David Huddleston interpretando al abominable señor Lebowski de El gran Lebowski
David Huddleston interpretando al abominable señor Lebowski de El gran Lebowski

Una página con fotografías de gente sentada tras un escritorio. Es respetable (e incluso lógico) sentir más interés por una rata muerta en un descampado.

La cosa cambia si a la ecuación le añadimos el elemento cine: todas esas personas son actores, y todas las fotografías de oficina pertenecen a la filmografía del mismo director. Directores y guionistas en este caso: los hermanos Coen, conocidos mundialmente no sólo por sus fabulosas películas, sino también por un extraño don.

Los hermanos Coen han demostrado en cada una de sus películas un amor incontestable por sus personajes secundarios, llegando a dotarlos de una profundidad e interés para el espectador a la altura del de un personaje principal. Lo que para otros es molestia, en el mundo personal de los Coen se convierte en oportunidad; la mayoría de las veces, sentada al otro lado de un escritorio, mesa o mostrador.

Ya sea por su aspecto, sus manierismos o por la cantidad de datos (sin relación alguna con la trama) que acostumbran a soltar sin filtro alguno, los personajes secundarios de los hermanos Coen son la guinda en el proceso de creación de un mundo singular y a la vez creíble, de cada una de sus películas. Su trabajo más reciente, La balada de Buster Scruggs es quizás el ejemplo más superlativo del fenómeno dada su naturaleza episódica.

Parte del motivo que explica que sean tan interesantes se debe a que, en la mayoría de los casos, éstos secundarios escudados en su escritorio tienen algo que el protagonista desea. Al hacer de tope en la trayectoria vital del héroe de la historia, la idiosincrasia personal de estos secundarios se carga de electricidad. En el caso de Chet, de Barton Fink, la frontera entre los dos personajes es el mostrador del inolvidable hotel en el que al bueno de Fink se le apagarían las llamas de la creatividad y la escritura.

Steve Busceni en el papel del inolvidable y singular Chet de Barton Fink
Steve Busceni en el papel del inolvidable y singular Chet de Barton Fink

Lebowski, Lewyn Davis, Crueldad intolerable…

Si eres un amante del cine de los Coen, es probable que recuerdes al verdadero Lebowski Lebowski, el entrañable vejete veterano de la guerra de Corea. O al jefe de policía de la «tranquila comundiad familiar» de Malibú que le tira una taza a Lebowski en la cabeza. Puede que puedas ponerle cara hasta al empleado de la funeraria (con una sola escena en toda la película), que permanece en el recuerdo gracias a su aspecto, su discurso y al modo en que estos elementos se conjugan con la evolución de la escena.

Y ahora adivina qué tienen en común esos personajes secundarios.

Jamás olvidaremos el modo tan educado en el que el tendero Gene Jones esquivó su destino en No country for old men
Jamás olvidaremos el modo tan educado en el que el tendero Gene Jones esquivó su destino en No country for old men

Dada la premisa de Inside Lewyn Davis, el concepto del despacho entendido como un elemento hostil adquiere un rol superlativo. En este maravilloso (e insuficientemente comentado) homenaje a los sueños, a la madurez y a la música entendida como arte que es Inside Lewyn Davis, la totalidad de los personajes de escritorio representan un obstáculo para el protagonista, un cantante fracasado que ya no sabe qué hacer o con quién hablar para poder levantar su carrera musical. ¿Y Crueldad intolerable? ¿Acaso alguien es capaz de no recordar al gran rabino supremo a pesar, de nuevo, de aparecer en una sola escena?

F. Murray Abraham apenas tiene unos segundos en Inside Llewyn Davis. Suficientes para comprenderle.
F. Murray Abraham apenas tiene unos segundos en Inside Llewyn Davis. Suficientes para comprenderle.

Gracias a everycharacteractorbehindadeskinacoenbrothersfilm.com (título descriptivo y al grano donde los haya) podemos conocer el nombre de esos actores que, sin saber uno muy bien por qué, somos incapaces de olvidar. No se sabe quién está detrás de este proyecto, pues la única información adicional que uno puede leer en la web son las siglas de ésta: E. C. A. B. a D. in a C. B. F. El resto es un fondo negro, fotografías y una cita por cada escena.

Every character actor behind a desk in a coen brothers film

Si a un personaje de los Coen le hubiese dado por montar una web sentada, sin duda lo habría hecho así.