Qué es un mandala

Los mandalas son son representaciones espirituales, rituales y simbólicas

Todos hemos coloreado alguna que otra vez unos dibujos especiales, denominados mandalas. Podía resultar muy divertido y entretenido pintarlos de diferentes colores y conseguir finalmente un espectáculo de diversos tonos. ¿Pero qué es un mandala realmente? ¿Para qué sirve?

Estos peculiares dibujos no se crearon para el disfrute y la distracción de los más pequeños. De hecho, son una herramienta que se utiliza frecuentemente en la psicología, sobre todo al tratar con niños, pero no fue su finalidad original. Para aclararos un poco este concepto, vamos a explicar en este artículo qué es un mandala y cómo se utiliza en la psicología.

¿Qué es y para qué sirve un mandala?

El mandala suele tener una connotación espiritual

La palabra “mandala” es de origen sánscrito, que es una lengua clásica procedente de la India, y se traduce como “círculo perfecto”. Estos dibujos son representaciones espirituales, rituales y simbólicas que se utilizan sobre todo en el Hinduismo y en el Budismo. Los mandalas están constituidos generalmente por un conjunto de formas geométricas y figuras concéntricas que representan los contenidos y las características más destacables del universo. El objetivo principal de estos curiosos dibujos se cumple durante la meditación, en la que fomentan la concentración de la energía en un único punto.

A nivel estructural, el soporte de concentración y el centro del Universo serían el espacio sagrado. Por lo general, se representa como un círculo inscrito en el interior de una estructura cuadrangular. Cabe decir que, a nivel práctico, los yantras hinduistas suelen ser más lineales, mientras que los mandalas budistas suelen ser considerablemente más figurativos. Partiendo de los ejes cardinales, las regiones o partes internas del círculo suelen sectorizarse.

Hay que destacar que otras culturas, ajenas a los hindúes y budistas, también poseen ciertas configuraciones mandaloides o mandálicas. La gran mayoría de veces suelen tener una connotación espiritual. Estos serían algunos ejemplos de entre muchos:

  • La mandorla, originaria del arte cristiano medieval.
  • Algunos laberintos que podemos en encontrar en al pavimento de diversas iglesias góticas.
  • Las chacanas, provenientes del mundo andino.
  • Los rosetones de vitral, también ubicadas en las iglesias.
  • Los diagramas de la cultura india pueblo.

No es de extrañar que las figuras mandálicas posean esta universalidad. Sus formas concéntricas sugieren una idea equidistancia en relación a un centro, dando una sensación de perfección. Además, el perímetro del círculo es una manera ideal de representar el eterno retorno natural, es decir, los ciclos de la Naturaleza.

¿Qué son los mandalas en la psicología?

El mandala se utiliza mucho en la psicología con niños

Como pasa con todas las representaciones artísticas, también los mandalas permiten dejar al descubierto búsquedas y necesidades personales y canalizar las diferentes emociones. Pintar estos peculiares dibujos reduce los niveles de ansiedad y de estrés, puesto que nuestra mente conecta durante el proceso con nuestro interior, favoreciendo así la creatividad. Se podría decir pues que se trata de un canal para los sentimientos y las emociones, sobre todo de aquellas que no somos capaces de etiquetar o de darles forma.

Este método se aplica sobre todo al tratar con niños. Cada vez hay más centros educativos que incorporan la confección de mandalas en su rutina escolar. Los beneficios que tienen en los más pequeños son impresionantes y rápidos. Las principales ventajas de los mandalas en los niños son las siguientes:

  • Ayudan al desarrollo de la psicomotricidad fina tanto de manos como de dedos.
  • Fomentan la concentración y la atención.
  • Favorecen el bienestar de los niños, ya que se centran en algo placentero, como lo es pintar.
  • Promueven la imaginación y la creatividad.
  • Reducen los niveles de ansiedad y de estrés.
  • Ayudan a aumentar la autoestima de los niños, puesto que crean algo único y propio.
  • Fomentan el desarrollo de la constancia, la paciencia y la perseverancia.
  • Favorecen su sentido estético.
  • Promueven la enseñanza de nuevo vocabulario relacionado con formas, tamaños, colores o emociones.
  • Posibilitan trabajar diversos conceptos geométricos: Círculos, cuadrados, triángulos, estrellas, etc.

El significado de los colores

Los mandalas no ayudan únicamente a los niños, sino también a los adultos. Muchas de las ventajas se pueden aplicar también a los mayores. Una manera de expresar nuestro yo más íntimo y nuestro estado de ánimo es mediante la selección de colores. Veamos qué significan los mandalas según el color que tengan:

Artículo relacionado:
Mandalas de colores, significado, colores y espiritualidad
  • Rojo: Representa emociones muy intensas, sobre todo el amor y la ira. Ayuda a atraer o ahuyentar lo que deseamos.
  • Naranja: Suele ser el más indicado para personas que quieran superar sus niveles de confianza. Transmite lo mejor de nosotros y ayuda a realizar actividades nuevas, fuera de nuestra zona de confort.
  • Amarillo: Simboliza el furor y la energía pura. Ayuda a transformar energías negativas en positivas. También resulta útil para controlar y dirigir los sentimientos tristes y de venganza y las sensaciones del ego.
  • Verde: Representa el equilibrio en nuestras vidas, sobre todo de nuestro interior en relación al exterior. Ayuda a liberarnos de nuestros propias cadenas, aquellas que nos imponemos por vergüenza o por miedo.
  • Violeta: Simboliza la conexión del individuo, tanto con su propio interior como con el universo. Ayuda a expandir sus gustos y sus habilidades.
  • Rosa: Transmite sutileza, amor, encanto y amistad. Ayuda al crecimiento y desarrollo sentimental para conseguir un mejor equilibrio entre los sentimientos internos. Así pues promueve el amor propio y la paz interior.
  • Blanco: Siendo un color que transmite pureza, el blanco simboliza la paz y la armonía. Ayuda a obtener un alma más pura, limpiando las energías revueltas de la persona en cuestión.
  • Negro: En cambio, el color negro simboliza las energías pesimistas. Atrae las malas vibras con el fin de transformarlas para que resulten beneficiosas para el individuo.
  • Gris: El gris es el color más neutral en los mandalas. Es una conexión entre lo bueno y lo malo. Transmite compromiso y seriedad y representa estabilidad, equilibrio y confianza.

Espero que ya os haya quedado claro qué es un mandala y para qué se utiliza en sus diversos ámbitos. ¡Desde luego no es mala idea pintar y colorear de vez en cuando alguno! Recordad que también los adultos pueden beneficiarse de estos curiosos dibujos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.