Conoce la organización política de los Aztecas

Conoce en este interesante artículo cómo era la Organización Política De Los Aztecas, sus características, aspectos importantes y mucho más. ¡No dejes de leerlo!, allí nos informaremos sobre cómo estaba estructurada políticamente esta sociedad.

ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE LOS AZTECAS

Organización política de los aztecas: figuras de poder

La organización política de los aztecas se refiere a cómo la antigua civilización mexicana distribuyó y ordenó sus figuras de poder. En general, la organización de este Imperio se basó en una administración colectiva donde los lazos de sangre y las estructuras familiares eran importantes.

En otras palabras, los territorios mexicanos se dividieron entre familias muy prestigiosas. Asimismo, el personaje principal era el Tlatoani; una especie de emperador elegido por un consejo compuesto por nobles y representantes de familias importantes.

Aunque los tlatoanis fueron elegidos por un consejo, estos gobernantes aún tenían que tener una afinidad de sangre con el rey que los precedió. Por lo tanto, los nobles eligieron el próximo tlatoani del grupo de hijos del tlatoani anterior.

El estado azteca estaba formado por la Triple Alianza, que consistía en la unión de tres ciudades importantes: Texcoco, Tlacopan y Tenochtitlan. Sin embargo, el mayor poder se consolidó en Tenochtitlán; es decir que desde este pueblo los demás fueron controlados y vigilados.

Cabe señalar que una gran parte de los territorios del Imperio azteca consistía en pueblos conquistados. Estas ciudades conservaron sus gobernantes y su estilo de vida, pero tuvieron que rendir homenaje a la ciudad principal.

ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE LOS AZTECAS

Estos impuestos generaron descontento en las ciudades dominadas, lo que en venganza ayudó repetidamente a los españoles a poner fin al gobierno de Tenochtitlán.

Organización política de los aztecas: figuras de poder

El huey Tlatoani:  fue la celebridad más importante en la organización de los aztecas. Fue considerado un emisario de los dioses, es decir, un representante directo de las deidades. Las palabras huey tlatoani se pueden traducir como «gran orador».

Los Huey Tlatoani fueron elegidos por los pīpiltin, un grupo de nobles que formaban el consejo azteca. Algunos autores afirman que el estado azteca funcionó como una especie de monarquía hereditaria, ya que solo los hijos de los tlatoani podían acceder a esta posición.

El Cihuacóatl:  Dentro de la estructura política, el Cihuacóatl ocupó la segunda posición dentro la estructura de poder. Eran los principales sacerdotes y su función era similar a la de un primer ministro.

En general, el Cihuacóatl fue responsable de reemplazar el tlatoani en caso de ausencia; También fue el juez supremo dentro de los elementos judiciales y militares.

ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE LOS AZTECAS

Además, el Cihuacóatl podría organizar expediciones militares y convocar una reunión electoral en caso de que los tlatoani murieran.

El consejo o Tlatocan: era el comité azteca y estaba compuesto por un grupo de 14 hombres pertenecientes a la nobleza, que ocupaban uno de los siguientes cargos:

-Líderes religiosos.

– Administradores.

– Líderes militares.

– Jefes de población o familias importantes.

– Asesores de guerra.

En las reuniones del consejo, el Cihuacóatl propuso un tema para discusión y los otros miembros ofrecieron sus puntos de vista. Una vez completado, Huey Tlatoani tomó la decisión final en función de las opciones presentadas por sus asesores. Por esta razón, los historiadores coinciden en que los miembros de los tlatocan eran personas muy influyentes en la sociedad azteca.

El Tlacochcalcatl:  se traduce como «el hombre de la casa de los dardos» y se usaba para referirse a los generales mexicanos. En las decisiones militares, los Tlacochcalcatl ocuparon el segundo lugar después de los Tlatoanis. Estos generales tenían el deber de dirigir ejércitos y planificar campañas de guerra. Además, el Tlacochcalcatl también tuvo que proteger los arsenales de la tropa, que se guardaban en el Tlacochcalco (la casa de los dardos).

El Tlacateccatl:  fue un personaje militar que siguió al importante Tlacochcalcatl. El deber de estos soldados era proteger los cuarteles ubicados en el centro de Tenochtitlán. El Tlacateccatl generalmente ayudó al Tlacochcalcatl en la toma de decisiones y en el control de tropas.

El Huitzncahuatlailótlac y el Tizociahuácatl: estos puestos se utilizaron para nombrar a los jueces principales dentro del Imperio azteca. El objetivo de estos nobles era hacer justicia a la sociedad mexicana; asimismo, los puestos generalmente los ocupaban personas adineradas y educadas.

ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE LOS AZTECAS

El Tlatoani o jefe de provincia:  eran los gobernadores de las regiones aztecas. Tenían el deber de mantener el orden dentro de sus territorios.

Aunque contaban con cierta autonomía, debían reunirse con el huey tlatoani cada cierto tiempo para informar sobre el crecimiento de la provincia y entregar cuentas sobre la recolección de tributos.

El Tecuhtli: La palabra se traduce como «señor» y se ha usado para referirse a los supervisores de tributos. En otras palabras, los tecuhtli eran administradores responsables de recaudar impuestos.

Administración del poder a partir de los impuestos o tributos

Para mantener el orden y la autoridad en los territorios conquistados, todas las provincias aztecas tuvieron que pagar una serie de tributos para que estos fueran administrados a Tenochtitlán.

En general, los impuestos eran bienes específicos (alimentos, textiles, entre otros) enviados por los gobernadores en horarios regulares (es decir, de vez en cuando por año).

Asimismo, las provincias que emitieron estos impuestos fueron una vez comunidades con otros idiomas y creencias sujetos a las autoridades de Tenochtitlán.

Estas comunidades acordaron hacer este pago porque no tenían poder militar azteca. De hecho, si no pagaban los impuestos, los mexicas podrían amenazar a estas comunidades con un ataque de guerra.

Administración de las provincias

Según las crónicas españolas, el Imperio azteca se dividió en 38 provincias. Estos territorios, después de ser conquistados por los aztecas, conservaron a sus jefes locales y tuvieron cierta independencia para llevar a cabo sus tradiciones y costumbres.

Gracias a los tributos de estas provincias, la Triple Alianza pudo extenderse rápidamente y convertirse en un vasto imperio. Esto sucedió porque los impuestos se utilizaron para financiar no solo campañas militares, sino también el desarrollo de infraestructura y agricultura.

Su modelo y sistema

Acompañado por una hábil estrategia militar, la organización política de los aztecas se basó en un esquema destinado a asegurar el poder en todos los territorios conquistados en Mesoamérica.

ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE LOS AZTECAS

De esta manera, con diferentes funcionarios que controlaban los condados bajo un régimen fiscal en especie, lograron que muchos pueblos se sometieran al imperio.

La Triple Alianza en la organización política de los aztecas

Al establecer una plataforma llamada Triple Alianza, la organización política de los aztecas giró en torno a la confederación de tres ciudades-estado, a saber, Tenochtitlán, Texcoco y Tlacopan.

Esta Mancomunidad libró varias batallas de conquista que le permitieron desarrollarse rápidamente, sin embargo, la ciudad de Tenochtitlán siempre ha sido el socio dominante.

Aunque este poder impuesto puede ser visto como indirecto, porque la mayoría de los gobernantes de los territorios conquistados permanecieron en sus posiciones, los tributos otorgados por la Triple Alianza le costaron a los mexica el resentimiento de los pueblos sumisos.

Tanto que muchos de ellos Ayudó a los conquistadores a derrotar al imperio. Por otro lado, la administración gubernamental de la cultura azteca se basaba en el poder de la nobleza que estaba bajo el mando de un emperador.

Cómo estaba jerarquizada la organización política de los aztecas

A los fines de las referencias anteriores, la organización política de los aztecas basada en el poder de la nobleza, tenía la siguiente jerarquía:

  • El emperador o Huey Tlatoani, que tenía un mandato divino, concentró todas las facultades políticas, religiosas, militares, comerciales y sociales del imperio, además, nombró a los gobernantes de las ciudades y promovió el crecimiento del territorio basado en las guerras. de conquistas, para obtener la mayor cantidad de tributos.
  • El Consejo Supremo o Tlatocán, que apoyaba a Huey Tlatoani en las decisiones del gobierno, estaba compuesto por miembros de la burocracia azteca.
  • Cihuacóatl o jefe de los sacerdotes, era la persona de confianza del emperador, a quien relevaba de sus funciones durante su ausencia.
  • Tlacochcálcatl y Tlacatécatl, fueron los encargados de organizar el ejército, establecer tácticas de guerra y liderarlos, siendo responsables de las victorias y derrotas.
  • Huitzncahuatlailótlac y Tizociahuácatl, fueron los principales jueces del gobierno azteca.
  • Tlatoani o soberano, perteneciente a la nobleza, gobernaba las ciudades del imperio.
  • Tecuhtli, o abogados fiscales, fueron responsables del pago correcto de los impuestos en las regiones conquistadas.
  • Calpullec, estaba formado por los diferentes líderes de los Calpullis.

Se puede concluir que la organización política de los aztecas revela que una de las virtudes de esta gran civilización fue precisamente su gran poder militar y su nivel de organización político-territorial, lo que resultó en una gran riqueza.

Si te pareció interesante este artículo , te invitamos a disfrutar de estos otros:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.