La tarea que se encomendó al hombre  conocida como la mayordomía cristiana  viene de cuando  Dios creó el mundo y al hombre a su imagen y semejanza le dio la investidura  de administrar su palabra ante todos sus hijos, es así  que en este artículo podrás conocer su significado y cómo cultivarla.

mayordomia-cristiana 1

¿Qué es la mayordomía cristiana?

En la vida moderna los grandes empresarios tienen a personas que se encargan de administrar sus cuentas bancarias, bienes, propiedades y todo tipo de riquezas materiales, inclusive existen otras personas que se encargan de llevar los asuntos personales, los cuales se registran en su agenda y de esta manera no se olvidará nada de lo planificado en el día.

Estas personas son conocidas como administradores, ya que uno administra bienes materiales y el otro administra el tiempo de ese empresario, alternando sus actividades entre la vida laboral y la personal, para que pueda existir un equilibrio y de esta manera pueda atender todos los asuntos que le competen.

En este sentido, el ejemplo anterior puede ilustrar un poco mejor lo que se conoce como mayordomía cristiana, la cual es la presencia de Dios como creador y dueño absoluto de todo lo que se alcanza a ver con los ojos y donde el hombre juega un papel fundamental como el encargado de administrar su palabra divina, para distribuir esta riqueza espiritual a su pueblo.

En el caso de los apóstoles estos eran los llamados los colaboradores de Jesucristo para dar a conocer sus enseñanzas sobre cómo agradar a Dios, sin embargo, estas personas deberían estar en comunión con el espíritu santo a fin de poder realizar esta noble encomienda, de lo contrario su labor como mayordomos del señor no era posible ni efectiva.

Es importante destacar, que la mayordomía está sometida enteramente a servirle a Dios y que el administrador de todos los bienes de este, debe colocar a su disposición los suyos propios, ya que si administra los bienes de Dios es como que si fueran su propiedad también.

En el caso de la palabra de Dios es el espíritu santo quién guiará esta mayordomía, por lo que la persona debe ser noble de corazón, debe amar a su prójimo y por sobre todas las cosas debe ser obediente a los designios de Dios y reconocer a Jesucristo como nuestro salvador, a fin de realizar una buena administración de lo que se le haya encomendado.

Si deseas saber más sobre este interesante tema  no dejes de ver el siguiente video de la mayordomía cristiana, el cristiano y las finanzas:

Conoce los tres aspectos básicos de la mayordomía cristiana

Existen tres puntos muy importantes que Jesucristo siempre nombrara en sus historias y enseñanzas, para hacer reflexionar al hombre y encaminarlo hacia un futuro promisorio, ya que sin estos tres pilares la mayordomía no sería posible de llevar a cabo, por lo que a continuación se detallarán:

El cuidado del cuerpo

El cuerpo humano es una obra de arte creada por Dios nuestro señor, el cual es capaz de emitir una alarma cuando necesita alimento y también cuando algo no funciona debidamente.

Es preciso entender que en nuestro cuerpo reside el espíritu santo siendo considerado el templo del hombre, por tal razón debemos protegerlo con mucho amor, respeto y dedicación.

Estos cuidados deben incluir una alimentación sana, ejercitarnos para mantener buena salud y por ningún motivo maltratar nuestra piel con tatuajes y adornos innecesarios.  Las vestimentas deben ser acordes a la situación y sin excesos, ya que la sencillez refleja la belleza del alma.

El cuidado de la mente

La mente del hombre es uno de los lugares más fantásticos que existen, debido a que cada hombre tiene un universo único que ocupa su mente y sólo él decidirá qué cosas perdurarán en el tiempo en ese espacio mental y solo Dios es el único que puede ver lo que se oculta en esos pensamientos.

Además, no todos tienen la capacidad de equilibrar lo positivo y lo negativo que le sucede en la vida, ya que la mente nunca descansa ni siquiera cuando las personas duermen, por tal razón nuestros pensamientos deben enfocarse en todas las cosas y enseñanzas positivas que se han aprendido para agradar a Dios, pidiéndole siempre su guía y protección divina.

mayordomia-cristiana 2

La conexión espiritual que una persona logre desarrollar con Dios no solo fortalecerá su espíritu sino también le permitirá ser merecedor de la mayordomía cristiana para ello te recomendamos leer el artículo: Meditación en la palabra de Dios.

El cuidado del espíritu

Esta es la parte más delicada y susceptible del hombre motivado a las múltiples influencias a las que está sometido, por lo que no se le presta mucha atención, por lo tanto, toda clase de pensamientos e ideas irracionales le hacen cambiar de parecer una y otra vez, lo cual desagrada a Dios en gran medida.

Es por ello que Dios demanda espíritus fuertes e inquebrantables para ejercer la mayordomía cristiana, capaces de afrontar las tentaciones del mundo, sin embargo, muchos han fallado y cometen pecados, pero Dios es sabio y si el hombre se arrepiente y le pide ayuda este no lo dejará solo y lo levantará, para que su espiritualidad se fortalezca día a día y así pueda ser un fiel administrador de su cuerpo, mente y espíritu.

El dar para recibir en la mayordomía cristiana

Así como Dios es dueño absoluto de todo lo que se encuentra en la tierra, el hombre debe dar lo que tiene para recibir la gracia de Dios.  Aquel que da sin esperar nada a cambio es más dichoso que el que recibe y por este desprendimiento absoluto el señor lo recompensará con mucho más de lo que se le entregó de corazón a su prójimo.

El dar no debe ser obligado o en contra de la voluntad del hombre, el dar debe salir de su corazón, de su propia alma a fin de sentir la alegría de ayudar al prójimo, dejando atrás los sentimientos de avaricia y egoísmo que corrompen y endurecen el alma, es por ello que de esta manera se puede agradar a Dios.

Para ser un buen cristiano y demostrar a Dios que se puede ser digno de llevar a cabo la mayordomía cristiana te recomendamos leer el artículo: Frutos del Espíritu Santo.

Conoce la diferencia entre diezmo y ofrenda

El diezmo es el 10% de los bienes que tenga el hombre y este le pertenece a Dios, es por ello que quien ejerza la mayordomía debe ser una persona honesta y sincera ya que manejará todos los bienes del señor en la tierra.

La ofrenda debe salir de la novena parte de los bienes que restan y que son para el hombre, sin embargo, esta acción simboliza el amor que se tiene a Dios al compartir una ofrenda en su nombre, por lo tanto, no puede salir del diezmo ya que son cosas distintas.

Curiosidades

Sabías que las palabras griegas oikonomos y epitropos significan mayordomo, administrador, capataz y/o gerente. En hebreo se pronuncia Sar.

Sabías que en la antigüedad muchos hombres daban el 100% de sus bienes como diezmo como muestra de amor a Dios.

Hemos llegado al final del artículo de mayordomía cristiana y esperamos que haya sido de tu agrado para que puedas dar de corazón y agradar a Dios desde este momento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here