Unos niños pastores estando por la montaña de Montserrat en España, escucharon una bella canción y fueron hasta una gruta donde vieron la imagen de la virgen. A partir de entonces se elevan oraciones para venerar a la Virgen de Montserrat, orar por las embarazadas y otras peticiones. Conoce en este artículo la oración a la virgen de Montserrat.

Oración a la virgen de Montserrat

Oración a la Virgen de Montserrat, para peticiones

A la virgen de Montserrat o “moreneta” como la llaman por cariño, le han escrito muchas oraciones como muestras de la fe y devoción para con ella. Al decir su nombre se siente una alegría y bienestar como una conexión directa con su misericordia. Su esencia proviene de ser madre de nuestro Señor Jesucristo, Dios y hombre verdadero, hijo unigénito de Dios. Al elevar nuestras suplicas nos llena de alegría, saber que es la luz que nos guía en el camino de la fe y nos orienta para solucionar aquello que nos angustia.

Sus fieles seguidores les oran con mucha amor de todo corazón, postrándose con humildad ante su majestuosidad, cada alma que le solicita con fe alcanza sus bendiciones, su protección ante cualquier angustia, dolor o temor. La virgen de Montserrat es nuestra guía y mediadora misericordiosa,  entre los feligreses y nuestro Señor Jesús, rebosando nuestro corazón y alma de luz, armonías y bendiciones.

Oración de Petición a la Virgen de Montserrat

“Oh Madre misericordiosa, corazón de amor, corazón de compasión, que siempre nos escucha y conforta, atiende a nuestros ruegos. Como hijos tuyos, imploramos tu mediación ante tu hijo Jesús. Recibe con piedad y compasión (hacer la petición).

¡Qué alegría saber que tu corazón está siempre dispuesto para quienes suplican a ti! Cedemos a tu piadoso cuidado y mediación a nuestros seres queridos y a todos los que se sienten enfermos, solos o lastimados.

Asístenos, Madre amorosa, a llevar nuestras cargas en esta vida hasta que alcancemos a participar de la gloria eterna y la paz con Dios. Amén”.

Oración a la virgen de Montserrat

Ruega por nosotros Señora de Montserrat

¡Oh Madre Venerable, corazón de amor, corazón de misericordia, que siempre nos oyes y fortaleces, atiende a nuestras peticiones! Como tus hijos, rogamos tu intercesión ante tu Hijo Jesús.

Recibe con misericordia y compasión las suplicas que hoy te hagamos, principalmente (hacer la petición). ¡Qué alivio saber que tu corazón está siempre dispuesto para quienes suplican a ti!

Dejamos a tu tierno cuidado y mediación a nuestros seres queridos y a todos los enfermos, solos o heridos. Ayúdanos,  Santa Madre, a llevar nuestras culpas en esta vida hasta que lleguemos a participar de la gloria eterna y la paz con Dios. … Nuestra Señora de Montserrat, ruega por nosotros. ¡Amén! Ruega por nosotros, Santa Virgen de Montserrat.

Virgen María de Montserrat protectora de las embarazadas

Las mujeres creen mucho en la protección de la Virgen de Montserrat cuando quedan preñadas, así también cuando se aproximan los días del parto. En Cataluña y otras provincias de España se conoce una tradición que consiste que las embarazadas, van hasta la Catedral acompañadas de sus esposos y dan nueve vuelta a la Catedral, mientras caminan alrededor de la Catedral van orando a la Virgen de Montserrat, implorando por un embarazo y parto sin problema.

Al parecer de acuerdo a la tradición, este ritual de orar mientras se da vuelta a la catedral, se lleva a cabo a partir del octavo mes de gestación, la pareja va orando a Dios y a la Virgen rezando el Padrenuestro, el Avemaría y la Gloria, nueve veces, rezan las tres oraciones por cada una de las vueltas. Portan consigo una estampilla de la Virgen de Montserrat y una vela, que la encienden en el momento del parto. Además también le rezan otras oraciones como las siguientes:

Plegaria a la Virgen María de Montserrat

“Virgen María, Madre de Dios, que abrigaste en tu seno, a Jesús el Salvador, te solicitamos que nos resguardes en este momento, en que confiada esperamos un hijo, para que podamos aceptarlo con amor; educarlo de modo que “crezca en sabiduría, estatura y gracia” ante los de Dios; y conducirlo con nuestro ejemplo a la casa del Padre. Amén”

Oración a la Virgen de Montserrat para embarazarse

Esta oración a la Virgen de Montserrat para lograr concebir un hijo se lleva a cabo en tres partes: La primera parte, se le ruega a la Inmaculada Virgen María y le damos las gracias a Dios Padre; la segunda parte, se ora para tener buena salud, amor, protección, paz y nos libre de todo mal en todo momento. La tercera parte se implora por el éxito en el momento del parto y estar bien durante todo el embarazo.

¡Sagradísima María!… Tú, que por obra del Espíritu Santo, en extraordinaria Anunciación, llegaste a ser Madre intachable del Divino Niño, hijo de Dios, y recibiste la gracia celestial de la Divina e Inmaculada Concepción, cumpliéndose la profecía del imperecedero Padre Celestial, de estar con nosotros, de traer y dar al mundo a Jesucristo nuestro amado redentor.

Que el Dios Altísimo te agració ser bendita entre todas las mujeres, que por el fruto de tú puro y santo vientre seremos salvados, a ti, a quien los ángeles resguardaron en tu santa y dulce espera, a ti dedico esta Oración a la Virgen de Montserrat, en estos meses de mi maternal embarazo, a Dios gracias doy por bendecirme con un hijo, o hija, y por su amor, Amén.

¡Venerabilísima Virgen María!, A ti concurro, suplicante, para que protejas al que crece en mi cuerpo, te ruego humildemente, en esta Oración a la Virgen de Montserrat, que nos aparte de todo mal, así como Dios de tu Santo Hijo alejo al cruel tirano, concédeme entereza, para que disipen mis dudas y temores.

Madre adorada, el Señor es contigo creador de esperanzas, haz que mi dulce embarazo no sea en vano, danos salud, paz y amor,  para ser uno más que siguen y atiende las honradas enseñanzas, Santa María, madre de Dios, te solicito protección, cuida del fruto de mi vientre. ¡Oh!, dulcísima Virgen María, reitero, ruega por nosotros, Amén.

¡Sagradísima Virgen María! Que posees el nombre mariano de Virgen de Montserrat, te ruego con alma y corazón; aparta de mí las miserias, que no me falte alimentos con que amamantar a mi bebé, que no falte de nada para mimarlo y cuidarlo, y que en la hora del dolorido parto tenga todo lo indicado.

Te imploro, por medio de esta Oración a la Virgen de Montserrat, una vez más, que en mi embarazo no sufra ningún llanto, yo me entrego, me consagro, libre y totalmente a nuestro Dios, agradezco tu intercesión ante Jesucristo nuestro Señor, gracias te doy por escuchar esta mi suplicante oración. Amén”.

Al culminar de rezar esta rogativa, ofrenda a la Virgen de Montserrat, rezar tres Avemaría, una oración al Arcángel Gabriel y dos Padrenuestro, junto con la Oración de la Santa Dulce Espera, durante siete días hasta completar siete oraciones. En vista que el número siete tiene que ver con la espiritualidad. Cuando te dispongas a rezar enciende una vela blanca y acompáñala con un ramo de flores blancas, simbolizando la pureza.

Oración a Nuestra Señora de Montserrat

¡Madre y Señora nuestra, Virgen querida de Montserrat! A tus pies me arrodillo este día a ofrecerte nuestra y suplicas, pues a los pies de la cruz consentiste ser nuestra madre y desde aquella hora eres Madre de todos los hombres, amparo de los pecadores y valiente medianera nuestra.

Acoge nuestro corazón y nuestra humilde y sentida oración pues como hijo e hijas nos confiamos a Vos, nuestra celestial patrona. Tú que eres esperanza cierta de cuantos caminamos en este valle de lágrimas, se caritativa y misericordiosa con los que recurrimos a Ti.

Tú que siendo dócil y sumisa a los planes del Señor te convertiste en Madre nuestra solícita y causa de nuestra alegría, aumenta nuestras virtudes y apartar todo mal y peligro, ilumina nuestros pensamientos y fortalece nuestra voluntad.

Ábrenos el corazón e inunda de sentimientos de misericordia, para llegar al prójimo con verdaderos gestos de amor, confortando al triste y auxiliando amorosamente a cargar la cruz al que ya no puede sostenerla. ¡Oh, Celestial Señora, Nuestra Señora de Montserrat!

Atiende propiciamente mí suplica y media por mí ante el trono de tu Hijo para que me ayudes a salir de esta grave realidad que es la causa de mi angustia y desesperación: (se realiza un breve silencio y con mucha fe se realiza la petición de la gracia).

Piadosa y maravillosa Señora, Tú que siempre nos das maternal consuelo, recibe con compasión la solicitud que te presento. Te imploro, ante el Señor, para que se compadezca de mi difícil circunstancia y me otorgue rápida solución si es que lo que pido es conviene a mi eterna salvación. Amén”.

Petición: “Asísteme divina Señora de Montserrat”. “Asísteme divina Señora de Montserrat”. “Asísteme divina Señora de Montserrat”. Rezar la Salve, tres Ave María y tres Padre Nuestro.

Novena a la Virgen de Montserrat

Te convido a invocar a la virgen por medio de rezar la siguiente Novena elaborada, con oraciones para cada día de la novena y, puedes realizarla en cualquier momento, con preferencia los previos de la festividad de la Virgen de Montserrat, 27 de abril en España y 8 de septiembre en otros países de habla hispana.

Al iniciar la Novena, Santiguarse: Con la señal de la cruz, de nuestros enemigos, líbranos Dios Nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Acto de contrición de los pecados: ¡Ten misericordia de mí, Señor, por tu bondad, por tu gran caridad, borra mis pecados!, crea en mí, Dios mío, un corazón puro. Y resurge la firmeza de mi espíritu. No me arrojes lejos de tu presencia, ni retires de mí tu Santo Espíritu. Nuestra Señora de Montserrat, ruega por nosotros y nuestros hijos.

Palabras para meditar cada día: Aquí aprenderá diferentes reflexiones para meditar cada día de la semana, sobre los temas que más interés tienen para los feligreses:

DÍA 1

El Señor nos concede la Vida. El ángel entró en su casa y la saludo, diciendo: “¡Alégrate! Llena de gracia, el Señor está contigo”. Al oír estas palabras ella quedó turbada y se preguntaba que podía expresar ese saludo. Pero el Ángel le dijo: “No temas María porque Dios te ha beneficiado. Concebirás y darás a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús”… Dijo María: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra” (Lc 1, 28-31 y 38).

Reflexión: María dijo estas palabras por medio de la fe. Y así, por medio de María, la Vida vino a nosotros. Ella, absolutamente mujer, se entregó a Dios sin reservas, se mostró totalmente solicita a la acción del Espíritu Santo y en esta respuesta se concedió a cooperar con la Gracia de Dios.

Oración: Al iniciar este primer día de la novena, te expresamos Madre, nuestro amor. Venimos con cordialidad a pedirte por nuestras penurias, haz que te dupliquemos en tu Sí a Dios. Entiende nuestro pedido, atiéndelo.

A cada intención respondemos: Por María, nuestra madre, te lo solicitamos Señor por todos los padres y madres que esperan un hijo. POR LAS INTENCIONES INDIVIDUALES CON QUE IMPLORAMOS ESTA NOVENA: Ave María.

DÍA 2

El Señor nos invita a ponernos al servicio de la vida. En aquellos días María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel llena del Espíritu Santo, exclamó: ¡“Tú eres glorificada entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre”! Feliz de ti por haber creído que se cumplirá todo lo que te fue anunciado de parte del Señor. (Lc. 1, 39-45).

Reflexión: Las palabras de Isabela “Feliz de ti por haber creído” se dedican no sólo a aquel momento preciso de la revelación, sino a toda la vida de María. En su camino hacia Dios, María anduvo una ruta de fe a lo largo de toda su vida. Y lo hizo de modo heroico. En su “obediencia de fe” ella se abandonó a Dios y “esperando contra toda expectativa, creyó” cada día, en medio de todas las pruebas y contrariedades.

Oración: María, madre de Dios, se mediadora ante tu Hijo y muéstranos como amar y servir a los demás. Que siguiendo tu modelo de disponibilidad, sepamos aceptar la vida como el don regalado que Dios nos ha dado; y que podamos resguardar, nutrir, y acoger a aquel niño que recibamos como hijo. Que podamos recorrer con fe y esperanza los caminos que nos llevan a cumplir la voluntad del Padre.

A cada intención respondemos: Por María, te lo suplicamos Señor por los que desean recibir la gracia de un hijo (POR LAS INTENCIONES PARTICULARES CON QUE REZAMOS ESTA NOVENA)…

Rezamos. Bendita seas María, Virgen y Madre, el Señor te llenó de gracia y alegría en la dulce Espera de Jesús. Te suplicamos por los esposos que desean el don de un hijo, ayúdalos en esta esperanza a apoyarse recíprocamente en el camino de la vida.

DÍA 3

Dios hace milagro con nuestra vida. María dijo entonces: Mi alma reconoce la grandeza del  Señor, y mi espíritu se llena de gozo en Dios, mi salvador, porque Él miro con misericordia la pequeñez de su servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: Su nombres es Santo (Lc 1 46-50).

Reflexión: Cuando Isabel saludó a la joven allegada que venía de Nazaret, María respondió con el Magníficat. Es la cortesía de todo su ser hacia Dios, manifestada de forma poética, pero sencilla. Sus palabras están iluminadas en muchos pasajes sagrados del pueblo de Israel y reflejan el gozo de su espíritu, la felicidad que le estimula ser consciente de que en ella se realiza la promesa hecha “en favor de Abraham y su descendencia por siempre”.

Oración: María, madre de Jesús, enséñanos a rezar con fe, con inocencia de corazón y sencillez. No sólo por nuestras preocupaciones sino también por las de todos aquellos que sufren y precisan de nosotros y de nuestra palabra de esperanza. Que de nuestra boca, como de la tuya, broten palabras de alabanza hacia el Creador y Dador de vida (Ver artículo: Rosario a San Benito Abad).

Dios Padre Nuestro, rico en amor y piedad, que este tiempo de espera se trasmute en una ocasión de crecer en nuestra fe y nuestra entrega a los demás. Que podamos hallar momentos de alegría y felicidad y los compartamos con quienes nos rodean.

A cada intención respondemos: Por María, te lo pedimos Señor, por todos los bebés que crecen y se preparan para nacer (POR LAS INTENCIONES PARTICULARES CON QUE REZAMOS ESTA NOVENA). Padre Nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre, venga a nosotros tu Reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día perdonas nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a quienes nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

DÍA 4

“… Y llegó el momento de ser madre”. Mientras se encontraban en Belén le llegó el tiempo de ser madre, y María dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue. Lc 2,6-7.

Reflexión: María da su consentimiento a la elección de Dios, para ser la madre de su Hijo por obra del Espíritu Santo y toda su existencia está marcada por la certeza de que Dios está a su lado y la acompaña con su providencia benévola.

Nuestra Señora de Montserrat, ayúdanos a ser sencillos y pobres de corazón para nutrirnos de tu amor y crecer en fe y esperanza. Sabiendo que todo lo debemos esperar de tu Hijo, nuestro Salvador. Socórrenos que a semejanza tuya vivamos con la certeza, de que Dios está a nuestro lado y nos acompaña con su divina providencia.

A cada intención respondemos: Por María, te lo pedimos Señor por el momento del parto y del nacimiento. (POR LAS INTENCIONES PARTICULARES CON QUE REZAMOS ESTA NOVENA).

Oración a la Virgen de Montserrat

Madre de Dios, Virgen María, que tuviste en tu seno al Salvador, te rogamos que nos protejas en este momento, en que esperamos un hijo, para que podamos tenerlo con amor; educarlo de modo que “crezca en sabiduría, estatura y gracia” ante los ojos de Dios; y conducirlo con nuestro ejemplo a la casa del Padre. Amén.

DÍA 5

Nuestro hijo, plan de amor de Dios Padre. Cuando Jesús cumplió once años, subieron a las fiestas según la costumbre, y cuando estas terminaron se volvieron; pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que lo supieran sus padres.

Al tercer día lo encontraron, en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y haciéndoles preguntas: todos los que oían quedaban desconcertados de su talento y de las respuestas que daba.

Al verlo quedaron extrañados, y le dijo su madre: Hijo ¿Por qué te has portado así con nosotros? ¡Mira con qué angustia te buscábamos tu padre y yo! Él le contestó: ¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que yo debo ocuparme de los asuntos de mi Padre? Ellos no entendieron lo que les decía. Él regresó con sus padres a Nazaret y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba estas cosas en su corazón. Lc 2 41 y 46-50.

Reflexión: Durante los años de su vida encubierto en Nazaret, Jesús “vivía sujetos a ellos” (Lc. 2,51): sujeto a María pero también sujeto a José, porque éste hacía las veces de padre ante los hombres; de ahí que el hijo de María era considerado también por la gente como “el hijo del carpintero” (Mt. 13,55).

 

Cuando el apóstol nos dice que “Ellos (José y María) no entendieron lo que les decía” pone de relieve que aun su madre vivía en la intimidad con el misterio de Jesús, hijo de Dios, sólo por medio de la fe. “Feliz la que ha creído”.

Oración: Jesús, déjanos entender, con la ayuda de tu gracia, aquellas cosas y situaciones que se nos van presentando en la vida. María, madre de los vivientes, que acogiste la Vida en nombre de todos y para el bien de todos, guíanos en el camino, protege a nuestros hijos y familias. Enséñanos a estar en las cosas del Padre.

A cada intención respondemos por María, nuestra madre, te lo imploramos Señor por nuestros hijos. Por nuestras familias. (POR LAS INTENCIONES PARTICULARES CON QUE REZAMOS ESTA NOVENA).

DÍA 6

María, nuestra madre, está atenta a nuestros requerimientos. Tres días después se celebraron unas bodas en Caná de Galilea, y a madre de Jesús estaba allí. Y Jesús también fue invitado con sus discípulos. Y, como faltaba vino, la madre de Jesús le dijo: “No tienen vino”. Jesús le respondió: Mujer ¿Qué tenemos que ver nosotros? Mi hora no ha llegado todavía. Pero su madre dijo a los sirvientes: “Hagan lo que Él les diga” (Jn 2, 1-5).

Reflexión:

María muestra una maternidad nueva, según el espíritu, cuando va al encuentro de las necesidades del hombre. En Caná de Galilea se muestra solo un aspecto concreto de la necesidad humana, aparentemente pequeño y de poca importancia, quedarse sin vino.

Pero esto tiene un valor simbólico. María se pone entre su Hijo y los hombres en la realidad de sus privaciones, indigencias y sufrimientos. En su papel de madre, se pone “en medio”, se hace intermediaria. Ella intercede por los hombres y se pone como vocera de la voluntad de su Hijo: “Hagan lo que él les diga”.

Oración:

María, madre de Dios, ayúdanos para que Jesús atienda nuestras necesidades. Enséñanos a hacer todo lo que Él nos dice y a pedir en la oración el conocimiento que todavía nos falta para tener el gusto de las cosas de Dios. Que sepamos ver las necesidades de los que nos rodean y podamos brindarnos generosamente, ayudando a quienes, en este momento fundamental, de sus vidas se encuentran solas y desamparadas.

A cada intención respondemos: Por María, nuestra madre, te lo pedimos Señor por las madres que están solas. Por los padres que no tienen trabajo. Por la intención particular con que rezamos esta Novena.

DÍA 7

Tu hijo también tiene una misión. Hablando a la gente, cuando su madre y sus hermanos, que estaban afuera trataban de hablar con Él. Alguien le dijo: “Tu madre y tus hermanos están ahí afuera y quieren hablarte “Jesús les respondió “

¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos? Y señalando con la mano a sus discípulos agregó “Estos son mi madre y mis hermanos, porque todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre”. (Mt. 12 46-50).

Reflexión:

María es la primera entre “aquellos que escuchan la palabra de Dios y la cumplen” Y por eso, aquella bendición pronunciada por Jesús se refiere en primer lugar a ella. María se convierte, en cierto sentido, en la primera “discípula” de su Hijo y por medio de su fe descubre otro sentido de su maternidad: una nueva maternidad según el espíritu y no únicamente según la carne.

Oración: Madre nuestra, Virgen de Montserrat, nos enseñas que más importante que  el vínculo carnal es la relación que nace y se forma por cumplir con lo que Dios nos pide. El amor se construye día a día, así queremos servir al Señor y aceptar su voluntad.

Que podamos ser testigos de lo que significa el amor auténtico diciendo cada día que sí. Acuérdate de las familias que han abierto su corazón a la adopción, ayúdales en la alegría de su generosidad a que puedan gustar los hermosos nombres de padre y madre. Que teniéndote a vos como modelo incomparable de acogida y cuidado de la vida puedan dar gracias cada día, por esa vida que se les entrega.

A cada intención respondemos. Por María, nuestra madre, te lo pedimos Señor por los que desean adoptar (POR LAS INTENCIONES PARTICULARES CON QUE REZAMOS ESTA NOVENA).

Se complementa la Oración de este día rezando el Padre Nuestro y el Ave María y el Gloria.

DÍA 8

Amar a Dios por sobre todas las cosas. Cuando Jesús terminó de hablar, una mujer levantó la voz en medio de la multitud y dijo: “feliz el seno que te llevó y los pechos que te amamantaron” Jesús le respondió: “Felices más bien los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica” (Lc. 11, 27-28).

Reflexión: Esta frase constituía una alabanza para María como madre de Jesús según la carne. A través de aquellas palabras ha pasado rápidamente por la mente de la muchedumbre, al menos por un instante, el evangelio de la infancia de Jesús. Es el evangelio en que María está presente como la madre que concibe a Jesús en su seno, lo da a luz y lo amamanta maternalmente: la madre-nodriza a la que se refiere aquella mujer del pueblo.

Gracias a esta maternidad, Jesús es un verdadero hijo del hombre. Jesús con su respuesta quiere quitar la atención de la maternidad sólo como vínculo de carne, para orientarla hacia aquel misterioso vínculo del espíritu, que se forma en la escucha y la observancia de la palabra de Dios.

Oración: María, Virgen de Nazaret, tu que viviste las dimensiones de lo humano y de lo femenino de manera perfecta, intercede por nosotros, para que seamos atentos escuchas de la Palabra de Dios. Aleja de nosotros todo lo que nos impida practicar lo que Jesús nos enseñó. Pon en tu boca, tus palabras, tus intenciones y todo lo que pueda abrir nuestro corazón al bien y al amor.

A cada intención respondemos. Por María, nuestra madre, te lo pedimos Señor porque las mujeres puedan amamantar a sus hijos, dándoles su leche y amor. Porque todos los padres puedan ayudar a crecer a los hijos. Por la intención con que rezamos esta novena.

Rezamos. María, madre del mundo te confiamos la causa de la vida. Haz que quienes creen en tu Hijo sepan anunciar con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la Vida. Alcanzarles la gracia de acogerlo como don siempre nuevo. La alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia y la valentía de testimoniar con confianza.

DÍA 9

Jesús nos da a María como madre. Al ver a la Madre y cerca de ella al discípulo a quien Él amaba, Jesús le dijo: “Mujer, aquí tienes a tu hijo”. Luego dijo al discípulo: “Aquí tienes a tu madre” (Jn. 19, 25-27).

Reflexión: La maternidad de María, que se convierte en herencia del hombre, es un don: un don que Cristo mismo hace personalmente a cada hombre. A los pies de la cruz comienza aquella especial entrega del hombre a la madre de Cristo. La entrega es la respuesta al amor de una persona y, en concreto, al amor de la madre.

Por eso, a través de los siglos, de entre los diversos pueblos y naciones de la tierra, el hombre se dirige a María, con veneración y confianza, como quien se dirige a su madre, y busca en su fe el sostén para propia fe.

Oración: Virgen Santísima, Madre de Jesús y Madre nuestra, sabemos que nos acompañas en el camino de la vida intercediendo por nosotros y por nuestras necesidades, danos un corazón fuerte y generoso. Gracias porque cada uno de nosotros somos partícipes de la vida de Dios. Te pedimos que nos enseñes a respetar, proteger y defender la vida, especialmente la más débil e inocente.

Inspira y protege especialmente a aquellos hombres y mujeres que condicionados por el medio y las circunstancias que los rodean, no llegan a ver que la vida es siempre un bien. Que ellos sepan que “Ninguna cosa es imposible para Dios” (Lc. 1, 30-37) y se entreguen con confianza a su providencia benévola.

 

Bendícenos y guíanos en este camino para poder florecer en virtud y santidad. Confiamos en tu intercesión y esperamos con fe que Jesús nos conceda lo que pedimos.

A cada intención respondemos: Por María, nuestra madre, te lo pedimos Señor por los bebés no deseados, sus madres y padres. Por los niños abandonados. Por los que sufren. POR LAS INTENCIONES PARTICULARES CON QUE REZAMOS ESTA NOVENA.

Virgen de Montserrat, su historia

En el año de 880 DC, mientras unos siete niños pastores estaban guiando su rebaño de ovejas cerca de una cueva en la montaña de Montserrat de Cataluña,  fueron escogidos para que atestiguaran su divina presencia, percibiendo una sublime música misteriosa durante siete sábados continuos, y siendo guiados hasta dónde provenía la hermosa melodía con rayos luminosos, que llegaron hasta la cueva, descubriendo una imagen de madera envuelta de un resplandor y cantos angelicales.

Los niños pastores encontraron una talla de madera de arte románico, de unos 95 centímetros de alto, en ella se observaba a la Virgen sentada y lleva sentado a su regazo al Niño Jesús. La representación de la Virgen es una figura delgada de cara alargada y dulce gesto, Tanto la imagen de la Virgen como la del Niño Jesús tienen puesta una corona.

En el siglo IX una vez que el obispo de Manresana, se enteró del descubrimiento de la imagen de la Virgen en una cuerva por los pastorcitos, ordenó que la trasladaran hasta la catedral. Cuando se dispusieron a empezar su traslado, a medida que avanzaban la imagen pesaba cada vez más hasta no lograr moverla. Decidiendo, devolverla a su lugar en la cueva y, entonces el obispo dispuso la construcción de la capilla de Santa María.

Durante la Guerra de Independencia en 1814, la esfinge de la Virgen fue trasladada a Barcelona porque el monasterio en Montserrat lo habían profanado, estuvo un tiempo en la Catedral de Barcelona, de aquí paso a la iglesia de San Miguel hasta 1824, una vez reconstruido el monasterio benedictino fue trasladada al mismo, donde se encuentra hoy en día. Por la situación socio política del país fue hasta 1844, que se restituyó el culto de la Virgen de Montserrat.

En principio la feligresía y la iglesia, en los tiempos antiguos vestían lujosamente a la Virgen de Montserrat, luciendo esquicitos mantos de telas bordadas, lujosos vestidos y coronas de oro que le fueron robadas durante la Guerra Civil española, por los militares republicanos dejando a la esfinge de la Virgen sin vestidos, tal como se conoce en la actualidad: bella, natural y humilde.

Origen de la talla de la Virgen

Existe una leyenda que la esfinge fue tallada por Lucas el apóstol, que la había realizó en la carpintería de San José y tuvo de modelo a la propia Virgen María. Sin embargo, los datos reales distan en su totalidad de esta leyenda. La esfinge de arte medieval que data del siglo XII con estilo romántico. Es una estatuilla de madera de haya y álamo blanco, con una altura de 95 centímetros y 17 kilos de peso. La Virgen de Montserrat tiene sobre su regazo al Niño Jesús.

La Moreneta

Las figuras de la Virgen de Montserrat y la del Niño Jesús están pintadas de dorado en casi todo su cuerpo a excepción de sus caras, manos y pies del niño. Por el color de la madera y tal vez, por el tiznado de las velas, estos son de color castaño a negro. La imagen del Niño Jesús tiene la mano derecha como haciendo la señal de la cruz y, su mano izquierda sujeta un cono. En tanto que la Virgen de Montserrat, sujeta en su mano derecha una esfera y con la izquierda hace un gracioso movimiento.

El color de sus rostros, manos y pies del Niño Jesús, que contracta con el dorado y el negro del resto de la esfinge, hizo que se ganara el sobre nombre de la Moreneta. Los restauradores han comprobado que este color no es el original y sino que es los cambios sucedidos al barniz con que la pintaron en su restauración del siglo XIX, a causa de la oxidación del plomo en la pintura. En esa restauración también le colocaron detalles como las manos que ahora tiene y el Niño Jesús.

Día de la Virgen de Montserrat

Luego de haber restaurado el monasterio, porque su infraestructura había quedado casi en ruinas por los daños que sufrió durante los saqueos e incendios, por la Guerra Civil española; en el año de 1844, reabre sus puertas a la feligresía. El 12 de septiembre de 1881, el Papa León XIII nombró a la Virgen de Montserrat  patrona de la diócesis de Cataluña y proclamo el 27 de abril como el Día de la Virgen de Montserrat. Celebrado en la actualidad, el día 27 de abril en España y 8 de septiembre en otros países de habla hispana.

Advocación de la Virgen María

La Iglesia Católica con el propósito de venerar a la Virgen María por ser la madre de Jesús, en el siglo XVII, instituyó el rito litúrgico de la Coronación canónica, para exaltarla por medio de sus advocaciones marianas. La primera en recibir este título de la Virgen María en 1881, fue la Virgen de Montserrat, cuando la canonizó el Papa León XVIII. A partir de esa fecha la iglesia le impone la Coronación Canónica y la reconoce como la Virgen María de Montserrat.

A partir de entonces la Iglesia Católica ha reconocido a otras apariciones de la Santísima Madre Inmaculada Virgen María, a través de la Coronación Canónica de la Virgen de la Merced en 1886; en 1889 la Virgen de la Candelaria y en el siglo XX en el año 1904, fueron canonizadas: la Virgen de los Reyes y la Virgen de la Misericordia de Reus.

Según la tradición dice que la advocación de la Virgen María de Montserrat, ocurre porque ella representa el momento que la Virgen María estuvo gestando en su cuerpo al Niño Jesús. Por esto las mujeres que desean quedar embarazadas o ya lo están y quieren lograr un buen embarazo y un parto sin complicaciones, recurren a la Virgen María de Montserrat para su protección maternal. También le oran a la virgen cuando quieren adoptar a un niño o quieren concebir y se les dificulta.

Desde su aparición la Virgen de Montserrat es muy querida y su devoción fue llevada por los españoles durante la conquista de América a los países de habla hispana, incrementado su feligresía y por esto se le rinde culto suplicando para la protección del embarazo, lograr la fertilidad para las que quieren concebir, en España y otros países latinoamericanos como: Costa Rica, Venezuela, Colombia, Salvador, México, Cuba y Guatemala.

Basílica de la Virgen de Montserrat

La primera Capilla de la Virgen de Montserrat, la construyeron próxima al sector de la montaña donde fue vista la imagen de la virgen por primera vez. Con el fondo de una espectacular formación rocosa de la montaña, se encuentra ubicada desde el año 888, de acuerdo a los historiadores la capilla construida en homenaje a la madre de Dios. Donada por el Conde Wilfredo el Velloso al monasterio de Ripoll.

La capilla de Nuestra Señora de Montserrat, se localiza a 20 kilómetros del noreste de la ciudad de Barcelona en España. Fue construido a unos 725 metros de altura sobre el nivel del mar. La capilla en sí tiene una altura de 33 metros y solo cuenta con una nave de 68 metros de largo por 22 metros de ancho.

Luego en el año 1025 el monje benedictino Oliba, abad de Ripoll y obispo de Vic, arranco la construcción de un nuevo monasterio en la ermita de la Virgen María de Montserrat. Con la aceptación por sus devotos, así como los milagros y prodigios que obró la virgen, fueron la referencia para que los peregrinos cada vez fuesen más asiduos a este pequeño cenobio.

Para el año de 1409, este monasterio fundado por el abad de Ripoll, se convirtió en abadía independiente. Luego en vista a las reformas Montserrat pasó a formar parte de la Congregación de Valladolic. En los siglos  siguientes este monasterio fue un complejo cultural, del cual emergieron muy buenos compositores. Entre los años de 1808 a 1835, en vista la guerra napoleónica y la desamortización en España, casi la destruyen.

Afortunadamente, fue reconstruido y en 1844 otra vez se reiniciaron las actividades de la vida monástica, luego que la iglesia logró restablecer sus actividades en diferentes monasterios y basílicas españolas. Llegando, el reconocimiento de la devoción de sus feligreses y de los milagros obrados por la Virgen de Montserrat en 1881, en las Fiestas de la Coronación canónica de la imagen de la Virgen, por el Papa León XIII la declaró Patrona de Cataluña.

 

Gracias a las diligencias del gobierno de Cataluña logró proteger el monasterio de la Virgen María de Montserrat, durante los años de la Guerra Civil Española (1936-1939), de que fuese totalmente saqueada y destruida. En nuestros días, este monasterio se actualiza y sigue recibiendo visitantes de diferentes lugares del mundo, que siguen de cerca la devoción mariana de la Virgen de Montserrat.

Milagros de la Virgen María de Montserrat

Desde que los pequeños pastores descubrieron a la imagen de la Virgen en la montaña de Montserrat, se la atribuyen muchos milagros. Uno de sus milagros data de 1339 cuando al parecer los manresano estaba pasando por una prolongada sequía, la solución que en realidad los ayudaría era la construcción de un canal de riego entre los ríos Llobergat hasta Balsareny.

Debido, que el canal pasaba por las tierras propiedad de monseñor Galcerȧ Sacosta, obispo de Vic, en vista a esto se opuso por alrededor de seis años al proyecto hasta que sucedió el milagro de las tres luces de Nuestra Señora de Montserrat. Relatan que el 21 de febrero de 1345 a eso de las 7:00 pm, estando los feligreses en la iglesia del Carmen, tres grandes esferas de luz entraron por los ventanales, atravesaron la nave principal y se posaron en la capilla de la Santísima Trinidad. Luego de unirse en una sola salieron disparadas vía Montserrat, haciendo sonar las campanas

El milagro que salvo el alma de un padre

En 1658, estando en el monasterio de Nuestra Señora Santa María de Montserrat en España se encontraban presentando unas conferencias el padre Bernardo de Ontevieros y el Abad don Millán de Mirando. En conocimiento que el Abad estaba en el monasterio, se dirigieron a este una madre con su hija, para solicitar al Abad diera misas en nombre de su padre que había fallecido hace tiempo. Según ambas decían que el hombre se encontraba penando en el purgatorio.

La niña decía que su padre estaba cerca del altar, hincado de rodillas y cubierto por el fuego, el abad, sin creerles, solicitó a la niña que acercara un pañuelo al sitio donde según ella se encontraba su padre. La niña procedió de acercar el pañuelo y para sorpresa, el pañuelo se quemó. En ese momento los incrédulos sacerdotes verificaron que la niña decía la verdad. Todo ese día se alabó con mayor fe a la Virgen de Montserrat  durante todo el día.

Milagro de la Virgen de Montserrat en Venezuela

En la población de Santa Cruz de Aragua en Venezuela, se venera a la Virgen de Montserrat desde 1782, aunque en principio esto no era lo planeado. La diócesis había hecho la solicitud de una imagen para esa población. En el momento de su traslado para Venezuela se habían solicitado dos imágenes una del Perpetuo Socorro para Santa Cruz de Aragua y la imagen de la Virgen de Montserrat para la ciudad de Valencia. Aunque al parecer ambas vírgenes habían decidido a que diócesis querían ir ellas

En ese entonces ambas imágenes llegaron a la Guaira y ambas cajas fueron trasladadas por bueyes a las poblaciones de Santa Cruz de Aragua y la ciudad de Valencia. Cuando llegó la representación a Santa Cruz, recibieron a la Virgen de Montserrat y la devolvieron para que la cambiaran por la imagen de la Virgen del Perpetuo Socorro. Para sorpresa cuando esperaban la imagen cambiada llegó de nuevo la Virgen de Montserrat. Su mensaje que había decidido su pueblo y desde ese día la honran el 8 de septiembre.

El milagro de la liberación

Este milagro ocurrió cerca de 1846, en España ocurrió cuando un padre y su hijo viajaban en barco desde Barcelona  a Murcia, para irse a vivir con su otro hijo que era un hombre rico y, estaba casado pero no tenía herederos. Mientras padre e hijo viajaban, se desato una tormenta que conllevó que el barco se desviara a la costa de Berbía, llegando al puerto los viajeros fueron vendidos a los musulmanes, quienes los separaron y apresaron en distintos lugares.

Los días pasaban y mientras sufrían por la separación y el miedo, tanto padre como hijo estando presos en diferentes lugares, le suplicaban a la Virgen de Montserrat implorando su ayuda. Se acercaba el día de la Virgen de Montserrat, cuando un compañero de celda del padre que era cristiano le propuso celebrarlo en la noche y lo invitaba a participar, el padre llorando empezó a orar con mucha fe. La siguiente noche la virgen se le apareció en un sueño muy vivido, envuelta en luz “¿me has llamado? Aquí estoy… y se desvaneció.

Al siguiente día estaba sin ningún tipo de atadura y logró salir de la prisión sin encontrar resistencia para abrir con facilidad cuatro puertas de la cárcel. Sin ser visto logró saltar el muro, todo el tiempo iba orando con mucha fe a la Virgen de Montserrat. Protegido por la virgen, logró llegar a la playa sin ser visto, a pesar de haber sido perseguido por sus captores. Logró encontrar a su hijo por quien había orado para que lo liberasen, ambos lloraron de alegría y sabían que la Virgen de Montserrat obró un milagro. En pocas horas dos hombres los rescataron y salvaron.

La Virgen de Montserrat apariciones

Durante el terremoto de una magnitud de 7.8 escala de Richter, que ocurrió el día 16 de abril de 2016, en Ecuador. Este desbastador terremoto impacto varias provincias de ese país, arruinando edificaciones, escuelas y otras. El tiempo ha pasado y la gente aún se acuerda de la angustia del momento, sobre todo en la población de Manbi, localidad donde se encuentra la basílica menor de Montecristi. En esta basílica ese día ocurrió un evento extraordinario.

En el momento que se encontraban orando unos fieles en la capilla menor de Montecristi, empezó el movimiento telúrico y muchos de ellos asustados salieron corriendo para salvarse del terremoto. Cuando estaba a punto de salir se los impidió una señora vestida de blanco que les señaló: “No salgan por aquí no” y se desvaneció. En ese instante cayó una columna y bloqueo esa salida, todos quedaron pasmados.

Otros feligreses se mantuvieron orando a la virgen de Montserrat, a pesar del fuerte movimiento la imagen permaneció en su sitio. Los otros santos ninguno se cayó ni sufrieron daños y ninguno de los feligreses que permanecieron en la basílica les paso algo. El párrafo de la iglesia reflexionó: “Fue algo extraordinario y sorprendente lo que ocurrió en Montecristi, la imagen de la Virgen de Montserrat no llegó a caerse, a pesar que la capilla sufrió varios daños.

La revelación de Nuestra Señora María de Montserrat es el amparo divino y que está allí afirmando su compasión, su luz así como además su protección para todos los que creen de corazón en su poder de mediar ante nuestro señor Jesús. Esta es una de muchas obras que la Santísima Madre hace para sus fieles; es por ello que nos ha protegido siempre que supliquemos su santo nombre.

Te invito a leer otras oraciones e historias sobre:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here