A lo largo de este artículo descubrirás la vida y obra del personaje bíblico conocido como: San Pablo de Tarso. Un hombre que luego de ser perseguidor de cristianos, llegó a ser el más ferviente predicador del evangelio del Señor Jesús.

san-pablo-de-tarso-2

San Pablo de Tarso

San Pablo de Tarso o Saulo de Tarso fue un hombre perteneciente a la secta judía conocida como los fariseos. Los seguidores de esta doctrina judaica de los fariseos fueron acérrimos perseguidores de Jesús de Nazaret en su tiempo de habitar en la tierra.

Saulo de Tarso se formó en la doctrina fariseica y en los tiempos de su juventud se involucró en las primeras persecuciones judías a los cristianos.

Si te pareció interesante este post, te invitamos a conocer más sobre este tema aquí Persecuciones cristianas: historia de terror y dolor.

Donde te podrás enterar de cómo fueron las Persecuciones cristianas, no solo de las que sufrió la iglesia primitiva en los tiempos del imperio romano. Sino que también conocerás las que sufrió en los tiempos modernos, y las que aún padece en la actualidad el pueblo cristiano.

La labor persecutoria de Saulo de Tarso contra los cristianos llegó a su fin una vez que se le aparece Jesús resucitado, cuando iba camino de Damasco. Luego de este encuentro cara a cara de Saulo con Jesús, desde allí se produce su conversión al cristianismo adoptando el nombre dado por el Señor de San Pablo de Tarso.

Naciendo de nuevo después de la experiencia vivida en la presencia de Jesús, el nuevo hombre Pablo de Tarso paso a ser el más ferviente promotor y promulgador de la fe cristiana. Una fe que se encargó de difundir no solo en Jerusalén sino en territorios más allá de ella, mediante la realización de viajes misioneros.

Con estos viajes misioneros Pablo de Tarso logró la conversión de gran cantidad de personas gentiles al cristianismo. Este hombre además fue el autor de enseñanzas fundamentales de la doctrina cristiana.

Enseñanzas que quedaron plasmadas para la posteridad en 14 cartas apostólicas contenidas en el Nuevo Testamento de la Biblia.

Biografía de San Pablo de Tarso

San Pablo de Tarso su nombre de nacimiento era Saulo de origen hebreo y como dice el epíteto dado a su nombre, nació en Tarso principal ciudad de la provincia romana de Cilicia, actualmente Turquía. El nacimiento de Saulo se cree probablemente fue entre el año 5 y 10 de Cristo.

La información de este posible periodo de nacimiento algunos historiadores la extraen de la carta que escribe Pablo estando preso en Éfeso a Filemón:

​Filemón 9 (NVI) prefiero rogártelo en nombre del amor. Yo, Pablo, ya anciano y ahora, además, prisionero de Cristo Jesús,

La fecha de escritura de esta carta se estima fue a mediados de la década de los 50 d.C. en Éfeso, o iniciando la de los 60 en Cesárea o Roma.

Para esos tiempos una persona se consideraba anciana al alcanzar los 50 o 60 años de edad, de aquí se desprende que San Pablo de Tarso haya nacido en los primeros años del primer siglo, de manera que fue contemporáneo con el Señor Jesús.

El evangelista Lucas en el libro de los hechos, también confirma la procedencia u origen de Pablo. Una información que tiene crédito para ser considerada como verdadera:

Hechos 9:11 (NVI): -Anda, ve a la casa de Judas, en la calle llamada Derecha, y pregunta por un tal Saulo de Tarso. Está orando-.

Además corrobora que el griego era la lengua materna de Pablo, producto de la información que aporta el mapa de palestina cuando Jesús, sobre la diáspora judía a tierras helenísticas y romanas.

Conoce más aquí sobre el mapa de Palestina en tiempos de Jesús, en donde aprenderás su organización política, las doctrinas teologales existentes, los grupos sociales, etc.

Tarso daba la ciudadanía romana por nacimiento, por tanto Pablo fue ciudadano romano a pesar de ser hijo de judíos.

Familia, cultura y educación

San Pablo de Tarso originalmente Saulo nació dentro de una familia judía de artesanos prósperos, cuyo padre pertenecía a la secta o grupo selecto de los fariseos. De manera que Pablo contaba con una cultura hebraica y fariseica por descendencia generacional, pero por su lugar de nacimiento su identidad como ciudadano era romana.

Una vez culminados sus estudios básicos primarios en Tarso, sobre la cultura hebraica Saulo es enviado por su padre a Jerusalén para avanzar en estudios superiores con los mejores eruditos de la Ley judaica. Ya en Jerusalén Saulo pasa a ser discípulo del rabino Gamaliel, quien era nieto de Hillel precursor de una de las dos principales escuelas de la doctrina fariseica la casa de Beit Hillel.

De esta forma Saulo obtiene una consolidada formación académica, específicamente en lo que se refiere a teología, filosofía, legalismo y economía. Además de instruirse en otras lenguas además del griego materno, como el latín, hebreo y el arameo antiguo.

Saulo de Tarso perseguidor de cristianos

Aunque Saulo por la fecha de su nacimiento se considera fue contemporáneo con Jesús; los historiadores creen que este no habitaba en Jerusalén cuando la crucifixión del Señor, aproximadamente para el año 30 del primer siglo. No obstante en consonancia con la formación extremadamente rígida sobre la doctrina fariseica que había recibido Saulo, hizo que fuera un líder perseguidor de los primeros cristianos que surgieron tras la crucifixión de Cristo Jesús.

Para esos tiempos la naciente comunidad cristiana era considerada por los judíos como una secta herética, con una doctrina discordante a la enseñanza judaica. Con la inflexibilidad ortodoxa que poseía Saulo lo hizo estar presente en la ejecución del primer mártir cristiano conocido como Esteban.

Ejecución que se llevó a cabo en Jerusalén en el año 36 después de Cristo, según el libro de Hechos de los apóstoles, revela la presencia y la actuación de Saulo en la muerte del mártir Esteban:

Hechos 7:58 (NVI): lo sacaron a empellones fuera de la ciudad y comenzaron a apedrearlo. Los acusadores le encargaron sus mantos a un joven llamado Saulo.

Hechos 8: 1 (NVI): Y Saulo estaba allí, aprobando la muerte de Esteban.

Hechos 8:2-3 (NVI): Unos hombres piadosos sepultaron a Esteban e hicieron gran duelo por él. 3 Saulo, por su parte, causaba estragos en la iglesia: entrando de casa en casa, arrastraba a hombres y mujeres y los metía en la cárcel.

La conversión de Saulo de Tarso

La conversión de Saulo de Tarso al cristianismo es narrada en el capítulo 9 del libro de los hechos a los apóstoles. Este proceso se inicia cuando Saulo va y se presenta ante el sumo sacerdote, para que le otorgara cartas oficiales de extradición dirigidas a las sinagogas de Damasco.

El objetivo de Saulo era buscar, apresar y llevar hasta Jerusalén para ser enjuiciados, a todos los que decían seguir la doctrina del Camino, como se conocía a la primitiva iglesia cristiana, sin importar si eran hombres o mujeres. El consejo del sanedrín de Israel aprobaron la misión solicitada por Saulo, y este se dirige a Damasco.

No obstante, en la vía hacia Damasco Saulo experimenta la revelación maravillosa del poder divino presenciando a Jesús resucitado. Presencia que se manifiesta de forma de una misteriosa luz, de tal intensidad que lo ciega y lo hace postrarse a tierra; de acuerdo al libro de Hechos y de varios de los escritos de Pablo en sus cartas, fue Jesucristo resucitado el que se le apareció.

El Señor Jesús reprendió a Pablo por su conducta diciéndole ¿Saulo por qué me persigues?, además Saulo recibe el llamado de convertirse en un servidor del Señor como apóstol de los gentiles, el pueblo no judío para predicar entre ellos su mensaje de salvación.

Posterior a esta experiencia divina, ya convertido a San Pablo de Tarso, se pone en contacto con las comunidades cristianas de la región. Luego pasa un tiempo en claustro en el desierto, donde profundiza y afirma el fundamento de su nueva fe adoptada.

Pablo nuevamente en Damasco es seriamente perseguido ahora por sus antiguos compañeros fanáticos judíos. Esto hace que tenga que abandonar de forma clandestina la ciudad en el año 39 después de Cristo.

San Pablo de Tarso el apóstol de los gentiles

Tras abandonar en la clandestinidad la ciudad de Damasco, Pablo se dirige a Jerusalén y contacta a Pedro y al resto de los apóstoles de Jesús. Al principio esta relación no fue muy fácil por su anterior conducta de perseguir a los cristianos en la ciudad Santa.

Uno de los diáconos de nombre Bernabé por conocerlo o quizás por ser su pariente, le sirve como fiador a Pablo de Tarso ante la comunidad cristiana de Jerusalén; posteriormente el apóstol se regresa a su ciudad natal y se dedica a predicar el mensaje de Jesús hasta el año 43 después de Cristo, cuando viene a él Bernabé. La intención de Bernabé de buscar a Pablo en Tarso era porque habían sido designados para ir hasta Antioquía en ese tiempo de Siria.

Antioquía era una moderna y próspera ciudad en donde estaban surgiendo gran cantidad de seguidores del mensaje de Jesús, los cuales eran gentiles o no judíos. En esta ciudad fue que se le dio por primera vez el calificativo de cristianos a los seguidores de Cristo Jesús.

La misión de Pablo y Bernabé era la de asistir y ayudar a la comunidad de cristianos de Antioquía con el apoyo de las de Jerusalén. Las predicaciones de San Pablo de Tarso que hacía asistiendo sucesivamente en las diferentes sinagogas judías; no tuvo una buena acogida y casi siempre terminaba en un completo fracaso.

Al principio fueron muy poco los hebreos que lograron abrazar la fe cristiana desde las predicaciones de San Pablo de Tarso. Mientras que sus enseñanzas fueron mucho más eficaz entre el pueblo gentil, así como del pueblo indiferente que nada sabía de la religión judaica.

Viajes misioneros

San Pablo de Tarso junto a Bernabé se dispuso a iniciar desde Antioquía tres viajes misioneros por Asia Menor y otras regiones del territorio de Palestina. Estos viajes misioneros recorrieron ciudades que se describen a continuación:

Primer viaje

Este viaje llevo en el año 46 después de Cristo a Pablo y a Bernabé hasta Chipre, posteriormente a varias ciudades de Asia Menor. El nuevo seudónimo adoptado por el apóstol el cual era su segundo nombre de origen latino Pablo o Paulus, por tener su connotación romana, le permitió un mejor desarrollo de su misión en el pueblo gentil.

La misión de Pablo, permitió que el mensaje de Jesús saliera del entorno judaico, palestino, para convertirse así en un mensaje universal. En este primer viaje se crearon también comunidades cristianas o iglesias en Perge, Antioquía de Pisidia, Listra, Iconio y Derbe de Licaonia.

Uno de los éxitos de esta labor evangelizadora del apóstol Pablo fue permitir la imposición de la opinión de que los gentiles cristianos, tenían que tener la misma deferencia que los judíos. Por cuanto Pablo exponía que la redención a través de la gracia de Cristo representaba el definitivo ocaso de la Ley mosaica y eximió a los gentiles de la obligación de cumplir con varias prácticas judaicas.

Segundo viaje

Realizado entre los años 50 y 53 después de Cristo, se visitaron las iglesias cristianas de Anatolia, recorrieron parte de Galacia, así como algunas ciudades del Asia proconsular. Posteriormente se dirigieron a Macedonia y Acaya, la evangelización se hizo específicamente en ciudades como Filippo, Tesalónica, Berea y Corinto.

De igual forma Atenas fue visitada por San Pablo de Tarso en este viaje, donde emitió allí el célebre discurso del Areópago, combatiendo la filosofía estoica. Pablo estando en Corinto, inició posiblemente su labor de escritor, escribiendo la primera y segunda Epístola a los tesalonicenses.

Tercer viaje

Viaje realizado entre los años 53 y 58 después de Cristo, visitando a las comunidades en Asia Menor. Posteriormente prosiguió por Macedonia y Acaya, siendo escogida la ciudad de Éfeso como el centro de este viaje y en la cual Pablo permaneció por unos tres años.

Pablo desde Éfeso escribió la primera carta a los corintios, en la que se manifiesta claramente las dificultades encontradas por la fe cristiana dentro de un entorno libertino y frívolo como era el de esa ciudad; algunos historiadores le atribuyen a la ciudad de Éfeso como el lugar donde escribió Pablo la epístola a los gálatas y la dirigida a los filipenses. En este viaje y estando poco después en Macedonia, el apóstol escribe la segunda carta a los corintios.

Posteriormente estando en Corinto el apóstol envía la relevante epístola doctrinaria a los romanos. En esta carta Pablo hace énfasis y toca a fondo el tema de la relación entre la fe y las obras respecto a la salvación, preparando a las comunidades cristianas ante una próxima visita a Roma.

Últimos años

Pablo al dirigirse a Jerusalén para hacer entrega de una generosa colecta para la humilde comunidad cristiana de esa ciudad, es tomado como prisionero. En Jerusalén el apóstol pasa dos años bajo custodia militar romana.

Posteriormente deciden enviarlo fuertemente custodiado en un navío con destino a Roma, con el objetivo que las cortes del emperador Nerón decidirían juicio sobre Pablo. El viaje marítimo fue marcado por episodios importantes como el naufragio y la salvación milagrosa.

Esta salvación milagrosa de la tripulación del navío le dio prestigio al apóstol ante sus custodios. Entre los años 61 al 63 San Pablo de Tarso habito en Roma, un tiempo en prisión y otro en cárcel por casa con una libertad condicional y custodia particular. En este cautiverio romano, Pablo escribió la carta a los Efesios, a los Colosenses y la de Filemón.

Los tribunales ponen en libertad al apóstol por no considerar sólidas las acusaciones contra él. Pablo reinicia su ministerio y evangeliza por Creta, Iliria y Acaya; algunos afirman que pudo estar también en España.

De esta fecha datan la primera carta a Timoteo y la dirigida a Tito, en estas misivas se observa una profunda actividad organizadora de la Iglesia, por parte del apóstol Pablo.

Muerte de San Pablo de Tarso

Pablo fue apresado nuevamente en el año 66, al ser denunciado por un falso hermano de la fe cristiana. Preso en Roma escribe la más enternecedora de sus cartas, la segunda Epístola a Timoteo.

Donde el apóstol le expresa a Timoteo su único deseo el de sufrir por Cristo y dar su vida por la Iglesia. Encarcelado el apóstol se sintió humanamente abandonado por todos, luego condenado a muerte; según correspondía a un ciudadano romano, decapitado con la espada, probablemente en el año 67 después de Cristo.

Pensamiento de San Pablo de Tarso

El pensamiento de San Pablo de Tarso quedó asentado en sus cartas, donde estableció el fundamento doctrinal y teológico del cristianismo. Pero su realmente meritoria labor fue el haber sido intérprete e precursor del mensaje del Señor Jesús.

A San Pablo de Tarso se le atribuye la oportuna y clara separación entre el cristianismo y el judaísmo. En su obra evangelizadora, Pablo difundió su pensamiento teológico del cristianismo, cuyo punto focal era la universalidad de la redención y el nuevo pacto bajo la gracia establecida por Cristo, que superaba la antigua ley mosaica.

Continua con nosotros leyendo Donde nació Jesús de Nazaret: Vida, milagros y mucho más, para conocer a fondo la vida del hijo de Dios.

san-pablo-de-tarso-3

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here