Biografía del pintor Pedro Pablo Rubens

Sus contemporáneos lo llamaron el rey de los artistas y el artista de los reyes. Por el poder del talento y su versatilidad, la profundidad del conocimiento y la energía vital, Pedro Pablo Rubens es una de las figuras más brillantes de la cultura europea del siglo XVII.

PEDRO PABLO RUBENS

Pedro Pablo Rubens

La fama de toda la vida de Pedro Pablo Rubens fue tan grande que, con el destello de su nombre, el  reinado del archiduque Alberto y su esposa Isabel comenzó a parecer una gran época. Desde entonces, Rubens ocupa uno de los lugares más honorables del mágico mundo de la pintura. Pedro Pablo Rubens vivió desde 1577 hasta 1640, un período comúnmente conocido por los historiadores como la Contrarreforma, ya que se caracterizó por el resurgimiento de la Iglesia Católica , que hizo esfuerzos  para reprimir los efectos de la Reforma protestante.

Fue una época de duros enfrentamientos, durante la cual el espíritu y el intelecto humanos dieron grandes pasos, pero también es conocido por su codicia, intolerancia y crueldad sin igual. Durante los años en que vivió Rubens, científicos como Galileo Galilei, Johannes Kepler y William Harvey cambiaron la idea del hombre sobre el mundo y el universo con sus obras, y el matemático y filósofo René Descartes confió en el poder de la mente humana, que tuvo un profundo efecto en su pensamiento.

Pero este siglo también tuvo un lado oscuro. La «caza de brujas», un asombroso alcance de celo religioso, densamente mezclado con ciego fanatismo y superstición, convirtió los siglos XVI y XVII en una verdadera pesadilla: en toda Europa, miles de personas, hombres y mujeres, terminaron sus vidas en hogueras como castigo por el hecho de que presuntamente cometieron crímenes de lesa humanidad y naturaleza.

La Inquisición, revivida desde la Edad Media, buscó diligentemente a los enemigos de la Iglesia Romana, lo que inevitablemente condujo a crímenes masivos y tortura de personas sospechosas de herejía. Las guerras religiosas, una tras otra, socavaron la paz establecida en Europa. El más destructivo de todos, el de los treinta años, atormentó a Alemania en los años en que Rubens logró su mayor éxito creativo.

La patria de Pedro Pablo Rubens, los Países Bajos, estuvo destrozada a lo largo de su vida por una tenaz lucha por la independencia de España. Comenzó diez años antes de su nacimiento y terminó ocho años después de su muerte. Es difícil imaginar que Rubens pudiera pintar sus cuadros alegres y deslumbrantes en una época tan lúgubre, cuando la violencia y la ruina triunfaban por doquier.

PEDRO PABLO RUBENS

Origen, infancia y juventud

28 de junio de 1577 María Peypelinks  se libera de la carga del sexto hijo. Se llama Pedro Pablo. En ese momento, Jan y María Rubens vivían en Siegen, en la provincia alemana de Westfalia. Nueve años antes de su nacimiento, Jan y María huyeron de su ciudad natal de Amberes por temor a la persecución religiosa. El padre del pintor estudió derecho en Roma y otras ciudades de Italia. Al regresar a su ciudad natal, fue nombrado concejal de la ciudad. Durante varios años desempeñó estas importantes funciones.

A pesar de que Jan siempre ha sido un seguidor de la Iglesia Católica Romana, posteriormente comenzó a simpatizar con las enseñanzas protestantes de Juan Calvino (1509-1564), esto fue considerado una herejía peligrosa en el país controlado por el rey católico español. Jan Rubens y su familia huyeron de Flandes a la ciudad de Colonia, a la corte de Guillermo de Orange, apodado el Silencioso. Allí se convirtió en encargado de negocios de la esposa de Wilhelm, Ana de Sajonia, y luego en su amante.

La corte pronto se enteró de su amor. Según las leyes de Jan Rubens, la ejecución estaba a la espera. Pero María luchó incansablemente por su liberación. Pagó dinero para que fuera liberado bajo fianza e incluso buscó una audiencia con el príncipe en un par de ocasiones, ante quien defendió a su marido. Las cartas que escribió a la prisión son una prueba convincente de la devoción femenina. En ellos, le ruega a su marido que no se desanime y le convence de que lo ha perdonado hace mucho tiempo.

Después de dos años de peticiones, María logró salirse con la suya, en 1573 Jan fue liberado de la prisión bajo fianza y la pareja recibió un permiso de residencia en la pequeña ciudad de Siegen. En 1579 se le permitió a Jan regresar a Colonia y finalmente, en 1583, logró un perdón final y completo. A pesar de todas las inquietantes vicisitudes del exilio y de los desórdenes de su padre, en la casa en la que creció Pedro Pablo Rubens siempre reinó un ambiente benévolo, tranquilo y una completa armonía familiar.

En sus cartas más tarde, recordará Colonia como la ciudad donde pasó su feliz infancia. Rubens pudo percibir las mejores cualidades de sus padres. De su madre heredó su carácter amable y equilibrado, la capacidad de amar y ser fiel, y también, probablemente, su actitud celosa hacia el tiempo y el dinero. De su padre, su encanto rápido y fácil. El propio Jan Rubens se dedicó a la educación de su hijo y le transmitió su amor inquebrantable por la ciencia y la literatura.

María todavía tiene algunas propiedades en su Amberes natal, por lo que decide regresar allí. Convertida al catolicismo, recibe permiso para regresar con sus hijos a su tierra natal. Nada le impidió hacer esto, ya que logró reconciliar a sus familiares con la Iglesia Católica. Es posible que ella nunca compartiera las creencias religiosas protestantes de su esposo, aunque sus dos hijos, Philip y Pedro Pablo Rubens, fueron bautizados en una ceremonia luterana.

El diplomático italiano Lodovico Guicciardini dejó una descripción de Amberes durante su apogeo. Había cinco escuelas en la ciudad, muchos artistas vivían allí y había una imprenta fundada en 1555 por Christopher Plantin. Era una de las mejores de Europa y era conocida por sus productos exquisitos y su revisión pedante y estrictamente científica. Pero con la entrada de las tropas españolas en el país en 1566, Holanda se convirtió en escenario de guerra durante muchos años.

Por un lado, los españoles, por otro, las Provincias Unidas, que lucharon por su independencia. Asedios, batallas, robos, desgracias indescriptibles, este es el resultado de estos años tristes. En 1576, un año antes del nacimiento de Pedro Pablo Rubens, Amberes fue víctima de una guarnición española rebelde. Barrios enteros fueron quemados, miles de personas murieron. Estas atrocidades se han ganado el siniestro nombre de “furia española». Amberes sufrió más que otras ciudades holandesas tanto por el yugo español como por la revuelta levantada contra ella.

Cuando María Rubens regresó a casa con sus hijos en 1587, la situación en los Países Bajos se estabilizó sobre la base de la división entre las provincias independientes del norte. En la época en que Pedro Pablo Rubens llegó por primera vez a Amberes, la ciudad se encontraba en un estado deplorable. Su población se ha reducido a 45.000, la mitad de lo que era hace veinte años.

El renacimiento de la ciudad comenzó gradualmente. El gobierno español convirtió Amberes en un centro financiero y un puesto de apoyo para abastecer todas las necesidades de su ejército. También se revivió la vida cultural y espiritual de la ciudad. La imprenta de Plantin finalmente se estaba recuperando de varios años de decadencia, y los artistas de Amberes en sus estudios nuevamente comenzaron a recibir órdenes de iglesias e instituciones religiosas para reemplazar todo lo que había sido devastado durante los años de fanatismo y guerra.

PEDRO PABLO RUBENS

Así, Pedro Pablo Rubens pasó su juventud en una ciudad que poco a poco volvió a su vida anterior. Inicialmente, estudió en la escuela de Rombuth Verdonk, un científico con cierta reputación de peso, que continuó moldeando la mente y el gusto del niño siguiendo los pasos de su padre Jan Rubens. Allí, Pedro Pablo conoció a un niño discapacitado, varios años mayor que él, y este conocido estaba destinado a convertirse en una fuerte amistad de por vida. Moretus era nieto de Plantin, y con el tiempo se convirtió en el jefe de la imprenta de su abuelo.

Buscando un camino

Su madre lo colocó durante algún tiempo como un paje de la viuda del conde Philippe de Lalen, Marguerite de Lin. Así comenzaba habitualmente el camino de un joven de buena familia con escasos recursos, para eventualmente ocupar un puesto digno en la sociedad. Un paje cortés con buenos modales podía contar con un ascenso, y con la edad, con un puesto importante y responsable con cualquier noble y, en consecuencia, con un cierto papel en el gobierno del estado. Este fue el comienzo de más de una carrera política famosa.

Pedro Pablo Rubens aprendió exquisitos modales cortesanos en casa de la condesa Lalen, pero incluso entonces quiso convertirse en artista y unos meses más tarde persuadió a su madre para que lo apartara del servicio de la condesa y lo asignara como aprendiz de artista. Buscan un maestro que acepte llevarlo a su taller. Este es Tobías Verhaert. Pedro Pablo se muda a su casa. El primer maestro de Rubens fue un paisajista poco notable: pintó paisajes de tamaño pequeño, para los que siempre había una demanda, pero Pedro Pablo no pudo aprender mucho de él.

Muy pronto se trasladó al estudio del artista más polifacético Adam van Noort, con quien fue aprendiz durante unos cuatro años. A los diecinueve años, Pedro Pablo vuelve a cambiar de profesor y se convierte en alumno de uno de los artistas más notables de Amberes, Otto van Veen. Era un hombre erudito con excelente gusto, uno de los miembros de un grupo de élite de artistas «románticos» que una vez estudió en Italia, cuyas obras estaban imbuidas del espíritu humanista del Renacimiento. El trabajo de Otto van Veen fue reflexivo, significativo, pero casi desprovisto de vida.

Sin embargo, este artista tuvo una gran influencia en la educación estética de Rubens, inculcó en su alumno un estudio minucioso de la composición, estimulando su interés por los aspectos intelectuales de su profesión común. Otto van Veen fue especialmente famoso por su conocimiento de los símbolos, tales imágenes artísticas con la ayuda de las cuales era posible transmitir visualmente ideas abstractas. El vasto conocimiento de los símbolos acumulado a lo largo de su vida le sirvió a Rubens como combustible que podría encender su imaginación.

PEDRO PABLO RUBENS

No le costó nada transmitir sus ideas (o las de su mecenas) en una colección de imágenes visuales. Las bases de este conocimiento se sentaron en el taller de un maestro al que siempre admiró. Otto van Veen siguió siendo un devoto amigo de Rubens durante toda su vida.

Cuando Pedro Pablo Rubens cumple veintiún años, es aceptado como maestro en el gremio de St. Luke, Asociación de Artistas y Artesanos de Amberes, cuyo mayor es su antiguo maestro, Adam van Noort. Aunque todavía no tenía su propio estudio y continuó trabajando con Otto van Veen durante dos años completos, ahora se le permitió tomar estudiantes, lo que hizo, tomando a Deodatus Del Monte, el hijo de un platero de Amberes, como alumno suyo.

Se Sabe poco sobre el trabajo de Rubens en este momento. Obviamente, disfrutaba de una gran reputación, de lo contrario no habría tenido estudiantes. En este momento, su madre ya conservaba varios de sus cuadros, pues hablaba con orgullo de ellos en su testamento. Pero solo hay una obra firmada por él para todos estos años: un retrato completo de un joven, cuyo rostro, pintado con mano firme, parece vivo.

En el último año de la estancia de Rubens con Van Veen, el estudio recibió un encargo increíble: la decoración de la residencia para las recepciones en Amberes de los nuevos gobernantes de los Países Bajos, el archiduque Alberto y la archiduquesa Isabel. Desde la época de los duques de Borgoña, en todas las principales ciudades de los Países Bajos, se ha desarrollado la costumbre de organizar una magnífica recepción social para sus gobernantes, que se denomina «entrada alegre».

Desde el punto de vista del desarrollo cultural, el reinado de Alberto e Isabel fue asociado por todos con el gran Renacimiento. En esta «edad de oro», o mejor dicho, el «crepúsculo dorado» del arte flamenco, Rubens estaba destinado a desempeñar un papel protagonista.

PEDRO PABLO RUBENS

Mientras tanto, en la Universidad Auven, cerca de Bruselas, su hermano Philip se convirtió en el favorito del gran humanista Justus Lipsius y gradualmente se ganó la reputación de científico clásico. Pedro Pablo probablemente se mantuvo en contacto constante con él, siempre buscando consejos y ayuda. Prestó especial atención a la lengua latina y no perdió interés por el mundo de la antigüedad. Inevitablemente, cada vez con más frecuencia dirigió su mirada hacia Roma, esta hermosa Ciudad Eterna que, como un imán, atraía a todos los artistas y científicos.

A Italia por experiencia

Los artistas holandeses de la época estaban convencidos de que la verdadera luz del arte provenía solo de Italia. Solo allí se pueden comprender los verdaderos secretos del arte. Todos consideraban su deber hacer un viaje a través de los Alpes. Los admiradores de la estética italianizada desconocen las tradiciones de los viejos maestros flamencos, sin excepción de van Eyck, van der Weyden o Memling. Los artistas holandeses solían hacer este viaje  una vez en la vida, pero a menudo permanecían en Italia durante muchos años, por lo que su estadía en este país los enriqueció.

En mayo de 1600, Pedro Pablo Rubens, antes de cumplir los veintitrés años, fue a Italia. Era joven, guapo y bien educado. Sabía inglés, español, francés, italiano y latín. Un diploma de artista del Gremio de San Lucas y el bolso de su madre le ayudaron a creer en su estrella. Quizás, Pedro Pablo tenía algunas recomendaciones esenciales con él. No se sabe cuáles, pero su fuerza efectiva es evidente: el 5 de octubre de 1600, está presente en Florencia en el matrimonio de María Médicis con el rey de Francia, y a finales del año entra al servicio del tribunal de Mantua.

Rubens descubrió tesoros en la colección del duque. La colección de la familia Gonzaga es una de las más famosas de Italia. Hay obras de Bellini, Tiziano, Palma el Viejo, Tintoretto, Paolo Veronese, Mantegna, Leonardo da Vinci, Andrea del Sarto, Raphael, Pordenone, Correggio, Giulio Romano. Rubens copia diligentemente a Tiziano, Correggio, Veronés. Se convirtió en una costumbre para los coleccionistas de esa época intercambiar copias: en ausencia del original, se puede admirar al menos su reflejo.

Gonzaga está satisfecho con la obra de Rubens y pronto envía al joven maestro a Roma para hacer copias de las pinturas de los grandes artistas. En una carta al cardenal Montaletto, mecenas de las artes, el duque pide protección «a Pedro Pablo Rubens, flamenco, mi pintor». En Roma, Pedro Pablo disfrutó de la oportunidad de familiarizarse con las creaciones de los más grandes maestros que hicieron de Roma un lugar de peregrinaje: Rafael y Miguel Ángel.

Al mirar las obras maestras de otros artistas e incluso copiarlas, puede acariciar sueños maravillosos, pero si quiere tener éxito, tiene que pintarse a sí mismo. Sin embargo, el artista necesita órdenes. Por una feliz coincidencia, Pedro Pablo Rubens recibe un pedido de tres imágenes de altar en la capilla de Santa Elena de la Iglesia de la Santa Cruz de Jerusalén en Roma.

Esta obra ha sobrevivido hasta nuestros días, aunque, por supuesto, ha envejecido mucho desde una época inexorable. Pero aún demuestra el poder de su imaginación y la técnica que aplicó el artista al completar el pedido. En el centro del altar, Rubens colocó a Santa Elena, esta figura verdaderamente real con un vestido de brocado dorado. En el lado derecho del altar, representó a Cristo, coronado con una corona de espinas, y en el izquierdo, la erección de la Cruz. Por primera vez, utilizó audazmente su experiencia italiana.

Está claro que todavía duda: el poderoso dibujo de Miguel Ángel, el dramático colorido de Tintoretto. Además, sigue constreñido por los recuerdos de Flandes. Pero, a pesar de esto, el trabajo merece atención. Rubens superó con creces el nivel de los aficionados flamencos de Italia. Habiendo completado el pedido de la Iglesia de la Santa Cruz, Rubens regresó a Mantua, donde en marzo de 1603 el duque le confió una tarea importante y responsable: transferir varios obsequios costosos al rey español.

Los obsequios consistían en un carruaje bellamente forjado con seis caballos, nuevos e interesantes fuegos artificiales, perfumes e incienso en vasijas preciosas y varias copias de pinturas, sin embargo, no del mismo Rubens, sino de los maestros más famosos de Roma. Estos últimos fueron pensados ​​como un regalo para el primer ministro y favorito del rey, el duque de Lerme, quien se hizo pasar por el santo patrón de las bellas artes. Rubens debía acompañar personalmente los obsequios y garantizar su entrega puntual al rey y su ministro.

Viaje a España

El viaje a España, sin embargo, no fue fácil. El camino atravesaba las montañas, además, tomó un largo viaje por mar, y Rubens no tenía suficientes fondos asignados para ello. Las inundaciones en Florencia retrasaron su expedición durante varios días y tuvo que enfrentar serias dificultades para contratar un barco. Unas semanas más tarde, pudo informar de su llegada sano y salvo a la corte real española con todos los obsequios que estaban en completa seguridad, incluidos los «caballos brillantes y hermosos».

Pero otra desgracia le esperaba cuando se sacaron copias de los cuadros del equipaje. «Hoy descubrimos que las pinturas están tan dañadas que caí en la desesperación. Apenas tengo el poder para restaurarlas. El lienzo se ha podrido casi por completo (a pesar de que todos los lienzos estaban en una caja de zinc, dos veces envueltos en tela engrasada y luego colocados en un cofre de madera) .Tan triste estado de ellos se debe a las constantes lluvias”.

Afortunadamente, la corte real se trasladó al Castillo de Aranjuez. De allí se dirigirá a Burgos. El Rey no volverá a Valladolid hasta julio. Estos dos meses son solo un regalo del cielo. Pedro Pablo Rubens corrigió los lienzos dañados de Facchetti y reemplazó las obras desesperadamente arruinadas por dos lienzos de su propia obra. Dado que se le dio la libertad de elegir una trama, pintó Heráclito y Demócrito para contrastar.

El representante del duque de Mantua en la corte española, este hombre arrogante que observaba estrictamente todas las formalidades, se comprometió personalmente a transferir los obsequios al rey. Sin embargo, permitió que Rubens estuviera presente en la transferencia de las pinturas al duque de Lerme. El duque los examinó con satisfacción, confundiendo copias con originales. Rubens tuvo demasiado tacto para intentar convencerlo. Las pinturas del propio Rubens recibieron elogios especiales.

Después de un tiempo, recibió una orden que lo dejó sin aliento: debía pintar un retrato del duque él mismo, sentado en un caballo. Rubens, de 26 años, realmente brilló con este trabajo. Decidió elegir la pose más difícil del duque a caballo. Este retrato realmente gustó no solo al personaje en sí, sino a toda la corte española. Unos años más tarde, su fama superó los límites, y otros artistas intentaron utilizar la misma composición y técnica utilizando una espiral ascendente (aumento gradual).

Debido a su gran éxito, Rubens escuchaba cada vez menos las constantes peticiones del duque de Mantua, negándose a pintar retratos de mujeres bonitas. En una educada carta, pidió que se le eximiera de viajar a Francia para pintar bellezas de la corte allí; pero aún así, obedeciendo a su maestro, el artista realizó varios retratos de bellas damas españolas durante su estancia en España.

Regreso a Italia

En el camino de regreso a Mantua, Rubens se detuvo en Génova, ciudad que visitaría más de una vez en el futuro, y donde pintó varios retratos de los patricios locales más destacados. Cumpliendo estas órdenes, Rubens demostró su versatilidad como artista que con extraordinaria facilidad pasaba de la pintura religiosa a la profana, de los retratos a los temas mitológicos. Un año después de su regreso de España, Rubens logró su primer éxito real con una pintura religiosa destinada al altar mayor de una iglesia jesuita en Génova.

Rubens, más tarde en su vida, trabajó a menudo para los jesuitas, ya que lo atraían por su fe aplastante y guerrera y su celo religioso disciplinado. En la pintura para su altar llamada «Circuncisión», Rubens recurrió nuevamente a una combinación de varias ideas heredadas de otros artistas. En la composición se nota una impetuosa aspiración hacia arriba, que adoptó de Correggio en sus pinturas en la catedral de Parma.

Del mismo maestro, tomó prestada la idea de presentar al bebé de tal manera que la luz emanara de él. Le debe mucho a Tiziano por la riqueza de los colores y el grosor del trazo. La noble figura de Nuestra Señora está creada sobre la base de una estatua romana. Pero todos tomaron prestadas y adoptaron ideas que Rubens introdujo en el marco de su propia visión. Su Madre de Dios conjuga el realismo de los sentimientos con la forma idealizada en la que insistía la Iglesia.

Está llena de dignidad clásica, pero, sintiendo la piedad humana, se aparta para no ver cómo sufre Cristo. Su extraño gesto lleva la mirada del espectador hacia arriba, hacia donde oscuras figuras humanas se apiñan alrededor de un pequeño bebé emisor de luz, hacia donde emana la luz celestial y donde una gran cantidad de ángeles se apiñan. Ésta es la máxima expresión en el arte de la era del cristianismo católico: el mundo del hombre y el mundo celestial, tanto visible como invisible, están indisolublemente unidos por el sacrificio divino.

Los viajes de Rubens por Italia con fines de autoeducación, cuando estaba al servicio del duque, duraron ocho largos años. Aunque sus rutas no se pueden reproducir con precisión, se puede decir con seguridad que visitó Florencia y Génova, Pisa, Padua y Verona, Auca y Parma, Venecia repetidamente, tal vez Urbino, pero sin duda Milán, donde hizo un boceto a lápiz de la pintura de «La última cena» de Leonardo da Vinci. También vivió en Roma dos veces durante largos períodos. Muy pocos artistas de esa época podían presumir de conocer Italia mejor que Rubens.

Sus cartas de este período están escritas en italiano vivo y correcto, y las firmó «Pietro Paolo” como firmó por el resto de su vida. Los años pasados ​​en Italia se llenaron no solo de trabajos en pinturas de altar para las iglesias romana, de Mantua y genovesa, sino también en retratos («Autorretrato con amigos de Mantua», 1606, Museo Wallraf Richartz, Colonia; «Marquesa Brigida Spinola Doria «, 1606-07, National Gallery, Washington), sino también el estudio de obras de escultura antigua, Miguel Ángel, Tiziano, Tintoretto, Veronés, Correggio y Caravaggio.

Como muchos artistas jóvenes de su tiempo, Rubens buscó encontrar nuevos métodos para aplicar los descubrimientos hechos por sus predecesores. En primer lugar, tuvo que estudiar hasta las sutilezas todo lo que su trabajo pudiera enseñar en relación a la forma, el color y la técnica pictórica. Hasta cierto punto, su futura grandeza se explica por su increíble capacidad para combinar diversas e incomparables influencias, tanto antiguas como modernas, y construir sobre esa síntesis su propia visión artística.

El secreto de su incomparable genio era la vibrante y penetrante sensación de vida y el movimiento constante. De todas las influencias que dieron forma a la dirección del arte italiano en este momento, quizás la más significativa y controvertida fue la obra de Caravaggio (1573-1610), un joven artista complejo, impulsivo, casi incontrolable que estaba en el cenit de su fama cuando Rubens llegó por primera vez a Roma. Caravaggio, originario del norte de Italia, era solo cuatro años mayor que Rubens.

Rubens conocía las pinturas de Caravaggio, pero es poco probable que estos artistas se conocieran alguna vez. Sin embargo, Rubens quedó impresionado por sus pinturas, e incluso hizo varias copias de ellas. El innovador italiano era un maestro en el uso de la luz y la sombra, supo encontrar sutilmente aquí el equilibrio adecuado para resaltar mejor las figuras, presentar más claramente la textura, definir correctamente la superficie de la imagen.

Pero sobre todo en la obra de Caravaggio le llamó la atención su realismo, que iba mucho más allá de lo que los artistas de su época intentaban permitirse. Caravaggio no idealizó a los personajes bíblicos en sus pinturas religiosas, sino que simplemente pintó a la gente común a su imagen. Así, en su famoso cuadro «El Entierro», los rostros de las tres Marías y Nicodemo están tomados directamente de la vida cotidiana.

Pero el realismo de Caravaggio, la habilidad del pintor, el juego de luces y sombras en sus lienzos fueron tan impresionantes que tuvieron una gran influencia en el arte de los artistas del siglo XVII en toda Europa. Sobre todo, Rubens reconoció la técnica de otro artista italiano, ella estaba mucho más cerca de él que la técnica de Caravaggio. Este artista resultó ser el maestro boloñés Annibale Carracci (1560-1609), que trabajó en Roma en sus magníficas decoraciones para el Palazzo Farnese.

Carracci inventó un método para hacer rápidamente bocetos con tiza, que Rubens adoptó inmediatamente de él. El estilo de Carracci era significativamente diferente al de Caravaggio. Predicó conceptos clásicos y su composición se distinguió por la grandeza escultórica con varios reflejos de elementos tradicionales. Rubens consideró que esa autoexpresión era coherente con su propio enfoque creativo.

De hecho, muy pocas de las primeras obras realizadas por Rubens en Italia han sobrevivido hasta nuestros días. Pero recientemente se descubrió su cuadro «El juicio de París», que parece datar de este período de su vida. Embriagado por el esplendor de la escultura antigua y la pintura del Renacimiento, el joven artista intentó hacer en este cuadro lo que estaba más allá de sus fuerzas.

Esta es una gran pintura que muestra a tres diosas desnudas alineadas para mostrar su belleza en una «competencia». Sus figuras causan una gran impresión en el espectador. La composición es bastante original, pero algo incómoda. El paisaje, sin embargo, tiene una vigilancia poética, e incluso los propios defectos de la pintura apuntan a ocultos.

Probablemente en la primavera de 1605, Rubens recibió noticias de su erudito hermano Philip de los Países Bajos, que había venido a Roma para obtener su doctorado en derecho. Un fuerte deseo de volver a Italia le hizo rechazar a Philip la oportunidad de heredar la cátedra de su famoso maestro Justus Lipsius en la Universidad de Lovaina. Rubens logró convencer a su generoso patrón de que necesitaba refrescar sus conocimientos en Roma, y ​​en el otoño de 1605, los hermanos alquilaron una casa con dos sirvientes en Via della Croce cerca de la Plaza de España.

La segunda estancia de Rubens en Roma fue mucho más larga que la primera. Duró con breves interrupciones durante casi tres años, la mayor parte de los cuales se dedicó al estudio de la pintura y la antigüedad. En la persona de Philip, Rubens recibió a un verdadero experto en la historia de la antigua Roma.

Sus intereses iban desde las gemas antiguas hasta la arquitectura moderna, desde copiar minuciosamente estatuas clásicas en papel hasta bocetos instantáneos de escenas de la vida cotidiana, desde los intrincados interiores de los palacios romanos hasta el paisaje pastoral que rodea a Roma y las románticas ruinas del Palatino. Ha logrado desarrollar una excelente memoria visual.

En el otoño de 1606, recibió una de las órdenes más tentadoras de Roma: la pintura del altar mayor de la iglesia de Santa María, que acababa de ser construido para los oratorianos en Wallisellen, o, como todavía lo llaman los romanos, la nueva iglesia. La tarea no fue nada fácil. El espacio del altar era alto y estrecho, y los padres oratorianos querían representar al menos seis santos en la pintura.

El conocimiento de la antigua Roma alimentó el interés de Rubens en esta orden. Entre los supuestos santos se encontraban mártires, incluida Santa Domitila, una noble dama y sobrina del emperador romano, cuyas santas reliquias fueron descubiertas recientemente durante las excavaciones de las catacumbas romanas.

Rubens pintó a estos santos con el mayor cuidado, representando al Papa Gregorio el Grande con magníficas vestiduras resplandecientes, y le dio a Santa Domitila una postura puramente real, escribiéndola con cabello dorado, con un vestido de satén brillante, decorado con perlas. Qué disgustado estaba cuando se colocó el retablo. El resplandor de la luz reflejada hizo que la imagen fuera casi invisible. Luego pintó un nuevo retablo en una pizarra para minimizar el reflejo de la luz,

 

En el otoño de 1608, Rubens recibió noticias de Amberes de que su madre estaba gravemente enferma. Sin siquiera informar al duque de Mantua, sin esperar la apertura de su altar en la Iglesia Nueva, emprendió el largo viaje a casa. Es cierto que no esperaba quedarse mucho tiempo allí, pero no advirtió al secretario del duque que intentaría regresar lo antes posible. Sin embargo, cuando el 28 de octubre de 1608, el pintor flamenco de la corte del duque de Mantua abandonó Roma, no asumió que este era su último viaje a Italia.

Regreso a casa

Pedro Pablo Rubens tenía prisa en vano: María Peypelinks, la viuda de Jan Rubens, había muerto. El 19 de octubre descansó en un sueño eterno y, según el testamento de la difunta, su cuerpo fue enterrado en la abadía de St. Miguel. Rubens estaba muy afectado por la muerte de su madre. En memoria de su madre, Pedro Pablo instaló en la tumba de «la mejor de las madres» como monumento un magnífico retablo que creó, que diseñó originalmente para la Iglesia Nueva y que consideró su mejor creación en ese momento.

Unos viejos amigos le persuaden para que vaya a Bruselas y allí le presentan al artista a la corte, la infanta Isabel y el archiduque Alberto. El brillante y magníficamente educado Rubens acudió a la corte. Pronto recibió el título de pintor de la corte, una manutención anual de quince mil florines y, como muestra de especial atención, una cadena de oro. Habiendo hecho un juramento de lealtad a Alberto e Isabel, Rubens, sin embargo, consideró que era su deber ayudar a la recuperación de su país. Era su ardiente deseo.

El Archiduque y su esposa son católicos aún más celosos que los gobernantes españoles. No es de extrañar que, bajo su gobierno, el país sea barrido por una nueva ola de piedad. Los católicos perseguidos acuden en masa a Bruselas desde todos los lados, confiando en que encontrarán protección y apoyo aquí. Se están construyendo capillas, se están erigiendo iglesias. La Iglesia católica y la corte saben perfectamente que el poder y la fe necesitan un halo, templos grandiosos, estatuas y lienzos monumentales. Y aquí Rubens es insustituible.

Su forma de pintar nueva, poderosa y que afirma la vida, su deseo de llenar el lienzo con un movimiento rico y tormentoso encanta a los mecenas del arte. No hay escasez de pedidos. A lo largo de su carrera, Rubens pintó a la pareja real varias veces. Retrató al Archiduque como un hombre serio y digno, a quien indudablemente tenía un respeto sincero y al que expresó su gratitud; al final, Alberto le dio la primera orden importante en su vida para pintar un altar en Roma.

Pero mostró una devoción aún mayor a la Archiduquesa, respeto y amor por los que creció con los años. Sus retratos posteriores, pintados por Rubens con simpatía y comprensión, nos ayudan a notar todas las altas cualidades y virtudes en su rostro llamativo y hermoso, representado con un grado suficiente de convención.

A lo largo de los años posteriores al nombramiento de Rubens como pintor de la corte, no solo realizó el trabajo que se le asignó en la corte, es decir, pintó retratos de cortesanos y se dedicó al diseño decorativo de palacios e iglesias, sino que tampoco se olvidó de llevar pedidos de otros clientes, tanto de los Países Bajos españoles como del extranjero. Los artistas de la corte solían disponer de alojamiento en el palacio o junto a él, en Bruselas, pero Rubens ganó el derecho a vivir en Amberes. Como le escribió a su amigo en Roma: «No quiero volver a ser cortesano».

No se sabe cómo logró insistir Rubens por su cuenta, ya que en el siglo XVII no fue nada fácil lograr una posición especial con sus dueños coronados. Sin embargo, existen pruebas convincentes de que a lo largo de su vida Rubens supo combinar modales elegantes y educados con una excelente perseverancia en asuntos relacionados con su futura carrera. Quizás su capacidad para resolver con éxito sus asuntos unos años más tarde llevó a la receptiva Archiduquesa a utilizar al talentoso artista como diplomático. Así comenzó la inusual carrera diplomática de Rubens.

Vida personal y obras

El 3 de octubre de 1609 contrajo matrimonio con Isabella Brandt, de dieciocho años, hija del secretario de la regencia de la ciudad. El artista compra una mansión en Watter Street, que ahora lleva su nombre. En el jardín, construye una rotonda con cúpula de vidrio, donde exhibe obras y almacena colecciones. Rubens celebró su boda pintando un retrato doble de un encanto raro.

Él e Isabella, tomados de la mano, se sientan contra el telón de fondo de un arbusto de madreselva que se extiende. Adoptó una pose hábilmente descuidada, con una pierna en una media de seda sobre la otra; ella se sienta junto a él en un taburete, los bordes de su lujoso y elegante vestido extendido. Sus manos unidas están en el centro de la composición. Ambos miran al público con confiada alegría. Ambos son jóvenes sanos, atractivos, bien vestidos, bastante contentos con la vida y entre ellos.

Esta es una pintura encantadora que no tiene nada que ver con la representación formal en el lienzo de un esposo y una esposa, que siempre ha sido una regla estricta antes. Rubens no pintó nada como esto antes y después. Decenas de estudiantes trabajan en su taller, pero a más se les pide que los acepten. La jornada laboral de Rubens está repleta al límite. Su rutina diaria es extremadamente estricta. Se levanta a las cuatro de la mañana y empieza a trabajar. Breve descanso para almorzar y volver a trabajar. Trabaja con total dedicación.

El magistrado de Amberes planea decorar el ayuntamiento. Dos artistas, Rubens y Abraham Janssens, recibieron el encargo de pintar la sala de conferencias estatal recientemente renovada. Rubens realiza «La adoración de los magos». Esta es una excelente oportunidad para demostrar a sus conciudadanos lo que ha aprendido durante su larga estancia en Italia. Afortunadamente, el tamaño del cuadro ordenado es grande. Allí es donde se desarrolla el escenario de la adoración.

Personas con ropas lujosas, caballos, camellos, ricos regalos, cuerpos musculosos, antorchas encendidas, todo contribuye al esplendor de la imagen. El fondo oscuro con un poderoso contraste enfatiza las partes claras del lienzo. En esto, sin duda, suenan ecos de recuerdos italianos, y más precisamente, la influencia de Caravaggio. Pronto recibe la codiciada orden. A petición de su amigo Cornelis van der Geest, el rector y las parábolas de la iglesia de Sint-Walburg le encarga un gran tríptico para decorar el altar mayor.

Con el dinero que le ofrecen para trabajar, toda una familia puede vivir cómodamente durante varios años. Rubens pinta El levantamiento de la cruz, que crea sensación. En La adoración de los magos, estático en su propia trama, el movimiento fue una tarea secundaria para el artista. En El levantamiento de la cruz, por el contrario, la trama está en acción. Sin embargo, el movimiento no debe buscarse en poses elaboradas o en pliegues caprichosos de la ropa. Las horizontales y verticales de la imagen son estáticas, pero las diagonales están llenas de dinámica.

En este trabajo desenfrenado, todo es movimiento continuo. Y hay alegría en todo. Este es el gozo de la vida inmortal, opuesto a la muerte. Este es el amor a la vida que todo lo transforma, incluso el tema de la muerte. Como preveía Rubens, tras su regreso a Amberes, fue una época feliz para los artistas. Durante los benditos años de paz, de 1609 a 1621, Rubens pintó retablos para la catedral de Amberes y para todas las iglesias más grandes de la ciudad, tanto antiguas como nuevas, así como para los templos provinciales en las cercanas Malinas y Gante.

Muchos artistas talentosos, algunos de ellos brillantes, contribuyeron a la gloria de la escuela de pintura de Amberes de ese período. Además de Jan Brueghel, trabajó allí Franz Snyders, un artista que supo pintar animales con destreza. Un poco más joven era Jacob Iordan, quien, como Rubens, estudió con Adam van Noort. Pintó imágenes sólidas y deliciosas de la exuberante vida flamenca, así como escenas mitológicas con desnudos ciertamente hinchados. Entre ellos estaba Anthony Van Dyck con su trazo rápido y lírico.

Jan Brueghel fue percibido por Rubens como un hermano mayor. Pintaron varios cuadros juntos. Rubens trataba con personas y Bruegel con flores y frutas decorativas. En marzo de 1611, nació una hija de Pedro Pablo Rubens, que se llamaba Clara Serena. El padrino de la niña era su hermano, Philip, cuya repentina muerte en agosto del mismo año asestó un terrible golpe a Rubens. Quince días después de su muerte, la viuda de su hermano dio a luz a un hijo. Este niño, que también se llamaba Philip, fue criado por Pedro Pablo e Isabella.

El cuadro «Cuatro filósofos» fue creado por Rubens hasta cierto punto como recuerdo de un amigo y hermano. Aquí se muestra a Justus Aipsius sentado en una mesa bajo un busto de Séneca; a cada lado de él hay dos mejores estudiantes: Jan Vowerius y Philip Rubens, y detrás de él, no como participante en una conversación académica, sino más bien como espectador curioso, el propio Pedro Pablo Rubens.

El Archiduque no se olvida del artista de Amberes. En 1613 le encarga «La Asunción de Nuestra Señora» para la Iglesia de Notre Dame de la Chapelle en Bruselas. Al año siguiente, Isabella Brant tuvo un hijo: el Archiduque acepta ser el sucesor del niño, que se llama Albert. Los asuntos domésticos con los Rubens tuvieron éxito y la carrera artística de Pedro Pablo se desarrolló rápidamente.

Su pintura del altar, realizada en el período de 1611 a 1614 para la catedral de Amberes, tuvo un éxito extraordinario. Fue encargado por el artista por los «arcabuceros», una de las numerosas cofradías paramilitares en los Países Bajos, para la capilla lateral que se le asignó para las oraciones en esta iglesia principal de la ciudad. Pidieron a Rubens que pintara un tríptico con solo cuatro pinturas: un panel central con «alas» laterales que lo colindaban con bisagras, con imágenes en ambos lados San Cristóbal, quien una vez llevó a Cristo a través del río, presente en la imagen.

Rubens retrató a San Cristóbal en la forma del gigante Hércules con el Niño Jesús, sentado en su hombro. La trama de la imagen continuaba en el reverso de los paneles laterales, por lo que la imagen completa podía entenderse con las «alas» del tríptico cerradas. La imagen principal era «Descenso de la cruz», a la izquierda «Ropa interior de Kara», y a la derecha “Actuación en el templo». La Oración del Señor y la Presentación en el Templo son composiciones de rara gracia, pintadas en colores cálidos, que aún recuerdan la influencia del artista de Venecia.

Pero el panel central “Descenso de la Cruz» marca una clara liberación de Rubens de la dependencia italiana, en él observamos la evolución de una serie de colores más claros, que es un fenómeno típico de la pintura holandesa. En el cadáver, en los pliegues de la mortaja, en las figuras femeninas, los reflejos blanco grisáceo relucientes, los colores ámbar claro y azul verdoso contrastan con el rojo y el marrón más tradicionales de las figuras masculinas.

El espectador quedó impresionado principalmente por la figura del Cristo muerto. «Esta es una de sus figuras más bellas», escribió el famoso pintor inglés Sir Joshua Reynolds (1723-1792) cuando, como hechizado, como ante un milagro, se paró ante este cuadro cien años después de su aparición. El desplazamiento de todo el cuerpo nos da una idea tan correcta de la gravedad de la muerte que ninguna otra puede superarla. De hecho, aquí se representa todo el «peso de la muerte», pero en la imagen misma no se siente ningún peso.

Con asombroso virtuosismo, Rubens logró transmitir el momento en que el cuerpo es liberado de la cruz, antes de que se deslice bajo su peso hacia los fuertes brazos de San Juan, quien se para, abriendo los brazos para aceptarlo. La figura de la izquierda sostiene levemente la mano izquierda de Cristo, y de la derecha el Venerable Nicodemo, agarrando el extremo del sudario, con la otra mano sostiene su cuerpo. Magdalena arrodillada apoya sus pies con las manos.

La pintura de Rubens «Descenso de la cruz» se convirtió en un desafío para todos los artistas, ya que requería una gran habilidad técnica de dibujo, así como la capacidad de evocar emociones apropiadas en el espectador. Pero «Descenso de la cruz» de Rubens, la mayor creación que ha realizado hasta ahora, y uno de esos grandes que aún tiene que crear, resultó ser una imagen mucho más realista, mucho más sentida en comparación con aquellas de las que el maestro sacó su inspiración.

Para sus contemporáneos, no fue solo un triunfo del color, la forma y la composición; trató con irresistible elocuencia el tema principal de toda su fe. Unos años más tarde, su fama se extendió por Europa Occidental. Fue esta pintura la que convirtió a Rubens en el primer artista religioso de su tiempo, reflejando por primera vez plenamente la intensidad emocional del estilo barroco, del que Pedro Pablo Rubens se convirtió en el fundador.

Rubens a veces se parece a un volcán inactivo. Pero a veces gana el temperamento y la tensión creativa de larga data, y luego aparecen obras en las que revela su naturaleza titánica. Tales son sus lienzos de caza, pintados en los años 1616-1618. Los ángulos de las figuras son increíbles, los movimientos son feroces, los animales son formidables. No hay ganadores en La Caza del León. La muerte se cierne sobre todos los participantes. Por supuesto, Rubens no olvidó la obra, cuyos fragmentos copió en Italia: «La batalla de Anghiari» del gran Leonardo.

Pero, ninguno de los predecesores de Pedro Pablo Rubens pintó leones, lobos y leopardos en poses tan difíciles e inesperadas. En cuanto a los caballos, siempre los admira. Creó el tipo de caballo ideal: con una cabeza estrecha, grupa ancha, piernas nerviosas, melena larga y fluida, con una cola como un sultán, con aleteo de las fosas nasales y ojos ardientes.

Utilizó la imagen de un caballo en las composiciones de sus retratos, cacerías, batallas, escenas religiosas; le dedicó una de las más líricas y, a pesar de la trama bélica, una de sus obras más armoniosas: «La batalla de los griegos con las Amazonas”. En los años 1620-1621, Rubens pintó «Perseo y Andrómeda». La hija del rey Kefei Andrómeda fue sacrificada al monstruo marino. Su muerte es inevitable. Pero de repente, el hijo de Dánae y Zeus, Perseo, acude en su ayuda. La niña sorprendida agradece al héroe.

El artista tradujo la conocida trama mitológica al lenguaje de Flandes, trajo detalles de la vida real de su país, su tiempo, revelando así de una nueva forma el contenido humano inherente a este mito. El dominio del color y la luz imbuye a esta pintura de asombro y movimiento. Rubens es un colorista ingenioso, y aunque su paleta es muy comedida, logra soluciones verdaderamente sinfónicas

Príncipes, prelados, nobles y dignatarios adinerados buscan obras pintadas por Rubens, pero muchas veces tienen que contentarse con obras realizadas por artistas de su taller según los bocetos del maestro y solo corregidas por él. Así hay una nueva «Adoración de los magos», menos opulenta y al mismo tiempo menos brillante. Se enviará a Mecheln, donde decorará la iglesia de St. John. Y así está el gigante «Juicio Final», destinado al altar principal de la iglesia de los jesuitas en Neuburg. Lo encargó Wolfgang Wilhelm de Baviera, duque de Neuburg.

En 1620, el burgomaestre de Amberes y amigo de Rubens, Nicolae Rocox, cuyo retrato había realizado unos años antes, le encarga una obra para la Iglesia Franciscana de Recoleta. Esta pintura ahora famosa se llama «La Lanzada». En él, un soldado romano atraviesa el costado de Cristo con una lanza. Un pequeño grupo de personas que lloran por Cristo es bruscamente empujado a un lado por soldados a caballo desde un pequeño espacio alrededor de las tres cruces toscamente tejidas en el Calvario.

Por la misma época, Rubens pintó una de las pinturas religiosas más conmovedoras, también para la Iglesia Recoleta. Se llamó «La Última Comunión de San Francisco de Asís». En este lienzo, demostró una comprensión asombrosa del amor espiritual abnegado. Agotado por el ayuno, San Francisco es apoyado por los monjes que lo rodean; su figura clara debido a la piel desnuda y pálida simplemente brilla sobre el fondo de las vestiduras oscuras, cuando él, inclinándose hacia el sacerdote, fija los ojos para mirar al Señor por última vez.

Rubens tuvo que dibujar muchos temas religiosos más gratificantes. Su feliz vida familiar se refleja en las numerosas e ingeniosas pinturas de la Sagrada Familia. Transfirió los rostros de sus hijos, Albert y Nikolayev, al lienzo, y lo hizo con gran amor y delicadeza, comprendió fácilmente sus bocetos y luego reprodujo muchos gestos y posturas característicos de la juventud: tímidos, elegantes, cómicos o aventureros.

Pero la oportunidad más emocionante durante estos años la brindaron los jesuitas. No era más que decorar una gran iglesia nueva que estaban construyendo en Amberes en honor a su padre fundador Ignacio de Loyola. Se ofreció a Rubens para proporcionar decoración para toda la iglesia: 39 pinturas. Antes de eso, ya había pintado dos retablos de dos santos jesuitas principales: Ignacio de Loyola y Francisco Javier. Más tarde creó un tercero, sobre el tema de la Asunción.

Había que apresurarse para estar a tiempo con las pinturas del techo a tiempo para las celebraciones dedicadas a la canonización de estos dos santos en 1622. Por lo tanto, Rubens se encargó solo del desarrollo de las pinturas, su composición y sus alumnos tuvieron que completarlas. Entonces el maestro llevará todo a la perfección con sus precisos trazos. La ambiciosa tarea se completó a tiempo, y durante un siglo esta iglesia jesuita fue la gloria y el adorno de toda Amberes. Desafortunadamente, en 1718 fue gravemente dañado por un terrible incendio.

Ninguno de los asistentes de Pedro Pablo Rubens eran superiores al  fantásticamente talentoso Anthony Van Dyck (1599-1641), que se convirtió en un reconocido maestro del gremio a la edad de diecinueve años. Aunque era veintidós años más joven que Rubens, conservó su amistad casi de un hijo con él y su esposa de por vida. Incluso vivía en su casa de vez en cuando.

Rubens admiraba inmensamente el trabajo de Van Dyck, y ambos artistas trabajaron tan estrechamente durante dos o tres años, en los albores de la carrera de Van Dyck, que todavía existe confusión sobre quién pintó qué en ese momento. Van Dijk era tan diverso como Rubens. Tenía buen ojo para el más mínimo detalle, tenía un excepcional sentido del color. A juzgar por sus bocetos, fue especialmente sensible al paisaje, que plasmó en muchos dibujos realizados con pluma, tinta, tiza, así como en sus acuarelas.

Sus pinturas sobre temas religiosos y mitológicos demostraron toda la originalidad de su composición y el poder dulce y puramente lírico de la imaginación. Pero, sobre todo, Van Dyck se distinguió en los retratos y, a lo largo de los años de su trabajo, creó cientos de ellos. Todos ellos están impregnados de un profundo análisis psicológico.

En 1620, Van Dyck dejó Rubens y Amberes para buscar fortuna en Inglaterra, donde le ofrecieron una tentadora oferta para ocupar el lugar de pintor de la corte. Posteriormente se trasladó a Italia para completar su educación allí. Después de su partida, Rubens, aparentemente, recurrió cada vez menos a sus asistentes para completar las pinturas. Ahora poseía tanta confianza en sí mismo, su mano había adquirido una velocidad tan rápida durante los años de entrenamiento constante en Italia, que le resultó más fácil expresar rápidamente sus ideas en el lienzo.

Como resultado de la asociación de Pedro Pablo Rubens con Bruegel, aparecieron una docena de pinturas, una de las cuales era el encantador «Adán y Eva en el paraíso». Bruegel pintó un paisaje azul verdoso, animándolo con imágenes de aves y animales. Rubens: gráciles figuras de Adán y Eva. Rubens, era ahora no solo un artista célebre, sino también un coleccionista y conocedor de arte, tenía fuertes conexiones con príncipes, obispos, prelados y otras personas influyentes de toda Europa.

En parte por sus contactos y en parte por sus cualidades personales, el archiduque Alberto y la archiduquesa Isabel tomaron una decisión importante con la esperanza de que el artista les sirviera en otro papel. Rindiendo homenaje a su inteligencia, resistencia y cortesía, quisieron utilizar a Rubens bajo el disfraz de sus intereses estéticos para llevar a cabo misiones diplomáticas secretas.

Los gobernantes de los Países Bajos apreciaron mucho el consejo de Rubens y varias veces encargaron misiones diplomáticas muy delicadas. Sus cartas transmitían una alarma genuina sobre la situación en Europa y el sufrimiento causado por la guerra en curso. En febrero de 1622 fue convocado a París por el embajador de la Archiduquesa, quien presentó al artista al tesorero de María de Médicis, el abad de Saint-Ambroise.

La Reina Madre acaba de reconciliarse con su hijo. Se instaló de nuevo en el Palacio de Luxemburgo, que Salomón de Bross le había construido unos años antes y que tuvo que abandonar hace dos años. Quiere decorar la galería del palacio con pinturas que ilustren varios episodios de su vida. Más tarde, tiene la intención de decorar la segunda galería con pinturas que glorifican la vida de su famoso esposo, Enrique IV. Rubens tuvo un gran honor: recibió el encargo de realizar ambas obras.

La tarea de Rubens no fue fácil. María no era de ninguna manera una belleza, y su vida no fue tan brillante, llena de eventos importantes. Para presentar el pasado de María de la manera más favorable, Rubens de manera alegórica rodea a la Reina con dioses olímpicos, ninfas de agua y cupidos, destinos y todo tipo de virtudes. Con la ayuda de tal técnica, no solo ennobleció a María con su mal carácter, sino que también opuso en marcado contraste a los cortesanos franceses con ropas lujosas a los dioses desnudos y semidioses, a quienes tanto amaba pintar.

Habiendo completado la serie Medici, Rubens esperaba comenzar inmediatamente a crear lienzos para la segunda galería en el Palacio de Luxemburgo. En ellos debía reflejar la vida del rey Enrique IV, un personaje hermoso y dinámico. Pero Rubens, aparte de algunos bocetos al óleo y algunos bocetos completos, no pudo ir más lejos. El poderoso cardenal Richelieu, principal consejero político del hijo de Enrique Luis XIII, estaba decidido a evitar una alianza entre Francia y España y, conociendo las simpatías de Rubens, no quería que el artista se quedara en la corte.

Rubens siguió trabajando en «Asunción» cuando de repente su vida todavía feliz se hizo añicos. Hace solo tres años, en 1623, murió su única hija, Clara Serena. Ella solo tenía doce años. Y en el verano de 1626, después de diecisiete años de feliz vida matrimonial, Isabella Rubens murió. Se desconoce la causa de su muerte, pero se cree que murió a causa de la plaga que asoló ese verano en Amberes. Rubens buscó consuelo en el trabajo y la religión. En el delicado silencio de la catedral, pintó «La Dormición de Nuestra Señora», y este cuadro sigue colgado en el mismo lugar.

Pedro Pablo Rubens vuelve a lanzarse al abismo de la actividad diplomática. Visita Inglaterra, Francia, España. Conoce a Carlos I, duque de Buckingham, Felipe IV, el cardenal Richelieu. Decenas de cuadros cada año salen de debajo de su pincel. Pinta un lienzo enorme «Adoración de los magos» en seis días. La infanta Isabella le da una misión secreta tras otra. Lleva a cabo una gran correspondencia, a menudo secreta.

Rubens escribe: «Me encontré en un verdadero laberinto, día y noche asediado por muchas preocupaciones». Asiste en la conducción de las negociaciones de paz entre Inglaterra y España. Mantuvo reuniones secretas con Carlos I, mientras trabajaba en su retrato. Su actividad diplomática es muy apreciada: Carlos I le otorgó un Caballero de las Espuelas de Oro y Felipe IV le confiere el título de secretario del Consejo Privado. Pero, a pesar de todos estos títulos y honores, Rubens abandona su difícil misión como agente diplomático secreto.

El 6 de diciembre de 1630 tuvo lugar el matrimonio de Pedro Pablo Rubens con Helena Fourmen. Elena tenía dieciséis años en ese momento. Blanca, rubicunda, alegre, como una diosa pagana, era la encarnación de los sueños de Rubens. El artista la admira. Feliz, encarna la fuerza espontánea del amor que todo lo conquista en sus pinturas. Casi todos los mejores escritos de Rubens en la última década han sido iluminados por este sentimiento.

Decepcionado por una carrera judicial y una actividad diplomática, se dedicó por completo a la creatividad. La maestría de Rubens se manifiesta brillantemente en obras comparativamente pequeñas, interpretadas personalmente. La imagen de una joven esposa se convierte en el leitmotiv de su obra. El ideal de una belleza rubia con un cuerpo sensual exuberante y un hermoso corte de grandes ojos brillantes se formó en las obras del maestro mucho antes de que Elena entrara en su vida, convirtiéndose finalmente en la encarnación visible de este ideal.

Durante estos años creó las hermosas obras «Mercurio y Argos», «Betsabé». «Mercurio y Argos» es un mito conmovedor sobre la amada de Júpiter, a quien Juno, la iracunda esposa del señor de los dioses, convirtió en vaca. La protección de la desafortunada Juno confía al estoico Argos. Mercurio mata a Argos y la libera.

«Betsabé». En la imagen, el tema principal de la pintura de Rubens suena con fuerza: la glorificación de lo inagotable, la vida que brota y su belleza que todo lo conquista. El tema de la imagen es la historia de amor del rey David por Betsabé, esposa de Urías el hitita. Una vez en un paseo, el rey la vio mientras se bañaba y se enamoró. Una frescura encantadora emana de la imagen. La pintura con luz es a veces casi de estilo acuarela, pero al mismo tiempo, es poderosa en términos de plasticidad, en plenitud de vitalidad.

El pináculo de la creatividad en los últimos años de la vida del artista es el cuadro » Venus en pieles » de la colección del Museo de Viena. Quizás el artista no se propuso pintar un retrato de su esposa a propósito. Aparentemente, se creó solo durante los descansos, cuando Elena Fourman descansaba de las tediosas poses. Relajación completa, facilidad de postura y ayudó a crear una obra maestra.

Rubens está pasando por el momento más feliz de su vida, es feliz como solo un mortal puede ser feliz. Como si estuviera pasando por un avivamiento gracias a su nueva joven esposa, Rubens, confiando en su fuerte posición en la sociedad, continuó pintando en su casa de campo y en Amberes. Pero la enfermedad, que atormentó al artista durante muchos años, se declara imperiosamente. Los ataques de reumatismo aumentaron drásticamente, el sufrimiento se volvió insoportable.

El 27 de mayo de 1640, Pedro Pablo Rubens redacta un testamento. El 29 de mayo, dolores inhumanos agotan sus fuerzas. La joven esposa del artista, embarazada, está doblemente indefensa. La batalla de Rubens con la muerte continúa durante 24 horas. El corazón no puede soportarlo. En la tarde del 30 de mayo de 1640 murió el gran artista.

Pedro Pablo Rubens el hechicero que reveló a la gente el mundo mágico de los colores, las alegrías de ser. El artista, impacta en sus lienzos con la apertura de la percepción luminosa de la vida. Nos conquista con el poder de la carne humana, que reina suprema en sus pinturas. Parece que sentimos cómo la sangre caliente hierve en las venas poderosas de sus héroes, late en los corazones de sus diosas rubias. Rubens, como nadie, poseía el clavel, el arte de pintar un cuerpo vivo.

A continuación le dejamos algunos enlaces de su interés:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.