¿Qué es el realismo mágico? y sus características

El lector siente que es arrancado de una realidad monótona pero no se separa de ella y sin embargo es llevado por un mundo de fantasía que siente arraigado a su cultura y sus tradiciones y a todo lo que adquirió por medio de la educación formal, todo esto lo logra el Realismo mágico.

REALISMO MÁGICO

Realismo Mágico

El realismo mágico es un movimiento de la literatura cuya característica más relevante es el rompimiento de la realidad por un acontecer fantástico delineada de una manera realista dentro de la narración.

El escritor venezolana Arturo Uslar Pietri fue el primero en utilizar este término refiriéndose a la literatura en su obra “Letras y hombres de Venezuela”, la cual fue editada por primera vez en 1947. Posteriormente Pietri confesó que la expresión Realismo Mágico la había tomado inconscientemente de una obra del crítico de arte alemán Franz Roh de 1925, quien utilizó Magischer Realismus (Realismo Mágico) en referencia a un estilo de pintura que se conocía como Neue Sachlichkeit (Nueva Objetividad).

Según Roh el realismo mágico se relacionaba con el surrealismo, pero no era lo mismo, porque el realismo mágico se enfoca sobre todo en el objeto físico y la realidad de las cosas en el mundo, a diferencia a la visión más abstracta, onírica, psicológica y inconsciente del surrealismo. |

El escritor y crítico de literatura mexicano Luis Leal simplificó la descripción diciendo que era inexplicable y si se podía explicar entonces no era realismo mágico y agrega que cada autor expresa la realidad según cómo la interpreta de su lo que observa de las personas y sostiene que realismo mágico es la posición asumida por los personajes de una narración con respecto al mundo y a la naturaleza.

Por su parte Arturo Uslar Pietri en “Letras y hombres de Venezuela”, describió «al hombre como un misterio rodeado de hechos realistas. Una predicción poética o una negación poética de la realidad. Lo que a falta de otro nombre podría llamarse un realismo mágico». A pesar de la vaguedad de la definición de Uslar Pietri el término tuvo un tremendo impacto en los lectores ya que la identificaron con su forma de sentir la ficción de América Latina.

REALISMO MÁGICO

Algunos críticos sostienen que el realismo mágico es una variación del realismo puro, ya que muestra los problemas de la sociedad americana describiendo personajes y lugares típicos, la diferencia sería que esta rama del realismo utiliza la exageración de los hechos reales al mezclarlo con la magia propia de los pueblos latinoamericanos, especialmente los iberoamericanos.

El realismo mágico tiene influencias tanto del psicoanálisis como del movimiento surrealista de Europa, en sus aspectos oníricos, de irreflexión e inconsciencia además de las obvias influencias de las culturas de los indios americanos antes de la llegada de los conquistadores especialmente en los hechos sobrenaturales relacionados con sus mitos y leyendas.

El realismo mágico surge como una respuesta a los movimientos realista, indigenistas y regionalistas que dominaban hasta ese momento pero sin dejar de tener elementos propios de esos movimientos. Los escritores se inspiraron en el turbulento acontecer político de la región para sus obras de allí que la crítica social y política fuera un elemento constante entremezclado con eventos fantásticos e inverosímiles.

Arturo Uslar Pietri resalta la importancia de separar totalmente el realismo mágico surgido en Latinoamérica a mediados del siglo pasado con otras tendencias u obras que son aparente similares, como las novela de caballería o Las Mil y una Noche, en el realismo mágico, según el venezolano Uslar Pietri, la realidad no es sustituida por un mundo mágico, sino que lo extraordinario forma parte de la cotidianidad. El realismo mágico trae en si una crítica social y política sobreentendida, especialmente esta crítica va dirigida a la elite dominante.

A partir de los años sesenta del siglo pasado el realismo mágico fue siendo asumido por autores literarios fuera del continente latinoamericano. El realismo mágico superó las diferencias culturales asumiendo una interpretación universal y estándar, muchas veces exageradas hasta llegar a los límites de la tolerancia humana.

REALISMO MÁGICO

Muchos escritores a nivel mundial, no sólo de origen latinoamericano, se inscriben dentro del movimiento del realismo mágico, entre los principales se encuentran Miguel Ángel Asturias, Alejo Carpentier, Gabriel García Márquez, Arturo Uslar Pietri, Isabel Allende, Salmán Rushdie, Lisa St Aubin de Terán, Elena Garro, Juan Rulfo, Louis de Berniéres, Günter Grass, Laura Esquivel.

Características del realismo mágico

Las características del realismo mágico varían de un autor a otro e incluso de una obra a otra. Un texto es diferente a otro y algunos podían tener solo una o varias de las características que se enumeran.

El realismo mágico y sus componentes Fantásticos

Uno de los factores básicas del realismo mágico es el tratamiento de situaciones interesantes como un evento de la verdad real. Traslada las fábulas, los cuentos y la mitología a las realidades sociales de la actualidad. Por medio de características inverosímiles que se les otorgan a los personajes, se trata de establecer verdades políticas contemporáneas. Los elementos fantásticos forman parte de la realidad, el autor no los crea sólo los descubre y se los revela al lector.

Indiferencia del Narrador Sobre el realismo mágico

El autor de manera deliberada no revela información e incluso la oculta sobre los hechos fantásticos que ocurren. La historia sigue su curso con aparente lógica ignorando que hubiera ocurrido algo fuera de la normal. Los sucesos sobrenaturales son contados como si fuesen cotidianos y el lector así lo asume. Tratar de explicar lo extraordinario o subrayar o magnificar su fantasía sería quitarle legitimidad.

El narrador presenta los hechos poco probables e ilógicos con gran naturalidad, sin razonarlos ni explicarlos al lector. En algunas ocasiones la acción tiene más de un narrador.

Exuberancia

El escritor cubano Alejo Carpentier en su obra “El Barroco y lo Real Maravilloso”, asocia al realismo mágico con el barroquismo y lo define como la ausencia de vacío, alejándose de las normas y la organización con tal exuberancia de detalles que desorienta. Carpentier sostiene: «América, continente de simbiosis, mutaciones… mestizaje, engendra el barroco».

Enfoque del Tiempo

El tiempo en el realismo mágico no transcurre en línea recta ni se mide con los parámetros usuales rompiendo con el orden de la narración. El tiempo interior se presenta de una manera novedosa, utilizando técnicas de narración como la rememoración y la Introspectiva.

Los escritores del realismo mágico

La intención de los escritores de América Latina era tener una nueva visión tanto del objeto como del lenguaje literario, buscando desentrañar “esa realidad casi desconocida y casi alucinatoria que era la de América Latina. (…) una realidad peculiar que era radicalmente distinta a la que reflejaba la narrativa europea” según palabras de Arturo Uslar Pietri. Algunos autores protagonistas del movimiento del realismo mágico son:

Miguel Ángel Asturias

Nacido en Guatemala. Se desempeñó en el periodismo, la diplomacia y la literatura. Destacó por su preocupación por la cultura indígena del continente. Fue uno de los precursores del boom de la literatura de Iberoamérica. También fue pionero en la denuncia social y en la línea de avanzada en la literatura. Sus obras se centran en resaltar la mitología y las leyendas del continente americano como forma de experimentación y de denuncia social. Entre sus obras destacan Leyendas de Guatemala (1930), Hombres de maíz (1949) y Señor Presidente (1946).

Alejo Carpentier

Fue un musicólogo, escritor y periodista de origen cubano. Acuñó el término “real maravilloso” para las obras enmarcadas en el realismo mágico. Carpentier afirma:

“lo maravilloso comienza a serlo de manera inequívoca cuando surge de una inesperada alteración de la realidad, de una iluminación inhabitual […] percibidas con particular intensidad en virtud de una exaltación del espíritu que lo conduce a un modo de ‘estado límite”.

REALISMO MÁGICO

El escritor sostiene que las realidades propias de América Latina, realidades tanto raciales, como en la historia, las ideologías, la cultura, las religiones y la política, obligan al artista a buscar nuevas formas para representar esta realidad tan particular. Sus obras más representativas son El reino de este mundo (1949), Los pasos perdidos (1953) y Concierto barroco (1974).

Julio Cortázar

Fue un escritor, profesor y traductor nacido en Argentina, en 1981 en protesta contra la dictadura militar que regía en su patria tomo la nacionalidad francesa sin renunciar a la argentina. El realismo mágico de Cortázar está fuertemente influenciado por la literatura europea como la de Kafka, Joyce y por el surrealismo. Su particular estilo hace que lo más irreal y fantástico sea totalmente creíble y verosímil. Es considerado uno de los más importantes representantes del boom de la literatura latinoamericana.

Para Cortázar lo ilógico e incongruente forma como todo parte de la cotidianidad y escudriñando en ello se puede descubrir nuevas y desconocidas cara de la realidad y llegar mucho más allá. Algunas de sus obras son Los premios (1960), Rayuela (1963), Sesenta y dos, modelo para armar (1968) y Bestiario (1951).

Juan Rulfo

Nacido en México, escribió novelas, cuentos y también guiones, se dedicó a la fotografía. Las creaciones de Rulfo marcaron un hito en la literatura de México poniendo fin a la literatura referente a la revolución. En sus obras se conjuga la realidad con la fantasía, dentro de escenarios del campo después de la revolución mexicana. Sus personajes simbolizan lo propio del ambiente resaltando los problemas sociales y culturales en un entramado de un mundo fantástico.

El propio Gabriel García Márquez dijo sobre la obra de Juan Rulfo Pedro Páramo: “Esta es la novela más hermosa jamás escrita en español”, y Jorge Luis Borges escribió las siguientes líneas: “Pedro Páramo es un libro fantástico, y su atractivo no se puede resistir. Esta es una de las mejores novelas de la literatura en español, y de la literatura en general». Entre sus obras literarias más importantes destacan Pedro Páramo y El llano en llamas.

REALISMO MÁGICO

Gabriel García Márquez

Nació en Colombia, además de escritor ejerció el periodismo, fue guionista y editor. Ganador del Premio Nobel de Literatura en 1982. Desde sus principios como escritor en sus trabajos aparecieron muestras de la unión entre magia y realidad, mezclado los hechos históricos con los mitológicos. Dio vida al pueblo de Macondo que sirve de marco a muchas de las historias escritas por él. Según sus propias palabras:

“nuestra realidad (como latinoamericanos) es desmesurada y con frecuencia nos plantea a los escritores problemas muy serios, que es el de la insuficiencia de las palabras…Los ríos de aguas hirvientes y las tormentas que hacen estremecer la tierra, y los ciclones que se llevan las casas por los aires, no son cosas inventadas, sino dimensiones de la naturaleza que existen en nuestro mundo”.

García Márquez afirmaba que las historias míticas y legendarias formaban parte de la vida diaria del mundo que él conocía y por tanto en realidad “no estaba inventando nada, sino simplemente captando y refiriendo un mundo de presagios, de terapias, de premoniciones, de supersticiones…que era muy nuestro, muy latinoamericano”

La obra de Gabriel García Márquez Cien Años de Soledad es considerada la obra más representativa del realismo mágico, además el Gabo, como también se le conoció escribió importantes obras como El coronel no tiene quien le escriba y Amor en los tiempos del cólera.

Arturo Uslar Pietri

Fue un escritor venezolano que además ejerció el periodismo, el derecho, la filosofía y la política. A Uslar Pietri se le atribuye la aplicación del término “realismo mágico” a la literatura latinoamericana de mediados del siglo XX. Los ensayos y novelas de Uslar Pietri causaron gran influencia en la vida cultural de la región. En 1990 recibió el Premio Príncipe de Asturias en reconocimiento a su labor literaria. Fue postulado varias veces al Premio Nobel de Literatura. En palabras de Uslar Pietri:

“Si uno lee, con ojos europeos, una novela de Asturias o de Carpentier, puede creer que se trata de una visión artificial o de una anomalía desconcertante y nada familiar.

No se trataba de un añadido de personajes y sucesos fantásticos, de los que hay muchos y buenos ejemplos desde los inicios de la literatura, sino de la revelación de una situación diferente, no habitual, que chocaba con los patrones aceptados del realismo… Esta línea va desde las Leyendas de Guatemala hasta Cien años de soledad”.

Y Agrega: “Lo que García Márquez describe y que parece pura invención, no es otra cosa que el retrato de una situación peculiar, vista con los ojos de la gente que la vive y la crea, casi sin alteraciones. El mundo criollo está lleno de magia en el sentido de lo inhabitual y lo extraño”.

Isabel Allende

Escritora y dramaturga chilena. Su primera novela, La Casa de los Espíritus, es su obra más conocida. Esta reconocida escritora le da una mirada femenina a un movimiento que pareciera estar dominado por los hombres, el del realismo mágico. A partir de su primera novela, Allende está inmersa en el realismo mágico al adentrarse en la historia chilena con su devenir conservador y regido por un férreo machismo valiéndose para ello de las vivencias de familias nada típicas.

En sus historias se mezcla la sórdida realidad de los hechos políticos y la problemática social con hechos extraordinarios que son tomados por los diferentes personales con la indiferencia de las cosas triviales de la cotidianidad y así logran sobrellevar situaciones complicadas.

Jorge Amado

Fue un escritor brasileño, tuvo membresía en la Academia Brasileña de Letras. Jorge Amado convirtió en héroes y protagonistas de sus novelas a los necesitados, los campesinos, a los obreros, a los marginados sociales, las prostitutas y vagabundos. Cuando fue militante comunista identificaba al bien con la pobreza y al mal con la riqueza, posteriormente cambió esa visión al comprender que el bien y el mal nacen del carácter y la actitud de las personas y no de la pobreza o la riqueza.

Jorge Amado fue protagonista del boom de la literatura latinoamericana de los años sesentas del siglo pasado y es considerado por la crítica como uno de sus precursores. En sus escritos logra amalgamar con acertada proporción la realidad social con la fantasía, el humor, el erotismo y la sensualidad. Su novela Doña Flor y sus dos Maridos y una obra ejemplar del realismo mágico.

Elena Garro

Fue una mexicana dedicada a la escritura de guiones, cuentos, novelas y además fue dramaturga. Aunque se le cataloga dentro del género de realismo mágico y se le considera una de sus innovadoras ella desestimó este término por considerar que es solo “una etiqueta mercantilista”. Los personajes de las obras de Elena Garro se mueven entre hechos reales e ilusorios en un alucinante ir y venir en persecución de sus propios sueños.

Según la Revista Iberoamericana: “A base, frecuentemente, de elementos folclóricos, construye un mundo en el cual desaparecen las fronteras entre la realidad tal y como la percibimos diariamente; nos da así otro mundo, quizás ilusorio, pero acaso también más real en lo que toca a la verdad anímica del hombre”. Sus primeras obras Un hogar sólido (teatro, 1958), Los recuerdos del porvenir (novela, 1963) y La semana de colores (cuento, 1964), son consideradas por algunos críticos como precursoras del realismo mágico.

Laura Esquivel​

Laura Esquivel es una escritora y política nacida en México. Su principal  obra narrativa: Como Agua para Chocolate, cuya primera edición fue en 1989, es famosa mundialmente y hasta el momento fue traducida a más de treinta idiomas y fue filmada por quien en ese momento era su esposo, el director Alfonso Arau en 1992. Esta obra es emblemática del realismo mágico y en ella resalta la importancia de la cocina como el fundamento primordial de la familia y el hogar.

Realismo mágico en la pintura

En la pintura el realismo mágico se refiere a la unión de la realidad cotidiana, palpable, visible y lógica con la realidad mágica, alucinante y onírica, formando una nueva realidad. Esta denominación fue usada en un principio por el crítico de arte Franz Roh en su obra Post-Impressionism: Magical Realism publicada en 1925. Según Roh el realismo mágico y sus artistas impugnan al realismo puro que solo ata a la realidad física y objetiva y crean una vía de comunicación entre lo ordinario y el surrealismo y el simbolismo.

A pesar del esfuerzo de Franz Roh, ya en Europa la crítica artística ya había asumido el término Nueva Objetividad (Neue Sachlichkeit). Esta tendencia surgió después de la Segunda Guerra Mundial en varias de las principales ciudades alemanas reuniendo a artistas provenientes del Dadá. Guenther utiliza preferentemente el calificativo Nueva Objetividad por sobre el de realismo mágico, supuestamente porque la nueva objetividad tiene la base práctica, existen artistas practicándola, mientras el realismo mágico es solo teórico, parte de la retórica de la crítica.

Con el pasar del tiempo y gracias a la influencia del poeta, dramaturgo, novelista y compositor italiano Massimo Bontempelli la denominación de realismo mágico fue aceptada por los círculos artísticos alemanes e italianos.

Disidencias

Muchos artísticas y críticos, especialmente europeos, disienten de la idea de que el realismo mágico en la literatura tenga un origen latinoamericano.

El escritor de origen albanés Ismail Kadaré sostiene: “Los latinoamericanos no inventaron el realismo mágico. Siempre ha existido en la literatura. No podemos imaginar la literatura mundial sin esta dimensión onírica. ¿Puedes explicar la Divina Comedia de Dante, sus visiones del infierno sin apelar al realismo mágico? ¿No encontramos el mismo fenómeno en Fausto, en La tempestad, en Don Quijote, en las tragedias griegas donde el cielo y la tierra están siempre entrelazados?”

Por su parte Seymour Menton, sostiene que Gabriel García Márquez tuvo la influencia de autores de la literatura tradicional judía como Isaac Bashevis Singer, André Schwarz Bart y ciertos autores judíos originarios de Estados Unidos para escribir su obra cumbre Cien años de soledad.

También el acreedor del Premio Nobel de Literatura peruano, Mario Vargas Llosa expresó su desacuerdo con la aplicación de realismo mágico. En unas declaraciones durante el Festival de Literatura de Berlín, explicó que nunca fue correcto utilizar el término realismo mágico para hablar de un grupo de autores de latinoamérica.

«Durante mucho tiempo (la expresión realismo mágico) se usó como una etiqueta para englobar toda la literatura latinoamericana, eso era impreciso…La etiqueta realismo mágico ni siquiera sirve para englobar a escritores de literatura de imaginación como Juan Rulfo, (Gabriel) García Márquez, Julio Cortázar o (Jorge Luis) Borges, cada uno tiene su propia mitología personal y su propio mundo»

“Hubo épocas en que había una tendencia dominante como el realismo o más tarde el llamado realismo mágico, ahora no la hay, hay muchos escritores que abordan temas muy diversos con técnicas muy diversas, eso es positivo, sobre todo en un continente que precisamente se caracteriza por la diversidad”

 

A continuación le dejamos algunos enlaces de su interés:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.