¿Sabes qué le pasa a la torre Eiffel en verano?

¿Sabes qué le pasa a la torre Eiffel en verano?

La Torre Eiffel es el monumento emblemático de París y de los más visitados. Tiene una altura de 300 metros y una estructura de hierro pudelado diseñada por ingenieros civiles. Este monumento parisino está situado a la orilla del río Sena y mantiene sus visitas turísticas en torno a 7,1 millones de turistas al año. Tiene datos y curiosidades impresionantes, pero ¿sabes qué le pasa a la Torre Eiffel en verano?

Uno de los datos curiosos que ya podemos repuntar es que este gran monstruo de hierro se construyó en apenas dos años y dos meses. Fue utilizada en pruebas del ejército cerca del 1900 como antenas de comunicación y hoy en día también sirve como emisora de programas de radio y televisión.

¿Sabes qué le pasa a la torre Eiffel en verano?

Es fácil comprender este dato curioso, dado que en verano el hierro cambia de estructura debido a su dilatación. Lo podemos observar en esta gran super estructura, ya que la Torre Eiffel de París crece en verano, ni más ni menos que de 12 a 15 centímetros más de altura.

Esta gran torre está creada con hierro pudelado, un material altamente sensible a las temperaturas, pero resistente. La sucesión de altas y bajas temperaturas que suceden a lo largo del año hace que varíe en su estructura.

Cuando hace frío el hierro se contrae y cuando hace calor el hierro se dilata o expande, produciendo esos cambios de tamaño. Como consecuencia, cuando llega el verano y con el calor, el hierro es susceptible a una expansión de tamaño, haciendo que crezca esos 15 centímetros.

Otro dato curioso es que el mismo calor del sol hace que esta torre también se incline ligeramente hacia un lado, especialmente hacia el lado opuesto dónde propinan los rayos del sol en una de sus caras. Esta inclinación no es muy pronunciada ni se puede apreciar a simple vista, al igual que su altura, pero es algo que se estudia en profundidad por los profesionales.

¿Sabes qué le pasa a la torre Eiffel en verano?

Otros datos curiosos que no conocías sobre la Torre Eiffel

Esta estructura fue creada en 1887 para la Exposición Universal de 1889. Mide 300 metros y tardaron dos años, dos meses y cinco días en construirse. En total se emplearon 18.038 piezas de hierro, por lo que llega a tener un peso total de 10.100 toneladas.

Está diseñada para que sus materiales sean muy resistentes a las inclemencias meteorológicas. Pero cuando surge una tormenta o las condiciones son similares o de peores consecuencias, se puede observar cómo ligeramente se mueve.

La torre Eiffel lleva el nombre de Gustave Eiffel, pero realmente fue diseñada por dos ingenieros que trabajaban para su empresa: Maurice Koechlin y Emile Nouguier. El arquitecto francés Stephen Sauvestre también tuvo que entrar dentro de sus conocimientos para crear una estructura más artística y fiabre.

Gustave Eiffel es quien compró posteriormente la patente de esta torre dado a que aportó la mayor parte de los fondos. Como curiosidad, Gustave mantiene una habitación privada en la parte alta, en la cima, dónde solía permanecer horas encerrado con sus experimentos o recibir la visita de famosos importantes. Hoy en día no se puede visitar dicha habitación.

Esta torre sirvió durante la Primera Guerra Mundial gracias a la incorporación de un transmisor de radio situado en la cima de la torre. Incluso se cree que puedo tener una función importante en la victoria de los aliados en la primera batalla del Marne, dado a que interceptaron las señales enemigas procedentes de Berlín.

¿Sabes qué le pasa a la torre Eiffel en verano?

Otra de las curiosidades es que Hitler tuvo su momento para poder destruir París y su Torre Eiffel. Ocurrió en 1944, cuando los aliados estaban listos para liberar París. Hitler ordenó a toda costa la destrucción de la ciudad junto a todos sus monumentos. Uno de los oficiales von Choltitz tuvo que lidiar e intervenir en esta tragedia, ya que le pareció un escándalo total. Finalmente se pudo mantener París intacta.

La Torre está compuesta por 20.000 bombillas LED, una idea espectacular para darle luz a este monumento parisino. Su resultado hace que estas luces crean un parpadeo estético con una potencia de 6W cada una en rápida sintonía. Se puede ver este efecto cada hora durante 5 minutos, desde el atardecer hasta la 1 de la madrugada.

Aunque no parezca nada de otro mundo, en realidad la Torre Eiffel no se puede fotografiar. Según la ley europea de derechos de autor, este monumento está protegido durante la vida del creador. Pasó a ser de dominio público en 1993, con unas luces instaladas por Pierre Bideau que no se encendieron hasta 1985. Según una de las leyes aplicadas, dicha torre está protegida por derechos de autor y quien quiera lucir una foto tendrá que pagar por sus derechos y luego acreditar al artista como corresponde. Por lo tanto, te puede enfrentar a una multa si hace una foto y la expones en redes sociales.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.