Causas de la Rinotraqueitis Felina, Síntomas y Más

La Rinotraqueitis Felina es un padecimiento respiratorio que sufren los gatos, el cual es de origen viral y se localiza principalmente en las vías aéreas superiores. Se contagia con mucha facilidad ya que se puede transmitir con un simple estornudo. Pese a que no tiene cura, si se trata de forma apropiada al minino usualmente tiene un pronóstico benigno.

Rinotraqueitis felina

La Rinotraqueitis Felina

La enfermedad viral de las vías aéreas superiores de los gatos se conoce mejor por el nombre de rinotraqueitis felina, la cual es producida usualmente por el herpesvirus y/o el calicivirus de los felinos. El padecimiento  puede ser transmitido mediante el contacto directo entre los mininos, y pese a que tiene un pronóstico benigno, se ha sabido de algunos casos mortales o que han dejado consecuencias permanentes.

¿Qué es la Rinotraqueitis Felina?

Cuando es provocado por el herpesvirus, su duplicación ocurre en las membranas nasales, traqueales y conjuntivales. Para el caso del calicivirus, sumado a las ubicaciones anteriores, igualmente puede duplicarse  en el pulmón o en la mucosa oral, lo que justifica las diferencias en los síntomas que se manifiestan. 

A esta dolencia respiratoria igualmente se le refiere como gripe felina y puede surgir a cualquier edad. No obstante, afecta más comúnmente a los individuos más jóvenes o a los más viejos, que pueden padecer complicaciones severas. Tanto el herpesvirus como el calicivirus pueden propagarse con rapidez en las colonias de gatos, de las cuales son muy difíciles de eliminar. Por ello la rinotraqueitis felina es muy temida en los albergues, criaderos y refugios para gatos.

Estado Latente

Sumado a la sintomatología aguda, la rinotraqueitis felina es un padecimiento que puede resultar crónico, y que para el caso del Herpesvirus el animal queda en un estado de latencia crónica, que provoca que en condiciones de estrés, enfermedad, cirugía o dosificación de glucocorticoides, los virus se dupliquen de nuevo y, por ende, se liberen al exterior, regularmente con síntomas clínicos leves.

Particularmente en el caso del calicivirus, éste es desechado de forma continua por vía orofaríngea sin presencia de síntomas clínicos en numerosos casos, generando la infección de otros gatos.

Rinotraqueitis felina

¿Cómo se Contagia?

Los virus de esta afección se transmiten con suma facilidad mediante pequeñas gotas que el felino esparce al estornudar. Igualmente el contagio se puede producir por medio de las lágrimas y los mocos nasales. Sumado a ello, la ropa de una persona o cualquier cosa en la que el gato afectado haya restregado su cara son un potencial foco de contagio. De esta manera el gato permanece como portador de por vida y, adicionalmente al contagio de sus semejantes, puede padecer reactivaciones de la enfermedad aunque no a un nivel grave.

Sintomatología

La rinotraqueitis felina puede manifestarse a cualquier edad pero generalmente suele aquejar con más frecuencia a los mininos más jóvenes. El herpesvirus ocasiona síntomas que duran de 2 a 4 semanas entretanto que los del  calicivirus permanecen de 1 a 2 semanas. Entre las manifestaciones más usuales de rinotraqueitis felina destacan:

  • Estornudos
  • Lagrimeo
  • Fiebre
  • Mucosidad nasal
  • Conjuntivitis
  • Blefaroespasmo
  • Hipersalivación
  • Tos
  • Pérdida del apetito
  • Apatía

La infección por herpesvirus pueden producir cuadros de queratitis ulcerativa, entretanto que el calicivirus puede inducir cuadros de neumonía y estomatitis ulcerativa, particularmente en lengua y paladar. Ambos virus podrían estar implicados en la etiopatogenia de las estomatitis-gingivitis linfoplasmocitarias severas, de gran frecuencia en los felinos.

Asimismo pueden exteriorizarse síntomas de anorexia, depresión, fiebre, deshidratación de acuerdo a la condición del animal y la aparición de contagios respiratorios debido a gérmenes oportunistas. En ciertas oportunidades puede presentarse disnea inspiratoria por la manifestación de profusas excreciones en las vías respiratorias. 

Pronóstico

Aunque está supeditado al estado basal del felino, usualmente su pronóstico es benigno, pese a que en cachorros faltos de nutrición o fortaleza pueden presentarse complicaciones de suma gravedad.

Tratamiento de la Rinotraqueitis Felina

El veterinario solicitará pruebas de laboratorio para corroborar el diagnóstico, más no existe un tratamiento curativo para este padecimiento, pese a que se pueden calmar los síntomas o precaver y tratar ciertas infecciones bacterianas complementarias. Por ejemplo, se emplea la amoxicilina, que es un antibiótico de amplio rango. Sumado a ello:

  • Si el animal muestra conjuntivitis purulenta, se recetará el suministro de un colirio con antibiótico.
  • En los individuos más chicos o más débiles es esencial una dieta de calidad como apoyo.
  • En caso de deshidratarse el felino se hace necesaria la fluidoterapia.
  • Se aconseja el empleo de corticoides de producirse estomatitis-gingivitis linfoplasmocitaria (en vectores crónicos de calicivirus).
  • Los desinfectantes de uso común son eficientes para suprimir los virus, pero es imprescindible mantener un apropiado aseo general de los espacios.
  • Es requerida la separación de los ejemplares contagiados o que se presuma que han contraído el virus.

La buena nueva es que la mayor parte de los felinos logran recuperarse de ser tratados de manera debida, aún así una gran proporción de ellos manifestará secuelas duraderas. Como por ejemplo, la obstrucción de las fosas nasales, excreción nasal abundante e infecciones severas de los ojos.

Sigue siendo válido lo de es mejor prevenir que sanar, de tal manera que lo idóneo es que el gato sea vacunado siguiendo lo indicado por el veterinario. Aunque se sabe que las vacunas pueden aminorar la gravedad de la enfermedad, no es usual que eviten la infección o que los felinos se conviertan en portadores.

La vacuna para los cachorros se les puede aplicar a partir de la semana 8 o 9, reiterando la dosis a las 4 semanas y luego con frecuencia anual. Ya que son varias las cepas del calicivirus, hay que tener presente que, pese a que el gato haya recibido su vacuna, éste puede manifestar síntomas ligeros tras haber sido expuesto al virus.

Otros artículos recomendados son:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.