita del niño Jesús

Eran personas muy caritativas y siempre llevaban a algún pobre a comer a su mesa, hacían visita a quienes enfermaban y a las personas más ancianas del pueblo, y sus hijas crecieron en este ambiente viendo en sus padres a dos personas ejemplos de la santidad. Pero su madre desde mucho antes que ella naciera ya venía manifestando una serie de dolores, por eso en 1876 acude al médico el cual le detecta que tenía un tumor fibroso muy grave que ya no podía operarse.

En 1877 muere su tía maría Luisa que era monja en el Convento de la Visitación de Le Mans, y su salud empeora por la tristeza, pero no le dice nada ni a su esposo ni a sus hijas mayores. En julio de ese mismo año hace una peregrinación en familia al santuario de la Virgen de Lourdes, y le pide fervientemente por su recuperación, pero su enfermedad está muy avanzada.

Su Madre Celia muere el 28 de agosto de 1877, con un cáncer de mama, Teresa queda huérfana de madre a los 4 años de edad, en noviembre de ese mismo año el padre Luis Martin decide irse a Lisieux, en donde vivía la familia de su esposa, los cuales habían prometido a Celia cuidar de todas sus hijas en caso de que ella muriera.

Sus primeros años

La familia de su esposa les ayuda a vivir en una casa rodeada de arbustos, se llamaba Les Buissonnets, en la cual ella viviría hasta que ingresara al Convento. Enseguida sintieron los cambios, extrañaba a su madre al punto que escribió que debido a la muerte de la misma, su vida había cambiado tanto que ya era tímida, muy dulce y demasiado sensible a todo. Su padre le demostraba mucho amor al igual que su hermana Paulina, la cual se convirtió en la segunda madre de su hermana. Tenían una vida austera y fue una parte de su vida muy dolorosa.

En 1880 con 7 años hace su primera confesión, de una manera audaz logra dejar sus miedos, y se siente cada vez más alegre de asistir a las festividades desde que hizo su primera confesión. El día 13 de mayo hace su primera comunión su hermana Celina, y al ser un momento muy hermoso ella esperaba que llegara su hora de recibirla, así que iba a aprovechar los tres años que le faltaban para tener una buena preparación para esa ocasión.

El 3 de octubre de 1881 Teresa ingresa al colegio de las Benedictinas de Lisieux, con casi nueve años de edad, sus hermanas Paulina y María ya le habían enseñado muchas cosas en casa, así que rápidamente estaba al día en sus lecciones. Pero estar en grupo con otras personas de su edad no era algo a lo que estuviera acostumbrada, sus compañeras de clase la perseguían ya que sentían celos por ser muy inteligente y abnegada en sus estudios.

Lloraba en silencio y no se queja por nada de lo que le hacían, no le gusta estar en el recreo ya que le molestaba el ruido. Pero a los ojos de la maestra era una estudiante obediente, de carácter tranquilo y pacífico, a la cual veían siempre pensativa y con cara de tristeza, Para ella esos cinco años de escuela fueron de tristeza, y cada vez más se acercaba a su hermana Celina.

En ese tiempo le tomó gusto a la lectura, lo cual  la calmaba, sobre todo si eran historias de caballeros y espadas. Lee la historia de Juana de Arco a la cual admira mucho, así comienza a pensar que Dios la ha escogido para que comprendiera que si su gloria no era para las personas mortales entonces ella podía llegar a ser santa.

Cuando tenía 9 años en 1882, su hermana Paulina decide convertirse en una monja carmelita, ella comenzó a sentir un profundo pesar ya que la consideraba su segunda madre, a tal punto que su conducta es desesperante. Su hermana la consuela y le dice cómo será su vida dentro del convento, por lo que ella siente que su destino también es estar allí.

Comparaba el Carmelo con el desierto  en donde pensaba que Dios quería mantenerla oculta, en su corazón no había dudas que ese sería su destino, ese era su llamado divino, no porque su hermana estuviera allí, sino porque Jesús la llamaba. Un domingo que fue a visitar el Carmelo, hablo con la Madre Superiora María de Gonzaga y esta le dijo que un día ella iría a vivir allí y la llamarían Teresa del Niño Jesús, tomando esas palabras como un nuevo llamado, pero aun no tenía los 16 años que era la edad mínima para ingresar.

santa teresita del niño Jesús

En octubre de 1882 Paulina ingresa al Carmelo de Lisieux y le dan el nombre de Sor Inés de Jesús. Teresa estaba triste, ya que debía ir un año más  a la escuela, no podía adelantarse un grado y todavía le faltaba ese año para hacer la Primera Comunión. La religión era una de  las materias más importantes para ella, y en donde mejores notas tenía, solo a la dulce  espera de su comunión.

Por extraño que parezca en diciembre de 1882, la salud de Teresa se debilita, tiene dolores de cabeza, en el cuerpo, no tiene apetito y no puede dormir. Su carácter también cambia, discute y pelea con María y Celina. Paulina ya en el convento está preocupada por ella, y por eso la asesora y la reprende severamente. El Dr. Alfonso Notta, diagnostica a Teresa con una reacción emocional y neurótica, porque Paulina se había ido al convento.

Ya en 1883, en Semana Santa su padre hace un viaje a París con María y Leonía, quedando Celina y Teresa en casa de un tío. Pero el 25 de marzo Teresa estalla en un mar de lágrimas, la llevan a su cuarto y no duerme bien, al día siguiente llaman al médico el cual dice que tiene una enfermedad que solo ataca a los niños, estando ya grave su tío envía un telegrama a su padre para que se devuelva a Lisieux.

En el día, Teresa tiene fuertes temblores, alucina y tiene ataques de pánico y terror, su cuerpo  se debilita, y aunque esta lucida no la pueden dejar sola. Ella le insiste a la hermana que quiere estar presente cuando Paulina tome sus votos de monja que era el 6 de abril. Ese día en la mañana, después de haber pasado un crisis severa, se levantó de la cama y aparentemente estaba curada, por lo que va con su familia al Carmelo. Se ve alegre y llena de energía. Pero al día siguiente recae, delira y parece estar loca, el médico la visita no sabe que puede curar su extraña enfermedad, por lo que su padre teme que su hija muera o tuviera que internarla en un Sanatorio.

Por varios meses le duele la cabeza y alucina constantemente, su familia se desespera ya que piensan que podría morir de una manera rápida. Su padre manda hacer misas en el Santuario de Nuestra Señora de las Victorias en París, para que se cure. El 13 de mayo de 1883, su padre y hermanas están junto a su cama y ya no pueden darle más alivio por lo que le piden a una imagen de la virgen que cure su enfermedad.

santa teresita del niño Jesús

Al tiempo la misma Teresa contó que no podía encontrar ninguna ayuda en la tierra, así que también se volcó a la Virgen como Madre del  Cielo para que tuviera piedad y misericordia de ella. Ve que la Virgen es muy hermosa y que su sonrisa es bella, piensa que la virgen se está sonriendo con ella y se sintió feliz. Luego de mucho tiempo enferma ella comienza a estabilizarse, y los síntomas de su enfermedad comienzan a desaparecer, pero su salud sigue frágil.

Inicios en la fe Católica

Una vez que sana regresa a la escuela, retoma sus clases de catecismo y sigue preparándose en su casa, Paulina le escribe desde el Carmelo y le da muchos consejos, que deben hacer oración y sacrificio en ofrecimiento a Jesús, algo que Teresa se toma en serio y sigue al pie de la letra todo lo que se le indica. El 8 de mayo de 1884 hace por fin su Primera Comunión en la Iglesia de su colegio.

En la misa de su comunión ella llora de alegría, ya que pensaba que era un momento perfecto para poder encontrar un momento de misticismo, sentía que ese el primer beso de Jesús a su alma, el beso de amor, el que la hizo sentir amada y por el cual ella también le dijo que lo amaba y que se entregaba a él en cuerpo y alma. Desde hacía un tiempo Teresa sentía que había tenido con Jesús un entendimiento en donde ya no debía luchar ni sacrificarse. En ese momento en que recibe su comunión tiene un sentimiento de gran profundidad en su espíritu por lo que celebra con su familia y además recibe muchos regalos.

El 14 de junio de ese mismo año hace su confirmación, la cual es administrada por el Obispo de Lisieux, Abel Antoine Flavien Hugonin. Leonia, su hermana fue su madrina y cuando recibió al Espíritu Santo sintió una maravilla muy grande ya que vio en este un sacramento de amor con el cual tenía la fuerza para seguir sufriendo. Para ese momento sus tormentos sobre los pecados mortales y el juicio final habían desparecido, pero en 1885 reaparecen nuevamente y de una manera muy brusca.

La joven vuelve a caer en la enfermedad de los escrúpulos, piensa que tiene un pecado y está desarrollando un fuerte sentimiento de culpa por todo. Cada momento que pasa es un motivo de trastorno, no habla de esto con Paulina que la siente lejos en el convento. A su lado esta maría a quien toma como su nueva madre, con la que siempre habla y le cuenta sus sentimientos más extraños, ésta la prepara para que haga sus  confesiones y deje el miedo que la invade, Teresa siempre la obedece en todo, pero no le cuenta a su confesor de su enfermedad y este no puede aconsejarla en este tema.

santa teresita del niño Jesús

Para octubre de ese año, debe regresar a la escuela pero debe seguir enfrentando a sus compañeras de clases sola, ya que Celina pronto saldría de la escuela. Es 1886, y  María toma la decisión de entrar al Convento de las hermanas Carmelitas de Lisieux, en donde le dan el nombre de María del sagrado Corazón, y su otra hermana Leonía decide irse al Convento de las monjas Benedictinas de Lisieux , pero no dura allí mucho tiempo.

Su padre Luis Martin se sorprende y se entristece, pero sigue con sus dos hijas más pequeñas en la granja Buissonnet. Cuando María se va, Teresa siente que su tercera madre la deja y vuelve a entrar en depresión  llorando constantemente. Comienza a sufrir de ataques otra vez, pero ahora no sabe con quién hablar ya que María se ha ido, por lo que Teresa comienza a rezarle a sus hermanos fallecidos, pidiéndole con humildad que puedan interceder para darle paz a su alma, de manera muy rápida ella se calma por lo que comprendió que si era amada en la tierra también lo sería en el cielo.

Decisión  de ser religiosa

En la misa de la Nochebuena de la navidad de 1886, estando junto a su padre y su hermana Celina, ella salía corriendo a revisar los zapatos que dejaba para que el niño Jesús le dejara juguetes. Su padre le ordenó que se cambiara para la cena y con mucho cansancio le dijo a Celina que ese sería el último año en que eso pasaría. Teresa escribió que esa noche vio que su padre se había debilitado y sufría por su amor, lo cual la hizo llenarse de valentía y fuerza, aprende a olvidarse de ella misma y que un sentimiento de caridad la invadía en su corazón.

Surgió en ella una gran necesidad  de agradarle a otros y comenzó a sentirse feliz, se vio libre de defectos y de imperfecciones de cuando era niña por haber sido muy sensible a todo, y pensó que el Niño Jesús que llegaba esa noche la estaba llenando de la energía que había perdido en el momento en que su madre murió.

A partir de esa noche muchas cosas cambiaron y comienza su nueva etapa en la vida la que ella misma llamo la más bella, la noche en que se convirtió y describió como la más bendita, ya que no fue derrotada en ninguna pelea y de allí en adelante solo tendría victorias en una carrera de gigantes.

santa teresita del niño Jesús

La lucha por su nueva vocación

Luego de esa navidad, se escuchó en Lisieux la historia de un hombre que había asesinado a tres mujeres en París, Enrique Pranzini, por lo que decide  adoptarlo como un hijo espiritual a quien debía comenzar a orar y hacer misas por él, le pidió ayuda a su hermana Celina para que pudiera alcanzar  de Dios la conversión de este hombre o que por lo menos se arrepintiera de sus crímenes. El hombre fue encarcelado, enjuiciado y sentenciado a la muerte, por lo que su ejecución sería el 31 de agosto de 188.

Los periódicos y la prensa de esa época dijeron que el hombre, aunque no se había confesado, antes de morir pidió un crucifijo y lo besó varias veces antes que lo subieran a la guillotina, por lo que ella sintió que el hombre se había arrepentido gracias a sus plegarias y sacrificios.

Este hecho le marcó la vida de una manera significativa y reforzó su vocación de ser monja, estableció una base de la doctrina de la misericordia divina que la caracterizó desde entonces, y quiso entrar al Convento del Carmelo y seguir orando por los pecadores. Ya Teresa tenía 14 años y sabe perfectamente que debe hacer muchos esfuerzos como los hizo Juana de Arco para poder conquistar su anhelo de entrar al Carmelo.

Primero debe tener el consentimiento de su padre y demás familiares, así que con mucho miedo le cuenta a su padre, ya que este unas semanas antes había sufrido de un ataque que le había dejado paralizado por varias horas. El 2 de junio de 1887, día del Pentecostés, estuvo rezando todo el día y hace la solicitud de su decisión en la noche, estando en la granja de los Buissonnets, su padre toma su decisión con mucha alegría y agradece que su hija tenga en su cara una expresión celestial y con  mucha paz, y cree en ese momento que Dios le había honrado con que todas sus hijas hubiesen aceptado su llamado.

El único que se opone es su tío Isidoro Guerin, no pone objeción en la vocación religiosa de su sobrina Teresa, pero le pide que espere a los 17 años. Teresa cree que Paulina puede ayudar a cambiar la opinión de su tío, y en octubre de ese mismo año termina aceptando la decisión de la joven. Pero los inconvenientes no terminan allí, sino que también el convento pone muchas objeciones, sobre todo la del Padre Delatroëtte, el superior del Carmelo de Lisieux, ya que no dejarían entrar más postulantes al convento que fueron menores de los 21 años. El único que podía autorizar su ingreso era el obispo.

santa teresita del niño Jesús

Teresa llora desconsolada y su padre le promete hablar con el obispo y con Monseñor Hugonin quien le recibe el 31 de octubre, escucha al padre el deseo de su hija de ingresar al Carmelo y que ha querido eso desde niña, pero este dice que después tomará una decisión  cuando hable con el Padre Delatroëtte. La única esperanza que les queda es hablar con el Papa. Así que Luis Martin comienza a preparar un viaje a Roja por el jubileo del Papa León XIII, organizado por las diócesis de Coutances y Bayeux, con él se irán Teresa y Celina y se fija la fecha para el 4 de noviembre de 1887.

Peregrinación a Roma

En esta peregrinación iban más de 200 personas entre los cuales había 75 sacerdotes. Salieron de París, y en una misa en la basílica menor de Nuestra Señora de las Victorias, allí Teresa se quitó cualquier duda de si la virgen de verdad le había sonreído mientras estuvo enferma en 1883, durante años sufría por ese tema pero ahora estaba ante una verdad absoluta, y confía en este viaje y en su vocación. Se van en un tren especial llegan a Italia pasando primero por Suiza, Teresa admira los paisajes.

Los peregrinos se alojan en grandes hoteles y Teresa se abruma ante tanto lujo, ve como la sociedad solo anhela tener bienes, de todos los peregrinos es la de menor edad, esta alegre, se ve bonita, y tiene un vestido que no deja que pase desapercibida. Ella nunca había estado en contacto con muchos sacerdotes, pero se da cuenta que ellos estaban llenos de imperfecciones, eran débiles y tenían defectos. Pero esto que vio solo la llenó de más fuerza para ingresar al convento, así que comenzó a orar todo el día por los sacerdotes de todo el mundo, comprendiendo que su vocación era orar y hacer sacrificios para que los sacerdotes alcanzaran la santificación.

Pasan por la ciudad de Milán, Venecia y Bolonia, por el Santuario de la Virgen de Loreto, hasta que llegan a Roma, ve de cerca el Coliseo. Teresa y Celina no siguen las normas de las prohibiciones y pasan a la arena del Coliseo y besan la misma, el sitio en donde murieron cientos de mártires cristianos y pide que pueda padecer el martirio de Jesús ya que su alma sentía que sus oraciones tenían una respuesta.

Pero Teresa sabe cuál es el motivo de su viaje, estaba animada por la carta que su hermana Paulina le envió en donde la motivo a ver al Papa y hacer su solicitud, en la mañana del 20 de noviembre de 1887 llegan a la Capilla del Papa y asisten a la misa de León XIII, pero tienen prohibido hablarle ya que tiene 77 años y no puede perder tiempo. Cuando le toca a Teresa acercarse, animada por su hermana Celina, esta se arrodilla delante del Papa, y llorando le dice que quiere pedirle un favor muy grande.

santa teresita del niño Jesús

El vicario le explica al papa que la joven quiere ingresar al Convento del Carmelo de Lisieux, el Papa le dijo que debía obedecer a lo que le decían los superiores, pero insiste en que si él aprueba la decisión todos los demás también la aprobaran, este le responde que puede entrar solo si Dios quiere, pero ella quiere una respuesta contundente y se queda esperando y cruza sus manos en las rodillas del Papa, hasta que dos de los guardias la levantan y la llevan  hasta la salida del salón.

En la noche escribe a Paulina su fracaso y le dice que su corazón esta triste, y que sabe que Dios no puede darle una prueba que está más allá de sus propias debilidades físicas, pero que tienen valor de aguantar lo que sea, ya todos los peregrinos saben la noticia del secreto de Teresa. El viaje sigue a Pompeya, Nápoles y Asís, y de regreso pasan por Pisa y Génova. Cuando están en Niza el vicario le dice que va a ayudarla en su solicitud, luego están en París, y el 2 de diciembre se regresan a su ciudad.

Ingreso a la vida Religiosa

Ya en su ciudad va directamente al locutorio del Carmelo, intentando una nueva manera de ingresar pero el padre Delatroëtte, aún mantiene su palabra y no cree que ella deba ingresar. Regaña a la Superiora Madre Genoveva, quien fundó el Carmelo de Lisieux y a la Madre María de Gonzaga quienes defendían a Teresa en su deseo de ingresar. Para el 14 de diciembre solo le queda esperar y seguir orando para que se cumpla su deseo. En la víspera de Navidad va a la misa de medianoche y solamente llora, pero sabe que esta prueba es de fe y deja todo en manos de Dios.

El 1 de enero de 1888 antes de su cumpleaños número 15 le llega una carta de la Madre María de Gonzaga en donde le informa que el Obispo cambio su decisión y que le permitirá ingresar al convento, Peor por consejo de su propia hermana Paulina se deja la fecha de ingreso para el mes de abril, después que pasara la Semana Santa. Teresa ve en esto una nueva prueba, pero la toma para prepararse mejor en su ingreso.

Se fija la fecha para el 9 de abril de 1888 el día de la Anunciación, Teresa tiene 15 años y tres meses, esta era una época en donde personas jóvenes ingresaban como novicios y postulantes y el caso de Teresa no es excepcional. La reciben las monjas Carmelitas Descalzas de Lisieux, y dentro del convento estaban Paulina y María, sus hermanas mayores, y así comienza su vida de postulante.

santa teresita del niño Jesús

Sus primeros meses en el convento son bastante duros, debían realizar muchos trabajos, que ella nunca había hecho y por su puesto nunca quedaban perfectos, ella misma les niega a sus hermanas la posibilidad de que la ayuden o le hagan más fáciles los trabajos que se le asignan, ya que no estaban en la granja, y poco a poco se adapta al lugar, poco tiempo después escribe en sus notas que Dios ha sido bueno y le otorgó la gracia de no haberse hecho ilusiones de ingresar al convento, y que ahora había encontrado una vida religiosa tal cual como se la imaginaba, ningún sacrificio que hiciera le asombraba.

La Madre María de Gonzaga, su Superiora, que en principio la vio gentil y amable, ahora tenía hacia ella un trato frío y distante, le exigía mucho, le hacía humillaciones, pero todo con la intención de que se formara un carácter dentro de la vida religiosa, y que de esta manera probara si era su vocación y dejara aparte lo que era el orgullo y la vanidad. Teresa se mostró agradecida con ella y por eso la admiraba. La superiora llego a comentar de ella que nunca había imaginado el juicio tan avanzado que tenía esa niña de tan solo 15 años, y que en general era perfecta.

En el postulado de Teresa también sufre de intimidación por otras hermanas, ya que no es buena haciendo artesanías. Y así como las otras hermanas, comienza a descubrir que la vida en comunidad religiosa es desafiante, y debe compartir con diferentes caracteres, temperamentos, y también con muchas susceptibilidades a problemas o discapacidades de las hermanas.

Para fines de 1888 se aprueba que tome los hábitos, noticia que le llega con alegría, pero que pasa rápidamente porque su padre enferma nuevamente y había sido encontrado meses antes en otra ciudad, perdido y fuera de razón, causando mucha preocupación en su familia que estaba fuera del monasterio y de sus hijas que estaban dentro. El 10 de enero de 1889 puede tomar los hábitos en la capilla del monasterio, estando su padre presente, sus hermanas y toda su familia, allí mismo le colocan el velo de novicia y le dan el nombre de Teresa del Niño Jesús y la Santa Faz o del Sagrado Rostro.

Su vocación se sigue afianzando, tiene una vida que pasa desapercibida en el monasterio, hace oración frecuente y ofrece todos sus sufrimientos por los sacerdotes, ya ha dejado atrás su orgullo, y hace muchos más actos de caridad, quiere ser una santa pero sin ilusionarse mucho con el tema, escribe en sus notas que hizo énfasis en las pequeñas virtudes, ya que no le es fácil aprender o practicar las grandes.

santa teresita del niño Jesús

Para 1890 ya había leído las obras de San Juan de la Cruz a quien toma como su maestro espiritual, el contemplar el rostro sagrado le llena el alma. Comienza a profundizar y meditar en el amor a Cristo, sobre todo en su humillación leyendo el Libro de Isaías sobre el siervo sufriente (Isaías 53:1:2), así logra entender lo humillante de la situación de su padre ya que tiene una enfermedad de arterioesclerosis en el cerebro, ella pensaban que su padre era un padre espiritual y ahora puede verlo como el Cristo humillado e irreconocible.

Cuando tiene un poco más de 17 años, el 8 de septiembre de 1890 hace su profesión como religiosa, y responde que ha adquirido esa vocación para salvar almas y para hacer oración por los sacerdotes. La ceremonia oficial se hace se hace el 24 de septiembre, es pública y se coloca el velo negro de profesa. Su padre por su enfermedad no asiste, lo cual le causa tristeza, pero la Superiora Madre María de Gonzaga manifiesta que aun siendo una joven de 17 años razona como si tuviera treinta, que era la novicia perfecta, que se consume en el alma y en su cuerpo propio, siendo la perfecta religiosa.

En mayo de 1892 ve por última vez a su padre y en junio del mismo año su hermana Leonia ingresa por segunda ocasión al Monasterio de la Visitación de Caen. Luis Martin muere el 29 de julio de 1894, después de mucho tiempo siendo cuidado por Celina, la cual ha estado pensando en entrar al Carmelo también. En muchas de las cartas que Teresa le envía la motiva a que se entregue a Dios y no se case, aun así ella tiene dudas entre llevar una vida de carmelita o tener una vida activa para irse con el Padre Pichon a Canadá para una misión.

Tomando en cuenta los consejos de sus hermanas decide ingresar al Carmelo el 14 de septiembre de 1894, para el siguiente año las cuatro hermanas Martín están en el mismo monasterio, después se une a ellas su prima María Guerin.

La vida detrás de Cristo

En los años que siguen ella experimenta un crecimiento de su vocación, Teresa sigue haciendo oración ya sin las grandes emociones de antes, pero lo hace muy fielmente. No se mete en los encuentros y discusiones que están dentro de su grupo, hace más actos de caridad y siente preocupación por los demás, hace pequeños servicios, sin que los mismos se noten.  Las críticas que recibe las acepta en silencio, sean justas o no, favorezcan a sus hermanas o sean desagradables para ella. Hace todas sus labores, desde lo más sencillo con mucho amor y sigue rezando por los sacerdotes.

santa teresita del niño Jesús

Entre 1891 y 1892 una fuerte epidemia cae en Francia, la Gripe ataca a muchas personas y las mojas del Carmelo no escapan de ella, cuatro hermanas caen enfermas y mueren, después todas enferman excepto tres de ellas, entre las que se incluye Teresa. Ella hace todo por cuidar de sus hermanas en cama, las atiende, organiza todo en el Carmelo, demuestra mucha fuerza y coraje ante este problema, sobre todo cuando debe hacer los arreglos para enterrar a las hermanas que se están muriendo, ahora su comunidad que antes pensaba que ella no tenía mucho valor y la trataban con indiferencia ven en ella a una persona diferente.

Su alma se alimenta por los Evangelios, los cuales siempre lleva consigo, algo que no era de uso común en esa época y menos en las religiosas, antes preferían leer comentarios de la Biblia que leerla de una manera directa, por eso Teresa prefiere leer de manera directas las palabras de Jesús, hacer las oraciones para conseguir iluminación y llevar su vida día a día, además de consolidar de una mejor manera su doctrina.

Paulina que ahora es Sor Inés de Jesús la nombran Priora del Monasterio de Lisieux el 20 de febrero de 1893 y le encarga a Teresa que sea la vice-maestra de las novicias, enseñándoles las reglas carmelitas a sus novicias, les contaba muchas historias y hasta parábolas, ellas fueron las que conocieron su doctrina llamada El Caminito, de ellas su primera discípula fue Sor María de la Trinidad. En 1894 Teresa ya tiene varios escritos de sus recreaciones piadosas, como obras de teatro, que suelen ser representadas por las mismas religiosas cuando se hace alguna celebración.

La primera de ellas la hace en honor a Juana de Arco, un personaje que ella siempre admiró y cuya beatificación estaba introducida en el vaticano. Tenía mucho talento para escribir, por lo que le asignan que escriba otros escritos, como un Segundo sobre Juan de Arco que se realizó en 1895 y poemas de tipo espiritual que le piden sus hermanas religiosas. Ese mismo año se comienza a sentir mal de la garganta y de dolores en el pecho, pero la Madre Inés no llama a un médico que no sea el oficial de la comunidad.

Para el centenario del martirio de las Carmelitas de Compiegne, que se celebra en toda Francia se les pide a las hermanas de Lisieux que hagan la decoración de la capilla, Teresa del Niño Jesús y Teresa de San Agustín son seleccionadas para bordar las banderas que serán el regalo a sus otras hermanas carmelitas,  Teresa de San Agustín recalcó en el proceso de beatificación de Teresita que ella hizo ese trabajo con mucho celo y dedicación y decía que sería muy feliz si tuviera la misma suerte de tener un martirio, que eso sería la mayor de las Gracias.

¿Cómo descubre el Caminito?

Con muchas ganas de conseguir santidad, Teresa descubre luego de seis años en el Carmelo que este hecho es imposible de conseguir, cree que todavía tienen muchas cosas imperfectas y que no tiene el carisma necesario como Teresa de Jesús o Pablo de Tarso, cree que aún es muy diminuta y que está muy lejana del gran amor que quiere poner en práctica. Pero también sabe que siendo tan pequeña le puede pedir más ayuda a Dios, sigue leyendo la Biblia y en el libro de los Proverbios se consigue con el 9: “El que sea ingenuo que venga a mí”, y aquí consigue la respuesta que tanto busca, cree que en su pequeñez aún es incapaz de poder tener una entrega a Dios con plena confianza.

Posteriormente en el libro de Isaías consigue un pasaje que le da otra respuesta que tanto anhela “ustedes serán como los niños de pecho cargados en brazos y que reciben caricias en las rodillas. Como un hijo a su madre que lo consuela, de la misma manera yo los consolaré a ustedes” (Is 66, 12:13). Ahora entiende que será Jesús quien la ayude a llegar a la cumbre de la santidad, y por eso escribió en sus notas que él sería quien la llevaría como un ascensor hasta el cielo cargada en sus brazos, entendió que con Jesús ella no necesitaba crecer, sino más bien seguir siendo pequeña, mucho más pequeña.

Siendo pequeña, con limitaciones, ella ahora es más alegre y no se desalienta, ya que allí en donde reside el amor de Dios y su misericordia hacia ella, en sus escritos escribe sobre este descubrimiento del Caminito. Para febrero de 1895 comienza a escribir y firmar sus cartas poniendo la palabra “pequeña” antes de colocar su nombre, y comienza a usar un lenguaje sencillo y pequeño para acordarse de que debe llevar una vida oculta y con mucha discreción, y también lo comienza a usar para mantener la esperanza, ya que mientras más pequeña se siente ante Dios, muchas más veces podrá contar con él y su ayuda.

Sacrificio del amor misericordioso

En la fiesta de la Santísima Trinidad del 9 de junio de 1895, ella tiene una nueva inspiración para ser la ofrenda de sacrificio al amor misericordioso, ella quería sufrir, como lo hizo Cristo y estar unida a él, para poder corregir todas las ofensas que se habían hecho contra Dios y hacer todas las penitencias que los pecadores no hacían. El 11 del mismo mes hace su ofrenda al amor misericordioso de Dios para recibir de él el amor que necesita para cumplir con todo el trabajo que desea hacer.

Escribe en sus notas “Oh Dios mío, Santísima Trinidad, yo quiero amarte y hacer que te amen, trabajar para que la Santa Iglesia sea Santa y salvar almas, quiero cumplir de una manera perfecta tu voluntad y poder conseguir la gloria que tú me tienes preparada en el reino del cielo”. Ella quería ser santa, ese era su deseo, pero conocía a la perfección que era una persona impotente y débil y por eso le pide a Dios que sea él mismo su santidad.

Pocos días después, se rezaba un viacrucis y ella se siente llena de un gran amor por Dios, ella misma expreso que se sentía en llamas de amor y que por un momento o por un minuto más no podía seguir aguantando esa sensación sin morirse. Ella ve en esta experiencia que luego viene de una gran sequía espiritual, algo que le confirma que su acto de ofrecimiento de sacrificio fue aceptado por Dios.

Para octubre de 1895, el Padre Maurice Belliére le pide a las Carmelas de Lisieux que le ayuden con una religiosa para la oración y el sacrificio y con vocación misionera. La Madre Inés (Paulina) le pide a Teresa que haga esa encomienda, ya que siempre había querido tener un hermano sacerdote, lo cual recibe con mucha alegría. Así sus pequeños sacrificios se van multiplicando en esta misión del sacerdote y en sus cartas le alienta a seguir adelante, en febrero del siguiente año le dan otra alegría, cuando su hermana Celina toma la Profesión religiosa con el nombre de Sor Genoveva.

La noche de la fe y la enfermedad

En la cuaresma de 1896 Teresa hace ayuno y ejercicios espirituales, y en la noche del jueves al viernes santo sufre de un ataque de hemoptisis. Se le informa a la Madre María de Gonzaga, pero ella misma le dice que no es nada de qué preocuparse, pero esa misma noche sufre un nuevo ataque, la Madre maría se preocupa y llama al Dr.  LaNeele para que la revise. Suponen que la sangre puede ser un vaso sanguíneo roto en su garganta.

Pero Teresa no se ilusiona con su salud, pero tampoco tiene miedo, sabe que con la muerte puede llegar al cielo y conseguir lo que ella quería cuando entro al Carmelo tener la alegría en su glorificación, así que decide seguir siendo parte de las actividades de la comunidad religiosa. Este periodo de su vida es difícil y se siente abandonada pero ella la llama la noche de su fe. Esa semana santa sentía una gran oscuridad interna, la fe que tenía desde muchos años y le había dado ánimos, esa fe que la hacía querer morirse de amor por Jesús, fue perdiéndose en su alma.

En esa oscuridad una voz interna que se burlaba de ella misma y de su alegría de morir, cuando se comienza a cuestionar si sus luchas eran por la existencia de Dios, creer en una vida eterna y si ella de verdad merecía esa vida eterna. Está sintiendo que se va a morir joven para nada, que ya no llevaría una vida de Carmelita, sigue componiendo canciones y poemas porque sus hermanas se lo piden y la motivan a seguir luchando, pero en su interior pensaba que su Cielo era seguir sonriéndole a Dios y adorarlo aún cuando el tratara de esconderse de su fe. La oscuridad está a su alrededor y allí permanecerá hasta que muera el siguiente año.

santa teresita del niño Jesús

Pero ella, en esa noche vio que su última batalla era su manera de demostrar que confiaba plenamente en Dios, se niega a caer en el miedo y hace más actos de sacrificios, ya que ella sigue creyendo, aunque en su mente la saltan las dudas. Y a pesar que su lucha era con más dolor, quiere seguir compartiendo con sus hermanas, quiere estar activa y seguir haciendo el bien aun después de su muerte.

En mayo de 1896 la Madre María de Gonzaga le pide que ayude a otro sacerdote con sus oraciones, el Padre Adolfo Roulland, el mantener correspondencia con sus hermanos de alma es una oportunidad que la ayuda a desarrollar lo que para ella es su concepto de santidad. A uno de ellos le escribe que la bondad y la misericordia de Jesús no son conocidas, que si bien era cierto que se podían disfrutar de muchos bienes, había que humillarse, reconocer que no somos nada, y que muchas almas eso es lo que quieren. Ya en septiembre Teresa siente más deseos de abarcar muchas cosas en la iglesia: apóstol, sacerdote, misionero, mártir y doctor. Por eso lee las Cartas de San Pablo.

En la primera epístola a los Corintios en su capítulo 13 consigue iluminación profunda, sintiendo que un rayo la atravesaba ya que consigue qué significa su vocación, y esta significa solo el amor. Ya que en ella están inmersas las demás cosas. Ya Teresa tiene cumplidos todos sus deseos, comprendió que el amor es lo que encierra todas las vocaciones, es todo, y en él está el tiempo y todo lugar, en una sola palabra, el amor eterno. Por eso usa más fuerzas para seguir viviendo en el amor y compartirlo con sus hermanas de la comunidad, sobre todo con las que tienen un carácter difícil.

En ese entonces el Padre Roulland le presenta a Teófano Vénard, y en sus obras descubre un modelo, establecen una correspondencia en donde ella le plantea que sus pensamientos y su alma son como la de él. Posteriormente toma algunos de sus pasajes y los incluye en su testamento.

Muerte

En enero de 1897, Teresa tiene 24 años y ella misma escribe que cree que su vida no va a durar mucho, su enfermedad hace que su salud se empeore en el invierno, pero engaña a sus hermanas y sigue en sus actividades en su comunidad. Ya en la primavera tiene mucho vómito, le duele el pecho y está tosiendo sangre, lo cual hace que su vida se vaya consumiendo lentamente. La Madre María le pide que siga escribiendo sus memorias, lo cual venía haciendo desde 1894 a pedido de su hermana Paulina, que era la Priora, estos escritos se incluirían en el libro “Historia de un alma”.

Sigue escribiendo en una silla de ruedas, la llevan al jardín, esa silla era la que su padre había usado en los últimos años de su vida, para el 8 de julio su salud empeora, y debe ser llevada a la enfermería en donde pasaría las últimas doce semanas de su vida. Ella sabía que estaba en su última etapa pero aún mantenía viva su fe, y tiene la certeza que después de morir seguirá viva y se mantiene aferrada a esa esperanza.

El 17 de julio dice que pronto comenzaría su misión de amar a Dios, de la misma manera en que ella lo hacía, y de seguir enseñando a otros el camino espiritual de ser sencillos y de ser niños espirituales. Ella había expresado su deseo a Dios de ir al cielo haciendo el bien en la tierra hasta que esta se terminara. El 17 de agosto el Dr. LeNeele le confirma a Teresa que tiene una tuberculosis pulmonar, en etapa avanzada, ya uno de sus pulmones no funciona y el otro solo un parte está funcionando, la enfermedad ha tocado los intestinos.

Está sufriendo mucho al punto que en ocasiones pierde la razón, poco antes de su muerte ella toma fuerzas y está de buen humor en la cama. Sus hermanas escriben todo lo que ella dice, y estas le preguntan que cuando hagan oración como quiere que la invoquen, ella les contesta que la llamen Teresita. El 29 de septiembre de 1897 está agonizando, la noche es difícil y sus hermanas la cuidan con amor, en la mañana les dice que su agonía no tiene consuelo, y quiere prepararse espiritualmente para la muerte.

La Madre María le dice que se tranquilice, que ella siempre había practicado la humildad y que ya estaba preparada. Teresa se quedó pensativa y después le responde que sí, que ella siempre había buscado la verdad y entendía la humildad del corazón. Cada vez le cuesta más respirar, pasa dos días de agonía y el dolor la tiene agotada.

Ella dice que nunca pensó que su sufrimiento fuera tanto, que la única explicación que tiene para aguantarlo es que quiere salvar almas, el 30 de septiembre a las 7 y 20 de la noche Teresa dice sus últimas palabras “Oh, le amo.. Dios Mío… te amo”. Expiro con suavidad y abrió los ojos por última vez, sus hermanas dijeron que estaba en un estado de arrobamiento que duró lo que se tarda en rezar un credo, hasta que dejó de respirar.

Sus ojos estaban en dirección a la imagen de la Virgen María, aquella que le sonrió cuando era niña, y de pronto su rostro tomó un color natural, no el de muerte, sino como si estuviera solo dormida, en una de sus últimas cartas escribió que ella no moría sino que entraría en una nueva vida. Su hermana Sor Inés recibe la noticia de su muerte y esta le informa a su otra hermana Leonia, que por tercera vez ingresa a la orden para perseverar en su vocación religiosa en el Convento de la Visitación de Caen, también informa a sus otros familiares que estaban pendientes de su salud.

El cuerpo es llevado al coro del monasterio para ser velado por cuatro días. Muchas personas fueron a su funeral y le pedían a las hermanas que frotaran sus rosarios y objetos en el ataúd de Teresa. La sepultaron el 4 de octubre de 1897, y en ese día los que estaban presentes dijeron que su cuerpo se veía rosado y estaba flexible como si hubiese muerto ese mismo día. Ella fue el primer cuerpo que se enterró en el nuevo cementerio de Lisieux, y haciendo uso de voto de clausura, sus hermana carmelitas no la acompañaron en el desfile fúnebre al cementerio, solamente siguieron el coche.

Beatificación y Canonización

Sus escritos fueron publicados en 1898 causando un nuevo huracán de gloria, una ola de peregrinación a Lisieux, que venían de toda Francia y de otros países, solo para orar en la tumba de la pequeña Teresita. Su devoción crece de manera rápida y comienzan a aparecer testimonios de curaciones físicas y de personas que se convierten.

Para la Primera Guerra Mundial muchos soldados se llevan la estampa de Teresita y medallas con su imagen en sus bolsillos, y hasta versiones cortas de uno de sus poemas de Una Rosa Deshojada. Al terminar la guerra muchos soldados van a Lisieux para agradecer su ayuda y su salvación y por haber regresado con vida a casa, les dejan sus condecoraciones y medallas obtenidas para darle gracias. Entre 1914 y 1918 ya llevaban más de 500 páginas de testimonios de sus milagros y el Convento del Carmelo de Lisieux recibía cada día más de 500 cartas.

A la tumba debieron colocar rejas para protegerla de la cantidad de personas que le llevaban flores y otros que se llevaban la tierra de la tumba. El papa Pio X respondiendo al clamor de los fieles abre el proceso de beatificación y canonización de sor Teresa del Niño Jesús, el 14 de junio de 1914. El proceso a pedido de la Santa Sede comenzó en Bayeux en 1915, pero a causa de la Guerra se suspenden todas las actividades hasta que esta termina en 1917.

En aquella época el tiempo necesario para que un candidato optara a la canonización era de 50 años desde su muerte, pero el Papa Benedicto XV no exige este requisito en Teresa, para el 14 de agosto de 1921 se promulga su decreto de las virtudes heroicas de la monja. Para su beatificación se piden dos milagros, el primero de ellos se determina en un seminarista llamado Charles Anne en el año 1906, este joven sufría de tuberculosis pulmonar al igual que Teresa con un mal pronóstico de la misma.

Se hicieron dos novenas a Sor Teresa del Niño Jesús por la salud del joven. Para 1921 se hizo un estudio radiológico en donde se mostró que el joven estaba sano y que el agujero que tenía en el pulmón ya no estaba. El segundo milagro fue en la monja Luisa de San Germán, la cual estaba afectada del estómago, y no podía someterse a una cirugía, le hicieron dos novenas a Sor Teresa por la curación de la religiosa, y luego de la segunda comenzó a mejorar su salud, los médicos certificaron que ella estaba sana milagrosamente. Luego de presentar las pruebas de los milagros Teresa es beatificada el 29 de abril de 1923 por el Papa Pio XI.

Después de ser beatificada seguían llegando testimonios de prodigios y milagros, de ellos se escogen dos más para llevarlos a la Santa Sede y lograr la canonización. El primero de los casos es de una mujer belga llamada María Perllemans, con tuberculosis pulmonar e intestinal terminal y se sana de manera milagrosa cuando visita la tumba de Teresa. Y el segundo una mujer italiana Gabrielle Trimusi con artritis de rodilla y tuberculosis vertebral que la obligaban a usar de manera continua un corsé, se curó de sus enfermedades luego de hacer un Triduo en honor a la beata Teresa, el decreto de aprobación de estos milagros sale en marzo de 1925.

En el Vaticano el Papa Pio XI quiere hacer una celebración muy grande por la canonización de Teresa y pide que la Basílica de San Pedro se decore con velas para que en la noche se viera muy iluminada, este hecho no sucedía desde 55 años antes. El diario The New York Times, publica en su primera plana que toda Roma ve con admiración a la Basílica de San Pedro, con la llegada de una nueva Santa. Se esperaba que más de 60 mil fieles y devotos de Lisieux vayan a la ceremonia, algo que tampoco se había visto desde que el Papa Pío X fuera coronado.

Santa Teresita del Niño Jesús es canonizada el 17 de mayo de 1925 por el Papa, asistieron más de medio millón de personas, entre los cuales estaban el santo Pío de Pietrelcina, el cual supuestamente tuvo una bilocación, es decir que estaba en su ciudad pero también fue visto en Roma. El Papa la nombra como la estrella de su pontificado, y que fue el espíritu de la verdad la que la llevó a conocer todas las verdades, que solamente conocen los sabios y más inteligentes, y que estas revelaciones solo se manifiestan en las personas más pequeñas, ya que ella fue destacada en las ciencias de todo lo sobrenatural y enseñó el camino a otros para la salvación.

Ya para 1927 la llaman patrona de las misiones, y pese a que nunca abandono su convento, ella siempre rezó por todos los misioneros y su mayor deseo era ser una misionera en los últimos rincones de la tierra, en 1944 es nombrada la Copatrona de Francia al lado de Santa Juana de Arco. El Papa Pio XI siempre manifestó su devoción por Santa Teresita y llegó a inaugurar una estatua suya en los jardines del Vaticano en mayo de 1927.

En su honor se construye una basílica en Lisieux, un edificio muy grande y que actualmente es el segundo lugar más visitado, después del Santuario de Lourdes, esta construcción se comenzó en 1929, fue bendecida el 11 de julio de 1937 por el Cardenal Eugenio Pacelli, quién más adelante se convertiría en el Papa Pio XII y se consagró en 1954.

Santidad

La santidad de Teresa fue manifestada a su propio padre en una carta cuando era postulante en el Carmelo, allí le decía que ella labraría su gloria convirtiéndose en una Santa. Pero ella demuestra debilidad e impotencia cuando comienza a compararse con otros santos, ella ve en estos una gran montaña, y piensa que ella es solamente un grano de arena, pero nunca mostró desanimo, ya que si Dios le puso a ella esos deseos de ser santa, debía haber un camino para llegar allí, una escalera de perfección.

Leyendo la palabra de Dios encuentra cual es el camino, si alguien quiere llegar a él debe ser pequeño como niño, y después comprende que para llegar a esa escalera era solamente con la ayuda de Jesús. Ella comienza a hacerse más pequeña y más ligera para que Jesús la cargue en sus brazos y la lleve al camino de la santidad, esto solo es posible por la misericordia y el amor de Dios, allí encontró que a través de las perfecciones divinas, que incluyen la justicia empiezan a través de la misericordia.

Audazmente ella decía que iba a ser Santa, pero también sentía impotencia y por eso le pedía a Dios que fue el mismo su propia santidad. Dejar que Dios lo hiciera no era una manera fácil de ser niña, ella debía seguir el camino cada día y minuto de su vida para llegar a Dios y a sus hermanas de una manera gratis que solo era posible con el amor. Su regla para los actos y acciones de su vida era que si Dios le pedía algo y ella sentía que no podía hacerlo, sabía que el mismo lo haría por ella, cuando aplica la caridad es el propio Jesús quien está actuando a través de ella, mientras más se une a Dios y a Jesús mas se une a todas sus hermanas religiosas.

Este camino es la santidad abierta a todas las personas, a los pequeños, pobres, aquellos que están sufriendo, los que pueden aceptar la realidad de sus debilidades y darse en ofrecimiento a Dios tal como son para que él pueda intervenir y disponer de nosotros. Dijo que Jesús mostraba complacencia en enseñarle el único camino que la llevaría a la hoguera divina, el cual era el abandono de ese niño dormido en los brazos de su padre sin tener miedo, y este padre es Dios.

Ante sus intuiciones que no eran aprendidas de otra persona, ella fue quien impulsó las grandes verdades, la primacía en todas las devociones, el Misterio Pascual de Jesús, el camino a la santidad para todo aquel que hay sido bautizado, la Mariología que impartió cuando vio en María más que una Reina a una Madre, que pudo vivir de la fe, la eclesiología de comunión que se funda en la presencia del amor y del Espíritu Santo en el corazón de la iglesia, y que pude darle animo a las vocaciones para llegar a la comunión de los Santos del Cielo y de la Tierra.

Doctora de la Iglesia Católica

En el año 1997 se hacen las celebraciones de los cien años de su muerte y el Papa Juan Pablo II la proclama como Doctora de la Iglesia Universal, es la tercera mujer que recibe este honor, a ella la precedieron Santa Teresa de Jesús y Santa Catalina de Siena, y posteriormente en 2012 también le dan este título a Santa Hidelgarda de Bingen. La llamó Doctor Amoris o Doctora del Amor. De acuerdo a las palabras del Papa las enseñanzas que ella tuvo no solamente venían de las Santas Escrituras y de la fe católica, sino que también las había conseguido con mucha sapiencia y profundidad a través de sus logros sin haber estudiado nunca nada sobre ellas en una universidad.

Con su doctrina no solo hace profesión de la fe de la iglesia, sino también una experiencia de lo que son los misterios cristianos y el camino hacia la santidad. Ella supo expresar de una manera muy sencilla que era la espiritualidad cristiana que no solo une la teología y la vida espiritual, pero que al mismo tiempo expresa con energía y poder su persuasión y su comunicación, para que se aceptara su mensaje y se hiciera la difusión del mismo al pueblo de Dios.

En sus obras se puede encontrar una buena presentación científica de las cosas de Dios, además que podemos encontrar testimonios llenos de luz de la fe y como recibe el amor a través de la confianza en la misericordia de Dios y de la salvación en Cristo, lo cual es parte del misterio y de la santidad de la iglesia.

Por esos motivos se encontraron en ella el carisma necesario para nombrarla doctora de la Iglesia, ya que tenía el don del Espíritu Santo, el cual había recibido para tener una vida y expresar lo que ella vivía a través de la fe y como entendía el misterio de Cristo. En ella estaban los dones que se establecieron por las leyes nuevas, la gracia del Espíritu Santo y la fe que actúa a través de la caridad.

Al darle este título el Papa reconoce que su doctrina es un punto inicial para hacer referencia a todos los cristianos del mundo ya que se adecua con la verdad y da una nueva luz a los misterios de la fe. En su Homilía de canonización Juan Pablo II dio la explicación de cómo una joven carmelita, de 24 años ya fallecida que nunca había tenido estudios teológicos, pudiera ser parte de un reconocimiento tan grande, y que estuviera a la altura de Santo Tomás de Aquino o San Juan de la Cruz, ella era la más joven, pero que con su ardiente camino espiritual, tuvo la madurez y la intuición de la fe las cuales expresó en sus escritos, y que por eso debía estar entre los más grandes de la espiritualidad.

El mensaje de Teresa para el mundo es que una cultura racional y que se lleva hoy día por el materialismo y el practicismo, debe aprender de ella que supo poner de una manera sencilla que ese pequeño camino que lleva al secreto de la vida y la propia existencia, que no es más que el amor divino que nos puede envolver y entrar en nosotros para hacer una verdadera aventura humana.  Juan Pablo II también la nombro patrona de los Jóvenes.

Obra Literaria

Poco después de su muerte se hizo una publicación de sus escritos bajo el nombre de Historia de un Alma, salió en 1898, al año de su muerte, y hoy día está considerado uno de las obras espirituales más famosas de este siglo. A la fecha se ha hecho traducción de la misma en más de 50 idiomas. Las personas que lo han leído dicen que se conmueven y son llevados a una vida de conversión. El libro no solo hace que conozcas la vida de Teresa sino también de la intensidad de su vida espiritual y de sus doctrinas, en cada manuscrito se ve que sabía perfectamente las Santas Escrituras, más de mil citas bíblicas, 400 de ellas del Antiguo Testamento y más de 600 del Nuevo Testamento.

Está compuestos de tres manuscritos que fueron escritos por ella misma por orden de su Superiora, que en ese entonces era su hermana Sor Inés de Jesús (Paulina) y por sus compañeras del monasterio. A la muerte de Teresa estos se comenzaron a editar para publicarlos en una sola obra, con la cual se inspiró a muchas personas a que se levantaran en su fe. Los manuscritos están compuesto de la siguiente manera:

  • El primer manuscrito lo catalogaron con la letra A y está dedicado a la Madre Inés en el año 1895. En el año 1894 la Priora del Carmelo le dice que escriba todo lo que ella recordaba de su infancia, ella se compró un cuaderno pequeño y en las noches después de los oficios de completas se ponía a escribir. No hace una descripción de su vida sino de su alma, ella llamaba a esta obra la  Historia de primavera de una pequeña flor blanca, en la lectura se logra comprender todo lo que ella había vivido, esta parte tiene seis cuadernos y se los entregó a la Priora el 20 de enero de 1896.
  • El segundo manuscrito con la letra B está compuesto por una serie de cartas que ella envió a su madrina que era su hermana María, quien también era también religiosa con el nombre de María del Sagrado Corazón. Esta parte del libro es el corazón de su autobiografía, ya que es parte de su doctrina espiritual. En el año 1986 ya Teresa sabia de su grave enfermedad, en los momentos de más silencio ella meditaba y escribía cartas que estaban dirigidas a Jesús, allí detalla las gracias que había recibido y como encontró su vocación de amor.
  • El tercer manuscrito lo escribe por las ordenes de la Superiora Madre María de Gonzaga, para dárselo a Sor Inés, su hermana que ya sabía que su hermana iba a morir, entonces quería que ella siguiera contando su vida, le dan una libreta negra pequeña y esta escribe allí todas las gracias que recibió en su vida, como descubrió su espíritu, como llego al Caminito, era el mes de junio de 1897, ya más enferma y con fiebre no puede escribir más con la pluma y entonces escribe con lápiz, ya a finales de agosto agotada por la enfermedad deja de escribir.

Otras obras

Ella escribió también cartas, más de 250, algunas de ellas a diferentes familiares, amistades y personas que conocía, pero la mayor parte de ella es cuando está en la vida religiosa y en donde explica muchas cosas de su espiritualidad. Están las cartas a su hermana Celina y las ayudas espirituales que escribía a sus hermanos los padres Roulland y Belliére. Las últimas cartas que escribe son después del 16 de julio de 1897, ya enferma y agonizante en donde se despide de todos.

Escribió 62 poemas entre los que se encuentran El Rocío Divino o la leche virginal que los dedicó a Sor Teresa de San Agustín en febrero de 1893, después escribió los de Vivir de amor, Mi canto de hoy, Arrojar flores, Mis armas, Mis deseos junto a Jesús escondido y muchas más en donde tiene expresiones que salían de lo más profundo de su corazón.

El Rocío Divino o la Leche Virginal

Envuelto en una luz de amor, en el regazo tibio de tu Madre, ¡Oh, mi dulce Jesús!, te presentas a mi vista lleno de amor. El amor es la razón misteriosa, que hizo alejarte de tu casa celestial para llevarte al destierro.

Permite que me pueda esconder debajo de tu velo, que a los ojos humanos te disfraza. Solamente al lado tuyo, ¡Oh, estrella de la mañana!, mi corazón prueba un poco el cielo.

Cuando nace la mañana en cada día, salen los rayos dorados del sol, y la pequeña flor comienza a abrir su cáliz, a la espera que de lo alto tu bálsamo precioso de la perla de la mañana, llena de misterio y de frescura, es aquella que produce la savia rica, para que la flor se abra con lentitud.

Jesús tu eres esa flor que se abre para que yo la mire cuando me despierto, Jesús tu eres la rosa encantada, el capullo lleno de frescura, con gracia y encarnado. Los brazos llenos de pureza de tu Madre amada, son tu cuna y tu trono de rey. El seno de María es tu dulce sol, y el rocío la leche virginal.

Amado y divino hermano, veo en tu rostro el futuro: ¡prontamente  dejaras a tu Madre por mí, ya que el amor te lleva a que sufras! Pero en la cruz ¡Oh, Flor aperturada! Puedo reconocer tu aroma de la mañana, así como las perlas de María: ¡tu sangre es la leche virginal!

Es ese rocío el que se oculta en el santuario, que incluso el ángel quiere beber del mismo, y darle en ofrenda a Dios una humilde plegaria, así como le dijo a san Juan “Helo aquí”. ¡Oh sí! Véanlo aquí el verbo en la Hostia, el sacerdote eterno, el cordero. El Hijo de Dios es de María, se ha convertido en el pan de los ángeles la leche virginal.

El serafín debe llenarse de gloria, de amor puro y de gozo, y yo siendo una niña pobre y débil, solamente puedo ver la copa sagrada, con la leche y la figura. Pero la leche es el bienestar de los niños.

Del corazón divino el amor no puede encontrar uno igual ¡Oh, amor tierno de un poder incalculable!¡Mi hostia blanca es la leche de la virgen!.

Dentro de los escritos también hay oraciones, en total son 21, en donde confirma su Consagración a Dios por la intercesión de la Virgen María y por los santos, en donde se mostraba llena de ardor por querer salvar la mayor cantidad de almas. Su oración más famosa es La Ofrenda como Holocausto al amor misericordioso, que se ha compartido ente millones de personas y la Oración para alcanzar la humildad. Una de ellas considerada como la más hermosa es la siguiente:

Nada te Turbe, nada te asuste, todo pasa, Dios nunca se muda.  La paciencia todo lo consigue, quien a Dios tiene, nada le puede faltar, solo Dios es suficiente.

Levanta tus pensamientos y que suban hasta el  cielo, por nada te angusties, que nada te turbe. Debes seguir a Jesucristo, con el pecho engrandecido, y pase lo que pase que nada te asuste.

¿Puedes ver la gloria del Mundo? Es una gloria vana que no tiene estabilidad porque todo pasa. Espera llegar al cielo, que siempre estará allí: lleno de muchas promesas ya que Dios nunca se va.

Amala como se merece, con mucha bondad, no hay una amor que se a fino, si no hay paciencia. La confianza y la fe viva, deben mantenerse en el alma, ya que todo aquel que cree y espera, todo lo puede alcanzar.

Si del infierno te vieras acosado, el burlara su furia, ya que quien a Dios tiene, nada le falta. Le llegaran desamparos, cruces pesadas y desgracias, si Dios es tu mejor tesoro, nada te falta. Vayan pues, bienes del mundo y dichas vanales, ya que aunque pierda todo en esta vida, solo Dios me basta.

Redactó 8 recreaciones piadosas en forma de obras de teatro, la primera de ellas en 1894 para hacer un festejo a su priora, escogió un poema de Juana de Arco, a quien consideraba como una hermana y que estaba pronta a ser beatificada, las Carmelitas la aplaudieron y vieron que ella tenía talento así que la motivaron a componer otras obras.

La llamaban la poeta de la comunidad, en su inspiración tomó en cuenta el Cantar de los Cantares y allí expresaba sus deseos y miedos, su amor a Jesús. Otra de sus recreaciones fue Juana de Arco cumpliendo su misión, una pieza dramática con seis personajes, ella hizo el papel de Juana de Arco y se tomó unas fotos para su hermana Celina, ya que la Priora le dejo mantener con ella su cámara, algo inusual en este convento para esa época, se conservan de 47 fotos de ella, 4 antes de ingresar al convento y las otras ya estando dentro, incluso hay algunas tomadas momentos después de su muerte.

Doctrina y Espiritualidad

Su doctrina se basó en una especie de pedagogía de que era la santidad basándose en su vida diaria. Sus enseñanzas es una manera de conseguir la santidad, esto incluía a los cristianos que dudaban de responden al llamado espiritual afirmando que solamente aquellos que se veían como niños pequeños pobre e indefensos eran los que necesitaban de Dios y eran los que tenían la dignidad de llegar al Reino de los Cielos.

Teresa estuvo marcada por una herencia jansenista, ya que pensaba que la santidad estaba solo reservada para las almas elegidas, aquellas que vivían momentos místicos o que hacían grandes obras, y a pesar que sus obras no eran grandes Teresa siempre pensaba que ella si llegaría a la santidad.  En la búsqueda de la misma termino afirmando que para conseguirla no debía hacer actos heroicos u obras grandes sino expresar su amor a Dios.

Para ella el amor se debía demostrar con hechos, y de esa manera se preguntaba qué podía hacer para demostrar su amor, ya que las grandes obras le eran imposibles, la única forma que encontró para hacerlo es a través de la manera en que se dispersaban las flores haciendo pequeños sacrificios con cada mirada, palabra y a través de pequeños actos.

El periodo de 1893 a 1894 ella comienza a examinarse internamente, y está confiada que mientras más pequeña es ante los ojos de Dios y lo invita a que haga su obra en ella,  así comenzaría su caminito o su pequeña vía para llegar a él. El año siguiente escribe que siempre mantenía la confianza en que llegaría a Santa, pero que eso no iba a depender de sus méritos, ya que no poseía ninguno, sino que espera que Dios en su Virtud la tomara en cuenta, ya que solamente Dios podía estar contento con los débiles esfuerzos que hacía, y solo él la podía levantar y llevarla a su lado cubriéndola con méritos infinitos para que fuera santa.

En sus obras ella menciona el caminito una sola vez y nunca hace referencia a esta como parte de su infancia espiritual, su hermana Paulina fue quien le pone este nombre para definir cuál era su enseñanza en cuanto a la humildad y el abandono de todo, como si fuera un niño en los brazos de Dios. Ella misma dijo que su hermana nunca le había puesto a esa parte de su obra el Caminito. En una carta que escribe al padre Adolfo Roulland le dice que su camino es solo de confianza y amor, y al Padre Belliére le escribe que ella a su manera iba a hacer más que él y que esperaba que Jesús algún día o llevara por el mismo camino que ella.

El punto esencial de su caminito era abandonarse a su espiritualidad y a su doctrina, el hecho de renunciar o abandonar no era llevar una vida de continuo sufrimiento y penitencias, sino tener la disposición en el corazón de haber renunciado a todo lo que le tiene atado al mundo, vanidades, preocupaciones y el orgullo que nos dice que debemos pensando en nosotros mismos para vivir y existir, cuando dejas todo y te entregas al padre que está en el cielo y solo vas a depender de su voluntad.

Es solo de esa manera como se consiguen los frutos del ejercicio de la humildad, tal como lo habían conseguido antes de ella San Francisco de Asís y este era la mejor manera de cumplir con lo que establecía el evangelio que aquel que quisiera seguir a Jesús debía negarse a sí mismo. Cuando Teresa leía los tratados espirituales en donde se encontraba la perfección con muchos obstáculos, ella con muchas ilusiones y como su mente se cansaba de manera rápida, entonces cerraba ese libro y leía las sagradas escrituras.

Allí encontraba la luz que necesitaba, en una sola palabra podía encontrar nuevos horizontes, en donde podía ver que la perfección era muy simple, y que solo reconociendo la nada y abandonarse, en ser como un niño pequeño, cargado en los brazos de Dios, lo conseguiría. Por eso dejaba las grandes obras y mentes, esos libros que no lograba entender y se regocija en ser pequeña porque sabe que así podrá disfrutar del cielo. En muchos pasajes ella dejó abierto el camino que su espiritualidad esa sentimental y que nunca llegó a madurar, pero aquellos que la defienden dicen que ella solo demostró un enfoque diferente para tener una vida espiritual que la gente más humilde pudiera entender y también aceptar.

Otro de sus puntos es la confianza en la misericordia de Dios y en su amor, cuando se confía y ama a Dios no hay que tener miedo, porque Dios es Padre y Jesús es su Hijo lleno de misericordia, y estaba segura que si Jesús alguna vez encontraba un alma más pequeña que la de ella, también la llenaría de muchas gracias aún más grandes, si esa persona se deja abandonar a la confianza entera de Dios y de su misericordia divina.

El mensaje de sus ideas queda expuesto en una carta del 17 de septiembre que estaba dirigida a su hermana, allí resume su idea y pensamiento más fuerte, lo que sería el motor de su vida: la confianza es la que nos lleva hasta el amor de Dios, este fue el tesoro teológico que encontró Teresa de Lisieux, la misericordia divina que la Santa Faustia Kowalska habría de recibir  en revelaciones de Jesús en el año 1931.

La misericordia es un elemento clave para su últimos meses de vida, en la llamada prueba de la noche de fe, se ve tentada ante muchos pensamientos de cómo entender de qué manera viven los pecadores, pero ella cree con firmeza que la misericordia infinita de Dios está en todas las personas que se entregan a él. Su hermana Paulina, le decía que esa confianza que tenía en Dios era lo que la había preservado de cometer pecado mortal y ella le llegó a responder que si hay confianza en Dios y en su misericordia, así tengamos muchos pecados estos serian como una gota de agua que cae en un horno encendido.

En la última carta enviada a al Padre Belliére en agosto de 1897, le dice que no puede tener miedo de Dios, cuando este se había hecho tan pequeño por ella, que ella lo amaba, ya que él solo era amor y misericordia. A través de la vida de Teresa se demostró con sus escritos y su vida, que la santidad está a la mano de todos, un tema que fue tratado en el Concilio Vaticano II.

Su camino espiritual fue llevado en solitario, su familia formó en ella la fe en Cristo, al igual que sus maestros en la escuela y las hermanas del Convento Carmelo, pero en si no hubo ningún sacerdote que le marcara de manera profunda, fue el Espíritu Santo el que la llevó a tener un camino autentico, en la búsqueda de la verdad, que solo encontró a través de la profundidad del amor en la Trinidad y el camino que los unía sin tener que preocuparse por aprender de una manera didáctica. Ella aprendió de la vida, de lo que sucedía a diario y de lo que leía de la palabra de Dios.

Sus aportes a la nueva espiritualidad del siglo XX y del XXI es el regreso al Evangelio de una manera más pura y determinante, haciéndose niños para entrar al Reino de los Cielos.  Teresa no contaba con un libro completo del Antiguo Testamento pero aprendió a meditar en la palabra de Dios, sin tener una iniciación, sin haber tenido una cultura en leer la Biblia, y pudo hacer citas espectaculares de la misma en todos sus escritos.

Devoción a Teresa de Lisieux

A través de los años, sus fieles y devotos, creyentes o no han crecido en millones, muchos de ellos atraídos por sus testimonios, un testimonio que dejó de sus cortos 24 años de vida. La devoción que despertó en todo el mundo se refleja en las grandes peregrinaciones que hacen a su ciudad, es la segunda más visitada después del Santuario de Lourdes.

Siempre visitan la granja de Buissonnets, el convento Carmelo en donde están muchas de sus reliquias, la Basílica en su honor y el cementerio en donde estaban sus restos por 26 años después de su muerte. Sus devotos más conocidos fueron: Édith Piaf, Santo  Padre Pío de Pietrelcina, El Papa Juan Pablo II, Josemaría Escrivá de Balaguer, Teresa de Calcuta (la cual adopta el nombre de Teresa después de leer su libro Historia de un alma).

Reliquias de Santa Teresita del Niño Jesús

Las reliquias de Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz son una manera de como Dios muestra su gloria a través de señales de cosas de las personas que en vida le sirvieron y lograron ser santos a través de su gracia. La veneración de reliquias nos lleva a estar más cerca de aquellas personas que le sirvieron y le amaron con fidelidad, y que nos deja ver el testimonio de ver un cuerpo lleno de gloria.

Cuando se habla de reliquias se habla no solo de las cosas que la persona tenía, ropa, libros, objeto, sangre sino también de su propio cuerpo. Dios también hace milagros a través de las reliquias de los santos, en Marcos 5, 27:29 se dice que una mujer que sufría de una hemorragia constante, cuando toca el manto de Jesús logra curarse, no solo por el manto sino por la persona que lo usa y también por la fe que tenía en Jesús.

Santa Teresita del Niño Jesús murió por tuberculosis el 30 de septiembre de 1897 con la promesa de que iba a vivir más allá de su muerte, ya que había trabajado en la salvación de las almas, trabajo que seguiría haciendo desde el cielo. El día de su muerte coincidió con el día en que fue bautizado Giovanni Battista Montini, quien posteriormente sería el Papa Pablo VI, quien en su pontificado tuvo una fuerte devoción por la santa y a quien dedicó su vocación.

El 6 de septiembre de 1910 comienza la historia de las reliquias de la Santa, cuando exhuman su cuerpo por primera vez en el Cementerio de Lisieux para ser llevados a otro lugar. Una segunda exhumación se hace el día 17 de agosto de 1917, en ella se encuentran presentes dos médicos para hacer la identificación de los huesos y hacer el respectivo informe que sería llevado para el proceso de la beatificación de la Santa, es entonces cuando sus huesos son colocados en una caja de madera de roble tallada a mano, en cuyo interior estaría un ataúd de palo de rosa previamente forrado en plomo.

Los restos fueron llevados el 26 de marzo de 1923, a los cuales ya se les consideraban reliquias oficiales y en medio de una gran pompa se llevan a la Capilla del Concento Carmelo de Lisieux.  Para cuando se celebra la beatificación, el relicario se lleva en una procesión por muchos prelados y más de 38 mil sacerdotes y decenas de miles de personas hasta Roma.

Para el primer centenario del fallecimiento de la santa en octubre de 1997, se le nombra doctora de la Iglesia Católica, cinco años antes en 1992 se estaban haciendo los preparativos para este acontecimiento y toman la decisión  de llevar las reliquias de la Santa por el mundo, así que desde 1994 sale de viaje. En los lugares donde llegaban se tomaban testimonios de las bendiciones que ocurrían y se van archivando las mismas.

Brasil le dona a las reliquias un nuevo relicario en donde se colocan las mismas este estaba tallado en madera de primera y con un hermoso diseño, su relicario original estaría en Lisieux hasta que llegaran nuevamente a su destino al finalizar su viaje por su centenario. En las reliquias faltan dos huesos que son parte de su brazo derecho con el que escribió toda la Historia de un Alma, los cuales quedaron en la Basílica de Lisieux en el relicario que donó el Papa Pio XI, y en donde han estado todos estos años.

Las imágenes que se pueden ver en internet sobre un cuerpo incorrupto de Santa Teresita, es solamente una imagen a cuerpo entero en donde se asemeja como estaba ella en su lecho de muerte, estas son hechas en cera y otros materiales, pero hay que destacar que su cuerpo no está incorrupto.

Las reliquias de Santa Teresita en Venezuela

Las reliquias fueron traídas a Venezuela, llegando al Aeropuerto Simón Bolívar, de Maiquetía, para luego ser subidos a la capital Caracas, el 28 de octubre del año 2013, y se quedarían hasta enero del siguiente año, el porqué estarían tanto tiempo en Venezuela, es porque en esa fecha se iba a hacer en Venezuela la Convención Latinoamericana de Misioneros desde el 26 de noviembre al 1 de diciembre, en la cual se esperaba la llegada de más de 3500 misioneros de todo el continente.

El día 31 de octubre fueron llevadas al Monasterio de las Carmelitas descalzas, en Los Chorros, Caracas. La iglesia tenía un agradable aroma a rosas que impregnaba todo el lugar, había rosas en todo el sitio bien dispuestas, pero entre todas no debían alcanzar el nivel del aroma tan exquisito de las mismas. Al estar en el sitio la mayoría de las personas manifestaban que la santa se sentía viva mientras se hacia la misa, en donde el mensaje principal estaba basado en el amor.

Una vez que terminaba la misa dejaban que las personas se acercaran al relicario en donde estaban los huesos mortales de la Santa, pero las personas no piensan al ver el relicario que allí hay huesos sino que ella está en cuerpo transfigurado y lleno de gloria, que se encuentra viviendo al lado de Dios.

Santa Teresita del Niño Jesús en Cine y Televisión

Su vida ha sido llevada al cine y la televisión en muchas producciones francesas, estadounidenses y españolas, desde el año 1929 cuando sale la primera película llamada La vie miraculeses de Therese Martin, hasta la última del año 2004 The Story of Saint Therese of Lisieux. Tiene una serie animada para niños llamada Santa Teresita del Niño Jesús, del canal Familia Católica en España.

Oraciones a Santa Teresita del Niño Jesús

A Santa Teresita del Niño Jesús la nombraron la patrona de los floristas, jardineros, aviadores y es la patrona Universal de las misiones, también la llaman la Doctora del Amor y a ella la invocan para pedir la curación de enfermedades como el SIDA, pero hacer las misas requiere que la persona tenga mucha fe. Ella misma escribió que el poder de la oración era muy grande si se tenía fe, que a través de ella se podía ser como la reina que en cualquier instante puede acceder al Rey y conseguir todo lo que quiera.

Oración  por los Sacerdotes

Esta oración es para pedirle a Santa Teresita del Niño Jesús, para exponer su oración a todos los sacerdotes para que no sufran de las tentaciones, ella vio de primera mano en su viaje de peregrinación a Roma junto a su padre como los sacerdotes se estaban desviando del camino de Dios, y por eso su vida la dedico en oración a todos los sacerdotes, sobre todo los que estaban en las misiones.

¡Oh Jesús!, hoy te pido por todos tus fieles y seguidores sacerdotes, aquellos que son tibios e infieles, los que se encuentran trabajando cerca o muy lejos en grandes misiones. Aquellos que sufren de muchas tentaciones.

Te pido por los sacerdotes que se siente solos y desolados, por aquellos que son muy jóvenes o que son muy ancianos, por los que se encuentran enfermos o agonizando debido a su enfermedad y por aquellos que se encuentran en el purgatorio.

Ante todo te encomiendo a aquellos sacerdotes que más quiero, aquel que me bautizó, a los que me absolvieron de mis pecados, a los que estuve presente en sus misas, a aquellos que me dieron el cuerpo y sangre de Cristo en la Santa y sagrada comunión, a aquellos que me asistieron en alguna instrucción o enseñanza, los que me aconsejaron y dijeron que siguiera adelante, a todos aquellos sacerdotes a quienes estoy unida y con los cuales tengo una deuda de Gracia.

¡Te pido Oh Jesús! Que los guardes a todos en tu corazón y les puedas conceder abundantes bendiciones a través del tiempo en su misión en esta Tierra y en la eternidad. Amén.

Oración a la Virgen María

Esta oración es para la Virgen María en su papel de madre de todos, Santa Teresita supo entender muchos antes que otros que la Virgen era la Madre universal, la que estaba con nosotros en todo momento, tiempo y lugar.

Para que una hija pueda amar a su madre, debe ser necesario que ella pueda llorar a su lado, que pueda compartir sus penas y dolores.

¡Oh mi dulce Reina Mia! Por cuantas amargas lágrimas debiste llorar en el destierro para que ganarás mi corazón.

¡Oh mi Reina! En este momento en que medito en tu vida, de la manera en que te describen en el Evangelio, hoy tomo el atrevimiento de mirarte y de estar cerca de ti, no me cuesta tener conocimiento que yo soy tu hija, y veo que cuando pierdes vida, estas sufriendo como yo lo hago.

Oración para Pedir Favores

Esta Oración es para pedirle cualquier tipo de favor a Santa Teresita, se hace en cualquier momento y ocasión, la razón de la misma es pedirle con fe lo que necesitas.

¡Santa Teresita! Hoy vengo a tus plantas, con la confianza de pedirte un favor. Esta cruz que me ha dado la vida me está pesando demasiado y no hallo más que espinas entre los brazos de la misma.

¡Flores de Jesucristo! Envía hasta mi alma un aguacero de flores llenos de bendiciones y virtudes, para que así yo pueda subir hasta el Calvario de esta vida solo por el aroma de tu perfume.

Envíame desde el cielo una sonrisa en tus labios y de tus ojos una hermosa mirada, que puede valer más que las caricias de todas las felicidades que están encerradas en el mundo.

¡Dios Mío! Que se a través de la intercesión de Santa Teresita del Niño Jesús, la que me de las energías necesarias para seguir cumpliendo con mis tareas y dame la bendición del favor que en esta plegaria te pido. Amén.

¡Santa Teresita! Hoy vengo a tus plantas, con la confianza de pedirte un favor. Esta cruz que me ha dado la vida me está pesando demasiado y no hallo más que espinas entre los brazos de la misma.

¡Flores de Jesucristo! Envía hasta mi alma un aguacero de flores llenos de bendiciones y virtudes, para que así yo pueda subir hasta el Calvario de esta vida solo por el aroma de tu perfume.

Envíame desde el cielo una sonrisa en tus labios y de tus ojos una hermosa mirada, que puede valer más que las caricias de todas las felicidades que están encerradas en el mundo.

¡Dios Mío! Que se a través de la intercesión de Santa Teresita del Niño Jesús, la que me de las energías necesarias para seguir cumpliendo con mis tareas y dame la bendición del favor que en esta plegaria te pido. Amén.

Plegaria a Santa Teresita del Niño Jesús

Una plegaria es una súplica que se hace a un santo en particular para obtener de este un favor, esta se hace a través de la humildad y del amor, cuando la hagas debes estar en un sitio sencillo en donde puedas concentrarte, y rogarle a santa Teresita que te ayude y te escuche.

¡Oh, Santa Teresita del Niño Jesús, que bienaventurada eres! Ya que prometiste que una lluvia de rosas caería del cielo, hoy te pido que dirijas tu mirada a mi persona, veme con tus ojos llenos de misericordia y escucha mis plegarias en estos momentos de necesidad.

Tu poder es muy grande ya que el mismo Dios te ha hecho grande entre todos los santos del cielo, hoy te pido mi amable benefactora que me puedas alcanzar una gracia de Dios, siempre que esta sea para su honra y para la salvación de mi alma.

Te suplico de manera especial que me hagas parte de las rosas que prometiste y que puedas apartar de mi corazón todo lo que se vanidad y placer, que hayan terminado en mi vida y que me puedas enseñar a amar a Jesús de la misma manera en que tú lo amaste.

Así como también amar a María, con un amor que sea de verdad y sincero, y que en un momento determinado pueda estar a tu lado y gozar de la vida eterna y de las bienaventuranzas, Así sea.

Novena a Santa Teresita del Niño Jesús

Esta novena la puedes hacer a Santa Teresita para pedirle por lo que más deseas, para una sanación tuya o de otra persona, para conseguir algo, siempre debes hacerla de la misma manera en que ella vivió con humildad y sencillez, ya que allí es donde se encuentra el amor y la misericordia de Dios, haciendo pequeñas cosas para agradarle y conseguir nuestra propia salvación y santidad. Recuerda que antes de comenzar debes hacer la Señal de la Cruz

Oración inicial

Esta oración debe hacerse cada día de la novena al inicio, para pedirle que nos de la protección del cielo para hacer el inicio de la novena.

¡Oh Santa Teresita del Niño Jesús, el mejor modelo de la humildad, de la confianza y del amor!  Desde lo más alto del cielo haces deshojar sobre todos nosotros los pétalos de las rosas que llevas en tus brazos. La de la humildad para que nuestro orgullo se rinda y podamos aceptar la palabra del evangelio. Los pétalos de la rosa de la confianza para que no dejemos en abandono la voluntad de Dios y podamos descansar en su misericordia.

Los pétalos de la rosa del amor para que se abran nuestras almas sin ninguna medida para recibir la Gracia y podamos realizar el fin que Dios nos ha destinado ya que somos su creación a imagen y semejanza, para que podamos amarle y hacer que nos ame. Tú que estas en el cielo, realizando una buena labor para la tierra, te pido me ayudes en esta gran necesidad y me concedas de Dios nuestro Señor lo que te pido, para que sea de la gloria de Dios y para el bien de mi alma. Así sea.

Oración para cada día

La oración de la novena es la misma para todos los días y en ella nombramos a Santa Teresita del Niño Jesús como la flor de Jesús, la flor que supo llenarlo de amor para que ella también recibiera amor.

¡Florecita de Jesús! Que por aquel volcán lleno de amor que lleno tu santo corazón, y que con sus divinas llamas fueron el primer y dulce martirio que se llevó toda tu vida, la cual estaba llena de ganas de ese amor, te pido Santa Teresita que mi corazón sea entregado solamente a Dios y junto con él todas mis esperanzas y mis sueños, para que estos sean transformados y pueda resucitar y alabarme. Amén.

Rece tres Ave María y pida en cada una de ellas la gracia o favor que desea recibir.

Oración final

La Oración final es para hacer el cierre de la novena su finalidad es agradecer que ella Santa nos haya escuchado y que ella lleve nuestra petición a Dios, para que sea escuchada y así podamos tener una respuesta.

¡Oh Santa Teresita, Santa sin igual! Te pedimos nos enseñes el camino de Jesús de tu infancia espiritual.

¡Gloriosa Santita de mi corazón! Hoy espero con confianza que me alcances de Dios esta gracia especial que te pido a través de esta novena. Hago mi promesa de imitar, con todas mis energías, tus actos heroicos y ser parte de tus páginas de tu vida para poder encontrar el gozo de Dios a tu lado y en compañía de todos los santos.

Mientras quiero que tu cual flor de Jesús, sigas deshojando tus flores en la tierra para que sean mis caricias a los pies del amor de los amores y así poder cantar, tus hermosas armonías que escribiste:

“Por solo tus amores, Jesús amado bien, en ti esta mi vida, mi gloria y lo que viene, ya como para el mundo soy una flor marchitada, no me queda más anhelo que amarte y morir…” Amén.

Frases de Santa Teresita del Niño Jesús

De sus obras podemos sacar muchas frases, pensamientos y meditaciones que son muy hermosas y nos muestran el amor tan grande que ella sentía hacia Dios y Jesús, la mayoría de ellos son de su obra Historia de un Alma, de sus poesías y otras obras.

Voy a pasar mi cielo haciendo obras buenas en la tierra

Después que muera haré que caiga una lluvia de rosas

Yo no voy a morir, voy a entrar en la vida

La vida es solo un momento entre dos eternidades

Entendí que sin el amor las obras no son nada, así estas sean muy brillantes

El amor todo lo puede: hace que las cosas más imposibles se puedan hacer de una manera fácil. Jesús no ve las obras grandes, ni lo difíciles que sean, sino el amor con que se hacen.

No se dé ningún medio para llegar a ser perfectos

que no sea con el amor

Lo que me lleva a ir al cielo es pensar que puedo encender en amor de Dios a muchas almas que le darán alabanza eterna.

Para mí la oración es una manera de impulsar el corazón, una mirada simple que mira al cielo, un grito para agradecer y amar en un instante de sufrimiento como una manera de estar alegre. En una palabra es solo algo grande y sobrenatural que hace que mi alma se dilate y pueda estar unida a Jesús.

De la misma manera como el sol ilumina los cedros y de la misma manera alumbra a cada flor como si ella sola estuviera en la tierra, de esa misma manera Dios Nuestro Señor se hace cargo de cada alma, como si no existieran otras.

Si este tema le ha parecido interesante le invitamos a que conozca también los siguientes:

San Antonio Abad

Famosos Santos y Santas

Santo Niño de Atocha


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.