¿Qué es un Microchip para Perro? y ¿Para qué Sirve?

Un microchip se trata de un dispositivo por medio del cual es posible identificar al animal que lo lleva. A día de hoy, es obligatorio el implante de este microchip para perro, por lo que este dispositivo se ha vuelto muy conocido por los cuidadores y criadores de perros, por las sanciones que se imponen en caso de que el animal no lo tenga.

microchip-para-perro-1

¿Qué es el Microchip para Perro?

El microchip es un módulo emisor y receptor de datos que tiene forma de pequeña cápsula que tiene la longitud de un grano de arroz y que es insertado, usualmente, en el lateral izquierdo del cuello del perro. El chip se introduce por medio de una inyección que no requiere anestesia, y queda bajo la piel, que puede moverse del punto en el que es inyectado con el tiempo.

Esta inserción en el cuello perturbará al perro igual que si se tratara de un pinchazo y no le significará ningún efecto secundario adverso. El microchip funcionará por toda la vida del animal. Pero, además de la multa a la que nos arriesgamos si el perro no posee el implante, el microchip es la forma ideal para poder encontrar perros perdidos o robados y disuadir a aquellos que tengan la intención de dejarlos abandonados.

Un implante de microchip es básicamente un dispositivo RFID pasivo. Como no posee una fuente de energía interna, permanece apagado hasta que recibe la alimentación de energía cuando se le pasa la máquina que escanea o la máquina lectora del chip.

La mayoría de estos chips que se implantan en los animales poseen tres elementos,  un chip, también conocido como circuito integrado; una bobina de inductor, probablemente con un núcleo férrico; y un condensador.

El microchip para perro contiene los datos de identificación única y los circuitos electrónicos necesarios que codifican esa información. En este caso, la bobina trabaja como el devanado secundario de un transformador, que es la que recibe la potencia por inducción, cuando se le acerca el dispositivo lector o escáner.

La bobina y el condensador conforman juntos un resonante del circuito LC que se sintoniza a la frecuencia de un campo magnético oscilante que posee el escáner para inducir la energía en el chip que ha permanecido inerte. El chip entonces estará en capacidad de transmitir la información por medio de la bobina hacia el escáner.

Estos componentes están encerrados en biocompatible cal sodada o vidrio de borosilicato y herméticamente sellados. Datamars también ha comenzado a vender los microchips de polímeros que están siendo implantados en animales de compañía.

¿Es obligatorio el Microchip para Perro?

El microchip para perro es obligatorio de acuerdo con las leyes en muchos países, como en España, en donde se obliga a implantarlos a partir de los 3 meses de edad. Por esa razón, no poner el chip al perro ocasiona una sanción de multa.

Por otro lado, también debemos mencionar que este chip también es de implantación obligatoria para gatos y hurones, pero no para los demás animales que se consideran exóticos, como es el caso de los conejos o cobayas. Sin embargo, se recomienda su inserción por razones de seguridad, no sólo por el propio animal, sino también por causas de controles sanitarios y ambientales.

¿Para qué sirve el Microchip para Perro?

Aunque cada día se utiliza más, aún son muchos los dueños de perros que se preguntan para qué sirve este microchip para perro. LA realidad, es que su objetivo principal es que se pueda asociar la información del perro con su cuidador. De esa manera, si el perro se extravía, causa algún daño o es víctima de abandono, será posible determinar quién es el dueño y ubicarlo.

microchip-para-perro-2

¿Cómo funciona el Microchip para Perro?

El primer paso para poner en funcionamiento el microchip para perro es darlo de alta en la base de datos que se corresponda con el sitio de su residencia. Para ello, hay que dar una cantidad de información relacionada con el perro, relativa a su fecha de nacimiento, nombre y raza, así como el nombre de la persona que es su propietario para todos los efectos a partir de esa fecha.

Se nos pedirán, en especial, los datos de contacto, que siempre tienen que encontrarse actualizados, de manera que el sistema de identificación pueda hacer su trabajo. Por esa causa, hay que notificar al registro sobre cualquier cambio en el domicilio o en el teléfono o vías de contacto con el dueño, así como modificar quien es el nuevo dueño, en el caso de que el perro cambie de propietario.

Cada microchip para perro posee un número único, con el que se identificará exclusivamente al animal que lo tenga. Así, cuando nos conseguimos con un perro en la calle, será posible saber si lleva puesto o no el microchip puesto. Con esa finalidad, se le desplaza por el cuello un dispositivo que funciona como un lector de microchips. Los veterinarios y varias autoridades poseen estos lectores.

Si el perro tiene el chip insertado, en el lector aparecerá el número único de su chip. Luego es introducido en la base de datos que corresponda y aparecerá toda la información relacionada con el perro y con su dueño, de manera que será factible poder contactar con él de forma inmediata.

Los profesionales que se encuentran autorizados para poder acceder a esa información son los veterinarios, quienes deberán informar también al propietario. Una vez que se observa el funcionamiento, se entiende cual es la utilidad del microchip para perro, sobre todo al momento de que se haya extraviado y queramos recuperarlo o cuando se trate de denunciar casos de abandono, maltrato o responsabilidad del propietario por daños a terceros en los que el perro se haya visto involucrado.

Otro elemento que resulta obligatorio de acuerdo a las normas, es la placa de identificación, que debe estar colocada en el collar del perro y facilita la información de su dueño de una manera mucho más veloz que por medio del microchip.

De esa manera, en el supuesto de que un perro se extravíe y una persona lo encuentre, no se requerirá acudir a una clínica veterinaria para que se proceda a la lectura de la información del chip, solo habrá que llamar de forma directa al número telefónico que aparece en la placa.

Como ya hemos dicho, si se produce un cambio de propietario o de domicilio, lo más apropiado es contactar de inmediato al veterinario, quien nos hará firmar la documentación que es necesaria para que la modificación de la información se ingrese en la base de datos.

A los efectos legales, el duelo del animal es el que aparece en esa base de datos, por lo tanto, es también el responsable por el animal frente a la administración pública y frente a terceros. Otro asunto que se debe notificar, tal como la lógica lo indica, es cuando el animal fallece, y hay que hacerlo por medio de un documento que también debe estar suscrito por el veterinario, para que se haga constar en el registro.

¿Todos los Microchips están dados de alta?

No, el hecho de que un perro que se encuentre en un centro de acogida tenga implantado un microchip no significa que se encuentre dado de alta. Por esa razón, es esencial constatar que el chip esté dado de alta, para poder registrar al animal en la base de datos e incluir en el chip toda la información necesaria luego de que ocurra una adopción.

microchip-para-perro-3

Requisitos para poner el Microchip a un Perro

Si tienes la necesidad de implantar el microchip a un perro, se requiere del cumplimiento de una cantidad de requisitos:

  • El dueño del perro debe ser mayor de edad.
  • El perro obligatoriamente tiene que estar censado en el ayuntamiento. En caso de que no sea así, habrá que censarlo luego de que se le haya puesto el chip.
  • El perro tiene que poseer una castilla veterinaria de vacunación. En el caso de que tenga pasaporte, el número del microchip deberá ser colocado en dicho documento.
  • La información contenida en el chip debe ser actualizada cada vez que ocurra alguna modificación de los datos.

¿Dónde se pone el Microchip para Perro?

El microchip para perro sólo es colocado y dado de alta por un veterinario. Por ello, es obligatorio ir a una clínica veterinaria si se tiene que identificar a un perro con ese dispositivo que, además, es obligatorio, para que puedas evadir las sanciones y proteger a los perros en caso de extravío o incluso de que sean sustraídos.

Cuando adoptas un perro de una sociedad protectora o de una perrera, el pero será entregado con el microchip colocado por el consultorio veterinario con el que ellos trabajen. En ese caso, resulta indispensable que, junto con el perro, te sea entregada la documentación que acredita que el chip está de alta en el registro respectivo, en los que se encontrará el número del microchip insertado.

¿Cuánto cuesta el Microchip para Perro?

Colocar el microchip para perro se trata de un acto clínico en el que, no sólo hay que insertar el dispositivo, sino que se debe dar de alta en el registro respectivo en su lugar de residencia, suministrando la información del perro y del dueño. Este procedimiento solo es posible realizarlo por aquellos veterinarios que se encuentren autorizados.

No es posible indicarte un precio único para el microchip para perro, debido a que los precios oscilan a nivel geográfico e inclusive varia el costo de una clínica u otra que se encuentren en el mismo lugar. Ello, en razón de que los colegios veterinarios determinan una clase de precios recomendada y son, en última instancia, los profesionales los que establecen cuanto será el importe por implantar el chip en su consultorio. Pero, te podemos indicar que el costo se encuentra entre los 25 y los 50 euros.

El precio del microchip para perros es accesible, si tomamos en cuenta las ventajas que de él se derivan y que se coloca una sola vez en la vida del perro. A pesar de ello, muchos preguntan si se puede colocar el chip de forma gratuita. La verdad es que ese chip no es gratuito, aunque si puede ser más económico si escoger adoptar a un perrito, ya que en esos casos solo se cobra el costo del dispositivo, las vacunas, las desparasitaciones y la esterilización, si es el caso.

De esa manera, el costo es menor que si el dueño tuviera que efectuar por su propia cuenta todas esas actividades clínicas en un consultorio veterinario privado. Además, existen varias asociaciones protectoras que ofrecen adopciones gratuitas de perros que tengan más edad o que se hallen en una situación particularmente vulnerable, como una enfermedad o una discapacidad.

De todas maneras, si no puedes costear el gasto del chip, es mejor que lo pienses dos veces antes de decidir si deseas adquirir un perro. Pero, lo que sí es gratuito es llevar a un perro que te hayas encontrado a una clínica veterinaria para que comprueben con un lector si posee o no el implante de microchip para perro.

Pero si decides adquirir un perrito, por cualquiera de las vías a tu disposición, te indicamos que la implantación del microchip para perro en nuestra mascota es una herramienta más oportuna y eficaz para poder tener el control sobre ellas. Además, en el caso de que se extravíe o en caso de robo o de abandono, si una persona lo encuentra y lo lleva a una protectora o al veterinario, puede ser identificado de inmediato.

microchip-para-perro-4

Si te ha gustado esta lectura, es probable que también quieras leer:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.