Lipidosis hepática felina

lipidosis hepática, gato obeso

La lipidosis hepática felina es una de las enfermedades más comunes en los gatos.

Se trata de una enfermedad caracterizada por una acumulación excesiva de triglicéridos en el hígado que interfieren con la función hepática y suele conducir a una disfunción orgánica.

La acumulación de triglicéridos en el hígado no es un problema hasta que el grado de vacuolización se vuelve morfológicamente severo. Los felinos con enfermedad sistémica suelen desarrollar vacuolización de grasa hepatocelular.

En el hígado normal, el contenido de grasa es inferior al 5% del peso total del órgano, mientras que en un gato con síndrome de lipidosis hepática este valor puede incluso triplicarse. Los triglicéridos hepáticos se producen a partir de ácidos grasos derivados de la circulación sistémica (lípidos de la dieta o de reservas adiposas) y de la síntesis hepática.

Hay que tener mucho cuidado con la obesidad

Mantener el peso de tu gato bajo control y proporcionarle una dieta sana y equilibrada puede prevenir la lipidosis hepática. En los gatos, la sobrenutrición, que suele estar provocada especialmente por el exceso de carbohidratos en la dieta, se debe a la acumulación de grasa en el interior de los hepatocitos. De hecho, muchos de los gatos que desarrollan lipidosis hepática son obesos.

gato obeso

¿Qué pasa exactamente?

La lipidosis hepática refleja la incapacidad del órgano para equilibrar la pérdida de grasa con la ingesta de fuentes sistémicas. El equilibrio entre la lipólisis y la acumulación de triglicéridos está modulado por mecanismos hormonales y neurológicos. Más concretamente podríamos decir que la lipasa sensible a hormonas (HSL), que promueve la lipólisis, y la lipoproteína-lipasa (LPL), que promueve la captación de grasa, regulan directamente el metabolismo de los adipocitos.

Las catecolaminas como la noradrenalina, la adrenalina, la GH, el glucagón, los corticoides y la tiroxina aumentan la actividad de la HSL, mientras que la insulina la inhibe. En los gatos, el estrés induce una rápida liberación de catecolaminas, que aumentan la actividad de HSL. En condiciones de ayuno prolongado, aunque la actividad de LPI disminuye, la de HSL aumenta, favoreciendo la acumulación de grasas a nivel hepatocelular.

¿Cuáles pueden ser las causas?

La lipidosis puede ser primaria, es decir, surgir espontáneamente, sin una causa detectable precisa (forma idiopática), o secundaria a otras patologías que provoquen anorexia y pérdida brusca de peso.

El ayuno secundario a diversas condiciones patológicas o no patológicas, como el rechazo de un nuevo alimento poco apetecible, conduce a un aumento de la movilización de los depósitos de grasa y a un aumento del trabajo metabólico del hígado.

En condiciones normales, el hígado tiene la función de sintetizar grasas, como triglicéridos, colesterol, lipoproteínas y fosfolípidos y metabolizar las grasas (ácidos grasos) presentes en el organismo (depósitos corporales). La acumulación de grasa ocurre cuando la síntesis o almacenamiento hepático se vuelve significativamente mayor que la capacidad de uso.

gato de la nieve

Más riesgo de lipidosis en gatos obesos y que no coman

En consecuencia, un gato obeso que esté sometido a estrés y con ayuno «autoimpuesto» precisamente por el estrés, se expone a un gran riesgo de movilización de las grasas periféricas y su captación a nivel hepatocelular.

La interacción entre los ácidos grasos y la L-carnitina a nivel de la membrana mitocondrial, para su liberación dentro de la propia mitocondria y la formación de ácidos grasos activados, necesarios para la beta oxidación, también puede desempeñar un papel en el desarrollo del síndrome de lipidosis hepática.

Además, la deficiencia de GSH en los hepatocitos está implicada en la patogenia de la lipidosis, lo que representa una disfunción en la vía de transsulfuración.

La vitamina B12 también juega un papel importante

Finalmente, se ha encontrado con frecuencia una deficiencia de vitamina B12 en gatos con lipidosis hepática.

Las posibles causas de la lipidosis hepática en gatos, por lo tanto y en resumen, se remontan a un aumento en la presentación de grasas al hígado, como consecuencia de la obesidad, el desencadenamiento de importantes fenómenos catabólicos debido a patologías subyacentes, hipernutrición crónica, acentuación de la síntesis hepática de novo de las grasas, o alterada su oxidación o dispersión por las VLDL.

En resumen…

  • La sobrenutrición, particularmente de carbohidratos, generalmente aumenta la acumulación de lípidos.
  • La obesidad es un factor predisponente, muy importante para el desarrollo de lipidosis hepática. En el gato obeso sin apetito, la liberación masiva de ácidos grasos de los tejidos depositados ejerce presión sobre la capacidad del hígado para usarlos y eliminarlos. 
  • La formación de lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL) es fundamental para la eliminación y dispersión de los lípidos. La capacidad hepática deteriorada para formar VLDL (que requiere disponibilidad de energía que falta en la lipidosis) da como resultado una acumulación significativa de triglicéridos.
  • La interacción de los ácidos grasos con la L-carnitina es esencial para el transporte de los ácidos grasos al interior de la mitocondria, de modo que se produzcan las beta oxidaciones (es decir, las reacciones de aprovechamiento energético de los lípidos). Los gatos con lipidosis hepática frecuentemente sufren de deficiencia de carnitina. 
  • La deficiencia de vitamina B12 (cobalamina) es extremadamente común durante la lipidosis. 

lipidosis hepática gatos

No importa si són pequeños o de edad avanzada

La lipidosis hepática puede afectar a gatos de cualquier edad, sin predilección particular de raza y sexo. Sin embargo, las hembras de mediana edad o ancianas parecen verse afectadas con mayor frecuencia que los machos y los sujetos jóvenes.

¿Cómo podemos llegar a detectarla?

Los síntomas generalmente más representativos en el curso de la lipidosis hepática son los vómitos, la depresión, la anorexia y la pérdida brusca de peso. Otro signo clínico muy importante y frecuentemente presente es la ictericia, es decir, el color amarillo de la piel y las mucosas.

Los gatos con lipidosis hepática a menudo son muy débiles e incluso pueden exhibir ventroflexión del cuello o decúbito permanente. En algunos casos pueden destacarse signos de encefalopatía hepática, es decir, una sintomatología neurológica secundaria a una autointoxicación del organismo. A veces, la encefalopatía hepática puede manifestarse por hipersalivación.

Puede haber otras enfermedades que provoquen esta lipidosis…

Puede haber otras enfermedades como ciertas enfermedades hepáticas (por ejemplo, colangitis), pancreatitis, enfermedades gastrointestinales (caracterizadas por vómitos y diarrea), tumores o diabetes mellitus que pueden estar entre los problemas concomitantes más comúnmente asociados con la lipidosis.

Si tienes un gato con sobrepeso y notas aunque sea uno solo de estos síntomas, el consejo es que lo visite inmediatamente un veterinario que, tras un examen exhaustivo y una especial atención a la historia clínica y la aparición de los síntomas, realice el diagnóstico. Y así pueda evaluar la gravedad de la patología.

gato gordo

Pruebas de laboratorio y otras pruebas para detectar lipidosis hepática

Pueden hacerle varias pruebas para detectar la lipidosis como las que te comentamos a continuación.

Análisis de sangre:

  • hemograma completo, perfil bioquímico general: generalmente se encuentra hiperbilirrubinemia, aumento de enzimas hepáticas, especialmente aumento de alanina aminotransferasa (ALT), aspartato aminotransferasa (AST), fosfatasa alcalina sérica (SAP). La gammaglutamil transferasa (GGT) suele ser normal (a menos que haya colangitis concurrente). Otras alteraciones comúnmente encontradas están representadas por hipopotasemia, disminución de BUN, hipofosfatemia, a veces hipoalbuminemia e hipocalcemia (especialmente en casos con pancreatitis concomitante).
  • Prueba de coagulación:  se puede observar un aumento en los tiempos de coagulación ya que el hígado está involucrado en la síntesis de elementos que favorecen los procesos de coagulación. Concretamente, en el curso de la lipidosis hepática es frecuente la deficiencia de vitamina K, vitamina esencial para la activación de los factores de la coagulación.

Radiografías: se puede observar hepatomegalia (agrandamiento del hígado) en el examen radiográfico.

Ultrasonografía:  el examen de ultrasonido puede revelar un hígado anormal (hiperecoico) y la presencia de patologías intercurrentes (por ejemplo, pancreatitis concomitante, colangitis o neoplasia).

Aspiración con aguja del hígado: la aspiración con aguja es un procedimiento mínimamente invasivo que puede dar información útil sobre la presencia de acumulación de grasa en las células del hígado (hepatocitos) y excluir cualquier patología tumoral subyacente.

Biopsia de hígado: se recomienda la biopsia de hígado en gatos que no responden al tratamiento inicial o cuando las biopsias también están indicadas para investigar otros cambios en los órganos.

Tratamiento contra la lipidosis hepática

La lipidosis hepática suele ser reversible si se trata adecuadamente, pero si no se trata, puede ser extremadamente grave y, en ocasiones, provocar la muerte. Por lo tanto, los períodos prolongados de ayuno no deben subestimarse. Especialmente si tu gato tiene sobrepeso y no ha comido durante unos días, debes consultar rápidamente a tu veterinario.

Para llevar a cabo un tratamiento eficaz, es fundamental identificar la causa primaria (trastornos del páncreas, estómago, intestino, vías biliares, etc.), cuando exista, que pueda haber dado lugar a la inapetencia derivada de la lipidosis hepática.

Por lo general, los gatos con lipidosis hepática y malestar severo   inicialmente necesitan terapia hospitalaria y luego ser hospitalizados para recibir la atención más adecuada.

Además del tratamiento de la causa primaria, cuando se conocen, el tratamiento de las alteraciones electrolíticas encontradas, la rehidratación y el control de los vómitos, es fundamental ofrecer al animal una alimentación equilibrada mediante alimentación forzada.

Además, se recomienda una suplementación vitamínica con el grupo de las vitaminas hidrosolubles, vitamina K y vitamina E. Por último, se recomienda la administración de L-carnitina, taurina y S-adenosil-metionina y/o coadyuvantes fitoterapéuticos para restablecer el buen funcionamiento hepático.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.