¿Conoces el mensaje de la parábola del sembrador en el Libro de Mateo, capítulo 13? ¡No te preocupes! En este artículo te mostraremos un resumen detallado.

parábola-del sembrador 2

 

Parábola del Sembrador

Jesús predicaba con parábolas, las cuales son enseñanzas espirituales que las comparaban con la vida cotidiana. Esto permitía que su audiencia u oyentes pudieran comprender el mensaje.

Algunos se preguntarán ¿Por qué enseñar con parábolas? El mismo Jesús respondió a esta interrogante, de la siguiente manera:

Mateo 13:10-13

10 Entonces, acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas?

11 El respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado.

12 Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

13 Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.

parábola-de-sembrador 3

Esto significa que el que busca más de la Palabra se le dará más. El que tiene hambre tendrá el pan de vida. Será saciada su hambre espiritual, pero al que rechaza la Palabra se le quitará lo poco que recibió.

Ahora bien, en el contexto de la parábola del sembrador, se contrasta su mensaje con la siembra de semillas. Para realizar esta actividad agrícola, el sembrador amarra una canasta en su cintura para tener las manos libres. Ara la tierra, surca la tierra, abona la tierra, la prepara y luego esparce las semillas por todo el campo. Luego debe regar la tierra para esperar el fruto deseado.

Leamos el mensaje relatado por el Señor Jesús:

Mateo 13:1-9

Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto al mar.

Y se le juntó mucha gente; y entrando él en la barca, se sentó, y toda la gente estaba en la playa.

Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar.

Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron.

Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra;

pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.

Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron.

Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.

El que tiene oídos para oír, oiga.

El sembrador en este caso específico es Jesús. La semilla es la Palabra de Dios. La tierra es el corazón de la gente. Esto significa que cuando un cristiano sale a predicar en la calle está sembrando la Palabra de Dios. Cuando tiene una conversación en el trabajo, en una reunión familiar y predica, pues está sembrando la semilla.

Ahora bien, hay gente que ha sido pisoteado por el pecado y tiene el corazón duro. Es difícil que la Palabra entre. Son aquellas personas que rechazan todo lo que tiene que ver con Dios.

Hay otros que tienen el corazón como la tierra con piedras. Reciben la Palabra, parecieran que son cristianos. Muestran entusiasmo al momento, pero cuando vienen los embates de la vida abandona el camino de Dios.

También hay personas que escuchan la Palabra de Dios, pero su corazón está en los afanes de la vida, las riquezas del mundo.

Pero también hay también personas que tienen un corazón preparado para recibir la Palabra de Dios. Gente que tiene hambre de Dios. Son los verdaderos cristianos. Por lo tanto, dan fruto. Son gente que a pesar de las adversidades, se mantienen en el camino de Dios, buscan y adoran a Dios.

Propósito de la parábola del sembrador

Esta parábola nos presenta los cuatro tipos de corazones con la que los cristianos nos vamos a tropezar en el camino mientras prediquemos la Palabra de Dios. Cuando el Señor nos presenta cuatro tipos de terrenos, nos está advirtiendo que no todas las personas están dispuestas a recibir la Palabra de Dios.

No todas las personas están dispuestas a escuchar el evangelio de Salvación. La gente decide su propio destino. Así como esta parábola, podemos invitarte a leer otra de las parábolas de Jesús en el siguiente enlace titulado Parábola de los talentos

Símbolos y significados

Cuando Jesús relataba sus parábolas, las relacionaba con hechos y actividades de la vida cotidiana que facilitaban su comprensión y mensaje. Para poderlas entender necesitamos identificar los símbolos y significados para comprender a ciencia cierta el mensaje.

Que nuestros niños relaten la historia de acuerdo a cada imagen

 El sembrador

Es un cuadro de Jesucristo:

Mateo 13:37

37 Respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre.

La semilla 

La Palabra de Dios

Lucas 8:11

11 Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios.

Terrenos

Los diferentes corazones de los hombres.

Terreno junto al camino 

Las aves pudieron comerse las semillas porque la tierra estaba dura. Esto significa que las personas con el corazón duro no tienen forma de que la Palabra de Dios se siembre en su corazón. Nuestro Señor, nos explica con sus propias palabras a quienes se refiere.

Mateo 13:19

19 Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino.

Las aves representan al maligno y arrebata del corazón de la persona lo que haya podido ser sembrado (Hechos 7:51-60). Son aquellos que se tapan los oídos para no escuchar la verdad de Salvación.

En este terrenos están los religiosos que rechazan la Verdad. A pesar de que está en la Biblia, los que se apegan a las tradiciones de sus padres, a sus religiones cierran sus oídos para no conocer el mensaje de Salvación.

Por otra parte, este terreno representa aquellas personas que rechazan la Palabra de Dios y se burlan del mensaje del evangelio (2 Pedro 3:3). También son aquellas personas entregadas a los deleites de este mundo y prefieren su vida mundana en vez de corregir su camino (Juan 3:18)

Los pedregales

De acuerdo a la Palabra de Dios, este terreno representa a las personas que reciben el mensaje del evangelio, sin embargo cuando viene los embates de la vida abandonan el camino. Son personas que prefieren volver al mundo que ser perseguido, burlado.

En este grupo, están las personas cómodas. Personas que prefieren un cristianismo fácil que no genere trabajo. Son los cristianos que siguen doctrinas falsas como el cristianismo de la prosperidad (Lucas 9:57; Mateo 16:24)

Otra calificación de personas que están en este grupo son los oidores de la Palabra (Ezequiel 33:30-33; Marcos 6:14-31; Romanos 2:13). Son aquellos que escuchan, pero que no ponen en práctica lo que aprenden. Se caracterizan por criticar al profeta, aquel que lleva la Palabra de Dios.

Mateo 13:20-21

20 Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo;

21 pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza.

 Los espinos 

De acuerdo a la misma explicación dada por nuestro Señor Jesucristo, las personas que califican en este grupo son aquellas que escuchan la Palabra de Dios, pero prefieren trabajar, buscar el dinero en vez de buscar las cosas del Reino de Dios. Aquellas personas que están pendientes del afán del dinero y son materialistas (Mateo 19:16-22).

Mateo 13

22 El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.

Por otro lado, el terreno espinoso representan a las personas que aman las cosas de este mundo y terminan perdiendo su alma (1 Timoteo 6:9-10). Se agregan las personas codiciosas que creen que las cosas materiales nunca se van a acabar (Lucas 12:13-21; Eclesiastés 2:18-19)

Buena tierra

De conformidad con la Palabra y a los dichos de nuestro Señor Jesucristo, el verdadero creyente representa el buen terreno. Son aquellas personas que reciben la Palabra de Dios para su Salvación (Juan 14:21).

Mateo 13:23

23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.

El buen terreno representa la las personas que están siendo transformadas por el Poder de Dios (2 Corintios 3:17-18). Por otra parte, son los cristianos que ponen en práctica sus conocimientos y traen frutos. Son los hacedores de la Palabras (Gálatas 5:22).

El buen terreno representan a los ciudadanos celestiales, es decir a los verdaderos hijos de Dios (Filipenses 3:20; Efesios 2:19)

Resumen

El resumen de la parábola del sembrador, simplemente se basa en que el cristiano cuando va a predicar se encontrará con cuatro tipos de personas. Unas dura de corazón, por lo tanto rechazarán el mensaje del evangelio.

Otras personas que escucharán, pero rápidamente abandona el camino de Dios por las persecuciones y las burlas a las que generalmente el cristiano se enfrenta.

El tercer grupo, son aquellos que simplemente se limitan a oír la Palabra de Dios, pero no son hacedores de la Palabra.

Finalmente el verdadero cristiano que es transformado por el Poder de la Palabra y trae frutos.

Para culminar, luego de haber abordado la parábola del sembrador deseamos nos comentes qué otra historia bíblica deseas que te contemos.

Cuento sobre la parábola del sembrador

Una manera de que nuestros niños comprendan la Palabra de Dios es a través de la literatura, dramatizaciones y cuentos. En esta ocasión te traemos un cuento en el siguiente material audiovisual para que puedas compartir con tus niños.

Historietas

Ahora bien, para los más pequeños de la casa dejamos la explicación de la parábola del sembrador adaptados para niños.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here