Estructura, División y Partes de la Biblia

Este artículo contiene una reseña en relación a las Partes de la Biblia, para que conozcas cómo se conformó su estructura en la variedad de libros que la conforman y que te sirva de guía para la lectura de la palabra divina a lo largo del tiempo, sustentando la fe y la religión, te invitamos a leerlo.

PARTES DE LA BIBLIA

Partes de la Biblia

Para facilitarte la comprensión del tema de este artículo, en principio hay que tener claro que la Biblia es una recopilación de varios libros, cuyos escritos sagrados se inspiraron en las palabras del Todopoderoso y sus enseñanzas.

División General

La Biblia se divide en dos partes fundamentales que se corresponden entre sí y que se denominan como:

  • Antiguo Testamento
  • Nuevo Testamento

Al respecto, es importante mencionar que el término Testamento se refiere a un tipo de alianza o acuerdo mediante el cual se escribe una serie de hechos de gran valor, de esta forma se preserva su contenido con el paso del tiempo. En el caso de la religión, ambos revelan el camino evolutivo desde la creación del universo, pasando por los profetas, la vida del Mesías y otros acontecimientos relevantes.

También, se hace la distinción de Antiguo Testamento, para señalar todos los escritos que hacen referencia a las narraciones sobre la creación y demás relatos antes de Cristo (a. C). Y lo de Nuevo Testamento para toda la historia después de Cristo (d. C).

División Numérica de la Biblia

Dos grandes religiones se rigen por las enseñanzas de la Biblia: la judía y la cristiana, compuesta por católicos, ortodoxos y de diferentes denominaciones.

PARTES DE LA BIBLIA

  • Los judíos solo aceptan el Antiguo Testamento que consta de 39 libros y lo dividen en tres partes principales: la ley, los profetas y otros escritos sagrados.
  • Los católicos reconocen la Biblia compuesta por el Antiguo y el Nuevo Testamento, que incluye 73 libros: 46 del Antiguo Testamento y 27 del Nuevo Testamento.
  • Los protestantes de las principales denominaciones solo aceptan una lista bíblica de 66 libros: 39 del Antiguo Testamento y 27 del Nuevo.

Anteriormente, se utilizó la hipótesis que había dos cánones en el judaísmo, el largo (o alejandrino) y el corto (o palestino). Por consiguiente, la Iglesia había seguido el canon largo o alejandrino, mientras que los judíos del siglo I o II d. C., se habrían aferrado al canon corto o palestino. Hoy se dice que esta hipótesis es rechazada por las siguientes razones:

  • Por un lado, pasar la Biblia del hebreo al griego no fue una obra unitaria en su propósito o proyecto, y no se tradujo simultáneamente.
  • Por otra parte, se dice que la mayor parte de la Biblia de los Setenta (traductores griegos) se conoce a través de los códices cristianos (manuscritos) de los siglos IV y V d. C. Por tanto, reflejarían, en todo caso, el uso cristiano de este tiempo. E incluso allí se verifica la variabilidad que existía en determinados puntos.
  • Además, se dice que entre los judíos palestinos no había uniformidad con respecto al canon, por lo que algunos consideran que no se puede hablar de un canon corto.

Por todo lo anterior, no se conocen los límites exactos de los libros reconocidos por los judíos de Alejandría. Ciertamente, además de los libros que habían surgido en Palestina, tenían sus propios libros compuestos en Alejandría, en lengua griega, como la de Sabiduría.

Tanto la religión católica, como la ortodoxa, desde el Concilio de Hipona 383 d. C., reconocieron como inspiradas no solo las Protocanónicas (o la primera ley) sino las Deuterocanónicas (o de la segunda ley), una lista aceptada solemnemente por el Concilio de Trento en 1546. A su vez, se argumenta que la Biblia consta de 73 libros y no 66, por lo siguiente:

  • La comunidad de los seguidores y los aprendices del Mesías utilizó esta traducción de la Biblia griega de los setenta, es decir, la vieja escritura con 46 libros.
  • En los pasajes de la Biblia, cuando el Mesías señaló a San Pedro: «Te daré la forma de entrar al reino de Dios. Entonces lo que ates en el mundo, será atado en el cielo, y lo que pierdas en la tierra, será redimido en el cielo» (Mt 16: 19) nos obliga a hacer y aceptar lo que los primeros cristianos creyeron, hicieron o usaron (ya sea en palabras o en voz alta).
  • Los argumentos que utilizaron los judíos para no aceptar los libros deuterocanónicos como parte del canon del Antiguo Testamento aceptado por ellos no gozaron de autoridad divina, ya que en esa época (100 d. C.) La comunidad cristiana ya existía y tenía plena autoridad en la materia.

De allí que se diga que la Iglesia tiene razón en que las partes de la Biblia consisten en 73 libros y no 66 como las otras creencias. No debemos olvidar que la Biblia es la expresión de Dios puesta por escrito en un momento favorecido de la costumbre, por eso no se puede agregar nada, no se puede quitar nada, «La economía cristiana, siendo la nueva y definitiva alianza, nunca pasará, ni se debe esperar otra revelación pública antes de la gloriosa manifestación del Mesías nuestro Señor» (La Revelación Divina, n°4).

Por otro lado, hay que resaltar que, la única institución, la única Iglesia que transmitió por más de 1500 años las frases del Omnipresente al mundo entero, es la Iglesia Católica: en sus monasterios, los monjes copiaban fielmente a mano el texto sagrado, la Iglesia en su Liturgia, en sus celebraciones la veneraba de manera especialísima, la vida de la Iglesia gira en torno a Cristo y este contenido en las partes de la Biblia.

¿Se puede decir que las personas creen en las partes de la Biblia y al mismo tiempo, no creer en la Iglesia, como principal ente de la religión? ¿Las personas pueden eliminar la relevancia que tiene el Todopoderoso, aún tomando en cuenta lo mencionado por la santa sede? La cual manifestó que: 

«Sobre todo, tenga en cuenta que ninguna predicción de la Escritura está a merced de la interpretación personal. Porque ninguna predicción antigua vino por diseño humano, los hombres, como se hablaba en nombre del Omnipresente animado por la gracia divina» (2 P 1, 20-21).

PARTES DE LA BIBLIA

División Temática

A continuación, te presentamos los diferentes temas que se abordan en las partes de la Biblia:

En el Antiguo Testamento

Esta división consta de una serie de relatos que, aunque ha sido aceptado su título de Antiguo en las versiones que se han hecho de la Biblia, estas se diferencian en la cantidad de libros y su contenido: cuarenta y seis para los católicos, treinta y nueve para los protestantes y cincuenta y uno para los ortodoxos.

Compila toda una serie de escritos sobre la creación, la vida de los patriarcas y los profetas entre otros relatos sobre las tradiciones y las creencias que existían en la antigüedad antes que naciera el Salvador. Además, está escrito en varios géneros literarios como el de narraciones de acontecimientos, leyes, profecías (visiones, oráculos) y dichos u oraciones. También hay algunos textos líricos o poéticos.

En Pentateuco o libro de Cinco rollos tenemos:

  • Génesis: En él puedes ver cómo fue la creación de los cielos y la tierra. Se valora lo que es la creación de la luz y las tinieblas, el sol y la luna, así como la de todos los animales y por supuesto los seres humanos, ya que fueron creados a imagen y semejanza de Dios Todopoderoso.
  • Éxodo: En esta parte de la Biblia, se dice que los israelitas pudieron escapar de la esclavitud y el cautiverio que los egipcios les impusieron. Además, sale a la luz el nombre de Dios, aquí una descripción de cómo comienza la práctica del sacerdocio en los estados de Israel.
  • Levítico: Una de las cosas que vemos principalmente en este libro son las referencias a la santidad, es muy similar a una enseñanza en la que se regula el culto a los santos, se regula y consagra a las personas que adoran al Mesías.
  • Números: En Números podemos encontrar referencias al viaje que se hizo de Israel, que partía directamente del monte Sinaí hasta las llanuras de Moab. Por lo tanto, este libro menciona la rebelión del pueblo de Dios y, por supuesto, también su juicio.
  • Deuteronomio: Puede encontrar muchos consejos de todo tipo, especialmente este consejo proviene directamente de la propia honestidad de Moisés. Otro aspecto a considerar es donde aparecen estas escrituras es la ciudad de Moab.

En el Texto histórico, se encuentra lo siguiente:

  • Libro de Josué: Esta no es una historia de heroísmo ciudadano, sino más bien una historia conmovedora de cómo Dios pudo reclamar gracias a su ejército dirigido por Josué, liberando así una parte de la Tierra que habían tomado por la fuerza de las armas y también dioses falsos gracias a los cananeos.
  • Libro de los Jueces: En estas partes de la Biblia se nos cuenta que los israelitas no tenían un rey y por lo tanto, las leyes no eran cumplidas por ellos.
  • Libro de Rut: En estas escrituras se puede apreciar desde distintos ámbitos la importancia de la fidelidad que generalmente debe existir entre las relaciones humanas, así como las relaciones que existen entre las personas con el Reino de Dios.
  • Primer libro de Samuel: Cuenta quiénes fueron los primeros reyes de Israel, quiénes, según su orden, fueron Saúl y David. Asimismo, cuando hablamos del triunfo sobre los filisteos y la salvación del arca de Dios, podemos tomar en consideración que esta es una interpretación de una victoria que fue garantizada por el pueblo de Dios.
  • Segundo libro de Samuel: Aquí puedes ver cómo Samuel se presenta a David como un rey teocrático. Asimismo, entra en gran detalle sobre los comienzos de lo que parecía ser su reinado en el que se presentó a Hebrón como guía para la tribu de Judá.
  • Primer libro de Reyes: Se cuenta cómo fue el reinado de Salomón después de la muerte de David, por lo que la leyenda comienza con un reino, que se dividió en la nación de Judá y el reino de Israel.
  • Segundo libro de Reyes: Básicamente es una continuación del Libro de los Reyes I, donde se narra la expulsión del pueblo de Israel y Judá, como resultado de desconocer las reglas impuestas a la alabanza, el respeto y la vida bajo la palabra del Omnipresente.
  • Crónicas I: Fue escrito a la comunidad exiliada en la que se crearon varias interrogantes que se refieren al tipo de condición que existe en la interacción que el pueblo del Altísimo tiene con ellos, es decir, si los pactos y las promesas se cumplen o no.
  • Crónicas II: Señalan los tiempos en que la fe había sido la fuerza dominante entre la gente y sus gobernantes, trayendo prosperidad, y señalan que el abandono de la fe verdadera resultó en ruina.
  • Libro de Esdras: Cuenta la manera en la que el pueblo que había hecho un pacto con el Supremo y a su vez exiliado habría sido perdonado por segunda vez y la tierra pactada fue restituida, aunque esta vez vinculados como comunidad teocrática.
  • Libro de Nehemías: Explica la reedificación de las murallas de Jerusalén y la de la agrupación religiosa judía.
  • Libro de Tobías: Comprende la invitación a confiar en la divina providencia y destaca la santidad del matrimonio, el respeto filial, la misericordia hacia los pobres, la práctica de la limosna, la aceptación humilde de las pruebas y la eficacia de la oración.
  • Libro de Judit: Es una narración ejemplarizante y exaltadora de la vinculación con la patria y la religiosidad piadosa.
  • Libro de Ester: Proporciona un claro ejemplo del poder y de la influencia para bien que puede tener una persona y aprender a confiar en el Señor.
  • Macabeos I: Relatan los conflictos de Israel contra el imperio seléucida, en defensa de su autonomía política y religiosidad. Exalta a los héroes de la lucha por su libertad.
  • Macabeos II: En estas partes de la Biblia amplia el tema tratado en el anterior, sin embargo, diverge en cuanto a personajes y tiempo.

PARTES DE LA BIBLIA

Los judíos llaman a Josué, los jueces, Samuel y los reyes «los profetas antiguos», porque en ellos está la historia de los grandes profetas: Elías, Eliseo e incluso Samuel. Lo que los católicos llaman profetas, los judíos luego llaman profetas. También se señala que, para la Biblia griega, los libros de Samuel y los Reyes formaban una sola unidad y se llamaban los Libros de los Reyes. Asimismo, los Libros I y II de Crónicas eran uno con Esdras y Nehemías, porque se consideraba que eran obra del mismo autor.

En los Sapienciales o Textos de Conocimientos, podemos encontrar los siguientes:

  • Libro de Job: Este libro se encuentra dirigido a mártires que crearon una lucha cuando surgía una crisis de fe, esta se suscitó tras haber creado mucho sufrimiento, claro está que es muy complicado quedarse firme en la palabra de Dios desde el momento que pasas por un terrible sufrimiento que te acompaña por muchos años, en estas partes de la Biblia intentan guiar a las personas por el buen camino de la fe.
  • Proverbios: Puedes encontrar muchos hechos, experiencias y conocimientos en los que puedes ver que la sabiduría es el don de ver todo desde el punto de vista de Dios.
  • Eclesiastés: Es la revelación escrita del Supremo en cuanto a que básicamente quiere advertirnos de lo triste que puede ser pasar tiempo buscando la felicidad en las cosas materiales y banalidades del mundo.
  • Cantar de los Cantares: Se basa en un poema de estilo lírico, un libro que a través de sus escritos puede enseñarnos cuáles son las virtudes de amor que existen entre un esposo y su esposa, muestra la forma en que Dios presenta el sacramento del matrimonio, enfatizando que el amor comienza con lo espiritual, luego con lo emocional y finalmente con el amor físico.
  • Libro de la Sabiduría: Este texto resalta la importancia de diferentes temas relevantes para la religión, como puede ser la devoción, la inmortalidad, entre otros.
  • Libro del Eclesiástico: Trata principalmente de las costumbres religiosas del pueblo judío.
  • Libro de Salmos: Consiste en varios conjuntos de oraciones y alabanzas que están dirigidas a instruir a sus lectores a aprender más sobre la fe.

En los Proféticos o Textos de Revelaciones, se presentan los siguientes:

  • Libro de Isaías: Se aprecia lo que fueron el juicio y la salvación del Omnipresente.
  • Libro de Jeremías: El pesar y las lágrimas se manifiestan por la severa reprimenda del Omnipresente al pueblo. También vislumbró la inminente restauración del pueblo apóstata.
  • Libro de las Lamentaciones: Se puede ver reflejada la misericordia del Supremo, y que se debe hacer uso de las oraciones para expresar el arrepentimiento.
  • Libro de Baruc: Muestra a un pueblo que reconoce que ha pecado y pide al Altísimo que se libere de su sufrimiento.
  • Libro de Ezequiel: Alude principalmente al tema de guiar al pueblo hacia el arrepentimiento, retomar la fe y la esperanza en el Altísimo.
  • Libro de Daniel: Enfatizan el poder y la soberanía del Todopoderoso sobre Israel y muestran que el Señor dirige los destinos de su pueblo elegido a través de los siglos hasta la restauración final.
  • Libro de Oseas: Presenta el amor del Supremo por sus hijos, porque enseña que a pesar de todas las ocasiones en que el pueblo de Israel no ha cumplido su promesa de proteger la palabra, siempre ha sido irreprensible con respecto a su pacto.
  • Libro de Joel: Trata sobre día del juicio para los malvados y el día de la salvación para aquellos que mantienen su fe en Dios.
  • Libro de Amós: También se menciona el juicio y la restauración del pueblo.
  • Libro de Abadías: Relato sobre la enemistad entre Israel y su vecino país.
  • Libro de Jonás: Durante el desarrollo de su libro se nos describe su historia de cómo fue enviado para predicar la palabra del Señor.
  • Libro de Miqueas: Es una historia que se refiere a la condena de todos aquellos que querían distraer a la gente del camino de Dios, para esclavizarlos y obligarlos a trabajar.
  • Libro de Nahúm: Cuenta cómo fue la recurrencia de la ciudad de Nínive, considerando que estos habían sido perdonados después de la advertencia que les había dado Jonás, se salvaron de la ira de Dios, pero empezaron a pecar de nuevo, y esta vez más, con frecuencia y más mal.
  • Libro de Habacuc: Habla de la desobediencia de Judá y Jerusalén, ya que esta es una ciudad que ha olvidado por completo la palabra de Dios.
  • Libro de Sofonías: En el texto se nos indica la gran importancia del poder del Señor y cómo serán juzgados todos aquellos que no estén bajo su dominio.
  • Libro de Ageo: Refleja las vivencias del pueblo judío sometido por pueblos externos.
  • Libro de Zacarías: Relata la llegada del Mesías al Mundo.
  • Libro de Malaquías: Expresa la importancia de ser buenas personas y de esa manera, ser juzgados bien cuando llegue el momento.

En algunas ediciones de la Biblia, los libros de Jeremías y Lamentaciones se unen como un solo libro.

En el Nuevo Testamento

Estos 27 libros con sus 290 capítulos se escribieron posterior al sacrificio del Mesías, por lo que se conoce como la etapa cristiana y están divididos así:

Los 4 Libros sobre el Evangelio, tratan la vida y las enseñanzas de Jesucristo, y fueron escritos por cuatro de sus apóstoles, según sus perspectivas:

  • Mateo (28 capítulos)
  • Marcos (16 capítulos)
  • Lucas (24 capítulos)
  • Juan (21 capítulos)

El Libro de Hechos o Hechos de los Apóstoles, comprende la historia de la predicación del evangelio de Jesús, los esfuerzos y dedicación de Pablo para lograr cada uno de sus viajes, el aumento de la fe y la incorporación de los seguidores que ayudaron a propagar las palabras del Mesías a los pueblos más lejanos, fomentándose así los inicios de la religión cristiana y su reconocimiento a nivel mundial. Esta parte de la Biblia contiene 28 capítulos.

Las 14 Epístolas de San Pablo, fueron el medio de comunicación más utilizado en esa época, que estaban dirigidas a las iglesias o a determinadas personas. Estas cartas tenían la intención de trasmitir cariño y sabiduría a sus remitentes, para que encontraran santa paz y seguridad ante las palabras del Señor siendo un pueblo santo, encargado de difundir el mensaje sin ninguna alteración o mala interpretación.

En ellas se establecen leyes estrictas e imprescindibles para ser digno portador de la santa palabra, hablando de la integridad, honestidad y santidad con que deben vivir para merecer favorecer a los poblados. También nombra el amor, compasión, perdón, justicia y la paz.

  • Romanos (16 capítulos)
  • I Corintios (16 capítulos)
  • II Corintios (13 capítulos)
  • Gálatas (6 capítulos)
  • Efesios (6 capítulos)
  • Filipenses (4 capítulos)
  • Colosenses (4 capítulos)
  • I Tesalonicenses (5 capítulos)
  • II Tesalonicenses (3 capítulos)
  • I Timoteo (6 capítulos)
  • II Timoteo (4 capítulos)
  • Tito (3 capítulos)
  • Filemón (1 capítulo)
  • Hebreos (13 capítulos)

Cartas Católicas o Generales: estas fueron el apoyo y reafirmación de las epístolas mencionadas anteriormente, enseñando el compromiso que debe tener un cristiano y la conducta impecable, según la inspiración divina en lo escuchado y vivido, a través de esta voluntad y autoridad que estos hombres tenían pudieron cambiar y transformar vidas, mejorar a las personas y agregar creyentes fieles al Señor Jesucristo.

PARTES DE LA BIBLIA

  • Santiago (5 capítulos)
  • I Pedro (5 capítulos)
  • II Pedro (3 capítulos)
  • I Juan (5 capítulos)
  • II Juan (1 capítulo)
  • III Juan (1 capítulo)
  • Judas (1 capítulo)
  • Apocalipsis (22 capítulos)

Unidad de Ambos Testamentos

El Antiguo y Nuevo Testamento depende uno del otro. Su vinculación es tan completa, que el primero explica el segundo y viceversa. Sólo a la luz del Antiguo Testamento se alcanza a comprender el primero, y sólo a la luz del Nuevo Testamento, nos damos cuenta de lo que el Antiguo quiso decir.

Con razón, Cristo dijo a sus oyentes: «Examina las Escrituras y verás que Moisés habla de mí» (Jn 5, 39-45). Y san Lucas, al relatar el encuentro de Jesús con los discípulos de Emaús, dice que Jesús «comenzando por Moisés y continuando por todos los profetas, les explicó todo lo que había sobre él en las Escrituras» (Lc 24, 25-27). Asimismo, San Mateo en sus tres primeros capítulos.

Textos Originales y Copias

No hay textos sagrados autógrafos, es decir escritos por la propia mano del autor del libro como intermediario del Altísimo. Cuando a veces se usa la acotación de «originales», es para indicar los idiomas en los que fueron escritos originalmente a partir del cual se hace la traducción de la versión bíblica.

Copias Manuscritas

A continuación, mostramos de qué estaban hechos las partes de la Biblia:

Material

En el pasado, los eventos divinos se escribieron utilizando papiro y pergamino como material, siendo el primero muy empleado en Egipto desde 3000 a. C., que se deriva de una planta acuática, caña o carrizo, que se encontraba mayoritariamente en el delta del Nilo, cuyo proceso de producción consistía en abrir el tallo de la planta para luego exprimirlo. Las láminas así obtenidas se cruzaron, trituraron y secaron. Era el material más común, pero al mismo tiempo el más frágil. Por lo general, estaba escrito solo en la parte interior. Muchos papiros egipcios se han conservado gracias a su clima seco.

El segundo constituye el testimonio más antiguo en el campo de los manuscritos bíblicos. El pergamino está formado con la piel de ciertos animales (ovejas y corderos), elaborados con una técnica especial desarrollada en Pérgamo, al norte de Éfeso, hacia el año 100 d. C. Parece haber sido ampliamente distribuido por los persas.

Un testimonio de su uso se encuentra en el Nuevo Testamento en 2 Timoteo 4:13: «Cuando vengas, tráeme el manto que dejé con Carpo en Tróada, y los libros, especialmente los pergaminos». Desde el siglo IV d. C. fue muy común. Es un material mucho más resistente, pero al mismo tiempo más caro, se dice que algunos manuscritos en pergamino fueron raspados por completo para poder reutilizarlos.

Formato

El rollo es una larga cinta de papiro o piel, reforzada en los extremos por dos varas que se usaban para enrollarlo (cf. Lc 4, 16-20; Jr 36). Incluso en el presente, los judíos emplean los pergaminos. El códice o libro ordinario (más común en pergaminos) fue utilizado por los cristianos a partir del siglo II, pero por los judíos, aparece más tarde ya en el siglo VII. Los códices griegos se distinguen en unciales o caligrafía en mayúsculas.

Los primeros están escritos en mayúsculas continuas lo que dificulta su lectura por no haber separación entre las palabras, se utilizaron básicamente hasta los siglos X y XI, se creen que existen más de 250 de ellos. Mientras que los segundos aparecen en letras minúsculas fáciles de leer, porque se da la separación entre las palabras. Empiezan a utilizarse a partir del siglo IX d. C y se multiplican desde el siglo XI, se calculan entorno a los 2 mil 600.

Lenguas en que se Escribió la Biblia

Fue escrita principalmente en lengua hebrea, pocas partes en aramea y algunos libros en lengua griega.

En hebreo, casi toda la primera parte de las santas escrituras se realizó en la lengua del pueblo de Israel. Su origen es bastante oscuro. Parece que los cananeos comenzaron a hablarlo y después los israelitas lo acogieron después de su estadía en Canaán.

En arameo, un idioma más antiguo que el hebreo, se escribió poco. Se pueden citar algunos capítulos de Esdras, Jeremías, Daniel y Mateo. El arameo comenzó a entrar en Israel alrededor de los siglos IV y III a. C. y tomó tanta fuerza, que llegó a suplantar al idioma hebreo. Incluso el Mesías habló a la gente en uno de los dialectos arameos.

En griego, se escribieron algunos textos de la parte antigua, como Sabiduría, 2 Macabeos y todos los libros del Nuevo Testamento, excepto el Evangelio de Mateo. Este griego no era un griego clásico, como Demóstenes, sino un griego catalogado como popular típico del hombre de la calle. Se expandió después de la conquista de Grecia por Alejandro Magno.

A continuación, se listan los libros y sus respectivas lenguas de escrituras:

Antiguo Testamento

  • Daniel: hebreo, con trozos en arameos y griegos
  • Esdras: hebreo, con algunos documentos en arameo
  • Ester: hebreo, con fragmentos griegos
  • 1 Macabeos: hebreo. 2 Macabeos: griego
  • Tobías y Judit: hebreo y arameo
  • Sabiduría: griego
  • Todos los demás libros: hebreo

Nuevo Testamento

  • San Mateo: arameo
  • Todos los demás libros: griego

Versiones de la Biblia

Con el tiempo, se han realizado innumerables versiones de la Biblia. Entre los más antiguos, que son los más interesantes, hay dos muy importantes: el de los Setenta y el de la Vulgata, las cuales se señalan a continuación:

La versión de los Setenta

Según la tradición, fue ejecutada por 70 sabios de Israel entre el siglo III y el I a. C., estaba destinado a los judíos de la diáspora o de la dispersión, es decir, al culto de las comunidades judías que vivían en el mundo grecorromano, en particular en Alejandría y que ya habían olvidado el idioma hebreo, o quizás mejor, para poder propagarlo en griego. En cualquier caso, esta traducción fue importante para los judíos de habla griega y luego se extendió a los países mediterráneos, allanando así el camino para el Evangelio.

La versión de la Vulgata

Esto lo hizo en latín San Jerónimo en Belén en el siglo IV. Comenzó con una necesidad, como la de los Setenta. Durante los 2 siglos iniciales se empleaba en la Iglesia el griego popular, que era el que se hablaba en el Imperio Romano. Pero en el siglo III, el latín se impuso en Occidente. Por eso se ha traducido al latín. Se han producido numerosas ediciones hasta el presente, ya que el Concilio de Trento la reconoció con solemnidad como la versión latina oficial sin negar el valor de las otras versiones.

La Sagrada Escritura es muy Valiosa para la Vida de la Iglesia

Como la escritura santa es la palabra viva del Altísimo, su poder e impulso para los cristianos es enorme y junto con la Eucaristía, es lo que sostiene y vigoriza la existencia misma de la religión, garantizando la firmeza de la fe, nutre el alma y es manantial de vida espiritual.

La Sagrada Escritura debe ser el alma de la teología, de la oración pastoral, de la catequesis, de la instrucción cristiana. Sólo así se asegura en estas actividades la presencia del Mesías, la palabra y, por tanto, los frutos de su santidad. Al invitar al Mesías a que nos acompañe en estas acciones, seremos más humanos. Él mismo será el responsable de santificar toda palabra que se dé a conocer a todos los hombres. El templo aconseja la lectura frecuente de las partes de la Biblia, ya que desconocerla es desconocer a Mesías.

Existen muchas Biblias distintas. ¿Cuál es la Original?

Seguidamente te presentamos algunas de las distintas versiones de la Biblia:

  • Biblia Latinoamericana.
  • Reina Valera.
  • Palabra de Dios para Todos.
  • Nueva Versión Internacional.

Entre los motivos que han fomentado la elaboración de varias biblias se hace referencia a que han habido personas de buena voluntad que, de acuerdo con los dictados de la Iglesia, han realizado traducciones y adaptaciones a diferentes idiomas, para hacer más accesible a todos los hombres la palabra del Omnipresente. No obstante, hay otras religiones que han suprimido o reelaborado lo que no les gustaba, o que adulteraban el mensaje del Supremo, modificando las palabras escritas originalmente por los hagiógrafos.

Para saber si las escrituras son las originales, es importante verificar que incluye los 73 libros y verificar que la contraportada indique que ha sido aceptada por una autoridad de la Iglesia Católica. Esta indicación aparece con las expresiones latinas “imprimatur” y “nihil obstat”, que significan: “se puede imprimir” y “nada obstaculiza su impresión”. Además, si tiene alguna duda, también puede buscar el consejo de un sacerdote de confianza.

¿En cuántos Idiomas se ha Traducido la Biblia?

En cualquier idioma que puedas imaginar, fue escrito. Entre los más habituales tenemos: inglés, español, alemán, francés, italiano, chino, ruso, entre otros.

¿Quién Escribió las Partes de la Biblia?

Esta es una pregunta que muchos se hacen y algunos creen que, como todo libro o texto solo una persona lo escribió. Sin embargo, una cosa debe aclararse, y es que la Biblia en sí no es un solo libro, sino más bien la agrupación de diferentes libros como lo hemos aclarado en los puntos anteriores.

Al tratarse de una agrupación de textos o de una colección de libros, es muy cierto que tienen más de un autor en cada uno de ellos. Por supuesto, se establece desde la Iglesia y en las diversas ramas del cristianismo que todos estos autores fueron influenciados por la inspiración divina del Todopoderoso, y por eso se asume que el autor principal de este texto es el Altísimo.

En tal sentido, mencionaremos a continuación algunos de los autores de los libros cuya veracidad se registró, guiados por el Omnipresente:

  • Los libros desde Génesis hasta Números los escribió Moisés.
  • El Libro de Lamentaciones fue escrito por Jeremías.
  • Salmos, tiene una amplia variedad de autores entre los que se encuentran: David y Salomón, entre otros.
  • El libro de los jueces fue escrito por Samuel.
  • Ambos libros de Crónicas, su autor fue Esdras.

Esperamos te haya gustado este artículo sobre la Estructura, Divisiones y Partes de la Biblia. Te recomendamos los siguientes temas:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.