En los momentos de intranquilidad lo mejor es ir ante Dios y clamar una Oración para la paz interior. Recordemos que en el Señor encontramos el verdadero reposo: vengan a mí los que se sientan cansados y agobiados, y yo les daré descanso, nos dice él en su palabra.

oracion-para-la-paz-interior-2

Oración para la paz interior

Cuando decimos que necesitamos paz interior: ¿qué paz estamos necesitando?, porque si esa paz interior que buscamos no se fundamenta en la palabra de Dios. Lamentablemente solo encontraremos la sombra de la verdadera paz que el Señor anhela darnos, que no es como la da el mundo (Juan 14:27).

Hermosa oración a Dios para que nos conceda paz interior

Haz esta oración con confianza, fe, esperanza y en acción de gracias. Recordemos que Dios nos ama, él en todo tiempo es nuestro lugar de descanso, un lugar de delicados pastos y aguas de reposo:

Padre celestial, hoy vengo a tu santa presencia en actitud humilde y con la gran necesidad de que me llenes de tu fuerza, amor y paz. La paz que tu das no es la que da el mundo, por eso clamo a ti en el nombre de Jesús.

Porque confío en los dichos de tu boca, en tus palabras y en tus promesas. Señor, aun estando en el medio de la mayor de las tormentas, si tu estas en mí, seguro(a) estoy de tener paz.

Señor, en la vida se nos presentan situaciones que vienen a probar nuestra fe y el esfuerzo que hacemos para seguir adelante. Es por esto Dios amado, que hoy vengo a ti por restauración, porque sin ti nada puedo hacer.

Padre celestial, en el nombre de Jesús te pido me ayudes a mantenerme fuerte en los tiempos de aflicción. Se tu mi roca fuerte, mi castillo y mi oportuno socorro, solo así podré salir en victoria ante cualquier adversidad o prueba.

En el nombre de Jesús, te pido Padre llenes mi vida de serenidad y ayúdame a entender que, aunque estas situaciones existen, tú estarás de mi lado para afrontarlas y superarlas. Aceptando que ellas son un proceso por el cual debe transitar para ser una mejor persona en Cristo Jesús.

Padre, sé que en mi vida enfrentar pruebas y dificultades, y que puedo sentirme abrumado(a) o intranquilo(a). Pero también sé, que siempre estás conmigo, por eso te doy gracias.

Gracias mi Dios amado, porque en ti encuentro paz, sin importar lo que enfrente. Hoy escojo lo que dice tu palabra, y no dejo que mi corazón se turbe o tenga miedo.

Puesta la mirada en Jesús, en ti confío mi Dios amado, te pido me llenes de tu gozo y de tu paz. Para que, por el poder de tu Espíritu Santo, sobreabunde en mi la esperanza. Concédeme la fuerza para llevar una vida sellada por tu paz y guarda mi corazón. ¡Amén!

Te invitamos a clamar también a Dios estas tres oraciones:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here