Los talentos era una unidad de pesos y medidas que utilizaban los judíos en el Antiguo Testamento. ¿Conoce la parábola de los talentos? Entre aquí, y descubre cómo Dios desea que emplee los dones que le ha otorgado a cada uno de sus hijos.

Parábola de los talentos

La parábola de los talentos es una de las historias que Jesús relató y que podemos encontrar en el libro de Mateo en el capítulo 25, versículo 14 hasta el 30. Este libro es el primero que encontramos en el Nuevo Testamento y nos revela y enseña acerca del reino de Dios en el final de los tiempos.

Un talento a la luz de la Palabra de Dios era una unidad monetaria y este pesaba treinta kilos de oro. Era lo más alto, costoso o valioso que podría tener alguna persona de la época. Es decir, el talento era un tipo de moneda que se estableció en tiempos de Babilonia y le daba cierto rango económico a una persona.

Luego a medida que vamos estudiando la Palabra de Dios, encontramos otra definición de la palabra talento y es la cualidad o característica más valiosa de una persona. Una persona puede tener muchos o un solo talento y aprovecharlos al máximo o en caso contrario, ni siquiera saber cuál es su verdadero talento.

Esta definición también es aplicada hoy en día ya que utilizamos la  palabra talento para hacer énfasis o destacar el talento de una persona. Por ejemplo, muchas veces hemos escuchado que una persona tiene talento para tocar una guitarra o para vender. Es decir, un atributo que Dios le dio para que pudiera destacar en algo o varias cosas.

Entendiendo qué son los talentos tanto para el Antiguo Testamento como para nuestro presente, comencemos a estudiar la parábola de los talentos para entender que nos quiere decir nuestro Señor Jesucristo, a través de este pasaje maravilloso y poderoso.

parábola-de-los-talentos3

Parábola de los talentos versículos 14-15

La parábola de los talentos comienza justo después de la parábola de las diez vírgenes. Es decir, primero el Señor hace relación del reino de los cielos con diez vírgenes, donde habían cinco insensataz y cinco prudentes. Luego el Señor Jesús relaciona el reino de los cielos como un hombre que se va de viaje y les entrega a sus siervos unos talentos.

Hay que tomar en cuenta que antes de estas dos parábola, Jesucristo habla del siervo fiel y prudente. Entonces podríamos comprender que estas dos parábolas el Señor las relata para una enseñanza más clara y profunda acerca de estas características que debe tener todo siervo del Señor.

Mateo 14:14-15

14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.

15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.

Veamos que ese hombre, le entregó a cada uno de sus siervos según su capacidad los talentos. Así mismo hace nuestro Padre Celestial con nosotros, no sólo nos pone a prueba según nuestra fuerza. No nos va a dar ni un gramo más de lo que realmente podamos sobrellevar. Dios no ha dado a todos una capacidad, una habilidad o un talento que nos hace buenos, valiosos y diferentes con alguien más.

Aquí encontramos que ese hombre le dio cinco talentos al que era capacitado para cinco, dos al que era capacitado para dos y uno al que era capacitado para uno. Dios no se equivoca, Él les da a todos conforme a su sabiduría y conocimiento de nosotros.

parábola-de-los-talentos

Este hombre dejo todos sus bienes en manos de sus siervos confiando totalmente en cada uno de ellos y en sus capacidades. Se fue por un tiempo, no definitivo, sino que volvería para estar nuevamente junto con ellos.

¿Te es familiar esta relación? Pronto muy pronto volverá nuestro Señor, quien por un tiempo anduvo en carne y hueso junto a nosotros, se fue al cielo luego de resucitar y volverá a establecer su poderoso y eterno Reino.

Parábola de los talentos versículos 16-18

Sigue la parábola de los talentos describiendo lo que hizo cada uno de los siervos con los talentos que su amo les había dado.

Mateo 25:16-18

16 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos.

17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos.

18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.

El primer siervo negocio los cinco talentos que le habían dado y ganó cinco más. El segundo siervo también duplico la cantidad que se le había dado. El tercero a diferencia lo escondió bajo la tierra.

Jesucristo la historia que nos relata utiliza la palabra talento como moneda o dinero. El dinero representa tiempo, representa la aptitud de una persona y también representa diligencia.

Hay personas que dan mucho tiempo y tienen aptitudes para llevar a cabo una actividad, sin embargo, no hacen absolutamente nada, por lo que no son diligentes. Entonces, en esta historia podemos ver como dos siervos utilizaron su tiempo, sus aptitudes y fueron diligentes.

Mientras que el tercero no utilizo ni su tiempo, ni las aptitudes que poseía y fue negligente con lo que se le dio. El Señor nos dio a todos sus hijos tiempo y oportunidad para hacer lo que tenemos que hacer.

Eclesiastés 9:11

11 Me volví y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos.

Esa oportunidad es breve, su tiempo es lo que el Señor Jesucristo ha determinado que estaremos aquí en la tierra. El Señor nos revela que todos somos bendecidos y todos tenemos tiempo y oportunidad de hacer.

Si alguna vez te dijeron que no eras bueno para algo, es falso. Las circunstancias de la vida te hicieron creer que todo lo que haces es para fracasar, tampoco es verdad. No caigas en las mentiras de este mundo.

Dios cuando te creo, lo hizo con amor y te concedió una o varias aptitudes que te hacen único y especial. Tampoco creas que lo que puedas aportar en el reino de los cielos no es nada. Todo lo contrario, el Señor Jesús te creó, te formó y te eligió porque tiene un propósito en tu vida y en su reino.

Parábola de los talentos versículos 19-23

Luego de estas cosas, el hombre de la parábola de los talentos regresa y se reunió con cada uno de sus siervos para que estos le rindieran cuenta de lo que habías hecho.

Mateo 25:19

19 Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos

Todo cristiano está esperando la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo y llegará en un abrir y cerrar de ojo. Todos nos presentaremos ante nuestro amado Señor y daremos razones de las cosas que hicimos y dejamos de hacer.

Si trabajamos conforme a los talentos que nos otorgó nuestro Padre Celestial, conforme a la voluntad y con temor a Jehová, seremos recompensados. Esto es lo que nos revela la parábola de los talentos a los dos siervos que en lo poco fueron fieles.

Mateo 25: 20-23

20 Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos.

21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

22 Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos.

23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

Sí la parábola de los talentos se refiere a cómo ocurren las cosas en el reino de Dios y hace referencia a los tiempos finales. Cristo nos revela a través de esta historia, que aun cuando este mundo es cruel y hemos pasado por pruebas dolorosas. Aunque el mundo entero se burle de nosotros. Nuestra recompensa es la vida eterna junto a nuestro Señor Jesucristo.

El Señor reconoce la fidelidad que hubo en nosotros para con las cosas del reino de Dios. No solo recibiremos bendiciones terrenales sino en la otra vida, dándonos el gozo que sólo nuestro Señor nos puede dar. La palabra de Dios nos revela que obtendremos corona y estaremos en las bodas del cordero.

Parábola de los talentos versículos 24-28

A diferencia de los otros dos siervos, el tercer siervo, al que se le había dado un talento, comienza hablar antes que su señor le preguntará. Lo curioso es que cuando comienza hablar este siervo, le muestra a su señor el conocimiento que este tiene sobre él y aun así no hizo nada.

Lo mismo pasa en el reino de los cielos, muchas personas tienen conocimiento acerca de Dios, leen la palabra, saben a ciencia cierta todas las cosas que ahí se escriben. Van al templo pero su corazón se encuentra muy lejos de Él.

Mateo 25:24-28

24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste;

25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo.

26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí.

27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.

28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.

Si analizamos cada palabra que el siervo le dice a su señor, se entiende que él sabía que su amo era poderoso: siegas donde no sembraste y recoge donde no esparciste. Puede ser que veamos milagros, el poder de Dios, prodigios y señales y aun así no humillarnos ante su presencia y decirle: heme aquí.

Muchos no creen con todo su corazón los milagros y prodigios de Dios, no creen que somos lavados por la sangre de Cristo, no creen en los dones del Espíritu Santo, no creen en el poder del Señor Jesucristo. Hablan de estas cosas con su boca pero no lo creen con su corazón.

Este es un siervo malo y negligente, este sabía el poder de Dios y que se mueve de manera sobrenatural. Que pudo haber ayudado al siervo en su debilidad y no confió en Él. Al no ser fiel en lo poco, Jehová no lo recompensará en lo poco. Más bien lo que tiene le será quitado.

Aquel que es infiel, cuando Dios le quite lo que tiene se lo dará y recompensará al siervo fiel y obtendrá una bendición aún mayor.

Parábola de los talentos 29-30

Termina la parábola de los talentos, afirmando una vez más que al que tiene, será recompensado y tendrá más y no solo en lo material. Sino en todos los ámbitos de su vida el Señor Jesucristo lo bendecirá y verá las grandezas de Dios en esta y la otra vida.

Mateo 25: 29-30

29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

 Mientras que al siervo inútil, otro de los calificativos que utiliza el Señor Jesucristo en esta parábola, no solo lo que tiene se le quitará. Sino que será echado a las tinieblas para siempre y ese será su castigo por estar lejos y no aceptar servir al Señor.

Sabemos que Dios es un Dios de justicia, de amor, de misericordia, de perdón, es nuestro juez pero es nuestro abogado, es nuestro Padre, el Topoderoso, Creador y Salvador. Sin embargo, si nos detenemos un minuto y analizamos las palabras que utilizo para describir al siervo que no fue útil, es sorprendete ver que utiliza las palabras: malo, negligente e inútil.

No porque esté equivocado, realmente una persona que no trabaje para el reino de Dios y que ha endurecido su corazón, es una persona mala y en su corazón solo hay engaño. Pero es un abrir de ojos espirituales y entender que al Señor nadie lo engaña y que así como es Amor también es Justicia.

¿Qué es una parábola?

Las parábolas era una forma recurrente a la que recurría nuestro Señor para enviar un mensaje a sus escogidos. Entiéndase bien, a sus escogidos, no al mundo entero. Esta verdad se las dijo Jesucristo a sus apóstoles, luego de que diera la parábola del sembrador.

Mateo 13

10 Entonces, acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas?

11 El respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado.

En ellas se encuentran los misterios del reino de los cielos y que solo sus hijos podrán discernir y entender.

Son relatos de algún acontecimiento fingido para explicar o comparar alguna circunstancia y brindar una nueva visión acerca de algo en específico. Una parábola también transmite a través de ciertas insinuaciones e imágenes, un tema central para establecer una enseñanza.

En el Antiguo Testamento encontramos algunas parábolas en el libro de los proverbios, en las enseñanzas del rey Salomón a comparar una cosa con otra. Para que puedas ver esta verdad te invito a que ingreses en el siguiente link Libro de Proverbios donde se habla de este maravilloso libro.

Otra historia que cumple con las características de una parábola en el Antiguo Testamento es la que le hace Natán a David, sobre el hombre rico y el pobre.

En el Nuevo Testamento por su parte, encontramos las parábolas que nuestro Señor Jesús nos dejó y que contienen grandes y poderosos mensajes. Cristo nos da una revelación profunda del reino de los cielos y como este opera aún ante las cosas horribles que se puedan ver en este mundo.

Entre las parábolas de nuestro Señor están: amigo inoportuno, árbol y sus frutos, bodas o luto, buen pastor, buen samaritano, casa sobre arena o sobre roca, cizaña en el trigo, constructor de una torre, crecimiento de la semilla, diez vírgenes, dos deudores, la higuera y más.

Conclusión

El amo de estos siervos antes de irse por un tiempo, confío en ellos al darle todos sus bienes para que los hicieran crecer. Él ya conocía cuál eran las habilidades de cada uno y lo que cada uno podía aportar. Así mismo hace Dios con todos sus hijos y desde el inicio de la creación. Al culminar toda la obra, el Señor les entregó a Adam y Eva la tierra para que la trabajasen y confió en ellos para entregarles esa actividad.

El siervo que hizo cinco veces más y el que hizo dos veces más honraron la confianza que se les había dado, siendo así personas agradecidas y fieles a su amo. Mientras que el tercero no honro la confianza que le habían otorgado.

También, este amo buscaba que cuando volviera de su viaje, encontrará a sus siervos siendo diligentes, trabajando para su reino y estar preparados para su venida. Debían ser responsables y productivos de lo que se les había otorgado.

El Señor desea que estemos ocupados en su reino y produciendo para Él. Llevar su palabra a personas que no lo conozcan, orar por los enfermos, trabajar para su reino y dar frutos, es lo que debemos hacer.

Cristo está preparando su venida y desea que estemos listos para ese momento. Él nos exhorto velando y orando porque vendría como ladrón en la noche. Debemos vivir en santidad, esperando ese gran día.

Nos presentaremos ante el Rey de reyes y Señor de señores para rendirle cuenta de las cosas que hicimos aquí en la tierra. Nuestra esperanza es que por medio de la Sangre del Cordero de Dios. Sangre que nos lava y transforma ante el Padre Celestial, porque es un Dios justo y fiel.

parábola-de-los-talentos

La palabra de Dios nos revela que luego de que suceda el juicio final de Dios, habrá un nuevo cielo y una nueva tierra, reinados por Jesucristo. La promesa es que todo aquel que en Él crea, será perdonado de sus pecados y viviremos eternamente junto a nuestro Jesucristo.

Este mundo que está lleno de oscuridad y reinado por el maligno, es un mundo que se encuentra enfermo, separado de la presencia de Dios, de corrupción, engaño, muerte y maldad. Esta no es la vida que Dios quiso para nosotros desde un comienzo, por eso al ser fieles en lo poco, nuestra recompensa es inimaginable.

Hay que tener presente que no todo aquel que le diga a Jesucristo Señor, realmente es su Señor. Estos son siervos inútiles, que no trabajan, ni se esfuerzan en el reino de Dios. No creen en su corazón todas las bendiciones y promesas que la palabra establece.

Si somos fieles y nos mantenemos en el camino de Jehová hasta el fin del mundo, seremos grandemente recompensados y que mejor que vivir eternamente ante la presencia de nuestro Dios. Además de todas las bendiciones y la paz que tendremos mientras estemos en esta vida.

Por otro lado, aquel siervo que no sea fiel, no crea y piense que en sus propias fuerzas e inteligencia, puede sobrellevar todas las cosas. Este no tendrá la paz que sobrepasa todo entendimiento, sus riquezas no serán duraderas en el tiempo. Además de en el tiempo final, ser juzgado y ser considerado culpable, por lo que su juicio será ser echado eternamente al lago de fuego.

Velad y orar hermanos, mantengámonos trabajando y siendo fieles a nuestro Señor Jesús. Los tiempos se acercan y su venida  está cada vez más cerca. No desfallezcamos en esta batalla porque pronto se cumplirán las promesas de Dios.

Busca al Señor día y noche, pídele que te llene de hambre de Su palabra, busca tiempo para Él, haz las cosas que le son agradable. Aún hay tiempo, el Señor ha extendido los días por misericordia para que te arrodilles ante su presencia y te arrepientas. Esta vida es muy corta y no sabemos cuánto tiempo estaremos en ella. Hoy es un día sin Él pero mañana puede ser una eternidad sin Él.

Si hacemos todas estas cosas, la Gloria en la que viviremos no tiene comparación. Estar en una vida viendo literalmente, escuchando, comiendo y compartiendo con el Señor, no tiene ningún precio que este mundo pasajero nos pueda dar. Una vida de gozo, paz, de vida y no de muerte, de salud y no de enfermedad, es la que nuestro Creador nos promete.

A continuación te regalo este audiovisual que te adentrará aún más en la presencia de nuestro Padre Celestial dándonos mayor entendimiento acerca de los misterios que ahí se encuentran para seguir dando frutos en el reino de Dios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here