¿Por qué no sube el bizcocho? ¡Descubre las razones!

Te preguntas ¿Por qué no sube el bizcocho? ¡Pues no te preocupes! A lo largo de este artículo conocerás las diferentes razones y sus soluciones.

por-qué-no-sube-el-bizcocho 2

¿Por qué no sube el bizcocho?

Los bizcochos o queques son una mezcla homogénea de ingredientes, en su mayoría dulce, que se utiliza para preparar una diversidad de recetas como las tortas, pasteles y tartas.

Si deseas tener a la mano una receta fácil y sencilla de realizar estos famosos queque te recomendamos ingresar al siguiente enlace titulado  Queque fácil que te ofrece una sencilla y deliciosa receta.

Ahora bien, al momento de preparar estos bizcochos, suele suceder que no sube el suficiente tamaño, perdiendo la esponjosidad, suavidad y textura que esperamos. Es allí donde nos preguntamos ¿Por qué no sube el bizcocho? ¿Qué hice mal?

En este artículo nos hemos propuesto responder a este interrogante que inquieta a muchas amas de casa, aprendices, entre otros. También te daremos algunos trucos para que logres esa textura, consistencia que tanto deseas.

Por lo general, nos percatamos que el bizcocho no sube cuando ya dentro del horno. Lo vemos hundido en el centro, con una apariencia compacta, plana, sin tener esa esponjosidad que tanto nos gusta.

por-qué-no-sube-el-bizcocho 3

Polvo de hornear

Las mezclas para preparar bizcochos llevan siempre una levadura que le da tamaño, textura y esponjosidad. Ese es el trabajo de este producto. Hay harinas que ya tienen incluida la levadura. Sin embargo, es importante que nos percatemos de que nuestros queque lleven el polvo de hornear adecuado.

En este sentido, en importante que conozcas las proporciones recomendadas de levaduras y sus sustitutos al momento de cocinar. Para ello, te invitamos a conocer estas proporciones en el siguiente enlace titulado ¿Cómo sustituir la levadura? , el cual te indica cuanto de polvo de hornear debe echar por taza de harina.

Si bien es cierto que algunas harinas ya incluyen leudante debemos percatarnos que verdaderamente lo contienen. Las proporciones por taza de harina deben respetarse, pues este es el ingrediente básico y elemental para lograr que suba.

De acuerdo a los expertos, se deben agregar una o dos cucharaditas de polvo de hornear. Pero ante esta imprecisión reiteramos nuestra invitación al enlace que te mencionamos anteriormente.

Algunas amas de casas o cocineros prefieren economizar el polvo de hornear y esto es un grave error. Pues una cantidad inferior resulta insuficiente para que el bizcocho levante. Asimismo, si agregas demasiado, también lograrás obtener una textura indeseable. Lo importante aquí es respetar las proporciones.

por-qué-no-sube-el-bizcocho 4

Aire a la mezcla del bizcocho

Otras de las razones del por qué no sube el bizcocho es que al momento de realizarlo no le damos suficiente aire. Al momento de ejecutar la mezcla, muchas nos apoyamos en las batidoras eléctricas y eso es lo ideal.

Al momento de batir la margarina, el azúcar y las yemas de huevos deben ser mezclados con suficiente velocidad para que agregue aire a la mezcla. Debemos asegurarnos que esta cremosa, blanquecina y homogénea. Asegúrate de que la mezcla no se bata más de lo necesario. Puede ser contraproducente para los resultados esperados.

Por ejemplo, las claras de huevos deben estar suficientemente montadas a punto de nieve para darle ese aire a la mezcla. Asimismo, al momento de incorporar las claras con la harina y la leche es recomendable hacerlo manual y con movimientos envolventes.

Estos movimientos incorporan suficiente aire que le da esa esponjosidad al bizcocho.

Consistencia de la mezcla para bizcocho

Otra de las razones del por qué no sube el bizcocho es por la consistencia de la mezcla al momento de realizar el queque. Por ejemplo, si la consistencia que hemos obtenido es muy líquida el bizcocho no subirá. Por el contrario, si la masa ha quedado con una consistencia espesa, tampoco subirá.

Lo ideal es que adquiera una consistencia intermedia. En otras palabras, debemos asegurarnos de que nuestra mezcla no esté muy líquida, ni muy espesa.  No dudes en hacer la receta que te hemos propuesto anteriormente en este artículo que te proporciona las medidas exactas para queques esponjosos.

Temperatura

Muchas veces erramos en el manejo de la temperatura del horno. Esta es otra de las causas del por qué no sube el bizcocho. Hay cocineros, amas de casas, aprendices que activan el calor del horno en la parte superior e inferior. Esto es incorrecto.

Si tenemos este hábito, lo que logramos es que nuestros bizcochos se cocine superficialmente, pero en el interior queda crudo y no levanta.

Lo primero que debes asegurarte es que mientras elaboras el bizcocho has puesto a precalentar el horno. Así al momento de introducirlo, la temperatura está adecuadamente proporcional en todo el horno.

El truco en este aspecto es que al momento de disponernos a elaborar nuestros bizcochos, ciertamente precalentemos el horno, tanto con la función superior como la inferior. Sin embargo, debemos asegurarnos que al momento de  colocar nuestro bizcocho en el horno, sólo funcione la parte inferior.

Este procedimiento nos garantiza que el aire va de abajo hacia arriba y el bizcocho se cocine de la misma manera. Es decir, parejo, de a dentro hacia afuera y desde el interior hacia los lados.

Moldes

Probablemente al momento de colocar la mezcla en el molde, éste es más grande de lo que requiere la mezcla. Si este es el caso, los bizcochos no suben. En este caso, deberás asegurarte que al momento de realizar tu queque, tanto la mezcla como los moldes que utilices, sean proporcionales. Así tendrás bizcochos esponjosos, suaves y de buen tamaño.

Altura del bizcocho en el centro

A veces nos sentimos frustrados cuando vemos que nuestros bizcochos no han subido en el centro y nos preguntamos ¿Qué pasó? ¿Por qué no ha subido el bizcocho en el centro?

Cuando esto sucede, siempre está relacionado con la temperatura en el horno. Esto nos muestra que hemos colocado en nuestro horno una temperatura inferior a la que corresponde. Contrariamente, cuando colocamos una temperatura superior a la que realmente corresponde, sube en el centro, pero los lados queda por debajo.

Lo recomendable para cocinar bizcochos parejos, esponjosos, suaves y de buen tamaño es a una temperatura de 170º C a 180ºC. Si a pesar de que colocas estas temperaturas sigue ocurriendo lo mismo, lo ideal es tener un termómetro de cocina para que corrija la temperatura.

De con contar con este dispositivo, deberás ir ajustando la temperatura ideal para cocinar tus bizcochos. Lo importante, es que tengas en cuenta que cuando esto sucede es debido a la temperatura del horno.

Otra de las razones que nos explica por qué el bizcoche no sube es porque muchas veces abrimos la puerta del horno antes del tiempo previsto. Esto afecta la cocción del bizcocho. El momento ideal de abrir la puerta es luego de treinta minutos.

El efecto que se produce al abrir la puerta del horno antes de tiempo es que el aire caliente se escapa e inmediatamente afecta la temperatura del horno y esto hace que el centro se hunda.

Un truco para que se mantenga el centro del bizcocho en alto, es que luego de que el tiempo de cocción haya pasado y estemos seguros de que está listo, es apagar el horno y dejarlo dentro del horno, pero con la puerta ligeramente abierta.

Ahora bien, a continuación te dejamos un material audiovisual que nos ofrece algunos secretos y tips para el bizcocho suba sin ningún problema.

Resumen

Lo referido hasta aquí nos devela las razones del por qué no sube el bizcocho. Ahora bien, lo importante es que sepamos qué hacer para que nuestros queque sean exitosos.

La levadura

Asegúrate de colocar la levadura, polvo de hornear, de acuerdo a las proporciones que te hemos indicado. No agregues ni más, ni menos.

Aire

Recuerda que al momento de elaborar la mezcla del bizcocho, debes asegúrate de que tenga suficiente aire. Esto te lo proporcionan las cantidades de ingredientes correctos, así como el batido enérgico de los productos. Además recuerda de colocar las claras a punto de nieve.

Uno de los secretos culinarios para que las claras de huevo se levanten y queden consistentes es ponerle un puntito de sal.

Consistencia

Asegúrate de que la mezcla del bizcocho tenga una consistencia intermedia. A pesar de la exactitud de las cantidades de ingredientes, puede que algunas harinas requieran un poco más de líquido o menos. Deberás lograr ese punto intermedio de la mezcla.

Temperatura

Es fundamental precalentar el horno, tanto arriba como abajo. Sin embargo, ten presente que al momento de colocar el bizcocho en el horno, sólo debe estar encendido la parte inferior del horno.

El molde

Recuerda que el molde debe ser el adecuado de acuerdo a la proporción de la mezcla del bizcocho. Eso te asegurará que quedara esponjoso, suave y que alcanzará el tamaño deseado.

Qué hacer con un bizcocho hundido

Ciertamente, suele ser frustrante cuando cocinamos un bizcocho queda hundido en el centro. No obstante, hay algunos trucos que nos permiten aprovecha el bizcocho realizado y darle una mejor apariencia.

Decoración

Lo primero que recomendamos es que voltees tu bizcocho. Pues siempre por debajo tiene una apariencia pareja. Decóralo con algún glaseado o crema batida.

También puedes intentar emparejar el bizcocho. Esto siempre y cuando haya quedado realmente esponjoso. De lo contrario no vale la pena. Es preferible la primera opción.

Corta tu bizcocho en trozos más pequeños, de manera que parezcan otra receta como el brownie que es de una consistencia mas compacta.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.