Sorpréndase al conocer cómo fueron las últimas horas del hijo de Dios, con la pasión muerte y resurrección de Jesús.

pasió-muerte-y-resurrección.de-Jesús-de-Nazaret 1
Romanos preparando a Jesús para crucificarlo

Pasión muerte y resurrección de Jesús 

La expresión de amor más grande que cualquier ser humano haya podido experimentar, fue el que hizo Jesús en la cruz. Llama la atención que Jesús antes de iniciar su Ministerio en la Tierra utilizara  como carpintero,  instrumentos como el martillo, madera y clavo. Herramientas que un día serían utilizadas para su muerte.

Luego de los injustos juicios que Jesucristo recibió al comparecer ante las autoridades del Sanedrín, Pilatos y Herodes, que concluyó con la liberación de Barrabás y la sentencia de su crucifixión, nuestro Señor Jesucristo fue llevado inmediatamente al Pretorio romano donde fue flagelado con látigos que se enrollaban en su cuerpo y arrancaban los tejidos de su piel.

La pasión muerte y resurrección de Jesús ha sido el único hecho histórico que ha divido la historia de la humanidad en un antes y un después y que fue profetizada en Isaías 53:1.

Para los cristianos representa la redención de nuestros pecados, el regalo, la gracia que Dios nos ha dado, pues envió a su Hijo para que rescatar a la humanidad a través del sacrificio en la cruz.

La pasión

Para iniciar el tema referente a la pasión muerte y resurrección de Jesús de Nazaret, es imperativo recordar que todo comienza cuando Judas vende a Jesús por treinta monedas de plata a los sacerdotes del Sanedrín, quienes ya desde hacía un tiempo, deseaban capturar a Jesucristo.

El Señor invita a sus Apóstoles para dar curso a la Fiesta de la Pascua, lo que conocemos como la Última Cena del Señor o la Santa Cena. Este hecho encierra símbolos y significados importantes para el cristiano que anunciaban la muerte de Cristo. Si deseas profundizar sobre este acontecimiento, te invitamos a leer el siguiente enlace titulado Santa Cena Evangélica .

Durante el desarrollo de la Fiesta de Pascua, Jesús les revela que será entregado por uno de ellos a las autoridades para que se cumpliese el plan de Dios. Luego de esta conmemoración judía, fueron al monte Getsemaní a orar por lo que le había de acontecer. Como podemos apreciar en el siguiente pasaje bíblico, Jesús y sus discípulos frecuentaban ese lugar, leamos:

Lucas 22: 33

39 Y saliendo, se fue, como solía al monte de los Olivos; y sus discípulos también le siguieron.

Mateo 26:36-41

38 Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo.

39 Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.

Esta profunda tristeza que sentía Jesús, produjo en Él un sangramiento a través de la piel. Este fenómeno científicamente se llama hematidrosis que es un sudor sanguinolento producido por un estado emocional muy elevado que hace que las glándulas sudoríparas tengan hemorragia en la piel. Este fenómeno debilita la epidermis

Lucas 22: 44

44 Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra

Marcos 14:33

33 Y tomó consigo a Pedro, a Jacobo y a Juan, y comenzó a entristecerse y a angustiarse.

Esta fragilidad en su piel, produjo mayor debilidad al momento de recibir los azotes, los golpes y las torturas a lo que fue sometido, lo que permitió sangrar mucho más cuando lo flagelaron. Este sangramiento y la expulsión de fluidos corporales permitieron que se deshidratara rápidamente.

pasión-muerte-y-resurrección-de-Jesús-de-Nazaret 2
La pasión muerte y resurrección de Cristo nos hace entender el amor de Dios

El temor de Jesús

Para seguir con el tema referente a la pasión muerte y resurrección de Jesús, es fundamental referir que el Señor tenía el control sobre su propia muerte. Él puso su vida por amor a la humanidad para que fuera redimida de la muerte eterna. Por lo tanto, decir que Jesús tenía miedo a morir está muy lejos de la realidad.

El temor de Jesús es que nunca había sido separado de su Padre. Él estaba consciente de que el Padre se apartaría de Él al momento de cargar los pecados de la humanidad. Cuando nos referimos al Padre, hablamos de la Trinidad.

Debemos aclarar en este punto, que Jesús tenía dos naturalezas en su persona, la naturaleza divina y la humana. Ésta última, es la que cargaría los pecados del mundo, pues Dios hecho carne (Juan 1:1) no podía contaminarse con el pecado.

Recordemos que la paga del pecado es la muerte; el Padre mora en la Santidad y la luz; en medio de la alabanza de su pueblo, por lo tanto tenía que dar la espalda en el momento que se produjera la crucifixión. Cuando las tinieblas cubren a Jesús el Padre no podía estar en esa dimensión. El Padre tenía que dejarlo solo. Este hecho lo sabía Jesús y ese era su temor.

Estando en Getsemaní, una vez aprendido por los guardias comienza el verdadero sufrimiento corporal y la pasión de Cristo. Mientras iban por el camino, iba siendo golpeado en reiteradas oportunidades, insultado y humillado.

De igual manera te dejamos el siguiente vídeo para que entiendas mejor el sacrificio que dio Jesús por cada uno de nosotros

Jesús ante Caifás

Es importante resaltar que todo esto ocurrió la noche de su captura. Durante todo este tiempo, fue constantemente burlado y golpeado. En la mañana Cristo se encontraba ante los Ancianos del Sanedrín y los principales sacerdotes, luego de toda una noche de torturas y burlas.

Para cualquier ser humano eso sería imposible de soportar y para ese punto las fuerzas físicas comienzas a desfallecer. Sin contar la desesperanza y tristeza que llegaría a invadir a nuestro corazón. Sin embargo, Jesús soportó sin decir una sola palabra en su defensa.

Lucas 22: 63-64

63 Y los hombres que custodiaban a Jesús se burlaban de él y le golpeaban;

64 y vendándole los ojos, le golpeaban el rostro, y le preguntaban, diciendo: Profetiza, ¿quién es el que te golpeó?

Jesús ante Pilato

Como el concilio judío no tenía autoridad, ni poder para sentenciar a alguien a muerte, decidieron llevarlo ante Pilato, quien era el gobernador en tiempos de Jesús. Sin embargo, como Pilato no encontró ningún delito en Jesús, no lo sentenció.

Lucas 23:4

Y Pilato dijo a los principales sacerdotes, y a la gente: Ningún delito hallo en este hombre.

La gente que se encontraba ahí y que deseaban la muerte de Cristo, comenzaron a hablar mentiras y a alborotarse. Pilatos al ver esto, lo mando al rey Herodes, ya que Jesús era de Galilea.

Jesús ante Herodes

Recordemos que Jesús era un prisionero que ya había sido golpeado y humillado desde el momento justo de su arresto. Ir a la casa del Sumo Sacerdote, luego ante Pilato y posteriormente donde Herodes, nos hace suponer que Jesús experimentaba un fuerte agotamiento, ya que tenía que desplazarse a pie aun cuando estaba torturado.

Cuando Jesucristo  se presenta ante Herodes, este rey estaba realmente feliz, ya que deseaba que Cristo hiciera una señal ante su presencia. No se habían conocido personalmente antes, pero Herodes si había escuchado sobre el Mesías. Recordemos que a este personaje le gustaba escuchar a Juan el bautista.

Al ver que Jesús se mantuvo callado ante sus interrogantes y no hacer ninguna señal, se burló grandemente de él y lo envío nuevamente a Pilato.

Lucas 23:11

11 Entonces Herodes con sus soldados le menospreció y escarneció, vistiéndole de una ropa espléndida; y volvió a enviarle a Pilato.

Sentencia de muerte

Antes de la sentencia de muerte la esposa de Pilato tuvo una revelación sobre Jesús y tuvo gran temor advirtiéndole a su esposo que no lo enjuiciara.

Pilato advertido de este hecho, se apropia de la tradición de soltar a un prisionero en el día de las fiestas, con el fin de librarse de sentenciar a Jesús de la muerte de cruz. Reunido el pueblo israelita, Pilato les hace saber que soltaría a un prisionero y mandó a llamar a Barrabas. Lo sorprendente de esto es que decidieron soltar a Barrabás y seguían exigiendo la muerte de Jesús. Esa misma gente que recibió milagros, que fue sanada y restaurada era la misma gente que a gritos solicitaba su muerte.

Por lo que así se hizo, y una vez sentenciado a muerte, lo llevaron al pretorio romano para ser flagelado. Normalmente esto lo hacían los romanos a todo aquel que era sentenciado a la cruz para que su muerte fuera más rápida.

Mateo 27:27-29

27 Entonces los soldados del gobernador llevaron a Jesús al pretorio, y reunieron alrededor de él a toda la compañía;

28 y desnudándole, le echaron encima un manto de escarlata,

29 y pusieron sobre su cabeza una corona tejida de espinas, y una caña en su mano derecha; e hincando la rodilla delante de él, le escarnecían, diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos!

El grado de pérdida sanguínea en una flagelación no permite que el cuerpo sobreviva en la cruz; el tiempo es mínimo. La pérdida de sangre crea un estado de shock hipovolémico, que significa que se produce una disminución del volumen sanguíneo y por ende el que va al corazón.

Cristo no muere por desangramiento. Jesús fue tan debilitado por la flagelación que Cristo se le dificultó cargar una cruz de madera de más 50 kilos que le rasgaba el hombro.

Mateo 27:32

32 Cuando salían, hallaron a un hombre de Cirene que se llamaba Simón; a éste obligaron a que llevase la cruz.

Desde el pretorio romano hasta el Monte El Calvario había 900 metros, casi 1 kilómetro. Cuando le arrancaron el manto púrpura que se pegó a su piel, producto de la sangre, rasgaron más sus heridas y abiertas.

Lo descrito aquí como la pasión de Cristo no se asemeja al sufrimiento que Jesús verdaderamente padeció. Imaginemos por un momento cuando nos pinchamos con una aguja o cuando nos cortamos accidentalmente en la cocina y nos quejamos. Jesús mientras era torturado nunca pronunció una sola palabra en su defensa.

pasió-muerte-y-resurrección.de-Jesús-de-Nazaret 3
Jesús es sentenciado a muerte

Crucifixión y muerte de Jesús

La cruz de Cristo fue ubicada en el monte Gólgota o lugar de la calavera. Una vez colocado los clavos en sus manos y sus pies, sólo se esperaba lo inevitable, la muerte. Aun cuando los que desearon la muerte de Jesús lograron su objetivo. No dejaron de burlarse, ni siquiera al verlo sufrir a carne viva todos los maltratos por los que su cuerpo fue llevado.

Mateo 27:39-40

39 Y los que pasaban le injuriaban, meneando la cabeza,

40 y diciendo: Tú que derribas el templo, y en tres días lo reedificas, sálvate a ti mismo; si eres Hijo de Dios, desciende de la cruz.

Jesús fue clavado entre el radio y  carpo en la muñeca, hecho que probablemente causó daño en el periostio, lo que produce un gran dolor. Los clavos atravesaron el nervio mediano que debió generar espasmo intensísimo de dolor, que ponen las manos en garra producto de que los ligamentos son atrapados en el trayecto de los clavos.

Los clavos de los pies atravesaron los huesos del tarso, que no produce desangramiento importante, pero sí un gran dolor.

Lo que causa la muerte de Jesús es la interferencia de la respiración, que mientras trataba de respirar producía calambres en todo el cuerpo, desde la cabeza hasta los pies. Cada vez que Jesús quería respirar era una agonía.

La suma de la deshidratación, la arritmia cardíaca y la retención de dióxido de carbono en los pulmones aceleraron su muerte. Cuando los soldados romanos veían que la víctima estaba muerta rompían los huesos de las rodillas para que terminaran de asfixiarse. Sin embargo, la ley judía prohibía que les rompieran los huesos. El centurión le atravesó una lanza de izquierda a derecha.

De acuerdo al testimonio del discípulo Juan, en el momento en que le atravesaron la lanza vio salir una gota de sangre con una gota de agua. Los científicos explican que esto se debe a que el corazón tiene tres capas: el endocardio; luego una capa muscular que es el miocardio; luego viene el pericardio que consta de dos capas: pericardio visceral y pericardio parietal.

En medio de estas dos capas hay un líquido lubricante que facilita el bombeo y movimientos del corazón – cavidad pericárdica. No obstante, cuando la lanza atraviesa su costado, ya Cristo estaba muerto.

Juan 19: 34

34 Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua.

La ciencia médica afirma que Cristo muere porque se le revienta el pericardio, la membrana que envuelve el corazón. Lo asombroso de esto es que mil años antes de la muerte de Cristo en el Salmo 22 escrito por el rey David señala de qué moriría el mesías.

Jesús crucificado por cada uno de nuestros pecados

Salmo 22: 12 – 17

12 Me han rodeado muchos toros;
Fuertes toros de Basán me han cercado.

13 Abrieron sobre mí su boca
Como león rapaz y rugiente.

14 He sido derramado como aguas,
Y todos mis huesos se descoyuntaron;
Mi corazón fue como cera,
Derritiéndose en medio de mis entrañas.

15 Como un tiesto se secó mi vigor,
Y mi lengua se pegó a mi paladar,
Y me has puesto en el polvo de la muerte.

16 Porque perros me han rodeado;
Me ha cercado cuadrilla de malignos;
Horadaron mis manos y mis pies.

17 Contar puedo todos mis huesos;
Entre tanto, ellos me miran y me observan.

Cristo muere de dolor moral. Le explota el corazón. Se revienta. Su corazón se reventó por nuestros pecados.

Isaías 53: 3-5

Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos.

Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.

Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Lo más hermoso y la lección más importante que nos da la pasión muerte y resurrección de Jesús es que aún en la Cruz, clamaba al Padre pidiendo por el perdón de aquellos quienes lo persiguieron y lo crucificaron. Allí nos incluye a todos los que hemos sido redimidos por su sacrificio.

Una vez cumplida la obra perfecta de nuestro Señor Jesús en la cruz, hubo un gran terremoto en la tierra, que rasgo y rompió las rocas de la ciudad y el Templo.

En ese momento muchos incluyendo el Centurión, comprendieron que Jesús, verdaderamente es el Hijo de Dios. Si quieres saber más sobre lo que ocurrió en la Cruz del Calvario te invitamos a que ingreses en el siguiente enlace Sermón de las 7 palabras.

Clavos para crucificar a Jesús

Sepulcro de Jesús

Jesús fue puesto en el sepulcro que José de Arimatea un discípulo de Él había dado. Ahí estuvo el cuerpo de Jesús, siendo custodiada la tumba por los guardias romanos. Esto era porque, el Señor Jesús ya había hablado de su resurrección, por lo que los sacerdotes, pidieron custodiar la tumba durante esos tres días y que no pudieran robar el cuerpo del Señor.

Mateo 27:59-60

59 Y tomando José el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia,

60 y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña; y después de hacer rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro, se fue.

Resurrección de Cristo

Al tercer día, tal y como lo había profetizado nuestro Señor, los lazos de la muerte no pudieron retenerlo. Un nuevo Pacto se había hecho entre Dios y los hombres. Por su amor fuimos llamados hijos de Dios y hoy tenemos Salvación gracias a su pasión.

Ese día hubo un terremoto causado por la presencia de un ángel del Señor que vino a la Tierra a remover la piedra que sellaba la tumba. Nuestro Señor Jesús había resucitado.

Mateo 28:2-4

Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella.

Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve.

Y de miedo de él los guardas temblaron y se quedaron como muertos.

Jesucristo se presentó ante sus discípulos y estuvo cincuenta días con ellos antes de ascender al cielo y esperar la hora y el día de su Segunda Venida. El tema de la Resurrección ha causado controversias en el mundo, sin embargo en el siguiente enlace te describimos las bases bíblicas de Resurrección de Jesús .

Bendito sea nuestro Señor Jesús por los siglos de los siglos. Luego de relatar la pasión muerte y resurrección de Jesús de Nazaret nos preguntamos ¿Has hecho la oración de fe? Es el momento de clamar a Cristo como Señor y Salvador.

Luego de haber analizado la pasión muerte y resurrección de Jesús, te invitamos a deleitarte un poco más sobre la vida después de la muerte, te invitamos a que veas el siguiente audio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here