En esta ocasión hablaremos sobre como fueron las Persecuciones cristianas que sufrió la iglesia primitiva en los tiempos del imperio romano y en la era moderna. Así como son las que aún sufre en los tiempos post modernos el pueblo cristiano.

persecuciones-cristianas-2

Persecuciones cristianas

En el capítulo 15 del evangelio de Juan a partir del versículo 18, ya Jesús advertía a su iglesia de que el mundo aborrecería al cristiano por causa de su nombre. Y que si él había sido perseguido sus siervos o los seguidores de su causa también padecerían persecuciones:

Juan 15:20 – 21 (RVR 1960): 20 Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra. 21 Más todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado.

Desde los inicios de la iglesia cristiana, este pueblo de Dios ha sido perseguido. Jesucristo, que vino a dar cumplimiento a la ley de su Padre y lo profetizado por los profetas del Antiguo Testamento; vivió en carne propia las persecuciones del mundo.

Persecuciones que fueron las más viles e infames que pudiera sufrir ser humano alguno, al punto de morir en sacrificio de cruz. Pero saliendo victorioso sobre sus perseguidores y ajusticiadores al resucitar al tercer día.

Desde ese acontecimiento los seguidores de Cristo, los que dan testimonio de su mensaje, han venido padeciendo de persecuciones. Cumpliéndose las palabras de Jesús en Juan 15:20, citadas arriba.

Las cuales se han cumplido en todos los siglos desde la resurrección y ascensión de Cristo al reino de Dios. Porque incluso en el pasado siglo XX y lo que va del presente, muchos seguidores en varios países has sufrido de crueles persecuciones cristianas.

A continuación una breve descripción de las primeras persecuciones cristianas y lo que sucede actualmente con el cristianismo en el mundo:

persecuciones-cristianas-3
La separación del cristianismo primitivo del judaísmo ocurrió luego de la crucifixión y resurrección de Jesucristo.

Primeras persecuciones judías a los cristianos

En la Biblia se puede ver que el primer perseguido fue el propio Cristo. El cual fue perseguido principalmente por los líderes de su fe de esos tiempos, los fariseos, escribas, saduceos y sacerdotes judíos.

Posterior a la muerte y a la resurrección de Cristo Jesús, comenzaron a ser perseguidos sus discípulos. No solo por los romanos quienes tenían el dominio o gobierno territorial, sino también por los líderes judíos.

El libro de los hechos en el Nuevo Testamento relata las primeras persecuciones cristianas. Se puede ver como los apóstoles Pedro y Juan, son tomados prisioneros por parte del capitán de la guardia romana, los sacerdotes y judíos saduceos.

Hechos 4:1-3 (NVI): 1 Mientras Pedro y Juan le hablaban a la gente, se les presentaron los sacerdotes, el capitán de la guardia del templo y los saduceos. 2 Estaban muy disgustados porque los apóstoles enseñaban a la gente y proclamaban la resurrección, que se había hecho evidente en el caso de Jesús. 3 Prendieron a Pedro y a Juan y, como ya anochecía, los metieron en la cárcel hasta el día siguiente.

Los líderes judíos perseguían a los cristianos, porque ellos no reconocieron a Jesús como el mesías anunciado por los profetas. Por tanto el mensaje de resurrección y salvación trasmitido por los seguidores de Cristo, representaba una herejía en contra de su tradición y doctrina judía.

Conoce en información relevante sobre la resurrección de Jesús según la Santa Biblia, en el siguiente artículo: Resurrección de Jesús según la Biblia y sus detalles. Este hecho es tan significativo que sin ella, las enseñanzas del Señor Jesucristo  no tendrían vigencia en  la Tierra y mucho menos tuvieran el fundamento para seguir de pie.

persecuciones-cristianas-4

El primer mártir cristiano: Esteban

El primer mártir o víctima del odio de los judíos hacia la doctrina cristiana fue Esteban. Quien fue apedreado por los miembros del Sanedrín judío:

Hechos 7:56 – 60 (RVR 1960): 56 y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios. 57 Entonces ellos, dando grandes voces, se taparon los oídos, y arremetieron a una contra él. 58 Y echándole fuera de la ciudad, le apedrearon; y los testigos pusieron sus ropas a los pies de un joven que se llamaba Saulo.

59 Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu. 60 Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió.

Saulo de Tarso: De perseguidor a perseguido

Ya en el ajusticiamiento del mártir cristiano Esteban en el texto bíblico citado arriba, aparecía el personaje de Saulo de Tarso en el Nuevo Testamento. Este personaje era un joven acérrimo perseguidor de cristianos que prontamente se convertiría en perseguido, no solo por sus ex compañeros de fe sino también por los gobernantes romanos.

Saulo de tarso primero fue un fariseo que lideró varias campañas de persecuciones y asesinatos de cristianos en nombre de su tradición judía. Posteriormente y tras un encuentro cara a cara con Jesucristo resucitado se convertiría al cristianismo.

A partir de su conversión, Saulo nombrado por Cristo como el apóstol Pablo; iniciaría sus misiones evangelizadoras por, macedonia, Jerusalén, Filipos, Antioquía de Pisidia, Éfeso y otras ciudades de Palestina, Asia menor y Grecia. Hasta llegar a Roma donde sería encarcelado, enjuiciado y martirizado por los romanos a causa de su fe cristiana.

Descubre aquí el mapa de Palestina en tiempos de Jesús, de gran importancia para comprender el mensaje del Señor.

La conversión de Saulo de Tarso se puede leer en el pasaje de la Biblia del Nuevo testamento: Hechos 9:1-22. A partir de allí ya no sería dirigente de persecuciones cristianas, sino un fiel cristiano perseguido, Hechos 9:23-24 y Hechos 9:29 (NVI):

23 Después de muchos días, los judíos se pusieron de acuerdo para hacerlo desaparecer, 24 pero Saulo se enteró de sus maquinaciones. Día y noche vigilaban de cerca las puertas de la ciudad con el fin de eliminarlo.

29 Conversaba y discutía con los judíos de habla griega, pero ellos se proponían eliminarlo.

El perseguidor Saulo de Tarso pasó a ser el apóstol Pablo, uno de los más fieles y efectivo propagador del evangelio de Cristo. Autor de trece de las 21 cartas apostólicas del Nuevo Testamento, textos fundamentales de la doctrina cristiana.

Persecuciones cristianas en el Imperio romano

Por su parte para los romanos en los primeros años de la iglesia cristiana, la predicación del evangelio sobre un Rey y además salvador. Representaba un inminente mensaje que incitaba la sedición y a la rebelión.

En esa época los romanos les habían otorgado a los judíos la tarea de la recolección de impuestos. Además de controlar a la comunidad y no permitir cualquier movimiento de insubordinación.

De esta última tarea se valieron los judíos para incitar el odio de los romanos contra el naciente pueblo cristiano. Dando así inicio a las diez crueles persecuciones del imperio romano contra los cristianos.

Las persecuciones de Nerón

La primera y una de las más cruenta persecución a cristianos durante el imperio romano la dirigió el emperador Nerón. Estas persecuciones cristianas ocurrieron entre los años 64 y 68 después de Cristo.

El emperador Nerón se encargaría durante su gobierno de maquinar y orquestar el incendio que destruyó un gran número de sectores o comunidades de la principal ciudad de Roma. En dicho incendio murieron gran cantidad de cristianos, además de ser usado por Nerón para inculparlos en la autoría del siniestro.

Por tanto los cristianos fueron cruelmente perseguidos y víctimas en manos del pueblo romano. Según cuenta el historiador Cornelio Tácito en sus memorias y relatos históricos de comienzo del segundo siglo después de Cristo.

Además otro historiador y cristiano de finales del siglo I después de Cristo, conocido como Clemente de Roma o Clemente I. Escribió en sus memorias que la razón principal del ajusticiamiento de los apóstoles Pedro y Pablo fue la acusación de Nerón contra los cristianos como autores del incendio de la ciudad de Roma.

El incendio de Roma: Nerón y los cristianos

Las persecuciones de Domiciano

Durante el mandato del emperador Domiciano entre los años 81 y 96 después de Cristo, los cristianos siguieron sufriendo persecuciones crueles por parte de Roma. Este emperador romano llego incluso a publicar el siguiente decreto que se cita textualmente:

-Ningún cristiano, una vez traído ante un tribunal, quede exento de castigo sin que renuncie a su religión.-

Uno de los mártires de las persecuciones cristianas de Domiciano fue el obispo de la ciudad de Jerusalén, llamado Simeón. Otra víctima fue la hija de un senador romano convertida al cristianismo, llamada Flavia, esta fue condenada al destierro.

Las persecuciones de Trajano

Durante el periodo de los años entre 109 y 111, Roma tenía en el poder al emperador Trajano, en él se ejecutaron a muchos cristianos. Ejecuciones que Trajano fundamentaba en un rescripto que el estableció, en el cual el ser cristiano se consideraba ilegal de manera que:

  • De existir una acusación anónima sobre que alguien era cristiano, este alguien no debería ser cazado. A menos que se comprobara dicha acusación.
  • Si el acusado cristiano se retractaba de su religión y aceptaba adorar a los dioses de Roma, este debía ser liberado.
  • Mientras que si el acusado se mantenía en su postura de ser cristiano, este sería enjuiciado, castigado y ejecutado.

Además dicho rescripto otorgaba algo de autoridad a los gobernadores de provincias. Por lo que estos le asignaban su toque personal a la persecución cristiana.

Las persecuciones cristianas de Marco Aurelio

Las persecuciones cristianas del emperador Marco Aurelio se desarrollaron desde el año 161 hasta el 180 después de Cristo. Marco Aurelio conseguía apoyo en la muchedumbre que se alzaba también en contra de las comunidades cristianas que se formaban y multiplicaban por toda Asia Menor.

Toda esta muchedumbre protagonizó varios actos vandálicos contra los cristianos, como agresiones, atracos y aniquilaciones. Incluso una de estas turbas vandálicas ocurrida en el año 177 en Lugdunum (hoy Lyon, Francia), fue la persecución del cristiano Ireneo de Lyon.

La persecución de Lyon junto a otros cristianos finalizó en arrestos, juicio en el fórum y condenados a varios castigos; tal como ser expuestos a las bestias, torturas y malas condiciones de encarcelamiento.

Otra condena de gran repercusión ocurrida en las persecuciones cristianas de Marco Aurelio, fue la condena a muerte de Justino. En este periodo las persecuciones se cree fueron provocadas más que nada por el ateísmo e inmoralidad.

Como cristianos es bueno saber el peligro que representa el ateísmo en el mundo y lo que debe hacer un creyente ante esta realidad. De manera que te invito a leer:  Ateísmo: ¿Qué es?, significado, definición, y mucho más.

Las persecuciones de Septimio Severo

Septimio Severo fue emperador de Roma entre 193 y 211 d.c., sus persecuciones a los cristianos se realizaban diariamente. Esta se caracterizaban por ser extremadamente crueles, los mártires morían quemados, decapitados, confinados, etc.

Este emperador hacía recaer en los cristianos la culpa de la peste y la hambruna que azotaba el territorio en esos tiempos. De allí se escudaba para perseguir de forma salvaje a los cristianos.

Durante el año 202, Severo publicó un decreto universal prohibiendo profesar el cristianismo y el judaísmo. A raíz de este decreto detonaron masivas y violentas persecuciones en Egipto y en el norte de África.

Las persecuciones de Maximino

El emperador Maximino (año 235 d.C.) centro sus persecuciones principalmente dirigidas contra los líderes de las comunidades cristianas. De estos líderes que se cuentan entre los perseguidos por Maximino se encuentran Ponciano e Hipólito ambos confinados en la isla de la Cerdeña.

Las persecuciones de Decio

El emperador Decio desplegó persecuciones cristianas a partir del 249 d.C. por toda la extensión del territorio imperial romano. Su persecución fue aún más implacable al firmar el decreto que exigía a los cristianos a realizar un sacrificio delante de un guardia romano en honor al emperador.

Al que lo hiciere el imperio le otorgaba un certificado de haber cumplido con el sacrificio, este hecho trajo repercusiones postreras en la iglesia cristiana. Las persecuciones cristianas de este emperador cesaron en el año 251 un poco antes de la muerte de Decio ese mismo año.

Las persecuciones de Valeriano

Valeriano asumió el poder como emperador en el año 253 d.C. y desde allí exigió a los sacerdotes cristianos a realizar sacrificios a los ídolos de Roma. En el año 257 Valeriano promulga un decreto estableciendo el exilio como castigo por profesar el cristianismo.

Dicho castigo es modificado con la pena de muerte fundamentado en una ley a partir del año 258 d.C., de igual forma era prohibido visitar los cementerios cristianos. Según registro escrito Valeriano martirizo a los cristianos mediante flagelaciones, antorchas humanas, muerte a espada, etc.

La gran persecución cristiana de Diocleciano

Durante los años 303 y 313 después de Cristo ocurrió la peor de las persecuciones cristianas del imperio romano bajo el poder de Diocleciano. El hecho de ser tan cruel y duradera en los años hizo que se ganara la denominación de la era de los mártires cristianos.

Diocleciano se propuso la labor durante su mandato de reforzar la idolatría a los dioses del imperio. Por esto arrasó con ciudades enteras que profesaban la religión cristiana, mártires que murieron en este periodo se cuentan: San Sebastián, San Pancracio y Santa Inés.

Persecuciones cristianas de Juliano

Juliano el Apóstata, llamado así por los cristianos por su apego a los dioses paganos del Imperio Romano. Con el emperador Juliano (361 – 363 d.C.) se culmina con el periodo pagano del imperio romano y con las crueles persecuciones imperiales a cristianos. El sucesor de Juliano fue un emperador cristiano llamado Joviano.

Los cristianos lo apodaron como Juliano el apostata, porque no dudo en revelar su verdadera religión, dando las gracias a los dioses paganos, al llegar al poder. Por tanto quiso intentar renacer el paganismo en el imperio, sin conseguirlo pues es asesinado en Persia en el año 363 d.C.

Persecuciones cristianas en el mundo moderno

Según organizaciones no gubernamentales que siguen las estadísticas sobre las persecuciones cristianas; en el siglo XX fueron ejecutados 45 millones y medios de personas por solo profesar su fe cristiana. Esta cifra representa el alarmante porcentaje de 65% del total de las víctimas por persecuciones cristianas ocurridas en dos mil años.

Una de las persecuciones cristianas más intensas del siglo XX, fue la ocurrida en la guerra civil española entre los años 1934 y 1939. En dicho conflicto bélico murieron más de 10 mil cristianos católicos, entre los que se encontraban fieles, sacerdotes, obispos y laicos.

Para describir aún más la intensidad y crueldad de esta guerra española contra el cristianismo. Se contabilizaron en aproximadamente solo seis meses el asesinato de:

  • 12 obispos.
  • Cuatro mil sacerdotes.
  • Una cifra superior a los dos mil fieles cristianos.

Persecuciones cristianas periodo post moderno

En la historia universal de las persecuciones cristianas desde sus inicios no existen otras mayores o más crueles que las que se vienen dando en los tiempos actuales post modernos, del presente siglo. Ni siquiera se pueden comparar con las persecuciones crueles y sangrientas que sufrieron los cristianos bajo el poder del imperio romano, para comprenderlo mejor se comparte el siguiente material audio visual, con alarmantes cifras estadísticas:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here