¿Quieres ser una persona sabia en todos los caminos de tú vida? Proverbios es un libro de la Biblia, que se le ha atribuido su autoría a Salomón y otros sabios. Entre aquí y conozca todo sobre este maravilloso texto.

libro-de-proverbios2

Libro de Proverbios

Dentro de todos los personajes que cumplieron un rol fundamental en el plan perfecto de Dios, está Salomón. No ha habido hombre más sabio, además del Señor Jesús, como el rey Salomón.

Salomón luego de vivir los placeres de la vida y todo lo que ella le daba, entendió que nada lo satisfacía y nada lo hacía feliz. Cuando se presenta ante Jehová, lo único que le pide es sabiduría para poder comprender la vida.

Deseaba poder guiar al pueblo escogido por Dios, de manera sabia, discerniendo de la bueno y de lo malo. Claro, esto fue de gran agrado para Jehová, por lo que le concedió el deseo de su corazón.

El libro de los proverbios de la Biblia se encuentra, fue escrito por el rey Salomón, luego de que Dios, le otorgará un corazón entendido y lleno de sabiduría. Donde relata a través de 31 capítulos, este rey hace grandes revelaciones a cerca de: la sabiduría, manera de vivir, la pereza, moral, mujer virtuosa y más.

El libro de proverbios de la Reina Valera, se encuentra dentro de los libros poéticos o sapienciales, luego del libro de los Salmos.

1 Reyes 4:29-30

29 Y Dios dio a Salomón sabiduría y prudencia muy grandes, y anchura de corazón como la arena que está a la orilla del mar.

30 Era mayor la sabiduría de Salomón que la de todos los orientales, y que toda la sabiduría de los egipcios.

libro-de-proverbios3

El esquema de este maravilloso libro es el siguiente:

  • Introducción (1.1-7)
  • Primera colección de poemas (1.8-9.18)
  • Segunda colección: Proverbios de Salomón (10.1-22.16)
  • Tercera colección: palabras de los sabios (22.17 – 24.22)
  • Cuarta colección: dichos de los sabios (24.23-34)
  • Quinta colección: proverbios de Salomón (25.1-29.27)
  • Sexta Colección: palabras de Agur (30.1-33)
  • Séptima colección: palabras del rey Lemuel (31.1-9)
  • Apéndice: elogio a la mujer virtuosa (31.10-31)

El estudio del libro de proverbios tiene que ser pausado, reflexionando en cada versículo y contrastándolo con otros versículos de la palabra de Dios. Si se aprovecha, reflexiona y aplica en este libro las cosas ahí establecidas, las bendiciones de Dios no tardarán en llegar.

Como cristianos también necesitamos diversas herramientas que nos permitan comprender aún más la palabra de Dios. Un diccionario bíblico, las concordancias, si es posible internet y una laptop. Estas nos ayudarán a comprender y profundizar en la palabra de Dios.

Introducción al libro de Proverbios

El libro de proverbios, como ya hemos manifestado, el autor del mismo fue el rey Salomón. A excepción de los capítulos 31 y otros versículos, donde intervienen el rey Lemuel y Agur.

Desde el comienzo podemos entender de qué trata el libro de los proverbios y en la introducción encontramos, la palabra: sabiduría.

Proverbios 1:2-3

Para entender sabiduría y doctrina,
Para conocer razones prudentes,

Para recibir el consejo de prudencia,
Justicia, juicio y equidad;

La sabiduría que encontramos en el libro de proverbios, esta íntimamente relacionada con la inteligencia, prudencia y consejo. Es la palabra más importante que encontraremos en el libro de proverbios.

La sabiduría en el hebrero conocida también como chokhmah significa: la capacidad que Dios le da a una persona para poder usar el conocimiento de Dios.

Una persona puede estar lleno del conocimiento de Dios, saber los libros que en la Biblia se encuentran, como se fueron dando todos los acontecimientos, incluso entender el plan original de Dios. Sin embargo, si la persona con este conocimiento no lo aplica en su vida, no es una persona sabia.

Es decir, si una persona comienza a estudiar la Biblia y Dios comienza a revelar cuál es su verdadera voluntad y la forma de vivir de cada ser humano. Esta persona, no debe quedarse solo con el conocimiento intelectual, sino conocer que todas estas cosas lo ayudan a bien y aplicarlo a su vida.

libro-de-proverbios

Al aplicar estos conocimientos en nuestras vidas, Jehová de los Ejércitos nos da como recompensa con la sabiduría. Teniendo respuestas acertadas ante las adversidades que se levanten contra uno.

Podríamos entonces definir a una persona sabia como una persona que tiene una actitud inteligente ante las circunstancias de la vida y sabe elegir cómo afrontarlas. Necesitamos a Dios en nuestra vida y tener la humildad para reconocerlo, nos hace una persona sabía.

Propósitos de la sabiduría en el libro de Proverbios

En esta colección de poemas en el libro de Proverbios, el rey Salomón, nos revela la importancia que aceptar ser reprendidos, exhortados, corregidos y disciplinados. Porque todo lo contrario a esto, es pasar por alto y sin un mínimo de importancia, que todos los días debemos ser corregidos para lograr ser mejores personas.

El cristiano no solo debe ser corregido diariamente en su vida diaria, obteniendo así un buen testimonio ante los hombres. Sino que el caminar diario con Cristo, requiere exhortaciones, correcciones y reprensiones que nos acerquen más al Creador.

Aquella persona que rechaza la sabiduría, la ignora y no le interesa saber lo que dice la palabra viva de Dios, sus padres, jefes, entre otras. Estas personas tienen como consecuencia un futuro incierto, de fracasos, dolencias y apartados de la presencia del Todopoderoso.

Proverbios 1:24-26

24 Por cuanto llamé, y no quisisteis oír,
Extendí mi mano, y no hubo quien atendiese,

25 Sino que desechasteis todo consejo mío
Y mi reprensión no quisisteis,

26 También yo me reiré en vuestra calamidad,
Y me burlaré cuando os viniere lo que teméis;

Una persona apartada de Dios, es una persona que vive con rabia y temor ante la vida. No mano no prospera y su resentimiento se hace cada vez mayor. Vive una vida vacía y puesta sus esperanzas en este mundo que es pasajero y que solo da alegrías momentáneas.

Una de las primeras consecuencias de rechazar el consejo de Dios, es que cuando vengan las adversidades, Jehová se ría de ellas. Cuando este tipo de personas experimenten tribulaciones profundas y duras para cualquier ser humano. El Altísimo no intervendrá para cambiar esta situación ni consolara ni levantara a la persona que se encuentra lejos de Él.

Esto nos demuestra una de las características que forman el carácter de nuestro Padre Celestial. Debemos tener siempre presente, que el Señor nos dejó su palabra como guía, respuestas ante las dudas que podamos tener, los tiempos futuros y que lo conozcamos más a Él.

Sabiduría y corrección

Mientras más realizamos este estudio del libro de proverbios, el Señor Jesús nos revela la gran importancia, el cambio radical y profundo que puede tener nuestra vida.  Ser una persona sabia viene de lo alto y para adquirirla, debemos corregir nuestros pasos con el conocimiento que poseemos de Dios.

El rey Salomón nos enseña que si una persona decide guardar y valorar las enseñanzas que Dios, nuestros padres y superiores nos han dado, nuestro pie no tropezará. Siempre ira con nosotros la sabiduría y nuestros caminos serán derechos.

Proverbios 4:5-6

5 Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia;
No te olvides ni te apartes de las razones de mi boca;

6 No la dejes, y ella te guardará;
Amala, y te conservará.

Para obtener conocimiento acerca de la palabra de Dios y cómo está estructurada te recomiendo el siguiente link Partes de la Biblia y así realizar el primer paso a la sabiduría de Dios.

La sabiduría es más valiosa y poderosa que el oro y la plata, da entendimiento sobre la palabra de Dios guiándonos por caminos rectos. En el capítulo 8 del libro de proverbios, titulado: excelencia de la sabiduría, nos encontramos con que el mismo Padre Celestial es que hace el discurso y se llama así mismo Sabiduría.

Aunque a veces la reprensión puede doler, siéntete gozoso y victorioso de que el Señor te está guiando para que seas perfeccionado en su gracia, eso te hace un verdadero hijo amado y querido por Dios. Aplica las correcciones en todos los ámbitos de tu vida y verás el gran cambio que veras y lo que un día fue llanto se convertirá en gozo ferviente en Jesucristo nuestro Señor y Salvador.

Pereza, engaño y soberbia

Igualmente, dentro de esta primera sección encontraremos, las características de una persona perezosa, soberbia y con ambición. Increíblemente, el Espíritu Santo nos revela este contexto en nuestra manera de trabajar.

Una persona perezosa es aquella que no valora la bendición que Jehová nuestro Dios nos dio a través de un trabajo honesto. Es aquella persona que no cumple a tiempo con sus responsabilidades, es impuntual, no tiene buena presencia, no es agradecida e incluso es deshonesta en las labores que realiza.

Debemos tener presente que Dios bendice a la persona que se esfuerza, que es honesta y agradecida con lo mucho o poco (según algunos puedan pensar) que Él nos da.

El Señor nos exhorta a cumplir con nuestra palabra y llevar a cabo (siempre y cuando sea honesto) lo que hemos prometido. Nos revela que es mejor no dar descanso a nuestros ojos hasta cumplir, que ser una persona perezosa que disfruta el dormir.

También nos enseña que una persona que no es productiva en su día a día, puede llegar a maquinar el mal y dañar a otro, solo para tapar su pereza. Esto es abominable ante los ojos del Altísimo.

Proverbios 6:16-19

16 Seis cosas aborrece Jehová,
Y aun siete abomina su alma:

17 Los ojos altivos, la lengua mentirosa,
Las manos derramadoras de sangre inocente,

18 El corazón que maquina pensamientos inicuos,
Los pies presurosos para correr al mal,

19 El testigo falso que habla mentiras,
Y el que siembra discordia entre hermanos.

El rey Salomón es un ejemplo de una persona que teniendo todo el poder, dinero y grandezas de este mundo, demostró gran sencillez y humildad de corazón. Cuando en vez de alargar su vida, para continuar disfrutándola como venía haciendo, le pide a Jehová sabiduría para guiar bien a su pueblo.

Es importante resaltar que Dios conoce el corazón de todos los hombres y mujeres y según las verdaderas intenciones de esto, concede las intenciones que vayan acorde a su voluntad. Es por eso que podemos afirmar, que esto realmente era un deseo de Salomón y por eso le fue concedido.

Una persona altiva o soberbia, es aquella que siente que con sus propias fuerzas puede resolver cualquier dificultad que se le presente. Es una persona que dice en su corazón: no necesito de Dios, yo me valgo solo.

Cualquiera que hable engaño, desee a toda costa riquezas, no se detenga a ayudar y realmente amar a su prójimo y busque siempre el camino fácil, es alguien que se encuentra apartado de nuestro Señor Jesús.

Como ya lo hemos expresado la maravillosa y poderosa palabra de Dios, nos demuestra verdaderamente cómo es y otra de las características que forman la personalidad de nuestro Creador, es que es sabio, no hay engaño en sus palabras y con Él está el buen consejo.

Proverbios 8:13-14

13 El temor de Jehová es aborrecer el mal;
La soberbia y la arrogancia, el mal camino,
Y la boca perversa, aborrezco.

14 Conmigo está el consejo y el buen juicio;
Yo soy la inteligencia; mío es el poder.

El trabajo es una gran bendición para cualquier ser humano, realiza tus actividades agradecido con el Señor y trabaja como si fuese para Él y no para los hombres. Esto es agradable para nuestro Señor Jesús y no nos deja sin sustento. Confía en el Señor y el hará, no caigas en falsas promesas, no creas que no vale la pena el esfuerzo, cumple con lo que se te ha dado y serás bendecido.

Inteligencia espiritual

Es interesante al leer el libro de proverbios encontrarnos como uno de los temas centrales es la lengua. El espíritu Santo nos revela que hay un poder en lo que hablamos y esto nos puede conducir a la vida o la muerte.

Proverbios 18:21

21 La muerte y la vida están en poder de la lengua,
Y el que la ama comerá de sus frutos.

Con las palabras podemos bendecir o maldecir, construir o despreciar, aconsejar lo bueno o lo malo, para dar vida o dar muerte. Las palabras conllevas un poder escondido que muchas personas, incluyendo los cristianos, no han logrado entender o discernir.

La lengua en el área espiritual es tan peligrosa como beneficiosa según la utilicemos. Si por ejemplo, hacemos un comentario destructivo y dañino de alguna persona, podemos llegar a contaminar a quince personas más acerca de ella.

Si por el contrario, con nuestras palabras tratamos de bendecir, consolar y ayudar a una persona, podemos llegar a cambiar la opinión acerca de ella a muchas personas que la rodean.

Nuestras palabras pueden llegar a contaminar nuestro cuerpo y nuestra alma. Tengamos siempre presente que todo lo que cosechemos es lo que sembramos.

Como hijos de Dios debemos pedirle a Él y solo a Él que nos ayude a controlar y refrenar la lengua. Porque ningún hombre puede refrenar por sí solo, este mal lleno de veneno mortal.

Una persona sabia es aquella que sabe estas verdades y busca controlar las palabras que todos los días y a toda hora, manifiesta a su familia, amigos, compañeros y demás personas.

Si estas un momento de enojo o tristeza es mejor que respires y entres en oración para que el Señor te de claridad y puedas hablar con justicia pero sin herir a nadie. Es importante estar muy consciente de lo que hablamos y cómo lo decimos, porque nuestras palabras pueden alejar a alguien de los pies de Cristo.

Cuidando nuestro corazón

El corazón es el área más importante ante los ojos de Jehová en nuestro ser. La palabra de Dios en el libro de proverbios, nos exhorta a por sobre todas las cosas, guardar nuestro corazón.

Proverbios 4:26

23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón;
Porque de él mana la vida.

La razón para que el Señor nos mande a guardar nuestro corazón, la encontramos en ese versículo y es porque del corazón mana la vida.

Hay una diferencia entre el corazón físico y el corazón espiritual. Al igual que el corazón espiritual, este es el órgano más importante del cuerpo humano. El corazón mantiene a los seres humanos vivos, terrenalmente hablando. Todo el cuerpo puede estar paralizado, algún órgano puede no funcionar del todo pero mientras el corazón esté en funcionamiento, hay vida física.

Sin embargo, el Padre Celestial nos revela que hay otro corazón y este es el espiritual. Una verdad que encontramos en el libro de Ezequiel, capítulo 36, versículo 26. Dios nos promete mucho antes de que viniera Jesucristo, la renovación espiritual de un corazón conforme a Cristo Jesús.

Dios espiritualmente hablando nos dio un nuevo corazón, en el momento exacto cuando aceptamos al Señor Jesucristo. Nos volvimos una nueva criatura y nunca más fuimos iguales.

Esto es una realidad que vemos cuando recordamos cómo éramos antes de Cristo y cómo somos hoy. Las cosas que pensamos y de las que tenemos conciencia si son buenas o no para nuestra vida.

Esta nueva criatura espiritual que se formó a partir de ese momento tan milagroso, único y poderoso, abandono la oscuridad para vivir en presencia de la Luz. Nuestros caminos eran perversos, no había santidad y mucho menos comunión con Dios.

Sin embargo, aunque vivimos en la Luz seguimos habitando en un mundo gobernado por las tinieblas. Las tentaciones y el pecado lo podemos percibir y ver al salir de nuestras casas, prender la radio, ver la televisión, en nuestro trabajo, en fin, en cualquier lugar.

También seguimos en un cuerpo corruptible y que es débil, por eso diariamente debemos presentarnos ante nuestro Señor para que nos perdone por nuestros pecados.

El vivir en Cristo entendemos que tentación se nos pueda estar presentando y orar fervientemente para no caer. Otras veces, cuando pecamos, el Espíritu mismo nos hace sentir mal y entendiendo lo que hicimos, nos volvemos a nuestro Padre para que nos perdone.

Es importante entender, como ya lo hemos dicho, que el Señor conoce nuestros corazones y sabe perfectamente si una persona esta arrepentida o no. Gracias a su misericordia que se renueva cada mañana y a través de su poderosa sangre, encontramos el perdón y paz en nuestro corazón.

Acciones del corazón

Un corazón conforme a la voluntad de Dios, es aquel cuyo pensamiento persevera en Cristo, las palabras que emana son de vida y sus acciones son su testimonio. Una persona que tenga presente esto en todos los ámbitos de su vida, es una persona sabia.

Un cristiano debe seguir el ejemplo que Cristo nos dio cuando vino al mundo a cumplir el plan perfecto y maravilloso de Dios. Cristo cuando predicaba, muchos creyeron y se convirtieron a Él. También sus acciones acercaron a muchas personas para escuchar lo que tenía que decir, entendiendo el plan de salvación.

Es por eso que nuestras palabras y nuestra manera de vivir deben ser conformes a la de Cristo Jesús. Ser justos, misericordiosas, hablar con la verdad, honrados, buscar a Dios, amar al prójimo, llevar el mensaje de nuestro Padre y más, son características de un verdadero hijo de Dios. Estas nos diferencian del mundo y son estas mismas características que llaman la atención de algunas personas, acercándose para conocer de nuestro Dios vivo, fiel y verdadero.

Proverbios 5:1-2

1 Hijo mío, está atento a mi sabiduría,
Y a mí inteligencia inclina tu oído,

Para que guardes consejo,
Y tus labios conserven la ciencia.

A través de estos versículos podemos comprender la importancia de conocer íntimamente los pensamientos de Dios. Pensamientos que encontramos en su palabra, para actuar y mantenernos firmes ante las asechanzas del maligno.

Si continuamos leyendo este capítulo del libro de Proverbios, el Señor nos muestra que las cosas que nos ofrece este mundo, pueden parecer dulces y perfectas. Sin embargo, su final es amargo y llevan directamente a la muerte.

Nuestro pie no resbalará ni aceremos si nos mantenemos cerda de Dios y mantenemos una comunión con nuestro Creador. El corazón puede ser engañoso y esto la Biblia no los demuestra.

Es por eso que es tan importante pedirle diariamente a nuestro Señor que nos guarde y que nos enseñe a discernir cada vez más el bien del mal. Cristo es quien nos revela a través de su Espíritu las intenciones de otro, lo que está bien o mal, si es o no su voluntad y es quien renueva nuestras fuerzas.

El arte de aconsejar

En la vida diaria, los seres humanos recurrimos a otras personas, pensamientos filosóficos, psicólogos, psiquiatras, buscando un consejo que nos ayude a reponernos de alguna circunstancia.

Buscamos un cambio profundo y una solución que evidentemente no ha encontrado la persona. A veces estos pueden ser problemas del pasado, que marcaron su vida y que no encuentran paz. Otras veces, circunstancias recientes que le pueden traer consecuencias negativas en su vida. Incluso, muchas otras buscando respuestas del ¿por qué? de las cosas que acontecen en el mundo.

Si bien es cierto que estas respuestas pueden llegar a tener alguna explicación en la experiencia de vida de otra persona, en la ciencia y a veces en alguna medicina. Sabemos como cristianos, que no es la respuesta que transformará la mente y el alma por completo de esa persona.

También muchas veces la persona que aconseja a otra no lo hace con un corazón sincero y desinteresado. Algunas veces pueden llegar aconsejar con engaño y maldad, porque tienen envidia, celos o simplemente es la naturaleza de la persona.

Proverbios 26:28

28 La lengua falsa atormenta al que ha lastimado,
Y la boca lisonjera hace resbalar.

Cuando alguien se nos acerca pidiendo un consejo, no solo entendemos el ámbito terrenal que pueda estar rodeando a esta persona. Sino también el ámbito espiritual y por qué se han desencadenado en ella la ira, temor, enfermedad y confusión.

También como hijos del Dios Altísimo, nuestro corazón fue renovado por la fe en Cristo Jesús y deseamos hacer el bien, porque esto fue lo que nos enseñó nuestro Señor. La

La Biblia es una guía espiritual, nos da las respuestas del pasado, presente y futuro. Nos revela cómo debemos comportarnos y que decisiones tomar. Lo que es bueno y malo para nosotros. Los alimentos que debemos consumir y lo importante que es el mantenernos saludable. Nos invita a practicar la justicia y la misericordia con quienes nos rodean. En fin, la respuesta a la esta vida e incluso a la potra.

Por eso es importante que cuando veamos a una persona o incluso a un hermano con alguna angustia o confusión, acercarnos y a través del Espíritu Santo, dar las respuestas que tanto anhela esa persona.

Rechazando la sabiduría

Tal y como hemos visto a lo largo de este blog una persona que acepta el consejo y la corrección, comienza a desarrollar la sabiduría. Como cristianos, si aceptamos esto de nuestros hermanos en la fe, del mismo Padre o miembros de la Iglesia, estamos aceptando caminar dentro de los caminos de Dios.

Esto nos hace crecer y tener una inteligencia espiritual cada vez mayor, acerca de los misterios de la Biblia, que podemos llegar a compartir, con otras personas a nuestro alrededor.

Una persona que tenga estas características, es guiada por el Espíritu de Dios y no nos vamos a lamentar de nuestras decisiones. Dios desea evitarnos sufrimiento, Él ha venido para darnos vida en abundancia. Su voluntad es darnos una vida de paz.

Proverbios 8:4-5

Oh hombres, a vosotros clamo;
Dirijo mi voz a los hijos de los hombres.

Entended, oh simples, discreción;
Y vosotros, necios, entrad en cordura.

Una persona que rechaza la sabiduría es una persona necia y con problemas mentales. ¡Impresionante, todas las consecuencias que conllevan rechazar el consejo y palabra de Dios!

Hay una realidad y es que no todas las personas que nos rodean son hijos de Dios o cristianos. Alguno de ellos realmente ni le interesa saber acerca de las bendiciones o maldiciones que es vivir una vida con o sin Cristo.

Si por un momento nos detenemos a pensar en estas personas, encontramos que sus cambios de ánimos son inestables, que muy pocas veces tienen paz e incluso su conducta no se entrelaza con una persona con cordura.

Esta reflexión no es para enseñorearnos, juzgar o no hacer nada al respecto, va mucho más allá. Es importante que como cristianos, tengamos en constante oración a estas personas, para que su corazón no siga endurecido y acepte a Cristo.

La palabra de Dios nos revela que no todos se convertirán y eso es una realidad pero como cristianos debemos intentar llevar el mensaje de Cristo a cada rincón. Una persona salva, es una persona que eternamente estará en la presencia del Todopoderoso y no ardiendo en el infierno.

Elogio a la mujer virtuosa

Es el último capítulo del libro de proverbios y nos brinda las características que tiene la mujer virtuosa. Debemos recordar, que Salomón fue un rey que tuvo muchas mujeres y es increíble que dentro de todas ellas, comprendió la importancia de tener como compañera a una mujer virtuosa.

El rey Salomón entendió que era mentira que un hombre o una mujer tuvieran muchas mujeres. Esto realmente no era el placer y la felicidad que, aparentemente para muchos, es la vida ideal. Salomón entiende que el plan inicial de Dios, era perfecto y que una mujer virtuosa, es el complemento perfecto para un hombre.

Dios quiere que sus hijos compartan con esa persona ideal que creo para cada uno de nosotros y juntos formar una familia bajo su protección y bendición.

En el libro de proverbios podremos encontrar las características que posee la mujer virtuosa: fiable, trabajadora, de buen ejemplo, sabía, trae alegría a su esposo, su belleza interna no tiene comparación, es un regalo de Dios y guía a las demás jóvenes.

No todas las mujeres poseen estas características, es como una piedra preciosa y eso nos lo revela el Espíritu Santo, a través de la palabra de Dios.

Proverbios 31:10

10 Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?
Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.

La mujer virtuosa es aquella que mujer victoriosa, valerosa, fuerte y valiente, es decir, una mujer guerrera. Aún en su fragilidad y debilidad, es una mujer que no se da por vencida, transformando su matrimonio, en un pedazo de cielo.

Ser una mujer virtuosa es una cualidad que solo se puede llegar a alcanzar con el temor a Dios. Una mujer que lea las características de la mujer virtuosa y reflexione sobre ellas para ser aplicadas en su día a día, la hace una mujer sabia. Es aquella mujer que su centro es el Dios Altísimo y que su fe no desmaya aún en las adversidades.

libro-de-proverbios

El hombre que tenga a su lado a una mujer virtuosa, es un hombre bendecido y debe ser tratada como la piedra preciosa que es. Es el regalo que Dios le concedió del cielo para que fuese su ayuda idónea en todos los aspectos de su vida.

Resumen libro de Proverbios

El libro de Proverbios cuenta con temas realmente enriquecedores y de crecimiento espiritual para la vida. Una de las grandes distinciones que podemos apreciar en este libro, es que se centra en el ámbito de la vida y no en temas religiosos.

Todo cristiano que este empezando en los caminos del Señor o que ya tenga años como hijo de Dios, el libro de los proverbios es uno en los que debemos meditar día y noche. Aquí se encuentran temas relacionados a la educación, al trabajo, el consejo, la familia, la moralidad.

Nos brinda una clara y sencilla forma de entender la importancia de la sabiduría y como esta es una bendición preciosa dada por Dios. Es el conocimiento profundo de nuestro Señor, lo que nos hace entender que nos lleva a otro nivel en nuestra vida espiritual.

Proverbios 7:1-2

1 Hijo mío, guarda mis razones,
Y atesora contigo mis mandamientos.

Guarda mis mandamientos y vivirás,
Y mi ley como las niñas de tus ojos.

Los proverbios del rey Salomón nos fue dejado gracias al Espíritu Santo para darnos inteligencia y poder tomar las mejores decisiones. Para que estos caven cada día más hondo en nuestro corazón, es importante estudiarlos con calma y reflexionando versículo por versículo.

No por leer el libro de los proverbios ya nos volvemos sabios de un día para otro. Debemos entender lo que el Señor nos quiere decir en cada palabra que ahí se encuentran y aplicarlos en nuestra vida espiritual y terrenal.

Todo lo que aquí se encuentra escrito lo podemos resumir en que para ser sabios debemos tener temor a Jehová. Entendiendo que el temor a Jehová, es que nuestro amor es tan profundo y nuestra renovación fue tan real, que no deseamos fallarle.

libro-de-proverbios

Caminar y andar en sus caminos, estudiar y deleitarnos en su palabra, presentarnos todos los días ante su trono, es temor a Dios.

Nos dan una perspectiva de la realidad del mundo y la diferencias tan marcadas que existen entre un cristiano y una persona que no posee la salvación. La palabra de Dios nos dice que somos la Luz de este mundo.

Al reflexionar sobre el engaño, la soberbia, el perezoso, el corazón malvado, el hijo rebelde, entendemos que realmente son personas que viven bajo las tinieblas que dominan el mundo.

Mientras que si reflexionamos sobre el camino que muchas veces no es fácil del cristiano, encontramos que aún en la dificultad hay esperanza, gozo y fe. Esto porque creemos firmemente en las promesas que nuestro Padre nos ha dado.

Una persona por sí sola no puede enfrentar los problemas que la vida te da, más con la sabiduría de Dios todo es posible. Tener la humildad suficiente para entender y doblar rodillas antes Jehová para decirle: estoy aquí, te necesito, dame de Tu sabiduría y camina conmigo. Solo lo hace una persona sencilla de corazón y que realmente tiene conocimiento del Altísimo.

Te invito a que comiences aplicando estas enseñanzas en tu hogar con tu familia, luego extiéndela a tu iglesia y por último a todo lo que te rodea. Pídele al Señor que te de sabiduría y que te guíe para ver y sentir aún más su maravillosa presencia.

Espero que este post te de un entendimiento más profundo sobre la palabra de Dios y por eso te regalo este audiovisual que habla sobre el el principio e importancia de este libro maravilloso que encontramos en el Antiguo Testamento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here