Las mujeres somos importantes para el Señor y nos da un propósito así que te dejamos para que disfrute de las mejores REFLEXIONES PARA MUJERES CRISTIANAS, que tienen su confianza puesta en Dios, y que viven una vida con propósito.

reflexiones-para-mujeres-cristianas2

Reflexiones para mujeres cristianas

Cuando leemos detenidamente la Palabra de Dios nos damos cuenta que hay Mujeres de la Biblia que fueron utilizadas grandemente. Todas tenían las mismas características y no estamos hablando de las físicas sino de las espirituales. Estas mujeres eran de corazones rectos, incorruptibles y sujetos a la voluntad de Dios.

Ahora bien si eres mujer creyente de la palabra de Dios tienes que saber que Él tiene un propósito para ti. Tal vez te encuentras sumergidas en problemas o en situaciones que no entiendes pero cree como cristiana que Dios puede con todo y el será tu roca en este momento. De igual manera te dejamos estas frases de reflexiones para mujeres cristianas para que veas que grandes son las promesas del Señor contigo.

Eres valiosa: reflexiones para mujeres cristianas

Tal vez en el mundo actual donde los estándares de belleza y de inteligencia se han enfocado en categorizar que está bien y que está, que es lindo y que no, que es valioso y que no. Nosotras las mujeres que creemos en el Señor Jesucristo sabemos cual es nuestro valor.

Proverbios 31:10

10 Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?
Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.

Cuando nosotras respetamos la voluntad del Señor, nos mantenemos en comunión, respetamos nuestros cuerpos, vivimos en su mandato y caminamos Su sendero. Nos damos cuenta que no importa ni el tamaño, ni el peso, ni la cara. EL Señor no da el valor que realmente importa. Sin embargo, es necesario recordar que el Señor nos llama hacer femeninas y cuidar nuestro cuerpo que es el Templo del Señor.

reflexiones-de-mujeres-cristianas3

Eres fiable: reflexiones para mujeres cristianas

Cuando somos mujeres cristianas de corazón las personas que están con nosotras saben que somos correctas de corazón. Saben que en nuestro corazón no hay un índice de maldad y de ganas de hacer daño. Respetamos a nuestro marido, a nuestros hijos y amigos. El Señor en sus Santas Escrituras no los reconoce en el siguiente versículo:

Proverbios 31:11

11 El corazón de su marido está en ella confiado,
Y no carecerá de ganancias.

Cuando estamos casadas y somos cristianas nuestros maridos saben que pueden confiar en nosotros en cualquier aspecto, económico, educacional o moral. Por lo que saben el valor y el aporte que hacemos como mujeres cristianas dentro del matrimonio.

Eres trabajadora

Mucho se ha hablado de las mujeres trabajadoras las cuales se han descrito como las mujeres que salen a un horario de oficina y regresan a casa. Sin embargo, es bueno reconocer a aquellas mujeres que eligen quedarse en casa a cuidar por cada uno de sus hijos, eso también es un trabajo, que no es reconocido en muchas partes cierto, pero nosotras las mujeres sabemos lo difícil que es el mantenimiento de un hogar.

No importa si eres mujer trabajadora en casa o en una oficina, eso es una virtud que el Señor valora ya que sabe que lo hacemos por el bienestar de nuestra familia y nuestros allegados. Con nuestra actitud cristiana dentro de las oficinas demostramos lo afortunadas que somos de ser elegida por el Señor.

Proverbios 31:10

13 Busca lana y lino,
Y con voluntad trabaja con sus manos.

Eres generosa

Cuando como mujeres somos bendecidas por el Espíritu Santo, nuestra forma de vivir cambia completamente y nos encontramos que ya no vivimos para el mundo sino para Dios Todopoderoso. Cuando esta regeneración ocurre en nuestra vida nuestra manera de actuar con lo que nos rodea cambia. El Señor nos llama hacer generosas para dar un testimonio sin palabras de la bendición que significa vivir con Él.

La condición de generosidad se nos atribuye a las cristianas de buen corazón, nos gusta dar y estar pendiente de las comunidades. Esto no quiere decir que lo hagamos porque consideramos que con estas buenas acciones podremos comprar nuestro lugar en el cielo. No, lo hacemos porque nos genera gozo el ayudar al prójimo en momentos de dificulta.

Proverbios 31:20

20 Alarga su mano al pobre,
Y extiende sus manos al menesteroso.

Eres un ejemplo

El ser cristiano es una de las cosas más difíciles que tenemos que hacer. Cuando uno conoce realmente a Cristo, sabe que su manera de vivir, de pensar, de hablar, de vestirse, en general todo cambia. Cuando Dios nos envío a su único Hijo a la Tierra, aparte de hacer el sacrificio más grande que conoce la humanidad, lo hizo para mostrarnos la manera en cómo los hijos de Él deben comportarse.

Una mujer cristiana es la que se enfoca en mantener su casa ordenada, limpia y al día. Es una mujer que está entregada a su esposo, hijos, madre, padre, hermanos, pero no olvida que su prioridad es Cristo y la comunión que debemos tener con Él siempre.

Una mujer cristiana se vuelve un ejemplo de buen comportamiento social, económico y familiar. Esto gracias a que el Señor es el centro de su vida y sabe cómo se debe comportar una verdadera hija de Dios. Esto significa que no nos debe importar que está de modo o que puedan pensar los demás de nosotras, mientras tengamos la convicción de que estamos agradando al Señor no nos debe importar el qué dirán.

Rut 3:11

11 Ahora, pues, no temas, hija mía; yo haré contigo lo que tú digas, pues toda la gente de mi pueblo sabe que eres mujer virtuosa

Esta es una de las muchas reflexiones que encontramos en la Biblia para mujeres de corazón recto y espíritu fuerte. Continuemos viviendo bajo los mandamientos del Señor, caminemos por Su sendero, reafirmemos nuestra Fe por medio de la oración y alabanza. Lo más importante nunca olvidemos el amor inmensurable que siente Dios por cada una de nosotras sus hijas. Si vivimos con ese pensamiento el Señor nos promete muchas riquezas y bendiciones espirituales que gozaremos en nuestra vida terrenal y luego en nuestro lugar con Jesús.

Luego de leer este artículo te invitamos a que entres al siguiente enlace y sigas en la presencia del Señor Santa Cena Evangélica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here