Qué es una basílica

La basílica es un tipo de iglesia importante

Seguramente conozcáis alguna que otra basílica. Son unos edificios religiosos muy importantes, motivo por el cual suelen ser un punto de interés turístico. ¿Pero realmente sabéis qué es una basílica? ¿En qué se diferencia de una catedral? Ambos edificios se parecen mucho, pero no son lo mismo.

En este artículo explicaremos qué es una basílica y cuál es su función. Además, para que no nos podamos confundir con una catedral o una iglesia, también comentaremos en qué se diferencia de estos dos edificios. Si queréis saber más acerca de estas imponentes estructuras, os recomiendo que sigáis leyendo.

¿Qué función tiene una basílica?

Las basílicas fueron construidas por los romanos

Antes de hablar sobre su función, primero explicaremos qué es una basílica. Este término proviene del latín y del griego y se traduce como “real” o “regia”. Realmente es una elipsis de la expresión griega βασιλική οἰκία (basiliké oikía) que significa “casa real”. Su nombre ya da a entender que se trata de un edificio muy suntuoso de Grecia y de Roma. Las basílicas eran públicas y se solían destinar a los tribunales. Además, ocupaban un lugar importante en el foro de las ciudades romanas.

Sin embargo, esa no era la única función que desempeñaban estos majestuosos edificios. Las basílicas romanas tenían múltiples usos que enlistaremos a continuación:

  • Lugar de reunión de los ciudadanos a la hora de tratar diversos asuntos de la comunidad
  • Mercado
  • Lugar de culto
  • Administración de justicia
  • Lugar de transacciones financieras

A nivel arquitectónico, las basílicas eran unas salas grandes y rectangulares y estaban compuestas por una nave o más, pero siempre siendo un número impar. En el caso de que hubiera más de una nave, la central era siempre la más alta y ancha y contaba con varias columnas para soportarla. Para iluminar la sala, aprovechaban la diferencia de alturas abriendo huecos en la parte más alta de los muros. Normalmente se encontraba un ábside o una exedra en uno de los extremos pertenecientes a la nave principal. Ahí se solía instalar la presidencia. En el extremo opuesto se ubicaba la entrada a través de un pórtico.

Más adelante en la historia, cuando surgió el cristianismo en el siglo IV, los cristianos aprovecharon muchos edificios romanos para establecer ahi un recinto religioso oficial, con el fin de celebrar la liturgia. Entre estos edificios se encontraban también las basílicas. Una vez que el Imperio Romano se pasó oficialmente al cristianismo, el término “basílica” se empezó a usar para referirse a iglesias importantes y grandes que contaban con ciertos privilegios de culto y ritos especiales. Así pues podemos hablar de estos edificios dándoles un enfoque religioso o arquitectónico.

¿Qué se necesita para que una iglesia sea una basílica?

Ahora que ya sabemos qué es una basílica y cuál es su función, veamos qué es lo que hace que se convierta oficialmente en una iglesia tan destacable. Si bien es cierto que fueron construidas mucho antes de que surgiera el cristianismo, estos edificios son considerados iglesias. ¿Pero cuál es la diferencia? Para que una iglesia normal y corriente pueda considerarse una basílica, debe recibir ese título honorífico. De ello se encarga el mismísimo Papa. No obstante, para que pueda otorgarle tal honor, la iglesia debe cumplir al menos una de estas tres condiciones:

  • Poseer reliquias únicas y de importancia destacable.
  • Ser un importante destino de peregrinación al que acudan muchos fieles.
  • Tener un valor arquitectónico alto.

Puesto que las basílicas tienen una relación bastante peculiar con el sumo pontífice y la Cátedra de Roma, todas ellas tienen el permiso de poseer su escudo propio y de mostrar las insignias pontificias. Estos escudos tienen los siguientes ornamentos exteriores:

  • Emblema basilical con la tradicional insignia de los Papas: Son las llaves de oro y de plata que se entrecruzan. Representan las llaves del Reino.
  • El pabellón: El conopeo identifica a la sede apostólica vacante y a las basílicas. Normalmente posee los colores tradicionales papales, que serían el oro y el rojo intenso. De esta manera se refleja la vinculación de ese edificio con la Santa Sede.
  • Lema del templo: Se encuentra debajo del escudo, en una divisa desplegada.

¿Cuál es la diferencia entre una catedral y una basílica?

La basílica tiene que cumplir ciertos requisitos para obtener este título

No es nada raro confundirse con algunos edificios religiosos tan imponentes como las basílicas o las catedrales. Si bien son muy similares, sí existe una diferencia muy grande en cuanto a la importancia que tienen ambas. Tanto la basílica como la catedral son iglesias. ¿Pero qué es exactamente una iglesia? Este término se puede definir de dos maneras. Una sería la congregación formada por cristianos, y la otra sería el edificio dedicado al culto divino. Dentro de esta segunda definición podemos encontrar diferentes tipos de iglesias, como la basílica y la catedral, cuya diferencia reside principalmente en su importancia.

Como ya hemos mencionado anteriormente, las basílicas se construyen mucho antes de que surgiera el cristianismo. Estos edificios de grandes dimensiones y diseño llamativo se utilizan a día de hoy sobre todo para transmitir la religión, pero antiguamente, los griegos y los romanos los usaban como tribunal. Desde el siglo IV, tras el nacimiento del cristianismo, se consideran iglesias especiales a las que el Papa les ha otorgado el título honorífico de basílica, cumpliendo al menos uno de los requisitos que hemos enlistado en el apartado anterior.

Ya sólo nos queda por contestar una pregunta: ¿Qué es una catedral? Este tipo de edificio se encuentra por todo el mundo y varían mucho las dimensiones y las formas arquitectónicas. A diferencia de las basílicas, las catedrales más antiguas conocidas se remontan a la aparición del cristianismo. Sin embargo, la diferencia principal entre ambos tipos de iglesias es que la basílica lo es por un título honorífico, mientras que la catedral contiene la cátedra o sede del obispo de la respectiva diócesis. Así pues podríamos decir que se trata de la iglesia cristiana principal de la zona.

Con toda esta información espero haberos aclarado qué es una basílica y en qué se diferencia de una catedral. Sin lugar a dudas, son edificios sumamente hermosos e impresionantes que merece la pena visitar, si tenemos ocasión.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.