Con los Principales Rezos Católicos los creyentes se ponen en las manos de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, así como de la madre santísima, para que los ayude en todas sus necesidades y a su vez, expresan los más sinceros agradecimientos por las bendiciones recibidas, sigue leyendo que en este artículo te los presentamos todos, para tu mayor agrado.

REZOS CATÓLICOS

Rezos Católicos

A continuación, encontrarás las principales y efectivas plegarias católicas que te permiten adorar y agradecer a nuestro supremo creador, salvador, guía y protector celestial. Con estos rezos puedes buscar al Omnipresente para todas las situaciones de tu vida, no solo para cuando hay dificultades sino también para aquellos momentos de felicidad muy propicios para compartir con la presencia divina como fuente de nuestras alegrías y logros.

Padre Nuestro

Este es el tradicional y fundamental de los rezos católicos que el mismo Jesús les enseñó a los apóstoles y quedó como parte de sus enseñanzas para el resto de las generaciones. El Padrenuestro cuya letra resulta muy fácil de aprender se recomienda recitarlo con mucha atención para que realmente lo sientas, lo entiendas y logres esa comunicación con el Todopoderoso:

«Padre Nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén».

Como puede ver, de los rezos católicos el Padrenuestro tiene un gran significado para todos los creyentes, porque nos permite alabar al Señor Todopoderoso, recibir su reino en nosotros, aceptar siempre su obra y dar gracias por la comida diaria. También nos dice que debemos perdonar siempre, si luego queremos ser perdonados, así como solicitar al Señor que nos aleje de las tentaciones y que nos libere de todo mal que nos rodee.

Ave María

Esta es otro de los tradicionales rezos católicos muy sencillo de aprender y es de gran importancia, por cuanto es un hermoso reconocimiento a la madre de nuestro Señor Jesucristo, el cual dice así:

REZOS CATÓLICOS

«Dios te salve María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.  Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén».

El Gloria

El Gloria es uno de los principales rezos católicos, que siempre se expresa al final de cualquier liturgia o después de rezar un Padre Nuestro y un Ave María. En su contenido, podemos ver que es una poderosa alabanza a la Santísima Trinidad, es decir, a los tres pilares de la fe católica: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

«Gloria al Padre

al Hijo y al Espíritu Santo.

Como era en el principio,

ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén».

El Credo de los Apóstoles

El Credo de los Apóstoles es otro de los rezos católicos a través del cual el Señor nos lleva a comprender el sacrificio de entregarnos a su Hijo, y de esta manera podemos ver el milagro creativo propagado en la fe para continuar con sus infinitas enseñanzas sagradas. Esta oración se divide en tres partes, destacando la gran esencia de las creencias de la religión católica.

En la primera parte de este rezo católico, se menciona a Dios como la figura principal de nuestras creencias profundamente arraigadas, siendo exaltado como padre y creador. Luego se hace referencia a Jesús, el Hijo de Dios que vivió entre nosotros y murió crucificado para redimir a los hombres. Y finalmente, se menciona la Santísima Trinidad, la iglesia y a los santos, señalando para terminar el perdón y la vida eterna.

A continuación, te enseñamos el texto de este rezo católico:

«Creo en Dios Padre, Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos;

Subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre, Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna. Amén».

Consagración a la Virgen María

La Consagración a la Virgen María, es uno de los rezos católicos mediante los cuales los fieles seguidores de la madre santa, le rinden homenaje y veneración por su gran intercesión como madre espiritual y protectora. Es así que el catolicismo ha establecido una conexión más cercana y más prominente con el Señor y una fuente maternal contra el mal. Por lo que es considerada muy importante y que admiran, honrándola con súplicas y elogios como el que presentamos a continuación.

«Oh Señora mía, Oh Madre mía. Yo me entrego enteramente a ti, en prueba de mi filial afecto te consagro en este día: mis ojos, mis oídos, mi lengua y mi corazón, en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo tuyo. Oh Madre de bondad. Guárdame y defiéndeme y utilízame como instrumento y posesión tuya. Amén».

Salve Regina

Este es un rezo católico principal para manifestar el reconocimiento a la madre sagrada, abogada y reina muy apreciada, en el cual pedimos que dirija su mirada a nosotros e interceda ante su amado hijo Jesús para hacer méritos para la vida eterna. Esta plegaria generalmente se usa para finalizar los misterios del Santo Rosario.

REZOS CATÓLICOS

Seguidamente te enseñamos sus palabras sagradas de este rezo católico:

«Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh, clemente! ¡oh piadosa! ¡oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén».

Invocación al Espíritu Santo

Con mucha sencillez se puede invocar al Espíritu Santo, cuando se va a iniciar algún trabajo o actividad y requerimos su presencia, teniendo en cuenta que junto al padre y al hijo forman la unidad trinitaria, para ello, se realiza el siguiente rezo católico:

«Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía tu Espíritu y todo será creado, y se renovará la faz de la tierra. Oh Dios, que llenaste los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo, concédenos que guiados por el mismo Espíritu, sintamos con rectitud, saboreemos la dulzura del bien y gocemos siempre de tus divinos consuelos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén».

El Señor de la Misericordia

Este es un rezo católico dedicado a Jesús Misericordioso en quien confiamos y pedimos su ayuda divina en todos los asuntos que así lo ameriten.

«Oh Señor mi dulce amigo cuatro cosas hoy te pido con mucha necesidad. Paciencia para no sufrir, fuerza para trabajar, valor para resistir las penas que ha de venir y me han de mortificar. Temperamento sereno para poder resolver las cosas con santa calma Y así tener en el alma perfecta tranquilidad. Esto tengo que pedirte Oh mi Jesús adorado en este día consagrado para adorarte y servirte por siempre. Amén».

REZOS CATÓLICOS

El Santo Rosario: Otro de los Principales Rezos Católicos

Otro de los rezos católicos considerados como principales es el Santo Rosario, el cual debe comenzar con la Señal de la Cruz, las oraciones básicas, el anuncio del misterio correspondiente según el día, el Padrenuestro y las cinco decenas del Avemaría. Se finaliza con la Jaculatoria y las Letanías. Vale acotar, que hay creyentes que acostumbran incorporar otras oraciones, lo cual pueden hacer si así lo prefieren, lo importante, es propagar su mayor devoción, para lo cual resulta pertinente tener en cuenta las promesas de la Virgen para todos lo que recen frecuentemente el Santo Rosario.

Misterios Gozosos (Lunes y Sábados)

  • La Anunciación del Ángel a María
  • La Visita de Nuestra Señora a su prima Santa Isabel
  • El Nacimiento del Hijo de Dios en Belén
  • La Presentación de Jesús en el Templo
  • El Niño perdido y hallado en el Templo

Misterios Dolorosos (Martes y Viernes)

  • La Oración de Jesús en el Huerto de Getsemaní
  • La Flagelación
  • La Coronación de Espinas
  • La Cruz a Cuestas
  • Jesús muere en la Cruz

Misterios Gloriosos (Miércoles y Domingos)

  • La Resurrección
  • La Ascensión de Nuestro Señor
  • La Venida del Espíritu Santo
  • La Asunción de la Virgen María al Cielo
  • La Coronación de María Como Reina del Universo

Misterios Luminosos (Jueves)

  • Su Bautismo en el Jordán
  • Su Autorrevelación en las Bodas de Caná
  • El Anuncio del Reino e Invitación a la Conversión
  • Su Transfiguración
  • La Institución de la Eucaristía

Forma de Rezar el Santo Rosario:

Con el Rosario en la mano, sigue el siguiente orden y entrégate a esta maravillosa oración:

  1. La Señal de la Cruz
  2. El Símbolo/Credo de los Apóstoles
  3. El Padre Nuestro
  4. En las próximas 3 cuentas el Ave María
  5. El Gloria
  6. Anuncio del Primer Misterio y el Padrenuestro
  7. En las próximas 10 cuentas el Ave María
  8. El Gloria
  9. Anuncio del Segundo Misterio y Padre Nuestro y así sucesivamente
  10. La Salve a María

Jaculatorias

Se puede decir la Jaculatoria que más te guste de las tres siguientes:

«María, Madre de gracia, Madre de misericordia, en la vida y en la muerte ampáranos gran Señora. Amén».

«María, Madre de gracia, Madre de misericordia, entiéndenos de nuestros enemigos y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén».

«¡Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu misericordia. Amén».

Letanía Lauretana

Las siguientes Letanías se recitan luego de finalizar el rezo de todos los misterios del Santo Rosario.

Señor, ten misericordia de nosotros. R. Señor, ten misericordia de nosotros.

Señor, ten misericordia de nosotros. R. Señor, ten misericordia de nosotros.

Señor, ten misericordia de nosotros. R. Señor, ten misericordia de nosotros.

Cristo, óyenos. R. Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos. R. Cristo, escúchanos.

Dios, Padre Celestial. R. Ten piedad y misericordia de nosotros.

Dios Hijo, Redentor del mundo. R. Ten piedad y misericordia de nosotros.

Dios Hijo, Redentor del mundo. R. Ten misericordia de nosotros.

Dios Espíritu Santo. R. Ten misericordia de nosotros.

Trinidad Santa, un solo Dios. R. Ten misericordia de nosotros.

Santa María. R.  Ruega por nosotros.

Santa Madre de Dios. R.  Ruega por nosotros.

Santa Virgen de las vírgenes. R. Ruega por nosotros.

Madre de Cristo. R. Ruega por nosotros.

Madre de la Iglesia. R. Ruega por nosotros.

Madre de la divina gracia. R. Ruega por nosotros.

Madre purísima. R. Ruega por nosotros.

Madre castísima. R. Ruega por nosotros.

Madre virginal. R. Ruega por nosotros.

Madre sin mancha. R. Ruega por nosotros.

Madre inmaculada. R. Ruega por nosotros.

Madre amable. R. Ruega por nosotros.

Madre admirable. R. Ruega por nosotros.

Madre del Buen Consejo. R. Ruega por nosotros.

Madre del Creador. R. Ruega por nosotros.

Madre del Salvador. R. Ruega por nosotros.

Virgen prudentísima. R. Ruega por nosotros.

Virgen digna de veneración. R.  Ruega por nosotros.

Virgen digna de alabanza. R. Ruega por nosotros.

Virgen poderosa. R. Ruega por nosotros.

Virgen clemente. R. Ruega por nosotros.

Virgen fiel. R. Ruega por nosotros.

Espejo de justicia. R. Ruega por nosotros.

Trono de sabiduría. R. Ruega por nosotros.

Causa de nuestra alegría. R. Ruega por nosotros.

Vaso espiritual. R. Ruega por nosotros.

Vaso digno de honor. R. Ruega por nosotros.

Vaso insigne de devoción. R. Ruega por nosotros.

Rosa mística. R. Ruega por nosotros.

Torre de David. R.  Ruega por nosotros.

Torre de marfil. R. Ruega por nosotros.

Casa de Oro. R. Ruega por nosotros.

Arca de la Alianza. R. Ruega por nosotros.

Puerta del cielo. R. Ruega por nosotros.

Estrella de la mañana. R. Ruega por nosotros.

Salud de los enfermos. R. Ruega por nosotros.

Refugio de los pecadores. R. Ruega por nosotros.

Consuelo de los afligidos. R. Ruega por nosotros.

Auxilio de los cristianos. R. Ruega por nosotros.

Reina de los Ángeles. R. Ruega por nosotros.

Reina de los Patriarcas. R. Ruega por nosotros.

Reina de los Profetas. R. Ruega por nosotros.

Reina de los Apóstoles. R. Ruega por nosotros.

Reina de los Mártires. R. Ruega por nosotros.

Reina de los Confesores. R. Ruega por nosotros.

Reina de las Vírgenes. R. Ruega por nosotros.

Reina de los Santos. R. Ruega por nosotros.

Reina concebida sin pecado original. R. Ruega por nosotros.

Reina elevada al cielo. R. Ruega por nosotros.

Reina del Santísimo Rosario. R. Ruega por nosotros.

Reina de la familia. R. Ruega por nosotros.

Reina de la paz. R. Ruega por nosotros.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. R. Perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. R. Escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. R. Ten misericordia de nosotros.

Bajo tu protección nos acogemos Santa Madre de Dios, no desoigas nuestras súplicas en nuestras necesidades, antes bien, líbranos siempre de todos los peligros, Virgen gloriosa y bendita.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

REZOS CATÓLICOS

Por último, se realiza la siguiente Oración

«Te suplicamos, Señor, que derrames tu gracia en nuestras almas para que lo que, por el anuncio del Ángel, hemos conocido la Encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su Pasión y Cruz, seamos llevados a la gloria de la Resurrección. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén».

Promesas de Nuestra Señora del Rosario

Las promesas dadas por la Virgen al Beato Alano de la Rupe fueron:

  • Aquel que rece el rosario constantemente recibe de ella la gracia que le pida.
  • Promete su protección y beneficios a aquellos que sean devotos y recen su Rosario.
  • El Rosario es un escudo contra el infierno, tumba el vicio, libera de los pecados y derrumba las herejías.
  • Hace que nazcan las virtudes para que las almas obtengan la misericordia de Dios, y hace que se reemplace en el corazón de los hombres el amor del mundo por el amor a Dios y lleva las cosas a niveles celestiales y eternos.
  • Todo el que se encomiende al Rosario su alma no perecerá.
  • Si rezan el Rosario con devoción y hacen consideración de sus misterios sagrados, no sentirá la opresión de la desgracia, no tendrá muerte en desgracia y si es pecador será convertido y si es perseverante se mantendrá en la gracia y admitido en la vida eterna.
  • Los devotos verdaderos no podrán morir sin los sacramentos.
  • Los que lo recen tienen en vida y muerte la luz y la plenitud de tener la gracia y tendrá méritos de bienaventurados.
  • Se librarán rápidamente almas del purgatorio.
  • Los hijos de su Rosario tendrán gloria en el cielo.
  • Todo lo que sea pedido con el rezo del Rosario se conseguirá de manera rápida.
  • Ayudará en cualquier necesidad a todos los que hagan la propagación de su Rosario.
  • Solicitará a su hijo la gracia a todos los que sean devotos, que tengan en vida y en muerte la bienaventuranza en la corte celestial.
  • Todos los que recen el Rosario serán sus hijos amados y hermanos de su hijo Jesús.
  • La devoción al Santo Rosario es una señal de predestinación de gloria.

Finalmente, podemos señalar que todos los rezos presentados son importantes para los fieles católicos, los cuales se pueden recitar en los diferentes actos religiosos o en la comodidad de tu hogar.

Esperamos te haya gustado este artículo de los Principales y Efectivos Rezos Católicos. Te recomendamos los siguientes temas:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here