¿Cómo hacer la poda de la buganvilla? Paso a paso

La buganvilla no requiere demasiados cuidados, aun así, se mencionarán algunos antes de hablar de la poda de la bunganvilla, puesto que son varios procedimientos que dependen de lo que se quiere lograr y del momento en el que se hará.

todo sobre la poda de la buganvilla

Buganvilla

El término «Buganvilla» se utilizó para designar un género de más de 30 especies de arbustos o árboles, solo 18 de ellos han sido aceptados formalmente, el resto se encuentra en observación porque pueden tratarse de variedades o pueden tener parentescos con otras plantas. En cualquier caso, este género se encuentra dentro de la familia Nyctaginaceae, que a su vez forma parte del orden Caryophyllales, de la clase Magnoliopsida.

Estas plantas son originarias de América del Sur, por lo que su hábitat preferido es el que tiene clima tropical o subtropical. Como características generales encontramos que estas especies no crecen demasiado, algunas solo alcanzan un solo metro de alto y otras pueden medir hasta 12. También algunos se aferran a otras plantas con ayudas de sus púas. Las hojas de las mismas pueden ser de cuatro a 12 centímetros de largo, mientras que el ancho de las mismas varía entre dos o seis centímetros.

Hay varios nombres con los que son conocidos estos arbustos, esto depende del país en el que se encuentren, en España es donde se llaman buganvilla comúnmente, mientras que en algunos países de América del Sur y Centro América (como Chile, Ecuador, Guatemala, México y Perú) cambia un poco el nombre a «bugambilia». Aunque en Perú también puede ser llamada «papelillo».

En otros países como de América central como la isla de Puerto Rico, República Dominicana y Cuba estas plantas son llamadas «trinitarias», al igual que en Venezuela. En su país vecino Colombia y en Costa Rica, Nicaragua y El Salvador el nombre que tienen es «veraneras». En Panamá pueden ser llamada de dos formas, trinitarias o veraneras dependiendo de la región en la que se encuentren.

Ahora bien, la buganvilla más conocida es la Bougainvillea glaba que al igual que el resto de los arbustos viene de América del Sur, específicamente de la Flora de Brasil. Esta planta trepadora tiene unas «flores» de color rosado bastante llamativas, por lo que es plantada para decorar espacios abiertos como jardines, terrazas, etc.

Reproducción

La reproducción de esta planta no se hace por medio de semillas, en su lugar, están los esquejes o los acodos aéreos (o terrestres), de modo que si se quiere sembrar una buganvilla en una maceta será necesario tomar una rama o tallo de otra, esto implica que será igual a esa planta original. También será necesario tener una maceta de gran tamaño, si se quiere tener una buganvilla grande, ya que esta planta crece con rapidez y será necesario trasplantarla muchas veces si no se escogen macetas grandes.

Además de eso esta planta no tiene unas raíces demasiado fuertes o resistentes, por lo que cambiar de una maceta a otra puede provocar que muera, aunque tenga un muy buen aspecto.

Cuidados de la buganvilla

Esta planta requiere algunos cuidados principales para mantenerse saludable además de la poda de la buganvilla, algunos de ellos se explicarán a continuación:

Iluminación y temperatura

La ubicación ideal para esta planta es en un espacio abierto donde pueda recibir la luz del sol directamente. Además de eso necesita recibir calor, no es muy resistente a las heladas y puede morir si no se protege. En este sentido, lo recomendable es colocarla en el exterior, en un jardín o en una terraza donde tenga bastante iluminación, se deberá evitar colocarla en lugares donde haya corrientes de aire.

Riego

En cuanto al riego, esta planta requiere que sea constante, aunque todo esto depende de la región en la que se encuentre, porque el clima hace que la frecuencia de los riegos sea diferente. En general puede recomendarse un riego cada tres días mientras se está en una temporada cálida como el verano, el resto de las estaciones puede regarse cada cinco o seis días.

riego y poda de la buganvilla

Igualmente, cuando se vaya a regar se deberá observar si la tierra está seca y requiere o no otro riego, la mejor forma de hacerlo es metiendo un palito de madera en la tierra y ver si sale lleno de tierra o no, si tiene tierra no será necesario regar porque aún está húmeda, si sale limpio será necesario regar porque ya está seca.

Poda de la buganvilla

En primer lugar, es necesario saber cuándo se poda la buganvilla, esto porque tienen una floración un poco más larga que la de otros Arbustos con florpuede durar toda la primavera y algunos días del otoño floreando. Sin embargo, aunque requiere riegos constantes y abonado mensual esta planta puede llegar a deteriorarse mucho, de modo que es necesario comenzar la poda de la buganvilla tanto para controlar le tamaño como para mantenerla saludable.

Ahora bien, la poda de la buganvilla responde a varias cosas que se deseen hacer, si se quiere mantener saludable y con buen aspecto se hará una poda de mantenimiento, si se quiere saber cómo podar una buganvilla, para que las flores crezcan de forma saludable se hará una poda de floración que deberá ser antes de la primavera. Si se quieren quitar aquellos tallos verdes esto puede hacerse durante la floración, es decir, durante la primavera y el otoño.

Si lo que se quiere es renovar la planta lo recomendable es podarla cuando el invierno está por acabar, esto para que antes de que ella comience a crecer otra vez se encuentre en las mejores condiciones para hacerlo. A veces cuando no es podada después del invierno se debilita demasiado y será necesario cortar mucho más de lo necesario.

Se explicarán los pasos de cada tipo de poda de la buganvilla a continuación, pero hay que tener muy en cuenta que todos los materiales que se utilicen para estos procedimientos (como las tijeras) se deberán desinfectar por completo antes de hacer un corte, esto puede hacerse con alcohol, con desinfectante o antibacterial. Lo importante es tener los materiales limpios para evitar que la planta se infecte con alguna bacteria, con hongos o con virus, se enferme y muera.

pasos para la poda de la buganvilla

Esto no solo aplica con la buganvilla, también con todas las plantas sin importar si son más resistentes a las plagas y bacterias que esta especie en cuestión. Es importante siempre mantener los instrumentos de poda limpios, es algo que se debe mantener siempre que se trabaje en la jardinería.

Poda de mantenimiento

La poda de mantenimiento puede ser un pinzado, es decir, hacer cortes pequeños en algunos tallos y algunas hojas para mantenerla en buen estado. Esta poda de la buganvilla puede hacerse durante todo el año porque solo se cortan entre cinco o diez centímetros de esos tallos que crezcan más de lo normal. Estos cortes serán muy útiles para controlar el crecimiento o si se desea mantener una forma específica, esto si se ha mantenido con podas desde que ha crecido.

En la poda de mantenimiento se deberán quitar aquellos brotes pequeños que están entre el tallo principal y los tallos secundarios, estos brotes son conocidos como «chupones». Es necesario cortarlos cuando tengan un poco menos de cinco centímetros y hacerlo de forma diagonal para que no se pudra la planta en la zona del corte. También se quitarán las hojas que estén secas y los tallos secos y enfermos, las flores que estén marchitas también deberán cortarse porque, aunque están muriendo le quitan energía.

Poda para la floración

Este procedimiento debe hacerse cada vez que la floración termine, implica cortar tanto tallos que hayan crecido mucho como aquellos que no se encuentran en buen estado. Esta poda profunda se hace solo después que ha terminado su floración, que es cuando se encuentra descansando. Esto puede ser después del otoño, pero algunas personas lo hacen cuando está comenzando la primavera.

El problema con hacerlo antes de la primavera es que la planta no tendrá tantas flores. Por eso se recomienda hacerlo cuando el otoño está terminando. Para esta poda de la buganvilla puede ser necesaria una sierra por si hay tallos que son más gruesos de lo normal, para no dañar las tijeras. Lo primero será mantener cierta distancia de la planta para ver el tamaño que tiene y qué lados son más largos que otros.

Al ubicarlos se comenzarán a cortar los tallos que se encuentren en mal estado, los que se entrecrucen con otros, los que tengan huecos (porque están enfermos) y los que estén rotos en algún lugar. Finalmente, se recortarán aquellos que tengan una buena posición y no tengan ninguna de las características anteriores, pero que hayan crecido demasiado. Es importante no recortar los que no florecieron, porque estos serán los que darán flores la próxima temporada.

Poda de renovación

Si no se ha podado antes la planta, sino que se ha dejado que crezca como desea durante años será necesario hacer una poda un poco más profunda. Esta puede hacerse de dos formas, la primera de ellas es cortando poco a poco la planta hasta que pueda crecer completamente saludable, para esto será necesario cortar la mitad de los tallos y las ramas, las que hayan crecido demasiado se cortarán en su base y el resto se cortará a la mitad.

La segunda forma de esta poda de la buganvilla para renovarla implica cortar casi toda la planta, esto se hará haciendo cortes hasta dejarla al ras del suelo, esto asegurará que crezca mucho mejor, pero solo debe hacerse si se puede mantener cuidada, con riegos constantes y con abonado frecuente, además, si la planta se ve demasiado débil no se deberá hacer esta poda sino la anterior.

Poda de la buganvilla para que sea un árbol

Como indicamos al principio de esta entrada, hay algunas buganvillas que crecen como árboles y no como arbustos o como trepadoras. Cuando crece como un árbol lo hace con más lentitud, lo que hace un poco más sencilla la poda de la buganvilla, sin embargo, eso hay que hacerlo de forma regular para evitar que se trepe hacia otros lugares. Los pasos para aprender cómo se poda la buganvilla son:

  • El primer paso es escoger un tallo lo suficientemente grueso para servir de tronco principal, el cual se colocará con un tutor y se atará para que se mantenga de pie y recto. Esto no deberá dejarse así siempre, poco a poco se deberá aflojar el amarre que se hizo para que no se clave poco a poco en ese tallo.
  • Seguido de eso se puede comenzar a quitar los tallos pequeños o brotes que estén a los lados para darle poco a poco la forma de árbol, los tallos que se encuentren en la cima deberán dejarse para que sirvan como copas del árbol que luego surgirá.
  • Finalmente, se deberán cortar poco a poco los tallos y las hojas que vayan creciendo demasiado y se «salgan» de la forma de árbol que se quiere mantener.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.