Todo aquel que tiene conocimiento de las escrituras, no puede poner en duda el poder de Dios, y lo que él puede hacer en su vida. Entre y conózcalo con nosotros.

poder-de-Dios 2

El poder de Dios 

El poder es entendido como la habilidad o la capacidad de actuar sobre alguien, algo o un acontecimiento. Asimismo, se puede entender como poder la capacidad de producir un efecto o ejercer poder o autoridad sobre otros.

En este contexto, el poder de Dios ha manifestado su capacidad durante la creación. El Señor tiene la autoridad de asignar dominios a quién y cómo desee. Dios reveló su Poder al librar al pueblo israelita de la esclavitud de Egipto.

Asimismo, acompañó a su pueblo durante la conquista de la tierra de Canaán. El poder de Dios se manifiesta en sus juicios, pero también en el acto de perdonar nuestros pecados. El poder de Dios se ha manifestado en las profecías y su cumplimiento.

Ahora bien, en el Nuevo Testamento podemos apreciar el poder de Dios a través de los milagros de Jesucristo en acción. No obstante, es importante destacar que la máxima expresión del poder de Dios fue en la cruz de calvario.

Sin embargo, para entender las distintas manifestaciones del poder de Dios, desarrollaremos cada uno de estos aspectos fundamentados en la Biblia.

Antes de iniciar, es importante recordar que los pensamientos de Dios no son nuestros pensamientos. Asimismo, que Dios tiene guardados una cantidad de tesoros escondidos que sólo por medio de Jesucristo lo podemos develar y entender.

Esto nos hace asumir una postura de humildad ante el mensaje sobre el poder de Dios. Debemos estar con una mente abierta para comprender la Palabra de Dios.

poder-de-Dios 3

Isaías 55:8

Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.

Isaías 45:3

y te daré los tesoros escondidos, y los secretos muy guardados, para que sepas que yo soy Jehová, el Dios de Israel, que te pongo nombre.

Colosenses 2:2-3

para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo,

en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.

En este punto vale la pena alabar a Dios por su gran poder y amor

¿Cómo entender el mensaje del poder de Dios?

Para entender los mensajes contenidos en la Palabra de Dios, debemos reconocer que nuestra mente está llena de tinieblas. De conocimientos vanos del mundo. Sólo por medio del poder de Dios escondido en la Cruz del Calvario se abre nuestro entendimiento a los mensajes escondidos en la Palabra de Dios.

Las cosas del Espíritu son sólo posibles entenderlas en el espíritu. Para el hombre natural, el no creyente son locuras estos mensajes. Sin embargo, la mismas Escrituras nos advierten sobre estas cosas (Romanos 12:2; 1 Corintios 2:14; 1 Corintios 1:17-25; Job 37:19)

Cuando recibimos al Señor Jesucristo como nuestro Dios y Salvador nacemos de nuevo. En ese nacimiento recibimos al Espíritu Santo que nos revela todas las cosas. Debemos tener en cuenta que Dios es Espíritu y sólo a través del Espíritu, Él puede hablarnos a nosotros (Juan 4:24)

1 Corintios 2:14

14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

poder-de-Dios 4

El poder de Dios en su Palabra

La Biblia es la mente de Dios, su conocimiento y sabiduría. Por lo tanto, debemos entender que allí hay poder de Dios. Por ejemplo, cuando leemos un libro sobre psicología y nos dan herramientas para tener mejores relaciones interpersonales es conocimiento que nos aporta la psicología para nuestra interrelación con los demás. En este caso, es la mente de Dios hecha Palabra que nos da conocimiento de las cosas de Dios, y por ende son del Espíritu.

Dios encierra su poder en las Santas Escrituras. Pues, de acuerdo al contenido bíblico, tiene poder para transformar nuestra mente, corregir e instruir. Además, la Palabra de Dios es perfecta, limpia, pura, fiel, verdad.

Salmos 19:7-9

La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma;
El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.

Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón;
El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos.

El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre;
Los juicios de Jehová son verdad, todos justos.

2 Timoteo 3:16-17

16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,

17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

Ahora bien, cuando una persona recibe al Señor como Dios y Salvador, el Espíritu de Dios nos guía para poder comprender las cosas de Espíritu. Podemos entender los secretos que Dios nos quiere revelar.

La Palabra de Dios tiene tanto poder que puede penetrar hasta lo más profundo de nuestro ser. Es tan poderosa que nos permite discernir las intenciones profundas del corazón.

Hebreos 4:12

12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

poder-de-Dios 6

Contrariamente ocurre con aquellos no conversos. Al leer la Palabra de Dios, el hombre natural las ve como locura. No le es posible discernir, distinguir entre el bien y el mal. Es por esta razón que vienen a burlarse (2 Pedro 3:3).

Al leer este pasaje bíblico podemos deducir que la Biblia tiene el poder de Dios para convertir el alma, es decir transformar nuestras mentes, emociones y nuestra voluntad. Asimismo, el poder de Dios escondido en la Biblia hace que la persona con conocimiento sea humilde.

Otro de los beneficios del poder de Dios escondidos en la Biblia es que alegran el corazón, alumbran los ojos, corrigen nuestro camino y nos hacen volver al camino hacia Dios.

De conformidad con la Palabra de Dios, al momento de recibir al Señor todas las cosas nos fueron dadas para caminar por fe, en justicia y santidad. El poder de Dios nos ha otorgado la mente de Jesucristo (Colosenses 2:10; 1 Corintios 12: 13; Juan 17:17)

A través del conocimiento de las Escrituras es que los cristianos podemos conocer, comprender y discernir el poder de Dios, tal como nos los hizo saber nuestro Señor Jesucristo.

1 Corintios 2:16

Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

 2 Pedro 1:3

Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia

Marcos 12: 24

24 Entonces respondiendo Jesús, les dijo: ¿No erráis por esto, porque ignoráis las Escrituras, y el poder de Dios?

Efesios 3:20

20 Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros

Finamente, aquellos que no han creído en el poder de Dios contenido en la Biblia, ha decidido despreciar la promesa de la vida eterna. Esto significa que si alguien duda o no cree en la Biblia ha despreciado a Jesucristo y por lo tanto todas las bendiciones que se derivan de la fe en Él.

1 Juan 5:10-12

10 El que cree en el Hijo de Dios, tiene el testimonio en sí mismo; el que no cree a Dios, le ha hecho mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo. 11 Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. 12 El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.

Partiendo de la veracidad de la Biblia, del poder contenido en las Santas Escrituras entonces podemos apreciar el poder de Dios y sus manifestaciones. A continuación a desarrollaremos las manifestaciones del poder de Dios en la creación, en las profecías, durante el ministerio de Jesucristo. Asimismo, haremos referencia al poder de Dios en la cruz del calvario y en nuestras vidas.

Durante la creación

Para contextualizar el tema sobre el poder de Dios en la creación, es necesario ubicarnos la Palabra de Dios. En este sentido, referimos el siguiente versículo bíblico:

Romanos 1:20

20 Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.

El Apóstol Pablo nos trae a la memoria que a través del poder de Dios es que todo lo que conocemos, lo creado es hecho por Dios. Basta con levantar nuestra mirada al cielo y ver el esplendor del sol, las nubes. En la noche como la luna se enseñorea y alumbra todo lo que su resplandor puede alcanzar.

El firmamento, el alba. AL profundizar sobre el funcionamiento del ciclo del agua, la fotosíntesis, el movimiento del mar, la perfección de los gases que componen el aire que respiramos, el ciclo de la vida en la fauna, nos lleva a concluir que todo hecho por el poder de Dios.

Diversos son los versículos que manifiestan la grandeza del poder de Dios durante la creación (Salmos 19:1-6; 33:6-12; 148:5; Jeremías 27:5; 10: 12; Hebreos 1:3; 11:3; 2 Pedro 3:5; Salmos 18:1-9; Job 37:1-13; 38:1-8; Génesis 1:1; Apocalipsis 4:11; Isaías 43:7)

Salmos 36:6

Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos,
Y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca.

Jeremías 10:12

12 El que hizo la tierra con su poder, el que puso en orden el mundo con su saber, y extendió los cielos con su sabiduría;

13 a su voz se produce muchedumbre de aguas en el cielo, y hace subir las nubes de lo postrero de la tierra; hace los relámpagos con la lluvia, y saca el viento de sus depósitos.

 Colosenses 1: 16

16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.

En este punto, es necesario que el lector comprenda que si no tenemos armonía con el universo que nos rodea, jamás podremos tener la paz que sobrepasa todo entendimiento. Debemos conocer sobre su origen.

La máxima creación de Dios fue la especie humana, pues hemos hecho a su imagen y semejanza. La humanidad es la única especie que puede tener conciencia del mundo que lo rodea. Si el lector repasa el funcionamiento del sistema nervioso central, el circulatorio, el sistema endocrino, el funcionamiento del ojo, del cerebro concluirá que somos un complejo orgánico perfecto.

Lo que nos diferencia de los animales es lo espiritual. Somos creados a imagen y semejanza de Dios que permite llevar la eternidad en nuestro corazón (Eclesiastés 3:11).  Cuando nos referimos a la semejanza de Dios es atribuida a aspectos morales, espirituales, el discernimiento y la conciencia del mundo que nos rodea y la eternidad.

Durante el Éxodo

Cuando nos referimos al poder de Dios durante el Éxodo, todos nos remontamos a los fenómenos naturales que manifestaron la gloria y poder del Dios para liberar al pueblo escogido de la esclavitud de Egipto (Génesis 47:1-22; Éxodo 12:40; Salmos 135: 5-12; Deuteronomio 4:32-37)

De acuerdo a Éxodo 12:40 los judíos vivieron 430 años en Egipto. Esto nos devela que  José llegó a Egipto gobernado por los hicsos (origen semítico) quienes habitaron al norte de Egipto. Esta cultura eran primos hermanos de Setura una de las esposa de Abraham. Entonces eran primos hermanos de José.

La arqueología demuestra que Setos I (fue quien esclavizó) y Ramsés 2 (1290 – 1294 AC – los hizo huir) fueron los faraones que construyeron a las ciudades de Pitón y Ramesés. El éxodo se ubica en el año 1250 AC (Romanos 6:16-18; 21-23; Efesios 2:1-3; Capítulos del Éxodo del 7 al 12 manifiestan las plagas en Egipto; Salmos 78:42-51; Salmos 105:27-40).

Ahora bien, nuestro Dios explica por su propia Palabra las razones por las cuales envió las plagas (Santiago 5:1-8; 1 Corintios 10:20-21; Apocalipsis 9:21; Salmos 105:15), leamos:

Éxodo 9:16

16 Y a la verdad yo te he puesto para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado en toda la tierra.

Hay dos elementos importantes sobre los acontecimientos del Éxodo. Primero, a través de las plagas, el Señor envió sus juicios, los cuales fueron contra los demonios de Egipto. Cada plaga representaba a los dioses de Egipto. Nueve juicios sobre sus dioses: adoraban al río Nilo, a las ranas, a las moscas, langostas y Dios los humilló.

El otro aspecto y el más importante, es que el Señor estaba anunciando su próxima manifestación de gran poder y gloria como es la cruz del calvario al establecer el cordero de pascua.

El Poder de Dios en la profecía

Una de las manifestaciones del poder de Dios ha sido su fidelidad al pueblo de Israel y el cumplimiento de cada una de sus profecías por su rebelión contra Dios.

A pesar de su desobediencia todo lo profetizado se ha cumplido de una manera extraordinaria. Dios con su poder esparció al pueblo de Israel por toda la Tierra. Lo profetizado se cumplió cabalmente (Jeremías 9:16; Ezequiel 22:15: Deuteronomio 4:27)

Sin embargo, su fidelidad con el pacto con Abraham también manifiesta el poder de Dios. La mayor evidencia de las profecías es la creación del pueblo de Israel como Estado. Al revisar la aprobación de la creación de Israel, luego de la Segunda Guerra Mundial, sorprendentemente se aprobó en un día el establecimiento de esta nación que hoy en día representa a una de las más poderosas del mundo (Isaías 66:8).

Poder de Dios en la Cruz del Calvario

Durante el Ministerio de Jesucristo en la Tierra podemos evidenciar los milagros que sanaron enfermos, resucitó muertos, entre otros. Sin embargo, la mayor manifestación del poder de Dios radica en la cruz del calvario.

Por medio del sacrificio de Jesús, el Cordero de Dios anunciado desde que Abraham fue probado con su hijo Isaac, luego en el Éxodo y la instauración de la Fiesta de la Pascua podemos darnos cuenta que Dios ha orientado la historia de la humanidad  siempre alrededor de la cruz.

Durante el caminar de Abraham con Dios, el Señor le pidió que sacrificara a su hijo Isaac. Cuando parecía que este hecho era inevitable, el Señor le proveyó un cordero.

Luego durante el Éxodo, el Señor exigió un cordero por familia para que fuera sacrificado y recordar que Dios los liberó de la esclavitud. Desde ese momento instauró la Fiesta de la Pascua como un mandato que hasta el día de hoy conmemoramos. Si deseas conocer el significado real de esta Fiesta te invitamos a leer el siguiente enlace titulado la Santa Cena Evangélica .

1 Corintios 1:17

18 Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.

En el siguiente versículo podemos apreciar que el mismo Jesús reconoce que el sacrificio de la cruz será por medio del poder de Dios para morir por nosotros por amor y resucitar por medio del poder de Dios para remisión de nuestros pecados.

Juan 10:17-18

17 Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar.

18 Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.

Finalmente, este artículo cierra dándole la gloria y la honra a nuestro Señor y Salvador a través de un versículo Isaías 42:5-8

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here