Características y Comportamiento de la Mara Patagónica

La Mara Patagónica es un roedor de considerable tamaño que se localiza únicamente en la Patagonia Argentina. Es una especie monógama que tiene su madriguera bajo tierra y se alimenta primordialmente de hierbas. Su aspecto tiende a confundirse con el de las liebres. Para conocer más de este roedor te invitamos a continuar la lectura de presente artículo.

Mara patagónica

La Mara Patagónica

En la región de la Patagonia Argentina vive un animal con mucho parecido a la liebre, pero lo que es cierto es que es un roedor que cuenta con un importante tamaño. Hablamos de la mara, una criatura endémica, monógama y herbívora que, así como los perros, usualmente se sienta sobre sus cuartos posteriores, con los miembros anteriores extendidos.

La mara, cuya denominación científica es Dolichotis patagonum, es un tipo de roedor de la familia Caviidae, al cual popularmente se le conoce como mara patagónica, liebre patagónica, y liebre criolla, aunque no forma parte del orden de las auténticas liebres (Lagomorpha).

Se le considera uno de los roedores de mayor tamaño del planeta, con un peso medio de 8 kilogramos que puede alcanzar hasta los 16 kilogramos. Es uno de los mamíferos propios de Argentina que además de contar con gran tamaño, tiene patas prolongadas y fuertes que emplea para correr muy rápidamente al sentirse perseguida.

Características Físicas

Una sencilla descripción de la mara patagónica sirve para tener una idea de sus rasgos físicos:

  • Largo: de 60 a 75 centímetros.
  • Peso: de 9 a 16 kilogramos.
  • Pelaje: espeso de tonalidad pardo grisácea.
  • Cabeza: con volumen y de ojos grandes, orejas prolongadas y un hocico chato y de forma redonda. El labio superior tiene una hendidura.
  • Extremidades: delgadas. Las posteriores son más extensas que las delanteras; y muestran cuatro dedos cortos en las delanteras y tres en las traseras, así como abultadas almohadillas de apoyo.
  • Cola: corta y escondida por el pelaje. La punta no tiene pelo.

Mara patagónica

Hábitat

La mara reside en planicies semiáridas y desoladas del oeste, centro, y sur de Argentina donde solo hay presencia de arbustos espinosos, hierbas y matorrales. Su repartición se haya disminuida por motivo de la modificación de su hábitat, en particular de la llanura pampeana y en las regiones litorales, a causa del cada vez mayor desarrollo urbanístico.

Estructura Social

Su estructura social se encuentra definida por su situación monógama, poco frecuente entre los roedores, ya que se  emparejan de por vida, incrementando así su éxito reproductivo. La pareja llega a ocupar un territorio de cerca de 40 hectáreas, su refugio es bajo tierra y usualmente lo construyen aprovechándose de los nidos dejados en abandono que fueron anteriormente cavados por algunas especies de búhos patagónicos.

El macho usualmente va detrás de la hembra, protegiéndola de competidores y predadores. Es poco claro otro concepto de territorialidad, pero los machos al parecer tienen un sistema jerárquico de dominio.

Las maras transcurren la mayor parte de su tiempo con su pareja, haciendo recorridos en pareja. No obstante, en ocasiones se desplazan en grandes agrupaciones de 70 o más ejemplares en migraciones a zonas lacustres donde abunda el alimento.​ Son criaturas que realizan sus actividades a lo largo del día.

Alimentación

Es una especie eminentemente herbívora, ya que se alimenta primordialmente de pastos y otras hierbas, y puede subsistir sin beber agua merced a su metabolismo.

Apareamiento y Reproducción

Para cortejar a sus futuras parejas, los machos han de poner mucho empeño para perseguirlas durante un largo tiempo. De su lado, las hembras entran en celo cada trimestre o cuatrimestre. Las maras engendran habitualmente de 1 a 3 crías por camada, con tres a cuatro partos cada año y una gestación que puede durar hasta 96 días.

Los cachorros se desarrollan en una madriguera comunitaria, construida por las propias maras, aunque igualmente pueden reacondicionar las abandonadas por otros animales; por ejemplo, la vizcacha. En tales refugios hasta 15 madres pueden atender a sus camadas.

Crecen con rapidez y pueden comenzar a alimentarse del pasto a las 24 horas de nacidos. No obstante, que quedan en la madriguera hasta sus cuatro meses entretanto las madres acuden allí en varias ocasiones al día para darles de amamantar.​ Dicho proceso de lactancia se pude extender por unas 11 semanas. Las mamas de estos roedores se colocan de lado para poder así amamantar a los cachorros estando sentadas. De esa forma, no desatienden la vigilancia. Tras ocho meses, la mara ya está en condición para una nueva reproducción

Expectativa de Vida

En cautiverio, las maras viven regularmente de 5 a 7 años, pese a que se ha conocido de ejemplares que han logrado vivir más de diez  años y medio.

Maras en Cautividad

Las maras patagónicas son con frecuencia criadas en zoológicos o como mascotas, pese a que se califica como un animal silvestre. Al criarse desde el nacimiento, socializan mucho con el hombre, y se crían en buen estado bajo  cautiverio. De no ser así tienden a la actividad nocturna para eludir la socialización.

Conservación de la Mara Patagónica

La población salvaje se ha estado reduciendo pese a que la mara no se encuentra listada como especie bajo amenaza o en riesgo de extinción. Todas las provincias de la Patagonia la registran como especie protegida. Su declive poblacional se fundamenta en dos factores principales:

  • Pérdida de su entorno debido al desarrollo agrícola, industrial e incremento de la población humana.
  • Rivalidad alimentaria con las liebres europeas (Lepus europaeus), que fueron  traídas a Sudamérica por el hombre.

La provincia argentina de Mendoza la decretó como monumento natural provincial por la ley No. 6599 aprobada el 12 de mayo de 1998.

Algunas Particularidades de la Mara Patagónica

Al sentirse perseguida, la mara puede correr rápidamente a una velocidad de cerca de 60 kilómetros por hora, pudiendo dar saltos con suma agilidad, de allí que muchos la valoren como una liebre. Y es que con un único movimiento puede desplazarse unos dos metros, para lo cual se ayuda con las uñas de las extremidades posteriores para obtener impulso. Pero, ciertamente, este enorme roedor está más emparentado con los conejillos de Indias, popularmente conocidos como cobayos, ya que ambas especies conforman parte de la familia Caviidae.

Este animal desempeña, además, un rol esencial en la actividad de los ecosistemas patagónicos. Al ser un herbívoro de gran movilidad, es vital para el proceso de diseminación de semillas a lo largo de grandes distancias, gracias a sus heces. Como dato relevante, la mara apenas toma agua, ya que obtiene la hidratación requerida por medio de las raíces de las plantas, que son parte esencial de su alimentación.

Una Especie en Peligro y Elegida como Mascota

La mara se encuentra incorporada en la categoría ‘Vulnerable por la SAREM’ (Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos). Además de los depredadores usuales de la mara (pumas, aves rapaces y ciertas variedades de zorros) el más grande enemigo que actualmente tiene es el hombre. Entre los motivos por los que los seres humanos colocan en riesgo a esta especie se hallan:

  • Prolongación de asentamientos urbanos, de siembra y de pastoreo.
  • Caza Ilegal.
  • Ocupación de su hábitat por la liebre europea.

Por otro lado, este roedor se ha adaptado de muy buena manera a la existencia en cautividad. Años atrás era frecuente verlo en los zoológicos, y merodeaba sin miedo cerca de las personas que acudían a verlos. Por tal razón, en numerosos casos, la mara ha sido adoptada como mascota.

Te recomendamos estos otros artículos:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.