Desde la creación el Señor ha tenido un plan perfecto para nosotras las mujeres  ¿Quieres saber que nos hacer ser una mujer de Dios? Pues en este artículo conoceremos cual es ese plan y las características.

mujer-de-Dios 1

Mujer de Dios

Como cristianas debemos entender que el Señor tiene un propósito para nuestras vidas y debemos aceptar la voluntad de Él sin importar lo que nosotros queramos, porque sabemos que las cosas que nos tiene guarda Dios es mejor que cualquier deseo que podamos tener.

En las Santas Escrituras específicamente en el libro de Proverbios nos encontramos con las características que el Seño quiere que tengamos como mujer de Dios. El Padre solo desea que lo sigamos con el corazón y con la Fe de que fuimos escogidos por Él para estar en su reinado para siempre.

Cuando analizamos la palabra virtuosa nos encontramos que viene de la raíz griega chayil que se traduce como valiente, fuerte y valerosa y guerrera. Por lo que nos encontramos con una definición bien amplia y del porque es necesario entender y estudiar la palabra de nuestro Señor.

En un contexto global podemos definir que la mujer de Dios son las que viven bajo el mandato de nuestro Señor Jesucristo y vivimos bajo la voluntad del Padre. De igual manera la mujer de Dios tiene miles de mensajes ocultas en las Santas Escrituras, si quieres saber cuales son ingresa en el siguiente enlace Prédicas para mujeres

Si quieres comprender de mejor manera este concepto te dejamos el siguiente vídeo

Características relevantes de la mujer de Dios

Cuando leemos las Santas Escrituras nos encontramos con que en el transcurso de distintos pasajes bíblicos el Señor nos establece cuales son las características que nos deben diferenciar a nosotras las mujer de Dios, de las que viven en el mundo.

Entre las características que podemos nombrar son:

Fidelidad

Como cristianos sabemos lo importante que es para nuestro Salvador la fidelidad. Si leemos en el Antiguo Testamento uno de los mandamientos que Jehová le da a Moisés es que es un Dios celoso y que le debemos fidelidad solamente a Él.

Por lo que una de las características que nos define como creyentes y mujer de Dios es la fidelidad. Nuestro Señor nos demanda que seamos fieles a nuestro hogar, nuestro marido y a nuestra familia.

Proverbios 31:11-12

11 El corazón de su marido está en ella confiado,
Y no carecerá de ganancias.

12 Le da ella bien y no mal
Todos los días de su vida.

Es importante destacar que el Señor aborrece cuando deshonramos a nuestro matrimonio ya que desde el inicio de la creación, somos la ayuda idónea que el Padre creó para acompañar al hombre.

Cuando el hombre consigue una mujer de Dios empieza a gozar de la tranquilidad, paz y confianza que solo puede venir de los cielos. Ya que eta seguro que su corazón y sus pensamientos son fieles para con él.

Efesios 5.22

22 Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor

Otra de las características de la fidelidad de la mujer de Dios es el saber perdonar. Las que tenemos nuestro corazón entregado al Señor entendemos que el amor todo lo puede y comprendemos que la autoridad desde el inicio del mundo es el hombre y nos debemos sujetar a ellas.

1 Corintios 13:4-7

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso.  No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.  El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad.  Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

mujer-de-Dios 2

La mujer de Dios es valiosa

Aunque en el mundo actual nosotras las mujeres nos encontramos con distintos estigmas de lo que debe ser una mujer y de cómo se debe comportar. Sin embargo como cristianos sabemos que nuestra guía es la Biblia y como mujeres encontramos nuestro valor en el libro de Proverbios.

Proverbios 31:10

10 Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?
Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.

El Señor establece el valor de nosotras las mujeres en este versículo y nos muestra que somos únicas, valiosas y más importantes que todas las piedras preciosas. Así como lo leemos, el valor de cada una de nosotras la mujer de Dios es incalculable para los ojos del Señor por lo que ese es nuestro valor en el mundo.

Administra bien sus bienes

La mujer de Dios entiende de la importancia de administrar los bienes que entran en casa para que sea de bendición para su familia. La mujer de Dios nos esforzamos para que tengan un buen alimento y bienes de los productos.

Proverbios 31:15

15 Se levanta aun de noche
Y da comida a su familia
Y ración a sus criadas.

mujer-de-Dios 3

Trae alegría al hogar

Cristo bendice a la mujer de Dios dándole alegría, tranquilidad y prosperidad. Desde el sacrificio que hizo Jesús en la Cruz del Calvario, somos libres y el Señor nos permite conocer su gracia y su Misericordia para vivir en Él todos los días.

Proverbios 31:26

27 Considera los caminos de su casa,
Y no come el pan de balde.

28 Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada;
Y su marido también la alaba:

Temerosa de Dios

Los verdaderos cristianos sienten el temor a Dios, este miedo hace referencia al vivir apartados del Señor y como mujer de Dios debemos cuidar nuestro camino y permanecer bajo la sombra de Él para apartarnos de todo mal. Ya que entendemos que Dios Padre está en todo momento y que todo lo ve y para ser dignos de la justificación que nos dio Jesús es necesario vivir en sus enseñanzas.

Proverbios 31:26

29 Muchas mujeres hicieron el bien;
Mas tú sobrepasas a todas.

30 Engañosa es la gracia, y vana la hermosura;
La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.

31 Dadle del fruto de sus manos,
Y alábenla en las puertas sus hechos.

La Mujer de Dios es agradecida

Una de las características que nos define a cada uno de nosotros los cristianos es el ser agradecido. Principalmente porque nosotros los que reconocemos a Cristo nos debemos al sacrificio que hizo Jesús en la Cruz del Calvario por cada uno de nosotros por lo que somos agradecidos por su amor y misericordia. La mujer de Dios no es la excepción ella es agradecida por cada una de las bendiciones que tiene en su hogar, familia, amigos y conocidos.

1 Tesalonicenses 5:18

18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

Mujer de Dios es prudente

Otra de las características que nos define como una verdadera mujer de Dios es la prudencia. Saber cómo hablar y cómo debemos hacerlo es un don que nos regala el Señor a las mujeres que siguen sus caminos.

Proverbios 15:1

La blanda respuesta quita la ira;
Mas la palabra áspera hace subir el furor.

El ser prudentes nos evita problemas en la familia y nos otorga el saber responder a las preguntas para evitar discusiones, para que reine la paz en nuestros corazones la cual solo puede ser dada por Cristo Jesús.

Proverbios 31:26

26 Abre su boca con sabiduría,
Y la ley de clemencia está en su lengua.

Una de las enseñanzas que nos dejó Cristo mientras estuvo entre nosotros es la ley de la cosecha. Cuando en nuestro corazón y boca reina palabra de amargura, división y odio es lo que vamos a recoger. Po eso es importante que como mujer de Dios nuestra prudencia esta atada al cuello y evitar medir o criticar a las personas que nos rodea.

Mateo 7:2

Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido.

Marcos 4:24

24 Les dijo también: Mirad lo que oís; porque con la medida con que medís, os será medido, y aun se os añadirá a vosotros los que oís.

Mujer que practica el perdón

Mateo 6:14-15

14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; 15 mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

La mujer de Dios saber perdonar, así como Jesús Dios su vida por cada uno de nosotros y nos perdonó por cada uno de los pecados que cometemos. Dios nos exhorta a que sigamos sus pasos y perdonemos a cada uno de nuestros deudores.

La mujer de Dios sabe que cuando perdonamos dejamos pasar cualquier causa de dolor que nos hagan, esa cruz no nos pertenece, no permitamos que nuestro corazón se llene de odio.

Mateo 18:21-22

21 Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?

22 Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here