Para muchas culturas es muy importante creer en la Reencarnación, que no es más que una creencia que el alma puede pasar a un nuevo cuerpo, de la misma manera como la naturaleza hace su ciclo de vida, pero si quieres conocer más sobre este tema te invitamos a que sigas leyendo este interesante artículo.

reencarnación

La Reencarnación

Es una creencia que las personas de algunas religiones piensan que la esencia individual de las personas, bien sea su alma o espíritu, puede comenzar una nueva vida en un cuerpo nuevo o en una forma física diferente después de tener su muerte biológica. Se le puede conocer con los siguientes términos:

  • Mentepsicosis que proviene de la palabra griega meta que significa después o sucesivo y Psyche que significa alma o espíritu
  • Transmigración: que significa migrar a través de
  • Reencarnación: volver a encarnar
  • Renacimiento: volver a nacer

Cada uno de estos términos presupone la presencia de un alma que puede viajar y pasar por diferentes cuerpos, para así tener nuevas lecciones de vida y que hace que existan universos paralelos en donde se quiere reencarnar, hasta que se llega al nivel superior de ascensión a un estado de consciencia, es a través de esas experiencias que vivió las que le permitirán evolucionar como parte de un espíritu macro.

La existencia de esta creencia en la reencarnación se ha hecho presente en la humanidad desde hace muchos siglos atrás, sobre todo en religiones orientales como el hinduismo, el budismo y el taoísmo, y en algunas regiones de África, tribus de América y en Oceanía.

La idea que una persona que muere puede volver a la vida en otro cuerpo pero con una mente más evolucionada, ha perdurado en el tiempo más que en las religiones judías, cristianas y también en el islamismo, las cuales piensan que son una forma de herejía que la iglesia no la ha aceptado.

Religiones Orientales y Tradiciones

En todas las religiones dhármicas que son originarias del hinduismo tienen la firme creencia en la reencarnación como el fin de un ciclo de vida que da origen a un nuevo ciclo o rueda del Karma, cuando se hacen buenas acciones o se actúa bajo métodos religiosos se llega a un estado de liberación o cese de ese ciclo, pero si no se hacen las buenas acciones no se llega a tener una liberación. En países asiáticos la reencarnación es un tema que ha incluido de una buena manera la devoción popular, la cultura y hasta en el folclore de estos países.

En el Hinduismo o religión brahmánica cuando un cuerpo muere, el alma o la parte esencial  abandona este cuerpo que ya no sirve y es llevada por los Yamaduta, que son los mensajeros o sirvientes del Dios Iama, quien se encarga de hacer los juicios del karma de todas las almas en el universo, este es quien las juzga. De la misma manera se puede visualizar en las creencias del Antiguo Egipto en donde los actos de las personas se pesan contra el peso de una pluma.

Si las acciones son buenas o malas, el alma debe reencarnar bien en una existencia superior, intermedia o inferior. Es decir que pueden ser seres celestiales o infernales, y la vida es el estado intermedio. A este proceso se le llama Samsara que significar fluir junto o deambular, cuando la persona se la pasa en un constante entretenimiento, codicia, querer tener más bienes o pasar el tiempo, se dice que no tiene una vida con propósito ni sentido.

El alma de la persona viaja a través de esa rueda que va desde los dioses o devas hasta los insectos. Son los actos que haya tenido la persona o el sentido que haya obtenido en su vida lo que determina cuál será la trayectoria del alma en el universo. Popularmente en el hinduismo, el estado en que puede renacer un alma se determina por buenas o malas acciones, que son el karma, ya que son actos que se realizan en las encarnaciones anteriores.

La reencarnación y su calidad se determinan por lo méritos que se hayan obtenido y acumulado o por la falta de ellos, ya que estos dependen de cuáles fueron las acciones realizadas, a eso es lo que denominan karma del alma en la vida actual y las vidas pasadas. Si una persona se ha dedicado a hacer el mal, su alma renace en seres inferiores (animales, insectos y arboles) o tal vez en estados de tipo infernal o tener una vida en persona pero llena de desgracias.

reencarnación

Pero el Karma puede ser modificado haciendo yoga, llevando la conciencia a un estado de aumento muy alto o contemplativo y unitivo, haciendo buenos actos como ser generosos, ser alegre, dar bien por mal, hacer ofrecimientos rituales de agradecimiento y generosidad; o bien ser un asceta y privarse de todo aquello que hace que los sentidos se atiborren y que no dejan que el alma pueda crecer o comunicarse con seres superiores del universo.

Este concepto de transmigración aparece en los textos sagrados de la Upanishad que corresponde a un periodo del 500 antes de Cristo al 1600 después de Cristo, que fueron los que hicieron el reemplazo de los antiguos Vedas que datan del 1500 al 600 antes de Cristo. La liberación de la reencarnación o samsara solo se logra cuando se hace la expiación completa del peso del karma y de todas las consecuencias que provinieron de los buenos o malos actos.

Esta es una transformación permanente que se hace de manera continua hasta que el alma de un individuo o Atman logra evolucionar y se identifica y alcanza el Brahma, que es el creador del mundo, es entonces cuando logra salvarse de todas las desgracias que se generan por la necesidad de haber reencarnado muchas veces. Esta identificación solo se puede conseguir haciendo prácticas de yoga o ascetismo, después de una última muerte se logra salir del universo material y ser parte de una luz divina, que es la refulgencia que sale del Brahma, siempre creyendo que el alma del individuo y el alma universal son iguales.

En el jainismo, que es una religión siguiente al Hinduismo, este proceso se explica por la manera como el alma puede viajar a cualquiera de los cuatro estados de la existencia que salen después de la muerte, siempre dependiendo del Karma que haya tenido en la vida. El postulado principal de esta es que las almas van recogiendo los frutos de los buenos o malos actos que se ha tenido en vidas sucesivas, si ha tenido un buen karma puede reencarnar en un deva o semidiós, pero esta no sería una situación permanente, por lo que los jainistas siempre buscan la manera de tener una liberación completa de su samsara.

Ahora bien, el Sijismo, parte de la creencia que la reencarnación es un tema importante dentro de esta religión que a diferencia de las otras es monoteísta, para los sijes el alma debe transmigrar de un cuerpo a otro para poder evolucionar. Esta evolución deberá terminar en una unión con Dios pero purificando su espíritu. Mientras la persona no tenga buenas acciones su alma seguirá reencarnando por la eternidad. Si la persona tiene buenas acciones consigue ser salvado por Dios, y la manera de purificar su alma es recitar el naam o nombre de Dios, tener conocimiento del waheguru que es un maestro espiritual y seguir el camino del gurmat.

Si hablamos del Budismo, este surge del Hinduismo, pero hizo una serie de cambios para poder ser una nueva religión. Su concepto de reencarnación es diferente, ya que la niega y la afirma desde dos puntos de vista. La niega cuando dice que no existe una entidad en una persona que pueda ser reencarnada a lo que llamo anatman, pero después afirma que el nuevo individuo logra aparecer de acuerdo a las acciones que haya realizado la persona anterior, entonces en vez de hablar de una transmigración se habla de una palingenesia.

Para ellos si se hace un nirvana, que es un estado total de liberación se puede lograr un renacimiento. En el budismo tibetano suele usarse el término reencarnación, para referirse a que se debe pasar por el bardo, que es un estado medio o de transición que surge después de la muerte y en donde se estaría 49 días. Para el budismo no hay un alma inmortal, el nirvana es la terminación de la rueda de nacimientos y muertes continuas, y este ciclo solo se termina cuando se logra llegar a la iluminación.

El budismo plantea que la reencarnación es solo una manera de cambiar en una misma vida con la evolución del yo, es decir cambio de identidades, verdades y emociones, otra personalidad, pero todo dentro de una sola vida. En otras palabras se puede morir y nacer nuevamente en el transcurso de una vida, viviendo el presente, dejando a tras el pasado y no tomar el tiempo como una dependencia externa.

El shinto o budismo japonés tenía presente una noción de reencarnación a través de las almas o espíritus que deben tener una relación con personas vivas y en el taoísmo que es una manera filosófica de ver la vida y la naturaleza basándose en métodos de vida, salud y meditación, el tao es el principio fundamental del universo y por tanto es inmortal y eterno, para ellos la reencarnación existe ya que todo lo que tiene vida no puede morir sino que fluye a través del tao.

La reencarnación existe ya que nada muere al estar todo lo vivo fluyendo con el tao. El taoísta no busca acabar con la reencarnación directamente, sino que sigue el camino del tao cuya culminación es volverse uno con el tao, y por tanto, conseguir la inmortalidad.

La Reencarnación en las Religiones Occidentales

Para el mundo occidental la reencarnación es un concepto diferente, por ejemplo los antiguos griegos tenían una anécdota en donde el famoso Pitágoras logra ver a un amigo ya muerto en el cuerpo de un perro golpeado. Los filósofos griegos creían en la transmigración de las almas y por tanto no se debía comer carne ya que era una abominación, porque todos los seres vivos al morir pasaban a otro ser vivo, de hecho Pitágoras manifestaba tener recuerdo de haber estado en Troya cuando Menelao mató al Hijo de Panthus. Para Platón la reencarnación era el paso de un alma humana para conocer o alcanzar la verdad y dependiendo de esta, nacería en un cuerpo u otro.

En el grupo de los Celtas o Galos se toma la doctrina de Pitágoras y se enseñaba que las almas de los hombres gozaban de inmortalidad y que después de vivir una cantidad de años volvían en un nuevo cuerpo. En cuanto al judaísmo que es muy parecido al cristianismo, no admiten la reencarnación, aunque esta aparece en la Cábala. En el zohar dice que todas las almas son sujetas a la transmigración y que los hombres que saben cuáles son los caminos del señor son bendecidos.

Ahora bien el cristianismo hace un rechazo total de la reencarnación, ya que es un dogma que está en contra de lo escrito en la Biblia, que no cuadra con la creencia de la resurrección. Aunque hoy día algunas corrientes cristianas han aceptado el término de la resurrección. Muchas personas agnósticas creen que esta doctrina fue aceptada en su época, es decir en la antigüedad, por lo que muchos padres de la iglesia discutieron este tema pero terminaron rechazando el concepto.

El hermetismo que trata de la doctrina del alma, dice que esta es un envase en donde se vierten todas las faltas de los seres humanos y cuando el cuerpo se disuelve, se puede elevar o puede ganar castigo por haber sido impíos y apegarse a las pasiones del cuerpo. Las almas pueden atravesar diversos elementos para lograr una purificación, reencarnándose hasta que se llegue al coro de dios, pero solo es para aquellos que viven una vida de piedad con Dios y que logran atender el mundo con diligencia. Aquellos que no llevan esta vida sino que siguen un camino impío no podrán ver un retorno al cielo y comienza una migración degradante de un alma santa para encarnarse en cuerpos ajenos.

Investigaciones sobre la Reencarnación

Ian Stevenson, es un escritor que ha realizado una investigación en niños que tenían recuerdos de una vida pasada, más de 2500 estudios realizados en un trayecto de 40 años hicieron que publicara 12 libros, el más conocido de ellos Veinte Casos que hacen pensar en la reencarnación. Sus investigaciones fueron metódicas, tomó las declaraciones de cada niño y luego intentaba encontrar la identificación de la persona fallecida con la que ese niño tenía recuerdos, después hacia verificaciones en la vida de la persona fallecida para ver en que coincidían con todo lo que niño recordaba.

En muchos de los casos encontró marcas o cicatrices de nacimiento que concordaban con las heridas o cicatrices de la persona fallecida, cada una de las historias fueron certificadas en historias clínicas y foros de la autopsia y las plasmó en su libro Reencarnación y Biología. Pero Stevenson no se quedó con esta información solamente, también intentó hacer refutaciones y buscar explicaciones a los informes, para que con sus métodos exactos descartaran las explicaciones normales que se podían dar en los recuerdos de estos niños.

La única objeción que tenía era que la mayoría de los casos reportados por Stevenson eran procedentes de sociedades orientales, en donde las religiones predominantes mantenían presentes el concepto de la reencarnación. Con esta crítica encima, publica el libro Casos Europeos del Tipo Reencarnación, para que así pudieran validar la investigación que estaba realizando. Este tipo de estudios también ha sido llevado a cabo por escritores como Brian Weiss, Jim Tucker y Raymond Moody.

Hay escépticos como Paul Edwards, que piensan que estos casos más bien son anecdóticos, y la mayoría de los escépticos piensan que estos casos salen de un pensamiento selectivo basados en recuerdos falsos, gracias a las creencias que tienen de sí mismos y de sus miedos y por tanto son solo evidencia empírica que no puede ser verificada.

El escritor Carl Sagan hace referencias a muchos casos de las investigaciones de Stevenson en su libro El Mundo y sus Demonios, como parte de esta información empírica seleccionada, aunque cree que la reencarnación debe rechazarse en estos relatos. En estos casos la mayoría de las personas no hablan de haber tenido vidas anteriores, y tampoco existe una forma o mecanismo reconocido en la ciencia que pueda ayudar a conocer cómo sobrevive una personalidad a la muerte y pasar a otro cuerpo.

Casos Investigados que evidencian la Reencarnación

Vamos a mencionar algunos de los casos que fueron registrados por varios investigadores, entre los que se encuentran los que ya mencionamos, todos estos casos hacen suponer que un alma puede pasar de un cuerpo a otro.

Antojos: en algunas regiones de Asia, al morir una persona, la familia le coloca alguna marca en el cuerpo con hollín o carbón, ya que esperan que cuando la persona reencarne nazca con esa misma marca, en este caso se le llama mancha de nacimiento. La revista científica The Journal of Scientific Exploration hizo un estudio donde reporto varios casos de bebés que nacieron con manchas en lugares donde familiares habían marcada a algún otro familiar muerto, el más notorio fue el de un bebé nacido en Birmania, nació con una marca inusual, y a los dos años de edad llamó a su abuela por un apodo peculiar que solamente su esposo muerto usaba para llamarla.

Bebé nacido con balazos: el Dr. Ian Stevenson del cual hablamos en el título anterior hizo un estudio sobre defectos de nacimiento que no tenían causas conocidas. En un bebé nacido en Turquía logro encontrar marcas en su cabeza y oreja que corresponden a heridas de bala hechas con una escopeta, el bebé tenía la oreja derecha deformada y una parte de su rostro derecho con una deformidad facial, que solamente un bebé entre seis mil logra desarrollar.

Paciente recuerda matar a su hijo: Brian Weiss, psiquiatra de Miami, autor del libro Muchas Vidas, Muchos Maestros, narró el caso de una mujer de nombre Diana, a la cual sometió a hipnosis, tuvo recuerdos de una vida pasada en donde era una mujer colona del siglo XIX que estuvo en una pelea con los indígenas americanos, contó en su hipnosis que estando con su hijo, se escondió para que no los mataran y por accidente asfixió a su bebé cuando le tapó la boca para que no llorara, en su recuerdo vio que su bebé tenía una marca en forma de medialuna en su cuerpo.

Meses después de la hipnosis, Diana estaba en su trabajo de enfermera y conoció a un paciente que era asmático, el cual tenía una mancha en forma de medialuna en la misma parte del cuerpo del bebé que había visto en su hipnosis, al comentarle lo sucedido al Dr. Weiss, y este recordó que en varias de sus investigaciones y casos habían personas que tenían esa misma sensación de ahogo por asma y que eran recuerdos que en una vida pasada murieron de esa manera.

Reencarnado y con la misma historia: un joven de origen indio de nombre Taranjit Singh, decía a la edad de dos años que su verdadero nombre era Satnam  y que había nacido en un pueblo a 60 kilómetros de donde él vivía, contaba que estaba en noveno grado cuando murió en un accidente de tránsito y que en su bolsillo tenía 30 rupias y sus cuadernos que se llenaron de sangre. El Padre de Taranjit fue hasta el pueblo que su hijo mencionó y busco a los familiares del joven  Satnam y comprobó que el mismo si había muerto arrolllado por una moto.

Llevando a su hijo a la casa de esta familia, él le mostró en fotos quien era Taranjit, sin que nadie le hubiese dicho nada, además se hicieron comparaciones de la letra de Taranjit, con la de Satnam y la escritura es idéntica.

Recuerdos de monasterios: Adrian Finkelstein autor del libro “Your past lives and the Healing Process” contó la historia del  niño Robin Hull, que en ocasiones hablaba un idioma diferente al de su familia, buscaron a un experto en dialectos y este confirmo que lo que el niño hablaba era un dialecto usado en una región montañosa del Tíbet. El niño decía haber nacido en otra época dentro de un monasterio en donde le enseñaron a hablar el dialecto, y le dijo exactamente en donde quedaba el mismo, además de describir como era. El profesor fue al Tíbet en un viaje y logro encontrar el monasterio que dijo el niño en la Cordillera de Kunlun.

Cicatrices de su hermano: el joven Kevin Christenson muere en 1979 por cáncer, él tuvo una fractura en una pierna, que se infectó y le causo una metástasis, le hicieron una incisión en la parte derecha del cuello para colocar la cánula para la quimioterapia, además desarrolló un tumor en el ojo izquierdo que hizo que el mismo se saliera de su órbita y también le salió un nódulo en la oreja derecha.

Doce años después de su muerte, su madre se casó nuevamente y tuvo un hijo, que al nacer  se le apreció una marca en la parte derecha del cuello similar a la que deja una cánula, también tenía un nódulo en la oreja derecha, un problema en su ojo izquierdo que resultó ser un leucoma en la córnea y cuando empezó a caminar mostraba una cojera, que no tenía explicación ya que sus huesos de las piernas eran normales.

Perspectivas Modernas de la Reencarnación

Para la Antroposofía, Teosofía y el nuevo Pensamiento y Nueva era, se acepta el término de la reencarnación. Ahora en el siglo XX occidente se ha abierto más a aceptar los conceptos religiosos y filosóficos que provienen de las antiguas colonias británicas y francesas en el Asia, más para darle gusto popular al tema ya que lo consideran algo nuevo, y también para que el mismo se revista de mayor publicidad.

Pero muchas de estas nuevas vivencias se basan en hechos que tienen que ver con sus propias vivencias en un mundo de caos económico y mucha tensión política y social, y también de cómo deben hacer frente a los sufrimientos y a su propia vida, así que tratan de evitar tensiones con los temas espirituales que están de moda y que son seguidos por personas jóvenes.

Se toma entonces la reencarnación para desviar lo que se considera injusticia social y lo presentan con la explicación del karma, afirmando que debe haber una resignación ante estos hechos para que se pueda conseguir una verdad de la misma persona, para que estas puedan tener una trascendencia a una vida futura mejor.

Críticas a la Reencarnación

Muchos pensadores de hoy día como René Guenón critican el tema de la reencarnación, afirmando que esta doctrina es de occidente y que no tiene nada que ver con las religiones orientales como la metempsicosis o la transmigración de almas. Cree que este tema pertenece más al espiritismo. En cambio el orientalista hindú Ananda Coomaraswamy estableció en su libro El Vedanta y la Tradición Occidental, que no creía que el tema de la reencarnación era lo que había mantenido a la India, para él, el ser humano debe deshacerse en el universo ya que nada puede existir si no existe una conciencia de ser alguien.

Sugiere que los elementos de una persona o entidad psicofísica se van desintegrando y pasando a otras entidades como una herencia, que este proceso ha pasado por toda la vida de una persona y que puede entenderse como un renacimiento de un padre en un hijo. Esta es la doctrina de la reencarnación en India, en los griegos, cristianos y la modernidad. En otras palabras la reencarnación como el retorno de almas individuales a otros cuerpos nuevos no solamente es usado en la india sino que es una creencia en todas las personas y culturas.

Señales que demuestran la Reencarnación

En el libro indio de Bhagavad Gita se habla de una persona llamada Krishna que da consejos a un humano diciéndole que de la misma manera en que una persona se quita la ropa sucia y se coloca unas nuevas, de la misma manera el alma encarnada abandona un cuerpo usado y entra en una forma de manifestación. Por eso muchos expertos piensan que existen señales que indican cuando una persona es una reencarnación de otra en el tiempo.

Sueños Recurrentes

Se dice que los sueños son el reflejo de la mente inconsciente, se piensa que cuando se sueña con una misma imagen es el signo de un trauma, o de una vida pasada, por eso muchas personas pueden tener experimentación en ciertas cosas, tener la sensación de conocer a una persona que le acaba de ser presentada o tener consciencia de haber estado en ciertos lugares que nunca ha visto en la vida real.

Tener Recuerdos Espontáneos

En niños pequeños existen casos de tener memoria de objetos o personas que le llegan de una manera espontánea y que con el tiempo resultan verdaderos y comprobables, en algunos casos se cree que estos recuerdos son producto de fantasías, cosas que fueron malinterpretadas o pensamientos incongruentes, pero que lo asocian con momentos o conexiones de otras vidas pasadas.

Tener Intuición

La intuición es la capacidad de mantener un equilibrio de la mente consciente con el inconsciente, lo cual permite tener una mayor sabiduría que nos sirve de ayuda en momentos específicos, en ocasiones la intensidad de esta sensación es tan sobrenatural que pasa al plano de lo vidente. Para el budismo existe el Nirvana, en donde todas las energías pueden fluir y en donde los conocimientos son compartidos y tal vez de allí es de donde provienen estos conocimientos.

Déjà vu

Esta es una sensación de que se experimentado una situación en algún momento de la vida, este se evidencia en ciertos olores, sonidos, imágenes o sabores, para algunos esta es una discrepancia que surge a nivel neurológico y para otros es un reflejo de que existe otra dimensión.

Sientes Empatía con Otros Seres

Esta es un visión de línea budista que se basa en un principio de siete vidas en donde un ser humano puede reencarnar siete veces para vivir de la manera correcta, no siempre en estas vidas se puede ser un humano, el alma puede ser llevada a un animal para que pueda aprender principios básicos de vida, cuan existe una empatía es porque se ha pasado por varios cuerpos y por eso es que se les respeta y valora.

Precognición

Si tienes una preferencia por ciertas culturas o por ciertas etapas del tiempo, puede que tu vida tenga una parte pendiente de una vida pasada en la que viviste de una buena manera o en la que hayas sufrido mucho y sientes la necesidad de conocer más sobre ella.

Crees que no eres Parte del Mundo

Cuando piensas que sientes molestias por el mundo en que vives y por todo lo que te rodea, y también quiere encontrar un verdadero lugar y llamarlo hogar puede ser el resultado de un lugar místico en donde las almas deben haberse encontrado, porque ya cumplieron la misión de su vida y tiene la necesidad básica de regresar a lo que llaman su hogar.

Miedos o Fobias sin Explicación

Muchos miedos o fobias que las personas tienen son residuos de experiencias de otras vidas que no lograron superarse y que en la vida actual se mencionan como una enfermedad, se cree que en vidas pasadas las personas pudieron presentar un muerte violenta o un momento tan difícil que no lo pueden superar en una nueva vida, esta es la sensación, por ejemplo que tienen las personas cuando van a la playa y tienen miedo de morir ahogados o van a un lugar específico y tienen miedo de estar en el mismo.

Si te ha gustado este artículo te sugerimos leer estos otros, de los cuales te dejamos sus enlaces:

Alineación de Chakras

Libro Sagrado del Budismo

Ritos del Budismo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here