Las Respuestas de la Misa, Textos y Guía

Cuando las personas acuden a los servicios en las iglesias, deben dar algunas  Respuestas de la Misa, que es bueno que toda persona católica conozca y sepa cuál es su significado, ya que ellas encierran algunas verdades que tienen que ver con la fe, así que si no las sabes en este artículo te las vamos a mencionar, para que aprendas sobre cada una de ellas.

Respuestas de la misa

Respuestas de la Misa

Al asistir a la misa debemos estar atentos a todo lo que sucederá en esa hora, ya que allí se recibirán las bendiciones, y si somos fieles creyentes entonces debemos entender cuáles son los rituales y las oraciones que debemos conocer en ella y recitarlos con alegría. Cuando se comienza la misa siempre está un sacerdote delante de nosotros, las personas deben estar de pie para demostrar respeto ante el sacerdote ya que él  representa a Jesús, por ese debe acercarse al altar y besarlo ya que esta representa la mesa de la ultima cena del señor.

En el Concilio Vaticano II, que se inició el 25 de enero de 1959, y que lo convoca el Papa Juan XXIII, se llamó a todos los representantes de las iglesias católicas del mundo, convirtiendo el mismo en uno de los mayores eventos del Siglo XX, más que nada por los temas que se trataron en el mismo, su principal función era hacer una nueva promoción  de la fe católica y también la renovación de la moral cristiana de los creyentes.

Otro de sus temas era hacer una nueva adaptación de la misa que se adecuara a la nueva era y que pudieran tener una mejor relación con las otras religiones, para lograr un acuerdo y una mejor organización.  En este aspecto se logra una mejor definición de cómo se debía hacer las alabanzas a Dios y sobre todo como orarle, siempre de una misma manera para que un fiel pudiera asistir a cualquier iglesia y saber cómo desenvolverse en la misma ya que habría una uniformidad en los actos.

Entrada y Saludo al Comenzar

Cuando el padre entra y va a comenzar la misa lo primero que hace es hacer la señal de la cruz, la cual también deben hacer los presentes, esta representa la señal de amor y de respeto ya que estamos en un lugar que es sagrado. El padre hará la señal de la cruz en voz alta y todos los presentes la hacen en silencio y al terminar dicen “Amén”.

El padre luego dirá que la gracia de nuestro señor Jesucristo, el amor de Dios Padre y en comunión con el Espíritu Santo están con nosotros, a lo cual nosotros debemos responder “Y con su Espíritu”.

respuestas de la misa

Acto de Penitencia

El acto de penitencia es aquel en donde todos los creyentes que están en la misa aceptan que son pecadores, y que pueden caer fácilmente en algunas tentaciones, y con mucha humildad debemos reconocer los pecados que hemos cometido. Este acto nos indica que el mismo debemos hacerlo con el corazón y que nuestro arrepentimiento sea sincero, para pedir la misericordia de Dios, y seguir recibiendo la misa, en esta parte el sacerdote nos dirá que para hacer esta celebración con dignidad y seguir con los misterios nos arrepintamos de nuestros pecados.

Las respuestas que hacemos todos es el yo confieso:  “yo Confieso  ante Dios todopoderoso y ante ustedes que son mis hermanos, que he pecado de pensamiento, palabra Obra y omisión (nos llevamos el puño de la mano derecha al pecho cerca del corazón y nos damos tres suaves golpes diciendo “Por mi culpa” en las tres ocasiones), por eso rogamos a Santa María, siempre Virgen, a los ángeles  y santos y ante ustedes mis hermanos para que puedan interceder por mi ante Dios Nuestro Señor”.

El Sacerdote después nos dirá que Dios que es todopoderoso tendrá misericordia de todos y que perdonará nuestros pecados llevándonos a la vida eterna, a lo cual todos debemos responder “Amén”. Luego el padre diré el responsorial, Señor ten Piedad, Cristo ten piedad, Señor ten piedad, y a cada una de ellas los presentes deberán repetir las mismas después del sacerdote.

Gloria

Esta es otra de las oraciones que se usan en la iglesia, esta es para hacer una veneración y que a ese lugar sagrado se presente el Espíritu Santo, con ella le damos la gloria a Dios Padre y a la vez pedimos suplicando al cordero de Dios que es Jesucristo, este puede ser recitado, pero en muchas iglesias lo hacen en forma de canto.

En este momento todos los asistentes deben decir gloria a Dios que está en el cielo y en la tierra haya paz a todo los hombres que aman al Señor y que por su gloria tan grande le alabamos, bendecimos, adoramos, glorificamos y le damos gracias ya que es nuestro señor, Rey del cielo y Dios Padre Todopoderoso.

Respuestas de la misa

La oración del gloria es muy fácil y sencilla y es una oración para la fe y la salvación, todos deben decirla en voz alta. El sacerdote es quien concluye esta oración cuando dice que Jesucristo vive y reina a través de los siglos, y todos los presentes dicen Amén. Como dijimos esta oración se debe hacer con amor y devoción.

Liturgia de la palabra

Cuando se habla de la liturgia de la palabra hacemos referencia a los rituales que se hacen en la misa luego del inicio de la misa. Cuando se realizó el Concilio Vaticano II se llegó al acuerdo que las mismas debían dar a conocer lo que contenían las Sagradas Escrituras, para que el espíritu de las personas cristianas se nutran.

La decisión tomada por el Concilio fue que en la primera lectura que se hiciera se tomara del Antiguo Testamento, después se haría la lectura de los salmos, y la segunda lectura se tomaría de los evangelios de los apóstoles, al hacerlo se estaba usando la palabra de Dios para que la fe se alimentara y llegara a los corazones para que se prepararan para recibir el cuerpo y la sangre de Cristo. Al finalizar la Primera lectura el sacerdote termina diciendo “Es Palabra de Dios”, a lo cual todo los asistentes deben contestar “Te alabamos Señor”.

Posteriormente se hace la lectura del Salmo, por lo general debe ser un responsorial, este tiene una primera línea que se debe repetir después de cada frase que diga el sacerdote, y cuando este termina vuelve a indicar que es palabra de Dios y los presentes vuelven a responder Te abalamos Señor.

La segunda lectura que se toma de los evangelios, el sacerdote debe decir al inicio “El Señor este con vosotros”. Y los presentes deben responder “Y con su Espíritu”. Luego se hace la lectura del evangelio de acuerdo al tema y santo que se haya elegido para la misa, los presentes deben decir luego de oír el nombre del santo “Gloria a ti, Señor”, y al finalizar la misma el sacerdote dice nuevamente Palabra de Dios, en donde la respuesta de los fieles debe ser “Gloria a ti, Señor Jesús”.

Respuestas de la misa

La Profesión de Fe: El Credo

El credo es una oración de declaración de nuestra fe que en la misa debe ser recitada en voz alta por todos los fieles que han asistido a la misa, con esta declaración los asistentes afirman seguir y creer en un solo Dios, que fue nuestro creador, en su hijo Jesucristo que murió por nosotros por la redención de nuestros pecados.

Presentación de Ofrendas

La presentación de las ofrendas es la renovación del sacramento del sacrificio de Cristo, en ella se presenta al vino y el pan los cuales representan la sangre y el cuerpo de Cristo que se nos dará en comunión para nuestra santificación. Al hacer la presentación del pan y del vino, el cual se hace por separado, los fieles deben responder al sacerdote “Bendito seas por siempre Señor”.

El sacerdote pedirá que se haga oración por el sacrificio para que el mismo sea recibido con gracia por Dios y la respuesta de los fieles debe ser “que el señor reciba de tus manos este sacrificio de alabanza y gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su santa iglesia”.

Plegaria Eucarística

Cuando llegamos a la plegaria eucarística estamos en la mitad de la misa, y se hace la imitación de la ultima cena de nuestro señor, que es en donde él hace la instauración del sacrificio pascual, que se traduce en su muerte en la cruz. En esta plegaria se hace la invocación de la devoción y de la unión a Cristo y reconocemos que Dios ha sido grande cuando ofrenda a su único hijo para nuestro sacrificio. Al finalizar el sacerdote dirá que el señor está con nosotros y los fieles debemos responder “Y con su espíritu”.

Luego dirá que levantemos el corazón y nosotros debemos responde “Lo tenemos levantada hacía el Señor”, dará las gracias al Señor por ser nuestro Dios, y debemos responder “Es justo y necesario”, a lo cual el padre hace la proclamación del día. Una vez que finaliza pide que se haga la plegaria de Santo es el Señor.

La Consagración

En este momento deberíamos ponernos de rodillas, si tenemos el espacio y la salud suficiente para hacerlo, esta es una señal de respeto y reverencia al Señor que hacemos para dar gracias por su gran amor hacia nosotros, allí le estamos adorando y a la vez renovamos a Cristo en su cruz por haberse convertido en nuestro pan, además que estamos dando una muestra de nuestra humildad ante lo grande que es Dios.

Debemos ponernos de pie y al finalizar el sacerdote dice que el sacramento de nuestra fe, en la cual todos debemos decir “Anunciamos tu muerte, hacemos la proclama de tu resurrección ven Señor Jesús”. Luego el sacerdote anuncia el fin de la plegaria diciendo que es por Cristo todo el honor y toda la gloria por los siglos de los siglos, a lo cual los fieles deben responder “Amén”.

Ultima Parte de la Misa

En la última parte se hace el ritual de la comunión, se reza el Padrenuestro, se hace el ritual de darse la paz entre los presentes y posteriormente se llama a los fieles que van a hacer la comunión, aquellos que no la hacen se quedan en sus sitios rezando. El padrenuestro lo hacen todos los presentes en voz alta, al finalizar el sacerdote dirá que esperamos que Jesucristo nos libre y esperamos su venida llena de gloria, la respuesta de los presentes es “Tuyo es el reino, el poder y la gloria por siempre Señor”.

En el ritual de la paz es donde reconocemos que Jesús vendrá, que debemos alejarnos del pecado el cual hace que estemos separados como hermanos, que no debemos perder ni la fe ni la esperanza, cuando hacemos este ritual damos no solamente nuestro abrazo de paz sino también nuestra caridad.

El sacerdote dirá que Jesucristo vive y reina por los siglos y todos debemos responder “Amén”. Nos dirá que la paz del Señor estará siempre con nosotros y debemos decirle “Y con su espíritu” y procederá a decir que nos demos fraternalmente la paz.

Posteriormente hace la oración del cordero de Dios y hace el llamado o invitación a los fieles que son llamados a la cena del Señor, los fieles deben responder “Señor no soy digno que entres en mi casa pero una sola palabra tuya bastará para sanarme”. Aquella personas que van a recibir la comunión deben responder al sacerdote con un Amen.

Para explicar un poco en qué consiste la comunión o Cena del Señor, en los tiempos de los apóstoles en torno al año 55 después de Cristo, las comunidades cristianas se reunían en torno a una mesa allí recordaban la ultima cena de Jesús y repetían las palabras que él dio en la misma para consagrar el cuerpo y la sangre de Cristo. Todos después comulgaban del mismo pan y de la misma copa de vino. En estas reuniones ellos recordaban aspectos importantes de la Última cena:

  • La primordial es que esta era el cuerpo y la sangre de Jesús.
  • Ella establece una unión de caridad entre los presentes haciendo de ellos un solo cuerpo.

La eucaristía es el centro y el corazón de la vida de la Iglesia que tenemos hoy día, y ella se consagra a este momento central de la comunión, la iglesia ya no es solo un instrumento de evangelización sino que también es el lugar en donde los hombres pueden experimentar la unión entre ellos y Cristo de una manera cercana.

Aquí se hace la proclamación de la muerte del señor hasta que vuelva nuevamente en su segunda venida, por eso se hace la misma en todas partes del mundo, para recordar la muerte del Señor. Jesús dijo que él era el pan de vida y todo aquel que crea en él nunca tendrá hambre ni sed, en los tiempos del éxodo Dios le suministraba a los israelitas el pan que bajaba del cielo, el Maná, pero ahora con Jesús ese pan, se había convertido en cuerpo, el cuerpo que nos da la vida eterna y lo único que debe tener la persona es creer en Cristo.

En la cena del Señor es la fe la que nos lleva a recibir el cuerpo y la sangre de Cristo transformados en Pan y Vino, haciendo que Cristo resucite para convertirse en nuestro alimento. Jesús es el pan de vida, que nuestro cuerpo puede asimilar y lo transforma, de la misma manera lo hace Cristo en nosotros.

Al finalizar el sacerdote dirá que el Señor está con nosotros y los fieles le contestamos “Y con su espíritu”, procederá a darnos la bendición y nosotros debemos hacer la señal de la cruz, para que después él nos diga que podemos irnos en paz y todos los files le contestamos “Demos gracias al Señor” para culminar con la misa.

El sacerdote por último besa el altar de la misma manera como lo hizo al llegar, y hace una reverencia, para después retirarse de la sacristía, así termina la Santa misa y los fieles se pueden retirar de la iglesia, algunos prefieren quedarse un rato más para seguir haciendo oración por acción de gracias, de manera individual para alabar a Dios y por haber recibido la comunión.

La historia y las civilizaciones han podido superarse y avanzar a través de los siglos, pero en el acto de la eucaristía se puede seguir apreciando que la muerte de un inocente logro destruir la imposición de un imperio, para salir airosa y victoriosa. Por eso es que la iglesia recuerda la muerte de Cristo para que de ella surjan nuevas energías que sirvan para lograr la reconciliación de los seres humanos.

Los evangelios no hacen entender que las promesas de Jesús, pero también hay que no basta con comulgar para que seamos perfectos, ya que no todos aquellos que hacen la comunión tienen un espíritu que viva en Cristo, así que para poder vivir en Cristo debemos perseverar parta poder obtener los frutos, este es un sacramento que nos hace madurar en la vida con Dios, pero tiene que actuar desde lo más profundo de nuestro corazón y de nuestro ser.

Si tenemos poca fe entonces vamos a recibir este sacramento con muchos defectos y prejuicios en nuestra mente y no vamos a comprender que el proceso de transformación que debemos tener como personas no es visible a la vista de las personas sino a los ojos de Dios. El mensaje de Jesús en su cena era que su muerte traería la salvación al mundo, su mensaje era para guiar a la humanidad y que esta se convirtiera en la levadura de la masa, en personas que tuvieran en compromiso con la obra de Dios de la misma manera en que él se comprometió.

Cada vez que hacemos la celebración de la eucaristía estamos renovando una alianza con Dios, Jesús estará con nosotros siempre que le recordemos en su sacrificio, él es nuestro pan espiritual y nos consagra a su Padre Dios para que sigamos siendo parte de su obra de salvación.

La última cena de Jesús fue el primer ritual o culto que institucionalizó el cristianismo, que en vez de ir a hacer un sacrificio en el templo, lo hizo en una comida fraternal en donde Jesús es nuestro pan de vida. Por eso es que el Concilio Vaticano II dispuso quitar muchos rituales que se hacina en las mismas, largas oraciones, para hacer de ella un rito más sencillo de seguir por los fieles y en donde se les explica cuáles son las palabras del evangelio.

Te podemos recomendar que leas también estos otros enlaces que son muy interesantes:

La Cruz de Cristo

Meditaciones en la Hora Santa

Mujeres de la Biblia


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.