Los seres humanos para poder satisfacer sus necesidades ha tenido que crear industrias, comercios y diferentes entornos para producir bienes y servicios. Te invitamos a que realices la oración para que me vaya bien en el trabajo cada día, una efectiva plegaria para que Dios tome el control en todo momento

oración-para-que-me-vaya-bien-en-el-trabajo-cada-día2

Oración para que me vaya bien en el trabajo cada día

La oración es el medio que tenemos para comunicarnos diariamente con nuestro Señor Jesús. Muchas son las personas que no encuentran un trabajo adecuado. Que satisfagan a plenitud las necesidades de sus familias. Un creyente antes de buscar trabajo debe clamar a Dios para que sea Él quien encuentre el lugar idóneo para trabajar.

Es importante que el cristiano comprenda que más que trabajar nosotros debemos servirle a Dios donde quiera que nos encontremos. Por ello, el trabajo debe ser un lugar donde prediquemos la Palabra de Dios, así como que por nuestro testimonio muchos se conviertan. En esta línea del pensamiento te dejamos una oración para que me vaya bien en el trabajo cada día.

Oración

Padre de Amado, Rey de Gloria, del Poder y del Señorío.

Tú que creaste el cielo y la Tierra.

Tú el Hacedor de lo visible y de lo invisible

Mi Señor Tú conoces nuestras necesidades.

Amado Dios, mi Pastor quien me promete que nada nos faltará.

En esta hora recurro con un corazón contristo y humillado a tu Trono de gracia y misericordia para interceder por mi trabajo.

Señor en esta hora clamo porque bendigas las obras de mis manos. Que este día sea de Gran bendición.

Dame Señor sabiduría, inteligencia y guía para que en el trabajo me vaya bien.

Por ello recurro a mi Abba Padre que está en los cielos.

No escondas de mí tu rostro Señor, más bien inclina hacia mí tu oído y escucha mi clamor.

Dame la bendición de que el día de hoy sea especial. Permíteme disfrutar del trabajo. Dame la oportunidad de hablarle a alguien de tí. Aquí estoy como siervo tuyo dispuesto a trabajar en tu obra.

Padre mío que este día de trabajo responda a mis habilidades, conocimientos y destrezas para poder honrar tú Nombre, pero que también mi testimonio lleve a tus pies almas rendidas a ti.

Ve delante de mí y pelea mis batallas.

Mi Dios amado en el Nombre Poderoso de Jesús a ti elevo mi oración, de ruego y súplica.

Que estas palabras estén selladas con la Sangre del Cordero de Dios y rebosen tus copas de oraciones Señor.

Gracias Señor porque sé que me has escuchado y ahora descanso en tu Palabra.

En el nombre de tú Hijo amado Jesús he orado.

Amén

oración-para-que-me-vaya-bien-en-el-trabajo-cada-día3

El trabajo en la Biblia

Desde la fundación del mundo el Señor estableció responsabilidades a la humanidad para sustentar la Tierra. Adán tenía que cumplir con el trabajo que Dios le dio.

Génesis 2:20-22

20 Adán puso nombre a todos los animales y a las aves de los cielos, y a todo el ganado del campo, pero para Adán no se halló una ayuda a su medida. 21 Entonces Dios el Señor hizo que Adán cayera en un sueño profundo y, mientras éste dormía, le sacó una de sus costillas, y luego cerró esa parte de su cuerpo. 22 Con la costilla que sacó del hombre, Dios el Señor hizo una mujer, y se la llevó al hombre.

Desde que entró el pecado en el mundo el trabajo pasó a ser una carga pesada para la humanidad.

 Génesis 3:19

19 Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.

En otras palabras, el Señor condena la pereza dentro de sus hijos:

Proverbios 6:6-11

Ve a la hormiga, oh perezoso,
Mira sus caminos, y sé sabio;

La cual no teniendo capitán,
Ni gobernador, ni señor,

Prepara en el verano su comida,
Y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento.

Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir?
¿Cuándo te levantarás de tu sueño?

10 Un poco de sueño, un poco de dormitar,
Y cruzar por un poco las manos para reposo;

11 Así vendrá tu necesidad como caminante,
Y tu pobreza como hombre armado.

Por otra parte, la humanidad ha evolucionado en los diferentes ámbitos, tanto en la ciencia, en la tecnología, así como en la organización de la sociedad (economía, educación, política, entre otros)

Esto ha contribuido a que la humanidad estudie y se prepare, haciendo del campo laboral un mercado  competitivo. Por esta razón muchas veces, la humanidad enfrenta el temor de perder sus puestos de trabajos.

Nuestra guía en el mundo es Jesús y cuando estuvo entre nosotros nos regaló muchas enseñanzas. Entre las cuales cómo Dios ve el trabajo y cómo debemos actuar en él. En este orden de ideas te dejamos el siguiente video para tu disfrute

La actitud del cristiano frente al trabajo

El desarrollo tecnológico y científico ha impulsado una alta competitividad en los distintos sectores productivos. También la crisis social, política y económica global ha afectado la estabilidad laboral en muchos países.

Este estado de incertidumbre hace que los seres humanos estén intranquilos por la estabilidad de sus trabajos. Estas sensaciones de inestabilidad ha hecho que las personas dediquen mucho tiempo a su trabajo, descuidando a sus familias y seres queridos.

También han abandonado sus hábitos de recreación y ejercicios para poder producir en sus trabajos. Sin embargo, la Palabra de Dios nos describe cuál es el comportamiento que debe tener un cristiano ante el trabajo. Además de hacer oración para que me vaya bien en el trabajo, la Biblia nos dice que debe haber armonía y equilibrio entre la familia, el trabajo, la Iglesia, entre otros.

Lo primero que debemos reiterar es que Dios estableció el trabajo como modo de sustento y por ello la pereza es vista como pecado contra Dios (Proverbios 6:6.11; 13:4). En este sentido, la Palabra de Dios dice que serán bendecidas las obras de nuestras manos, pero también nos insta al descanso (Eclesiastés 4:6; 2:24).

Durante ese descanso lo oportuno es dedicarle tiempo a nuestra familia, a la salud, hacer un poco de deporte, recrearnos, leer un libro, pero sobre todo tener comunión con Dios.

¿Por qué debemos hacer una oración para que me vaya bien en el trabajo cada día?

En virtud de los modelos de desarrollo, la sociedad se ha visto envuelta en la necesidad de consumir bienes y servicios para tener calidad de vida. Muchas personas se ven en la necesidad de consumir de estos productos aun cuando no lo necesiten.

Como cristianos debemos recordar que nuestro centro es Dios. Por lo que nuestro trabajo lo debemos utilizar como plataforma para glorificar su Santo Nombre. Cristo Jesús merece que en cada aspecto de nuestra vida utilicemos sus enseñanzas, en este caso en nuestro trabajo.

Otras personas, al ver que sus pares tienen vehículos, móviles de última generación, sienten la necesidad de comprarse estos productos. Entonces, le dan importancia al dinero. Para obtenerlo no les importa el tipo de trabajo.

Inclusive, aceptan trabajos que no le agradan a Dios. Piensan que lo más importante es el dinero. En este sentido, el mejor modelo a seguir es al profeta Daniel quien se negaba hacer cualquier cosa que no le agradara a Dios.

Por el contrario, hay personas que tienen un buen trabajo. Agradable a Dios, pero pasan demasiado tiempo trabajando y descuidan sus relaciones familiares.

Trabajo deshonesto

La Palabra de Dios nos dice que el Señor condena los trabajos deshonesto o que de alguna manera daña a otro ser humano (Romanos 13:10; Levítico 19:11-13). En cuanto al trabajo la Biblia nos dice que el trabajo es para la buena conciencia.

1 Pedro 3:13

13 ¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien?

En esta línea del pensamiento, la Biblia advierte que lo importante para Dios en cuanto al trabajo es que por medio de nuestras labores llevamos el alimento a nuestros hogares y los medios para vivir. Esto significa que lo menos importante es cómo nos sentimos ante nuestro trabajo. Lo ideal es que nos sintamos satisfechos y gozosos, pero es lo menos significativo.

En cuanto a satisfacer nuestras necesidades, la Palabra de Dios dice que debemos tener disciplinar y controlar los gastos que hacemos.

El trabajo honrado y la práctica

Si usted cuenta con un trabajo honrado, sea profesional o no, lo primero que debe hacer antes de salir es elevar una oración para que me vaya bien en el trabajo cada día. Luego recordar que la motivación es un acto interno.

Busque aquellos aspectos que le agraden de su trabajo. Emprenda acciones que lo ayuden a crear un ambiente agradable de trabajo.

Asimismo, se ha comprobado que la sonrisa se contagia. Sonríale a sus compañeros de trabajo. Cuando tenga tiempo hable del Señor.

Igualmente, recuerde que debe equilibrar el trabajo con el tiempo del descanso. Establezca rutinas. Levántese más temprano para que pueda tener comunión con Dios, trate de hacer así sean treinta minutos de ejercicios y dedique tiempo a su familia. Busca la manera de agradecele al Señor por todo lo que nos da. Si no sabes como hacerlo te dejamos el siguiente link agradecimiento a Dios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here