En la mitología griega y romana hay un semidiós muy afamado, que se destaca en los relatos por tener una gran fuerza y habilidad. Su vida no fue fácil, el mismo tuvo que soportar difíciles desafíos con la promesa de los dioses ante su sufrimiento de una vida eterna en el Monte Olimpo. Ahora sí, vamos a conocer el Mito de Hércules.

MITO DE HÉRCULES

El mito de Hércules: ¿Quién es Hércules?

Al semidiós Hércules o Heracles como también se le conoce, fue uno de los más imponentes y destacados entre todos los héroes de la antigua Grecia, fue en sí uno que avasallo a todos los hombres cuya memoria ha pasado factura desde el principio de los tiempos. El mismo contaba con una fuerza sobrehumana y de impulsivos frenesís, además de ser un símbolo de la valentía y la masculinidad en estos tiempos, así como también el jugador más notorio de la orden olímpica, que protegió firmemente a los mortales de criaturas monstruosas y hombres perversos.

A pesar de que su temperamento y falta de compostura causaron problemas inmerecidos tanto para él como para algunos mortales inocentes, el tamaño de su trabajo fue tan grande que recibió el precio de la inmortalidad. El mito de Hércules, sin duda alguna muestra a este gran héroe como una de las figuras más emblemáticas de toda la historia griega antigua, cuyo papel protagónico se pudo observar en cientos de mitos cuya cronología no se puede descifrar.

Nacimiento e infancia

El mito de Hércules enuncia que su nacimiento estuvo muy vinculado con Zeus. Hércules desde su nacimiento mostró ser una gran promesa, donde siendo aún un bebé estranguló a dos serpientes enviadas por Hera en su cuna. Además, este tuvo los mejores maestros en su niñez, y cuando llegó a la adolescencia ya los había superado a todos en tamaño y fuerza.

Orígenes

Como es de esperarse en casi todos los relatos sobre los héroes griegos, Hércules fue el resultado de la unión de una mujer mortal (Alcmena) y un dios (Zeus). En cuanto a Hércules, incluso su madre tenía un linaje notable: Alcmena era la nieta de Perseo, posiblemente el mayor héroe de la antigua Grecia antes de Hércules.

Nacimiento

Camuflajeado como su esposo Anfitrión, Zeus se metió en la cama de Alcmena la misma noche que el propio esposo de la misma. Así que nueve meses después, Alcmena dio a luz a dos hijos gemelos: Ifiicles de su esposo Anfitrión y Hércules de Zeus.

MITO DE HÉRCULES

Al enterarse de la situación, Hera quien era diosa y esposa de Zeus se molestó por la infidelidad de este, y sin saber cuál de los hijos de Alcmena era de Zeus, la diosa en secreto colocó a dos serpientes en la cuna de los gemelos; Ifiicles de inmediato comenzó a llorar cuando las vio, pero Hércules sin mediar las estranguló en un instante. Dejando como obvio ante los ojos de la diosa, quién era el semidiós y quién era el mortal entre los dos.

Maldición de Hera

Curiosamente, enviar las serpientes no fue la primera iniquidad de Hera contra Hércules, y ciertamente no sería la última. Es decir, poco antes del nacimiento de Hércules, Hera había persuadido a Zeus para que le prometiera que el próximo hijo que naciera en la casa de Perseo se convertiría en un gran rey y el próximo en su sirviente.

A decir verdad, no fue tan difícil para Hera convencer al dios del Olimpo de que hiciera tal juramento, porque el próximo hijo en nacer debía según Zeus ser Hércules. Pero cuando Zeus dio su palabra, Hera ordenó a Ilitía que retrasará la llegada de Hércules al mundo hasta el nacimiento prematuro de Euristeo, un evento que eventualmente conduciría a los famosos trabajos de Hércules.

Mentores de Hércules

De acuerdo al mito de Hércules, este tuvo varios mentores, como: su padre Anfitrión que lo instruyó sobre el manejo de un carruaje. Autólico, el abuelo de Ulises, le dio instrucciones de luchar. Éurito (Rey de Ecalia), instruyó al joven Hércules en la práctica de tiro con arco; Castor, el gemelo mortal Dioscuros, entrenó a este héroe en esgrima y Harpalycus un de Hermes, que entrenó en boxeo a Hércules.

Primeras aventuras

A los 18 años de edad Hércules comenzó una vida de aventuras, acabando primeramente con la vida del león de Citerón. Un año siguiente a la edad de 19, Hércules ya había engendrado más de cincuenta hijos y también había derrotado a todo un ejército.

El León de Citerón

En el mito de Hércules se relata, que el león del monte Citerón concurrentemente se alimentaba de los rebaños de Anfitrión y Tespio, rey de Tespias. Así que durante su estancia con este último, Hércules acabo con la vida del animal después de cazarlo violentamente durante cincuenta días seguidos. Una vez que Hércules ya había derrotado al león, se puso la piel y desde entonces usó el cuero cabelludo del león como casco.

Tespio sorprendido por el poder y la determinación del joven y deseando que todas sus hijas tuvieran un hijo con él noche tras noche, este rey logró enviar a cada una de sus cincuenta hijas a la cama de Hércules. Y es mediante esta acción, que el semidiós tiene al menos un hijo con cada una de las hijas del rey de Tespias.

Los heraldos de Erginus

Después de volver gloriosamente de la caza, Hércules se topó con los heraldos de Erginus, remitidos por el rey de Minyan para cobrar el tributo anual tebano a cien vacas. Así que luego de conocer las intenciones de estos Hércules, según los relatos «les cortó las orejas, la nariz y las manos, y después de atarlas con cuerdas al cuello, les dijo que le llevarán ese tributo a Erginus y los minianos «.

Furioso al enterarse de lo sucedido, Erginus agrupó al ejército miniano y se dirigió hacia Tebas, pero en cambio encontró la muerte a manos de Hércules, quien luego obligó a los minianos a pagar el doble del tributo original a los tebanos.

La locura de Hércules

En agradecimiento, Creonte rey de Tebas le otorgó a Hércules la mano de su primogénita Megara, con quien llegó formar una familia de dos o ocho hijos. Sin embargo, después de volverse loco por los malévolos planes de Hera, Hércules los mató a todos.

MITO DE HÉRCULES

Para librarse de este terrible pecado, el oráculo de Delfos le ordenó que sirviera a Euristeo el rey de Tirinto, por los posteriores doce años de su vida y que cumpliera con todos los deberes que se le habían asignado. Originalmente diez, estos eventualmente se convertirían en los famosos doce trabajadores de Hércules.

Muerte y apoteosis

La segunda esposa de Hércules fue Deyanira, hermana del fuerte héroe Meleagro. Días después de su matrimonio, Deyanira fue atacada siniestramente por el centauro Neso, a quien Hércules posteriormente mató con sus flechas infalibles sumergidas en la sangre venenosa de la hidra de Lerna. Con su último aliento, Neso convenció a Deyanira de que tomara su camisa cubierta de sangre (y, por lo tanto, venenosa) y la usara como un amuleto de amor para cuando ella sintiera que su esposo estaba a punto de serle infiel.

Deyanira se quedó con la camisa de Neso durante años antes de que finalmente se la diera a Hércules, temiendo que se hubiera enamorado de Iole. Sin embargo, en el momento en que Hércules se puso la camisa, el veneno comenzó a devorar su carne, causando al poderoso héroe un dolor tal que ni siquiera él pudo soportarlo.

La pira funeraria

En agonía, Hércules se edificó una pira funeraria en el monte Oeta y la montó esperando a que alguien la prendiera. Nadie estaba dispuesto a hacerlo, pero, afortunadamente, su amigo Poeas pasó por allí y, tras convencerlo, accedió a prender fuego a la pira. A cambio, obtuvo el arco y las flechas del héroe. Hércules por otro lado, fue llevado al Olimpo donde se casó con Hebe tras la apoteosis de este a una deidad.

Los 12 trabajos de Hércules

Hera celosa del creciente éxito del joven Hércules, pide a Euristeo que use su poder sobre este. Así que una vez que el héroe griego se acerca a Euristeo de acuerdo a la exigencia del Oráculo de Delfos, le exige que Hércules que lleve a cabo doce labores. Todo ante la expectativa de que Hércules perezca en uno de ellos de acuerdo a los deseos de Hera y Euristeo. Estos trabajos eran de acuerdo al mito de Hércules:

MITO DE HÉRCULES

Primer trabajo – Acabar con la vida del león de Nemea

En esta primera encomienda Hércules se dirige a Nemea donde hay una fiera enviada por la diosa Hera, que mermaba a la población de esta localidad como si fuera comida. La piel del león está tan protegida que ninguna flecha podía perforarla.

Sabiendo el héroe que no podía matar a la bestia con su arco, este procede a golpear al león y lo estrangula con sus propias manos. A partir de entonces, se pone la piel de león para protegerse en la batalla, porque nada puede penetrar en ella.

Segundo trabajo – Acabar con la Hidra de Lerna

Esta criatura vive en un pantano y el olor de su cuerpo mata a cualquiera que respire los fétidos vapores. Hércules comienza la pelea, pero descubre que por cada cabeza que corta al monstruo, aparecen dos más. Al final, un amigo le entrega fuego por lo que comienza a quemar todos los muñones mientras corta todas las cabezas. Cuando llega a la novena cabeza invulnerable, la corta y la entierra bajo una roca, siendo este el fin de la bestia.

Tercer trabajo – Atrapar a la Cierva de Cerinea

La diosa Artemisa amaba y protegía a este terco ciervo, que tenía cuernos de oro. A Hércules le resultó un desafío capturar a la delicada cierva sin lastimarla (y hacer que Artemisa no se enojara). Después de seguir a la cierva durante todo un año, se la llevó con seguridad.

Cuarto trabajo – Capturar al Jabalí de Erimanto

Esta criatura que era capaz de producir movimientos sísmicos descomunales, por lo que Hércules persiguió al jabalí montaña arriba hasta un ventisquero. Luego lo tomó en una red y se lo llevó al rey Euristeo, quien estaba tan asustado de la bestia que se escondió en una enorme vasija de bronce.

Quinto trabajo – Limpiar los establos de Augías

Los mejores caballos del mundo vivían en estos establos pertenecientes al rey Augeas. Este lugar no se había limpiado en 30 años, pero le dijeron a Hércules que los limpiara por completo en un solo día. Para hacerlo, hizo que dos ríos se doblaran de modo que desembocaran en los establos y barrieran la suciedad.

Sexto trabajo – Matar a los pájaros de Estinfalia

Estas aves asesinas vivían alrededor del lago Stimfalía. Sus garras y picos eran afilados como el metal y sus plumas volaban como dardos. Hércules los sacó de sus nidos con un sonajero y luego los mató con las flechas venenosas que había hecho con la sangre de la Hidra.

Séptimo trabajo – Captura el toro cretense

Se decía que este toro salvaje, mantenido por el rey Minos de Creta, estaba loco y exhalaba fuego. Hércules tiró al suelo a la bestia loca y se la llevó al rey Euristeo. Desafortunadamente, el rey lo liberó y vagó por Grecia, causando terror dondequiera que fuera.

Octavo trabajo – Atrapar  los caballos de Diomedes

El rey Diomedes, líder de los Bistones, alimentó a sus caballos sedientos de sangre con carne humana. Hércules y sus hombres lucharon y mataron al rey Diomedes y lo dieron de comer a sus caballos. Esto hizo que los caballos fueran domesticados, de modo que Hércules pudo llevarlos hasta el rey Euristeo.

Noveno trabajo – Tomar el cinturón de la reina amazona Hipólita

Hércules fue a la tierra del Amazonas, donde la reina le dio la bienvenida y acordó darle su faja para la hija de Euristeo. Pero Hera difundió el rumor de que Hércules llegó como enemigo. Al final tuvo que conquistar a las Amazonas y robar el cinturón dorado.

Décimo trabajo – Capturar el ganado de Gerión

Gerión es un monstruo alado con tres cuerpos humanos, tenía una manada de hermosas vacas rojas. Vigilaba su preciada manada con la ayuda de un gigante y un feroz perro de dos cabezas. Hércules mató a Gerión, al gigante y al perro y llevó el ganado al rey Euristeo.

Onceavo trabajo – Tomar las manzanas doradas de las Hespérides

Las Hespérides eran ninfas. En su jardín crecían manzanas de doradas protegidas por un dragón con un centenar de cabezas, de nombre Ladon. Hércules hizo un trato con Atlas, quien sostuvo la tierra. Hércules se echó al hombro la tierra mientras Atlas, el padre de las ninfas, recogía las manzanas.

Doceavo trabajo – Atrapar a Cerbero

Según el mito de Hércules,  este recibió la orden de capturar a Cerbero el perro protector de tres cabezas del inframundo, sin usar armas. Hércules luchó contra las cabezas salvajes del perro, y este accedió a ir con él al rey Euristeo. Cerberos pronto fue devuelto ileso al inframundo.

Otros mitos de Hércules importantes

En el cumplimiento del deber, Hércules participa en muchas otras hazañas secundarias, como luchar contra Hades para salvar a Alceste del inframundo, matar a Cicno que acechaba a los peregrinos a Delfos y unirse a la búsqueda del Vellocino de Oro con Jason y el Argonautas.

Asimismo, según el mito de Hércules este fue a Troya para rescatar a Hesione, hija del rey Laomedonte. Esto por el fracaso de Laomedonte para rendir homenaje a las hazañas de Poseidón y Apolo para la ciudad, es por ello que los dioses enviaron un monstruo marino y una plaga para acabar con la ciudad y sus habitantes.

Ante una consulta al Oráculo de Delfos, este declaró que solo el sacrificio de su hija Hesione evitaría el desastre de Troya. Laomedonte procedió a obedecer la recomendación por parte del Oráculo, pero ofreció sus famosos caballos inmortales (un regalo de Zeus al padre de Laomedonte, Troas) como recompensa para cualquiera que pudiera salvar a su hija.

Así que de acuerdo al mito de Hércules este aceptó el desafío, acabó la criatura marina y salvó a Hesione. Sin embargo, Laomedonte no cumplió su premio prometido, y años más tarde Hércules regresó con un ejército, con el que saqueó Troya y mató al rey (convirtiendo así a su hijo Príamo en el gobernante) y entregó a Hesione a su amigo Telamón.

Si te pareció interesante este artículo sobre el mito de Hércules, te invitamos a disfrutar de estos otros:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here