Renueva tu fe con el conocimiento del poder que hay dentro de los milagros de Dios. Al comprender estos prodigios del Señor, podrás levantarte de cualquier enfermedad, así como de cualquier situación económica adversa.

milagros-de-dios-2

Los milagros de Dios

La Biblia nos enseña en múltiples pasajes la capacidad sobrenatural de Dios. Jesús cuando estuvo en la tierra, iba y venía por la región de Palestina realizando prodigios y milagros en el nombre de su Padre Dios.

Jesucristo además con su resurrección quito el velo que separaba al santo del Santísimo. Y ahora podemos entrar confiadamente al trono de la gracia:

Hebreos 4:16 (DHH): Acerquémonos, pues, con confianza al trono de nuestro Dios amoroso, para que él tenga misericordia de nosotros y en su bondad nos ayude en la hora de necesidad.

Esto es que tenemos un Dios vivo y eficaz para sanar y obrar milagros en lo sobrenatural, esa es nuestra fe. Cuando vamos al lugar de intimidad con Dios y derramamos nuestro corazón en actitud de arrepentimiento, sujetos a su voluntad, con gratitud y suplica, confiemos el escuchará nuestra oración, pidiendo en el nombre de Jesucristo:

Juan 16:23 (RVC): En aquel día ya no me preguntarán nada. De cierto, de cierto les digo, que todo lo que pidan al Padre, en mi nombre, él se lo concederá.

¿Quieres conocer los lugares por donde caminaba Jesús realizando los milagros y glorificando a Dios?, entra a este artículo: El mapa de Palestina en tiempos de Jesús. Analizar este mapa de Palestina te ayudará a comprender aún más lo valioso del mensaje y la grandeza del Señor Jesús.

Pasajes bíblicos con Milagros de Dios

A continuación, te mostramos una selección de algunos pasajes bíblicos que muestran el ministerio de Jesucristo durante su vida en la tierra, obrando los milagros de Dios:

  • Juan 5: 1-17: Jesús sana en Jerusalén a un hombre inválido que llevaba enfermo treinta y ocho años.
  • Marcos 7: 32-35: Camino a Galilea y entrando a la región de Decápolis, Jesús cura a un sordo tartamudo, con solo colocar sus dedos en los oídos y tocar su lengua con saliva.
  • Hechos 9: 32-34: Jesús sigue su obra ya resucitado a través de sus discípulos

32 Pedro, que estaba recorriendo toda la región, fue también a visitar a los santos que vivían en Lida. 33 Allí encontró a un paralítico llamado Eneas, que llevaba ocho años en cama. 34 «Eneas —le dijo Pedro—, Jesucristo te sana. Levántate y tiende tu cama». Y al instante se levantó.

Milagros de Dios ¿Qué dice la Biblia sobre la sanación?

Sabemos ya que la Biblia nos muestra ejemplos de sanación en la obra pública de Jesús. Pero, ¿tales prodigios y milagros de Dios son solo bíblicos? ¿Puede Dios aún sanar de forma milagrosa? El libro de los hechos de los apóstoles nos da luces para encontrar respuestas a estas preguntas:

Hechos 5: 12a (DHH): Por medio de los apóstoles se hacían muchas señales y milagros

Hechos 5: 14-16: 14 Y aumentó el número de personas, tanto hombres como mujeres, que creyeron en el Señor. 15 Y sacaban los enfermos a las calles, poniéndolos en camas y camillas para que, al pasar Pedro, por lo menos su sombra cayera sobre alguno de ellos.

16 También de los pueblos vecinos a Jerusalén acudía mucha gente trayendo enfermos y personas atormentadas por espíritus impuros; y todos eran sanados.

milagros-de-dios-3.

La fe en Dios todopoderoso activa sanación

Jesús cuando obraba en las personas en muchas ocasiones antes de sanarlas las interpelaba. Y les preguntaba: ¿Crees? o ¿quieres ser sano?, con esto Jesús media el nivel de fe de las personas y las sanaba.

Luego de subir Jesús a los cielos y ocupar su sitio en el Reino de Dios, dejo la misión a sus discípulos de llevar el mensaje del evangelio a los confines del mundo. Un mensaje muy específico que consistía en la salvación por fe en Cristo Jesús.

Al creer y tener fe en Jesucristo, no solo se obtiene la salvación, sino que el transforma todo el ser por completo dando sanación física y espiritual. En este tema te invitamos a conocer estas 10 Citas bíblicas para enfermos de gravedad.

Textos bíblicos que nos ayudan a reencontrarnos con la confianza y la fe en el poder sanador de Dios. Y es que no puede haber sanación si no se tiene fe y confianza en Dios.

Jesucristo le dijo a la mujer que toco el borde de su vestimenta:

Marcos 5:34 (DHH): Jesús le dijo: -Hija, por tu fe has sido sanada. Vete tranquila y curada ya de tu enfermedad.

Podemos estar tranquilos, con fe y confiados en nuestro Dios, en el poder que tiene para sanar y salvar:

Sofonías 3:17 (TLA): pues tu Dios está contigo y con su poder te salvará. Aunque no necesita de palabras para demostrarte que te ama, con cantos de alegría te expresará la felicidad que le haces sentir.

La oración del justo activa sanación

Son muchos los versículos bíblicos que nos enseñan el poder de la oración de un creyente en la fe de Cristo. Jesús además nos demanda que nos ayudemos unos a otros, la oración es una manera de asistir al necesitado:

Santiago 5:14-16 (DHH): 14 Si alguno está enfermo, que llame a los ancianos de la iglesia, para que oren por él y en el nombre del Señor lo unjan con aceite. 15 Y cuando oren con fe, el enfermo sanará, y el Señor lo levantará; y si ha cometido pecados, le serán perdonados.

Aquí nos dice el apóstol Santiago que con la oración y la unción también se puede conseguir sanación espiritual, además de la física.

Es importante que cuando nos dirigimos al Señor en alguna petición de sanación por enfermedad, también reconocer y arrepentirnos de nuestros pecados en su presencia. El Señor no desprecia un corazón contrito y humillado

Salmos 51:17 (TLA): Para ti, la mejor ofrenda es la humildad. Tú, mi Dios, no desprecias a quien con sinceridad se humilla y se arrepiente.

Esta actitud, como la del salmista nos acerca más íntimamente al Señor. Y si existía algo que se interponía en la relación con Dios, al exponerlo a la luz de Cristo, Él lo elimina y nos sana.

La intimidad, la fe y la obediencia nos hace amigos del Señor. Por eso te invitamos a leer la Intimidad con Dios: ¿Cómo desarrollarla? En este artículo queremos ofrecerte algunos aspectos claves para desarrollar una genuina intimidad con Dios. De forma que puedas gozar aún más de estar en la presencia del Padre Celestial.

Dios escucha y responde nuestras oraciones

Qué bueno es saber que tenemos a un Dios vivo que escucha y responde siempre a nuestras oraciones. Tenemos un Dios que no es indiferente al padecimiento y necesidades de sus hijos.

Por eso te animamos y exhortamos a perseverar, a seguir y avivar la fe. Nunca dejes de Creer en el Dios todopoderoso hacedor de milagros.

Es importante que sepamos esperar en el tiempo Kairo de Dios y no en el tiempo crono del hombre, por lo que además de desarrollar fe también debemos aprender a ser pacientes. De igual forma debemos esperar y aceptar que la respuesta de Dios siempre va a ser la mejor, si no responde en la forma que esperamos.

Así que en las situaciones adversas como las de enfermedad lo mejor es activar los frutos del espíritu y no dejarnos embargar por la impaciencia, intranquilidad, ansiedad y la queja.

Gálatas 5:22-23 (DHH): 22 En cambio, lo que el Espíritu produce es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, 23 humildad y dominio propio. Contra tales cosas no hay ley.

Los frutos que nos concede el espíritu Santo nos ayudan a sobrellevar las situaciones y esperar confiados que Dios actuara en nuestro favor en cualquier circunstancia. Dios nos ama y quiere lo mejor para nosotros, Él escucha y en su tiempo realizara su obra milagrosa en respuesta a nuestras oraciones.

Versículos bíblicos de milagros de Dios

Para finalizar traemos estos versículos de la Biblia que dan testimonio del poder milagroso de Dios. Confiemos con fe en su poder:

Éxodo 14:16 (PDT): Ahora tú, levanta tu bastón, extiende el brazo sobre el mar y pártelo en dos para que los israelitas puedan cruzarlo sobre suelo seco.

2 Reyes 4:41 (DHH): Pero Eliseo ordenó: —Tráiganme un poco de harina. Y echando la harina dentro de la olla, ordenó: —¡Ahora sírvanle de comer a la gente! Y la gente comió, y ya no había nada malo en la olla.

Hebreos 11:29-30 (RVA 2015): 29 Por la fe ellos pasaron por el mar Rojo como por tierra seca; pero cuando lo intentaron los egipcios, fueron anegados. 30 Por la fe cayeron los muros de Jericó después de ser rodeados por siete días.

Marcos 7:37 (NTV): Quedaron completamente asombrados y decían una y otra vez: -Todo lo que él hace es maravilloso. Hasta hace oír a los sordos y da la capacidad de hablar al que no puede hacerlo-.

Marcos 9:23 (DHH): 23 Jesús le dijo: -¿Cómo que “si puedes”? ¡Todo es posible para el que cree!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here