Esta creación revolucionó el mundo de las comunicaciones y a la vez la vida en general de la humanidad al acelerar el proceso de envió y recepción de información. Esa velocidad es comparable a la velocidad de su evolución que fue tan rápida que hace dudar y preguntarse ¿Quién inventó el Telégrafo?

QUIEN INVENTÓ EL TELÉGRAFO

¿Quién inventó el Telégrafo?

La creación del telégrafo se asocia a una serie de descubrimientos, avances e invenciones en el ámbito científico, atribuibles a diferentes personas, especialistas en las más variadas actividades, que a una velocidad relativamente rápida, en los últimos años, nos llevaron, desde los dispositivos ópticos de mediados del siglo dieciocho hasta los más sofisticados sistemas de comunicación utilizados hoy en día.

Medios primitivos de comunicación a distancia

Desde sus inicios, la humanidad ha utilizado varios tipos primitivos de señalización y comunicación para la rápida transmisión de información importante en casos en los que, por diversas razones, no era posible utilizar los medios de uso común para contactos informativos. Se suponía que las fogatas encendidas en áreas elevadas del terreno, o el humo de esas fogatas, notificaron la proximidad de enemigos o de un desastre natural inminente. Este método todavía lo utilizan quienes se pierden en la taiga o los turistas que experimentan un desastre natural.

Algunas tribus y pueblos utilizaron para estos fines ciertas combinaciones de señales sonoras de percusión como por ejemplo, tambores e instrumentos musicales de viento como cuernos de caza, otros aprendieron a transmitir ciertos mensajes manipulando la luz solar reflejada mediante un sistema de espejos. En el último caso, el sistema de comunicación recibió el nombre de » heliógrafo «, que es un telégrafo de luz primitivo.

Telégrafo óptico

En 1778, un telégrafo óptico para establecer comunicaciones por medio de luces se instaló entre los observatorios de París y Greenwich. En el siglo XIX, en asuntos militares, se usaba con mucha frecuencia la señalización luminosa con la ayuda de los llamados heliógrafos.

La parte principal del heliógrafo es un espejo, con la ayuda del cual los rayos de luz se pueden dirigir a un lugar específico, donde hay otro espejo del mismo tipo. Los símbolos están formados por giros cortos de los espejos en una dirección u otra.

En condiciones climáticas favorables, tales señales se pueden transmitir a una distancia de sesenta y cinco kilómetros. Por la noche, bajo la luz de la luna, esta distancia se reduce a quince kilómetros y cuando se ilumina con lámparas, hasta cinco kilómetros.

QUIEN INVENTÓ EL TELÉGRAFO

Las características como simplicidad de diseño e instalación, ligereza, bajo costo de los heliógrafos de espejo los hicieron bastante adecuados para fines militares. Utilizado en el ejército y principalmente en barcos militares y dispositivos de señalización más sofisticados con una luz eléctrica fuerte: los reflectores. Para dirigir los rayos del arco voltaico con un haz paralelo, utilizaron tanto la reflexión (espejos esféricos o parabólicos) como la refracción de la luz (diferentes tipos de lentes de vidrio).

A finales del siglo XVIII, en Francia, Claude Chappe, mecánico francés, quien inventó el telégrafo óptico, ideó un sistema de transmisión de información utilizando una señal lumínica. Fue bautizado como «telégrafo óptico». Simplemente consistía en una cadena de edificios comunes ubicados de manera que quedaran a la vista unos de otros. En el techo de los edificios había postes con varillas transversales móviles: semáforos. Los semáforos fueron controlados por los operadores que se sentaron adentro con la ayuda de cables.

Además Chappe creó un grupo de códigos especiales, Cada figura tomada por el semáforo correspondía a una letra del alfabeto, según de las diferentes posiciones que se les diera a las varillas transversales en relación el poste de soporte. El sistema ideado por Chappe lograba que los mensajes fueran transmitidos a una velocidad de dos palabras por minuto. Rápidamente fue utilizado en toda Europa. En Suecia, una cadena de estaciones de telégrafo óptico funcionó hasta 1880.

Los semáforos transmitían la información con mayor precisión y eran más confiables que las señales de humo y otras señales de la época. Además, no requerían combustible. Los mensajes podían transmitirse a mayor velocidad de lo que los mensajeros eran capaces de llevarlos y los semáforos podrían transmitir mensajes a través de toda una región. Pero, sin embargo, al igual que otros métodos de transmisión de señales a distancia, dependían en gran medida de las condiciones climáticas y requerían luz natural ya que la iluminación eléctrica apareció solo en 1880.

Eran necesarios muchos operadores y las torres debían estar ubicadas a una distancia máxima de treinta kilómetros. Era útil para el gobierno, pero demasiado costoso para el uso comercial.  Con la invención del telégrafo eléctrico se redujo treinta veces el costo de envío de mensajes, además, se podía utilizar en cualquier momento del día, independientemente del clima.

QUIEN INVENTÓ EL TELÉGRAFO

Telégrafo eléctrico

Los primeros intentos de aplicar el magnetismo y la electricidad a la telegrafía se remontan al siglo XVI y no tuvieron mucho éxito.

Entonces, desde esta época temprana, el filósofo, alquimista, comediógrafo e investigador italiano Giambattista della Porta, luego el científico e inventor alemán Athanasius Kircher (1602-1680) y otros sugirieron usar interacciones magnéticas para este propósito. En el siglo XVIII se ha intentado utilizar electricidad estática para el mismo propósito.

El primer dispositivo real fue creado por el físico suizo Georges-Louis Le Sage en Ginebra en 1774, construyó uno de los primeros modelos funcionales de un telégrafo eléctrico con una máquina electrostática (transmisor) y un electroscopio (receptor), que tenía un cable separado para cada una de las veintiséis letras del alfabeto. Quien inventó el telégrafo conectó dos habitaciones separadas de la casa del inventor.

Sin embargo, este método de señalización no se puede aplicar a largas distancias y no fue utilizado ampliamente. Este fue un intento que, como otros similares, fue interesante solo desde un punto de vista histórico.

La principal desventaja de utilizar electricidad estática para la señalización es que debido a los altos voltajes (potenciales) se requería un aislamiento extremadamente cuidadoso de los cables, lo que en la práctica presenta grandes dificultades.

La telegrafía eléctrica comenzó a desarrollarse rápidamente y dio resultados realmente brillantes solo desde el momento en que comenzó a usar corriente galvánica. El primer dispositivo de este tipo, basado en la acción química de la corriente, fue construido en 1809 por Samuel Thomas von Sömmerring, quien inventó el telégrafo, según opiniones, en Múnich.

QUIEN INVENTÓ EL TELÉGRAFO

Se podría conectar una batería galvánica en una estación a dos de los treinta y cinco cables que conectan ambas estaciones; los extremos de todos estos treinta y cinco cables en otra estación se sumergieron en una solución débil de ácido sulfúrico; cuando pasaba la corriente, el líquido se descomponía y se liberaba oxígeno en uno de los cables e hidrógeno en el otro; a cada cable se le asignó un signo, letra o número y, por lo tanto, la alarma podría instalarse en distancias relativamente largas, hasta tres kilómetros.

Pavel Lvovich Schilling fue un científico e ingeniero eléctrico de nacionalidad rusa, quien inventó el telégrafo electromagnético, según muchos, en 1832 se colocó una línea de telégrafo en San Petersburgo entre el Palacio de Invierno y el edificio del Ministerio de Ferrocarriles.

El dispositivo de transmisión telegráfica consistía en un teclado con dieciséis teclas, que servían como cierres de corriente de la dirección requerida, y el dispositivo receptor contenía seis multiplicadores con flechas magnéticas estáticas suspendidas en hilos, a las cuales se unían círculos de papel, blancos por un lado y negros por el otro.

Según otras opiniones quien inventó el telégrafo fue el físico estadounidense Joseph Henry en 1989, y lo perfeccionó en 1835, pero Henry no patentó su invento por eso se le ignora, posteriormente ayudó a Samuel Morse a instalar un telégrafo entre las ciudades norteamericanas de de Baltimore y Washington.

Quien inventó el telégrafo eléctrico fue el conocido médico, científico e inventor norteamericano David Alter, según estiman muchos, en 1836, un año antes que Morse, instaló un telégrafo eléctrico entre su casa y su granero, pero no hizo público su invento. En una entrevista se le interrogó sobre esto y contestó: «Puedo decir que no hay ninguna conexión entre el telégrafo de Morse y otros y el mío. Es muy probable que el profesor Morse nunca haya oído hablar de mí, ni de mi telégrafo.»

Ambas estaciones se conectaban entre sí por ocho cables, de los cuales seis iban a los multiplicadores, uno servía para la corriente inversa y uno se comunicaba con el aparato de reclutamiento, que era una campana con mecanismo de relojería, también accionada electromagnéticamente al desviar una aguja magnética.

QUIEN INVENTÓ EL TELÉGRAFO

Por medio de las dieciséis teclas del dispositivo de transmisión, era posible enviar una corriente en una dirección u otra y así girar las flechas de los multiplicadores hacia adelante con un círculo blanco, luego negro, conformando así los signos establecidos. Posteriormente, Schilling hizo el funcionamiento de su dispositivo de recepción más simple, dejando en él solo un multiplicador en lugar de seis y el alfabeto condicional estaba compuesto por treinta y seis desviaciones diferentes de la aguja magnética.

Schilling utilizó cables subterráneos para conectar las estaciones; expresó la idea de la posibilidad de colgar cables en postes. El 25 de julio de 1837 Schilling murió, sin tener tiempo de cumplir las órdenes de Nicolás I de conectar Petersburgo con la ciudad de Kronstadt.

En 1833, los científicos alemanes Carl Friedrich Gauss y Wilhelm Eduard Weber instalaron un telégrafo electromagnético en la ciudad de Gotinga: su telégrafo conectaba la oficina de física de la universidad con el observatorio magnético y astronómico y operaba mediante corrientes de inducción inducidas por el movimiento de un imán dentro de una bobina de alambre; estas corrientes en otra estación hicieron vibrar el imán multiplicador.

A fines de los años treinta, aparecieron varias modificaciones de tales telégrafos electromagnéticos con flechas, y luego comenzaron a extenderse rápidamente. El mayor éxito en la práctica recayó en quien inventó el telégrafo de los ingleses William Cooke y Charles Wheatstone, que presentó una simple mejora sobre el dispositivo Schilling, con el cual Cooke se familiariza en 1836 en una conferencia en la Universidad de Heidelberg. Los dispositivos Wheatstone y Cooke fueron utilizados en Inglaterra desde 1837.

Carl August von Steinheil en 1838 en Múnich estableció una línea de telégrafo de cinco mil metros, la que Gauss extendió en Gotinga tenía una distancia de sólo setecientos metros, y al mismo tiempo hizo un descubrimiento muy importante en la historia del telégrafo, que redujo significativamente el costo del cableado de las líneas de telégrafo, contribuyendo con la rápida difusión de los telégrafos.

Este descubrimiento fue que un solo cable es suficiente para conectar dos estaciones, ya que una corriente inversa puede fluir a través del suelo si uno de los polos de una batería galvánica se conecta en un lado a una gran lámina de cobre sumergida en el suelo húmedo y, por otro lado, conecte el extremo del cable a tierra de la misma manera.

La parte principal y esencial de cada uno de estos dispositivos es un electroimán que, cuando la corriente lo atraviesa, atrae una placa de hierro y, por lo tanto, mueve el puntero en un círculo de un signo a otro, o, en otro sistema, por el contrario, detiene brevemente el movimiento del puntero en círculo con la ayuda del mecanismo del reloj y ya había muchos modelos de estos dispositivos.

Los dos sistemas de telegrafía considerados con la ayuda de flechas magnéticas de desvío e indicadores que giran en el cuadrante tienen principalmente el inconveniente de que los signos transitorios en ellos causan fácilmente errores, mientras que el control es imposible.

Por lo tanto, comenzaron a ser reemplazados gradualmente por dispositivos de escritura, tan pronto como se inventaron y mejoraron los métodos para registrar los movimientos condicionales de una armadura de electroimán en un receptor de telégrafo, en los que se pasaba una corriente de mayor o menor duración.

Uno de los primeros telégrafos de escritura fue fabricado por el físico ruso alemán Boris Semyonovich Jacobi. Los símbolos de este dispositivo se escribieron en una tabla de porcelana en movimiento con un lápiz unido al ancla de un electroimán. El dispositivo Jacobi se instaló en 1841 en una línea de telégrafo subterráneo en San Petersburgo y conectó la oficina del emperador Nicolás I en el Palacio de Invierno con el Estado Mayor.

QUIÉN INVENTÓ EL TELÉGRAFO

En 1842, se colocó una línea desde el Palacio de Invierno hasta la principal administración ferroviaria, en 1843, hasta el palacio de Tsarskoe Selo. Jacobi mejoró su invento en 1850, creando el primer aparato telegráfico de impresión directa del mundo

Telégrafo de Morse

Samuel Morse. quien inventó el telégrafo,  según la opinión más generalizada, fue un inventor y pintor estadounidense, Morse conoció a Louis Daguerre y se interesó por los avances en el campo de la electricidad. Se inspiró para inventar el telégrafo por una conversación casual mientras regresaba de Europa 1832.

Un pasajero, durante una conversación sobre un electroimán dijo: «Si una corriente eléctrica puede hacerse visible en ambos extremos del cable, entonces no veo ninguna razón por la que no se puedan transmitir mensajes». Aunque la idea de un telégrafo se adelantó a Morse, él creía que era el primero.

Morse dedicó casi todo su tiempo a la pintura, la enseñanza en la Universidad de Nueva York y la política. En 1835 Morse se convirtió en profesor de artes descriptivas. Pero después de que le mostraran en la universidad en 1836 una descripción del modelo de telégrafo propuesto por Wilhelm Weber en 1833, se dedicó por completo a la invención.

Morse necesitó años de trabajo y estudio para que su telégrafo funcionara. En septiembre de 1837, finalmente demostró su invención. La señal se envió a más de mil setecientos pies de cable, pero el telegrama recibido del transmisor era ilegible. Pero Morse no se iba a rendir y en menos de seis meses, junto con A. Weil, desarrolló un sistema de transmisión de letras con puntos y rayas, que se conoció en todo el mundo como el código Morse.

El 8 de febrero de 1838, en Filadelfia, en el Instituto Franklin, demostró públicamente por primera vez su sistema de telégrafo electromagnético, que transmitía mensajes mediante señales en una codificación especial.

QUIÉN INVENTÓ EL TELÉGRAFO

El telégrafo de Morse entre los diversos sistemas telegráficos es el más famoso y hasta hace poco era el más común. Aunque este dispositivo fue concebido por Samuel Morse y los primeros resultados exitosos con él se obtuvieron ya en 1837, fue solo en 1844 que fue mejorado por Alfred Weil para que pudiera ser aplicado a los negocios.

El dispositivo está diseñado de manera muy simple. Un manipulador o llave, que sirve para cerrar e interrumpir la corriente, consta de una palanca metálica, cuyo eje está en comunicación con el cable de línea. La palanca con un extremo se presiona mediante un resorte contra un saliente de metal con un tornillo de sujeción, por medio del cual se conecta con un cable al aparato receptor de la estación y al suelo. Al presionar el otro extremo de la palanca se toca el otro saliente conectado a la batería.

En este caso, por lo tanto, la corriente se enviará a la línea a otra estación. Las partes principales del receptor son: un electroimán vertical, una palanca en forma de balancín y un mecanismo de reloj para tirar de una cinta de papel. Un electroimán, cuando pasa corriente a través de él, atrae una barra de hierro ubicada en el extremo de la palanca; el otro brazo de la palanca se eleva y presiona la punta de acero de su extremo contra la cinta de papel, que se mueve continuamente sobre ella mediante un mecanismo de reloj.

Cuando se interrumpe la corriente, el resorte tira de la palanca hacia atrás a su posición original. Dependiendo de la duración de la corriente en la cinta, la punta de la palanca deja huellas en forma de puntos o líneas. Varias combinaciones de estos signos componen el alfabeto.

Dichas marcas se pueden producir directamente presionando el pasador de palanca en el papel, lo que dejará marcas de sangría en el papel. Pero los dispositivos de escritura en relieve son inconvenientes en el sentido de que requieren una corriente bastante significativa para su funcionamiento.

Por lo tanto, en lugar de un alfiler, comenzaron a usar una pequeña rueda, que con su parte inferior se sumerge en un recipiente con tinta espesa. Esta rueda gira gradualmente bajo la acción del dispositivo y deja un rastro de pintura en la cinta de papel.

QUIÉN INVENTÓ EL TELÉGRAFO

Para aumentar la velocidad de acción de los dispositivos telegráficos, Charles Wheatstone reemplazó la transmisión manual en el sistema Morse por transmisión mecánica. La transmisión manual es lenta y propensa a errores. Por lo tanto, Wheatstone propuso utilizar en el aparato de transferencia una cinta de papel de movimiento rápido con agujeros preparados de antemano, provocando el cierre de la corriente, como resultado de lo cual se dejan símbolos Morse en la cinta de papel de la estación receptora.

Los agujeros se crean mediante un dispositivo especial, un perforador. Forma tres filas de orificios, de los cuales el del medio sirve para mover la cinta mediante un engranaje giratorio, y los orificios de las filas exteriores se ubican según los signos Morse. Dos orificios ubicados directamente uno encima del otro corresponden a un punto, y dos orificios ubicados en una dirección oblicua representan un guión.

En el dispositivo de transferencia, se colocan dos agujas debajo de las filas extremas de orificios, que, mediante un balancín oscilante, reciben un movimiento muy rápido hacia arriba y hacia abajo.

Cuando la primera aguja golpea el orificio, un sistema de palancas hará girar el conmutador, lo que hará que la corriente fluya hacia la línea. Cuando la segunda aguja penetra en el orificio, el interruptor girará en la otra dirección, mientras que la corriente en la dirección opuesta pasará a través de la línea.

En el aparato receptor, en el primer caso, el ancla del electroimán girará y pondrá el bolígrafo en contacto con la tira de papel, que trazará una línea en el papel hasta que la corriente inversa gire la armadura junto con el bolígrafo en la otra dirección. Si los dos orificios de la cinta de papel del dispositivo de transferencia están directamente a través de la cinta, después de la primera aguja, la segunda aguja entrará inmediatamente en el orificio correspondiente, además, en el dispositivo receptor aparece una línea muy corta que corresponde a un punto del alfabeto Morse.

Cuando los agujeros caen oblicuamente, la línea es más larga. El transmisor puede enviar hasta seiscientas palabras por minuto de esta manera. A modo de comparación, el aparato Morse envió hasta trece, el aparato Hughes hasta veintinueve, el aparato Baudot hasta ciento veinte palabras por minuto.

QUIÉN INVENTÓ EL TELÉGRAFO

Como regla general, tres o cuatro operadores de telégrafos están ocupados haciendo agujeros en cintas de papel, y cada uno de ellos puede escribir entre treinta y cuarenta palabras por minuto. El mismo número de personas estará ocupado con la correspondencia de los despachos recibidos.

El código Morse

El alfabeto Morse o código Morse es un método de codificación de signos, que representa letras del alfabeto, números, signos de puntuación y otros símbolos con una secuencia de señales: largas (guiones) y cortas (puntos). La unidad de tiempo es la duración de un punto. La duración de un guión es de tres puntos. Una pausa entre elementos del mismo carácter es un punto, entre caracteres en una palabra tres puntos, entre palabras siete puntos. El nombre del inventor y artista estadounidense Samuel Morse.

Los códigos de letras fueron agregados por el socio de Morse, Alfred Weil, quien inventó el telégrafo, un hecho que Morse negó más tarde de todas las formas posible. Weil, sin embargo, pudo haber inventado la parte digital del código. Y en 1848, el código Morse fue optimizado por el alemán Friedrich Gerke y todavía está en uso hoy en día.

El alfabeto telegráfico moderno conocido como código Morse es un sistema por el cual se codifican los caracteres de los mensajes para poder ser transmitidos a través de líneas de comunicación es significativamente diferente del propuesto en 1838 por Samuel Morse, sin embargo algunos atribuyen la creación de este sistema a Alfred Weil, un socio comercial de Samuel Morse, quien introdujo un código para el comercio en grupos de cinco letras.

La configuración original del código Morse era esencialmente diferente de los códigos que se utilizan hoy en las bandas de aficionados. Primero, usó mensajes de tres duraciones diferentes. En segundo lugar, algunos símbolos tenían pausas dentro de sus códigos.

El principio de codificación del código Morse es en esencia simplificar la combinación de puntos y guiones de las caracteres que más se utilizan en la lengua inglesa con el fin de facilitar su aprendizaje además de hacer más sólidas y rápidas las transmisiones.

QUIÉN INVENTÓ EL TELÉGRAFO

El código Morse se puede transmitir y recibir a diferentes velocidades, según las capacidades y la experiencia de los operadores de radio. Normalmente, un operador de radio medio trabaja en un rango de velocidad de sesenta a cien caracteres por minuto. Los logros en la recepción y transmisión de alta velocidad se encuentran en el rango de velocidades de doscientos sesenta y trescientos diez caracteres por minuto.

La transmisión de códigos Morse se realiza mediante una llave telegráfica de la cual existen varios modelos. Con suficientes calificaciones del operador, es posible recibir mensajes cortos sin grabar, pero generalmente todo el texto recibido debe escribirse manualmente o en una máquina de escribir.

Al recibir, los operadores de radio experimentados graban con un retraso de varios caracteres, lo que hace que la recepción sea más tranquila y confiable y es un indicador de la habilidad del operador, a altas velocidades, por encima de ciento cincuenta caracteres por minuto, el retraso puede ser de hasta cien caracteres en medio minuto; el operador de radio tiene que memorizarlos y agregarlos después del final del radiograma.

Al recibir a altas velocidades, más de ciento veinticinco caracteres por minuto, debe grabar los textos, abandonando los caracteres alfabéticos estándar y utilizando símbolos especiales abreviados (por ejemplo, el signo de «punto» para la letra «e» o la «marca de verificación» para la letra «g»). En este caso, una vez finalizada la recepción, el operador de radio debe traducir el texto a los símbolos del alfabeto habitual.

El telégrafo y el radiotelégrafo utilizaban originalmente el código Morse, más tarde se utilizaron el código Baudot y ASCII , que son más convenientes para la automatización. Sin embargo, ahora incluso para el código Morse existen medios de generación y reconocimiento automáticos, por ejemplo, el software libre para una computadora personal CwType.

QUIÉN INVENTÓ EL TELÉGRAFO

Líneas telegráficas submarinas

El primer cable submarino que transportaba una señal eléctrica se tendió en Múnich a lo largo del Río Isar. Sin embargo, debido a la falta de impermeabilización suficiente, no fue posible el uso a largo plazo de dicho cable.

Solo la invención en 1847 por parte de Siemens de la tecnología para fabricar aislamientos de gutapercha permitió comenzar a trabajar en el tendido de un cable entre Calais y Dover, que se rompió después de que se envió el primer telegrama, un año después se intentó reemplazarlo por un cable blindado, pero este último no duró mucho.

La Atlantic Telegraph Company fue fundada en 1856 y en 1857 comenzó a tender cuatro mil quinientos kilómetros de cable telegráfico blindado a través del Océano Atlántico. El cable, que pesaba unos quinientos cincuenta kilos por kilómetro, constaba de siete alambres de cobre cubiertos con tres capas de gutapercha y una funda de cuerdas de hierro. En agosto de 1857, los barcos Agamenón y Niágara empezaron a tender desde la costa suroeste de Irlanda, pero debido a un cable roto, el intento tuvo que posponerse un año.

El segundo intento se realizó en el verano de 1858. Esta vez, se decidió comenzar a depositar en el océano, aproximadamente a medio camino entre Irlanda y Terranova.

El 26 de julio «Agamenón» y «Niágara», cada uno con su mitad del cable a bordo, reunidos en el Océano Atlántico, conectaron las mitades del cable y lo bajaron al agua. Durante el proceso de tendido, el cable se rompió varias veces y los barcos tuvieron que regresar para comenzar de nuevo.

El 5 de agosto, después de una colocación exitosa, los barcos llegaron a sus destinos, las islas de Valentía y Terranova y se instaló la primera línea telegráfica transatlántica que conecta el Viejo y el Nuevo Mundo. El 16 de agosto de 1858, la reina Victoria de Gran Bretaña y el presidente de Estados Unidos, James Buchanan, intercambiaron telegramas de felicitación.

El saludo de la Reina constaba de ciento tres palabras, cuya transmisión duró dieciséis horas. Era necesario telegrafiar a un ritmo tan lento porque, debido a la enorme capacidad y resistencia del cable largo, los pulsos de corriente cortos se «esparcen» en el extremo receptor como manchas de tinta en papel de filtro.

En septiembre de 1858 se interrumpió la comunicación. Al parecer, debido a una impermeabilización insuficiente, el cable fue destruido por la corrosión. Otra posible razón de la destrucción fue que se aplican voltajes demasiado altos a la línea desde el lado inglés para acelerar la transferencia.

En julio de 1865 se inició el tendido de cinco mil cien kilómetros de cable con aislamiento mejorado, y se decidió utilizar como capa de cable el barco más grande de la época, el vapor británico Great Eastern, con un desplazamiento de treinta y dos mil toneladas. El 31 de julio de 1865 se produjo una rotura de cable durante el tendido.

Después de varios intentos infructuosos de atrapar el extremo del cable con un ancla y subirlo a la superficie, se decidió posponer el emprendimiento hasta el próximo año.

En 1866, se colocó un nuevo cable, que proporcionó una conexión telegráfica a largo plazo entre Europa y América. Es curioso observar que se descubrió un cable cortado en 1865, tras lo cual se sujetó al fragmento faltante y pudo funcionar con éxito.

Unos años más tarde, se tendió un cable a la India, lo que hizo posible en 1870 establecer una conexión telegráfica directa entre Londres y Bombay (a través de una estación repetidora en Egipto y Malta).

QUIÉN INVENTÓ EL TELÉGRAFO

Telégrafo inalámbrico

El radiotelégrafo o telégrafo inalámbrico, es un dispositivo diseñado para transmitir información textual por radio usando código Morse u otro código simple. En el período inicial del desarrollo de las comunicaciones por radio, el telégrafo era en realidad la única forma de transmitir información por radio. A pesar de la aparición de métodos nuevos y mucho más efectivos, el radiotelégrafo sigue siendo utilizado por aficionados entusiastas, diversas radiobalizas y con menos frecuencia en las comunicaciones comerciales.

Técnicamente, la radiotelegrafía se puede implementar de varias formas, por ejemplo: Manipulación de amplitud el transmisor emite una señal no modulada durante la transmisión (puntos o guiones) y permanece «silencioso» durante las pausas.

Codificación por desplazamiento de frecuencia (se utiliza con menos frecuencia), en pausas, el transmisor emite una señal de una frecuencia, y durante la transmisión, otra, ligeramente diferente.Telegrafía de tonos con modulación de amplitud o frecuencia. Las transmisiones de sonido telegráfico se transmiten de la misma manera que las transmisiones de radio de voz normales.

En la estación de transmisión, la señal de telégrafo es establecida por un operador humano usando un sensor de código Morse de tecla o teclado, o por un dispositivo automático, por ejemplo, un lector de cinta perforada o un programa de computadora.

La señal también puede ser recibida por un operador (generalmente de oído) o una grabadora automática de un tipo u otro. Se necesita un receptor especialmente adaptado para recibir señales con modulación por desplazamiento de frecuencia; las señales de telegrafía de tonos se pueden recibir mediante cualquier radio AM o FM convencional.

El radiotelégrafo se puede implementar de forma mucho más económica y sencilla que cualquier otro método de comunicación por radio. En la versión más primitiva, la modulación por desplazamiento de amplitud se realizaba simplemente encendiendo y apagando el oscilador de radiofrecuencia. El receptor de tales señales es solo un poco más sofisticado que el de recibir transmisiones de radio convencionales. El equipo más simple para la comunicación radiotelegráfica puede constar de veinte a treinta piezas disponibles y es muy fácil de configurar.

QUIÉN INVENTÓ EL TELÉGRAFO

Otra ventaja del telégrafo inalámbrico es la inmunidad al ruido de una línea de comunicación radiotelegráfica cuando se recibe por el oído es mucho mayor que, por ejemplo, una línea radiotelefónica. Un código Morse débil en un contexto de interferencia es mucho más fácil de distinguir que una voz. El espectro de frecuencia de la señal radiotelegráfica puede ser muy estrecho, por lo que el ancho de banda del receptor se puede reducir y así se pueden suprimir las interferencias. La transmisión y la recepción son relativamente fáciles de automatizar.

En el Radiotelégrafo, sobre todo si los operadores son personas la conexión bastante lenta. Un operador radiotelegráfico profesional capacitado en su trabajo diario no recibe y transmite generalmente más de ciento veinte a ciento cincuenta caracteres por minuto. Los más rápidos pueden trabajar de dos a tres veces más rápido. El código Morse no ofrece ninguna protección contra errores. Los operadores son, por tanto, totalmente responsables de la correcta recepción y transmisión. Se necesita tiempo y esfuerzo para capacitar al operador.

Teletipo

Un teletipo es una máquina de impresión electromecánica que se utiliza para transferir mensajes de texto entre dos suscriptores a través de un canal eléctrico simple por lo general un par de cables. La mayoría de los teleimpresores avanzados son dispositivos completamente electrónicos y utilizan una pantalla en lugar de una impresora. La mayoría de los teleimpresores usaban un código Baudot de cinco bits, que limitaba el número de caracteres utilizados a treinta y dos. Pero si ingresa caracteres de control, el contenido de la información se puede aumentar.

El desarrollo de los teletipos se produjo gracias a una serie de inventos de ingenieros como Pavel Schilling, Boris Jacobi, Royal House, David Hughes, Edward Kleinschmidt, Charles Crum, Emile Baudot y Frederic Creed. Los predecesores inmediatos del teleimpresor son las máquinas de teletipo, que comenzaron a usarse en la década de 1870 para mostrar texto transmitido por cables. Se utilizó una máquina de telégrafo adaptada específicamente para enviar información sobre la bolsa mercantil a través de cables telegráficos a la máquina receptora de teletipo.

En 1855 David Edward Hughes, quien inventó el telégrafo de impresión, registró la patente para el primer aparato de impresión de telegramas. Hughes buscaba crear un sistema para transcribir las notas musicales en un folio a medida que se ejecutaba un instrumento musical y así escribir automáticamente la partitura. El telégrafo de Hughes se accionaba como un teclado y de hecho tenía el aspecto muy similar al de un teclado de piano con teclas blancas y negras para las letras, las cifras y los distintos signos.

QUIÉN INVENTÓ EL TELÉGRAFO

Mientras que con el telégrafo de Morse de transmitían veinticinco palabras por minutos, con la impresora de Hughes se podían transmitir sesenta palabras en un minuto. Otra característica resaltante del telégrafo de Hughes es que trabajaba con un mecanismo de relojería que se accionaba con pesas, lo que permitía la sincronización de movimientos continuos de igual velocidad tanto en la rueda de la estación que emite como en la rueda de la estación receptora.

Al no poder comercializar su invento en los Estados Unidos debido a que la patente pertenecía a Samuel Morse, Hughes llevó su sistema a Europa, en Francia tuvo buena acogida, estuvo de prueba por un año y luego fue aceptado por la Dirección de Correos y Telégrafos de ese país, además fue incluso condecorado por el propio Napoleón II. Tanto la positiva recepción como los continuos homenajes pronto se extendieron por toda Europa.

Una red mundial llamada Télex se creó en la década de 1920 y se utilizó durante la mayor parte del siglo XX para las comunicaciones comerciales.

La red se sigue utilizando por algunos países en áreas tales como envíos, noticias, pagos interbancarios, comunicaciones para servicios de aviación terrestre y para comandos militares. Hasta principios de la década de 1970, fue con la ayuda de un teletipo que se intercambiaron mensajes en la llamada «línea directa» que conectaba al presidente de los Estados Unidos con los líderes de la URSS.

En los primeros días de la informática, algunas computadoras (como la LGP-30) usaban teleimpresores para ingresar y enviar información. Los teletipos también se utilizaron como los primeros terminales informáticos interactivos.

No tenían pantallas de video; los usuarios tenían que escribir comandos después de recibir un carácter especial: una invitación para ingresar información. Así es como aparecieron los terminales de texto, la interfaz de línea de comandos e incluso el tipo de datos de cadena, los datos de texto en general y los archivos de texto en particular.

A mediados de la década de los noventa, la popularidad del teletipo cayó drásticamente, aunque los radioaficionados todavía trabajan tanto en equipos fabricados en las décadas de los cincuenta, como en computadoras, tabletas y teléfonos inteligentes, después de haber instalado el software necesario.

Aunque en el mundo moderno se utiliza la capacidad de transmitir textos que contienen noticias y mensajes a distancia, los teleimpresores, que requieren pares de cables dedicados separados, son reemplazados por faxes, computadoras personales, redes de alta velocidad e Internet.

Tecla de Telégrafo

La tecla telegráfica es un término de uso general para referirse a cualquier mecanismo que se utiliza especialmente para transmitir caracteres utilizando principalmente el código Morse. Estas teclas son utilizadas para específicamente la telegrafía de mano, como en telégrafo eléctrico y radiotelegrafía

La tecla de telégrafo convencional es un balancín accionado por resorte, que se balancea en un plano vertical, montado sobre una base suficientemente estable. Al presionar el extremo del balancín, el operador hace un único contacto eléctrico.

La tensión del resorte y el recorrido del balancín (espacio de contacto) son ajustables para brindar comodidad al operador. Menos comunes son los ejemplares con movimiento horizontal del balancín. Hay teclas en las que hay dos contactos: uno funciona para cerrar, el segundo, simultáneamente, para abrir el circuito.

Hay varios métodos conocidos para trabajar con una tecla mecánica. La mano del operador puede reposar sobre la mesa con todo el antebrazo, inclinarse con el codo o estar suspendida; la tecla se presiona con el movimiento de los dedos o la muñeca; los dedos descansan sobre la cabeza de la llave de manera diferente.

En diferentes momentos, en diferentes países y diferentes departamentos, prevaleció este o aquel método. En consecuencia, se utilizaron diferentes llaves: con una gran cabeza redondeada o, a la inversa, con una plana y bajada a la mesa, con o sin apoyo para los dedos debajo de la cabeza.

La capacidad de operar una llave mecánica se considera una habilidad básica para un operador de radio, independientemente de la frecuencia con la que la use en la práctica. Hasta hace poco, por ejemplo, para obtener una licencia de radioaficionado, era necesario aprobar un examen obligatorio en la recepción de radiogramas por oído y transmisión en una llave mecánica ahora en muchos países este requisito se ha suavizado mucho.

La tasa de transferencia en la llave mecánica es baja. En la práctica, rara vez se transmiten más de cien a ciento veinte caracteres por cada minuto. Solo los receptores muy entrenados trabajan más rápido.

La llave de telégrafo mecánica semiautomática fue inventada por Horace G. Martin en 1890, y en 1904 recibió una patente para esta invención. En esta tecla, el balancín del manipulador se balancea horizontalmente en ambas direcciones.

Al empujar el balancín hacia la izquierda, el operador transmite manualmente un guión. Al presionar hacia la derecha se inicia el péndulo, un mecanismo que genera automáticamente una secuencia de puntos; cuando el operador suelta el balancín, la transmisión de puntos se detiene.

La velocidad a la que se forman los puntos se regula moviendo el peso sobre el péndulo. Dichas llaves, conocidas con el nombre de «vibroplex», por el nombre de la primera empresa que las lanzó al mercado, y otros diseños similares se generalizaron en la primera mitad del siglo XX, luego fueron reemplazadas en gran parte por llaves electrónicas. También existen teclas mecánicas conocidas que no solo generan puntos, sino también guiones.

Las llaves electrónicas semiautomáticas están controladas por dos contactos. Cuando uno de ellos está cerrado, el circuito electrónico forma una serie de puntos; cuando el otro está cerrado, una serie de guiones. La llave electrónica le permite ajustar fácilmente la velocidad de transmisión, la relación entre la duración de los mensajes y las pausas, y mantenerlos con gran precisión.

Los primeros dispositivos electrónicos semiautomáticos aparecieron entre las décadas de los cuarentas y los cincuentas del siglo pasado y se construyeron sobre tubos al vacío. También había dispositivos puramente electromecánicos sin componentes electrónicos. Teclas electrónicas modernas integradas en micro controladores, a menudo se suministran con funciones adicionales.

Recientemente, las llamadas claves «yámbicas» han ganado popularidad. Si ambos contactos de control de dicha llave se cierran al mismo tiempo, comienza a formar una secuencia «punto-guión-punto-guión» o «guión-punto-guión-punto», según la configuración. Esto es útil para algunos códigos Morse y permite al operador realizar menos movimientos. Naturalmente, para aprovechar esta oportunidad, necesita un manipulador que le permita cerrar dos contactos a la vez.

Télex

La red de télex era una red de interconexión de cliente a cliente de teleimpresores parecida a una red telefónica, que utilizaba circuitos de conexión de grado telegráfico para mensajes de texto bidireccionales.

Después de la Segunda Guerra mundial el télex fue muy utilizado por las empresas para la comunicación escrita entre sus aliados comerciales. Con la aparición del fax en la década de los ochentas del siglo pasado su uso fue perdiendo paulatinamente popularidad.

Cuando se habla de “télex”, se trata de la del y no del equipo emisor-receptor, el teleimpresor. Los teleimpresores esta en uso desde aproximadamente la década de los años treinta del siglo pasado y se desarrollaron conjuntamente con los sistemas de telegrafía, usando señales binarias con códigos accionados por las pulsaciones o la falta de pulsaciones eléctricas.

En 1930, se creó el diseño de un aparato telegráfico de arranque-parada, equipado con un marcador telefónico de tipo disco (teletipo). Este tipo de aparato telegráfico, entre otras cosas, permitía personificar a los abonados de la red telegráfica y hacerlos conectarse rápidamente. Casi simultáneamente en Alemania y Gran Bretaña se crearon redes telegráficas de abonados nacionales, llamadas Télex (TELEgraph EXchange).

Sobre la base de los acuerdos internacionales de la década de 1930, el télex fue reconocido como documento y el télex, respectivamente, como un tipo de comunicación documental. Un poco más tarde, Estados Unidos también creó una red de telegrafía de abonado nacional similar a Télex, que se denominó TWX (Telegraph Wide area eXchange). Las redes internacionales de telégrafos de abonados se expandían constantemente, y en 1970 se creó una red mundial llamada Red Télex con suscriptores unidos en más de cien países del mundo.

No fue hasta la década de los años ochenta del siglo pasado, con la llegada al mercado de las máquinas de fax prácticas y económicas, que la red PSC comenzó a perder terreno a favor de la comunicación por fax.

Fototelegrafía y comunicación por fax

En 1843, el físico y relojero de originario de Escocia Alexander Bane hizo una demostración y patentando su propio proyecto para un telégrafo eléctrico, que podía transferir imágenes a través de cables. El equipo diseñado por Bane se considera la primera máquina de fax.

En 1855, el inventor italiano Giovanni Caselli creó un dispositivo similar, al que llamó pantelégrafo, y lo propuso para uso comercial. La primera línea comercial de pantelégrafo entre París y Lyon comenzó a operar en 1865, once años antes de la invención del teléfono por Alexander Bell. El aparato de Caselli transmitía la imagen de un texto, un dibujo o un dibujo pintado sobre una lámina de plomo con un barniz aislante especial.

El pin de contacto se deslizaba sobre este conjunto de áreas intermitentes de alta y baja conductividad, «leyendo» los elementos de la imagen. La señal eléctrica transmitida se registraba en el lado receptor mediante un método electroquímico sobre papel humedecido empapado en una solución de ferrocianuro de potasio. El pantelégrafo se utilizó en las líneas de comunicación entre Moscú y Petersburgo, entre París y Marsella y entre París y Lyon.

Un avance tecnológico está asociado con el descubrimiento del efecto fotoeléctrico y sus leyes a finales del siglo XIX. El inventor alemán Arthur Korn demostró en 1902 el primer sistema fotovoltaico para enviar imágenes estáticas, al que llamó » telefotografía». El dispositivo se hizo famoso el 17 de marzo de 1908, cuando una fotografía de un criminal buscado fue enviada desde París a Londres en doce minutos, lo que jugó un papel decisivo en su detención.

Sin embargo, debido a la inercia inherente a todas las fotocélulas de selenio, la velocidad de transmisión del dispositivo no se pudo incrementar de ninguna manera. Casi simultáneamente en Francia, Edouard Belén diseñó el belinógrafo, que luego se utilizó para la primera transmisión de una fotografía a través del Océano Atlántico.

El belinógrafo no contenía fotocélulas, pero leía el relieve obtenido mediante el curtido blanqueador de gelatina cromada de papel fotográfico especial. A pesar de la tecnología de impresión específica, el belinógrafo ganó popularidad en Europa durante varias décadas debido a su alta velocidad de transferencia de imágenes.

Desde la década de 1920, gracias a la invención de los tubos electrónicos y los amplificadores de oscilaciones eléctricas basados ​​en ellos, se ha producido un nuevo avance en el desarrollo de la comunicación por facsímil.

Una de las primeras tecnologías convencionales fue el foto telegrama, desarrollado por el ingeniero de AT&T Herbert E. Ives con la participación de Harry Nyquist . El dispositivo fue presentado al público el 19 de mayo de 1924, cuando se transfirieron quince fotografías de Cleveland a Nueva York, destinadas a los diarios. La imagen se capturó en un material fotográfico fotosensible, tras ser revelado se obtuvo la foto.

Durante varias décadas, la tecnología fue el estándar en el fotoperiodismo de noticias, donde se utilizó para la entrega rápida de información fotográfica de una escena, así como para su distribución a los clientes. El uso regular de esta tecnología fue iniciada por la agencia Associated Press, el 12 de febrero de 1935 se transfiere por primera vez una imagen capturada en el oeste hacia la costa este de los Estados Unidos.

En la década de 1930, la URSS creó sus propios dispositivos foto telegráficos que funcionaban con el mismo principio. En 1959, el periódico japonés Asahi transfirió las páginas terminadas por foto telégrafo desde la oficina editorial de Tokio a la imprenta de Sapporo, iniciando la tecnología de impresión descentralizada de periódicos diarios. De la misma forma, comenzaron a distribuirse las cartas meteorológicas destinadas a las tripulaciones de los barcos.

Un estímulo adicional para el desarrollo de la fototelegrafía en la URSS fue la expansión de los contactos con la República Popular China, donde los documentos contenían jeroglíficos, cuya transmisión por telégrafo ordinario era difícil. En los Estados Unidos, las máquinas Ticket fax se utilizaron para transferir billetes de tren desde las taquillas centrales a las oficinas urbanas y suburbanas.

A pesar de la idoneidad de la red telefónica pública, este tipo de comunicación no se generalizó, ya que dispositivos de distintos fabricantes eran incompatibles y difíciles de gestionar. Para organizar la comunicación foto telegráfica entre dos puntos, se requería instalar un receptor y un transmisor de un sistema, así como un operador calificado. La mayoría de estas líneas estaban destinadas a fines departamentales específicos, sin asumir una elección arbitraria del suscriptor.

El mayor desarrollo de la telefonía de voz y la mejora de la calidad de la comunicación condujeron a la estandarización de los protocolos de transmisión de video compatibles con los canales de comunicación telefónica.

La versión moderna del fax llegó en 1964, gracias a la empresa Xerox, a crear una «fotocopiadora remota”. Dos años más tarde, la empresa lanzó la telecopiadora Magnafax, que pesaba «sólo» veintiún kilogramos. El dispositivo era muy fácil de operar en comparación con todos los diseños anteriores, y solo tomó seis minutos transferir una página a través de una línea telefónica estándar.

Gracias a los avances en las máquinas de fax, en 1966 la Unión Internacional de Telecomunicaciones aprobó las primeras normas internacionales para la transmisión de faxes analógicos. Sin embargo, los faxes se convirtieron en una forma de comunicación masiva solo después de 1978, cuando por el Sector de Normalización de las Telecomunicaciones de la UIT aprobó nuevas normas internacionales respaldadas por la mayoría de los fabricantes de equipos de oficina.

El nuevo estándar ha reducido el tiempo de transferencia de páginas de seis a tres minutos con la misma claridad. El boom del fax se produjo a finales de la década de 1970, cuando numerosos fabricantes de máquinas entraron en el mercado. Xerox continuó avanzando en la tecnología al integrar el fax y la fotocopiadora en un solo dispositivo. En la actualidad, el fax está siendo reemplazado por dispositivos multifuncionales que combinan también la comunicación por fax.

El fax moderno compite con el correo electrónico y otros medios de transferir archivos gráficos, pero su papel en las empresas modernas está disminuyendo a un ritmo relativamente lento.

Además de la conveniencia y simplicidad de este tipo de comunicación, juega un papel importante la prevalencia de las máquinas de fax, la capacidad de transmitir imágenes en color, así como la renuencia de algunas organizaciones a cambiar a otros métodos de comunicación, ya que esto requerirá inversiones y esfuerzos para capacitar al personal. Además, las máquinas de fax modernas tienen la capacidad de utilizar papel de escribir normal en lugar del papel térmico especial utilizado anteriormente.

Hasta el advenimiento de los faxes modernos a fines de la década de 1970, la mayoría de los dispositivos funcionaban de manera similar a un equipo foto telegráfico: el original se enrollaba en un tambor giratorio y se escaneaba en espiral mediante un sensor sensible a la luz. Sin embargo, la corriente pulsante resultante no se transmitía directamente al receptor, sino que se utilizaba para modular la portadora de audio de acuerdo con el tono de la sección transmitida.

Los dispositivos de esos años se fabricaron como accesorios a un teléfono ordinario y contenían un módem acústico para el auricular, equipado con un micrófono y un altavoz. Después de comunicarse con el suscriptor a través de la línea telefónica, el dispositivo se cambiaba al modo de recepción, y el auricular del teléfono se colocaba en el módem de modo que el micrófono del auricular estuviera frente al altavoz del módem y viceversa. Así, la línea telefónica transmitía el sonido obtenido modulando la frecuencia portadora con una señal de vídeo de fax.

Después de la demodulación en el aparato receptor, la señal recibida alimentaba a un dispositivo que presionaba la tinta sobre una hoja de papel normal enrollada en el mismo tambor giratorio. Este principio de funcionamiento se ha vuelto obsoleto con la proliferación de la tecnología digital y los dispositivos de comunicación de carga, que simplificaron el escaneo de imágenes. En los faxes del Grupo Cuatro se utiliza para ello una línea CCD de 1782 elementos de lectura, instalada frente al tambor, que mueve la hoja transmitida a baja velocidad.

Cuando el original se mueve más allá de la regla, la memoria de cuadro forma un archivo con una imagen completa. La revolución en la transmisión de fax se llevó a cabo a finales de la década de 1960 por Dacom DFC-10, que utilizó tecnología desarrollada por Lockheed Corporation para recibir fotografías de satélites para comprimir el flujo digital.

Esto permitió acortar el tiempo de transferencia de la página sin necesidad de mejorar el canal de comunicación. El proceso de recepción también se ha simplificado mediante el uso de la impresión térmica en papel especial desde finales de la década de 1970. En la década de 1990, la impresión térmica de rollo a rollo dio paso a las impresoras de inyección de tinta de cama plana o dispositivos de transferencia térmica similares que no requerían papel especial costoso e impresión en color compatible.

Antes de la introducción de las impresoras y los estándares digitales modernos, la mayoría de los faxes sólo eran adecuados para transmitir y recibir originales en línea y no producían copias en escala de grises de alta calidad. Esto se debió a la complejidad de la reproducción por los métodos de impresión imperantes y, principalmente, a la finalidad del facsímil, que sirve para transferir texto y documentos manuscritos.

Los faxes modernos son capaces de transmitir y reproducir no solo en escala de grises, sino también imágenes a todo color escaneadas por un escáner de superficie plana.

A medida que se abarata el costo del equipo informático y el acceso a Internet, cada vez con mayor frecuencia se utilizaba una computadora de propósito general conectada a la red para transferir imágenes, que tiene una impresora y un escáner. Para los fines de uso, este tipo de computadora a veces tiene un nombre separado «Equipo de oficina». En algunos casos, el uso de una computadora de este tipo en el proceso de transferencia de imágenes también se denominaba «comunicación por fax».

La principal ventaja sobre el fax tradicional es que no hay necesidad de un funcionamiento sincrónico y en fase de todos los elementos de la ruta de comunicación. Gracias a las puertas de fax creadas, no hay absolutamente ningún límite exacto entre la comunicación por fax tradicional y la comunicación por computadora. El desarrollo de la tecnología informática y los aparatos matemáticos hizo posible «salvar» el ancho de banda de las líneas.

El telégrafo en el siglo XXI

Hoy en día, las capacidades de mensajería de Télex se han conservado en gran parte gracias al correo electrónico. En algunos países, la comunicación telegráfica todavía existe hoy en día, los mensajes telegráficos se transmiten y reciben utilizando dispositivos especiales: módems telegráficos, acoplados en centros de comunicación eléctrica con computadoras personales de operadores.

Sin embargo, la transmisión de mensajes en la mayoría de los casos ya se realiza a través de canales de comunicación modernos, la red telegráfica cableada en la mayoría de las del territorio del mundo han sido desmanteladas.

En algunos países, los operadores nacionales consideraron el telégrafo como una forma de comunicación obsoleta y restringieron todas las operaciones de envío y entrega de telegramas en el sentido tradicional del término. En los Países Bajos, los servicios de telégrafo dejaron de funcionar en 2004. En enero de 2006, el operador nacional estadounidense más antiguo, Western Union, anunció el cese completo de los servicios a la población para enviar y entregar mensajes telegráficos.

En julio de 2013, la oficina de telégrafos se cerró en la India, en 2017 en Bélgica, en marzo de 2018 en Ucrania. Al mismo tiempo, en Canadá, Alemania, Suecia, Japón, algunas empresas todavía ofrecen servicios para enviar y entregar mensajes telegráficos tradicionales.

Radiotelegrafía de alta velocidad

La Radiotelegrafía de alta velocidad es una disciplina deportiva de radio en donde los radioaficionados se desafían en la recepción, copia y en algunas ocasiones envió preciso de mensajes utilizando el código Morse a muy alta velocidad. Esta forma de deporte es popular en la Europa del Este, donde incluso se organizan competencias internacionales por parte de la a Unión Internacional de Radioaficionados (IARU).

La radiotelegrafía de alta velocidad se originó a partir de concursos para la habilidad de los radiotelegrafistas. Hoy en día, existen muchos tipos diferentes de comunicación, desde Internet hasta teléfonos móviles, sin embargo, en el pasado reciente, la comunicación en el mar, en las expediciones geológicas y polares, en el ejército, etc. se realizaba por telégrafo, utilizando código Morse. Por su necesidad la capacidad de transmitir rápidamente código Morse con una clave y recibirlo de oído fue muy apreciada.

En las competiciones de radiotelegrafía de alta velocidad, el deportista debe recibir en un minuto un texto de una velocidad determinada, escrito a mano o en una máquina de escribir. Luego, la velocidad es aumentada en diez caracteres por minuto. La velocidad es válida si el atleta no ha cometido más de cinco faltas. La cantidad de puntos que obtiene un atleta depende de la velocidad más rápida que obtenga. En total, se permite pasar tres velocidades diferentes.

El deportista puede competir utilizando una llave normal o una especial o electrónica. La llave electrónica tiene tres posiciones. El medio está apagado. A la derecha, se transmiten series de puntos, a la izquierda, series, guiones o viceversa. El atleta manipula la tecla de izquierda a derecha y la electrónica de la tecla forma los caracteres necesarios en código Morse. Es posible transferir usando una llave electrónica mucho más rápido que usando una simple llave. Por lo tanto, para trabajar en una clave simple, los puntos obtenidos se multiplican por un factor de 1,3.

Los jueces escuchan la transmisión del atleta en sus propios auriculares, verifican la transmisión con el texto del radiograma, identifican errores y evalúan la calidad de la transmisión. La puntuación más alta es uno y la más baja es cero. Los puntos se otorgan multiplicando la velocidad mostrada por la puntuación media otorgada por los jueces.

Las competiciones de radiotelegrafía de alta velocidad también incluyen ejercicios para la recepción de alta velocidad de indicativos de radioaficionados en una computadora, utilizando software especializado. Estos ejercicios se introdujeron en el programa de competición de radiotelegrafía de alta velocidad a finales de los noventa para atraer a los radioaficionados de onda corta.

Hay dos de estos ejercicios. Uno de ellos es «Rufz», donde un atleta acepta cincuenta indicativos seguidos, y si el indicativo se acepta correctamente, la velocidad aumenta, y si no, disminuye. En segundo lugar, «Morse Runner» es una imitación de una prueba de onda corta que dura diez minutos. En estos ejercicios, el resultado más alto es igual a cien puntos y los resultados menos exitosos se evalúan como un porcentaje.

A continuación le dejamos algunos enlaces de su interés:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here