Para todos aquellos hogares que guardan las escrituras sagradas y son fieles a ella, existen múltiples promesas de Dios para la familia. Con ellas el Señor los bendice, premiándolos por su fidelidad y obediencia.

promesas-de-Dios-para-la-familia-2

Promesas de Dios para la familia

Dios tiene grandes promesas para sus hijos, que son los miembros de su Iglesia, miembros que unánimes conformamos el cuerpo de Cristo. Pero es bien importante que como miembros e Iglesia de Jesucristo comprendamos el poder y la bendición que encierran las promesas de Dios tanto para nosotros como para nuestra familia.

Cuando creemos en el Señor Jesucristo y Él pasa a habitar en nuestro corazón, se activa una de las promesas de Dios para la familia. Porque no solo nos salvamos, sino que todos los miembros de nuestra casa también serán salvos:

Hechos 16:31 (BLPH): Le respondieron: – Cree en Jesús, el Señor, y tú y tu familia alcanzarán la salvación-.

Esta y otras promesas la puedes conocer también entrando en este enlace donde conocerás ¿Cuáles son las 3573 promesas de la Biblia para mí? A lo largo de la Biblia, Dios nos anuncia el plan de salvación y las bendiciones que tiene para su pueblo.

Conoce estas promesas de bendición que están en la Biblia y que Dios tiene para ti. Así como aprender como apropiarse de ellas.

Versículos bíblicos de promesas de Dios para la familia

En la Biblia podemos encontrar una variedad de versículos que nos hablan de lo que Dios nos promete para nuestras familias. Como creyentes fieles a la fe del Señor Jesucristo debemos estar conscientes para poder apropiarnos de las promesas de Dios, del poder que ellas portan y de ninguna manera dudar de lo que el Señor ya prometió. De manera que antes de pasar a mostrar algunos de los versículos bíblicos de promesas de Dios para la familia, es importante concientizar esta palabra:

Números 23:19 (TLA): – ¡Dios no es como nosotros! No dice mentira alguna ni cambia de parecer. Dios cumple lo que promete-.

Promesas de Dios de Prosperidad para la familia

Dios quiere que su principal diseño, que es la familia, sea prospera. En este sentido hemos agrupado versículos bíblicos donde Dios promete bendecir a la familia:

Josué 1:8 (RVC): Procura que nunca se aparte de tus labios este libro de la ley. Medita en él de día y de noche, para que actúes de acuerdo con todo lo que está escrito en él. Así harás que prospere tu camino, y todo te saldrá bien.

Dios nos promete prosperar nuestro camino, allí va implícita nuestra familia. No obstante, para apropiarnos de esta promesa debemos conocer y obedecer su palabra. De esta manera añadirá bendición:

Salmos 115:14 (RVC): El Señor añadirá sus bendiciones sobre ustedes y sobre sus hijos.

Salmos 1:3 (RVC): Ese hombre es como un árbol plantado junto a los arroyos: llegado el momento da su fruto, y sus hojas no se marchitan. ¡En todo lo que hace, prospera!

Éxodo 1:21 (LBLA): Y sucedió que, por haber las parteras temido a Dios, Él prosperó sus familias.

Deuteronomio 29:9 (RVC): Así que ustedes deben cumplir con las palabras de este pacto, y ponerlas por obra, para que prosperen en todo lo que hagan.

Filipenses 4:19 (NVI): Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús.

Acompaña tu meditación en estos versículos, haciendo una oración para la prosperidad de la familia. Porque como vimos, es hermoso saber que contamos con un Dios y Padre que vela por sus hijos, por ello debemos dar gracias, alabanzas y gloria al Señor nuestro Dios.

Porque Él nos promete bienestar y prosperidad, aún más las bendiciones que proviene de Dios vienen libres de preocupaciones:

Proverbios 10:22 (LBLA): La bendición del Señor es la que enriquece, y Él no añade tristeza con ella.

promesas-de-Dios-para-la-familia-3

La gran promesa de Dios de salvación

La principal promesa de Dios para el hombre es la de la salvación. Y como vimos al principio de este artículo en esta promesa va incluida toda nuestra familia, cuando nos ponemos a cuenta con el Señor.

Isaías 1:18 (NBV): ¡Vengan y aclaremos las cuentas! —dice el Señor—, por profunda que sea la mancha de sus pecados, yo puedo quitarla y dejarlos tan limpios como la nieve recién caída. ¡Aunque sus manchas sean rojas como el carmesí, yo puedo volverlas blancas como la lana!

Dios nos llama a entregarles nuestras cargas y confesar todos nuestros pecados, sin importar qué color tengan. Si nos arrepentimos y humillamos en su presencia, el Señor nos perdonará y nos concederá la vida eterna.

Lo mejor de esta gran promesa del plan maravilloso de Dios, es que es gratis y nada hicimos para merecerla. Solo reconocer delante de Jesucristo que hemos pecado y somos culpables, de esta forma Jesús nos justifica delante del Padre y somos aceptos por Dios en Cristo.

Tenemos que tener claro que la naturaleza pecaminosa del hombre separa a la familia de Dios. Pero Dios nos promete la reconciliación con Él, a través de su Hijo, y nos concede la gracia de la vida eterna.

El paso que debemos dar para pasar de muerte a vida, es entrar a la verdad y la vida que es Cristo. Para esto es necesario arrepentirse y confesar en nombre de Jesucristo. Bien nos dice el señor en su palabra Yo soy la puerta: Entra a mí, y serás salvo.

Romanos 10:9 (RVC): -Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo-.

promesas-de-Dios-para-la-familia-4

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here