Poemas de Abraham Valdelomar ¡Los mejores!

Los poemas de Abraham Valdelomar te harán enamorarte de la poesía, debido a su elocuencia para escribir cada verso y su entrega en los mismos. ¡Un escritor que de seguro logrará captar tu atención!

poemas-de-abraham-valdelomar-2

Abraham Valdelomar un escritor, pintor y periodista entregado a su vocación.

Poemas de Abraham Valdelomar

Abraham Valdelomar nació el 27 de abril de 1888 en Perú. A los 17 años empezó sus estudios universitarios, pero no fue sino hasta los 19 años, cuando empezó a escribir versos, poesía y cuentos, allí noto que la universidad no era lo que quería para su vida.

Abraham decidió dejar la universidad para dedicarse a escribir en diferentes revistas, puesto que aparte de ser escritor era periodista.

Por otra parte, Valdelomar es reconocido como uno de los mejores cuenteros de Perú y se le conoce también como una persona «integral», ya que se consideraba que era correcto, consecuente y elocuente con los asuntos que hablaba, pensaba y escribía.

Desde el principio se supo que era un periodista con alma de escritor, puesto que no se guardaba nada. Además tenía una personalidad polifacética, con la capacidad de desarrollar un sin número de habilidades personales.

Un hombre que recibió la misma cantidad de elogios que de críticas, debido a su ironía y actitudes desafiantes. Pero que sin duda uno de los mejores, en este artículo podrás conocer un poco más sobre la literatura contemporánea peruana con los poemas de Abraham Valdelomar.

La danza de las horas

Hoy, que está la mañana fresca, azul y lozana;
hoy, que parece un niño juguetón la mañana,
y el sol parece como que quisiera subir
corriendo por las nubes, en la extensión lejana,
hoy quisiera reír…

Hoy, que la tarde está dorada y encendida;
en que cantan los campos una canción de vida,
bajo el cóncavo cielo que se copia en el mar,
hoy, la muerte parece que estuviera dormida,
hoy quisiera besar…

Hoy, que la Luna tiene un color ceniciento;
hoy, que me dice cosas tan ambiguas el viento,
a cuyo paso eriza su cabellera el mar;
hoy, que las horas tienen un sonido más lento,
hoy quisiera llorar…

Hoy, que la noche tiene una trágica duda,
en que vaga en la sombra una pregunta muda;
en que se siente que algo siniestro va a venir,
que se baña en el pecho la Tristeza desnuda,
hoy quisiera morir…

Este es uno de los mejores poemas de Abraham, puesto que muestra una variedad de situaciones en torno a 4 versos principales, las cuales son: Hoy quisiera reír, hoy quisiera besar, hoy quisiera llorar y hoy quisiera morir. Hace alusión a cuatro aspectos que sin importar en qué etapa de la vida te encuentres, vivirás o has vivido alguna vez.

Sin importar que aspectos rodeen y/o acompañen una situación, sin importar el tiempo o momento; el objetivo final de una persona es solo uno, desde ser feliz hasta morir.

Yo, pecador

Mi boca fue a manera de un ático panal
do acudieron los besos en lírico tropel,
abejas amorosas que llenaron de miel
mi espíritu sediento y mi carne mortal.

Ha gravitado en mi alma, sincera y vertical,
la voz inexorable y cóncava, de aquel
de testa fascinante que al bíblico vergel
arrancó la manzana con giros de espiral.

Soy, Señor, de tus siervos, quien más ha delinquido:
el no poder amar fue mi pena más honda,
el no poder besar fue mi mayor tormento.

Dame, de tus castigos, la acre copa redonda;
y pues soy de tus siervos el que más te ha ofendido,
yo te pido perdón.. ¡Pero no me arrepiento!

Tristitia

Mi infancia, que fue dulce, serena, triste y sola,
se deslizó en la paz de una aldea lejana,
entre el manso rumor con que muere una ola
y el tañer doloroso de una vieja campana.

Dábame el mar la nota de su melancolía;
el cielo, la serena quietud de su belleza;
los besos de mi madre, una dulce alegría,
y la muerte del sol, una vaga tristeza.

En la mañana azul, al despertar, sentía
el canto de las olas como una melodía
y luego el soplo denso, perfumado, del mar,
y lo que él me dijera, aún en mi alma persiste;
mi padre era callado y mi madre era triste
y la alegría nadie me la supo enseñar.

Como podemos observar en este poema, fue un escritor que plasmaba cada aspecto importante en sus escritos. Poemas que trasportan y hacen sentir al lector parte de la historia.

No hay manera en la cual una persona en su infancia no sintiera curiosidad sobre el pensar de sus padres. Por otro lado, encontramos la tristeza al saber que hay cosas que necesitas en el presente, que no te enseñaron tus progenitores en el pasado…

Conclusión

Finalmente, se puede observar en cada poema, que Abraham habla de temas como la infancia, el amor, la curiosidad, la felicidad, entre muchos otros.

Estos sentimientos son los más genuinos y sinceros que hay, en la infancia se forja el carácter, luego más adelante se conoce el amor y puede que se sea feliz, pero todos estos sentimientos llegan al final, como cada poesía y su escritor.

A sus cortos 31 años murió, exactamente el 1 de noviembre de 1919 en Perú, pero algo si es seguro y es que dejo un legado en la cultura peruana impecable.

Actualmente, Abraham es la imagen del billete de 50 soles peruanos, sin embargo, debido a su muerte tan inesperada no público tantos libros, pero se le reconoce como uno de los mejores escritores de la historia de Perú.

Si te atrapó este artículo sobre los poemas de Cecilia Meireles te encantará! Una mirada y análisis más a fondo de su vida, sus poemas más importantes y la pasión con la cual escribía que seguro te cautivará.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.