Oración y Novena a San Expedito para las Causas Justas

La Novena a San Expedito, es la manera como los devotos de Expedito, también llamado así, le suplican ayuda por ser patrono de los militares, viajeros, causas legales difíciles y por condiciones justas. Las novenas son una actividad católica que se realiza por nueve días consecutivos o una vez a la semana, conoce aquí la Oración y Novena a San Expedito.

Novena a San Expedito

Novena a San Expedito

La realización de novenas, es una forma de orar por nueve días con el propósito de agradecer, pedir algún favor o para orar por una persona fallecida. Se realiza durante nueve días seguidos o nueve veces un día de la semana seleccionado para este momento de recogimiento. Las novenas son realizadas para dedicarlas a Jesucristo, a un Santo canonizado y la Virgen María en alguna advocación.

Concuerdan con la Biblia porque desde el momento de la Resurrección y la Ascensión ocurrieron cuarenta días, y nueve días pasaron entre la Ascensión y Pentecostés, durante ese lapso los apóstoles y cristianos estuvieron orando. Jesucristo pidió a los apóstoles que se preparan orando a recibir al Espíritu Santo, después que él Ascendiera a los cielos. Estos primeros cristianos siguieron la tradición en referencia al número de días y el rezo fervientes  de oraciones cristianas llevados a cabo en comunidad. De esta usanza eclesial nace la novena de Pentecostés.

Este santo católico, según vivió entre los siglos III y IV, durante el gobierno de Diocleciano, en el ejército romano formo parte de la Legión XII Fulminata ejerciendo el cargo de comandante. En el año de 1629 fue beatificado por el Papa Urbano VIII y cuarenta y dos años después fue canonizado por el Papa Clemente X en 1671. Sin embargo, en el siglo XXI por falta de pruebas fidedignas sobre su existencia, en el 2001 fue retirado del martirologio romano, debido a esto, a partir de entonces no es un santo avalado por la iglesia católica.

En diferentes países como España, Filipinas y países de Latinoamérica se rezan novenarios dedicados al Patrón o Patrona de la localidad. Los devotos que solicitan la intercepción de un santo tratan de igualarse en sus virtudes y acciones integras, en vista que haya coherencia con su vida, porque de lo contrario la novena perdería sentido si no se realiza con compromiso y fe por el Santo al que se dedica.

Inicio de la Novena

Para comenzar la Novena se realiza la Señal de la Cruz:

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos,

líbranos Señor, Dios nuestro.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén.

Acto de Contrición

Mi Señor Padre y Redentor: Te pido perdón por todos los pecados que he cometido hasta hoy, y me arrepiento de todo corazón, porque con ellos herí a un Dios tan bueno.

Te prometo que no volver a cometer ningún pecado, y confío en que por tu perpetua misericordia, me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la vida eterna. Amén.

Oración Inicial de la Novena a San Expedito

Señor, Dios y Padre nuestro que nos permites suplicar a San Expedito como mediador, sobre todo en las causas que creamos justas y urgentes, te rogamos que en esta hora de consternación y desesperanza nos asistas con tu gracia.

Escucha Señor nuestra plegaria, llegue a ti nuestro clamor. Ayúdanos a superar este momento difícil; ampáranos de todo lo que pueda perjudicarnos y asiste a nuestros familiares y amigos.

Devuélvenos la paz y la serenidad y concédenos la gracia de una pronta y definitiva conversión. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

NOVENA A SAN EXPEDITO

Cánticos:

Concurrimos hacía ti, San Expedito bendito para asimilar de tu vida

el seguimiento de Cristo.

 Servir al Señor, promete promesas varias que se convierten en soplo

cuando llega la mañana.

 Concurrimos hacía ti San Expedito bendito

para asimilar de tu vida  el seguimiento de Cristo.

Aplazar la decisión es el consejo del cuervo

pero Cristo dice “hoy” al que quiere ser su siervo.

 Concurrimos hacía ti San Expedito bendito

para asimilar de tu vida el seguimiento de Cristo.

La decisión de Jesús lleva al martirio y la muerte

pero desde ellos resurge una vida que es más fuerte.

Concurrimos hacía ti San Expedito bendito para asimilar de tu vida

el seguimiento de Cristo.

Escogiendo en nuestra vida servir de verdad a Cristo

podemos volvernos libres sin estorbos, expeditos.

Concurrimos hacía ti San Expedito bendito

para asimilar de tu vida el seguimiento de Cristo.

Tú que estas gozando la corona de la gloria

haz que la verdad o rectitud logren pronto la victoria.

Concurrimos hacía ti San Expedito bendito

para asimilar de tu vida el seguimiento de Cristo.

Oración Final de la Novena a San Expedito

Señor, Dios nuestro, Padre clemente y compasivo, que tanto amas a los seres humanos que enviaste a tu Hijo unigénito al mundo, no para juzgarnos sino para ampararnos, dispénsanos la gracia de una sincera transformación de mente y de corazón.

Consiente buscar tu reino y su justicia, sabiendo que todo lo demás nos vendrá por añadidura. Sosiega nuestro pobre corazón que tantas veces se engaña pensando que nos hará feliz conseguir algo que no sea tú mismo.

Y que la poderosa mediación de tu glorioso mártir San Expedito, que con fe hemos suplicado, nos alcance lo que te pedimos, en la medida en que no se oponga a tu santa Voluntad.

Por Jesucristo, Nuestro Señor, Amén.

Primer Día – Jesús, las Iglesias y los Afligidos

Se realiza la Oración Inicial de la Novena, a continuación la Lectura de pasajes de la Biblia (Ap 1,9-13ª. 17-19.20b).

«Yo, Juan, hermano de ustedes, con quienes comparto las pesadumbres, el Reino y la espera constante en Jesús, estaba emigrante en la isla de Patmos, a causa de la Palabra de Dios y del testimonio de Jesús.

El día del señor fui arrebatado por el Espíritu y oí detrás de mí una voz fuerte como una trompeta, que decía: “Escribe en un libro lo que ahora vas a ver y repártelo a las siete Iglesias: a Éfeso, a Esmirna, a Pérgamo, a Tiatira, a Sardes, a Filadelfia y a Laodicea”.

Me di vuelta para ver de quien era esa voz que me hablaba, y vi siete candelabros de oro, y en el medio de ellos, a alguien semejante a un Hijo de hombre… Al ver esto, caí a sus pies, como muerto, pero él, tocándome con su mano derecha, me dijo: “No temas: yo soy el Primero y el Último, el Viviente».

Reflexión:

En aquel entonces desde la capital de Provincia, en Asia Menor, el correo del emperador romano partía a recorrer las ciudades de Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardes, Filadelfia y Laodicea, con el objetivo de llevar las órdenes imperiales. Órdenes que en reiteradas ocasiones aumentaban las penurias de los cristianos.

En esa revelación el Cristo que sufrió la muerte por las órdenes dadas por el emperador terreno, les hace llegar palabras de consuelo a sus diferentes iglesias. Palabras que puede revelarlas porque fue “muerto y ahora vive para siempre “y está vigente en el medio de su iglesia.

Presencia que se hace manifiesta en la festividad del Día del Señor que reúne a Juan y a sus hermanos a estar juntos compartiendo los sinsabores, el Reino y la espera firme de Jesús.  En la actualidad se sigue presentando ante nosotros si en medio de las penas seguimos fieles a su Reino y seguimos firme en la espera de Jesús.

Compromiso:

Descubro la presencia cotidiana del amor de Dios Padre, aún en las cosas más pequeñas e insignificantes y le pido que me ayude a ser fiel a mis compromisos cristianos. Para finalizar se realizan los Cánticos, se reza el Padre Nuestro, Ave María, la Oración Final de la Novena y Gloria.

Segundo Día – Una carta de Jesús para los Cristianos de Éfeso

Se realiza la Oración Inicial de la Novena, a continuación la Lectura de pasajes de la Biblia (Ap 2, 1-5.7).

«Escribe al Ángel de la Iglesia de Éfeso: “El que tiene en su mano derecha las siete estrellas y camina en medio de los siete candelabros de oro, afirma: – Conozco tus obras, tus trabajos y tu persistencia. Sé que no puedes resistir a los maliciosos; has puesto a prueba a quienes usurpan el título de apóstoles, y comprobaste que son mentirosos.

Sé que tienes empeño y que has sufrido mucho por mi Nombre sin desfallecer. Pero debo reprocharte que hayas dejado enfriar el amor que tenías al comienzo. Fíjate bien desde dónde has caído, conviértete y observa tu conducta anterior. Si no te arrepientes, vendré hacía ti y sacaré tu candelabro de su lugar preeminente…-. El que pueda entender, que entiende lo que el Espíritu, dice a las Iglesias: al vencedor, le daré de comer del árbol de la vida, que se encuentra en el Paraíso de Dios.”

Reflexión:

A partir de esta carta y en las subsiguientes Cristo hace saber que conoce cuales son las cualidades de sus seguidores. En esta carta hace referencia de la persistencia en su constancia entre los cristianos de Éfeso y los padecimientos que por él han pasado.

Asimismo, indica las evasiones de la iglesia de Éfeso y la disminución de su amor inicial. Les hace ver que esto puede conllevar el distanciamiento de la presencia divina: “retirare tu candelabro”. La carta culmina con una promesa de salvación que se refiere a un total reintegro a la vida divina que llego a vivir Adán antes del pecado.

Asimismo para nosotros la auténtica vida se hallará en la perseverancia del seguimiento de Jesús y en la evolución del amor que le profesamos.

Compromiso:

Reviso las actuaciones de cada día y busco de analizar si las llevo a cabo como parte de la rutina, de manera repetitiva y desprovista de amor. Observo para lograr ver si alguien cerca de mi sufre e intentar acompañarle. Para finalizar se realizan los Cánticos, se reza el Padre Nuestro, Ave María, la Oración Final de la Novena y Gloria.

Tercer Día – La carta de Jesús para los cristianos de Esmirna

Se realiza la Oración Inicial de la Novena, a continuación la Lectura de pasajes de la Biblia (Ap 2,8-9ª.10-11)

«Escribe al Ángel de la Iglesia de Esmirna: “El Primero y el Último, el que estuvo muerto y ha revivido, afirma: – Conozco tu tribulación y tu pobreza, aunque eres rica. No temas por lo que tendrás que padecer: mira que el demonio va a arrojar en la cárcel a algunos de ustedes para que sean puestos a prueba, y tendrán que sufrir durante diez días. Sé fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida -. El que pueda entender, que entienda, lo que el Espíritu dice a las Iglesias; la segunda muerte no dañara al vencedor”

Reflexión:

La forma de ver lo que sucede lleva con frecuencia al error, pues lo que se ve a simple vista a veces es engañoso. Por esto Esmirna es rica ante los ojos de Dios, aunque aparentara ser pobre delante de los otros.

El resultado es que se exhorta a tolerar las dificultades con que se encuentra durante la lucha contras las iniquidades. Pues estas son pruebas pasajeras para la comunidad cristiana que están buscando la verdadera justicia. La confianza en Cristo toda la vida hasta muerte obtendrá como resultado la corona de la vida y no volverá experimentar ningún tipo de muerte.

Compromiso:

Aprenderé a observar mejor a las personas y situaciones para no dejarme influenciar por las apariencias. Ser menos superficial y dar oportunidad a conocer mejor lo que sucede, a fin de buscar de evitar o denunciar las situaciones negativas en el entorno familiar, laboral y social. Se realizan los Cánticos, se reza el Padre Nuestro, Ave María, la Oración Final de la Novena y Gloria.

Cuarto Día – La carta de Jesús dirigida a los cristianos de Pérgamo

Se realiza la Oración Inicial de la Novena, a continuación la Lectura de pasajes de la Biblia (Ap 2,12-14.17)

«Escribe al Ángel de la Iglesia de Pergamo: “El que tiene la espada de doble filo afirma: – Sé que tu habitas donde está el trono de Satanás. A pesar de todo, permaneces fiel a mi Nombre y no has regresado de tu fe en mí, ni siquiera en la época de Antipas, mi testigo fiel, al que mataron en el lugar donde habita Satanás. Sin embargo, debo reprocharte algo, y es que tienes adictos a la doctrina de Balaam, el que enseño a Balac cómo debía seducir a los israelitas para que se prostituyeran, comiendo los alimentos sacrificados a los ídolos…

Arrepiéntete, o iré enseguida para combatirlos con la espada de mi boca -. El que pueda entender, que entienda lo que el Espíritu dice a las Iglesias: al vencedor, le daré de comer el maná escondido, y también le daré una piedra blanca, en la que está escrito un nombre nuevo que nadie conoce fuera de aquel que lo recibe”.

Arrepiéntete, o iré enseguida para combatirlos con la espada de mi boca -. El que pueda entender, que entienda lo que el Espíritu dice a las Iglesias: al vencedor, le daré de comer el maná escondido, y también le daré una piedra blanca, en la que está escrito un nombre nuevo que nadie conoce fuera de aquel que lo recibe”.

Reflexión:

En un entorno donde los mensajes y anti-valores a Dios Todopoderosos buscan de imponerse cada  día. En lugares en donde se encuentra el poder de Satanás, la sociedad cristiana  manifiesta con fidelidad el mensaje de la palabra de Dios. Aunque en la sociedad también existen personas que siguen ciegos los códigos de ese poder para obtener ventajas.

Así como entonces, también hoy día se insiste a que se tenga confianza que, como el pueblo de Israel mientras cruzaba el desierto, obtendrá el maná, el alimento divino y conectara directo con Dios y esa conexión nada lo superará, en vista que se le promete un nombre nuevo que sólo él y Jesús conocen.

Compromiso:

Estoy abierto para observar y descubrir cada vez más, las actitudes impositivas o autoritarias que buscan de impedir que seamos mujeres u hombres nuevos. Les pido disculpa y que me perdonen aquellas personas que con frecuencia soportan estas mismas actitudes. Se realizan los Cánticos, se reza el Padre Nuestro, Ave María, la Oración Final de la Novena y Gloria.

Quinto Día – La carta de Jesús para los cristianos de Tiatira

Se realiza la Oración Inicial de la Novena, a continuación la Lectura de pasajes de la Biblia (Ap 2,18-20.26-29)

«Escribe al Ángel de la Iglesia de Tiatira: “El hijo de Dios, el que tiene los ojos como llamas de fuego y los pies semejantes al bronce fundido, afirma: – Conozco tus obras, tu amor, tu fe, tu servicio y tu constancia. Sé también que tus últimas obras son más abundantes que las primeras. Pero debo reprocharte que toleras a Jezabel, esa mujer que pretende ser profeta, la que engaña a todos mis servidores, y les enseña a prostituirse comiendo alimentos sacrificados a los ídolos…

Al vencedor, al que permanezca fiel hasta el fin, le daré autoridad sobre las naciones. Él las regirá con un cetro de hierro y las destrozará como a un vaso de arcilla, con el mismo poder que yo recibí del Padre y también le daré la Estrella de la mañana -. El que pueda entender que entienda lo que el Espíritu dice a las Iglesias”.

Reflexión:

Se felicita a la sociedad cristiana por su crecimiento, fe y acciones. Pero a pesar de esto, todavía muchos se dejan engañar por falsos ídolos, que ofrecen falsas promesas como Jezabel, la reina malvada que persiguió a Elías y sacrificó a Nabot para robar la herencia de sus padres. Por esto todavía en la actualidad admiran a ídolos que causan muerte a nuestro alrededor.

Jesucristo también prometió darnos poder que proviene de Dios Padre y que le otorgó a su Hijo Jesús y todos sus apóstoles. Porque con esta fe lograremos seguir firme y evitara que nos engañen con falsas promesas que ofrecen oportunistas.

Compromiso:

Por medio de la renovación de mi fe, me libero de falsas promesas humanas que impiden el avance por mi camino, cada día renuevo mi confianza en la obra de Dios Padre, en donde los hombres no logran cambiar el mal en bien y le imploro a Jesucristo que este ahí ayudándome en ser más fuerte en mi fe. Se realizan los Cánticos, se reza el Padre Nuestro, Ave María, la Oración Final de la Novena y Gloria.

Sexto Día – Una Carta de Jesús para los Cristianos de Sardes

Se realiza la Oración Inicial de la Novena, a continuación la Lectura de pasajes de la Biblia (Ap 3, 1-6)

«Escribe al Ángel de la Iglesia de Sardes: “El que posee los siete espíritus de Dios y las siete estrellas afirma: – Conozco tus obras. Aparentemente vives, pero en realidad estás muerto. Permanece alerta y reanima lo que todavía puedes rescatar de la muerte, porque veo que tu conducta no es perfecta delante de mi Dios.

Recuerda cómo has recibido y escuchado la Palabra: consérvala fielmente y arrepiéntete. Porque si no vigilas, llegaré como un ladrón, y no sabrás a qué hora te sorprenderé. Sin embargo, tienes todavía en Sardes algunas personas que no han manchado su ropa: ellas me acompañarán vestidas de blanco, porque lo han merecido.

El vencedor recibirá una vestidura blanca, nunca borraré su nombre del Libro de la Vida y confesaré su nombre delante de mi Padre y de sus Ángeles -. El que pueda entender que entienda lo que el Espíritu dice a las Iglesias.»

Reflexión:

En esta carta Jesús escribe a los cristianos de Sardes, Jesucristo les hace saber que los está observando y que puede saber cómo viven su fe, porque estos cristianos se han ido apartando de las enseñanzas y palabras de Dios y los compromisos con él. Por esto se tiene que reanudar la confianza en el Dios Padre y volver a tener el entusiasmo inicial, para que cuando Jesucristo regrese y los sorprenda ya estén de nuevo siguiendo su palabra y vigilante de no volver a decaer.

Dios sabe que aunque muchos han dejado de creer en su evangelio, y que también muchos siguen creyendo en Él y en el proyecto de su hijo Jesús, se distinguen porque la pureza de su espíritu se proyecta como si vistieran de blanco, impecable. Esta alegoría, también hacer referencia a el color blanco del ropaje de los catecúmenos el día de su bautismo.

Si vuelven a tener fe se promete que todos vestirán de blanco, y además les asegura que sus nombres aparecerán escritos en el Libro de la Vida. Así como ellos proclamaron las enseñanzas de Jesús ante los hombres, Jesucristo, los presentará como sus amigos ante su Padre y sus ángeles.

Compromiso:

Renuevo cada día mi fe en mi Dios Padre y en sus promesas bautismales. Defenderé su palabra ante todas las situaciones que generen y desarrollen el respeto por la vida. Se realizan los Cánticos, se reza el Padre Nuestro, Ave María, la Oración Final de la Novena y Gloria.

Séptimo Día – La carta de Jesús para los cristianos de Filadelfia

Se realiza la Oración Inicial de la Novena, a continuación la Lectura de pasajes de la Biblia (Ap. 3,7-8.10ª 11-13)

«Escribe al Ángel de la Iglesia de Filadelfia: “El Santo, el que dice la Verdad, el que posee la llave de David, el que abre y nadie puede cerrar, el que cierra y nadie puede abrir, afirma: – Yo conozco tus obras: he abierto delante de ti una puerta que nadie puede cerrar, porque a pesar de tu debilidad, has cumplido mi Palabra sin renegar de mi Nombre.

Ya que has cumplido mi consigna, de ser constante, yo también te preservaré en la hora de la tribulación… Yo volveré pronto, conserva firmemente la corono. Haré que el vencedor sea una columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí. Y sobre él escribiré el nombre de mi Dios y el nombre de la Ciudad de mi Dios –la nueva Jerusalén que desciende del cielo y viene de Dios- y también mi nombre nuevo -. El que pueda entender que entienda lo que el Espíritu dice a las Iglesias”.

Reflexión:

Si creemos en Cristo Jesús y renovamos a diario la fe en su obras y palabras, nos daremos cuenta que es el camino para que la humanidad se salve de vivir en tribulaciones. Los menos favorecidos se dan cuenta de esto cuando se aferran a las promesas  de Jesucristo y son fieles a sus palabras. Jesús los protege y acompaña aunque sufran de injusticias y su presencia los reconfortara de gozo, cuando venga definitivamente.

La vida de todos en cumplimiento de la palabra servirá para edificar un Templo indestructible y una ciudad llena de justicia. Nuestro compromiso con la fe y la justicia serán las bases para edificar ese Templo y Ciudad que tanto queremos.

Compromiso:

Cuando se esté pasando por diferentes situaciones de sufrimiento, buscare en las enseñanzas de la Palabra de Dios ver la situación de una perspectiva más optimista mientras se va solventando y, así me acerco a Jesús y me alegro por ello, además de enseñar al resto de la comunidad como lograrlo. Se realizan los Cánticos, se reza el Padre Nuestro, Ave María, la Oración Final de la Novena y Gloria.

Octavo Día – Carta de Jesús para los cristianos de Laodicea

Se realiza la Oración Inicial de la Novena, a continuación la Lectura de pasajes de la Biblia (Ap 3,14-22)

«Escribe el Ángel de la Iglesia de Laodicea: “El que es el Amén, el Testigo fiel y verídico, el Principio de las obras de Dios afirma: – Conozco tus obras: no eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Por eso, porque eres tibio, te vomitaré de mi boca. Tú andas diciendo: Soy rico, estoy lleno de bienes y no me falta nada. Y no sabes que eres desdichado, digno de compasión, pobre ciego y desnudo.

Por eso, te aconsejo: cómprame oro purificado en el fuego para enriquecerte, vestidos blancos para revestirte y cubrir tu vergonzosa desnudez, y un colirio para ungir tus ojos y recobrar la vista.  Yo corrijo y reprendo a los que amo. ¡Reanima tu fervor y arrepiéntete! Yo estoy junto a la puerta y llamo: si alguien oye mi voz y me abre, entraré en su casa y cenaremos juntos.

Al vencedor lo haré sentar conmigo en mi trono, así como yo he vencido y me he sentado con mi Padre en su trono -. El que pueda entender, que entienda lo que el Espíritu dice a las Iglesias”.

Reflexión:

En esta carta Jesús les llama la atención con mucho carácter a la iglesia de Laodicea. Esto se produce por dos razones fundamentales, primero su ambigüedad y falta de decisión. Segundo su incomprensión de la situación, por su ceguera de ver lo que está pasando. Esta falta de postura a futuro traerá graves consecuencias. Los sacaré de mis enseñanzas.

Ustedes viven engañados, con un falso progreso, visión y  con tener ricos vestidos. Que en realidad es pobreza, ceguera y desnudez. Por esto les dice que se arrepientan pronto, les promete que su recompensa será compartir la cena con Dios, pues este es el premio que tiene asegurado aquellos que dejan entrar a Dios y su palabra cuando Él llama su corazón.

Compromiso:

Me reviso internamente y analizo como profeso mi fe cuando la misma es cuestionada: ¿Me calló?, ¿Justifico?, ¿La promuevo?, ¿Dialogo? Mi compromiso es estar determinado y asumir las consecuencias por mi convicción a la fe que profeso y, las consecuencias que pueda traer. Se realizan los Cánticos, se reza el Padre Nuestro, Ave María, la Oración Final de la Novena y Gloria.

Noveno Día – Conversación con el Señor Jesús

Se realiza la Oración Inicial de la Novena, a continuación la Lectura de pasajes de la Biblia (Ap 22,16-17.20-21)

«Yo, Jesús, he enviado a mi mensajero para dar testimonio de estas cosas a las Iglesias: Yo soy el Retoño de David y su descendencia, la Estrella radiante.

El Espíritu y la Esposa dicen: “¡Ven!”, y el que escucha debe decir “¡Ven!”. Que venga el que tiene sed, y que quiera que beba gratuitamente del agua de la vida.

El que garantiza estas cosas afirma: “¡Si, volveré pronto!” ¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús! Que la gracia del Señor Jesús permanezca con todos. Amén».

Reflexión:

Jesús envió sus mensajes a través de Juan, su mensajero, para dar testimonio de la palabra de Dios: afirmando que Él es el hijo de Dios y su descendencia llena de gracia. Por esto se espera que la venida del hijo de David llegue por fin y no solamente por sus mensajes. Por esto cuando la comunidad cristiana reunidas e individualmente, rezamos el Padre Nuestro pedimos que venga, cuando decimos: Ven a tu Reino y que se haga tu voluntad. Él nos pide estemos preparados para su regreso.

Compromiso:

Hago el compromiso que desde hoy mismo, de entender que detrás de todas las situaciones de la vida, incluso las difíciles hay una razón. Por mi fe, dejo todo en las manos de Dios y de su Hijo Jesús y rezo, como María: “que se haga en mí según tu palabra”. Se realizan los Cánticos, se reza el Padre Nuestro, Ave María, la Oración Final de la Novena y Gloria.

Oración a San Expedito por las Causas Justas

San Expedito por desconocer su real existencia, la Iglesia Católica lo sacó de la liturgia católica y también del calendario litúrgico. Sin embargo, sus devotos católicos siguen solicitando su intermediación ante Dios y su Hijo Jesús, por las causas perdidas, causas urgentes, protección a los militares, los cajeros y los jóvenes. Trayendo esperanza y consuelo para las personas que están viviendo esa situación por la que solicitan su ayuda.

Bendito San Expedito que acudes en auxilio de las causas justas y urgentes, media por mí ante Nuestro Señor Jesucristo, para que venga en mi auxilio en esta hora de aflicción y desesperanza.

Mi San Expedito tú que eres el Santo guerrero.

Tú que eres el Santo de los desolados. Tú que eres el Santo de los desesperados. Tú que eres el Santo de las causas urgentes, ampárame y otórgame: fuerza, coraje y serenidad.

¡Atiende mi súplica! (HACER EL PEDIDO).

Mi San Expedito, ayúdame a superar estas horas difíciles.

Protege de todos los que puedan perjudicarme, protege a mi familia.

Atiende mi pedido con urgencia.

Devuélveme la Paz y la tranquilidad.

¡Mi San Expedito! Estaré agradecido por el resto de mi vida y propagaré tu nombre a todos los que tienen Fe.

Amén

Al terminar de rezar, se hace una promesa a San Expedito. Con el compromiso de divulgar su nombre a todos los conocidos en agradecimiento por la pronta ayuda recibida.

Te invito también a aprender un poco más sobre Jesucristo y su palabra presente en la Biblia:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.