Las Meditaciones en la Hora Santa son aquellas que se hacen para tener una reflexión y un contacto más íntimo con Dios y rogar por su misericordia, ellas tienen una estructura o método que se debe seguir y por eso te vamos a decir cómo hacerlas de la manera correcta y que además conozcas que oraciones puedes hacer para las mismas.

meditaciones en la hora santa

Meditaciones en la Hora Santa

Las Meditaciones en la Hora Santa son reflexiones que se hacen y para ellos necesitamos estar en un ambiente adecuado, colocar velas o una luz que ilumine una habitación o santuario, se necesita de una biblia y hacer lecturas que sean extraídas de ellas o del catecismo de la Iglesia Católica. Por eso se necesita establecer una serie de reglas o normas para hacer las meditaciones las cuales consisten en:

Un ambiente silencioso:

El ambiente debe estar adecuado para que este lo más silencioso posible, para que no pensemos en otras cosas que suceden en nuestra vida, ya que vamos a orar de una manera pausada y con calma y no queremos que las otras preocupaciones nos hagan hacer una oración rápida y recitada, por eso se debe hacer mucho silencio y mantener una calma no solo en nuestra mente sino también en nuestro cuerpo.

Atención:

Aunque se van a hacer lecturas de la biblia para la hora santa, la misma no debe pasar de ella, la lectura es el inicio para hacer después las oraciones.

Tener buena disposición:

Esto corresponde a la manera que tengamos o la actitud para hacer la meditación, nos podemos sentar, arrodillar o estar de pie, pero siempre manteniendo el respeto.

Minutos de las Meditaciones

La hora santa se puede dividir en partes para que las meditaciones se hagan de la manera correcta, los primeros 5 minutos se dedican al Espíritu Santo para demostrar el cariño que tenemos y que creemos en é y en sus actos para que sea nuestro orador. En estos cinco minutos debes sentir que tu fe aumenta y puedes hacer peticiones por las personas que quieres y que presenta dificultades en esos momentos para que los mismos se resuelvan.

Minuto 5 al 15

Una vez que haces tú iniciación con el Espíritu Santo, que crees firmemente en su poder ya es el momento de hacer las alabanzas a Dios, le debemos agradecer ya que por el existe todo lo creado desde el Universo hasta las plantas, y que su bondad es eterna. La Mano de Dios es una semilla y por eso en la primera lectura debemos tener consciencia que su semilla es poderosa, en estos minutos meditamos lo siguiente:

“¡Oh Dios mío!, en cada momento más te adoro, en tus virtudes y en lo grande que eres, yo soy solo un pequeño elemento dentro de tu creación, pero amo y venero porque tú eres lo más grande que existe.”

El mandamiento del amor

Esta es una de las lecturas que puedes hacer en la hora santa, la primera es la de amar a Jesús así como él nos ama la de Juan15; 10-16. Jesús dejo este mandamiento a sus discípulos, que se amaran los unos a los otros, como él había enseñado y como él nos había amado desde siempre.

También dijo que el amor más grande es aquel de quien da la vida por un amigo, que sus discípulos serían sus amigos por siempre y que harían lo que le dijera para su bien, Jesús no les llamo siervos, ya que estos no sabían lo que hacía su señor, les llamo sus amigos ya que confiaba en ellos cada uno de sus grandes secretos de vida.

meditaciones en la hora santa

Los discípulos no fueron quienes eligieron a Jesús, fue él quien los eligió a ellos por eso les dijo que fueran y dieran sus frutos para permanecer a través del verbo divino ya que todo lo que consiguieran era en honor a Dios Padre.

Otras lecturas que puedes hacer en estos 10 minutos son las siguientes: Éxodo 33,18-23; Cantar de los cantares 2,8-17; Mateo 2,1-11; Juan 1,1-18; Colosenses 1,15-20; Filipenses 2,6-11.

Oración de agradecimiento

Esta oración se hace en conjunto, es decir todas las personas que se encuentran reunidos para la hora de la meditación, es bueno que la misma sea entrega con copia a cada uno de los asistentes para que la lean, y cuando hagan la lectura que cada una de las personas lea un párrafo.

¡Señor Jesús! Queremos hoy estar en esta velada contigo, a tu lado, cerca de tu infinita presencia. Tal vez no sepamos qué hacer, pero si estamos seguros que queremos sentir tu amor, queremos estar cerca de tú calor, ya que queremos amarte. Queremos estar cerca de tu presencia para agradecerte, alabarte, suplicarte, para callar nuestras emociones, solo para oírte y estar a tu lado.

Recíbenos a tu lado como tus fieles discípulos, los que queremos oír tus sabias palabras para aprender lo más que podamos de ti, para seguirte por siempre. Permite que seamos tus amigos y también los testigos de tu inmenso amor.

¡Señor Jesús! Te pedimos que hoy toques nuestros corazones, para que os llenes de tu gracia y nos salves, para que os des la vida que solamente tú puedes entregarnos. Por eso nos acercamos a través de esta hora santa para aprender más de ti.

Necesitamos que tú seas nuestro respaldo, para escucharte, ya que tus palabras son sagradas para hacer todo desde un principio hasta el fin, recíbenos como tus amigos y derrama sobre nosotros ríos de bendiciones, esta noche te entregamos nuestros corazones sinceros, con todo nuestro amor, ya que a través de ti aprendimos a amar, te pedimos que nos salves y nos llenes de vida para rendirte la gloria por siempre, Señor. Amén.

Minuto 15 al 25

Es para hacer un acto de contrición, ya que estamos cerca de la primera media hora de las meditaciones y debemos hacer el reconocimiento de nuestros pecados, un examen de nuestra consciencia para poder experimentar el verdadero amor de Dios, saber que su amor es integro tal cual como él mismo lo profesa. Hacer la reparación de nuestros pecados es un punto de mucha importancia. Aquí deberás exclamar lo siguiente, siempre imaginando que estas besando las sagradas llagas de Cristo en la cruz:

“¡Oh Señor mío! Hoy te pido el perdón de cada uno de mis pecados”

Otras lecturas que puedes hacer en este tiempo son: 1 Corintios 13,4-7; Colosenses 3,5-10; 1 Timoteo 1,12-17; Santiago 3,2-12; 1 Juan 1,5 y 2,6; Salmos penitenciales: 6, 32, 38, 51, 102, 130, 142.

Acto de Contrición

Un acto de contrición es un momento de pedir perdón por haber ofendido o pecado en contra de Dios, cuando se hace tiene que ser con un arrepentimiento verdadero.

meditaciones en la hora santa

¡Oh Dios mío!  Hoy estoy completamente arrepentido porque te he ofendido, estoy arrepentido de mis pecados, ya quien sé que podría perder mi llegada al cielo y sufrir del tormento del infierno, pero lo que más dolor me causa es que te ofendí directamente, siendo tú un Dios bueno, que estas lleno de bondad y sé que mereces mi respeto y mi amor, hoy tengo la convicción de no volver a pecar a través de tu ayuda y gracia, confesare todos los pecados que he cometido, haré las penitencias correspondientes para así poder hacer la enmienda de mi vida en el camino del Señor, Amén.

Oración para pedir perdón

Este sería el acto de contrición y de perdón que debemos hacer a Dios, para que nos otorgue su sagrado perdón por nuestros actos y pecados.

¡Oh Jesús! Te pedimos perdón por nuestros pecados, por aquellos que cometieron nuestros padres, nuestros hermanos y nuestros amigos, te pedimos por los pecados del mundo entero, Señor Perdón.

Por todas las infidelidades y las blasfemias, por aquellos que odian y sienten rencor: Perdón Señor. Por todas las mentiras que se dicen a diario, por aquellos que profanan el día de los Santos, te pedimos Perdón Señor.

Por todas las impurezas y los escándalos que ocurren en el mundo te pedimos Perdón Señor. Por todos los robos, hurtos e injusticias que ocurren en el mundo, por aquellos que son débiles y no respetan los derechos humanos te pedimos: Perdón Señor.

meditaciones en la hora santa

Por aquellos que son desobedientes a la iglesia te pedimos Perdón Señor. Por los crímenes que cometen los esposos, y por las faltas de los padres y los errores de los hijos te pedimos Perdón Señor.

Por todas las infamias que se hacen en contra de la iglesia católica y contra el Papa te pedimos Perdón Señor. Por todas las persecuciones que se hacen en contra de los religiosos y vírgenes del mundo te pedimos Perdón Señor.

Por todos los insultos y profanaciones que se comenten en contra de los templos, en contra de los sagrados sacramentos te pedimos Perdón Señor. Por todos los actos que cometen las sectas que están siendo manipuladas por el demonio te pedimos Perdón Señor.

Por los justos que ante las injusticias vacilan y se convierten en Pecadores ya que se resisten a recibir la gracia y por todos aquellos que están sufriendo en estos momentos te pedimos Perdón Señor.

Perdón, señor y te pedimos que tengas piedad de aquellas personas que se encuentran más necesitadas y urgidas de tu gracia, que sea tu luz divina y tus ojos los que no se aparten de nosotros, llena nuestros corazones de alegría para sentir el calor de tu pecho, para que nuestras almas puedan sentir tu amor y nos arrepintamos de todos los pecados. Amén

meditaciones en la hora santa

Minuto 25 al 40

Aquí se hace la primera meditación de la hora santa, las personas que se han reunido pueden pensar en las estaciones del viacrucis de nuestro Señor o hacer el rezo de un misterio del rosario, hacer la lectura de un versículo del evangelio y hacer las consideraciones sobre la lectura, reflexionando cada uno sobre lo que piensan de ese pasaje que está en la Biblia.

A esta primera meditación también se le llama la meditación doctrinal, ya que se basa en uno de los evangelios, esta meditación debe exhortarlos a hacerse un minucioso examen de la consciencia con la intención de orar para ser fieles servidores a Dios.

Minuto 40 al 50

Son los minutos para hacer la acción de gracias y demostrar a Dios que estamos agradecidos por todos los dones que nos da y los favores que nos ha realizado bien sea de manera personal o a través de otras personas que conozcamos y por las cuales él intercedió. Demos gracias de manera colectiva no individual, ya que todas las cosas creadas por él es para el disfrute de toda la humanidad y también por el amor que siente hacia todos nosotros.

No dejes espacio de agradecimiento, agradece por todo por la casa, el techo, la comida, la familia, la salud, el amor, y hasta por el dinero que has ganado honradamente. Agradece por la muerte de Jesús, ya que sin ella no hubiéramos conseguido nuestra salvación eterna. Puedes hacer algunas lecturas de esta que te sugerimos: Génesis 1, Génesis 8,15-22; Job 1,13-22; Daniel 3,46 ss.; Mateo 6,25-34; Lucas 17,11-19.

Minuto 50 al 55

Cinco minutos para pedir a Dios por nuestras necesidades personales y también por las colectivas, hazlo sin ningún tipo de reserva y deja todo en las santas manos de Dios ya que es el Rey del universo y él todo lo puede. Es bueno hacer reflexiones para pedir por algún favor especial y también sobre cómo hacer imploraciones a través de la oración para pedir por algo muy urgente o de extrema necesidad.

meditaciones en la hora santa

Pide también por la Iglesia, los sacerdotes y los ministros que son laicos, quienes se encargan de llevar la palabra de Dios a los hogares, y por la familia para que esta se mantenga siempre unida y se proteja de cualquier maldad o peligro.

Minuto 55 al 60

Estos últimos minutos de la hora santa se hacen enfocados en las oraciones finales para dar gracias al Espíritu Santo por todos los favores que nos hace. Por eso puedes hacer un canto de entrada como este:

“A tu lado, cuando cae la tarde, te damos gracias por este gran día de trabajo, te ofrecemos nuestros descanso, trabajo y amor. Y cuando ya está cayendo la noche y la oscuridad comienza a cerrar nuestra casa, te pedimos que regreses a todos a sus hogares ¡Oh Padre! Para que puedan descansar en su nido”.

Las lecturas que tomes para la hora santa deben ser para que se hagan reflexiones, también se puede cantar y orar en conjunto con los asistentes, todo debe organizarse para que se cumpla la hora completa, por eso es importante que se cree un ambiente adecuado en donde se pueda escuchar y reflexionar sobre nuestro compromiso de vida.

Esa es la manera de orar, escuchar la palabra, contemplar lo que Dios hizo, reflexionar y sacar nuestras conclusiones. Los temas que se escogen deben ser leídos de una manera muy pausada y al terminar se hace un silencio para hacer la reflexión.

Oraciones

Las oraciones se hacen después de cada lectura para honrar y alabar al Señor, con ellas le damos gracias por el momento que nos ha dado de estar reunidos para meditar en su palabra.

Acción de gracias

La acción de gracias son una serie de agradecimientos que se hacen a Dios por ser nuestro guía y salvador

Te damos las gracias Señor, ya que a través de tu muerte y resurrección nos diste la salvación. Te damos las gracias Señor ya que tú fuiste quien nos dio la eucaristía para que nos alimentáramos el alma.

Te damos gracias por darnos este breve tiempo para poder adorarte y venerarte, por todo los dones que nos das, para estar en comunión a tu lado. Te damos gracias ya que tus palabras nos alientan y sanan, porque tu cruz es una enseñanza y porque con tu sangre nos has salvado.

Te damos las gracias porque tu amor no tiene límites, por la madre que estuvo en el madero de la cruz. Te damos las gracias porque siempre personas nuestra traiciones y olvidos, por enseñarnos a compartir el pan con la ultima cena.

Te damos las gracias porque siendo nuestro Dios sabes arrodillarte para enseñarnos que tu santa voluntad es toda generosidad, que la vida es una ofrenda y una entrega y que tu amor no tiene límites para todos nosotros. Gracias por todo Señor.

Oración al Espíritu Santo

Una oración que se hace para pedir la venida del espíritu santo sanado y protector, que debe hacerse con fe y confianza por todos los presentes en la meditación de la hora santa.

Ven a nosotros Espíritu Santo, para que sean llenados los corazones de todos tus fieles y prende en ellos las llamas del amor eterno. Dios envíanos a tu Espíritu con el que todo creaste para renovar la cara de la tierra. ¡Oh Dios! Tu que eres la luz del grandioso Espíritu Santo, que enseñaste en los corazones de tus fieles, te pedimos que concedas que siempre seamos amantes de la rectitud, por Jesucristo Nuestro Señor, Amén.

¿Qué otras cosas puedo hacer en la Hora Santa?

Hay otras cosas que puedes realizar en la meditación de la hora santa, entre ellas aparte de las lecturas te vamos a recomendar una serie de oraciones y acciones que son importantes conocerlas. La hora santa no es necesario que se haga de la misma manera todo el tiempo, ella puede variar así que puedes hacer variaciones en las oraciones.

Comunión Espiritual

Esta es una oración para Jesús en el sacramento del Altar y para establecer una comunión con él a nivel del espíritu o alma.

Jesús mi Señor, al que creo siempre presente dentro del santísimo Sacramento del Altar, sabes que mi amor por ti está por encima de cualquier cosa y deseo que recibas a tu lado mi alma, en este momento no puedo hacer la comunión pero te solicito que estés presente a mi lado en espíritu, quiero abrasarte para estar más cerca de ti y pedirte que nunca te separes de mí. En todo momento he de adorarte porque tú eres el pan de la vida y el gran sacramento.

Ofrecimiento de la hora santa

Esta es una oración que se puede hacer al comenzar la meditación de la Hora santa, para ofrecer la misma a alguien en particular, la misma lleva cuatro actos: de fe, esperanza, amor y caridad, estos deben ser recitados por todos los asistentes a la hora santa.

Amado Jesús, hoy queremos estar en esta hora a tu lado, para darte consuelo y reparar por medio del amor a mi empobrecido corazón, ya que con tu agonía en huerto de Getsemaní, sé que te sentiste abandonado, y que aquellos que estaban allí para que te amaran dejaron de hacerlo. Sé que todo el peso de los pecados de los hombres estaban en tus hombros y ahora estarán en los míos, sé que te he causado dolor porque peque pero hare todo para enmendar mis actos con amor.

Dame las fuerzas mi Señor para ayudarte a consolarte. Sagrado corazón de Jesús que fuiste fortalecido por un ángel en tu momento de agonía te pido nos confortes en la nuestra. Jesús que estuviste lleno de humildad y manso de corazón te pido que hagas que mi corazón sea igual al tuyo.

Acto de fe: ¡Oh Dios mío!, hoy creo en todas las verdades que la iglesia católica nos ha enseñado, ya que tú te has revelado y nunca podrás ser engañado porque no has engañado a nadie.

Acto de esperanza: ¡Oh Dios mío! Que confiamos en tu gran bondad y en las promesas que nos hiciste, queremos tener el perdón de nuestros pecados, que nos ayudes con tu gracia y nos des una vida eterna, a través de los méritos de nuestro Señor Jesucristo quien es nuestro salvador.

Acto de Amor: ¡Oh Dios mío! Sabes que mi amor por ti está por encima de todas las cosas, y con toda mi alma y corazón, ya que tu estas lleno de bondad y eres digno de todo el amor, nos enseñaste a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, gracias a tu amor, hoy perdono a aquellos que me han ofendido y pido perdón a los que yo he ofendido, ya que hoy vivo por ti, y moriré por ti, porque tú y yo seremos uno solo en el momento de mi muerte. Amén.

Acto de caridad: ¡Oh Dios que eres bueno y misericordioso!, hoy deseo corresponder a tu amor con el mío. Hoy siento pena por aquellos que no te amaron, también por mí porque mi corazón era frío, egoísta y desagradecido, reconozco mis debilidades y mi pobreza y sé que a través de tu gracia podre darte lo que deseas que es mi amor puro y verdadero, para reparar la frialdad y la negligencia de las criaturas ante tu Sacramento de amor.

Jesús tú eres el dueño de todos los corazones, por eso mi amor es tuyo, te adoraré y glorificaré y te voy a agradecer porque ahora sé que te pertenezco. Quiero que sea mi gobernante para que mi alma se transforme y sea semejante a la tuya, y así bendecirte y glorificarte en la Morada de los Santos. Amén.

Meditaciones de la Hora Santa que son intermedias

Estas son reflexiones que se pueden hacer y que son sacadas de la misma Biblia, de los hechos que le sucedieron a Jesús, una de estas reflexiones es el significado de la palabra amor, el amor de acuerdo a la biblia se encuentra desde el momento en que Jesús murió por todos nosotros en la cruz, para que nuestros pecados fueran perdonados, su sangre derramada en la cruz es un símbolo que nos sirve de protección contra la maldad y los peligros.

En cada día que pasa su amor se ha ido extendiendo cada vez más, y con ese amor es que se puede saciar el hambre del alma, tal como lo hicieron los discípulos cuando Jesús bendijo el pan y el cáliz como sangre y carne de vida.

Los sacramentos: los sacramentos que Dios nos dejó son un recuerdo que dejan al descubierto el sacrificio de Cristo para conseguir el perdón de los pecados, Dios permitió que las puertas del cielo se abrieran para que todos llegáramos hasta él. Los sacramentos son un recordatorio de la pasión y muerte de Jesús y también de su gloriosa resurrección, ya que él nos enseñó que si hay una vida después de nuestra muerte, con el bautismo se logra quitar el pecado original que eras el que no nos permitía llegar al cielo, por eso el que cree en dios nunca morirá. Estos sacramentos son la victoria del amor en la vida, es donde el pecado cae ante el triunfo, en donde el bien está por encima del mal.

Cantos

Los cantos son entonaciones que se hacen para alabar a Dios, estos también se pueden encontrar en la Biblia.

Canto de amor

Este canto nos enseña el mandamiento que nos dejó Dios de amárnoslos unos a los otros.

Un mandamiento nos entregó el Señor, y es que debemos amarnos los unos a los otros tal como Jesús lo enseño. Debemos hacer al hermano o mismo que queremos con nosotros y con Dios ya que aquel que no ama a sus hermanos no puede tener la capacidad de hacer alabanzas a Dios, la cruz del Señor es el símbolo de la bondad y es el amor a todos como hermanos.

Es por la fuerza de Jesucristo que tenemos la necesidad de amarlo, no interesa de que sexo eres, de qué color es tu piel o cual ha sido tu religión, es a través de la fuerza de Cristo que necesitamos amar a todos como si fueran nuestros hermanos y hagamos el bien. El que tiene sufrimiento y se siente triste, siempre estará lleno de amor, una persona humilde, una persona pobre y una persona llena de aflicciones siempre nos dará amor, el que viva al lado de dios y le adore siempre sabrá brindar amor.

Es importante que yo te busque y encuentre ya que tú siempre estás en cada uno de los caminos que escojo. Que te llame por tu nombre ya que dentro de mis pensamientos y en mi corazón está grabado tu nombre como un lienzo.

Es importante que mi último grito y mi último aliento sean para llamarte por tu nombre porque sé que tu gimes conmigo. Que los proyectos que yo haga sean tuyos, ya que tú eres quien da iluminación a mi mente y pensamientos y deseas lo mejor para que sea brillante en mi futuro.

Es importante que pueda comprenderte ya que tú eres el que me ayuda en los momentos de mayor dolor de mi vida. Por eso hablo de ti con mucha sabiduría, ya que tú vives dentro de mí para que yo sepa lo que debo decir, hacer y elegir cuál es la decisión correcta para mi vida.

Es importante que yo sepa como guardarte en una caja, ya que tú eres quien absorbe el agua de los océanos de mi vida para que no me ahogue, por eso debo amarte de todo corazón porque sé que tú me amas de la mismas manera así yo haya fallado. Tú eres quien me anima cuando el fuego está quemándome por dentro ante las adversidades y me enseñas a ser fuerte y un guerrero ante la vida, y porque el silencio es la última palabra, en la que puedo encontrarte.

Hagan esto en conmemoración mía

Esta proviene de una historia de la Biblia en donde Jesús está en la última cena con sus discípulos.

Se habían sentado alrededor de la mesa, cuando Jesús tomo el pan y le dio a todos sus discípulos diciéndoles, que ese era su cuerpo, que iba a ser entregado para todos ellos y que lo comieran en su conmemoración, y de la misma manera tomo su cáliz y bendijo el mismo y dijo que esa era su sangre la cual representaba la nueva alianza que sería eterna y la cual se iba a derramar para que fueran perdonados los pecados.

Algunos temas que te pueden interesar también son los siguientes:

Temas para Jóvenes Católicos

Los 10 Mandamientos y su Significado

Mujeres de la Biblia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here