A través de este interesante Post te encontrarás con todo lo que debes conocer sobre los dos Libros de Samuel y sus historias.

Libros-de-Samuel 2

Libros de Samuel

Los Libros de Samuel fueron compilados luego de la muerte del rey Salomón. En su contenido no se menciona cómo el pueblo de Israel fue sometido a la esclavitud a Asiria. Significa que se escribió después de este periodo (722 a. C.).  Pero también contiene la división del reino de Israel (931. a. C.) Es decir relata la historia del pueblo de Israel que abarca ciento treinta años aproximadamente, desde el nacimiento del profeta hasta el reinado de David.

Los Libros de Samuel emergen de las profundas reflexiones sobre la naturaleza del reinado humano frente a la tradición israelita de que Dios era su Rey.

Estos libros relatan la vida del profeta Samuel, Saúl y de David. Sus vidas encierran los resultados de tener una vida guiada por Dios, pero también, cuando nos salimos de la cobertura de Dios. Las consecuencias de la desobediencia, tragedia, desesperanza, pero también nos muestra cómo la dirección e Dios nos puede llevar a una esperanza futura.

Nos describen los riesgos que representa la monarquía y anticipa la construcción del Templo. De esta manera, los Libros de Samuel abordan temas teológicos que pueden orientar al pueblo escogido por Dios y sus generaciones.

El tema central es el liderazgo. La gran interrogante es si los líderes (del hogar, de la iglesia, de la escuela, de las naciones) del mundo pueden escoger su destino, o bien si deben hacer la voluntad de Dios.

Los Libros de Samuel fueron escritos para el pueblo israelita, y por ende a los hijos de Dios. Nos permiten observar cómo fue la transición de la era de los Jueces a la monarquía.

En este contexto, debemos recordar que la época de los Jueces fue una de las eras más oscuras de Israel. Cada quien hacía lo que consideraba era correcto. El sacerdocio se había corrompido. Los líderes no tenían ninguna autoridad. Su voz no era escuchada por el pueblo. Esto nos recuerda que actualmente cuando un gobierno pierde su legitimidad, su voz emerge la anarquía. Cuando los líderes se corrompen todo se descompone.

Por otro lado, veremos como Dios establece la monarquía bajo su autoridad. Debemos recordar que Dios estableció las leyes ceremoniales, las civiles y las morales. Nada puede ser negociado. Como nos dice el rey Salomón en el Libro de los Proverbios

Proverbios 14:34

34 La justicia engrandece a la nación;
Mas el pecado es afrenta de las naciones.

Libros-de-Samuel 2

Propósito histórico de los libros de Samuel

El propósito histórico de los Libros de Samuel es describir la época más corrupta del pueblo de Israel. Esta corrupción trajo la anarquía. Es una época que se caracteriza por la degradación moral, social y espiritual a la que llegó el pueblo de Israel. Cada quien actuaba conforme a su propia conciencia. Era el tiempo de la apostasía. Lo que significa que el pueblo en general estaba fuera de la voluntad de Dios.

Dios establece y dirige la monarquía. En 1 Samuel el pueblo no quiso ser gobernada por Dios querían ser como las demás naciones. Rechazaba a Dios como su Rey.

Salmos 2:1-4

¿Por qué se amotinan las gentes,
Y los pueblos piensan cosas vanas?

Se levantarán los reyes de la tierra,
Y príncipes consultarán unidos
Contra Jehová y contra su ungido, diciendo:

Rompamos sus ligaduras,
Y echemos de nosotros sus cuerdas.

El que mora en los cielos se reirá;

Esto tiene una similitud con lo que sucede hoy en día. Todas las naciones se han suscrito a las organizaciones mundiales y dirigen sus propios destinos sin tomar en cuenta la voluntad de Dios. Como consecuencia de esta postura mundial, las naciones del mundo han aprobado leyes que violan la Ley de Dios. Viven en pecado y por lo tanto las consecuencias son nefastas.

Podemos ver como padres agreden a sus hijos en cualquier forma posible y viceversa; los asesinatos, el narcotráfico, las violaciones, robos, pedofilia, brujería, santería son los protagonistas de las noticias diarias.

Dentro de estos Libros de Samuel se nos describen los reinados de Saúl y David, pero también nos enseña cómo los gobernantes deben gobernar bajo la autoridad de Dios y el papel que cumplen los profetas en la vida de los reyes, líderes y gobernantes de la Tierra.

Propósito doctrinal de los libros de Samuel

En cuanto al propósito doctrinal, nos enseña cómo se debe ejercer un liderazgo bajo la voluntad de Dios. En otras palabras, cómo debemos administrar la justicia empezando por nuestras propias casas. Podemos apreciar en los libros de Samuel cómo el Señor responde a las oraciones y cómo las sociedades recogen lo que han sembrado, referido a la Ley de la Cosecha.

Libros-de-Samuel 3

Autor de los Libros de Samuel

No se tiene claro quién fue el autor de los Libros de Samuel. Algunos eruditos consideran que fue el resultado de la compilación de varios escritos a puño y letra del mismo Samuel y otros de Gad y Natán. Estos escritos eran producto del registro de las crónicas del Estado de Israel (1 Samuel 10:25; 1 Crónicas 29:29)

Época y lugar de origen de los Libros de Samuel

No se tiene claro los años específicos de elaboración de los Libros de Samuel. Sin embargo, al revisar su contenido podemos apreciar que los Libros de Samuel fueron compilados luego de la muerte del rey Salomón.

Al escudriñar su contenido, podemos apreciar que no se hace referencia a cómo el pueblo de Israel fue sometido a la cautividad en Asiria. Significa que se escribió después de este periodo (722 a. C.). Asimismo, contiene la división del reino de Israel (931. a. C.) Es decir relata la historia del pueblo de Israel que abarca ciento treinta años aproximadamente, desde el nacimiento del profeta hasta el reinado de David. Podemos deducir entonces, que fue escrito entre ese lapso de tiempo.

Ahora bien, antes de la Biblia ser traducida al griego, no existían dos Libros de Samuel, sino uno. Se supone entonces, podemos deducir que era necesario separarlos en dos.

Objetivos de los Libros de Samuel

Los Libros de Samuel tiene como objetivo relatar y describir los hechos que permitieron establecer la monarquía en el pueblo de Israel. Ambos libros resaltan la figura del rey David. Esto podemos apreciarlo durante las narraciones que nos develan el enfrentamiento que existían entre Saúl y David.

Estos Libros de Samuel resaltan al ungido de Dios, el joven David. Este muchacho pastor de ovejas logra triunfar ante tantos peligros y adversidades que fueron promovidas por el rey Saúl. En caso contrario, podemos darnos cuenta como Saúl muere junto a su familia.

Asimismo, estos libros nos relatan cómo el rey David logró unir a todas las tribus de Israel bajo su liderazgo. Nos relatan las constante victorias sobre los enemigos de Israel liderada por el rey David. Su reinado tuvo que enfrentar inclusive rebeliones internas, sin embargo el rey Davi supo diligentemente mantener el control.

Por otro lado, en el Segundo Libro de Samuel podemos darnos cuenta que Dios no habita en medio del pecado. Cuando el rey David comienza a debilitarse espiritualmente y pecar contra Dios, el señor lo abandona.

El pecado de adulterio con Betsabé que derivó el asesinato de uno de sus fieles soldados Urías fueron la causa de tal abandono. En medio de estas circunstancias, el señor le promete que su Trono permanecería para siempre, pero tanmbién le advirtió que su pecado traería grandes consecuencias en su casa (2 Samuel 7:11-16; 2 Samuel 1:18)

Estructura del Primer Libro de Samuel

El primer libro de Samuel nos muestra temas teológicos de un gran interés para la Iglesia.

  • Lo primero que nos asoma es cómo Dios escucha las oraciones de sus hijos y responde conforme a su voluntad (Capítulo1)
  • Otro de los temas es la corrupción del sacerdocio y el comportamiento de los falsos profetas. En este punto, podemos ver como el Señor maldice a la familia de Elí y levanta a Samuel como profeta, sacerdote y juez (Capítulo 1-3).
  • El Arca en mano de los filisteos (Capítulo 4-6)
  • Las amonestaciones del profeta Samuel al pueblo de Dios al seguir dioses falsos y un rey inicuo (Capítulo 7-8)
  • Descripción del reinado de Saúl (Capítulo 9-15)
  • Llegada del David al poder y su unción (Capítulos 16-31)

El primero de los Libros de Samuel inicia con el relato sobre el nacimiento del profeta. Elcana tenía dos esposas: Penina y Ana. Lo primero que nos muestra esta introducción que Elcana tenía dos esposas. Es decir violaba la Ley de Dios (Deuteronomio 17:17), aun cuando era sacerdote. Esto nos muestra al nivel de corrupción moral que llegó el pueblo de Israel.

La primera no podía concebir hijos, la segunda le dio diez hijos a Elcana. Cada año, Elcana subía a adorar a Jehová. Podemos apreciar su religiosidad. Este personaje era un sacerdote, pero sin funciones.

Cuando su marido y sus hijos se iban a adorar a Dios, Penina se burlaba de Ana porque no podía concebir vida en su vientre.

A pesar de que Elcana amaba profundamente a Ana, ella no era feliz. No obstante, Ana derramó su alma en oración para que el Señor escuchara su causa y le concediera un hijo. El Señor le respondió su oración con un hijo a quien llamó Samuel y sirvió a Jehová. Este nombre significa “pedido al Señor”. Esto significa que el profeta Samuel nacería en medio de una familia pecadora. Podemos identificar el adulterio, la amargura, la hipocresía, la burla, la fornicación, la bigamia.

A pesar de esta amargura, Ana no perdía su fe en Dios. De este pasaje bíblico podemos apreciar como el Señor responde a la oración de una mujer con corazón contristo y humillado. (Santiago 4 Salmos 109:17; 37: 1-3; Santiago 1:1-6; 1 Crónicas 6:16; 23:31-33)

Este mensaje también está vigente para la Iglesia. Durante el Ministerio de Jesús, vemos a un Pedro que mientras caminaba sobre las aguas viendo a Jesús no se hundía en la desesperación, sin embargo cuando vio hacia otro lado (las aguas) comenzó a hundirse y clamar a Jesús. Esto significa que para un cristiano siempre debemos tener nuestros ojos en el Señor y cuando la adversidad nos arrope hacer como hizo Pedro clamar a Dios (Jeremías 33:3)

Hebreos 12:2

puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

Oración respondida por el Señor

Samuel nace como respuesta a las oraciones de su madre Ana. Desciende de Elcana y Ana (1 Samuel 1). Desde el momento en que nació Samuel, según la promesa que Ana le hizo a Dios, entregó al niño al cuidado de Elí, el Sumo Sacerdote del Tabernáculo (1 Samuel 2:11; 3:1).

A pesar de su corta edad, el Señor llamó a Samuel al servicio (1 Samuel 3). Él ocupa el lugar de Elí, luego de que el Sumo Sacerdote falleció. Su ministerio se caracterizó por la restauración de la Ley de Dios, el orden y la adoración a Dios (1 Samuel 4:15-18: 7:3-17)

Corrupción del sacerdocio y los falsos profetas

Cuando leemos en el Primer Libro de Samuel el capítulo 2 nos encontramos con la corrupción en la obra de Dios.  Los hijos de Elí eran falsos profetas, pues no conocían a Dios, ni su voluntad, ni su corazón, ni sus caminos.

La Palabra de Dios sostiene que eran hijos impíos (palabra derivada de belial: otro de los nombres del diablo: hombres del diablo, no eran sacerdote de Dios), es decir hijos del diablo. Cuando el diablo infiltra la obra de Dios es muy peligroso, pues de acuerdo a la misma Palabra, el diablo vino para matar y destruir.

Un verdadero cristiano debe tener diariamente comunión con Dios. Esto significa una vida disciplinada de oración y estudio de las Santas Escrituras. Esto nos permite el discernimiento de doctrinas falsas. De enseñanzas incorrectas. Incluso nos permite estar atentos a cualquier abuso por parte de cualquier personaje infiltrado en la obra de Dios.

Los hijos de Elí aun cuando eran los hijos del Sumo Sacerdote abusaban, eran agresivos, violaban la ley de Dios, cometían adulterio y fornicaban con las mujeres que iban al Templo y esperaban allí. Lo más grave es que el líder no hacía nada para impedirlo (Judas 1:3-4; Gálatas 2:4; Hechos 20:28-30; 2 Corintios 11:13.15)

Uno se preguntará, ¿Estando en el Templo estos sacerdotes se comportaban de esta manera? Pues sí. Debemos recordar que la Biblia nos advierte que el diablo se viste de ángel de luz. Satanás se va a presentar con cara inofensiva.

Este episodio bíblico es un retrato tremendo de los falsos profetas de lo que viene aconteciendo hoy en día. Vemos como muchos personajes en la obra de Dios piden dinero para hacer oración, ministrar, sanar. esto no es de Dios, tal como los hijos de Elí profanaban las ofrendas (Levítico 7:22-25; Miqueas 3:11; Judas 1.12-13:17-19; 2 Pedro 2:10-13). Es por ello, que sumamente importante sumergirnos en la Palabra de Dios para conocer los pensamientos de Dios, su voluntad, caminos. Tal como nos advierte la Biblia en

Juan 17:3

Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

Para llegar a conocer a Dios, el Señor nos llama a tener comunión con él. Ahora bien, para poder ser un líder, ya sea de tu casa, de tu comunidad, la Iglesia o la nación debemos estar en comunión con el Señor y bajo su dirección, pues la obra de Dios, hecha a la forma de Dios tiene la bendición de Dios.  De ser lo contrario puede acarrearnos las maldiciones tal como nos advierte la Palabra de Dios.

Los hijos de Elí contrastaban con Samuel, pues el siempre estaba en la presencia de Dios. Es así como los verdaderos hombres de Dios viven de rodillas adorando a Dios. Podemos ver en el mismo pasaje bíblico como el Señor luego bendijo a Ana con cinco hijos más.

Dios se revela a Samuel

Luego de que Ana destetara a Samuel, conforme a su promesa fue y lo entregó a Elí para que le sirviera a Dios. El Sumo Sacerdote lo entrenó y lo cuidó (1Samuel 1:9; 4:18). No solamente, le enseñó la voluntad de Dios, sino que también le delegó algunas funciones del Tabernáculo (1 Samuel 2:18: 3.15).

Aun siendo un niño, nuestro Padre celestial le habla a Samuel para que le de un mensaje a Elí. Dios, a través de Samuel le advierte a Elí el castigo que desencadenaría sobre Ofni y Finees por el abuso de autoridad que cometían en el Tabernáculo. Asimismo, le dijo que serían castigados por profanar las ofrendas de sacrificio (1 Samuel 2:27-34; 3:2-18)

Inclusive, reprende a Elí por haber tolerado toda esta maldad. Le da una clara advertencia sobre como morirán sus descendientes.

1 Samuel 2:33-35

33 El varón de los tuyos que yo no corte de mi altar, será para consumir tus ojos y llenar tu alma de dolor; y todos los nacidos en tu casa morirán en la edad viril.

34 Y te será por señal esto que acontecerá a tus dos hijos, Ofni y Finees: ambos morirán en un día.

35 Y yo me suscitaré un sacerdote fiel, que haga conforme a mi corazón y a mi alma; y yo le edificaré casa firme, y andará delante de mi ungido todos los días.

Samuel como profeta

A medida que Samuel fue creciendo, desarrollaba una comunión con Dios. Durante esos encuentros el Señor le comunicaba sus mensajes. Samuel en obediencia los transmitía conforme a la voluntad del Altísimo. Entonces era evidente que Dios estaba trabajando a través de Samuel.

1 Samuel 3:20

“Y todo Israel, desde Dan hasta Beerseba, conoció que Samuel era fiel profeta del Eterno”

Gracias a esta comunión, Samuel como hemos advertido recibía revelación de Dios. Por tal razón lo llamaban el vidente, un término comúnmente utilizado en la época para los profetas de Dios.

1 Crónicas 9:22

22 Todos éstos, escogidos para guardas en las puertas, eran doscientos doce cuando fueron contados por el orden de sus linajes en sus villas, a los cuales constituyó en su oficio David y Samuel el vidente.

Asimismo, por la autoridad con que hablaba Samuel, muchos israelita consultaban a Samuel diversos temas  (1 Samuel 9:6-10). Los líderes, ancianos sentían temor ante el profeta, pues siempre era identificado como representante de la autoridad de Dios (1 Samuel 12:18; 16:4-5).

Samuel obediente a la Palabra de Dios se preocupaba por los líderes de Israel y por su nación. En el primer Libro de Samuel podemos observar cómo clamaba a Dios en profunda oración intercediendo por cada uno de ellos (1 Samuel 7:7-8; 15:11).

Samuel el maestro

En 1 Samuel 19:18-19 la Palabra de Dios nos devela que Samuel abrió una escuela para enseñar y entrenar a jóvenes para que se dedicaran al servicio de Dios. Luego de este pasaje bíblico podemos ver que posteriormente, específicamente en los tiempos de Elías y Eliseo habían centros tanto en Bet.el como en Jericó, probablemente en Gilgal.

Estos jóvenes eran generalmente llamado los hijos de los profetas (2 Reyes 2:1-7; 15; 4:38) El objetivo de estas escuelas era formar líderes capaces de luchar, contrarrestar, enfrentar la corrupción en la que estaba sumida la nación de Israel. Estos muchachos eran formados bajo el temor a Dios. recordemos que un profetas es aquel que anuncia las buenas nuevas, pero también aquel que advierte las consecuencias de no obedecer a Dios.

Bajo el ministerio de Samuel, el Señor le dio la potestad de ungir a los dos primeros reyes de la nación de Israel (Saúl y David – 1 Samuel 9:15-16; 16:1).  No solo los ungió, sino que fue su guía (1 Samuel 9:25; 10:25). Debemos recordar que la monarquía estaba regida bajo la autoridad de Dios y cuando Saúl comienza a abusar de su autoridad y salirse de la voluntad de Dios, el Señor por medio de Samuel le advierte que ha sido rechazado como monarca (1 Samuel 15:26)

Luego de esto, el Señor le ordena a Samuel a ungir a David como el próximo rey de la nación israelita. David como hombre temeroso de Dios tuvo varios años bajo el cuidado y la dirección de Samuel con el fin de aprender sobre el liderazgo (1 Samuel 19:18)

Samuel como juez

Luego de la muerte del Sumo Sacerdote Elí, Samuel asume el liderazgo de juez principal del pueblo de Israel. Desde la época de Moisés el Señor había establecido este cargo (Éxodo 18:16). este cargo tenía como responsabilidad decidir sobre aquellos casos que se presentaran en el pueblo de Dios. También debían enseñar la Palabra de Dios (Números 11:16)

Dentro de este sistema de gobierno existía el juez principal y jueces locales que se encargaban de los asuntos del pueblo en las distintas ciudades del pueblo israelita (Éxodo 18:21-22). En el tiempo de los jueces, estos cargos era atribuidos a aquellos que habían luchado contra los enemigos de Israel como Josué, Gedeón, Débora y Sansón, entre los más conocidos.

Por su parte, Samuel ejerció su liderazgo de forma más generalizadas. Dios lo había escogido por ser integro y tener la habilidad para tomar decisiones en asuntos legales del pueblo. Su liderazgo se caracterizó por administrar justicia y enseñar la Palabra de Dios.

El arca en manos de los filisteos

En 1 Samuel capítulos del cuatro al seis nos describe cómo los filisteos atacaron al pueblo de Israel, el cual estaba alejado del camino y de la voluntad de Dios. El Señor permite que el Arca de la Alianza llegara a mano de los filisteos. Era un hecho que mientras este preciado objeto estaba en manos del pueblo de Dios, ellos consideraban que estaban bajo la protección del Altísimo.

Sin embargo, para que el Arca fuera nuevamente llevada al Tabernáculo era necesario que el pueblo volviera su camino a Dios. Abandonara sus prácticas de idolatría a dioses ajenos, su inmoralidad, desobediencia.

Durante este relato podemos observar como el pueblo de Dios, en medio de su desobediencia e inmoralidad, estaba desamparado de la protección de Dios. Es por ello, que el líder principal, el profeta Samuel hace una exhortación al pueblo de Israel.

Durante el relato ya podemos ir identificando la tendencia del pueblo israelita a ser como las demás naciones, demandando un rey terrenal.

Llamado al arrepentimiento

Como hemos descrito anteriormente, el pueblo de Dios en el período de los jueces estuvo en su mayor decadencia. Sus líderes, como los hijos de Elí, estaban corrompidos por la avaricia, la desobediencia, la fornicación, el adulterio, el abuso de poder.

Es por esta razón que el profeta, juez principal llama al arrepentimiento al pueblo escogido por Dios, Israel. Los exhorta a que abandonen la idolatría a falsos dioses, el adulterio, la fornicación, la profanación de las ofrendas. Llama al pueblo a ser fieles a Dios a lo establecido en la Palabra.

A pesar que a través de la historia del pueblo de Israel, Dios les mostró que era su guardador, su refugio y protector, los israelita insistían en dejar de seguir al Altísimo. Sin embargo, cuando se veían en aprietos, cuando sus enemigos los asechaban entonces recurrían siempre a Dios. Una muestra de esta afirmación es 1 Samuel 4:10 cuando los filisteos atacaron al pueblo israelita. Este ataque dejó treinta mil soldados israelitas muertos. Incluso, el Arca de la Alianza, el objeto más preciado del pueblo de Israel fue arrebatada por los enemigos filisteos (1 Samuel 4:11)

Ante esta circunstancias, Samuel el vidente y líder de la nación, exhorta al pueblo a abandonar el camino que venían transitando. Dicen que regresen al camino de Dios y sólo entonces el Señor los librará de manos de sus enemigos.

1 Samuel 7:3-; 9-10

Habló Samuel a toda la casa de Israel, diciendo: Si de todo vuestro corazón os volvéis a Jehová, quitad los dioses ajenos y a Astarot de entre vosotros, y preparad vuestro corazón a Jehová, y sólo a él servid, y os librará de la mano de los filisteos.

Entonces los hijos de Israel quitaron a los baales y a Astarot, y sirvieron sólo a Jehová.

Y Samuel tomó un cordero de leche y lo sacrificó entero en holocausto a Jehová; y clamó Samuel a Jehová por Israel, y Jehová le oyó.

10 Y aconteció que mientras Samuel sacrificaba el holocausto, los filisteos llegaron para pelear con los hijos de Israel. Mas Jehová tronó aquel día con gran estruendo sobre los filisteos, y los atemorizó, y fueron vencidos delante de Israel.

Como podemos observar en estos pasajes bíblicos contenidos en el Capítulo 7 del primer libro de Samuel, luego de que el pueblo se arrepintiera de sus caminos, ayunaran, Samuel clamó al Eterno y como resultado de ese clamor, Dios Todopoderoso le entregó a sus enemigos los filisteos de manera milagrosa.

Este retrato es maravilloso. Pues muchos, de los cristianos aun cuando ya hemos sido salvos caemos en pecados. Sin embargo, la misericordia de Dios es más ancha que del oriente al occidente, y su misericordia se renueva cada mañana.

Si las naciones del mundo se arrepintieran de sus pecados, las familias, las instituciones buscaren al único Dios verdadero, el Señor bendecirá a aquellos que le buscan con un corazón contrito y humillado. Recordemos que hay dos caminos en la vida, el de la bendición y el de la maldición.  Si deseas profundizar sobre este tema te invitamos a leer el siguiente enlace titulado Maldiciones generacionales.

El liderazgo de Samuel

Samuel como líder principal del pueblo de Israel administró en su ministerio justicia y enseñanza de las Escrituras. Mostró su fidelidad a Dios. Era ejemplo de seguir el camino de Dios. Fue el último juez de la nación de Israel. Bajo el liderazgo de Samuel, a pesar de que la nación siempre se vio asechada por sus enemigos, la paz y la prosperidad reinaba en el pueblo de Dios.

Esto significa que si nuestra casa, nuestra empresa, la iglesia, nación están bajo la voluntad de Dios, la paz y la abundancia sobreabundarán. El liderazgo de Samuel sometido a la voluntad del Eterno permitió las bendiciones en el pueblo de Dios.

1 Samuel 7:13-14

13 Así fueron sometidos los filisteos, y no volvieron más a entrar en el territorio de Israel; y la mano de Jehová estuvo contra los filisteos todos los días de Samuel.

14 Y fueron restituidas a los hijos de Israel las ciudades que los filisteos habían tomado a los israelitas, desde Ecrón hasta Gat; e Israel libró su territorio de mano de los filisteos. Y hubo paz entre Israel y el amorreo.

La vida, el liderazgo, el ejemplo que este profeta y líder de Dios nos deja como pueblo de Dios es que debemos ser obedientes a la Palabra de Dios, hacer su voluntad, así como hacer intercesión por los demás (Hebreos 11:32; Jeremías 15:1)

Reinado de Saúl

El pueblo de Dios, desde su fundación, estaba guiado por Dios. Desde los tiempos de Moisés los israelitas eran guiados por jueces quienes resolvían los asuntos legales y enseñaban las Escrituras.

En otras palabras, el pueblo de Dios funcionaba como una federación de tribus libres que tenían en común a Dios y sus costumbres. Ahora bien, cuando los enemigos de las tribus de Israel asechaban, se levantaba un juez y guiaba al pueblo para enfrentar a los enemigos. Entre ellos podemos mencionar a Josué, Débora, Sansón, entre otros.

Luego de los enfrentamientos en el campo de batalla, cada uno de los soldados regresaba a su tribu. Conforme a la voluntad de Dios se reunían anualmente a celebrar las Fiestas establecidas por Dios. Sus santuarios se ubicaban en Guilgal, Siquem y Silo. Bajo este esquema de gobierno permanecieron por mucho tiempo hasta el liderazgo de Samuel.

No obstante, el pueblo de Dios estaba sometido a la presión que provenía de los amonita y de los filisteos por invadir sus tierras. Su desobediencia a Dios los llevó a pensar que debían tener una autoridad central que uniera a todas las tribus de Israel.

Para ellos, la estructura federal no estaba a la altura para defender a la nación de Israel. Por esta razón demandaban tener un rey como las demás naciones. De acuerdo al primer Libro de Samuel capítulo 8 el primer rey fue Saúl (Jueces 9)

1 Samuel 8:4-7

Entonces todos los ancianos de Israel se juntaron, y vinieron a Ramá para ver a Samuel,

y le dijeron: He aquí tú has envejecido, y tus hijos no andan en tus caminos; por tanto, constitúyenos ahora un rey que nos juzgue, como tienen todas las naciones.

Pero no agradó a Samuel esta palabra que dijeron: Danos un rey que nos juzgue. Y Samuel oró a Jehová.

Y dijo Jehová a Samuel: Oye la voz del pueblo en todo lo que te digan; porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre ellos.

Sin embargo, el reinado de Saúl se corrompió. Dios apartó su bendición de Saúl y encomendó a Samuel a ungir como rey a David.

Reinado de David

En medio de un contexto político, donde los enemigos del Israel como los hititas, los egipcios y los asirios estaban prácticamente impotentes, David logra ser ungido como rey. Posteriormente, las tribus ubicadas al Norte y al Sur lo reconocían como el rey de Israel.

En su reinado logra conquistar la ciudad de Jerusalén que estaba en control de los jebuseos y que estaba en medio de ambas regiones. De allí la importancia de su conquista. Esta ciudad es la capital reconocida por el pueblo de Israel desde ese momento.

Dentro del contexto político, Israel ahora tiene un monarca como las demás naciones. Ahora bien, ¿En qué lugar queda Dios? El Señor explica a través de su siervo y profeta Natán que el rey de Israel sería el responsable ante Él como el salvador de la Nación, preparando el camino de la llegada de Jesús. Alrededor del rey de Israel se configura entonces la unidad política y religiosa.

La Segunda parte de los Libros de Samuel

Este es otros de los Libros de Samuel donde nos describe de manera detallada el reinado de David con rey de Judá. Podemos apreciar en este libro cómo se enfrentaban los seguidores de David y los de Saúl (2 Samuel Capítulos del 1 al 4).

Sin embargo, como sabemos cuando Dios le quita la bendición a alguien siempre será vencido. este es el caso de Saúl. En los capítulos de 2 Samuel 5 al 10 nos describe el profeta cómo David llega a ser un rey poderoso en muchas tierras.

No obstante, el pecado asechaba al rey David. La Biblia no nos oculta como los cristianos pecamos. David se fue debilitando espiritualmente a causa de su pecado. Esto trajo como consecuencia que su familia se rebelara contra su propio reinado. Esto lo podemos encontrar en 2 Samuel capítulos 11 al 21.

A pesar de esto, David era un hombre temeroso de Dios. Amó al Señor. Y el sufrimiento a causa del pecado llevó a David a arrepentirse de sus caminos. Podemos leer cómo se esforzaba para que reconciliarse con el Todopoderoso en los capítulos 2 Samuel de 22 al 24.

Este libro inicia relatando el desarrollo del reino de David y decsribe cómo Dios, en su generosidad y misericordia, bendecía a quienes le obedecían. No obstante, cuando David peca contra Dios, el libro nos relata como sus hijos, Amnón y Abasalón, se rebelan contra su padre.

La enseñanza que nos deja este Libro, es que cuando desobedecemos a Dios, nuestra vida puede cambiar dramáticamente a consecuencias del pecado. Estas pueden alcanzar a nuestros seres más queridos.

Aspectos resaltantes del Segundo Libros de Samuel

Los relatos de 2 Samuel nos muestran el auge del rey David en Israel. Hasta el día de hoy se le reconoce como el rey más importante de la historia del pueblo de Dios. David se caracterizó por ser fiel  y temeroso de Dios.

Por esta razón, Dios lo bendijo y protegió. A pesar de su rectitud, David pecó contra Dios. En el capítulos once podemos ver cómo David cae en el pecado del adulterio y del asesinato. Este acto de desobediencia trajo graves consecuencias sobre la casa de David.

Durante las narraciones del segundo libro de Samuel podemos apreciar el sufrimiento del rey y su arrepentimiento. Además, apreciamos el esfuerzo que hacía para que Dios se reconciliara con Él.

El segundo libros de Samuel se ubica en los años 1010 al 970 a.C y como ya hemos establecido este libro se puede separar en tres grandes grupos que son triunfos, problemas y otras cosas del rey David.

Dios sabe que de nuestras derrotas y de nuestros fracaso obtenemos las más grandes enseñanzas por eso es que estos dos libros de Samuel nos enseñan tanto de las fortalezas como de las grandes debilidades del rey David.

Como cristianos sabemos de la importancia que conlleva estudiar de manera completa la Biblia, gracias a que cada uno de sus versículos, libros y capítulos están relacionados entre sí. Por eso cuando analizamos los libros de Jueces, Josué 1 y 2 de Reyes y 1 y 2 del libros de Samuel vemos como el Señor busca la manera de que su pueblo elegido, Israel, entiendas las lecciones de lo que ocurre cuando no cumplimos cada uno de los mandamientos del Padre, incluso cuando había prometido que sería Fiel a ellos.

Deuteronomio 7:12

12 Y por haber oído estos decretos y haberlos guardado y puesto por obra, Jehová tu Dios guardará contigo el pacto y la misericordia que juró a tus padres.

Para poder entender el 2 libros de Samuel es entender y recordar el acuerdo que tuvo Dios con el rey David, donde el Padre promete que un descendiente sería rey para la eternidad.

Más adelante en este libro encontraremos que el pueblo se preocupa gracias a la captura de Jerusalén, sin embargo, debemos recordar que las promesas de Jehová son eternas y siempre serán cumplidas.

Por eso es que Cristo llego a la Tierra a cumplir la promesa que se le había dado al rey David y la del cordero que sería el sacrificio necesario para que cada uno de nosotros consiguiéramos gracia delante del Padre.  Así como lo podemos ver en el siguiente vídeo

Estructura del segundo libros de Samuel

Como mencionamos anteriormente el 2 libros de Samuel nos permite ver como el pueblo de Israel logra entender la importancia de vivir en su sombra. De igual manera te dejamos el siguiente bosquejo para lograr entender este libro

Pacto con el rey David

Una de las maravillosas cosas que podemos leer tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo, es que el Señor siempre recompensa a los que siguen Su camino de manera fiel y digna.

La primera parte de este libro maravilloso comienza con la promesa conocida como el pacto davídico. El cual habla de las promesas que le da Dios al rey David por medio de Natán el profeta. Este pacto se centra en el envió de un Mesías por la decencia del rey, específicamente de la tribu de Judá.

Una de las maravillas de esta promesa es que Jehová no impone ninguna condición para que estas cosas ocurran. Dios da por hecho cada una de esas cosas y la fidelidad de David creyó cada una de estas y entiende que no depende de él ni del pueblo.

Cuando analizamos todo el pacto nos damos cuenta que existen varias promesas que Dios le hizo a David. En primero lugar el Padre le reafirma a David la promesa de la tierra prometida, la misma que tiene el pacto abrahámico y el de Palestina.

2 Samuel 7:10

10 Además, yo fijaré lugar a mi pueblo Israel y lo plantaré, para que habite en su lugar y nunca más sea removido, ni los inicuos le aflijan más, como al principio,

libro de Samuel

Por otro lado Jehová le da la palabra de que el hijo de David sería el remplazo como rey de Israel y que el construiría el templo. En este momento Dios hacia referencia a su hijo Salomón como sucesor

2 Samuel 7:12-13

12 Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino.

13 El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino.

Si continuamos con la lectura del capitulo siete del libro de Samuel nos damos cuenta que el Señor pasa de darle promesas de su hijo a algo eterno. Lo que comenzó como una promesa de un reinado y un templo en una época paso a un gobierno eterno y una casa duradera. Jehová hablaba del Mesías, Jesucristo.

2 Samuel 7:16

16 Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente.

Cuando analizamos cada una de las promesas que Jehová le da al rey David, nos encontramos con que tres palabras se repiten y que tienen un significado profundo y completo. La primera es casa, cuando Dios utiliza esta palabra se eta refiriendo a la familia o dinastía que surgirá de la descendencia de David. En segundo lugar nos conseguimos con reino, que se refiere a que las personas serán comandadas y gobernadas por alguien de su descendencia y por último encontramos trono. Cuando Jehová habla del trono nos enfoca la autoridad que tendrá el gobierno del Rey de reyes por la eternidad, esto demuestra que las promesas que nos hace Dios no se romperán nunca por ninguna causa.

La promesa de un rey eterno llego con la llegada de Jesús a la Tierra. Esto lo podemos ver en muchos pasajes bíblicos donde afirman que Él pertenecía a la descendencia de David. El primer Evangelio nos demuestra generación por generación los nombres de los hombres que pasarían hasta llegar a Jesús de Nazaret.

Mateo 21:9

Y la gente que iba delante y la que iba detrás aclamaba, diciendo: !!Hosanna al Hijo de David! !!Bendito el que viene en el nombre del Señor! !!Hosanna en las alturas!

Problemas del rey David

Aunque el rey David era creyente y permitía que Jehová gobernara su vida según Su santa voluntad, tenía la condición humana que tenemos cada uno de nosotros incluso 2020 años después de la primera venida de Cristo.

Esto lo podemos evidenciar cuando peco con Betsabé y Urías, lo cual abrió las puertas para que los cimientos de su casa y familia se pusieran en riesgo tal como pasó.

Estos pasajes bíblicos comienzan en el 2 libro de Samuel en el capítulo 10, donde nos muestra la decisión de David de quedarse mientras envía a Joab y a su ejercitó a batallar contra los amonitas.

2 Samuel 11:1

1 Aconteció al año siguiente, en el tiempo que salen los reyes a la guerra, que David envió a Joab, y con él a sus siervos y a todo Israel, y destruyeron a los amonitas, y sitiaron a Rabá; pero David se quedó en Jerusalén.

Es importante entender como cristianos que Satanás siempre va a buscar la manera de tentarnos sobre todo si estamos en la soledad. Los pensamientos o acciones que nadie puede ver nos definen tal como cristianos por lo que nuestro corazón debe estar completamente atento a cada una de los pecados que podemos estar cometiendo en la intimidad.

David desde el comienzo lo describen como un hombre que era fácil de cautivar si eras mujer. Hizo caso omiso de la mandamiento del Padre cuando llama a casarse una vez, ya que desposo a varias esposa. Sin embargo, el aprendizaje que debemos tomar de estos pasajes es el andar en el Espíritu y por ninguna razón satisfacer la carne.

Tentación de David

Otro de los aspectos más relevante de segundo libro de Samuel es como la tentación se presenta delate del rey y como el cae, una de las cosas a destacar es que desde que comienza el relato dela soledad del rey en palacio lo muestran intranquilo. Como cristianos sabemos que esta intranquilidad se da porque estamos alejados de la voluntad del Padre y sabemos que nos esta observando en nuestro pecado, lo que nos hace sentir completamente humillados.

Aunque en el texto bíblico no nos refleja que Betsabé haya portado de una manera indecorosa, si se encontraba en un lugar y a una hora que no era usual estar. Esto no justifica las acciones del rey David pero es una gran lección para nosotros los cristianos, la cual se refiere a que no seamos ocasión de pecado.

1 Timoteo 2:9

Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos,

Es importante entender como cristianos que el Señor nos llama a respetar lo que nos pertenece por matrimonio, ya que alimentamos al espíritu y no a la carne, no importa si tienes setecientas esposas y trescientas concubinas como Salomón, lo importante es recurrir a la paz que nos da vivir en el camino del Padre.

Persiguiendo y aceptando la tentación

Una de las cosas que debemos tener cada uno de nosotros los cristianos es la fuerza de voluntad. Es importante entender que nosotros tenemos una ventaja sobre nuestro enemigo que es el saber que vamos hacer tentados por reconocer a nuestro Dios y Salvador.

Teniendo esta premisa en mente, es necesario entender que la tentación llegue a nuestra puerta no significa que la debamos de abrir, si esperamos en Cristo todas las cosas que nos faltan llegaran. Cuando hablamos de tentación hablamos de cada una de las cosas que el demonio sabe que nos hace falta o que es nuestra debilidad carnal y no podemos dejar que él gane la batalla.

Cada uno de nosotros los cristianos sabemos que el esperar en Dios nos traerá bendiciones y edificara nuestro espíritu. Esto fue lo que le falto al rey David, esperar en el Señor y cumplir su voluntad. En el libro de Samuel vemos como David se entera de que Betsabé es casada con uno de sus militares y el aprovechándose de su poder lo manda lejos para poder quedarse con su esposa.

El rey David cuando pensó con la carne no se detuvo en ningún momento a pensar que estaba haciendo cosas que desagradaran al Señor, ignoro cada una de las señalas y abrazo el pecado

2 Samuel 11: 3-4

Envió David a preguntar por aquella mujer, y le dijeron: Aquella es Betsabé hija de Eliam, mujer de Urías heteo.

Y envió David mensajeros, y la tomó; y vino a él, y él durmió con ella. Luego ella se purificó de su inmundicia, y se volvió a su casa.

A continuación te dejamos un vídeo que te explica de manera didáctica el pecado del Rey David.

Malas decisiones del rey David

Cada acción que hacemos tiene su consecuencia, por eso el Señor nos llama a vivir en Su Camino. David cuando se entera de que su pecado a Betsabé quedo embarazada busco todas las maneras para que su pecado quedara escondido.

Sin embargo, por más que queramos ocultar cada uno de nuestros pecados nuestro Señor siempre sabe todo hasta mucho antes de que pase. Por lo que es importante recordar cuando estemos solos ser cristianos de verdad y no permitir que malos pensamientos entren en nuestro corazón y nuestra mente.

Podemos estar seguros que en el momento que a David se le puso en el corazón estar con Betsabé nunca se imagino que se embarazaría, ni mucho menos cada uno de los acontecimientos que vendrían después. El pecado de David se baso en un impulso carnal y lo que leemos en el resto del 2 libro de Samuel son cada una de las consecuencias que esto trajo un embarazo que ninguno deseaba, el asesinato de Uría, la muerte de un bebe, la violación de su hija por parte de otros descendiente de él, un hijo asesinado, entre otros.

Debemos entender que el pecado es lo que nos separa del Señor y que por eso debemos estar en constante oración y arrepentimiento. Desde que vinimos al mundo nacemos con esta mancha y debemos siempre buscar purificarnos porque el pecado nos trae consecuencias como las que leemos en el libro de Samuel.

Asesinato de Urías

El intentar esconder nuestros pecados olvidándonos de las promesas eternas de nuestro Señor generalmente nos hace caer en otro pecado. Para entender el comportamiento de un cristiano es necesario remontarnos al momento del por que es necesario la muerte de Cristo en la Cruz del Calvario.

Cuando Jesús acepta cada uno de nuestros pecados y muere por causa de ello nosotros los creyentes del Señor entramos en lo que se conoce como nuevo pacto. EL Nuevo Pacto es la nueva promesa del Señor donde nos dice que solo podremos llegar al Padre por medio del Hijo.

Jehová conoce cual es nuestra debilidad y sabe que sin su ayuda ninguno de nosotros pudiera entrar en el reino de los cielos. Sin embargo, nosotros sabemos que Dios nos dejo cada una de las armas para pelear contra la tentación. En primero lugar gozamos de la Palabra del Señor, en segundo conocemos las buenas noticas que nos dejó Cristo y en tercer lugar nosotros vivimos bajo la gracia de Cristo.

Cuando leemos las Santas Escrituras nos damos cuenta que Dios nos llama a llevar cada uno de nuestras faltas delante de Él, no olvidemos que Cristo sabe absolutamente todo lo que hacemos. Por eso no vale la pena tratar de ocultarnos entreguemos todo lo que somos a Dios y permitamos que su voluntad se haga en nuestras vidas.

2 Samuel 11:14-17

14 Venida la mañana, escribió David a Joab una carta, la cual envió por mano de Urías.

15 Y escribió en la carta, diciendo: Poned a Urías al frente, en lo más recio de la batalla, y retiraos de él, para que sea herido y muera.

16 Así fue que cuando Joab sitió la ciudad, puso a Urías en el lugar donde sabía que estaban los hombres más valientes.

17 Y saliendo luego los de la ciudad, pelearon contra Joab, y cayeron algunos del ejército de los siervos de David; y murió también Urías heteo.

El pensamiento de David aún siendo hijo de Dios, fue completamente carnal el miedo a que se descubriera la traición a su amigo no lo hizo pensar con claridad y tomo la decisión de matar al esposo de Betsabé. Este es un ejemplo claro que hasta los mas fuerte en espíritu si no mantenemos nuestros ojos y Fe con Dios las consecuencias son fatales. Recordemos que Satanás busca tumbar a los cristianos porque pertenecemos al ejercito de Dios Padre y cada alma que el logre dominar es una menos para Dios.

Consecuencias del pecado del Rey David

Luego de que el rey David hiciera todo lo que hemos comentado en el libros de Samuel, nos encontramos con un panorama de un rey que fue debilitado espiritualmente por lo que en su entorno familiar comenzaron a ocurrir acontecimiento que los cambiarían para siempre.

Cabe destacar nuevamente que la fortaleza que necesitamos para transitar este mundo de lobos solo nos la puede dar Dios. Y para lograr esto debemos estar en constante oración y búsqueda de lo que el Señor quiere con nosotros.

El primer acontecimiento que marco el fin de la familia de David fue la violación de su hija Tamar por uno de sus hijos, así como lo vemos en el capítulo 13 del segundo libro de Samuel.

Cuando nos encontramos apartados de la sombra del Señor nos podemos conseguir en un lugar donde el pecado nos va alcanzar y va a permitir que nuestro alrededor se derrumbe y más si eres cabeza de familia. Este mensaje va sobre todo para los hombres de familia, debemos recordar y aceptar el hecho de que los esposos por mandato del Padre son responsables de la familia. Esto no solamente se refiere al plano terrenal sino al espiritual. Si nosotros caemos en pecado y permitimos seguir viviendo así el pecado entrara a nuestro hogar y lo desintegrara por completo.

Por eso es necesario e importante que declaremos cada uno de nuestras faltas y busquemos perdón donde solo lo podemos entrar con Cristo Jesús.

2 Samuel 13: 14-15

14 Mas él no la quiso oír, sino que pudiendo más que ella, la forzó, y se acostó con ella.

15 Luego la aborreció Amnón con tan gran aborrecimiento, que el odio con que la aborreció fue mayor que el amor con que la había amado. Y le dijo Amnón: Levántate, y vete.

Al hijo de David no le importo deshonrar a su hermana de la manera en que lo hizo y eso genero en uno de sus hermanos una cólera demasiado grande. Nuevamente el pecado entra en escena y toma el control del corazón. El que tenga una pizca de odio en su corazón no entrara en el reino de los cielos, limpiemos y entreguemos las cargas que ya no nos corresponde. Cuando decidimos seguir a Cristo nos levantamos del polvo, sacudimos nuestros pies y seguimos porque Jesús en nuevas criaturas nos convirtió.

Como sabemos el acto de la hija del rey David Tamar trajo como consecuencia que su hijo Absalón se levantara contra su propia sangre, su hermano y lo matará. Esto es lo que genera que el pecado y las faltas entren a nuestras vidas, que exista división, odio, rencor, falta de entendimiento y comprensión.

2 Samuel 13:28

28 Y Absalón había dado orden a sus criados, diciendo: Os ruego que miréis cuando el corazón de Amnón esté alegre por el vino; y al decir yo: Herid a Amnón, entonces matadle, y no temáis, pues yo os lo he mandado. Esforzaos, pues, y sed valientes.

Está muerte hace que padre e hijo se separen y ocasione luego de varios años que se gestione una guerra civil que será liderada por Absalón. Quien tenia en su corazón destituir a su padre para el ser el nuevo rey.

Al comenzar el capítulo 15 de la segunda parte de los libros de Samuel nos conseguimos con el hijo de David, sumamente arrogante y altanero, pero a diferencia de su padre el rey David, no tenía ningún tipo de capacidad para atender los asuntos políticos que demandaba la región.

Por eso por medio de intrigas y astucia logra hacer un llamado probablemente a los jueces antiguos de Israel, los mismos que habían salvado al pueblo del en tiempos de necesidad. Absalón también quería seguir el ejemplo de su padre al momento de ser nombrado en Hebrón.

Otras historias del rey David

Esta es la última parte que conforma la segunda parte de los libros de Samuel y va desde el capítulo 21 hasta el 24. La presentación de estos cuatro textos son completamente distintos a lo que venimos observando. Está última parte se encuentra dividido en seis conjuntos que están conformados por dos textos narrativos, dos listas de personas y dos poemas.

Hambruna en Israel

Cuando comenzamos con esta última sección de los libros de Samuel nos encontramos en primer lugar con una hambruna que es frecuente en la región por falta de lluvia, lo que produce escasez y quema de terrenos.

Recordemos que David era un rey sabio que sabía que el mejor consejero que podía tener era Jehová. Por eso cuando el pueblo de Israel paso tres años consecutivos de sequia no dudo un instante de volver a sus ojo a Dios y tratar de conseguir respuesta de lo que ocurría.

David pudo llegar a pensar que los dos primeros años de sequía se debía a la penitencia puesta por Dios por los pecados que en la tierra se estaban cometiendo, pero cuando el hambre llego al tercer año supo que había algo que le era oculto y por eso pidió mediación delante de Jehová y poder entender lo que estaba ocurriendo.

2 Samuel 21:1

1 Hubo hambre en los días de David por tres años consecutivos. Y David consultó a Jehová, y Jehová le dijo: Es por causa de Saúl, y por aquella casa de sangre, por cuanto mató a los gabaonitas.

Aunque esta acción no está registrada en el primero de los libros de Samuel, el rey David no puso en dudo lo que estaba recibiendo como respuesta. David sabía de la promesa que se había hecho desde hace ya cuatrocientos años antes de David.

La promesa de que el pueblo de Israel nunca iba a herir al pueblo de los Gabaonitas, quienes eran vecinos. Es por esto que la falta de Saúl trajo como consecuencia esta cantidad de tiempo de sequia y de hambre para el pueblo de Israel.

Cuando analizamos solamente este primer versículo del texto nos damos cuenta que el Padre espera que nosotros cumplamos cada una de nuestras promesas y que las naciones también lo hagan. Por otro lado sin importar el tiempo que ocurra una promesa es inquebrantable y eso se debe respetar. Entonces si esto es lo que Dios espera por cada uno de nosotros imaginemos por un instante lo que el cumplirá con nosotros.

Apocalipsis 4:3

Y el aspecto del que estaba sentado era semejante a piedra de jaspe y de cornalina; y había alrededor del trono un arco iris, semejante en aspecto a la esmeralda.

Para entender el cumplimiento de Dios Padre te dejamos el siguiente vídeo para que entendamos que las promesas de Jehová son eternas

Más adelante en este capítulo vemos como el David por medio de buenas acciones intenta excusar las malas. Como cristianos en muchas oportunidades tal vez hemos intentado justificar nuestro comportamiento basado en que lo hicimos con buenas intenciones. Y no nos vamos a engañar tal vez podamos hacerle creer a cada persona del mundo que eso es así pero Cristo sabe leer nuestros corazones y sabe cuales son nuestras acciones.

Esto nos hace entender de mejor manera que la forma en que el rey David se acerco al pueblo de los Gabaonitas era la correcta, no como rey sino como siervo, buscando conseguir la reconciliación de ambos pueblos y el perdón de Jehová.

A diferencia de Saúl el pueblo no pidió sangre para saldar la deuda sino que pidió a siete varones de los hijos de él, para aquellos tiempo esta fue una petición muy ecuánime ya que se estilaba pedir dinero o un ojo por ojo. El rey David acepto el trato con el pueblo de los Gabaonitas y cumplió.

Luego de la ejecución pública de estos siete varones de Saúl, la lluvia cayó sobre el pueblo de Israel como señal de que el sacrificio había sido aceptado y que la deuda estaba pagada.

libros de Samuel

Derrota de los gigantes Filisteos

La naturaleza humana es nacer, crecer, envejecer y morir. Hasta los siervos de Dios pasamos por este proceso, un ejemplo de esto es cuando el rey David estuvo a punto de morir en una batalla con un descendiente de Goliat en la batalla de los Filisteos.

Sin embargo, en estas condiciones Dios siempre protege a sus siervos y por medio de la fuerza de otros le proporciono seguridad. Recordemos que el Señor nos insta a estar siempre juntos para salir de cada una de las batallas que se nos presenten en este mundo de lobos.

Eclesiastés 4:9-12

Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo.

10 Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero !!ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante.

11 También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; mas ¿cómo se calentará uno solo?

12 Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto.

Luego de este evento los hombres de David le informaron que por su avanzada edad no saldría más a los campos de batalla ya que era un peligro para su vida y para su nación. Esto permitió que Jehová siguiera levantando líderes dentro de las filas de los ejércitos del rey David así como lo podemos leer en los libros de Samuel.

Las victorias del rey David a lo largo de su vida fueron honorables y dignas de un gran rey, pero una de las mejores enseñanzas que le dejo a su pueblo es que estén preparados para la victoria.

Canciones de David

Cuando estudiamos la Palabra del Señor de manera minuciosa nos encontramos con que la relación de David y el Señor se baso entre muchas cosas con canticos y alabanzas. El capítulo 22 y 23 de la segunda parte de los libros de Samuel se centran en estas alabanzas.

Este canto se centra en agradecer al Padre de cada una de las veces que lo cuido y lo aparto de todo mal. Esta alabanza se expresa de igual manera en el libro de los Salmos específicamente en el 18, donde vemos el resumen del carácter de David, donde acepta que solo el Padre es nuestra roca y que sin Él no podemos absolutamente nada.

Cuando leeos con detenimiento este artículo nos damos cuenta en los libros de Samuel podemos leer de manera clara que el Señor libro a David de Goliat, Saúl, de recaer en pecado, de cada uno de los enemigos de Israel, de Absalón y de su propia carne. Es por esto que David nunca dudo de hincar rodilla y alabar al Padre y agradecerle por cada una de las cosas buenas que le daba.

De igual manera David expresa total confianza en Jehová porque sabe que Dios lo acompaño en cada batalla y en cada momento, siendo su roca, su escudo, su castillo, su morada y libertador y su Salvador.

David siempre fue consiente de cada uno de los peligros que lo rodeaban y no solo en el plano terrenal sino en el espiritual por eso siempre clama a Dios en sus momentos de angustia y de desesperación. Ejemplo que debemos seguir cada uno de nosotros, siempre debemos recordar que el Señor espera ser hallado por nosotros así que búscalo y lo encontraremos.

libros de Samuel

Censo de David

Este es el último capítulo de los libros de Samuel y se volvió a encender la ira de Jehová contra el pueblo que tanto ama. Cuando leemos el comienzo de este pasaje nos damos cuenta que se habla de que “él” lo incito, pero debemos recordar que la Palabra del Señor es un todo y que debemos estudiarla recordando esto. Es necesario aclarar esto, gracias a que en el siguiente versículo vamos a leer como Satanás entra en el pensamiento de David y lo insta a realizar este censo.

1 Crónicas 21:1

1 Pero Satanás se levantó contra Israel, e incitó a David a que hiciese censo de Israel.

Esto iba con los mandatos que se establecieron en la ley mosaica donde el único que tenía derecho hacer censo sobre las personas que habían en Israel era Jehová. Por lo que el rey David no tenia ningún derecho a dar estas ordenes.

Joab quien era conocedor de la Palabra del Señor no tuvo miedo al momento de decirle a David que se estaba equivocando y que por favor que reconsiderara el mandato que había establecido.

Mientras Joab intentaba hablar con David le mostro al rey que la verdadera razón por la que quería hacer esto era orgullo. Ya que quería saber el numero de personas con las que contaba para ver si podía armar nuevos ejércitos y tomar conquistas nuevas.

El censo se llevo acabo y duro aproximadamente unos diez meses en hacerlo y arrojaron que Israel contaba como un millón trescientos mil hombres de guerra, esto incluía las doce tribus de Israel lo que se traducía como un total de población estimado en seis millones de personas.

Luego de que se llevara acabo este censo el rey David sintió pesar en su corazón, por lo que es otra señal de que Dios no había ordenado este censo sino que el enemigo había logrado interrumpir en su corazón. Por eso es que David pide en oración que su pecado sea removido y que sea perdonado por Jehová.

Dios es tan misericordioso que le dio opciones a David para escoger su paga por el pecado que había cometido las cuales iban desde hambre, pestes y huida. El rey David era conocido por su sabiduría y no dudo en conversar con Gad la angustia que sentía su corazón. Sin embargo, escogió la misericordia del Señor puesto que sabía que Dios iba a tener piedad mientras los hombres no y escoge la plaga.

Al llegar la plaga afecto a muchos israelitas en corto tiempo, tanto que perdieron hasta setenta mil hombres. Sin embargo David así como lo leemos en los libros de Samuel le pido al Padre que el castigo cayera sobre él y no sobre su pueblo, pero Dios no acepto la solicitud de David.

En los últimos pasajes de este último libro de los libros de Samuel nos encontramos con que David es guiado para levantar un alta a Jehová, en el lugar donde se había encontrado con el ángel de Dios, de igual manera fue el espacio donde el Padre se arrepintió de la plaga antes de que esta tocara el suelo de Jerusalén.

David levanta el alta y ofrece sacrificio como holocausto y ofrendas de paz, los cuales eran para expiar cada uno de los pecados y gozar de la comunión estrecha con Dios Padre. Ejemplo de que hasta un hombre que ha pecado puede arrepentirse y pedir de manera solemne y recta el perdón del Padre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here