Entra en este artículo y conoce con nosotros, cómo fue el liderazgo de Jesús, de forma de edificarte en la fe cristiana. Tomando del ejemplo de nuestro Señor, las cualidades que se deben ejercer para ser un líder y ministro eficaz en el servicio a Dios.

liderazgo-de-Jesús-2

Características del liderazgo de Jesús

Cristo es la cabeza de su Iglesia, de manera que todo líder cristiano debe ser un imitador de Jesús. El liderazgo de Jesús en su tiempo como hombre en la tierra consistió en desarrollar su ministerio de servicio y amor al prójimo.

Jesús desde que inició su ministerio dio señales de ser un líder con una actitud incansable de llevar a la gente el mensaje del Reino de Dios. De esta manera el Señor cumplía con la misión encomendada por su Padre en los Cielos.

Jesús recorría caminando diferentes ciudades en las regiones de Galilea, Samaria y Judea. Todas estas regiones pertenecían al territorio de Palestina de la época.

Si te quieres ubicar mejor en el contexto histórico de estas regiones, te invitamos a entrar en el artículo: Mapa de Palestina en tiempos de Jesús. En este enlace podrás comprender aún más lo valioso del mensaje y la grandeza del Señor.

Además, te enteraras de aspectos importantes de esa época, como la organización política, las doctrinas teologales, grupos sociales y más. Todas las cualidades del liderazgo de Jesús son necesarias imitarlas para llevarlas a cabo hoy por los líderes de la Iglesia, a fin de ejercer un ministerio eficaz y aprobado por Dios.

De todas estas cualidades, se pueden nombrar tres características que son máxime en el liderazgo de Jesús, estas son: Autoridad, identidad y fundamento. Estas tres cualidades resaltaron aún más, en la época difícil que le toco a Jesús enfrentar durante su tiempo de líder en la tierra.

De igual forma, estas cualidades principales son dignas de ser imitadas no solo por líderes de la Iglesia. Sino también por aquellas personas que lideran en los ámbitos sociales y políticos.

liderazgo-de-Jesús-3

La autoridad en el liderazgo de Jesús

Jesús dio siempre muestra de autoridad cuando caminaba de aquí para allá por todas las regiones que visitaba. Pero esa autoridad nunca fue en señal de querer ser superior a los demás, como bien podemos leer en la palabra de Dios:

Mateo 20:25-28 (RVC): 25 Entonces Jesús los llamó y les dijo: -Como ustedes saben, los gobernantes de las naciones las dominan, y los poderosos les imponen su autoridad. 26 Pero entre ustedes no debe ser así. Más bien, aquel de ustedes que quiera hacerse grande será su servidor; 27 y aquel de ustedes que quiera ser el primero, será su esclavo. 28 Imiten al Hijo del Hombre, que no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos.

Jesús teniendo toda la autoridad otorgada por su Padre Dios, tanto en el cielo como en la tierra. Jesús desaprobaba como las autoridades políticas y religiosas de la época, ejercían su liderazgo. Los políticos actuaban de forma tiránica con la gente y ejercían especulación con sus economías. Por su parte los líderes religiosos hacían acepción de personas, menospreciando a humildes, desposeídos, enfermos, a transgresores de la Ley, gentiles entre otros.

A continuación, dos versos que reflejan la autoridad manifestada por Jesús en su liderazgo:

Mateo 7:28-29 (PDT): 28 Cuando Jesús terminó de decir esto, la gente se admiraba de su enseñanza, 29 porque Él les enseñaba como alguien que tiene autoridad y no como los maestros de la ley.

Juan 5:26-27 (TLA): 26 Porque Dios, mi Padre, tiene el poder para dar la vida, y a mí me ha dado ese poder. 27 También me ha dado autoridad para juzgar, pues yo soy el Hijo del hombre.

liderazgo-de-Jesús-4

Jesús tiene una sola identidad

Jesús era consiente de quien era, su identidad es la de Hijo de Dios y adónde iba se presentaba de esta forma, como el Hijo del Hombre. Siempre mantuvo una misma cara y una misma postura, fiel a las enseñanzas de su Padre Celestial.

Jesús siempre fue un hombre sin mezclas, de la misma forma que quiere Dios que seamos sus hijos. Fieles a un solo Señor, siguiendo todos sus preceptos y no solo aquellos que nos puedan convenir.

Un servidor de Dios debe mantener su postura en todo lugar y ante todas las personas, ser fiel al evangelio y nunca avergonzarse de él. El camino para seguir a Jesús es muy estrecho, de manera que se debe tener mucho cuidado de no salirse de él.

Hay que mantenerse siempre en intimidad con Dios, para no dar pie al diablo hacer uso de sus artimañas que desvíen nuestra mirada de Cristo.  El ejemplo nos los da el mismo Jesús que fue tentado por el diablo después de 40 días y 40 noches en el desierto, cuando llegó a sentir hambre, ver mateo 4:1-11, Marcos 1:12-13 y Lucas 4:1-13.

Jesús en todo momento mostró una sola imagen y una sola identidad. Una identidad que solo fue identificada por las personas que tenía un corazón semejante al Señor. En una oportunidad Jesús les preguntó a sus discípulos: ¿Quién dice la gente que soy yo?:

Lucas 9:19-21 (TLA): 19 Los discípulos contestaron: – Algunos dicen que eres Juan el Bautista; otros dicen que eres el profeta Elías; otros dicen que eres alguno de los profetas antiguos, que ha resucitado. 20 Después Jesús les preguntó: – ¿Y ustedes qué opinan? ¿Quién soy yo? Pedro contestó: – Tú eres el Mesías que Dios envió. 21 Pero Jesús les ordenó a todos que no le contaran a nadie que él era el Mesías.

Cristo-5

El fundamento en el liderazgo de Jesús

Jesús fundamentaba sus enseñanzas en lo que veía hacer y oía de su Padre, esto lo hacía defenderse bien y oportunamente cuando era interpelado por los hombres de su época. De manera que esta era una característica muy distintiva de Jesús, conocer muy bien la palabra de Dios.

Además, no era solo oidor de la palabra, sino que también era hacedor de la palabra, lo que revestía de autoridad a Jesús. Esta nueva forma de enseñar llenaba de curiosidad a la gente que lo escuchaba:

Marcos 1:27 (PDT): Todos se quedaron atónitos y empezaron a preguntarse entre sí: – ¿Qué está pasando? ¡Este hombre enseña algo nuevo y lo hace con autoridad! ¡Hasta puede darles órdenes a los espíritus malignos y ellos lo obedecen! –

Los hechos de Jesús fundamentaban y garantizaban sus palabras, no eran enseñanzas de pura verborrea. Sino que Jesús enseñaba con hechos, y tenía la sabiduría suficiente para entender el tipo de audiencia, para saber lo que tenía qué decir y cómo lo debía decir.

Jesús era estratégico en su forma de enseñar, según se tratará de sus discípulos, gentiles, judíos, los religiosos sacerdotes y eruditos de la ley judía o si fueran las autoridades políticas de la época. El Señor Jesús siempre supo derribar todo falso argumento que le hacían en contra de su liderazgo con la verdad, que es la palabra de Dios. Sigue con nosotros leyendo ahora las Enseñanzas de Jesús de ayer, hoy y siempre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here