Resumen de El Hombre Unidimensional de Herbert Marcuse

Resumen de El Hombre Unidimensional, es una obra literaria de Herbert Marcuse,  filósofo y sociólogo de nacionalidad alemana y estadounidense, quien escribió sobre una corriente vinculada con la responsabilidad social que busca siempre liberarse de las actuaciones de la sociedad y el mundo actual.

Resumen-de-El-Hombre-Unidimensional-1

Resumen de El Hombre Unidimensional

Resumen de El Hombre Unidimensional, “One Dimensional Man”, es una obra literaria de Herbert Marcuse, que fuera publicada por primera vez en español en el año 1965.

Es un autor que establece límites en su ensayo,  conocido como Teoría Crítica, una corriente relacionada con una responsabilidad social que busca liberarse de las disposiciones concebidas dentro de la sociedad actual.

El libro titulado “El Hombre Unidimensional” de su autor Herbert Marcuse, se muestra con una disputa de gran sentido, que puede prevalecer con su apoyo en entender ciertos enfoques importantes en la existencia del hombre en la actualidad.

Siendo unas de las consideraciones más significativas,  la sociedad actual en su estado de libertad, dificulta toda transformación social que adecua las fuerzas sociales opuestas, y además de dominar las imperiosidades de las personas.

En cuanto al vínculo con este precepto, es probable manifestar ciertas opiniones emitiendo la hipótesis de Roland Gori, quien sostiene, que en la actualidad el hombre está viviendo en una sociedad de farsantes.

De esta manera está plasmado en su obra literaria “la fábrica de los impostores”, en donde reiteró que el hombre en los actuales momentos es un individuo vencido e inepto, todo por efectos de la misma sociedad, para responder a sus propias necesidades.

Visto desde este enfoque y desde la crítica reflexiva, se puede apreciar en ambos, Gori y Marcuse que se acercan a sus comprobaciones, y alertan la razón del porque hoy en día se platica de individuos impostores y sociedad impostora.

Mediante esta liberación, se observa cómo el pensamiento y el argumento central de Marcuse mostrada en su obra del “hombre unidimensional”, se verifica y además se manifiesta entre los filósofos contemporáneos, como es el caso de Roland Gori.

Adelantado, se debe de asentar que en los fundamentos de Gori, no está claro que demuestre hechos, que se confirmen de su cercanía a un modelo a los principios de Marcuse, pero, ciertamente es indiscutible la probabilidad de dirigir su cercanía.

El totalitarismo de la sociedad industrial avanzada

En el resumen de El Hombre Unidimensional,  Marcuse estudia las sociedades industriales en progreso que permanecen en el mundo occidental, que de acuerdo a su teoría, ocultan enfoques totalitarios con un aspecto democrático y liberal.

El autor, le brinda al lector una crítica bajo dos perspectivas represoras en los tiempos de la Guerra Fría, siendo el capitalismo occidental, como el modelo soviético del socialismo.

Por lo que Marcuse, sostiene que la sociedad industrial en progreso, inventa necesidades ilusorias, las que incluyen al hombre en un sistema existente de producción y de gran consumo, enfocado mediante los medios de comunicación activos, la publicidad y el entorno industrial.

Resumen-de-El-Hombre-Unidimensional-2

De acuerdo al planteamiento del autor, este sistema lleva a un cosmos unidimensional, con individuos donde no hay la eventualidad de crítica social o lo contrario a lo establecido.

En este aspecto, Marcuse igualmente se da la tarea de analizar la integración de la masa trabajadora en una sociedad capitalista con sus novedosas maneras de estabilización. Siempre criticando los principios clásicos de una clase obrera ineludiblemente subversiva.

Marcuse, llega a la conclusión partiendo del individuo subversivo, no puede estar formado ni por la clase obrera baja urbana, ni tampoco por intelectuales. Desde el enfoque del autor, sostiene que para solventar lo antes planteado, debe existir  el «despertar y organizar la solidaridad en tanto que necesidad biológica para mantenerse unidos contra la brutalidad y la explotación humanas».

Se tiene que la obra El Hombre Unidimensional, está calificada por muchos eruditos, como el texto más revolucionario que exista en el siglo XX, ésto causó grandes cuestionamientos por miembros marxistas ortodoxos y especialistas pertenecientes a distintos comités de orden políticos y teóricos.

Sin embargo, por este pensamiento, la obra obtuvo una gran representación en la nueva izquierda, debido a que pronunció su progresivo descrédito hacia las sociedades capitalistas y socialistas soviéticas.

Lógica de la dominación

En el resumen de El Hombre Unidimensional, para el autor Marcuse, el aspecto de la actualidad, conjetura que el consumismo es un factor que interviene para comercializar la cultura, así como la tecnificación es convertidora de la conciencia.

 

https://youtu.be/3JxK7OogW4A

El tema de controlar, su funcionamiento sería efectivo, si estuviera manejado como una unión de asimilación, presión y a su vez de seducir, siendo el rol de la comunicación industrial como algo inevitable.

Un caso específico donde se puede evidenciar perfecto el control, lo muestran ciertos escritores, en el auge del individualismo, que se observa como algo autosuficiente y además poderoso.

Doble distanciamiento

Bajo el cristal de Marcuse, sostiene que al igual que la cultura de nivel alto, así como el bajo están subyugadas a las normas y sentencias del mercado, lo que hacen que sean dependientes, entonces, Marcuse plantea un doble distanciamiento, siendo la única solución para alcanzar una cultura realmente en libertad.

Resumen de El hombre Unidimensional: Herbert Marcuse

El autor Marcuse, describe la sociedad industrial adelantada, como la que presenta problemas para el individuo y de hecho para la sociedad humana. Como es conocimiento de muchos, la industria resulta de la imperiosidad, así como de los anhelos.

Anhelar, es el impulso del pensamiento del hombre por aquello que quiere cristalizar, y de obtener un objetivo determinado, bien sea de alguien y algo en especial, es un evento que soporta la existencia del hombre, y de hecho el desenvolvimiento social.

Entonces, se presume que cualquier tipo de cultura, siempre estará enmarcada por el beneficio de obtener un sentido a la existencia, bien fuera por la vía del desarrollo, o por cualquiera que demuestre un provecho en beneficio de la calidad de vida de las personas.

Resumen-de-El-Hombre-Unidimensional-3

En cuanto a la teoría de Deleuze & Guattari, del año 1995, manifiestan que la industria figura la actividad creadora de una autenticidad, quizás por la creación como un hecho de la vida humana.  Pero, ante la mirada de la cultura luce un desarrollo en toda su grandiosidad, y por supuesto posee sus detalles.

Uno de estos elementos que se refiere a la sociedad industrial,  no divulga claramente su poderío es totalitario en el aspecto que nada le concierne a lo humano, a lo que le pertenece de natural, quedando fortuito en caso de necesidad urgente; todo el sistema se encuentra centrado en un control específico de las imperiosidades humanas que su origen es “natural”.

Se puede observar que el totalitarismo, practicado por la sociedad industrializada no está claro, y no queda establecido, debido a que las ideologías, sistemas y otros movimientos tradicionales no se encuentran delineados en cuanto a los criterios totalitarios que dominan a una sociedad.

En el resumen de El hombre Unidimensional, se puede apreciar, según establece Marcuse, que la sociedad totalitaria actúa de una forma como si fuera un discurso secreto, que exige que tanto los sentidos, como actuaciones de individuo dependen de los  enfoques distintos a los suyos.

Entonces, el totalitarismo establecerá una esencia vital de criterios que marcan el sendero para llegar a un “deber ser” impuesto, que concreta entre muchas otras cosas que no existen las diversidades y contrariedades entre sí, entre las personas, y entre las entidades que los representan para lograr un grupo social de una institución subyugada.

La lógica totalitaria, forma una sociedad que está dispuesta a no pensar acerca de lo propio, (Lyotard citado en Gori, 2013), lo que brinda al tipo de sociedad totalitaria (industrializada) la fuerza de tener pensamientos para todos.

Resumen-de-El-Hombre-Unidimensional-4

El Hombre Unidimensional, que propone Marcuse, es el hombre que se amolda según sea el sistema, pero, especialmente a sus requerimientos, lo que quiere decir, a las necesidades propias del sistema. La inquietud del individuo en la actualidad, se manifiesta en la carencia del otro (sistema) más no en la necesidad de sí misma, lo que señala una permanente y continúa emoción de incompetencia.

Nos encontramos en una forma evidente de estar dominados a reemplazar las necesidades del sistema, más no las propias del individuo, mientras que el objetivo de esta serie no se evidencia en lo que se estima como apreciado, es lo que el sistema solicita y no lo que cada individuo requiere.

Esto se traduce en, que no existe manera de idear de una forma diferente en un mundo, que tiene la finalidad de exigir a que se piense sobre el propio individuo, y en lo originario de una sociedad.

La necesidad que tiene el ser humano, se complica en esta secuencia que se trastorna debido a que pasa de ser un enfoque de participar el individuo a ser de otra propiedad. En este aspecto Marcuse cavila sobre lo importante que es la condición humana para especificar al hombre.

El autor de la obra literaria, describe al hombre unidimensional, por el transitar de sus propias necesidades, igual están concretan la existencia, pero, subraya que las necesidades son inexistentes, son atribuidas y le falta un sentido de propiedad para el ser humano.

El sendero, y la necesidad del individuo luce sencillo; se podría diseñar de una forma como: existe un cuerpo viviente y en él materia, sentidos, conocimiento, lenguaje; todo estos elementos habitan dentro de él. Es un cuerpo que acciona, busca, disfruta, es el resultado de un impulso a conseguir un objetivo por su vida.

Resumen-de-El-Hombre-Unidimensional-5

Igualmente posee una psique, la que establece el lenguaje en el cuerpo de una persona. Las necesidades que emergen de ese pensante, hablante ser, surgen de toda su naturaleza, de su estructura, por lo que busca en complacer a su propia satisfacción, a la esencia primaria de su necesidad, pero no  la satisfacción de la naturaleza de otros seres.

De esta manera es como una necesidad que pura desde su nacimiento, necesita de una respuesta verdadera que lo satisfaga a sí mismo, y no a otros.

Sin embargo, el hombre unidimensional que expone Marcuse, que la necesidad se enreda una vez que busca complacerse, debido a que no tiene planteado como prioridad la satisfacción, desde el punto de vista de su propia necesidad, sino de la necesidad de otros; en este enfoque se puede decir que existe un indudable desorden contemporáneo.

Desde este enfoque, se evidencia que el hombre unidimensional no se describe por ser específicamente un individuo auténtico, sino que está separado de sus propias necesidades.

La sociedad que proviene del hombre unidimensional, es una clase de sociedad que se mueve de acuerdo a los requerimientos que le son inventados, que no entran del hecho que se le puede otorgar como suyo, sino al contrario que están asociadas con el sentimiento que personifica a lo distante.

Un hecho que es definitivamente esencial en la vida humana, tal como es la necesidad, es cambiado en su naturaleza, y después lo que queda de esa operación es un sentir de rareza frente a lo propio.

Es completamente normal que se llegue al extremo de reconocimiento, de lo inexplicable como parte de lo propio, que los valores han reglamentado durante años en la sociedad y la existencia del hombre, y por supuesto se han convertido en dudoso.

Para el hombre unidimensional, no es indispensable lo que demuestra en la actualidad la realidad, y la justicia. La verdad individual se complica con otras realidades, y la justicia con diferentes interpretaciones de justicia, de acuerdo a lo que expresa Marcuse, esto crea un sentimiento de unión, mientras que las diferencias son eliminadas, y la verdad como justicia predomina, imponiéndose por los criterios que se basan en los requerimientos atribuidos.

Marcuse con Roland Gori

Roland Gori, psicoanalista y profesor de psicopatología de la Universidad Aix, Marsella. Es quien inicia L’Appel des appels, La llamada de las Llamadas, la constitución es calificada como un laboratorio de ideas que buscan construir patrones colocados de una obediencia social, y profesional de la salud, la educación y la justicia.

En sus libros Roland Gori, pretende asumir la modernidad en conjunto con una ciencia del individuo, e insta en la devastación ideológica de las lógicas cientificistas, lo que quiere decir la postura que afirma la aplicabilidad universal del método y enfoque científico, tolerantes que generan a las personas.

Les invitamos a disfrutar de la lectura de Resumen de la obra sangre de campeon invencible.

En la obra conocida La Fábrica de los Impostores, de Roland Gori, se representa como el impostor  una especie parecida a una esponja con vida, que se impregna de los ritos, las opiniones, los comentarios, los valores de la falsedad social de sus tiempos (Gori, año 2013).

La presunción de Roland Gori, no está muy lejos de lo que plantea Marcuse, en especial lo que precisa al hombre unidimensional. Existe armonía entre los dos autores, cuando hacen referencia al tipo de sociedad que se procede de las dos ideas del hombre.

Resumen de El Hombre Unidimensional, Marcuse se refiere a una una sociedad unidimensional, mientras que para Gori la sociedad es una fábrica con gran producción de impostores. De manera que, el hombre y la sociedad para los dos mantienen un parecido, derivada de la rendición del hombre al poder totalitario.

Gori, piensa igual que Marcuse, muestra una señal clara del hombre dominado al mando de un sistema totalitario, es mandar a silenciar el pensamiento que no es una acción realizada por la fuerza, por la reprimenda, como ocurre en el totalitarismo.

Al contrario, existe lo que Marcuse denomina un estilo de uniformidad del pensar, quizás la mejor forma como lo define en Gori, una “fábrica”. El objetivo final de la fábrica de farsantes o impositores, no es el caso de construir hombres, debido a que ya existen dentro de la sociedad, lo que es facilitar el camino a lo que se espera de los individuos.

Expresado de otra forma, quiere decir, una manera de vida puntualizada y un ideal de armonía, incluido en una vía que es probable si los hombres se comportan de una u otra forma.

Está claro, que Gori lo que manifiesta,  que tal condición de los hombres subyugados, convierte en irrazonable el hecho de pensar acerca de la condición de los seres humanos, que en la actualidad nos describe, y por su causa acontece el impostor como el hombre dominado a lo que de él se tiene expectativa. (Gori,2013).

El pensamiento que personifica al individuo dentro de una sociedad de farsantes, no es el mismo que describe a una sociedad democrática, y en este aspecto coinciden Marcuse y Gori, como algo exclusivo.

Gori sostiene que la democracia es un poder para gobernar bajo la disputa, lo que señala un poder esencial que es otorgado a través del lenguaje.

Es una facultad que envía a un plano desde el punto del dialogo que bien llevado, otorga a la palabra un buen concepto que no es transitorio, ni tampoco de carácter rebuscado, al contrario tiene un sentido definitivo. Pero, para Gori, no se trata de ese valor, el que se le da al lenguaje dentro de la sociedad de farsantes.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.