Los Ojos Rojos en Perros se presenta como uno de los variados síntomas propios de la conjuntivitis, un padecimiento frecuente en estos animales. Como ella existen otras razones que provocan que los ojos de nuestros canes se enrojezcan, desde dolencias menores hasta el ingreso de objetos extraños. Para conocer más acerca de sus causas y sus tratamientos te invitamos a continuar con la lectura de este artículo.

Ojos rojos en perros

¿Qué causa los Ojos Rojos en Perros?

El hecho de que a tu perro se le hayan puestos los ojos rojos se puede deber a diferentes enfermedades. En la mayor parte de las situaciones, este malestar usualmente se acompaña de otros síntomas que nos alertan de que algo no anda bien, como legañas verdosas y purulentas, actitud huidiza ante mucha luz, hinchazón, lagrimeo constante o dejadez, entre otros. Estos síntomas podrían empeorar o, en contraste, mantenerse, sin embargo, si deseamos saber en realidad que ocurre lo más sensato es consultar al veterinario lo más pronto posible.

En los siguientes párrafos ahondaremos en las razones de por qué tu perro muestra los ojos rojos, detallándote las distintas causas que enrojecen al órgano visual, lo que se espera de la consulta veterinaria o el tratamiento más apropiado que el experto nos vaya a prescribir. Igualmente compartiremos algunas otras consideraciones sobre esta afección tan delicada.

Principales Causas

Es muy usual que, al menos en una ocasión en la vida, nuestro perro padezca el enrojecimiento de sus ojos. Este malestar puede ser causado por variadas patologías, a las que se les otorgarían nombres diferentes de acuerdo a la zona del ojo aquejada y/o a las causas que hayan ocasionado su surgimiento. Existen muchas otras causas que podrían fomentar la aparición de ojos rojos en perros. Se ha podido determinar que la forma de los párpados, que se muestran muy caídos en ciertas razas, favorecen la sequedad.  Entre otras, aquí les indicamos algunas de las causas más frecuentes:

Conjuntivitis

Se produce cuando se inflama la conjuntiva interna (tejido rosado) o la conjuntiva bulbar (traslúcida y fina, que envuelve completamente al ojo, casi inapreciable), conociéndose popularmente la hinchazón de tales tejidos como conjuntivitis en perros. Sus orígenes pueden ser de naturaleza vírica, bacteriana, alérgica e inclusive puede desarrollarse por la aparición de un cuerpo extraño, por lo que resulta indispensable visitar al veterinario para confirmar su presencia.

De ser así, veremos al can con ojos rojos y legañas verdosas, aunque igualmente se le puede ver en ocasiones con un lagrimeo constante y sus enrojecidos ojos cerrados. De acuerdo al motivo que haya producido dicha inflamación de la conjuntiva, y de existir infección o no, se puede aplicar un colirio para perros o limpiar de forma apropiada el área afectada con suero fisiológico.

Ojos rojos en perros

Epiescleritis

Al contemplar regiones rojas en la epiesclerótica, la sección más externa de la esclerótica (tejido blanco), sabremos que se trata de epiescleritis, una palabra que significa inflamación de esta estructura del ojo. En tal caso, usualmente se presenta como un engrosamiento general del globo ocular o como un modesto nódulo hinchado y de ubicación muy precisa. Por adelantado hemos de aclarar que, regularmente, es una condición benigna y de pronóstico alentador, aunque va a depender de cada situación particular.

En caso de que nuestro can tenga inflamación de la epiesclerótica se podrá notar el nódulo en el ojo o un engrosamiento a nivel general, coloración modificada de la parte blancuzca del globo del ojo que puede variar de un color rosado hasta una tonalidad marronosa, ojos rojos y con irritación. Adicionalmente, el perro se ve forzado a tener cerrado el ojo aquejado y evidenciar signos de incomodidad y dolor al extenderse mucho la inflamación. Igualmente puede ser posible ver el contorno de sus ojos también enrojecido, con los párpados inflamados y hasta con costras.

Contaminación Medioambiental

Por otra parte, un medio ambiente impuro, con partículas en el aire, polvo o humo, no es benévolo para los ojos. Estos ocasionan incomodidades y favorecen el surgimiento de la epiescleritis. Por ejemplo, aquellos canes cuyos dueños son fumadores empedernidos usualmente tienen los ojos rojos más frecuentemente debido a la contaminación del aire.

Días de Playa

Luego de un día en la playa, los ojos de tu perro pueden tornarse rojos. Si es un can pacifico y permanece en la toalla gran parte del tiempo, no padecerá este problema. No obstante, si a tu perro le place bañarse en el agua, juguetear en la arena y correr de un sitio a otro, existen grandes probabilidades de que acabe con tierra en los ojos. Por lo que es de suma importancia lavar los ojos de nuestro can con bastante suero fisiológico, cada vez que salgamos a un día de playa.

Como has podido observar, existe una multiplicidad de causas por las que se enrojecen los ojos de los mejores amigos y, cualquiera sea el caso, siempre se recomienda consultar al veterinario. Sin embargo, ¿cómo se puede saber si nuestro caso requiere de urgente atención? Eso es parte de lo que te explicaremos a continuación.

Otras Causas de Ojos Rojos en Perros

Obviamente hay otras razones que explican porque tu perro muestra ojos enrojecidos, entre las que sobresalen las siguientes:

  • Orzuelos
  • Blefaritis
  • Cuerpo Extraño
  • Glaucoma
  • Heridas
  • Queratitis
  • Intoxicaciones
  • Alergia
  • Úlcera corneal

Mi Perro Tiene un Ojo Rojo

Ciertamente que todos los casos mencionados pueden suceder en uno o en ambos ojos. De tal manera que, si tu perro únicamente muestra un ojo rojo, es probable que sea una conjuntivitis producida por la introducción de un cuerpo extraño, por un rascado excesivo o por una infección de bacterias. La conjuntivitis alérgica es la que usualmente se presenta en ambos ojos al mismo tiempo.

Por otra parte, la queratitis, indiferentemente de la clase, igualmente puede evolucionar en un solo ojo, provocando que el can muestre un ojo rojo e hinchado, a medio cerrar, lloriqueando o con legañas. Los síntomas que acompañan al enrojecimiento varían de acuerdo a la clase de queratitis que padezca el can. Un orzuelo, una úlcera corneal, la blefaritis bacteriana y una lesión pueden ser, asimismo, causantes del enrojecimiento de un solo ojo.

¿Cuándo llevar al Perro al Veterinario?

Es bastante probable que ante el surgimiento de ojos rojos en tu perro, te cuestiones lo qué ello puede significar y, aún de mayor importancia, lo que se deba hacer. Sobre todo si llegas a ver al perro con sus ojos rojos y con uno o varios de los siguientes síntomas te recomendamos acudir al veterinario de forma urgente:

  • Vómitos
  • Diarrea
  • Legañas verdes
  • Costras
  • Secreción de Pus
  • Lagrimeo Constante
  • Deprimido
  • Inapetente
  • Fiebre
  • Nariz seca
  • Estremecimientos

Diagnóstico de Ojos Rojos

Para una debida evaluación, el veterinario empleará un oftalmoscopio, con el que podrá observar los ojos del perro de forma más detallada. Igualmente va a requerir que le reseñemos los síntomas que exterioriza, además de los ojos rojos, el tiempo que lleva sufriéndolo, si hemos suministrado gotas o cualesquiera otro remedio, etc.

Mientras más cantidad de información podamos brindar al experto, mayor será nuestra contribución para la elaboración de un diagnóstico diferencial, el cual nos permitirá identificar una enfermedad en particular. Para los casos más graves, el profesional podrá solicitarnos adicionalmente un examen de sangre u otras pruebas suplementarias que considere importantes.

Tratamiento para curar los Ojos Rojos

Tras ser efectuado el diagnóstico diferencial, el profesional recetará el tratamiento que estime más apropiado. Evidentemente, éste va de acuerdo a si se trata de una conjuntivitis, un glaucoma, una úlcera o un cuerpo extraño. La evaluación veterinaria es de gran relevancia para determinar la causa que provoca este padecimiento y para la prescripción del tratamiento más conveniente. Igualmente y de acuerdo a cada caso en particular, el pronóstico podrá ser índole benigna o reservada.

Medicamentos

El profesional veterinario podrá recetar colirios y pomadas oftálmicas, las cuales pueden contener diferentes principios activos, siendo lo usual que esten constituidos por elementos antiinflamatorios y analgésicos. De ser  grave la inflamación se puede emplear un fármaco que incluya cortisona, uno de los más poderosos antiinflamatorios, aunque de forma paralela conlleva consecuencias no deseadas de cierta importancia.

El tratamiento se puede suministrar en el hogar y el dueño ha de comprometerse a efectuar un apropiado cumplimiento terapéutico, así como a mantener un responsable monitoreo de la condición de su can, consultando de forma inmediata al veterinario de producirse algún tipo de agravamiento o el surgimiento de un nuevo cuadro de síntomas.

El incorrecto cumplimiento, la detención antes de tiempo o la alteración del tratamiento puede ocasionar que el perro vuelva a manifestar la sintomatología inicial, aún cuando parecer totalmente sanado. Se deben seguir las sugerencias veterinarias de forma rigurosa, manteniendo los horarios y días recetados.

Remedios Caseros

Es de fácil consecución en Internet de remedios hechos en casa de toda variedad para el tratamiento de los ojos rojos en perros. No obstante, es crucial indicar que en la mayor parte de los casos su utilización puede no dar resultados positivos y que, en otros casos, su empleo puede inclusive empeorar la situación. Debido a la multiplicidad de patologías que pueden ser causantes de estos síntomas no es recomendable en ningún caso procurar remedios universales.

Por todo lo anterior, no aconsejamos usar remedios caseros que no estén recetados y supervisados por un veterinario de confianza, los cuales a su vez acompañen a un tratamiento ya comprobado. Se ha de tener presente que es esencial que todo tratamiento para los ojos rojos debe estar diseñado de acuerdo a la causa que produce este enrojecimiento e irritación. Si es el caso de un tratamiento contra una conjuntivitis leve, este mismo régimen no es aplicable para tratar otras condiciones.

¿Cómo cuidar un Perro con Ojos Rojos?

La mayor parte de los problemas oculares en canes les ocasionan incomodidad, por lo tanto, si bien no se recomienda suministrar remedios caseros, sí se le puede ayudar a mitigar el malestar de la siguiente manera:

  • Aséale los ojos con suero fisiológico que se puede adquirir en clínicas veterinarias, tiendas para mascotas o farmacias ya que, en contraste al agua, estos sueros son respetuosos con el pH del organismo y no son tan irritantes.
  • Se deben limpiar las lágrimas y las excreciones con una gasa estéril de forma periódica, la cual igualmente se puede comprar en farmacias. Es de importancia no reutilizarlas y no utilizar la misma gasa para los dos ojos.
  • Coloca una toalla húmeda y templada sobre los ojos del can por unos 5 minutos, eso disminuye las molestias y ofrece mejorías a su bienestar. Se debe tener presente no reutilizar la misma toalla o emplearla en el otro ojo afectado (o no afectado).

Para concluir, en el caso particular de perros de pelo largo, sugerimos acudir al peluquero canino luego de culminado el tratamiento para la realización de un corte de pelaje que contribuya a mantener libre de pelos el contorno de los ojos del can.

¿Cuánto dura la Conjuntivitis en Perros?

La permanencia de la conjuntivitis en perros está directamente vinculada con las causas de la misma y con la prontitud en la que se aplique un tratamiento eficaz. Si nos referimos a una conjuntivitis ocasionada por una enfermedad, el tiempo para recuperarse de ella va a depender de cuánto tome combatirla por completo, ya que en caso de no salir de ella puede hacerse crónica.

En los casos en los que este cuadro clínico no viene provocado por una enfermedad, la conjuntivitis usualmente dura de tres días a dos semanas. El veterinario, de acuerdo a la gravedad del padecimiento, será el responsable de calcular la duración precisa de la misma y adecuará el medicamento prescrito a ese tiempo.

¿Esta enfermedad se contagia a otros Animales o Humanos?

Para responder de forma correcta esta interrogante, igualmente hay que tener presente las causas de dicha conjuntivitis. Si es de naturaleza alérgica o por desgaste de la córnea, nos referimos a una infección no contagiosa a otros perros o a humanos. Sin embargo, de provenir esta patología de una enfermedad vírica, ésta es sumamente contagiosa, siendo posible de que dicha patología (y la conjuntivitis) sea transmitida a otro can e inclusive a un humano.

Por tal motivo es tan relevante conocer la razón de los síntomas ya comentados. Cualquier patología que padezca tu perro puede ser tratada por profesionales experimentados si tu servicio veterinario es de calidad. El bienestar de tu can es algo que no solo te conviene a ti sino al especialista que aplica un tratamiento que brinda resultados positivos.

¿Qué Razas son más propensas a la Conjuntivitis?

De modo general, la conjuntivitis es un padecimiento frecuente en todas las razas de perros. Ahora bien, en aquellas razas que cuentan con ojos más prominentes y, por ende, con una menor protección como el pekinés, el bulldog francés o el carlino, la presencia de este padecimiento es mucho más usual.

También te pueden interesar estos artículos:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here