Libro Los puentes de Madison: Sinopsis, desenlace y más

Conoce una de las historias de amor más hermosas que hay, Los puentes de Madison, un libro que te enganchará desde el primer instante.

libro-los-puentes-de-madison-1

Una historia de amor

Tal vez el título te suene por la cinta cinematográfica de la década de los 90; Francesca  interpretada por la aclamada y famosa actriz, Meryl Streep; y por el famosos actor y director, Clint Eastwood, interpretando a Robert Kincaid.

La película de Los puentes de Madison, sigue la misma trama del libro, siendo bastante fiel. La adaptación a la pantalla grande, tuvo una gran acogida por parte del público, siendo un clásico. La literatura de esta hermosa historia de amor, vino por parte del autor Robert James Waller.

Si eres fanático de este tipo de historias de amor, te recomendamos un clásico como lo es: Libro El Manantial

A continuación, comentaremos cuál es el argumento de esta mágica historia, en donde se nos muestra que el amor no se somete al tiempo; una persona puede hacerte sentir más amor en tan poco tiempo, que otra persona en toda una vida. Si ya has visto la película, te recomendamos que leas el libro; si ya has leído el libro, entonces ve a ver la película; y si no has hecho ninguna de las dos cosas… ¿Qué esperas? No te arrepentirás.

Los puentes de Madison, sinopsis

La historia nos habla sobre la relación furtiva que tuvieron Robert Kincaid, quien es un fotógrafo de National Geographic y de Francesca Johnson, una mujer de descendientes italiana, ama de casa. Ambos personajes se conocen por azares del destino y llegarán a vivir, lo que marcaría sus vidas para siempre, el encuentro más lindo que hayan tenido, amándose entre ellos como nunca en la vida.

Esta historia, se nos cuenta a través de unos diarios que dejó la misma Francesca, las cuales son leídos por sus hijos. Estos diarios, permanecieron en secreto durante toda la vida de la mujer y no salieron a la luz, sino hasta después de su muerte, siguiendo así la voluntad de su testamento.

libro-los-puentes-de-madison-2

Inicios de la historia

En el condado de Madison, Iowa; lugar en el que los hijos de Francesca, encuentran su diario secreto, revelado en el testamento de Francesca. Ella solicita, que luego de su muerte, su cuerpo fuese incinerado y sus cenizas regadas alrededor del puente Roseman. Sus hijos, al ver tan extraña solicitud de su madre ya fallecida, se niegan en primera instancia ante tal atrocidad; no obstante, continuaron leyendo el escrito de su madre, en el que ella les explicaba las razones por la cual quería se cumpliera dicho deseo. Es aquí, donde damos un salto en el tiempo y nos colocamos desde la perspectiva de Francesca, que nos cuenta su historia.

Nos encontramos en el año 1965, tiempo en el que suceden los hechos. Francesca, nos comienza a hablar un poco de su cotidianidad en casa, para poder empatizar con ella e irnos introduciéndonos en la intimidad de su vida. En un momento de su vida, su esposo Richard Johnson, militar estadounidense; junto a sus dos hijos Caroline y Michael, salen de viaje, dejando a Francesca sola en casa unos cuantos días.

En este tiempo, aparece Robert, quién se presenta como un fotógrafo y reportero de National Geographic, para realizar un reportaje sobre unos puentes cercanos a esa localidad para la compañía; llega a la casa de Francesca, para buscar información sobre estos puentes. Desde este instante en el que ambos se encontraron, la conexión entre los dos personajes fue de manera instantánea y el primer paso, para lo que sería la relación de su vida.

Días de amor

Durante el desarrollo de la historia vemos cómo en poco tiempo, el lazo que tienen Francesca y Robert, estos dos personajes sumamente enamorados entre sí, se va haciendo mucho más fuerte y cómo ambos se van acercando más entre sí, rozando entre el deseo meramente romántico y el deseo carnal.

Francesca ve en su amante todo lo que ella había querido y deseado vivir en su vida; si bien no es que ella no sea feliz y no se sienta conforme con su matrimonio e hijos, el hecho de que se le presentará tal oportunidad en su vida, hace que se encuentre en una cuerda floja. Vemos como la historia nos deja entrever la dicotomía que vive la mujer entre lo moralmente correcto y vivir lo que siempre ha querido en su vida, a costa de ser infiel.

Es así, como este libro, esta película: Los puentes de Madison; Refleja nuestro día a día como ser humano. Presentamos a lo largo de nuestra vida, luchas internas sobre seguir lo correcto o realizar nuestro sueños. La infidelidad, un problema que desde siempre se ha visto con malos ojos, para la época de Francesa, en una sociedad más conservadora, era poner en riesgo su integridad física, si este secreto se hacía público.

Evolución

La relación entre Francesca y Robert se acrecenta, su amor, sus lazos, la conexión que ambos tienen; la mujer por su parte, siente esa lucha dentro sí, sabiendo que lo que hace está mal. Al pasar los días, ambos en una discusión se dan cuenta que no pueden seguir con esto, por lo que Francesca deberá tomar una muy dura decisión. Ella se muestra sumamente frustrada por la situación, ya que desea vivir lo que realmente quiere a costa de perder su familia; esto la llevará a tomar una difícil decisión para sí misma.

Ambos personajes al darse cuenta  de que no es lo correcto y «verse sobrepasado por sus sentimientos», deciden que cada uno siga su propio camino. Al poco tiempo, regresan a casa, el esposo y los hijos de Francesca. En ese momento la cotidianidad a la que la mujer había estado acostumbrada vuelve a su vida; mientras tanto, ella recuerda los momentos que pasó con Robert y reflexiona sobre todo lo ocurrido.Ella se da cuenta de todo lo que tuvo en pocos días y lo que había perdido.

Caminos separados

En la última parte de esta historia, vemos como Robert aparece nuevamente, luego de haber desaparecido varios días.  Es aquí donde comienzan los últimos compases tanto del libro Los puentes de Madison, como de la película.

Francesca se encuentra en el carro de su marido, mientras que al otro lado de la calle, se encuentra Robert, ambos se ven y se regalan una sonrisa muy tierna y sucinta; el fotógrafo al ver que Francesca no cambia de opinión se sube a su automóvil para seguir su camino. Durante toda esta última parte, vemos el último duelo interno de Francesca, hacer lo correcto o seguir lo que más desea.

Son las escenas más intensas de toda esta historia. Ambos carros, tanto del marido de Francesca, como el de Robert; se estacionan uno detrás del otro gracias a un semáforo, en ese momento Robert, coloca sobre el retrovisor de su auto, un colgante, símbolo de alto valor y significado para los protagonistas, y una indirecta para Francesa. El destino le ha dado a ella, la última oportunidad de decidir qué hacer y representa a su vez, una analogía a nuestras vidas: hacer lo correcto o ir por aquello que más queremos. Finalmente, Robert arranca su auto al igual que lo hace el marido de Francesca, ambos vehículos cogen caminos diferente y opuestos; el esposo de la mujer sube la ventanilla de su auto.

Devolviéndonos al presente, una vez leído las últimas palabras que Francesca había escrito en su diario toda esta gran, pero triste historia; los hijos, quedan consternados ante tal declaración y la madre, aunque ya fallecida, vaga su espíritu con la esperanza de que sus hijos puedan entender la razón del por qué quiere que su madre sea incinerada.

Una pequeña interpretación

En esta última escena de Los puentes de Madison, tanto en el libro, como en la película; está cargado de gran simbolismo y analogías de nuestra vida y cómo, muchas veces, a pesar de tener la oportunidad que tanto deseamos en frente, la dejamos ir por seguir el camino correcto. De qué manera la vida nos puede poner una prueba tan difícil y seremos nosotros, nuestro libre albedrío, los que decidiremos qué hacer; aceptando las consecuencias que ello pueda acarrear.

¿Debemos seguir a nuestro corazón o debemos seguir a nuestra razón? Un dilema que se presenta a todos nosotros, en cualquier momento de nuestras vidas. ¿Qué nos asegura a nosotros que tomamos la decisión correcta? ¿Qué nos dice cuál es la mejor elección?

Esta dicotomía, esta lucha interna; está presente a lo largo de toda la historia, pero es en la escena final, en dónde se hace mucho más evidente. Francesa nos representa a nosotros, la familia de ella, representa lo que se considera «moralmente correcto»; mientras que Robert, representa nuestros más profundos deseos y anhelos.

Muchas veces, seguir lo moralmente correcto puede no ser nuestra mejor elección; como muchas veces, seguir lo que más deseamos tampoco puede que lo sea. Nos queda tomar nuestra decisión y esperar que el tiempo nos responda si hicimos lo correcto o no.

Frases del libro Los puentes de Madison

«Creo que los lugares en que he estado y las fotos que he hecho durante mi vida me han estado conduciendo hacia ti.» (Francesca)

«El amor no obedece a nuestras esperanzas, su misterio es puro y absoluto.» (Francesca)

«Francesca: ¿Qué hace que sea diferente, Robert?
Robert: Verás, cuando pienso en porqué hago fotos, la única razón que se me ocurre es que me parece que he estado viajando hacia aquí. Y ahora, ahora me parece que todo cuanto he hecho en mi vida me ha estado conduciendo hacia ti. Y si tengo que pensar que mañana me iré sin ti… yo…»

«Hagan lo que tengan que hacer para vivir su vida. Hay muchas cosas para ser felices.» (Francesca)

«No quiero necesitarte…porque no puedo tenerte.» (Robert)

«Sólo lo diré una vez. No lo había dicho nunca antes, pero esta clase de certeza solo se presenta una vez en la vida.» (Robert)

«Y vuelves a atrapar mi tristeza para esconderla en tu bolsillo, para alejarla de mi… De nuevo has sembrado el jardín de mis pesadillas con nuevos sueños, con otras esperanzas… Y yo sigo llena de amor por todo aquello que te pertenece, llena de celos por todo lo que te roza y me quita un trocito de ti… Y tu sigues aquí, entregándome la vida en cada suspiro, suplicando por mis besos sin saber que ni siquiera tienes que pedirlos… Porque son tuyos, porque yo ya no soy mía, sino tuya.» (Francesca)

“Francesca, ¿crees que lo que nos pasó le pasa a cualquiera, lo que sentimos por el otro? Ahora puede decirse que no somos dos, sino una persona.” (Roberto)

“Las cosas cambian. Siempre lo hacen, es una de las cosas de la naturaleza. La mayoría de las personas le tiene miedo al cambio, pero si lo ves como algo con lo que siempre puedes contar, se vuelve reconfortante.”

Los puentes de Madison, libro vs película

A rasgos generales,  no habrá diferencias notables entre el libro y la película. La adaptación al cine es bastante fiel al escrito de Waller e incluso, el director de la película, quien es el mismo Clint Eastwood, se toma la libertad de ampliar algunas escenas, que en el libro, se quedaron un poco vagas. Plasma con gran maravilla y genialidad todo lo que el libro quiere trasmitir. La película logra de una manera perfecta, transmitir a todos sus espectadores, toda esta montaña rusa de emociones; logramos conectar con cada uno de los personajes protagonistas y en tal caso, podemos sentirnos identificados, entenderlos; es una de las tantas maravillas que tiene esta película para ofrecernos y por ella merece su puesto como uno de las grandes clásicos de la industria cinematográfica. Esperamos que te hayas sentido motivado para ver esta fantástica historia, tanto el libro como la película.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.