Los Planetas, Sus Colores Y Características De Los Más Extremos

Hay otra definición que es necesario conocerla cuando nos referimos a este tema. Se trata de esos Planetas que clasifican como tal, no son Planetas enanos sino que poseen todas las características de un  planeta. Sin embargo, no están dentro del Sistema Solar. Estos Planetas giran alrededor de otra estrella y tienen dos denominaciones: Exoplanetas o Planetas extrasolares. Pueden estar en nuestra galaxia: La Vía Láctea, o en otra también.

Colores planetarios

El descubrimiento de la existencia de Planetas, data desde hace miles de años. Incluso, el filósofo griego Platón y su estudiante Aristóteles escribieron textos de un modelo geocéntrico, ya existente. Esto ocurrió en el siglo IV a.C. Para este tiempo, ya se conocía la existencia de los Planetas. De hecho, el modelo geocéntrico que menciona Platón, es el de Anaximandro, un filósofo griego que vivió entre los años 610 y 547 a. C.


Te puede interesar nuestro artículo: Las Lunas de Marte: Los Hijos del Planeta Rojo

Aun cuando los descubrimientos y las indagaciones sobre el comportamiento de los Planetas, es desde hace miles de años. Aun así, los Planetas siguen siendo desconocidos. Los colores de los mismos no se han visto con exactitud. Es decir, que lo se pensaba que era lo más simple, tiene más complicaciones para los ojos humanos, que lo que se podría imaginar. ¿Cuál es el verdadero color de los Planetas?

No hay una respuesta específica sobre esta pregunta, ya que no todos los Planetas tienen las mismas tonalidades. Algunos muestran colores mucho más intensos que otros, sin embargo no se puede decir que se trata de los colores verdaderos. En realidad algunas veces, sí se trata de los colores que se muestran en las gráficas. Por otro lado, hay Planetas que están cubiertos de roca y prácticamente son grises, pero que se modifica en imágenes como llenos de color.

Cuando existen las modificaciones es cuando viene la duda. Lo que se puede hacer es indagar, a través de las investigaciones. Si el planeta investigado tiene una superficie rocosa y la imagen que has conseguido está llena de color, puedes estar seguro de que esa imagen no es muy verídica. Lo que ocurre es que usualmente se tienden a exagerar las sutiles diferencias que el ojo humano no podría detectar, sin un poco de ayuda.

Cámara fotográfica espacial

Las cámaras digitales incorporadas en los teléfonos inteligentes, tienen una peculiaridad: los filtros. Estos filtros, presentan varias opciones para exagerar o bajar la tonalidad de los colores. También se puede hacer modificación del brillo y la calidez de la imagen, dependiendo también del tipo de equipo electrónico que tengas en tus manos. Algo parecido es lo que se usa al momento de procesar las imágenes que llegan de los telescopios espaciales.

La mayoría de las veces, en el transcurso del proceso en las imágenes, se tienden a exagerar los colores. Lo que sucede es que una cámara colocada en una nave espacial, rara vez detecta los colores de la misma manera en que lo hace un ojo humano. Por esta razón, los especialistas en esa área deben procesarlas de la forma en que sí la podría percibir el ojo humano. Un ejemplo de esto son los componentes rojo, verde y azul.

Lo más común es que se graben por separado como tres imágenes distintas en blanco y negro. Luego se combina en colores con el único propósito de mostrar la foto. La manera de mezclar los colores se concibe para que sean como lo verían los ojos humanos. Incluso los colores en la imagen no corresponden a los originales. Además de ello, la imagen no se relaciona tampoco si no se ha hecho ningún intento para exagerarlos.

Las cámaras de las naves espaciales pueden grabar cualquier parte del espectro de luz. Si alguno de los canales está más allá del rango visible, como el ultravioleta, todavía se tiene que usar el rojo, verde o el azul para poderlo mostrar. Lo que significa que la imagen resultante tiene un “color falso”, que puede ser exagerado todavía más.

Color de los gigantes del Sistema Solar

Nuestro Sistema Solar tiene muchos misterios que explorar todavía. Uno de los Planetas que ha capturado la atención de los astrónomos, es el planeta Júpiter. Es uno de los gigantes del Sistema Solar y tiene “la Gran Mancha Roja”, una inmensa tormenta en forma de óvalo. Es un hecho curioso, ya que el planeta tiene colores muy sutiles en las otras partes de su superficie. Desde el espacio se pueden observar nubes de granito, a través de diferentes profundidades de la atmósfera.

Júpiter mancha roja

Sin embargo las nubes que se ubican en la mancha de Júpiter, sí se tiñen de rojo por un contaminante que aún se desconoce. Una de las indagaciones que se tiene es que puede ser que se trate de fósforo. Además de ello, también puede tratarse de algún compuesto de sulfuro o incluso una molécula orgánica compleja. Este planeta es propenso a tener colores fuertes e incluso así también sucede con su luna más recóndita, que tiene un natural color amarillo, mientras que Europa suele retocarse.

Según los estudios científicos astronómicos, se han observado que en el satélite amarillo hay frecuentes erupciones volcánicas. Estas, son las que bañan la superficie con sulfuro y dióxido de sulfuro. Los componentes antes mencionados, son los que hacen que el satélite se vea como una pizza amarilla con aceitunas negra. En realidad, estos puntos negros son manchas de lava que están demasiado frescas, como para que se les pegue el amarillo de los componentes.

Por otra parte Europa, la siguiente luna de Júpiter, tiene una superficie de agua congelada. Esto es lo que produce que el satélite refleje un fuerte brillo, sin mucho color. De hecho, la mayor parte de imágenes que se han obtenido de Europa a color, suelen ser una reproducción con una cromática exagerada.

Saturno y sus tonalidades

Los colores que tiene el planeta Saturno, son más mudos que los de Júpiter. Incluso a pesar de tener una atmósfera parecida. El color natural de Saturno, es un amarillo pálido. Eso quiere decir que cualquier foto que se vea con tonos intensos en este planeta, se trata de una alteración a la realidad. No se trata de un engaño a la vista, sino una alteración de cómo podría ser visto por el ojo humano.

Colores de Urano y Neptuno

Estos dos gigantes del Sistema Solar también se esconden bajo una atmósfera que es inmensamente densa. Nuestros ojos podrían percibir los colores de Urano con tonalidades verdes y a Neptuno de un color azul. Esto se debe a que las nubes más altas con alto contenido de metano condensado, se ven a través de un gas metano de mucha profundidad que filtra el componente rojo de la luz solar.

En realidad, en cuanto a los Planetas de Urano y Neptuno, no hay mucha variación de color. Ya que las nubes más altas se ven blancas pero todo lo demás es azul o verde. Aun falta mucho que explorar en Urano, pues se trata del planeta más extraño e inexplorado del Sistema Solar. Sin embargo, en cuanto a superficie se refiere, se estima hasta ahora que su color es verde.

Planetas rocosos

Uno de los Planetas rocosos, se trata de Marte. Este planeta suele ser llamado el “Planeta Rojo“. La razón de esto es que el hierro que hay en sus rocas y el polvo, se vuelven en óxido de hierro. Por esto el planeta se ve rojo a simple vista, cuando lo vemos en el cielo. De hecho, también se ve rojo desde su órbita, y rojo se ve por las sondas que exploran su suelo. Pero el verdadero debate está en mostrar si son los colores como se ven o si se debería mostrar como si la calidad de la luz en el planeta fuera igual que la de la Tierra.

Por otra parte, otro planeta rocoso es el de Venus. Este cuerpo celeste está envuelto en unas deslumbrantes nubes blancas. La superficie de Venus sólo ha sido visitada por un manojo de sondas soviéticas. Sus densas nubes, sólo permiten que un brillo rojizo opaco llegue al suelo. Esto produce que en todas partes se vea un color naranja. Sin embargo, en realidad las rocas de Venus son de una especie de lava color gris opaco.

Venus

El primer planeta en las órbitas del Sol, Mercurio, es un mundo sin aire hecho de una monótona roca gris con solo una pizca de rojo. Este planeta solo refleja el 7 % de la luz solar que cae sobre ella, aun cuando está tan cerca. Y esto es sólo un poco más de lo que reflejaría un carbón encendido, pero está tres veces más cerca del sol que la Tierra. Por esa misma cercanía es que aparentemente se es muy brillante.

Pero en realidad la cercanía de Mercurio es producto de lo que hace que la luz solar haga sobre ella y por eso no se necesita ajustar el brillo de la imagen. Sin embargo, para desentrañar las variaciones de color que se esconden en las características del paisaje de Mercurio, ha sido necesario usar un color falso. De esta manera es como se ha podido aumentar las muy sutiles diferencias de color natural y hacerlas que salten a la vista.

¿Existe un planeta similar a otro del Sistema Solar?

Hace pocos días, surgió la más reciente información sobre Planetas. Esto nos indica que efectivamente la astronomía no para ni debe parar las investigaciones e indagaciones sobre acontecimientos astronómicos. Lo que un equipo de astrónomos acaba de indicar, es que existe un exoplaneta que tiene características, muy similares a las del planeta Júpiter. El equipo de astrónomos trabajó en conjunto con la Universidad de Michigan.

Los investigadores informaron que se trata de un planeta gigante parecido a Júpiter. Sin embargo, no está dentro de las órbitas del Sistema Solar, sino que gira alrededor de una estrella que está ubicada aproximadamente a 370 años luz de la Tierra. Esta información fue publicada en la revista Astronomy and Astrophysics.

Aunque por características se estima un parecido a Júpiter, el cálido y polvoriento planeta descubierto, es alrededor de entre seis a 12 veces el tamaño de Júpiter. Además de ello, es uno de una docena de Planetas con masa y órbita similares. La órbita del planeta recién descubierto es muy grande: La órbita de Júpiter es de unas cinco unidades astronómicas del Sol. Por otro lado, la del planeta recién descubierto es de aproximadamente 90 unidades astronómicas de su estrella.

Exoplaneta de la estrella HIP65426.

Para identificar lo que es la medida de una unidad astronómica, es necesario explicar que se trata de la distancia media que hay entre la Tierra y el Sol. De esta manera se miden las órbitas de los demás Planetas, tomando como base la nuestra por ser el planeta en el que vivimos.

Formación de Planetas gigantes

El nuevo gran hallazgo del planeta parecido a Júpiter, ha llevado a los astrónomos a indagar sobre la posible comprensión de cómo se forman estos grandes Planetas. Aunque los científicos también indican  que aun no hay una muestra lo suficientemente grande como para entender la demografía de estos Planetas. Sin embargo, hay un puñado de objetos que se pueden caracterizar para evaluar sus propiedades individuales.

Desde que los astrónomos han sido capaces de observar Planetas que están a decenas de unidades astronómicas de sus estrellas, sólo han pasado unos pocos años. Este último fue captado en Chile. Para ello se utilizó un Telescopio Muy Grande (Very Large Telescope, VLT). Este satélite espacial tiene una medida de 8,2 metros. Además, es operado por el Observatorio Europeo del Sur y forma parte de un gran programa llamado SHINE.

El programa SHINE, tiene como objetivo principal la búsqueda de Planetas. Para esto, usa el instrumento del VLT llamado SPHERE (búsqueda de exoplanetas con espectro-polarimetría de alto contraste). Sus inicios datan, de hace aproximadamente tres años. Lo primero que hicieron los astrónomos, fue rastrear los datos del VLT. Para ello, fue necesario buscar posibles Planetas, poniendo especial atención a puntos apenas visibles cerca de estrellas brillantes.

Para los investigadores, este trabajo es como tratar de ver una luciérnaga cerca de un faro. No se puede hacer en el momento, de hecho es imposible. Pero si se utilizan imágenes digitales, un dispositivo de bloqueo de luz llamado coronógrafo para ayudar a bloquear la luz de la estrella, y algoritmos sofisticados, es mucho más sencillo poder encontrar la luciérnaga. Y es exactamente ese el equipo usado para detectar los exoplanetas.

Búsqueda de Planetas

Además de esto, SPHERE también compensa el efecto borroso que hay en la atmósfera de la Tierra. Esto se logra mediante el uso de una técnica llamada óptica adaptativa. Por otra parte, los investigadores también utilizaron datos del telescopio para identificar cientos de potenciales Planetas. Estos son los astros que tenían las probabilidades de ser estrellas y de no orbitar las estrellas.

Luego de esto, se hizo una comparación de algunos objetos en cuestión. Incluso se compararon los movimientos esperados de un planeta en sintonía con su estrella. En esta ocasión, los astrónomos pudieron identificar si el objeto era un planeta o una estrella distante. Pero para descubrir este planeta similar a Júpiter, el proceso tomó cerca de un año desde la primera observación.

Los investigadores tuvieron que fijarse en los primeros cien candidatos que tenían. Luego hicieron una lista de decenas para seguir con alta prioridad. Fueron descartando uno por uno, la mayoría fueron rechazados como posibles Planetas. Sin embargo, este que se asemeja al planeta Júpiter, fue el sobreviviente de todas las pruebas. Un gran alivio para el equipo investigador, ya que fue realmente para lo que el instrumento fue concebido hace más de una década.

El planeta que fue descubierto, orbita a una estrella joven. La estrella fue nombrada por los astrónomos como HIP65426. Se estima que esta estrella tiene una edad entre 10 a 20 millones de años. Es joven, al compararla con el Sol que tiene unos 4.500 millones de años de edad. Además de ello el nuevo planeta también es mucho más joven que Júpiter. Debido a esto, también es mucho más caliente, a unos 2.150 grados comparados a menos 234 grados Fahrenheit.

Características del nuevo planeta

Además de que el planeta descubierto tenga como característica que es más caliente que Júpiter, los astrónomos indican la presencia de agua. Según las observaciones, existe agua en ese planeta y una evidencia de nubes. Estas son características en común con los pocos Planetas similares cuyas imágenes han sido captadas.

Los Planetas más interesantes en el espacio

Ese descubrimiento es el más reciente en cuanto a Planetas se refiere. La ciencia sigue haciendo observaciones, mientras estamos leyendo este artículo. Los astrónomos siguen explorando el espacio. Y mientras continúa la búsqueda de Planetas fuera de nuestro Sistema Solar, actualmente existen muchos mundos conocidos que poseen características extremas y que valen la pena ser mencionados.

El planeta más frío del espacio exterior

Fuera del Sistema Solar, con una temperatura de unos 50 grados por encima del cero absoluto (-223 ° C), el planeta extrasolar OGLE-2005-BLG-390Lb presume, hasta los momentos, el título de planeta más frío. Este mundo está ubicado a una distancia de 20.000 años luz de la Tierra, en la constelación de Sagitario. Un vecino de nuestra galaxia, ya que está muy cerca del centro de la Vía Láctea.

La estrella que orbita este planeta, posee una masa baja. Es una estrella fría conocida como una enana roja. Lo más llamativo es que el planeta orbita a 80 millones de kilómetros de su estrella, algo menos que la distancia entre Júpiter y el Sol. Esto trae como consecuencia que, este planeta, al que también se conoce popularmente como Hoth (de Star Wars), es incapaz de sostener la vida y la mayoría de los gases de su atmósfera se congelarían agregándose a la nieve en la superficie. Fue descubierto en 2006 en los observatorios de ESO en Chile.

El planeta más caliente en el espacio

Para calificar la cantidad de calor existente en un planeta, se depende principalmente de la distancia que se encuentre de su estrella anfitriona. Obviamente también es fundamental conocer las características de la propia estrella a la cual orbita. En nuestro propio Sistema Solar, Mercurio, por ejemplo, es el planeta más cercano al Sol con una distancia media de 57.910.000 kilómetros. Lo que lo hace ser un planeta más caliente que el nuestro.

Mercurio

La temperatura de Mercurio, en su lado diurno puede llegar a alcanzar alrededor de los 430 ºC. Por otra parte, el Sol cuenta con una temperatura superficial de 5.500 °C. Sin embargo, ¿es esto lo más caliente que conocemos? A nivel universal, existen estrellas mucho más masivas que el Sol y mucho más ardientes. Un claro ejemplo está en la estrella HD 195689 o KELT-9, sin ir más lejos, es 2,5 veces más masiva que el Sol.

La estrella HD 195689 tiene una temperatura superficial de casi 10.000 °C. Como resultado, esta estrella tiene bajo su órbita al planeta más cercano, llamado KELT-9b, que por cierto la órbita es más estrecha que la de Mercurio de nuestro Sol. En realidad es 30 veces más cerca que la Tierra del Sol, para ser exactos. Esto implica que ya tenemos al ganador del planeta más caliente del universo: KELT-9b. Su ubicación está a 650 años luz de la Tierra.

Una dirección más exacta para ubicar al planeta, es que se encuentra en la constelación de Cygnus. Además orbita su estrella cada 1,5 días. Esto redunda en unos 4.300 ºC de temperatura, haciéndolo más caliente que muchas de las estrellas con una masa más baja que el Sol. Para comprender con claridad, Mercurio sería una gota de lava fundida a esta extrema temperatura. De hecho, con lo cerca que está de su estrella, el planeta está destinado a desaparecer. Este planeta fue descubierto en 2016 por Kilodegree Extremely Little Telescope.

El planeta más grande del universo

Nuevamente nos vamos a un exoplaneta, al parecer los Planetas del Sistema Solar no destacan tanto. En esta ocasión, vamos a mencionar al planeta de DENIS-P J082303.1-491201 b. Se trata de un planeta tan masivo que aún se discute si en realidad habría que clasificarlo como un planeta o como una estrella enana marrón. La verdad es que este planeta tiene 28,5 veces la masa de Júpiter.

De esta forma, este planeta se convierte en el planeta más masivo que aparece en el archivo de exoplanetas de la NASA. Conforme a las definiciones oficiales, se trata de un objeto demasiado masivo como para tratarse de un planeta. Por esta razón, debe ser clasificado como una enana marrón. Sin embargo, aun no existe un acuerdo concreto sobre esta definición. Su estrella anfitriona es una enana marrón que ya está confirmada como tal.

El planeta más pequeño del Universo

La Luna, único satélite natural de la Tierra, tiene un radio de 1.737 kilómetros en tamaño. Esta medida se menciona, para que se tome en consideración al momento de mencionar al planeta más diminuto del universo. En este caso, se trata de un planeta con un tamaño un poco más grande que nuestra Luna y más pequeño que Mercurio. El exoplaneta se llama Kepler-37b. Es un mundo rocoso, ubicado a aproximadamente 215 años luz de la Tierra.

Este planeta, ubicado en la constelación de Lyra, orbita la estrella Kepler-37. Esta estrella está a una distancia mucho más cercana de lo que está Mercurio de nuestro Sol. Esto implica que el planeta también está demasiado caliente para soportar el agua líquida. Por lo tanto, la posibilidad de encontrar vida en su superficie, es improbable. Su temperatura media es de 426 ºC. Fue descubierto en 2013 gracias a la misión  Kepler.

El planeta más antiguo del universo

“Tiene más años que Matusalén”, debe ser la expresión que dijo el astrónomo que lo nombró, ya que también es conocido como ‘Matusalén‘. Pero su verdadero nombre es PSR B1620-26 b. Se trata del más vetusto de los Planetas conocidos en el Universo. También cuenta con más de 12.400 millones de años. Esto quiere decir que apenas es 1.000 millones de años más joven que el propio Universo. Además, se trata de un gigante de gas con 2,5 veces la masa de Júpiter.

Aun no se conoce todo sobre los Planetas que existen en el resto del Universo. De hecho, lo poco que se ha podido estudiar, está ubicado en el fragmento que se llama Universo observable, ya que esta es la única parte del Universo que alcanza a verse y estudiarse desde el planeta Tierra.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.