Partes de la Mezquita de Córdoba

Partes de la mezquita de Córdoba

La Mezquita de Córdoba es uno de los monumentos arquitectónicos más visitados de Andalucía e incluso de España. Su gran riqueza artística y diversidad arquitectónica, con toda la historia contenida en sus muros, lo convierten en un lugar importante y uno de los más importantes representantes del arte islámico.

Si quieres saber más sobre las partes de la Mezquita de Córdoba, aquí te lo contamos.

torre de la mezquita

El actual emplazamiento de la Mezquita de Córdoba ha estado dedicado a diferentes religiones durante siglos. Bajo los visigodos se construyó la Basílica de San Vicente y sobre ella se construyó la mezquita original. En ese momento, el lugar fue compartido durante un tiempo por musulmanes y cristianos hasta que una mayor población musulmana apareció en la zona. Fue entonces cuando fue adquirido por Abderraman I, quien mandó construir la Mezquita Alama como principal lugar de culto de la ciudad.

Actualmente, muchos de los elementos arquitectónicos visigodos del edificio están incorporados a parte de la mezquita original de Abderraman I.

Partes de la mezquita de Córdoba

mezquita Abderraman I

La Mezquita de Córdoba consta actualmente de dos espacios diferenciados: el patio porticado denominado Patio de los Naranjos, donde se encuentra el alminar, y la sala interior dedicada a la oración.

La zona interior se divide en diferentes espacios, que a su vez corresponden a las ampliaciones realizadas a lo largo de los años. Podemos encontrar las siguientes zonas: Mezquita Abderraman I, Primer Ampliación, Segunda Ampliación, Tercer Ampliación y Catedral. También podemos destacar las torres de la época de Abderraman III.

El tramo en que se divide la actual mezquita-catedral está directamente relacionado con la historia de la propia mezquita, ya que comenzamos con la dinastía omeya de Abderraman I, luego Abderraman II (la primera ampliación), Abderraman III (minarete), Al Haken II (segunda ampliación), Almanzor (tercera ampliación); finalmente la catedral se construyó en 1146.

Patio de naranjos patio de los naranjos

La configuración actual del Patio de los Naranjos corresponde a 1597, cuando el obispo Reinoso, junto con el arquitecto Hernán Ruiz, propusieron el diseño del jardín del patio, este es el aspecto que podemos admirar en la actualidad.

Pero los patios no siempre fueron lo que son. Durante la época islámica, se utilizó como lugar para actividades públicas como la enseñanza o la administración de justicia. La galería comienza a construirse bajo la autoridad de Abderraman I y finaliza con Hixem I. Se llama Patio de los Naranjos porque se conoce la existencia de estos árboles desde el siglo XV. Posteriormente se añadieron cipreses y olivos.

Mezquita Abderraman I

Esta es una de las zonas más emblemáticas de la Mezquita de Córdoba. El arco de herradura fue una de las innovaciones de Abderraman I, aunque se reutilizaron en arquitectura capiteles y fustes de origen visigodo o romano.

Esta primera mezquita y las posteriores ampliaciones están curiosamente orientadas al sur. Esto puede explicarse por la topografía arenosa del río Guadalquivir, que puede haber imposibilitado la dirección clásica hacia La Meca. Los arcos de herradura se convirtieron en un símbolo de la arquitectura islámica, y en esta región tenían el doble de altura. Están construidos con piedra y ladrillo, lo que le da el carácter bicolor del lugar.

Abderraman I fue sucedido por Hixem I, quien construyó el primer alminar de la Mezquita de Córdoba, que era de planta cuadrilátera. También se le atribuye la construcción de la galería del patio, cuya función, como mencionamos anteriormente, era la oración de las mujeres.

Ampliación de las partes de la mezquita de CórdobaPuerta principal

Primera ampliación

Con la llegada de Abderraman II, tuvimos una segunda expansión en el 822. La sala de oración se amplía en ocho secciones y presenta una decoración de influencia abasí. En la primera ampliación se añadieron otros detalles, como la sala del tesoro o el pasadizo secreto que conectaba el Mihrab con el Alcázar del califato de Córdoba.

Segunda ampliación

Abderraman III se convirtió en califa en el año 929, y para demostrar el poder del reino islámico en Occidente, amplió el patio y construyó un nuevo minarete, el primero en esta parte del mundo. El gobernante también se encargó de colocar un gran arco en forma de herradura en la entrada principal del templo.

Posteriormente, durante el reinado de Al Hakem II, la mezquita fue añadida en doce tramos más, llegando así a su actual ampliación. Los materiales utilizados para esta ampliación son mármol azul y rosa. Al final del edificio se encuentra el mihrab, que es el lugar de oración. Es de doble pared, lo que garantiza que la estructura sea lo suficientemente fuerte.

A la hora de construir esta ampliación se necesitaba luz adicional, por lo que se construyeron una serie de bóvedas formadas por grandes nervios. Este tipo de bóveda, conocida como bóveda de crucería califal, tuvo una clara influencia en el arte mudéjar. Esta es la otra zona más representativa del edificio, aunque no alcanza el tamaño del arco bicolor. El mihrab tiene planta octogonal, enmarcado por una gran cúpula en forma de concha de peregrino.

Tercera ampliación

La última ampliación de la Mezquita de Córdoba la realizó Almanzor a finales del siglo X. Debido a la inminente caída del califato, los materiales utilizados aquí son de menor calidad que en ampliaciones anteriores. Almanzor construyó 8 naves más para la mezquita, pero por la proximidad no dio al río (como hacía su antecesor), sino que las edificó al este.

Catedral catedral de Cordoba

Durante el reinado de Carlos V, la catedral se construyó en una mezquita del siglo XVI. Fue el obispo Manrique quien manifestó su deseo de llevar a cabo esta obra. Para ello, mantuvieron intacto el ensanche de Alhaken II, construyendo una catedral en el interior de la mezquita, cuyo edificio es de estilo gótico, pero también con elementos del barroco original.

El arquitecto Hernán Ruiz estuvo a cargo de la ejecución de la obra, y tras la muerte del arquitecto, su hijo y posteriormente sobrina siguieron construyendo. Tiene casi dos siglos de antigüedad y cuenta con bóvedas góticas, elementos barrocos originales y cúpulas de estilo renacentista.

La planta de la catedral es de cruz latina, en su interior también encontramos los púlpitos flanqueados por Miguel Verdiguer, tallados en caoba y mármol. El Tesoro es otra joya destacable de este edificio, realizada en plata y marfil de los siglos XV al XX. Es una colección espectacular, y aquí encontramos una pieza muy espectacular: el Corpus Christi, realizado en el siglo XVI por Enrique de Arfe.

Así que si tienes pensado ir a Córdoba de visita, esta información te puede ser útil si ves la Mezquita.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.