Los parásitos en gatos, es un tema muy frecuente que podemos escuchar en las salas de espera de los consultorios veterinarios y como tema de conversación entre los amantes de gatos. Aunque sea algo muy común, siempre hay que estar atentos y tener cuidado, los parásitos pueden causar daños a nuestros felinos si no se tratan adecuadamente.

Señales que nos indicarán la presencia de parásitos en gatos

Algo que debemos tener en cuenta es que, no todos los parásitos que pueden afectar a un gato van a ser visibles en sus deposiciones. En algunos casos, este tipo de infestaciones parasitarias van a manifestarse mediante la presencia de diversos síntomas que podremos notar si le prestamos la debida atención a nuestro felino, pues, los hará actuar un poco diferente a lo normal. Recordemos que, los parásitos pueden atacar a cualquiera de las Razas de gatos.

Vamos a conocer un poco sobre estos síntomas que deberemos tener en cuenta:

  • Pérdida de peso
  • Anemia
  • Diarrea (líquida o semi líquida)
  • Déficit de crecimiento (en cachorros)
  • Pelaje opaco
  • Abdomen inflamado
  • Vómitos
  • Heces oscuras debido a la presencia de sangre
  • Gastritis
  • Mala absorción de nutrientes
  • Decaimiento

Si notas algunos de estos síntomas, lo recomendable es que lleves a tu gato con un veterinario, de esa forma, se le realizarán los exámenes pertinentes para poder saber si lo que ocurre es de verdad una infestación parasitaria, de ser así, el médico podrá saber qué tipo de parásito es el que está afectando a nuestra mascota y así podrá recetarle el tratamiento adecuado para poder eliminarlos.

¿Los gatos de casa también contraen parásitos?

Esta es una de las interrogantes más frecuentes que tienen los dueños de felinos, pues muchos creen que si sus gatos no salen de casa, están libres de contraer parásitos, ya sean internos o externos, pero no es así, incluso, si tu gato nunca ha salido de la casa, también puede contagiarse de estos, ¿pero cómo? Muy sencillo, en esta ocasión el portador sería el propio dueño. Cuando sale a la calle y regresa a casa, en su ropa o zapatos, puede traer larvas o parásitos que luego entrarán en contacto con la mascota y se aferrará a ellos.

Parásitos en gatos de interior

Otra forma de contagio es que, en casa existan otros animales domésticos que si tengan contacto con el exterior o que estén infestados, de esta manera contagiarán al felino aunque el mismo no ponga ni una sola pata fuera de su hogar.

Estas son las razones por la que es muy importante que sigas las indicaciones de tu veterinario y desparasites a tus mascotas en el tiempo adecuado, pues no se sabe cuándo podrá contraer algunos de estos indeseables invasores, además, debemos recordar qué, no siempre la infestación manifestará síntomas visibles que nos harán saber que nuestra mascota tiene parásitos.

¿Cuáles son los tipos de parásitos intestinales frecuentes en felinos?

Debes saber que existen diferentes tipos de parásitos que pueden afectar a un felino. Es extremadamente importante que como dueño conozcas sobre este tema y sepas reconocer entre un tipo de parásito y otro, pues de esta forma, sabrás lo que está ocurriendo cuando el veterinario te explique lo que sucede con tu gato.

Ahora bien, hoy te vamos a enseñar sobre los tipos de parásitos más comunes en gatos. Estos son lo que normalmente afectan a nuestros felino y que, como cualquier otra afección, sino se ataca de manera rápida, podría traer consecuencias o dejar secuelas que afecten a nuestra mascota. Bien, conozcamos estos tipos de parásitos intestinales en gatos:

  • Nematodos
  • Cestodos o tenias
  • Giardias
  • Coccidios
  • Toxoplasmosis

Ahora, hablaremos un poco sobre cada uno de estos tipos de parásitos, de esta forma podrás conocerlos y saber cómo afectan a tu minino.

Tipos de parásitos en perros

Nematodos o Gusanos Redondos 

Existen muchos tipos de parásitos nematodos, suelen diferenciarse de los demás parásitos por su aspecto similar al de un gusano o lombriz, pues tienden a ser cilíndricos y alargados. Cuando el animal tiene una infestación masiva de estos parásitos, pueden observarse en sus heces, pues os mimos terminarán saliendo ya que no tendrán el suficiente espacio para permanecer dentro del gato.

Podemos afirmar que existen dos tipos de nematodos que afectan directamente a los felinos:

Ascáridos: dentro de este grupo existen los Toxocara cati y los Toxascaris leonina. Siendo el primero mucho más agresivo y peligroso que el segundo, ya que el este presenta fuerte sintomatología y además afecta físicamente al felino mucho más que el Toxascaris. Por esta razón, vamos a enfocarnos en conocer más el Toxocara cati, ya que este, podría decirse, que tiene un mayor grado de peligrosidad.

Bien, lo primero que debemos saber es, ¿cómo es el ciclo de vida de este parásito? Si bien, parece ser sencillo o muy similar a la vida de otros animales, la verdad es que el ciclo de vida de estos parásitos es un poco más engorrosa. Lo primero que debemos saber es qué, estos proviene de huevos, dichos huevos no se quedan dentro de su huésped, estos salen por medio de las heces del gato infestado.

Luego de estar un par de día en el exterior, dentro de estos huevos comenzará a formarse una larva la cual se quedará allí dentro. Es en esta etapa cuando, un gato puede contraerlo, pues si tiene contacto con las heces infestadas con estos huevos, las mismas pueden entrar en el sistema del felino. Lo más común es que los huevos entren al cuerpo del gato por medio de la nariz, esto ocurre cuando el animal olfatea la deposición infectada o por la boca, si el felino come algo que se haya contaminado.

Una vez que el huevo con la larva se encuentra dentro de nuestro felino y llega a su intestino, el mismo hará eclosión, es decir, la larva saldrá del huevo donde se encontraba. Es aquí cuando el peligro real comienza. Esta larva comenzará a perforar el intestino para poder atravesar su pared, de esta forma, se dejará levar por el torrente sanguíneo hasta llegar al hígado del gato y posterior a esto será arrastrada hasta uno de los pulmones. Es en este momento cuando se comienza a notar la sintomatología.

Ahora bien, ya dentro del pulmón, esta larva pasará a su siguiente etapa y crecerá un poco más. Uno de los síntomas que produce en ese momento es la tos con flema, aprovechándose de este síntoma, la larva sale de los pulmones y llega a estar cerca de la boca del felino, pero no sale, sino que, regresa por el tracto digestivo hasta llegar de nueva cuenta hasta el intestino.

Una vez de vuelta en el intestino delgado, la larva pasa a ser un parásito adulto, se aferrará de las paredes del intestino y allí se quedará alimentándose, la misma comenzara a absorber todos los agentes nutricionales que el gato ingiera, es por esto que, se puede notar que el felino comienza a presentar bajas de peso, problemas en su crecimiento (si el felino es un cachorro) y en algunos casos anemia.

Aunque este tipo de parásitos no se alimentan de la sangre de los gatos, sí se roban la mayor parte de los nutrientes que el mismo consume. Como lo mencionamos anteriormente, el robo de estos, es lo que causa la delgadez y falta de crecimiento en el felino, pero también, pueden ocasionar otros síntomas como la opacidad del pelaje, inflamación abdominal, vómitos con presencia de gusanos, deposiciones líquidas y a veces con presencia de sangre e incluso en ocasiones se nota la obstrucción intestinal, esto cuando la infestación en masiva.

Ancylostómidos: la característica más relevante de estos parásitos son los ganchos que poseen en sus bocas y los cuales usan para poder adherirse de manera segura del intestino delgado de nuestro gato, cuando se encuentran allí aferrados, los mismos comienzan a alimentarse de la sangre del felino. Cuando muerden, estos parásitos segregan una toxina que sirve como un anticoagulante, de esta forma le es más sencillo poder alimentarse.

En el caso de infestaciones masivas, es decir, que dentro del intestino del gato existan una gran cantidad de estos parásitos, la mordedura de todos ellos en conjunto, podrían provocar una hemorragia interna debido a la difícil coagulación de la sangre. La misma va a notarse ya qué encontraremos presencia de sangre en las heces de nuestra mascota.

Parásitos en gatos ancylostómidos

La sintomatología que se observa con estos parásitos es el déficit de hierro en la sangre (anemia), debilitamiento por el sangrado y si no se trata a tiempo y el felino se encuentra muy infestado, podría ocasionar que el pequeño muera.

A diferencia de los parásitos mencionados anteriormente, estos son mucho más pequeños, no miden más de un centímetro y medio y pueden incluso medir medio centímetro, por lo que no serán muy fáciles de observar o distinguir.

Por lo regular, los gatos que se contagian de estos parásitos son los cachorros. Los mismos pueden contraerlos de tres formas: Por medio de la leche materna, si la gata está infestada y los parásitos logran atravesar la placenta hasta llegar al feto o si el cachorro tiene contacto con heces infectadas u objetos que lo puedan estar. Esta última forma puede ocurrir incluso en gatos adultos.

El ciclo de vida de estos parásitos es exactamente igual al de los Toxocaras, con la única diferencia de que los Toxocara no pueden llegar hasta el feto de la madre embarazada. El resto de su ciclo y crecimiento es exactamente igual. Incluso, la forma de exterminar y tratar con las infestaciones de estos parásitos es idéntica, por lo que muchas veces, con un mismo desparasitante, podremos exterminar ambos tipos de parásitos.

Cestodos o gusanos planos 

Estos también son muy comunes en los gatos. Dentro de este tipo de parásitos se encuentra una de las más conocidas, las tenías. Estos son parásitos que afectan a nuestros felinos con regularidad, por lo que siempre tendremos que estar muy atentos y acudir al veterinario si notamos algún síntoma.

Ahora vamos a conocer los tipos de parásitos que se encuentran dentro de este grupo:

Tenia canina: este tipo de parásitos puede afectar tanto a perros como a gatos. Su ciclo de vida y crecimiento va a depender de que el mismo tenga un perro o gato que los contenga, esto se debe a que su ciclo de vida es indirecto, depende de otro ser vivo para poder crecer.

La forma de contagio más común de este parásito es por medio de la picadura de pulgas o piojos en los felinos, aunque lo más común es que sea por medio de la infestación de pulgas. La sintomatología que se presenta cuando el gato esta contagiado de estos parásitos, no es muy llamativa. Lo que mayormente podríamos notar es, la presencia de algunos restos del cuerpo de los parásitos en las heces de nuestro gato o en su ano. Estas partículas o restos son altamente infecciosos, es decir, pueden contagiar a otros gatos de los parásitos.

La forma más eficaz de poder eliminar a estos parásitos es por medio de la desparasitación general, es decir, matar tanto al parásito intestinal como al parásito externo, ya sea pulga o piojo. Si no se elimina el causal (parásito externo), el felino estará constantemente infectado aun cuando se desparasite de manera interna.

Taenia: este es otro tipo de parásitos planos que puede afectar a nuestro gato. Este, de igual manera, necesitará de un hospedador para poder vivir y a su vez, para poder contagiar a nuestro felino. En el caso específico de este parásito, no estamos hablando de hospedadores como la pulga, garrapata o piojo. En esta ocasión, su transmisor sería, los ratones o ratas.

Cuando nuestro gato caza a uno de estos roedores y el mismo se encuentra infestado, va a contagiar de manera inmediata a nuestro felino. Este tipo de infección, por lo general, es asintomática, no obstante, en algunas ocasiones, y dependiendo del felino afectado, puede notarse comezón anal, pérdida de brillo y suavidad en el pelaje y presencia de partículas del parásito en las deposiciones.

Echinococcus: este tipo de parásitos no suelen encontrarse frecuentemente en los gatos, de hecho, no es muy probable que un felino de infeste de ellos, aunque se han visto algunos casos, estos son muy aislados. No obstante, lo mencionamos, debido a que esta parasitosis sí suele afectar al humano, es el causante de la enfermedad “quiste hidatídico”, por lo qué, consideramos importante mencionarlo.

SI tienes uno de os raros casos de que uno de tus felinos esté infestado con estos parásitos, deberás tener mucho cuidado, pues podrían contagiarte y contraer la enfermedad ya mencionada. Aunque, lo más probable es que, tengamos más probabilidad de contagio sí, tenemos contacto con algún perro o zorro afectado.

Parásitos microscópicos 

Este tipo de parásitos son mucho más complejos de identificar, esto debido a que no pueden ser vistos por el hombre. Los mismos mayormente se encuentran en aquellos lugares muy poblados de felinos, es decir, son muy frecuentes en las colonias de gatos callejeros o en los refugios animales.

Vamos a conocer cuáles son los más comunes de este grupo:

Giardias: este tipo de protozoario que afecta a los gatos puede presentar una variedad de síntomas que va a ser diferente en cada mascota afectada. En algunos casos, se podrá ver que el felino comience a tener deposiciones líquidas y mocosas en las cuales puede, o no, hacer presencia de algunos puntos de sangre, no obstante, en la mayoría de los casos, la salud física del gato no decae, se comporta de la misma manera que siempre. En otros casos, este tipo de parasitosis es asintomático, solo se notará cuando se realicen exámenes de heces.

Este tipo de parásitos, tienden a proliferar en aquellos ambientes con humedad media o alta. Los gatos pueden contraer los parásitos ya sea por medio de sus bocas, cuando comen algo que esté infectado o si tienen contacto directo con las heces de los otros felinos que estén infestado de parásitos.

Parásitos en gatos giardias

La forma de tratar a los felinos contagiados es muy sencilla, no obstante, siempre es recomendable la administración de un antibiótico para evitar cualquier infección. En muchos casos, se hace especial uso de medicamento “metronidazol”, este además de ser un potente antibiótico, también es un antiparasitario y bactericida.

Coccidios Apicomplexa: este tipo de parasitosis afecta en su mayoría a los gatos cachorros y jóvenes, especialmente a aquellos que viven en colonias numerosas o que se encuentras en refugios llenos de otros felinos. SI sintomatología consiste en la presencia de heces blandas de color amarillo, el cachorro tiende a crecer muy lentamente, el pelaje pierde brillo y suavidad y en algunos casos, la inflamación estomacal suele ser bastante notoria y molesta para el pequeño.

Los síntomas de esta parasitosis pueden volverse graves cuando la afección de los ismos se mezcla con alguna infección bacteriana, las cuales, normalmente no presentan ninguna sintomatología extra. La forma de tratamiento de estos, suele ser un poco más compleja, especialmente en aquellos casos donde la infección bacteriana hace acto de aparición. El tratamiento consistirá en antibióticos, antiparasitarios y bactericidas.

Toxoplasmosis: es uno de los parásitos más conocidos y que ha creado mucha polémica, pues se han creado muchas teorías erróneas con respecto a este, como afecta a los humanos y quién lo causa. Cabe destacar que, el felino sí es el hospedador definitivo de estos parásitos, y es, estando dentro de ellos donde los mismos se reproducen.

La forma de contagio en los felinos suele ser por medio del consumo de carnes proveniente de otros animales infectados, especialmente de los ratones o ratas. Los síntomas que se presentan con esta infestación no suele ser grave y va a variar dependiendo de cada gato. En algunos casos se nota la presencia de extrema delgadez, altas temperaturas, falta de ánimo, problemas respiratorios leves y más.

En muchos de los casos, los síntomas que se llegan a notar aparecerán por períodos cortos de tiempo y luego desaparecerán, con el paso del tiempo, aparecerán de nuevo y así sucesivamente. Por este motivo, no siempre se puede saber solo con observar al felino, si tiene o no toxoplasmosis, ya que suele presentar síntomas engañosos.

La mejor forma de evitar que nuestros gatos contraigan estos parásitos es, no dejando que coman carnes sin cocinarlas y evitando que los mismos casen ratones, pues los mismos podrían estar infectados y no lo sabríamos. No es muy frecuente que un felino contraiga estos parásitos, pero, de hacerlo, solo será necesario eliminar el parásito y todo habrá terminado.

En el caso de los humanos, no es cierto la creencia errada de que esta es una de las Enfermedades que transmiten los gatos al humano o que estos parásitos viven perennemente en el animal. Como en cualquiera de los casos con los parásitos, si el hombre tiene contacto directo con las heces del animal infestado, es obvio que corre el riesgo de contraer el parásito.

Además, el humano deberá tener mucho cuidado de lavar bien las frutas y hortalizas que consume, pues es mucho más sencillo contagiarse de toxoplasmosis por el consumo de alimentos infectados que a causa de un gato. Los roedores y las palomas son los principales causante del contagio de estos parásitos en el hombre. Así que, es completamente falso que las personas que tienen gatos portan este tipo de parásitos en sus cuerpos.

¿Qué debemos hacer si queremos desparasitar a un felino?

Ahora que aprendimos sobre los parásitos internos más comunes en gatos, podremos entender un poco más sobre la importancia que tiene la desparasitación regular, no solo de nuestros gatos, sino de todos los animales en general.

Cuando tenemos la mínima sospecha de que nuestra mascota puede tener alguna infestación de parásitos, debemos acudir lo más rápido que podamos al veterinario, de esta manera, el médico podrá hacer los exámenes adecuados para poder saber con cuál parásito estaremos tratando. Hay que recordar que, no todos los parásitos pueden exterminarse de la misma manera, en algunos casos, deberá hacerse uso de antiparasitarios especiales para ese grupo o tipo de parasitosis.

Hay ocasiones en que los gatos requerirán de un tratamiento mucho más largo para tratar no solo la infestación sino las secuelas y síntomas que estos dejan a su paso. Claro, todo dependerá del tipo de parásito y de cómo este afectara a nuestro felino. Existen diferentes formas de desparasitarlos, puede hacerse mediante Pipetas para gatos o por medio de comprimidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here